Energías & Negocios

Sunday 25 Sep 2022 | Actualizado a 08:06 AM

Las energías renovables y sus nuevos desafíos en un mundo pospandemia

‘La energía eólica y la solar fotovoltaica tienen el potencial de reducir la dependencia del sector eléctrico de la Unión Europea respecto a Rusia’

/ 16 de septiembre de 2022 / 04:40

INFORME

El parón mundial forzado por el COVID-19 significó una importante reducción de la oferta y la demanda de fuentes energéticas renovables. Desde la sima alcanzada, la recuperación viene siendo acelerada, pero no simétrica. La fotovoltaica avanza mucho más rápido que las otras energías no fósiles. La Agencia Internacional de Energía presentó su update para los mercados de energía renovable en 2022 y 2023. De acuerdo con sus datos, la transición energética es un hecho que se está dando, con algunas dificultades que estaban previstas y otras que aparecen de modo disruptivo y hacen saltar por los aires los pronósticos, como la guerra en Ucrania, por ejemplo.

La actual crisis energética mundial ha generado una mayor urgencia para acelerar las transiciones energéticas y, una vez más, salió a relucir el papel clave de las energías renovables.

Para la electricidad renovable, las políticas públicas, en general a nivel global, conducen a un crecimiento más rápido. En particular, la energía eólica y la solar fotovoltaica tienen el potencial de reducir la dependencia del sector eléctrico de la Unión Europea respecto a Rusia y el gas natural que provee, hacia 2023.

Se espera que los costos de la energía solar fotovoltaica y eólica sigan siendo más altos, en 2022 y 2023, que en niveles previos a la pandemia. Esto se debe a los elevados precios de los insumos y el flete. Sin embargo, su competitividad en realidad mejora, debido a aumentos mucho más pronunciados en los precios del gas natural, el petróleo y el carbón.

Se espera que la capacidad renovable aumente más del 8% en 2022, alcanzando casi 320 GW. Sin embargo, a menos que se implementen rápidamente nuevas políticas, el crecimiento permanecerá estable en 2023 porque la expansión de la energía solar fotovoltaica no puede compensar por completo la disminución en adiciones eólicas.

La demanda de biocombustibles se recuperó en 2021, desde los mínimos ocasionados por la pandemia del COVID-19, llegando nuevamente a niveles cercanos a lo que se tenía en 2019. Se espera que el crecimiento se expanda un 5% en 2022 y en un 3% en 2023.

Por otro lado, el aumento de los precios de las materias primas y la reacción política de múltiples países frena el crecimiento a corto plazo de la demanda de biocombustibles. La invasión de Rusia a Ucrania también está ejerciendo presión alcista sobre un entorno de precios ya elevados para los biocombustibles y sus materias primas, en particular los aceites vegetales.

Si bien las incertidumbres del mercado que se avecinan aumentan los desafíos, el nuevo enfoque en la energía centrada en la seguridad del abastecimiento, especialmente en la Unión Europea, también está desencadenando un cambio sin precedentes.

2021. A pesar de los persistentes desafíos de la cadena de suministro inducidos por la pandemia, los retrasos en la construcción y precios récord en las materias primas, las adiciones de capacidad de fuentes renovables aumentaron un 6% en 2021 y batieron otro récord, alcanzando casi los 295 GW. Este crecimiento es ligeramente superior al previsto el año pasado en el informe de la Agencia Internacional de Energía.

A nivel mundial, la disminución del 17% en las adiciones anuales de capacidad eólica en 2021 se vio compensado por un aumento en la energía solar fotovoltaica y un crecimiento en las instalaciones hidroeléctricas.

La expansión de la bioenergía, la energía solar concentrada (CSP) y la geotermia fue estable en 2021 en comparación con 2020. En términos de velocidad de crecimiento, el incremento interanual de las renovables fue más lento el año pasado, tras un excepcional salto en 2020, cuando los desarrolladores chinos se apresuraron a conectar proyectos antes de la eliminación gradual de los subsidios, especialmente para la energía eólica terrestre.

China mantuvo en gran medida su cuota de mercado en 2021, lo que representa 46% de las adiciones de capacidad renovable en todo el mundo. Sin embargo, la nueva capacidad china disminuyó un 2% interanualmente, con instalaciones eólicas terrestres y solares fotovoltaicas a gran escala 55% y 22% más bajos, respectivamente, que los niveles récord del ciclo de auge en 2020.

Por otro lado, adiciones anuales de energía eólica marina, solar fotovoltaica residencial y bioenergía batieron nuevos récords gracias a la disponibilidad de subsidios hasta 2021. Por ejemplo, las nuevas instalaciones eólicas marinas aumentaron casi seis veces en 2021 en comparación con 2020.

Fuera de China, la Unión Europea fue el segundo mercado más grande en términos de mayor capacidad con la región superando por primera vez el récord histórico fijado en 2011. Solo la energía solar fotovoltaica representó la mayoría de la expansión el año pasado debido a la aceleración de proyectos en España, Francia, Polonia y Alemania, impulsada por una combinación de subastas dirigidas por los gobiernos e incentivos de energía solar fotovoltaica distribuida. En Estados Unidos, un menor crédito fiscal a la producción llevó a que las adiciones de energía eólica terrestre disminuyesen en una cuarta parte.

La energía solar fotovoltaica siguió aumentando gracias a los créditos fiscales disponibles hasta 2024, proporcionando un entorno político relativamente estable, incluso cuando la oferta, los desafíos logísticos y de cadena obstaculizaron un crecimiento mucho más rápido.

El crecimiento de la energía renovable de India se recuperó en 2021 luego de una desaceleración récord en 2020 debido a retrasos en proyectos por la pandemia. En Brasil, generosos incentivos de medición neta para la aplicación fotovoltaica distribuida condujo a una avalancha de instalaciones, mientras que la energía eólica terrestre tuvo adiciones aceleradas debido a la economía de apoyo de la contratación bilateral en el mercado libre. En África, las adiciones de capacidad renovable reanudaron el crecimiento con la puesta en marcha de proyectos eólicos y solares fotovoltaicos adjudicados anteriormente en Sudáfrica.

Gestiones. Se espera que la capacidad renovable aumente más del 8% en 2022 en comparación con el último año, superando la marca de 300 GW por primera vez. Se prevé que la energía solar fotovoltaica represente el 60% del aumento de la capacidad renovable mundial este año, con la puesta en servicio de 190 GW, un aumento del 25% con respecto al año pasado. Los proyectos a gran escala, para la expansión fotovoltaica total en 2022, están siendo impulsados principalmente por un entorno de políticas públicas favorables en China y la Unión Europea.

Tras un descenso interanual del 32% en 2021, se espera que las instalaciones de eólica terrestre se recuperen ligeramente y alcancen casi 80 GW. Con todo, se espera que el crecimiento de la energía eólica en todo el mundo disminuya un 40% en 2022, tras el excepcional salto de cuatro veces su tamaño el año pasado en China, debido a la fecha límite nacional para la eliminación de subsidios.

Las adiciones de capacidad eólica marina mundial en 2022 se duplicarán en comparación con 2020, gracias a la continuación de los incentivos provinciales en China y la expansión en la Unión Europea. Como resultado, se espera que China tenga la mayor capacidad eólica marina instalada acumulada a nivel mundial, superando a la Unión Europea y el Reino Unido combinados a finales de este año.

A menos que se implementen políticas nuevas y más fuertes en 2023, las adiciones de capacidad de las energías renovables globales se mantendrán estables en comparación con 2022. Si bien se pronostica que la energía solar fotovoltaica batirá otro récord en 2023, alcanzando casi 200 GW, la expansión de la eólica y la bioenergía se mantendrán estables y se espera un 40% menos de crecimiento de la energía hidroeléctrica, debido a una cartera de proyectos reducida en China.

Los precios de muchas materias primas y los costos de flete han tenido una tendencia al alza desde principios de 2021. En el primer semestre de 2022, el precio del polisilicio de grado fotovoltaico se cuadriplicó, el acero aumentó un 50%, el cobre aumentó un 70%, el aluminio se duplicó y los costos de flete aumentaron casi cinco veces. La inversión de la tendencia a largo plazo de la disminución de los costos se refleja en los precios más altos de las turbinas eólicas y los módulos fotovoltaicos, a medida que los fabricantes pasan por mayores costos para los equipos. En comparación con 2020, se estima que los costos generales de inversión de la nueva energía fotovoltaica a gran escala y en las plantas eólicas en tierra serán entre un 15% y un 25% más altos en 2022. Los crecientes costos de flete son el mayor contribuyente a los aumentos generales de precios de la energía eólica terrestre. Para la energía solar fotovoltaica, el impacto se divide de manera más equitativa entre los precios elevados de flete y polisilicio.

Se espera que la demanda de biocombustibles se expanda 5% en 2022 y 3% en 2023

Los altos precios del petróleo, el gas natural y el carbón también contribuyen al aumento de los costos de producción de materiales fabricados para tecnologías de electricidad renovable, dado que los combustibles fósiles son utilizados tanto en procesos industriales como en la generación de energía con la que se producen los insumos.

Si bien es significativo en términos absolutos, el aumento en los costos de las energías renovables no ha obstaculizado su competitividad porque los precios de los combustibles fósiles y la electricidad han aumentado a un ritmo mucho más rápido desde el último trimestre de 2021. A nivel mundial, los precios de la energía están rompiendo récords históricos en distintas regiones, especialmente donde el gas natural es la tecnología marginal que fija el precio final por hora o por día en muchos mercados mayoristas de electricidad. Esto es especialmente frecuente en los países de la Unión Europea. Los precios mayoristas de la energía en Alemania, Francia, Italia y España han aumentado más de seis veces en promedio en comparación con los valores medios de 2016 a 2020.

Históricamente, los precios de los contratos a largo plazo de las subastas de energía solar fotovoltaica y eólica han sido más altos que los precios al por mayor en muchos grandes mercados de la Unión Europea.

Sin embargo, incluso los contratos a escala de servicios públicos y de energía eólica terrestre de mayor precio firmados en los últimos cinco años son la mitad de los precios mayoristas promedios vistos hoy en Europa.

Para proyectos recientemente contratados, a pesar de los aumentos de costos, la energía eólica terrestre y la solar fotovoltaica están ofreciendo contratos a largo plazo significativamente más bajos que los promedios de precios al por mayor en los últimos seis meses.

Incertidumbres. La invasión rusa de Ucrania ha añadido una nueva urgencia para acelerar el cambio energético. Europa busca urgentemente reducir su dependencia de los combustibles fósiles importados de Rusia. El despliegue de más energías renovables es ahora casi un imperativo estratégico para muchos países de ese continente.

El entorno de precios elevados de los combustibles fósiles ha mejorado la competitividad de costes de tecnologías de electricidad renovable con relación al carbón y la energía alimentada con gas natural. Las aplicaciones solares fotovoltaicas residenciales y comerciales están ayudando a los consumidores a reducir sus facturas de electricidad. Sin embargo, a pesar de su potencial, la aceleración de la nueva capacidad de energías renovables depende en gran medida de una política estable que proporcione certeza de ingresos a largo plazo y permisos más rápidos.

Comparte y opina:

‘Hay inversionistas, empresarios y emprendedores de cada rincón de Bolivia que están construyendo en suelo cruceño’

El Presidente de la Cámara Agropecuaria del Oriente y de Fexpocruz, Óscar Mario Justiniano, da a conocer sus puntos de vista sobre el páis y los desafíos que vienen. Una entrevista en extenso con La Razón.

/ 24 de septiembre de 2022 / 16:33

Oscar Mario Justiniano, presidente de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO) y de la Feria Exposición de Santa Cruz (Fexpocruz), es uno de los líderes empresariales con mayor proyección en Santa Cruz y el país. En ocasión del 24 de septiembre, realiza un análisis preciso del panorama económico de la ‘locomotora del país’.

—¿Cómo ve la situación actual del país en 2022 y en el contexto regional?

—La situación es bastante diversa, tenemos sectores con excelentes resultados y proyecciones, otros en un franco despegue, algunos con dificultades temporales y otras situaciones verdaderamente complejas y preocupantes. El sector ganadero es uno de los que ha despegado notablemente y está logrando, poco a poco, una muy buena articulación con las instituciones del Estado para promover los acuerdos internacionales y protocolos sanitarios. Las producciones de soya y caña de azúcar, por su parte, siguen marcando el camino a seguir, consolidar el mercado de consumo interno y continuar exportando. Los productores pecuarios, de aves, cerdos y ganado lechero han tenido serias dificultades en la provisión de maíz, insumo básico para la alimentación del ganado. Sin embargo, han sabido sortear las adversidades, seguir en franco crecimiento y proveer a la ciudadanía de tan preciados alimentos. Los productores de granos, especialmente maíz y trigo, tienen un año de muchos tropiezos, sequía, contrabando y la imposibilidad de ser competitivos con el resto de la región al no tener acceso a eventos genéticamente modificados. Las situaciones alarmantes, sin lugar a dudas, el contrabando y los avasallamientos, cáncer que mata desde adentro y desde afuera, que ataca el crecimiento, la producción, la seguridad jurídica, entre otras muchas cosas.

—¿Cómo ve la situación de Santa Cruz en su 212 aniversario?

—Santa Cruz es una metrópolis que está viviendo un crecimiento acelerado impresionante, tanto en lo económico como en lo demográfico, en nuestra ciudad recibimos a todos los bolivianos transmitiéndoles optimismo y generando oportunidades para todos, veo una ciudad que vive en bolivianidad. Nos reinventamos constantemente y todos los sectores esperamos con los brazos abiertos a todo el país, prueba de ello es que hay inversionistas, empresarios y emprendedores de cada rincón de Bolivia construyendo en suelo cruceño.  Durante décadas somos el motor económico del país, y del departamento que más aporta al PIB nacional. Santa Cruz es el reflejo de la personalidad del cruceño, hospitalaria, visionaria y trabajadora. Recibimos lo nuevo y atesoramos lo tradicional, nos enorgullecen nuestras costumbres y apoyamos las nuevas iniciativas, crecemos y ayudamos a crecer. Somos la ciudad con mayores habitantes del país, por lo que nos veo, sin duda, como la central de Bolivia para oportunidades y negocios.

—¿Cuáles son los desafíos más importantes que tiene por delante el empresariado cruceño, al presente y hacia 2025?

—Seguir produciendo, seguir trabajando y seguir siendo el motor económico del país. Nuestro desafío es ése y estoy seguro de que con la determinación que mantiene el empresariado privado se va a lograr. El desafío será lograrlo a pesar de la ausencia y muchas veces falencias de muchas políticas estatales que impiden que nuestro sector pueda trabajar exponencialmente. Esperamos que esto mejore y que se creen políticas que motiven el trabajo del empresario.

—¿Qué expectativas iniciales se tiene sobre las mesas de diálogo instaladas entre los empresarios cruceños con el Gobierno nacional?

—Es muy importante que existan alianzas que fortalezcan la relación público-privada para permitir los diferentes ejercicios empresariales. Es absolutamente necesaria la concentración en conjunto del poder público y la iniciativa privada para el desarrollo y avance de nuestras ciudades. Celebramos que ya existan avances muy importantes en donde el Gobierno nacional, a través de diferentes instituciones, está uniendo esfuerzos para crear mecanismos y herramientas que colaboren con las actividades empresariales, como es el caso del Convenio de Cooperación Interinstitucional entre Cainco y el Tribunal Supremo de Justicia, en el que se establece una alianza de carácter estratégico y operativo a través de un apoyo mutuo. El objeto del acuerdo está orientado a potenciar el acceso a la justicia, mediante apoyo de innovación tecnológica, a través de las TIC, herramientas y soluciones tecnológicas, por la cual se pueda ordenar, procesar la información y las comunicaciones en pro de la eficiencia y la agilidad en el servicio de justicia. Así también, el convenio compromete diversas acciones como desarrollar y ejecutar de manera conjunta; pasantías, programas de capacitación, asistencia técnica e investigación en temas y actividades vinculadas al fortalecimiento de ambas instituciones. Este tipo de alianzas fortalecen los emprendimientos bolivianos y permiten que los jóvenes se desarrollen como empresarios en ambientes que motivan los nuevos negocios. Esperamos que sigamos trabajando con instituciones regionales y nacionales por el bien de Santa Cruz y Bolivia.

—¿Cuáles son los desafíos logísticos más importantes que enfrenta la producción cruceña, tanto para el abastecimiento del mercado interno como para su salida a los mercados de exportación?

—Necesitamos políticas de Estado que promuevan una mirada de integración y desarrollo, que potencien los diferentes pisos agroecológicos de cada región, desarrolle industrias locales, proyecte exportaciones regionales y genere puestos de trabajo dignos para todos los bolivianos. El mundo ha cambiado aceleradamente en los últimos años, como resultado de un evento absolutamente inesperado, pero devastador, como fue la pandemia del COVID-19 y de eventos que cada cierto tiempo nos recuerdan que algunas diferencias históricas se mantienen vigentes. La pandemia fue un golpe muy duro sobre la economía planetaria y la guerra llegó cuando comenzaba a insinuarse la reactivación. Estos hechos generaron nuevos paradigmas, pero sobre todo cambiaron la posición de muchos respecto a temas que parecían ya consolidados. Todo esto nos obliga a ejecutar nuevas tareas, a fortalecernos, a buscar ser autosuficientes como país. Los desafíos deben servirnos para promover políticas internas, desarrollar nuestras potencialidades y diferencias competitivas, y buscar una integración en lo posible más equilibrada. El contrabando es mal que nos afecta y destruye, poco a poco, día a día, la industria y la producción nacional. Es imprescindible generar mecanismos de control y un trabajo conjunto y coordinado entre las autoridades e instituciones de todos los niveles de gobierno. Resguardar nuestras fronteras y ampliar caminos, ciudades y mercados. El mecanismo actual de control no es eficiente a causa de las competencias de cada institución, que se encuentran divorciadas unas de otras, donde las competencias de unas no pueden actuar en donde actúan otras. Por ejemplo, Senasag y/o Aduana no actúan en los mercados municipales y es allí donde se terminan comercializando todos los productos de contrabando. Es aquí un elemento de suma importancia de coordinación y trabajo en conjunto. Y otro, las penalizaciones, el contrabando debe ser penado con leyes duras que lleven a estos delincuentes a la cárcel y no simples multas que ni siquiera afecten a su patrimonio mal habido.

—¿Cuáles son los mercados más importantes que tiene la producción cruceña actualmente?

—En el caso del PIB agropecuario, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), al primer trimestre de 2022 esta cifra registra Bs 1.637 millones (unos $us 235 millones) que, si bien es un crecimiento de 5,31% comparado con el mismo periodo de 2021, dicho crecimiento se debe en gran medida a un efecto precio, por la subida de los alimentos a nivel mundial y no a un incremento de la producción en el sector. La sequía registrada durante esta gestión afectó de forma negativa a los rendimientos de los distintos cultivos de Santa Cruz. Es importante destacar que el sector agropecuario genera un importante número de empleos. En 2021, 1,8 millones de personas trabajaron de forma directa en el sector agropecuario según datos del INE. Respecto a la ganadería, Bolivia ocupa el séptimo lugar en la producción de ganado bovino en Sudamérica con 10,3 millones de cabezas de ganado y Santa Cruz produce el 44% de esta cifra. En porcinocultura, la producción mensual en Santa Cruz son 90.000 cerdos y el consumo de carne de cerdo per cápita al año es de 15 kg. Estas cifras reflejan el trabajo que viene realizando el productor desde cada subsector que compone este gran aparato productivo que garantiza la seguridad alimentaria de Bolivia.

—¿Qué tendencias son las principales actualmente para el acceso a financiación para la producción cruceña? ¿Además de los créditos de la banca, existen otros mecanismos vía valores o herramientas similares?

—El acceso al crédito en el sector productivo es bastante limitado, la falta de seguridad jurídica y las normativas sobre la tenencia de tierra limitan en gran medida, sobre todo para los pequeños y medianos productores. No existen otros mecanismos de financiación.

—¿Qué les recomendaría a los jóvenes universitarios que quieren ser parte del empresariado cruceño?

—Los jóvenes son el presente y el futuro, los animo a que comiencen a trabajar en lo que les apasiona, que estudien y se capaciten y, sobre todo, que mantengan ese ímpetu emprendedor que caracteriza a la juventud, que sueñen en grande y que trabajen para lograrlo, el empresariado está abierto a nuevas ideas y tiene oportunidades en todos los sectores productivos, que se lancen y se atrevan es mi principal recomendación.

—¿Qué mensaje les daría a aquellos bolivianos o bolivianas que migran a Santa Cruz?

—Santa Cruz es como su gente hospitalaria, reciben a los visitantes con los brazos abiertos, la armonía cultural es muy importante para la generación de iniciativas y para concretar negocios. Les digo que propongan y trabajen en conjunto con respeto y amor a esta tierra que año a año recibe a miles de bolivianos.

—¿Qué elementos destaca de la Expocruz 2022 hasta ahora?

—Esta feria está llena de oportunidades, negocios y experiencias. Destacamos el compromiso y presentaciones de todos nuestros expositores, han mostrado su creatividad y compromiso con cientos de miles de visitantes, nos enorgullece ver la preparación y profesionalismo que se ve en cada uno de los stands. El sector agropecuario sigue destacándose por el impacto que tiene en la economía y trabajo, esta actividad que este año situará a Santa Cruz en el mapa global de la genética recibiendo el primer Congreso Internacional de Criadores de Cebú en el marco de Expocruz 2022. Celebramos el retorno de marcas icónicas en la feria. El sector automotriz juega un papel muy importante para los hogares y empresas cruceñas y bolivianas. Emprendedores se destacan en todo este evento, en el Pabellón Innova de la mano de Juventud Empresa, emprendimientos y empresas innovadoras comparten en un espacio de actividades y networking, Pabellones Emprendedor I y II destacan lo mejor de sus creativos proyectos en esta muestra ferial. Pero sobre todo, destacamos la conexión que se vive entre visitantes y expositores, ellos son el corazón de nuestra feria.

Comparte y opina:

China y América Latina: ¿hacia una era de relaciones win-win?

Las oportunidades vienen del surgimiento de nuevos bloques económicos y un creciente multilateralismo.

Por Sergio Braga

/ 23 de septiembre de 2022 / 19:59

OPINIÓN

Si bien aún son inciertas las ramificaciones a largo plazo de la guerra en Eurasia, existe cierto consenso entre los analistas de que surgirá, precisamente por ese problema, una nueva configuración internacional.

Si un conflicto bélico no es generalizado, la diplomacia y las negociaciones para la consecución de la paz prevalecen sobre la fuerza bruta, o más probablemente el nuevo escenario internacional se caracterice por un mayor multilateralismo mediante el fortalecimiento de bloques geopolíticos alternativos, además de los tradicionalmente predominantes en Occidente.

De darse esta situación, será compatible con viejos lineamientos de la política exterior de China que va desde los tiempos en que sus pilares fueron fijados por parte del primer ministro Zhou Enlai, especialmente desde los hechos que ocurrieron a finales de los sesenta y que culminaron en la histórica visita de Richard Nixon a ese país en febrero de 1972. Este fue uno de los eventos diplomáticos más importantes del siglo pasado, que celebró su 50° aniversario en febrero de este año.

Es cierto que el mundo ha cambiado mucho desde aquel hecho, pero China continúa siguiendo (como parte de su política exterior) las pautas básicas de dichos lineamientos.

Entre estas pautas están el respeto a la soberanía económica de los pueblos y su derecho a decidir autónomamente sobre sus destinos y su sistema político, sin imponer regímenes políticos por la fuerza contra la voluntad y las características culturales de estos pueblos.

También están el predominio de las negociaciones pacíficas y diplomáticas sobre el uso de la fuerza militar para la solución de conflictos internacionales, y, en materia de relaciones comerciales entre países, la defensa consecuente del multilateralismo mediante la construcción de bloques económicos diversos y soberanos, incluso en el Tercer Mundo a través de la profundización de “relaciones win-win” en lo que respecta al comercio exterior. La posibilidad de concretar esta situación futura mediante el continuo crecimiento de la economía china en los próximos años y sus lineamientos de ganancias económicas mutuas y el respeto a la soberanía de los pueblos representa una serie de desafíos para los países latinoamericanos.

Dichos desafíos están orientados hacia la optimización de las oportunidades que significa el surgimiento de nuevos bloques económicos y un escenario de creciente multilateralismo, sin que ello implique la adhesión exclusiva y unilateral a ninguno de ellos, pero manteniendo, eso sí, buenas relaciones con varios países que traen estímulos económicos a la región.

Así, los recientes acuerdos comerciales entre Argentina y China son muy prometedores, sumándose el primero a la iniciativa de la Franja y la Ruta, lo que abre el camino para un crecimiento de los BRICS si estos acuerdos generan un nuevo ciclo de progreso económico continuo y una mayor inclusión, también económica, en el continente.

El caso de Uruguay y el inicio formal de las negociaciones de un Tratado de Libre Comercio (TLC) entre este país y China es otro ejemplo del avance de las relaciones chinolatinoamericanas.

Si bien Brasil aún no ha avanzado tanto como Argentina o como podría llegar a ocurrir en Uruguay (en términos de acuerdos comerciales y políticos) con China (aunque éste ya es su mayor socio comercial), hay varias iniciativas importantes en marcha en el país que apuntan hacia un escenario prometedor para el desarrollo político, cultural y el intercambio comercial entre ambos países (esto, pese a algunos pequeños incidentes ocurridos recientemente, que podrían ser superados en un futuro próximo).

Vale destacar, en particular, la construcción actual del puente entre Salvador e Itaparica, dos de los principales centros económicos y turísticos del noreste de Brasil, que en este momento es su mayor proyecto de infraestructura. Este caso es un excelente ejemplo de la realización de “relaciones win-win” en la medida en que los dos socios de la relación se benefician de las inversiones y obras previstas para comenzar próximamente.

Por un lado, ganan los brasileños, ya que se atienden demandas históricas de la población por mejorar la calidad de los servicios de viaje entre las dos localidades, un viejo cuello de botella en los flujos comerciales y turísticos de la región. Por otro lado, ganan los chinos, ya que dan visibilidad y acrecientan su negocio en infraestructura en lo que a América Latina se refiere, difundiendo un modelo más avanzado de gestión económica en todo el mundo, que se basa en ganancias mutuas entre los países, el desarrollo sostenible y el respeto por el medio ambiente. Con ello también suma a Brasil a otros países que ya se benefician de inversiones en infraestructura que crearán externalidades positivas en sus respectivas economías, así como beneficios para las empresas y los empresarios chinos.

Es evidente que un emprendimiento de esta magnitud puede ir en contra de intereses bien establecidos, especialmente de aquellos que se vieron favorecidos por la situación anterior de déficit crónico en inversión en cuanto a infraestructura, y con lo que, sin embargo, obtuvieron ganancias extraordinarias y desproporcionadas con medios de transporte, precarios y arcaicos, para la población. De ahí la necesidad de un esfuerzo constante y diario por parte de los socios involucrados en este proyecto, a fin de aclarar a la opinión pública los impactos positivos de la obra en la región, que ayudará en gran medida a la población local en su conjunto.

Finalmente, es posible afirmar que la intensificación de los vínculos diplomáticos y comerciales entre Brasil y China en un futuro próximo, basándose en los principios de respeto mutuo tanto de la soberanía como de las especificidades culturales de los pueblos y en “relaciones win-win” puede servir como un prometedor contrapunto a las perspectivas de futuro que ofrecen quienes, en el siglo XXI, desean restaurar la mentalidad arcaica de “guerra fría” y “choque de civilizaciones”, llevando, sin embargo, al mundo al cierre de una guerra entre superpotencias.

Sergio Braga profesor del programa de posgrado en ciencias políticas de la universidad federal de paranábrasil, miembro de la red china y américa latina: enfoques multidisciplinarios (redcaem).

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Santa Cruz tiene doble festejo por su efeméride

Gobernación y Alcaldía celebraron sus actos oficiales por separado y en distintas fechas.

/ 23 de septiembre de 2022 / 19:18

HITOS

El distanciamiento entre los principales líderes políticos de la región motivó que hayan diferentes celebraciones de la efeméride cívica por los 212 años del grito libertario de Sana Cruz.

El 19 de septiembre se llevó a cabo la sesión de honor organizada por la Asamblea Legislativa Departamental, a la cual no asistieron el presidente del Estado, Luis Arce Catacora, ni el alcalde de Santa Cruz de la Sierra, Jhonny Fernández.

En tanto, ayer se realizó la respectiva sesión de honor a cargo del Concejo Municipal de Santa Cruz de la Sierra, a la que sí asistieron el Primer Mandatario y el burgomaestre, pero no así el gobernador Luis Fernando Camacho.

Durante el acto de ayer, el alcalde Jhonny Fernández hizo un recuento de sus proyectos como el parque industrial para pequeños y microempresarios, las carpetas de útiles escolares para estudiantes de primaria y otros. Además se refirió al reciente conflicto sobre el retiro de losetas en el centro de la ciudad; también pidió evitar confrontación por el Censo.

El acto, que reunió a las autoridades nacionales de todos los niveles de gobierno, se desarrolló en la Quinta Municipal.

El presidente del Estado, Luis Arce Catacora, participó de la sesión de honor por los 212 años del grito libertario cruceño, organizada por el Concejo Municipal de Santa Cruz de la Sierra, arengando a un pueblo “pujante”, “sin patrones” y “hospitalario”.

“Las exportaciones cruceñas han crecido un 63% en el último año, principalmente gracias a las manufacturas y los hidrocarburos”, destacó Arce ante la ovación de sus militantes.

El Primer Mandatario destacó los proyectos de la Planta de Biodiésel, la Siderúrgica del Mutún y el Centro de Medicina Nuclear, como emprendimientos del Gobierno en Santa Cruz; así como proyectos conjuntos con la Alcaldía Municipal, como el Mercado Mutualista y el de La Ramada, la remodelación de las Cabañas del Piraí y el coliseo del Club Blooming, entre otros.

Expocruz se convierte en otra celebración por las fiestas cívicas

Septiembre siempre cuenta con la iza de banderas a principios de mes y luego las respectivas sesiones de honor de la Asamblea Departamental y el Concejo Municipal.

Sin embargo, además de estas celebraciones oficiales, la inauguración de la Feria Exposición de Santa Cruz (Expocruz) se ha convertido como en un tercer “acto oficial” en el imaginario colectivo cruceño; o en todo caso, en el principal evento privado de celebración de la efeméride departamental.

El presidente de la Feria, Óscar Mario Justiniano, había anticipado la presencia del primer mandatario, Luis Arce Catacora, a contramano del anuncio del gobernador Luis Fernando Camacho de no invitar a ninguna autoridad de Gobierno, en protesta por la postergación del Censo de Población.

No obstante, en su discurso, Justiniano planteó el pedido de que el Censo se realice “porque ése es el clamor de la gente más humilde”.

A su turno, el presidente Luis Arce hizo un recuento de varios indicadores económicos del país y los comparó con los de la región y el mundo. Destacó la buena situación comparativa de Bolivia.

Camacho protagoniza el acto de la Asamblea cruceña

La sesión de honor de la Asamblea Legislativa Departamental de Santa Cruz tuvo como principal protagonista al gobernador Luis Fernando Camacho.

Si bien hubo varios oradores, incluyendo el presidente de la Asamblea, Zvonko Matkovic, toda la atención se centró en Camacho, cuyo discurso giró en torno a la lucha por el Censo Nacional de Población y Vivienda, postergado por el Gobierno para 2024, mientras que el pedido de la Comisión Interinstitucional cruceña es que sea para 2023.

Con ese trasfondo, Camacho dirigió duras críticas al Gobierno central, pero también aludió a autoridades locales, específicamente el alcalde Jhonny Fernández, con quien se ha roto la relación después de ser aliados, a causa de los caminos a seguir para la demanda del Censo.

El líder de Creemos leyó su alocución, comenzando por recordar las diferentes luchas históricas desde Santa Cruz como las regalías, la elección de alcaldes, la autonomía y los 21 días que significaron la caída de Evo Morales.

“Hoy estamos en una nueva lucha por el Censo Nacional de Población y Vivienda, y para ello necesitamos estar unidos más que nunca”, señaló. “Siempre ha sido así, aunque con algunas excepciones. Pero los cruceños nos hemos vuelto expertos en detectar a los traidores, como algunas autoridades que son serviles al centralismo”, agregó, en una probable alusión al alcalde municipal, Jhonny Fernández, con quien mantiene una disputa por los caminos que deben seguirse para lograr que el Censo se realice en 2023.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

‘Somos como la central de Bolivia para negocios y oportunidades’

Óscar Mario Justiniano: ‘Hay inversionistas, empresarios y emprendedores de cada rincón de Bolivia que están construyendo en suelo cruceño’

/ 23 de septiembre de 2022 / 19:11

ENTREVISTA

Oscar Mario Justiniano, presidente de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO) y de la Feria Exposición de Santa Cruz (Fexpocruz), es uno de los líderes empresariales con mayor proyección en Santa Cruz y el país. En ocasión del 24 de septiembre, realiza un análisis preciso del panorama económico de la “locomotora del país”.

—¿Cómo ve la situación actual del país en 2022 y en el contexto regional?

—La situación es bastante diversa, tenemos sectores con excelentes resultados y proyecciones, otros en un franco despegue, algunos con dificultades temporales y otras situaciones verdaderamente complejas y preocupantes. El sector ganadero es uno de los que ha despegado notablemente y está logrando, poco a poco, una muy buena articulación con las instituciones del Estado para promover los acuerdos internacionales y protocolos sanitarios. Las producciones de soya y caña de azúcar, por su parte, siguen marcando el camino a seguir, consolidar el mercado de consumo interno y continuar exportando. Los productores pecuarios, de aves, cerdos y ganado lechero han tenido serias dificultades en la provisión de maíz, insumo básico para la alimentación del ganado. Sin embargo, han sabido sortear las adversidades, seguir en franco crecimiento y proveer a la ciudadanía de tan preciados alimentos. Los productores de granos, especialmente maíz y trigo, tienen un año de muchos tropiezos, sequía, contrabando y la imposibilidad de ser competitivos con el resto de la región al no tener acceso a eventos genéticamente modificados. Las situaciones alarmantes, sin lugar a dudas, el contrabando y los avasallamientos, cáncer que mata desde adentro y desde afuera, que ataca el crecimiento, la producción, la seguridad jurídica, entre otras muchas cosas.

—¿Cómo ve la situación de Santa Cruz en su 212 aniversario?

—Santa Cruz es una metrópolis que está viviendo un crecimiento acelerado impresionante, tanto en lo económico como en lo demográfico, en nuestra ciudad recibimos a todos los bolivianos transmitiéndoles optimismo y generando oportunidades para todos, veo una ciudad que vive en bolivianidad. Nos reinventamos constantemente y todos los sectores esperamos con los brazos abiertos a todo el país, prueba de ello es que hay inversionistas, empresarios y emprendedores de cada rincón de Bolivia construyendo en suelo cruceño. Durante décadas somos el motor económico del país, y del departamento que más aporta al PIB nacional. Santa Cruz es el reflejo de la personalidad del cruceño, hospitalaria, visionaria y trabajadora. Recibimos lo nuevo y atesoramos lo tradicional, nos enorgullecen nuestras costumbres y apoyamos las nuevas iniciativas, crecemos y ayudamos a crecer. Somos la ciudad con mayores habitantes del país, por lo que nos veo, sin duda, como la central de Bolivia para oportunidades y negocios.

—¿Cuáles son los desafíos más importantes que tiene por delante el empresariado cruceño, al presente y hacia 2025?

—Seguir produciendo, seguir trabajando y seguir siendo el motor económico del país. Nuestro desafío es ése y estoy seguro de que con la determinación que mantiene el empresariado privado se va a lograr. El desafío será lograrlo a pesar de la ausencia y muchas veces falencias de muchas políticas estatales que impiden que nuestro sector pueda trabajar exponencialmente. Esperamos que esto mejore y que se creen políticas que motiven el trabajo del empresario.

—¿Qué expectativas iniciales se tiene sobre las mesas de diálogo instaladas entre los empresarios cruceños con el Gobierno nacional?

—Es muy importante que existan alianzas que fortalezcan la relación público-privada para permitir los diferentes ejercicios empresariales. Es absolutamente necesaria la concentración en conjunto del poder público y la iniciativa privada para el desarrollo y avance de nuestras ciudades. Celebramos que ya existan avances muy importantes en donde el Gobierno nacional, a través de diferentes instituciones, está uniendo esfuerzos para crear mecanismos y herramientas que colaboren con las actividades empresariales, como es el caso del Convenio de Cooperación Interinstitucional entre Cainco y el Tribunal Supremo de Justicia, en el que se establece una alianza de carácter estratégico y operativo a través de un apoyo mutuo. El objeto del acuerdo está orientado a potenciar el acceso a la justicia, mediante apoyo de innovación tecnológica, a través de las TIC, herramientas y soluciones tecnológicas, por la cual se pueda ordenar, procesar la información y las comunicaciones en pro de la eficiencia y la agilidad en el servicio de justicia. Así también, el convenio compromete diversas acciones como desarrollar y ejecutar de manera conjunta; pasantías, programas de capacitación, asistencia técnica e investigación en temas y actividades vinculadas al fortalecimiento de ambas instituciones. Este tipo de alianzas fortalecen los emprendimientos bolivianos y permiten que los jóvenes se desarrollen como empresarios en ambientes que motivan los nuevos negocios. Esperamos que sigamos trabajando con instituciones regionales y nacionales por el bien de Santa Cruz y Bolivia.

—¿Cuáles son los desafíos logísticos más importantes que enfrenta la producción cruceña, tanto para el abastecimiento del mercado interno como para su salida a los mercados de exportación?

—Necesitamos políticas de Estado que promuevan una mirada de integración y desarrollo, que potencien los diferentes pisos agroecológicos de cada región, desarrolle industrias locales, proyecte exportaciones regionales y genere puestos de trabajo dignos para todos los bolivianos. El mundo ha cambiado aceleradamente en los últimos años, como resultado de un evento absolutamente inesperado, pero devastador, como fue la pandemia del COVID-19 y de eventos que cada cierto tiempo nos recuerdan que algunas diferencias históricas se mantienen vigentes. La pandemia fue un golpe muy duro sobre la economía planetaria y la guerra llegó cuando comenzaba a insinuarse la reactivación. Estos hechos generaron nuevos paradigmas, pero sobre todo cambiaron la posición de muchos respecto a temas que parecían ya consolidados. Todo esto nos obliga a ejecutar nuevas tareas, a fortalecernos, a buscar ser autosuficientes como país. Los desafíos deben servirnos para promover políticas internas, desarrollar nuestras potencialidades y diferencias competitivas, y buscar una integración en lo posible más equilibrada. El contrabando es mal que nos afecta y destruye, poco a poco, día a día, la industria y la producción nacional. Es imprescindible generar mecanismos de control y un trabajo conjunto y coordinado entre las autoridades e instituciones de todos los niveles de gobierno. Resguardar nuestras fronteras y ampliar caminos, ciudades y mercados. El mecanismo actual de control no es eficiente a causa de las competencias de cada institución, que se encuentran divorciadas unas de otras, donde las competencias de unas no pueden actuar en donde actúan otras. Por ejemplo, Senasag y/o Aduana no actúan en los mercados municipales y es allí donde se terminan comercializando todos los productos de contrabando. Es aquí un elemento de suma importancia de coordinación y trabajo en conjunto. Y otro, las penalizaciones, el contrabando debe ser penado con leyes duras que lleven a estos delincuentes a la cárcel y no simples multas que ni siquiera afecten a su patrimonio mal habido.

—¿Cuáles son los mercados más importantes que tiene la producción cruceña actualmente?

—En el caso del PIB agropecuario, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), al primer trimestre de 2022 esta cifra registra Bs 1.637 millones (unos $us 235 millones) que, si bien es un crecimiento de 5,31% comparado con el mismo periodo de 2021, dicho crecimiento se debe en gran medida a un efecto precio, por la subida de los alimentos a nivel mundial y no a un incremento de la producción en el sector. La sequía registrada durante esta gestión afectó de forma negativa a los rendimientos de los distintos cultivos de Santa Cruz. Es importante destacar que el sector agropecuario genera un importante número de empleos. En 2021, 1,8 millones de personas trabajaron de forma directa en el sector agropecuario según datos del INE. Respecto a la ganadería, Bolivia ocupa el séptimo lugar en la producción de ganado bovino en Sudamérica con 10,3 millones de cabezas de ganado y Santa Cruz produce el 44% de esta cifra. En porcinocultura, la producción mensual en Santa Cruz son 90.000 cerdos y el consumo de carne de cerdo per cápita al año es de 15 kg. Estas cifras reflejan el trabajo que viene realizando el productor desde cada subsector que compone este gran aparato productivo que garantiza la seguridad alimentaria de Bolivia.

—¿Qué tendencias son las principales actualmente para el acceso a financiación para la producción cruceña? ¿Además de los créditos de la banca, existen otros mecanismos vía valores o herramientas similares?

—El acceso al crédito en el sector productivo es bastante limitado, la falta de seguridad jurídica y las normativas sobre la tenencia de tierra limitan en gran medida, sobre todo para los pequeños y medianos productores. No existen otros mecanismos de financiación.

—¿Qué les recomendaría a los jóvenes universitarios que quieren ser parte del empresariado cruceño?

—Los jóvenes son el presente y el futuro, los animo a que comiencen a trabajar en lo que les apasiona, que estudien y se capaciten y, sobre todo, que mantengan ese ímpetu emprendedor que caracteriza a la juventud, que sueñen en grande y que trabajen para lograrlo, el empresariado está abierto a nuevas ideas y tiene oportunidades en todos los sectores productivos, que se lancen y se atrevan es mi principal recomendación.

—¿Qué mensaje les daría a aquellos bolivianos o bolivianas que migran a Santa Cruz?

—Santa Cruz es como su gente hospitalaria, reciben a los visitantes con los brazos abiertos, la armonía cultural es muy importante para la generación de iniciativas y para concretar negocios. Les digo que propongan y trabajen en conjunto con respeto y amor a esta tierra que año a año recibe a miles de bolivianos.

—¿Qué elementos destaca de la Expocruz 2022 hasta ahora?

—Esta feria está llena de oportunidades, negocios y experiencias. Destacamos el compromiso y presentaciones de todos nuestros expositores, han mostrado su creatividad y compromiso con cientos de miles de visitantes, nos enorgullece ver la preparación y profesionalismo que se ve en cada uno de los stands. El sector agropecuario sigue destacándose por el impacto que tiene en la economía y trabajo, esta actividad que este año situará a Santa Cruz en el mapa global de la genética recibiendo el primer Congreso Internacional de Criadores de Cebú en el marco de Expocruz 2022. Celebramos el retorno de marcas icónicas en la feria. El sector automotriz juega un papel muy importante para los hogares y empresas cruceñas y bolivianas. Emprendedores se destacan en todo este evento, en el Pabellón Innova de la mano de Juventud Empresa, emprendimientos y empresas innovadoras comparten en un espacio de actividades y networking, Pabellones Emprendedor I y II destacan lo mejor de sus creativos proyectos en esta muestra ferial. Pero sobre todo, destacamos la conexión que se vive entre visitantes y expositores, ellos son el corazón de nuestra feria.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Historia de la Santa Cruz contemporánea

De la larga postergación a ser la fuerza económica más grande de Bolivia.

/ 23 de septiembre de 2022 / 05:45

HISTORIA

El historiador Victorino Rivero Egüez da cuenta de que, allá por 1850, Santa Cruz de la Sierra contaba con alrededor de 10.000 habitantes y que “su aspecto era triste. Todos los caminos son malos. Además de los que unen la capital con los pueblos del Cercado, que todos son transitables con carretas, existen tres que conducen a las provincias y éstos son los peores y únicamente de herradura.

Esta situación de postergación y de ser considerada una región remota se mantuvo hasta la llegada del auge de la goma. A finales del siglo XIX y principios del siglo XX, la actividad siringuera en el norte amazónico boliviano permitió que muchas casas comerciales se instalen en Santa Cruz de la Sierra. Ese es el primer momento de acumulación de capital en la historia del oriente del país. Sin embargo, esto llegó a durar apenas un par de décadas. Luego, la situación continuó siendo básicamente la misma.

La Guerra del Chaco, que se libra en territorio cruceño, va a ser un momento de inflexión en la historia nacional. Una fue el país que llegó a la contienda y otro el que salió de la misma. En ese crisol de muerte, inclemencias y tierra por doquier nació la convicción de que el país no estaba en condiciones de afrontar el desafío máximo de la guerra, sin grandes transformaciones sociales, económicas y políticas.

La generación del Chaco, comenzando por Germán Busch, va a comenzar un largo, difícil y traumático proceso de modernización, que dura hasta nuestros días. La Revolución Nacional de 1952, parida entre boleros de caballería y la búsqueda de conformación de la nación boliviana, va a encontrar su resultado económico más importante y perdurable en la denominada “marcha al oriente”. Una vez inaugurada la carretera entre Santa Cruz y Cochabamba en el año 1954 comenzó una dinámica económica y social muy acelerada. El departamento tenía una población de 244.658 personas según el Censo de 1950. Actualmente bordea los 3 millones y medio. La ciudad capital del departamento contaba con 40.000 habitantes. Al presente, siete décadas después, el área metropolitana supera los 2 millones. El sociólogo francés Jean Pierre Lavaud apunta que el PIB cruceño “se cuadriplica desde 1952 hasta 1964, subiendo desde $us 10 millones anuales a $us 40 millones (2,6 % de PIB a 9,1 %)”. Hoy Santa Cruz aporta con un 34% al PIB nacional y concentra al 28% de la población boliviana.

En las últimas siete décadas los cambios fueron vertiginosos. Toda posibilidad de entendimiento del presente se desvanecía ante la velocidad tempestuosa de la realidad.

En la década de 1960 se construyó en Santa Cruz la base de la actividad agropecuaria de gran escala en el departamento, paralelamente al desarrollo de la explotación hidrocarburífera. En la década de 1970 se va a consolidar lo anterior y va a comenzar a conformarse la base agroindustrial. También entonces, con el gobierno de Hugo Banzer, la clase dirigente cruceña va a irrumpir en el campo político nacional. Cinco cruceños le acompañaron en su gabinete ministerial. Algo inédito hasta entonces.

En los decenios de 1980 y 1990 se van a completar los circuitos financiero, logístico, comercial y mediático.

En el nuevo milenio, la emergencia del MAS generó una fuerte reacción adversa en la clase dirigente cruceña, sobre todo en aquella más conservadora. La política cruceña y nacional hoy continúa viviendo, y padeciendo, las consecuencias de este encontronazo entre una sociedad local muy arraigada en sus tradiciones y sentidos de orden social, que ven todo aquello trastocado por la llegada de la migración. En 2001 el departamento tenía 2.029.471 habitantes. Las proyecciones a 2022 señalan la cifra de 3.425.399.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Últimas Noticias