Energías & Negocios

sábado 18 jun 2022 | Actualizado a 20:44

Las claves de la estabilidad económica boliviana

El ministro de Economía, Marcelo Montenegro, explica los principales factores que han permitido al país mantenerse estable y con una de las tasas de inflación más bajas del mundo.

/ 18 de junio de 2022 / 00:22

La recuperación de la demanda interna fue el principal factor que permitió alcanzar los niveles de actividad económica registrados en 2021; la demanda interna incidió en 6,7 puntos porcentuales sobre el crecimiento del PIB de 2021 (6,1%). En efecto, la reinstauración del Modelo Económico Social Comunitario Productivo desde noviembre de 2020, representó el retorno de la inversión pública y de las políticas de redistribución del ingreso para dinamizar la demanda interna.

La demanda interna es fundamental en el actual modelo, dado que la misma se sustenta en la continua mejora de las condiciones económicas de la población, con énfasis en los más vulnerables, y en la consolidación de las clases medias. Asimismo, la demanda interna se respalda en el rol activo que asume el Estado en canalizar recursos hacia proyectos de inversión pública, destinados a mejorar la capacidad productiva de diversos sectores generadores de ingresos y empleo.

Ello contrasta con el ciclo neoliberal en el que predominaban las ideas de libre mercado, bajo las cuales Bolivia debía basar su crecimiento exclusivamente en las exportaciones. Estas resultaron ser una fuente bastante inestable e insuficiente de crecimiento para el país. El cambio de orientación en los fundamentos del crecimiento desde 2006, muestra el éxito alcanzado por un modelo que prioriza el rol de la demanda interna y asigna un papel activo al Estado en la dirección de la economía.

Ante la situación crítica de la economía boliviana y el fuerte deterioro de las condiciones de vida de la población que se experimentó en 2020, desde noviembre de ese año el gobierno nacional emprendió una firme política de reactivación y reconstrucción de la economía boliviana. En este marco, se aplicaron un conjunto de medidas dirigidas a impulsar la demanda y la oferta de la economía, y a contribuir en la lucha contra el COVID-19.

La piedra angular en este proceso fue el Plan Estratégico de Lucha contra el COVID-19, dado que sus acciones no solo fueron efectivas para precautelar la salud de los bolivianos y bolivianas, sino también, generaron un ambiente adecuado para el desenvolvimiento progresivo de la actividad económica, sin la necesidad de restricciones extremas. Se encontró un balance apropiado entre promover la actividad económica y la contención de la propagación del virus, apuntalado en la vacunación y diagnostico masivo y gratuito.

Por el lado de la demanda, una de las primeras medidas fue el Bono contra el Hambre, que inyectó Bs4.036 millones para dinamizar la demanda interna, y al mismo tiempo contener la merma de ingresos de la población vulnerable afectada por la pandemia COVID-19. También, se implementaron medidas como el Reintegro en Efectivo del Impuesto al Valor Agregado (Re-IVA), el Impuesto a las Grandes Fortunas (IGF), la devolución parcial o total de aportes realizados a las AFP, el incremento del Salario Mínimo Nacional en 2% para 2021 y de 4% para 2022, la creación de ítems para educación y contratación del personal en salud para atender la emergencia sanitaria, entre otros, que contribuyeron a fomentar la demanda interna.

Adicionalmente, el gobierno nacional diseñó e implementó medidas de fortalecimiento y apoyo a la recuperación del aparato productivo, la generación de empleos y la reactivación del mercado interno. Entre estas medidas destacan los incentivos tributarios para la importación y comercialización de bienes de capital y, la Subasta Electrónica y el Mercado Virtual para impulsar la producción nacional, especialmente de las micro y pequeñas empresas.

Del mismo modo, resaltó la reactivación de la inversión pública para dinamizar la actividad económica, así como el restablecimiento de las operaciones de las empresas públicas que fueron prácticamente paralizadas durante la gestión del gobierno anterior. Igualmente, se reestableció la política de endeudamiento público sostenible para la inversión, manteniendo los niveles de deuda externa en relación al PIB por debajo de los límites establecidos por organismos internacionales, como ser la CAN (50%).

Por el lado de la oferta, como primera medida tenemos el restablecimiento de los límites de cartera productiva y de Vivienda de Interés Social, que fueron reducidos por el anterior gobierno.

Paralelamente, está la medida de refinanciamiento y/o reprogramación de créditos cuyo objetivo fue aliviar la situación de los prestatarios y reconectar la relación con sus entidades financieras.

Posteriormente, en apoyo al aparato productivo se constituyeron los Fideicomisos para la Reactivación y Desarrollo de la Industria Nacional (FIREDIN) y con ellos se otorgan los créditos SIBOLIVIA –de sustitución de importaciones—dirigidos a micro, pequeños, medianos y grandes empresarios (personas naturales o jurídicas) que necesitan capital de operación e inversión para la producción de bienes intermedios o de consumo final de productos agropecuarios y manufacturas, que sustituyan importaciones. Estos créditos tienen una tasa de interés histórica del 0,5%.

Junto a los créditos SIBOLIVIA también se constituyó el Fondo de Garantía para el Desarrollo de la Industria Nacional (FOGADIN).

Respeto a la inflación, las diversas medidas de apoyo y fortalecimiento al sector productivo (principalmente al sector agropecuario) permitieron fortalecer dicho sector lo cual se plasma en una inflación de alimentos estable, resguardando así, el poder adquisitivo y garantizando la seguridad alimentaria de los bolivianos.

Asimismo, el gobierno nacional realiza la verificación de abastecimiento interno a precio justo de productos estratégicos en el mercado interno como maíz, sorgo, azúcar, etc., contribuyendo a la prevención de un proceso inflacionario en cadena. La creación de la Empresa Boliviana de Producción Agropecuaria (B-Agro) y el activo accionar de EMAPA también contribuyeron para enfrentar esta problemática. Además, la estabilidad cambiaria también coadyuvó a mitigar las presiones inflacionarias de origen importado, en un contexto de precios internacionales de materias primas altos.

* Marcelo Montenegro es ministro de Economía del Estado Plurinacional de Bolivia

Comparte y opina:

Repsol logra adelantar entrada en producción de Margarita 10

Margarita 10 commenzó produciendo 1,1 Mm3 diarios, actualmente bordea los 2,7 Mm3 diarios. Hoy en día es el mayor pozo gasífero en producción con que cuenta Bolivia.

/ 18 de junio de 2022 / 00:53

El pozo Margarita 10 (MGR-10) se encuentra en el Área de Contrato Caipipendi y es operado por Repsol E&P Bolivia S.A.

Repsol ha logrado la conexión temprana del pozo MGR-10 pudiendo así anticipar su entrada en producción, permitiendo un incremento de producción superior a los 2 Mm3 diarios, en un momento de alta demanda por parte del mercado argentino por el inicio de la temporada de inviernoLa perforación del pozo MGR10 se inició en diciembre de 2020 y concluyó su apronte el 18 de junio de 2021, alcanzando una profundidad de 4.550 metros, demandando una inversión de $us 86 millones por parte de los integrantes del Consorcio Caipipendi.

Repsol ha logrado no solo concluir la perforación de manera anticipada, sino que también ha hecho posible adelantar la conexión del pozo a la Planta Margarita (mediante una vinculación de superficie temporal) permitiendo que se anticipe la entrada en producción del pozo el 10 de junio de 2022, con un incremento de producción superior a los 2 Mm3 diarios, en un momento estratégico para aprovechar el incremento de la demanda del mercado argentino durante la temporada de invierno.

El pozo MGR-10 es parte del Área de Contrato Caipipendi, cuyos reservorios están siendo desarrollados y explotados de manera integral por el consorcio compuesto por Repsol E&P Bolivia S.A. (37,5%-Operador), Shell Bolivia Corporation, Sucursal Bolivia (37,5%) y PAE E&P Bolivia Limited Sucursal Bolivia (25%) en el marco del Contrato de Operación suscrito con Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB).

Comparte y opina:

Entrevista con Rodrigo Bedoya, presidente de la Federación Interameicana de Empresas de Seguros

FIDES generó valor agregado tangible a sus miembros y a la comunidad aseguradora regional. El mercado de seguros de Bolivia tiene actualmente una penetración del 1,6% sobre el PIB del país y busca alcanzar un 2,5%.

/ 18 de junio de 2022 / 00:07

¿Qué es la FIDES y cuáles son sus principales funciones?

La Federación Interamericana de Empresas de Seguros (FIDES) es una federación que agrupa a todas las asociaciones de aseguradores de los veinte países de toda la Latinoamérica que están afiliados a la misma e incluye la participación asociada de UNESPA que es la es la Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras, de la ACLI que es la Asociación de Aseguradoras de Vida de los Estados Unidos y de la APCIA que es la Asociación de Aseguradoras de Ramos Generales de Estados Unidos.

La Misión de FIDES es fomentar el desarrollo y la cooperación del seguro y del reaseguro en los veinte países miembros donde opera. Adicionalmente, es menester de FIDES defender los intereses generales de sus asociados en el orden profesional, económico o comercial y mantener la representatividad del sector ante los entes reguladores y diferentes organismos internacionales del ámbito financiero. Finalmente, FIDES es encargada de organizar la conferencia hemisférica bi-anual más grande de toda la región. La última conferencia de FIDES se llevó a cabo con mucho éxito en Bolivia en el año 2019 y la siguiente se llevará a cabo en Brasil en noviembre del 2023.

De manera genérica, el presidente de FIDES coordina e implementa la agenda de trabajo con el secretario general que actualmente es Francisco Astelarra, destacado y experimentado ejecutivo del sector asegurador latinoamericano y con el Consejo de Presidencia, compuesto actualmente por representantes de Panamá, España, Perú, Costa Rica y Brasil.

¿Cuáles vienen siendo los principales logros de la gestión 2021 – 2024, que usted preside?

En el año y medio trascurrido de mi presidencia de FIDES, hemos llevado adelante las gestiones cotidianas de la Federación y adicionalmente concebimos e implementamos dos proyectos de mucha importancia para el sector.

El primer proyecto consistió en la suscripción de una alianza estratégica con el portal de seguros Latino Insurance, para uniformar y hacer disponible para nuestros miembros u otros interesados, información estadística e indicadores principales del comportamiento de todos los mercados de seguros de la región latinoamericana. Ahora, cuando alguien está interesado en revisar el desempeño de estos mercados, acude directamente a la página web de FIDES y con el acceso otorgado puede revisar dicha información periódicamente en un solo lugar.

El segundo proyecto concebido y ejecutado en la presente gestión, se trata de un ambicioso planteamiento de contar en un solo lugar, con toda la información de los principales elementos técnicos y jurídicos que conforman de cada una de las legislaciones de seguros en los veinte países que representamos. Para tal efecto, se efectuaron varias invitaciones a prestigiosos bufetes y consultoras regionales y finalmente el proyecto fue adjudicado a una entidad de consorcios jurídicos especializados en seguros denominado Insuralex. El trabajo encomendado a Insuralex fue concluido y subido a la página web de FIDES en noviembre del 2021. Como FIDES, nos encontramos muy contentos y satisfechos con la gran acogida que este trabajo ha tenido no sólo a nivel regional, sino mundialmente, ya que recientemente realizamos un webinar para explicar en detalle el funcionamiento del módulo informativo que se encuentra en la página de FIDES y tuvimos más de ciento cincuenta participantes de todos los países de la región latinoamericana, de Estados Unidos, Europa y Asia. El acceso a esta información es abierto y completamente gratuito para cualquier entidad o persona natural interesada en la misma.

Con estos dos proyectos ya implementados, logramos un objetivo muy claro de mi gestión, que FIDES logre generar valor agregado tangible a sus miembros y a la comunidad aseguradora regional. Para la segunda mitad del año 2022 y gestión 2023, estamos trabajando ya en el siguiente proyecto importante que deseamos materializar y publicar antes del final de mi gestión y que se constituye en la elaboración de un estudio que refleje de manera puntual y elocuente, los beneficios que genera el sector asegurador para la economía de cada país y del mercado latinoamericano.

¿Cómo ha afectado la pandemia a la industria de los seguros a nivel global, regional y específicamente en Bolivia?

El mayor impacto económico que tuvo la pandemia para la industria de los seguros a nivel global derivó de la absolutamente inesperada elevación en la tasa de mortalidad que afectó drásticamente a las carteras de seguros de vida, desgravamen hipotecario y salud de prácticamente todos los países del mundo. Algunos mercados fueron menos afectados, pero en otros se evidenció que la siniestralidad promedio o esperada para un año normal, se multiplicó hasta en cinco veces, generando un enorme estrés económico tanto en compañías de seguros locales como en reaseguradores internacionales. De manera destacable y sobresaliente, este embate financiero no derivó en la quiebra de prácticamente ningún operador importante en la región latinoamericana, situación que en algún momento se anticipaba pudiera ocurrir.

En el caso de Bolivia, la situación fue aún más dramática, ya que nuestro país sufrió el índice de mortalidad más elevado de toda la región latinoamericana por efecto del Covid. Esta información la conocemos por los reaseguradores que mantienen operaciones en la mayoría o todos los mercados latinos. En ese sentido, la capacidad del mercado de seguros boliviano de haber resistido dicho escenario y hacer frente a todas sus obligaciones con los asegurados, es simplemente extraordinaria y encomiable.

Más allá del aspecto económico, la pandemia fue un catalizador para acelerar la tendencia que ya estaba viviendo la industria de seguros desde el año anterior; una transformación digital y de trabajo remoto que está cambiando la forma de relacionarse entre todos los actores del mercado, transformando a todo el ecosistema de seguros.

Nuestro sector puede sentirse orgulloso de su resiliencia. Luego de enfrentar a uno de los mayores desafíos de su historia y a pesar de estar aún en proceso de recuperación, hemos logrado hacer frente a todas nuestras obligaciones, incorporar los grandes cambios, acelerados por la pandemia y continuar expandiendo nuestra actividad, poniendo en el centro a un cliente cada vez más digitalizado y exigente.

¿Cuál es la situación global y particularmente en la región sudamericana de las aseguradoras, luego de la pandemia?

A nivel global y regional las aseguradoras y reaseguradoras se encuentran en proceso de recuperación luego de dos años sumamente complicados para la industria. La aspiración de la mayoría de los mercados, es recuperar los índices de crecimiento de la pre-pandemia y las utilidades que son absolutamente necesarias para refortalecer los estados financieros del sector que como mencioné anteriormente, fueron duramente afectados durante la pandemia.

¿Cómo está conformada la industria de los seguros en Bolivia?

La industria de seguros se encuentra actualmente conformada por diecinueve compañías de seguros, diez dedicadas a los seguros generales y nueve dedicadas los seguros personales.

¿Cuál es la situación actual de las aseguradoras en Bolivia, diferenciando las concentradas en la cobertura corporativa de concentradas en las personas?

El mercado de seguros boliviano es todavía pequeño en comparación a otros mercados regionales y ello no permite un enfoque puntual en ciertos segmentos específicos. Es por ello que la mayoría de las compañías del mercado tratan de abarcar tanto los mercados corporativos, como los masivos y los de personas. Existen, sin embargo, ciertas compañías que están enfocando sus productos más hacia el lado masivo y de personas, en la medida que los seguros corporativos están perdiendo relevancia por la baja inversión extranjera que hay en el país y por la política discriminadora vigente en el País de obligar a las entidades públicas a asegurarse en las aseguradoras del estado boliviano.

¿Cuál es la relevancia de la industria de los seguros en Bolivia y cómo afecta su desempeño al clima de los negocios en el país?

El desempeño del mercado asegurador boliviano, tiene una correlación directa de crecimiento o decrecimiento con el PIB del país, de manera que, si Bolivia crece, también crece el mercado de seguros y viceversa. El mercado de seguros de Bolivia tiene actualmente una penetración del 1.6% sobre el PIB del País y nuestra aspiración debiera ser de alcanzar un 2.5% en el mediano plazo.

¿Cuál es su valoración del desempeño económico del país y del sector en 2022 y en el futuro inmediato?

Como la mayoría de los economistas señalan, nos preocupa los “nubarrones” que vemos en el horizonte y que podrían afectar de manera significativa el contexto económico del país. Las principales preocupaciones son las bajas reservas internacionales, la poca disponibilidad de gas para exportar, el déficit fiscal, la subvención de los combustibles y la prácticamente nula inversión extranjera en el país. Si a esto le sumamos los perjuicios y amenazas que representan el contrabando, el narcotráfico y la falta de diálogo constructivo entre el gobierno y los empresarios privados, el panorama no es alentador.

Sin embargo, la economía boliviana contempla otros elementos que no son fácilmente medibles por el elevado índice de informalidad que existe en el país y que pudieran ayudar a paliar los impactos negativos previstos, por lo menos en el corto plazo.

¿En qué áreas se están dando las principales inversiones de la industria de los seguros en Bolivia en este año?

El mercado continúa invirtiendo principalmente en tecnología, digitalización y crecimiento y consolidación de los canales de venta masiva.

¿Cuáles son los desafíos más importantes que tiene la industria de los seguros en Bolivia, tanto inmediatos como en esta década?

El principal desafío del mercado de seguros boliviano, es el de adaptar y adecuar el marco legal vigente en el país para acomodar las actuales tendencias de comercialización de seguros por canales digitales. En la actualidad esto no es posible del todo porque varias normas de larga data continúan vigentes, como ser por ejemplo la firma física del asegurado en las pólizas.  Esta modernización de la legislación vigente permitirá dinamizar el mercado de seguros e incrementar su participación en el PIB del país.

Más allá de ello, sería aconsejable actualizar los límites mínimos de capital y patrimonio para operar, ya que los mismos no se tocan desde hace varias décadas cuando el mercado de seguros tenía un tamaño del 20% del tamaño actual.

Finalmente, el mercado de seguros local no debe quedar ajeno a la consideración y tratamiento a nivel normativo de temas con relevancia mundial sobre cómo incrementar la venta de seguros inclusivos, el cambio climático y la inclusión de género.

Rodrigo Bedoya es egresado del colegio St. George’s College en BuenosAiresArgentina en 1989 y luego cursó la carrera de Ciencias Políticas en la universidad de Wake Forest, Carolina del Norte, EstadosUnidos. Posteriormente, ingresó a trabajar en La Boliviana Ciacruz en 1994, ocupando distintos cargos en las áreas de contabilidad, reclamos, suscripción, comercial, técnica y legal. Obtuvo una maestría en Derecho Corporativo del programa Maestrías para el Desarrollo, de la Universidad Católica de La Paz en 2004 y en 2007 obtuvo una maestría en Gestión y Técnica de Seguros de la Universidad Pontificia de Salamanca. Actualmente lleva 27 años de trabajo en el rubro de los seguros. Es presidente de la Asociación Boliviana de Aseguradores desde 2019 y presidente de la Federación Interamericana de Empresas de Seguros (FIDES). Localmente, se desempeña como vicepresidente de Desarrollo Comercial en La Boliviana Ciacruz Seguros.

Comparte y opina:

Informe final de YLB aprueba a las seis empresas que compiten por la EDL

La estatal boliviana aprobó a las seis empresas extranjeras que compiten por explotar con tecnología de Extracción Directa de Litio (EDL). Aún no se define con cuáles se firmará contrato.

/ 17 de junio de 2022 / 23:42

El presidente ejecutivo de Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB), Carlos Humberto Ramos Mamani, presentó los resultados del informe final de la estatal boliviana sobre el trabajo piloto de las seis empresas extranjeras que buscan explotar el metal blanco en Bolivia con tecnología de Extracción Directa de Litio (EDL). Todas dieron resultados positivos. Sin embargo, aun no existe una decisión sobre con cuáles de estas se establecerá una relación de trabajo a futuro.

“Con base en estos resultados, YLB convocará a cada una de las seis empresas evaluadas, precautelando siempre la soberanía de nuestros recursos estratégicos, para que las empresas puedan aplicar su tecnología en nuestros salares”, afirmó el presidente de YLB.

“Los resultados obtenidos son que todas las tecnologías evaluadas son aplicables de acuerdo a los indicadores generados. Las empresas han reportado una tasa de recuperación mayor al 80% e incluso superiores al 90% en algunos casos”, explicó Ramos Mamani.

Aún no se tienen definiciones concretas sobre con cuántas y con cuáles de las seis empresas extranjeras YLB establecerá contratos, ni en qué tiempo se dará esta situación. “El próximo paso es reunirnos con las empresas para plantearles nuestras condiciones soberanas respecto al litio”, dijo la autoridad.

Ramos Mamani continuó señalando que “las inversiones para las plantas se determinarán en función a cada una de las tecnologías, tomando en cuenta estudios de factibilidad técnica y económica, que englobarán el desarrollo sostenible y sustentable respetando al medioambiente, dentro de la visión estatal de industrialización de los recursos estratégicos de las salares de Uyuni, Coipasa y Pastos Grandes. Existe la firme decisión de avanzar en la cadena de valor del litio, dando valor a nuestros recursos naturales”.

YLB espera concluir 2022 con una producción de alrededor de 900 toneladas de carbonato de litio. El objetivo trazado es alcanzar 40.000 toneladas anuales hasta 2025. Se espera que la tecnología EDL haga posible dar el salto cualitativo y cuantitativo para el logro de esa meta.

Comparte y opina:

Informe final sobre EDL: YLB aprueba a las seis empresas en carrera

‘YLB busca alcanzar 40.000 toneladas anuales de carbonato de litio hasta 2025 ’

Por Pablo Deheza

/ 17 de junio de 2022 / 02:20

ECONOMÍA

El presidente ejecutivo de Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB), Carlos Ramos Mamani, presentó el miércoles los resultados del informe final de la estatal boliviana sobre el trabajo piloto de las seis empresas extranjeras que buscan explotar el metal blanco en Bolivia con tecnología de Extracción Directa de Litio (EDL). Todas dieron resultados positivos. Sin embargo, aún no existe una decisión sobre con cuáles de éstas se establecerá una relación de trabajo a futuro.

“Con base en estos resultados, YLB convocará a cada una de las seis empresas evaluadas, precautelando siempre la soberanía de nuestros recursos estratégicos, para que las empresas puedan aplicar su tecnología en nuestros salares”, afirmó el presidente de YLB.

“Los resultados obtenidos son que todas las tecnologías evaluadas son aplicables de acuerdo con los indicadores generados. Las empresas han reportado una tasa de recuperación mayor al 80% e incluso superiores al 90% en algunos casos”, explicó Ramos Mamani.

Foto.YLB

Contratos.

Aún no se tienen definiciones concretas sobre con cuántas y con cuáles de las seis empresas extranjeras YLB establecerá contratos ni en qué tiempo se dará esta situación. “El próximo paso es reunirnos con las empresas para plantearles nuestras condiciones soberanas respecto al litio”, dijo la autoridad.

Ramos Mamani continuó señalando que “las inversiones para las plantas se determinarán en función a cada una de las tecnologías, tomando en cuenta estudios de factibilidad técnica y económica, que englobarán el desarrollo sostenible y sustentable respetando al medioambiente, dentro de la visión estatal de industrialización de los recursos estratégicos de los salares de Uyuni, Coipasa y Pastos Grandes. Existe la firme decisión de avanzar en la cadena de valor del litio, dando valor a nuestros recursos naturales”.

YLB espera concluir 2022 con una producción de alrededor de 900 toneladas de carbonato de litio. El objetivo trazado es alcanzar 40.000 toneladas anuales hasta 2025. Se espera que la tecnología EDL haga posible dar el salto cualitativo y cuantitativo para el logro de esa meta. 

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Bedoya: El mercado asegurador boliviano tiene correlación directa con el PIB

El presidente de la FIDES y de la ABA señala que ‘FIDES generó valor agregado tangible a sus miembros y a la comunidad aseguradora regional’.

Por Pablo Deheza

/ 17 de junio de 2022 / 00:15

ENTREVISTA

El vicepresidente de Desarrollo Comercial de La Boliviana Ciacruz (LBC), y presidente de la FIDES y de la ABA, Rodrigo Bedoya, explica los logros de la Federación Interamericana de Empresas de Seguros (FIDES), la cual preside, además de varios aspectos en general sobre la industria de seguros relacionados con la pandemia, el clima de negocios del país, áreas en las que se están dando las principales inversiones y los desafíos.

—¿Qué es la FIDES y cuáles son sus principales funciones?

—FIDES es una federación que agrupa a todas las asociaciones de aseguradores de los 20 países de toda Latinoamérica que están afiliados a la misma e incluye la participación asociada de la Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras (UNESPA), de la Asociación de Aseguradoras de Vida de los Estados Unidos (ACLI) y de la Asociación de Aseguradoras de Ramos Generales de Estados Unidos (APCIA). La misión de FIDES es fomentar el desarrollo y la cooperación del seguro y del reaseguro en los 20 países miembros donde opera. Adicionalmente, es menester de FIDES defender los intereses generales de sus asociados en el orden profesional, económico o comercial y mantener la representatividad del sector ante los entes reguladores y diferentes organismos internacionales del ámbito financiero. Finalmente, FIDES es encargada de organizar la conferencia hemisférica bianual más grande de toda la región. La última conferencia de FIDES se llevó a cabo con mucho éxito en Bolivia en 2019 y la siguiente se realizará en Brasil en noviembre de 2023. De manera genérica, el presidente de FIDES coordina e implementa la agenda de trabajo con el secretario general que actualmente es Francisco Astelarra, destacado y experimentado ejecutivo del sector asegurador latinoamericano y con el Consejo de Presidencia, compuesto actualmente por representantes de Panamá, España, Perú, Costa Rica y Brasil.

—¿Cuáles vienen siendo los principales logros de la gestión 2021- 2024, que usted preside?

—En el año y medio transcurrido de mi presidencia de FIDES, hemos llevado adelante las gestiones cotidianas de la Federación y adicionalmente concebimos e implementamos dos proyectos de mucha importancia para el sector. El primer proyecto consistió en la suscripción de una alianza estratégica con el portal de seguros Latino Insurance, para uniformar y hacer disponible para nuestros miembros u otros interesados, información estadística e indicadores principales del comportamiento de todos los mercados de seguros de la región latinoamericana. Ahora, cuando alguien está interesado en revisar el desempeño de estos mercados, acude directamente a la página web de FIDES y con el acceso otorgado puede revisar dicha información periódicamente en un solo lugar. El segundo proyecto concebido y ejecutado en la presente gestión se trata de un ambicioso planteamiento de contar, en un solo lugar, con toda la información de los principales elementos técnicos y jurídicos que conforman cada una de las legislaciones de seguros en los 20 países que representamos. Para tal efecto, se efectuaron varias invitaciones a prestigiosos bufetes y consultoras regionales y finalmente el proyecto fue adjudicado a una entidad de consorcios jurídicos especializados en seguros denominado Insuralex. El trabajo encomendado a Insuralex fue concluido y subido a la página web de FIDES en noviembre de 2021. Como FIDES, nos encontramos muy contentos y satisfechos con la gran acogida que este trabajo ha tenido no solo a nivel regional, sino mundialmente, ya que recientemente realizamos un webinar para explicar en detalle el funcionamiento del módulo informativo que se encuentra en la página de FIDES y tuvimos más de 150 participantes de todos los países de la región latinoamericana, de Estados Unidos, Europa y Asia. El acceso a esta información es abierto y completamente gratuito para cualquier entidad o persona natural interesada en la misma. Con estos dos proyectos ya implementados, conseguimos un objetivo muy claro de mi gestión, que FIDES logre generar valor agregado tangible a sus miembros y a la comunidad aseguradora regional. Para la segunda mitad de 2022 y para la gestión 2023, nos encontramos trabajando ya en el siguiente proyecto importante que deseamos materializar y publicar antes del final de mi gestión y que se constituye en la elaboración de un estudio que refleje de manera puntual y elocuente, los beneficios que genera el sector asegurador para la economía de cada país y del mercado latinoamericano.

Foto. RODRIGO BEDOYA

—¿Cómo ha afectado la pandemia a la industria de los seguros a nivel global, regional y específicamente en Bolivia?

—El mayor impacto económico que tuvo la pandemia para la industria de los seguros a nivel global derivó de la absolutamente inesperada elevación en la tasa de mortalidad que afectó drásticamente a las carteras de seguros de vida, desgravamen hipotecario y salud de prácticamente todos los países del mundo. Algunos mercados fueron menos afectados, pero en otros se evidenció que la siniestralidad promedio o esperada para un año normal se multiplicó hasta en cinco veces, generando un enorme estrés económico tanto en compañías de seguros locales como en reaseguradores internacionales. De manera destacable y sobresaliente, este embate financiero no derivó en la quiebra de prácticamente ningún operador importante en la región latinoamericana, situación que en algún momento se anticipaba pudiera ocurrir. En el caso de Bolivia, la situación fue aún más dramática, ya que nuestro país sufrió el índice de mortalidad más elevado de toda la región latinoamericana por efecto del COVID. Esta información la conocemos por los reaseguradores que mantienen operaciones en la mayoría o todos los mercados latinos. En ese sentido, la capacidad del mercado de seguros boliviano de haber resistido dicho escenario y hacer frente a todas sus obligaciones con los asegurados, es simplemente extraordinaria y encomiable. Más allá del aspecto económico, la pandemia fue un catalizador para acelerar la tendencia que ya estaba viviendo la industria de seguros desde el año anterior; una transformación digital y de trabajo remoto que está cambiando la forma de relacionarse entre todos los actores del mercado, transformando a todo el ecosistema de seguros. Nuestro sector puede sentirse orgulloso de su resiliencia. Luego de enfrentar a uno de los mayores desafíos de su historia y a pesar de estar aún en proceso de recuperación, hemos logrado hacer frente a todas nuestras obligaciones, incorporar los grandes cambios acelerados por la pandemia, y continuar expandiendo nuestra actividad, poniendo en el centro a un cliente cada vez más digitalizado y exigente.

—¿Cuál es la situación global y particularmente en la región sudamericana de las aseguradoras, luego de la pandemia?

—A nivel global y regional las aseguradoras y reaseguradoras se encuentran en proceso de recuperación luego de dos años sumamente complicados para la industria. La aspiración de la mayoría de los mercados es recuperar los índices de crecimiento de la prepandemia y las utilidades que son absolutamente necesarias para refortalecer los estados financieros del sector que, como mencioné anteriormente, fueron duramente afectados durante la pandemia.

—¿Cómo está conformada la industria de los seguros en Bolivia?

—La industria de seguros se encuentra actualmente conformada por 19 compañías de seguros, 10 dedicadas a los seguros generales y nueve a los seguros personales.

—¿Cuál es la situación actual de las aseguradoras en Bolivia, diferenciando las concentradas en la cobertura corporativa de concentradas en las personas?

—El mercado de seguros boliviano es todavía pequeño en comparación a otros mercados regionales y ello no permite un enfoque puntual en ciertos segmentos específicos. Es por ello que la mayoría de las compañías del mercado tratan de abarcar tanto los mercados corporativos, como los masivos y los de personas. Existen, sin embargo, ciertas compañías que están enfocando sus productos más hacia el lado masivo y de personas, en la medida que los seguros corporativos están perdiendo relevancia por la baja inversión extranjera que hay en el país y por la política discriminadora vigente de obligar a las entidades públicas a asegurarse en las aseguradoras del Estado boliviano.

—¿Cuál es la relevancia de la industria de los seguros en Bolivia y cómo afecta su desempeño al clima de los negocios en el país?

 —El desempeño del mercado asegurador boliviano tiene una correlación directa de crecimiento o decrecimiento con el PIB del país, de manera que, si Bolivia crece, también crece el mercado de seguros y viceversa. El mercado de seguros de Bolivia tiene actualmente una penetración del 1,6% sobre el PIB del país y nuestra aspiración debiera ser alcanzar un 2,5% en el mediano plazo.

—¿Cuál es su valoración del desempeño económico del país y del sector en 2022 y en el futuro inmediato?

—Como la mayoría de los economistas señalan, nos preocupa los “nubarrones” que vemos en el horizonte y que podrían afectar de manera significativa el contexto económico del país. Las principales preocupaciones son las bajas reservas internacionales, la poca disponibilidad de gas para exportar, el déficit fiscal, la subvención de los combustibles y la prácticamente nula inversión extranjera en el país. Si a esto le sumamos los perjuicios y amenazas que representan el contrabando, el narcotráfico y la falta de diálogo constructivo entre el Gobierno y los empresarios privados, el panorama no es alentador. Sin embargo, la economía boliviana contempla otros elementos que no son fácilmente medibles por el elevado índice de informalidad que existe en el país y que pudieran ayudar a paliar los impactos negativos previstos, por lo menos en el corto plazo.

—¿En qué áreas se están dando las principales inversiones de la industria de los seguros en Bolivia en este año?

—El mercado continúa invirtiendo principalmente en tecnología, digitalización y crecimiento, y consolidación de los canales de venta masiva.

—¿Cuáles son los desafíos más importantes que tiene la industria de los seguros en Bolivia, tanto inmediatos como en esta década?

—El principal desafío del mercado de seguros boliviano es el de adaptar y adecuar el marco legal vigente en el país para acomodar las actuales tendencias de comercialización de seguros por canales digitales. En la actualidad esto no es posible del todo porque varias normas de larga data continúan vigentes, como ser por ejemplo la firma física del asegurado en las pólizas. Esta modernización de la legislación vigente permitirá dinamizar el mercado de seguros e incrementar su participación en el PIB del país. Más allá de ello, sería aconsejable actualizar los límites mínimos de capital y patrimonio para operar, ya que los mismos no se tocan desde hace varias décadas cuando el mercado de seguros tenía un tamaño del 20% del tamaño actual. Finalmente, el mercado de seguros local no debe quedar ajeno a la consideración y tratamiento a nivel normativo de temas con relevancia mundial sobre cómo incrementar la venta de seguros inclusivos, el cambio climático y la inclusión de género.

Rodrigo Bedoya

Vicepresidente de Desarrollo Comercial de La Boliviana Ciacruz (LBC).

  • Es egresado del colegio St. George’s College en Buenos Aires Argentina en 1989 y luego cursó la carrera de Ciencias Políticas en la universidad de Wake Forest, Carolina del Norte, Estados Unidos.
  • Posteriormente, ingresó a trabajar en La Boliviana Ciacruz en 1994, ocupando distintos cargos en las áreas de contabilidad, reclamos, suscripción, comercial, técnica y legal.
  • Obtuvo una maestría en Derecho Corporativo del programa Maestrías para el Desarrollo, de la Universidad Católica de La Paz en 2004 y en 2007 obtuvo una maestría en Gestión y Técnica de Seguros de la Universidad Pontificia de Salamanca.
  • Actualmente lleva 27 años de trabajo en el rubro de los seguros. Es presidente de la Asociación Boliviana de Aseguradores desde 2019 y presidente de la Federación Interamericana de Empresas de Seguros (FIDES). Localmente, se desempeña como vicepresidente de Desarrollo Comercial en La Boliviana Ciacruz Seguros (LBC).

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Últimas Noticias