Energías & Negocios

Wednesday 8 Feb 2023 | Actualizado a 06:00 AM

La economía global de los interrogantes y del pesimismo

La actual situación económica aglutina, de forma simultánea, diversos frentes de problemas.

/ 13 de enero de 2023 / 07:22

OPINIÓN

La situación económica que estamos viviendo en la actualidad nos invita a compararla con la que se vivió en los años 70 del siglo pasado. La decisión de Nixon en 1971, rompiendo con la convertibilidad del dólar en oro y con los pilares del Sistema Monetario Internacional (SMI), creado con los acuerdos de Bretton Woods y las premisas de Keynes y White, hizo que los mercados financieros se hicieran cada vez más especulativos y aumentara la exuberancia financiera a la que ya estamos acostumbrados.

Además, ese mismo año se llegó al pico del petróleo (peak oil) planteado por el geofísico M. K. Hubbert, propiciando la cartelización de la producción de esta materia prima y anticipando las dos mayores crisis energéticas de nuestra historia contemporánea: las de 1973 y 1979. En estos precisos momentos comenzaron a ganar cada vez más terreno unas nuevas ideas económicas de calado pesimista y malthusiano asociadas con el agotamiento de nuestro modelo económico, tales como la de los límites del crecimiento, la de la estanflación (inflación con estancamiento económico), o la teoría del estancamiento secular, que, en su día, introdujo el economista norteamericano Alvin Hansen en plena Gran Depresión económica de los años 30, y que rescataría Larry Summers, el que fuera secretario del Tesoro de la Administración Clinton.

Pero tampoco debemos olvidar que en los 70 se quebró el consenso social de ajustar y vincular los salarios a la productividad, algo que, en la década inmediatamente anterior, permitió que funcionara automáticamente la curva de Phillips y se consiguiera una paz social con escasos precedentes en términos de mejora del poder adquisitivo de los trabajadores.

Pero llegó la crisis de 2008 a poner de manifiesto que la caja de herramientas del economista era insuficiente. En 2019 ya venían apareciendo datos macroeconómicos sólidos y recurrentes que nos permitían ver la luz al final del túnel en el que nos metimos con una de las mayores crisis financieras de nuestro tiempo. Una crisis que estalló en el epicentro de la economía global (EEUU), y que rápidamente irradió su virulencia a Europa y al resto del mundo en forma de inestabilidad financiera, recesión económica, desempleo y, en alguna ocasión, en forma de deflación.

Pero cuando todo apuntaba a que, en líneas generales, íbamos por la senda adecuada para la recuperación económica, aun siendo conscientes de que nos habíamos dejado importantes cosas en el camino, sorpresivamente tuvimos que hacer frente a una crisis sanitaria que implicó un hecho inédito e insólito en la historia económica: la hibernación voluntaria de la economía para reducir la movilidad y controlar la evolución de la pandemia. Una gran cantidad de empresas, pertenecientes a los que se consideró como sectores no esenciales, tuvieron que parar su actividad productiva, incurriendo en graves problemas de liquidez que, paulatinamente, fueron convirtiéndose en problemas de solvencia y de viabilidad económica.

La inyección de dinero público en los diferentes países contribuyó inequívocamente a paliar los efectos de este coma inducido de la economía sobre las familias y las empresas, impidiendo que la crisis económica se convirtiera en una crisis financiera, y que el coste social fuera realmente inasumible.

Pero la cosa no acaba ahí. La paralización de una buena parte de la actividad económica generó lo que hemos llamado como un efecto de jibarización de la oferta. Dicho efecto se tradujo, por un lado, en una reducción de la capacidad productiva instalada (encogimiento de la oferta) originada por el volumen de empresas que tuvieron que cerrar o que, simplemente, llegaron a tener severas dificultades financieras y de viabilidad económica. Y, por otro, parcialmente consecuencia de lo anterior, en la reducción de las interrelaciones e interacciones entre las empresas.

El efecto fue una crisis de oferta que más tarde se unió a un boom de la demanda debido a las ayudas públicas y a la inyección de liquidez al sistema a través de la política acomodaticia de los bancos centrales y de sus correas de transmisión monetaria. Este desajuste intertemporal entre la oferta y la demanda se agravó con el problema energético, la guerra entre Rusia y Ucrania, por no hablar de la crisis de las materias primas y de la lucha de carácter geoestratégico por el control de la producción de las tierras raras, elementos materiales fundamentales para producir los dispositivos electrónicos y las nuevas tecnologías.

Por su parte, tras muchos años de inflación controlada y tipos de interés próximos al cero, la inflación ha venido a hacer más compleja la situación. Pero no debemos olvidar que, en la actualidad, los problemas inflacionarios, tal como se están presentando, son más el síntoma que la propia enfermedad. Se trata de una inflación netamente de oferta a la que se está aplicando políticas monetarias como si se tratara de una inflación de demanda. La inflación de oferta requiere de medidas estructurales sobre los distintos sectores económicos y su régimen de competencia, por lo que solo puede generar efectos a medio y largo plazo. Por lo tanto, para afrontar una crisis polifónica, basada en la oferta, los bancos centrales utilizan la tradicional política monocorde de los tipos de interés, que solo tiene efecto sobre la inflación de demanda. La consecuencia es más dolor para las familias, mientras que los resultados en relación con el control de la inflación se vuelven pírricos.

En este sentido, la actual situación económica y financiera aglutina, de forma simultánea, diversos frentes de problemas que la hacen notablemente compleja y, probablemente, impredecible. La incertidumbre, así como el aumento del riesgo que lleva aparejado, está haciendo muy volátiles a los mercados, muy endeudados a los Estados, muy frágiles a las economías locales y globales, y muy vulnerables a las empresas y a las familias. En concreto, estas últimas, las empresas y las familias, ante la ingobernabilidad del entorno, están intentando ganar en resiliencia y capacidad de adaptación.

Francisco Joaquín Cortés García Profesor de finanzas de la unir

Comparte y opina:

Los desafíos de la tecnología en 2023 están ligados con la regulación de los Estados

El metaverso, la inteligencia artificial y la ciberseguridad seguirán liderando la innovación.

El metaverso, la IA y la ciberseguridad lideran la innovación.

/ 3 de febrero de 2023 / 06:48

INFORME

El futuro del metaverso y de la Web3 estarán en el centro del acontecer y del debate sobre la tecnología en 2023. La inteligencia artificial continuará desarrollándose, pero enfrentará nuevos desafíos a partir de las legislaciones que buscan establecer los países. Los semiconductores tendrán una relevancia mayúscula en la medida en que son utilizados como herramientas geopolíticas por Estados Unidos y China en su medición de fuerzas.

The Economist Intelligence Unit (Unidad de Inteligencia de The Economist, EIU según su sigla en inglés), la división de investigación de The Economist, presentó recientemente su reporte Panorama de la Tecnología y las Telecomunicaciones 2023. Tomamos esto como base y, junto con datos de otras fuentes, abordamos la cuestión de lo que se viene en el presente año en el sector tecnológico, las tendencias y los desafíos más acuciantes que se vislumbran en el horizonte.

Metaverso.

Meta, la compañía madre de Facebook e Instagram, es la gran impulsora del metaverso, de ahí su nombre. 2022 fue un año terrible para las big tech, que sumaron pérdidas colosales. La empresa de Mark Zuckerberg vio esfumarse dos tercios de su valor en bolsa. Tesla, Amazon, Alphabet y otras también se vieron arrastradas por el huracán desatado por la subida de las tasas de interés en las principales economías del mundo. El dinero más caro hizo que las burbujas vuelen por los aires, como fue también el caso de las criptomonedas.

metaverso
Foto. laagendacr.com

Con todo, Meta comenzó a recuperarse en 2023. Informes recientes dieron cuenta de que la compañía estaba logrando mayores audiencias con su sección de Reels en su plataforma de Facebook. Esto debido en gran parte a la habilidad de la empresa para utilizar la inteligencia artificial para identificar de mejor manera el contenido atractivo para cada usuario.

Ayer las acciones de Meta tuvieron su mejor día de desempeño en las bolsas, con sus acciones elevándose un 23%. Fue una jornada épica, en la que el valor total de la compañía subió en $us 100.000 millones en menos de 24 horas.

Zuckerberg no se cansa de insistir en que éste será el año de reducir costos y perfeccionar el uso de los recursos en Meta. “Nuestro tema de gestión para 2023 es el Año de la Eficiencia y estamos enfocados en convertirnos en una organización más fuerte y ágil”, dijo. Meta inició la gestión actual anunciando masivos despidos de personal.

Si bien es previsible que el metaverso aún no tendrá un uso generalizado y masivo en 2023, seguirá estando a la vanguardia de la innovación y la inversión en tecnología. Hasta ahora el metaverso continúa siendo definido como un conjunto de plataformas en línea inmersivas que utilizan tecnologías de realidad aumentada y virtual para permitir a los usuarios socializar, trabajar, jugar o comprar virtualmente.

Los nuevos dispositivos, ya sean gafas aumentadas o auriculares de realidad virtual (VR), se lanzarán en 2023, lo que impulsará el desarrollo del ecosistema en general. Apple incluirá auriculares que, hasta donde se sabe, probablemente ofrezcan realidad aumentada en lugar de realidad virtual completa.

La industria de la tecnología se centrará en los estándares para garantizar que existan reglas que permitan la interoperabilidad y la interconexión de diferentes plataformas en el metaverso (todavía en singular, es posible que esto se pueda multiplicar). También se centrará en la creación de productos para la industria y los clientes empresariales, como anuncios de vanguardias virtuales, gemelos digitales y nuevos tipos de servicios de educación y aprendizaje.

También puede leer: EEUU demanda a Google por dominio del mercado de la publicidad en línea

El metaverso también demostrará ser un campo de batalla para Web3. Aunque estas dos esferas a menudo interactúan, no son lo mismo. Web3 es un marco completamente nuevo basado en blockchain y criptoactivos, cuyos principios básicos son la descentralización y la propiedad difusa entre usuarios individuales en lugar de entidades corporativas. En ese sentido, la Web3 puede operar fuera del metaverso.

La centralización es un fenómeno que ha ocurrido en el pasado con las nuevas tecnologías, por lo que es probable que el metaverso pueda seguir ese camino. Sin embargo, hay que tener en cuenta que tiene varios desarrolladores con intereses y enfoques distintos. Habrá que ver en 2023 el rumbo que va tomando. Con todo, la Web3 seguirá ganando terreno como una alternativa potencial de cara al futuro.

IA. La inteligencia artificial (IA) ha visto algunos desarrollos muy importantes en 2022. Por ejemplo, AlphaFold, un programa de IA diseñado por DeepMind (Alphabet), ha demostrado ser capaz de descomponer la estructura de una proteína, lo que subraya el papel de la tecnología en el progreso científico. Los modelos de IA, que se entrenan con datos no etiquetados y son capaces de realizar diferentes tareas, y los modelos de lenguaje extenso, que aprenden de miles de millones de palabras y frases, seguirán evolucionando y brindando soluciones para múltiples tareas en todas las industrias.

Pero existe un debate sobre si estos modelos de aprendizaje profundo son demasiado limitados para lograr una inteligencia similar a la humana (si es posible), o si es necesario desarrollar otros paradigmas, como aquéllos en los que el contexto y la totalidad del medio ambiente tomen la delantera.

tecnológicas
Foto. AFP

Aunque este debate continuará durante todo 2023, este año también será el de la regulación de la IA. Se prevé que la Unión Europea impulse su propia ley de IA, que buscará prohibir los casos de uso de alto riesgo antes de que ingresen al mercado, en lugar de adoptar un enfoque de esperar y ver. Esto contrasta con el modelo de Estados Unidos, que se centra en la innovación en lugar de la regulación, aunque incluso la Comisión Federal de Comercio de ese país está presionando para que las empresas rindan cuentas por los algoritmos discriminatorios. China también seguirá centrándose en los algoritmos, con un mayor escrutinio sobre cómo las empresas los diseñan y utilizan.

Así las cosas, es posible afirmar que la tendencia es que hacia el final de 2023 el mundo de la IA no esté tan libre de restricciones como al iniciar el año.

Semiconductores.

Habrá dos desafíos principales relacionados con los semiconductores en 2023. Desde una perspectiva de mercado, habrá escasez de ciertos componentes y exceso de otros, plazos de entrega más largos para la maquinaria más sofisticada y una demanda creciente de chips personalizados, más que por aquéllos de uso masivo. Todo esto tendrá un impacto en el panorama competitivo. Algunas empresas serán las principales ganadoras, como Arm, cuyos planos se utilizan en muchos diseños, y TSMC, que puede construir los chips más avanzados. Otros saldrán perdiendo, como Intel, que todavía va a la zaga de los líderes en fabricación y cuyos diseños tradicionales estarán bajo una presión aún mayor. A más largo plazo, la demanda de chips seguirá siendo fuerte, incluso si los productos tradicionales como las PC y los teléfonos inteligentes se estancan, debido a la demanda de transformación digital y el auge del metaverso.

Geopolíticamente, los semiconductores seguirán siendo el elemento clave en la batalla por la supremacía tecnológica entre Estados Unidos y China. La potencia norteamericana continuará restringiendo el acceso de China a tecnologías clave, mientras que China duplicará sus intentos de ser autosuficiente. Esto involucrará cada vez más a otros países, ya que tendrán que elegir entre las dos naciones. A Rusia, que se le prohibió comprar chips avanzados desde su invasión de Ucrania y se enfrenta a sanciones sin precedentes: sin ninguna duda, buscará adquirir algunos chips por cualquier medio que sea necesario.

Telecomunicaciones.

El entorno del mercado de las telecomunicaciones ha evolucionado hasta llegar a ser altamente competitivo, donde la innovación es fundamental para sobrevivir. Esto es válido para las empresas de telecomunicaciones, las de servicios de torres y de fibra. Además, se prevé que el gasto mundial en tecnologías de la información alcance un total de $us 4,6 billones en 2023, un incremento del 5,1% desde 2022, según el último pronóstico de Gartner, Inc.

El despliegue masivo de fibra que experimentó el mercado el año pasado continúa en proceso y los expertos han pronosticado que para 2030 el valor del mercado de infraestructura 5G global alcanzará los $us 131.400 millones.

Para las empresas, acercarse a soluciones blockchain como una tecnología disruptiva es un acierto, ya que cambiará las reglas del juego para la industria de las telecomunicaciones en 2023. Simplifica las operaciones diarias a través de un libro mayor descentralizado y distribuido digitalmente en una red.

Las soluciones blockchain continúan siendo tendencia después de todos estos años, transformando las telecomunicaciones al reducir el papel de los intermediarios, favorecer la automatización y lograr mayores ahorros de costos.

De hecho, los pronósticos señalan que los ingresos globales de la tecnología blockchain experimentarán un crecimiento masivo en los próximos años, y se espera que el mercado supere los $us 39.000 millones en tamaño para 2025, según Statista Research Development.

Se espera que el gasto global en soluciones de cadena de bloques aumente un 235% y alcance los $us 14.000 millones en 2023.

A pesar de que el crecimiento de los ingresos se desacelera, los operadores de telecomunicaciones en Asia deberán invertir tanto en redes 5G como de fibra. Es por eso que se espera que busquen la consolidación de sus operaciones regionales en 2023, especialmente en mercados con cuatro o más operadoras. La tendencia comenzó en 2022, cuando se anunciaron acuerdos en Indonesia con empresas como CK Hutchinson (Hong Kong) y Axiata (Malasia).

imac-5g
Foto. AFP

Las dificultades económicas en curso en Sri Lanka ya han llevado a algunas empresas a reportar pérdidas desde el primer trimestre de 2022. Los aumentos de tarifas implementados el año pasado, el aumento de los gravámenes de telecomunicaciones y una campaña de registro de tarjetas SIM en curso ralentizarán la suscripción celular y las empresas comienzan a considerar un proceso de consolidación.

Japón también podría volver a ser un mercado de tres jugadores como lo fue hasta 2020, cuando Rakuten, un operador de bajo costo, ingresó al mercado. El rendimiento del nuevo participante ha empeorado desde mayo de 2022, ya que finalizaron sus planes promocionales gratuitos. Otros titulares, Soft- Bank, NTT y KDDI, buscarán formas de equilibrar la disminución de los ingresos y la inversión en la expansión de 5G y las pruebas de 6G en 2023.

La consolidación no solo involucrará a los operadores privados, sino también a los públicos. Por ejemplo, el Gobierno indio podría renovar sus esfuerzos para fusionar BSNL (móvil) y MTNL (fijo) plagado de deudas en 2023.

Riesgos.

La ciberguerra puede tener un gran impacto en la economía global, especialmente si involucra a las principales potencias. Un problema importante en el corto plazo es el mayor riesgo de ataques cibernéticos a medida que más y más empresas emprenden la transformación digital y se conectan, lo que aumenta la superficie expuesta para los piratas informáticos. El fondo soberano de Noruega informó recientemente que sufre tres grandes ataques al día. Los reguladores tendrán que tener un papel más importante en el futuro, centrándose en los informes obligatorios y la infraestructura crítica.

De hecho, la infraestructura y los sistemas de salud serán extremadamente vulnerables a los ataques cibernéticos, como lo demostraron los ataques de 2020 y 2021 en Colonial Pipeline y Universal Health Services, ambos en Estados Unidos.

La vulnerabilidad financiera también será una preocupación cada vez mayor, después de que Lloyd’s de Londres, que suscribe reaseguros para muchos planes de seguros comerciales, dijera que requeriría una exclusión de los ataques cibernéticos liderados por los Estados a partir de marzo de 2023. Esto destaca los crecientes riesgos cibernéticos de la Guerra de Ucrania. 

Comparte y opina:

Amplían horarios en la frontera con Chile

/ 3 de febrero de 2023 / 06:45

TENDENCIAS

La Aduana Nacional amplió su horario de atención hasta las 21.00 e incrementó su personal en los puntos fronterizos con Chile de las fronteras de Tambo Quemado, Pisiga y Charaña. El objetivo es agilizar la prestación de servicios a los transportistas y operadores de comercio exterior.

Como resultado de las negociaciones entre las cancillerías de Bolivia y Chile, el Complejo Integrado de Chungará (Chile) – Frontera Tambo Quemado (Bolivia), aumentó la cantidad de personal y atiende en horario continuo, de manera ininterrumpida a partir del 1 de febrero, informó la Aduana Nacional, mediante un comunicado.

El viceministro de Comercio Exterior, Benjamín Blanco, y el cónsul general de Chile, Fernando Velázquez, acordaron un trabajo conjunto para facilitar el paso de camiones varados. En las últimas semanas, el tránsito hacia el Pacífico se ha visto afectado por la inestabilidad política en el Perú.

También puede leer: Cámara de Comercio calcula una pérdida de $us 240 millones por conflicto en Perú

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Cuando los bancos centrales apagan las luces largas

La probabilidad de que se produzca una recesión en EEUU se mueve entre un 45% y un 55%.

Por Carlos Balado

/ 3 de febrero de 2023 / 06:29

OPINIÓN

La inflación es un indicador de que los bancos centrales deben controlar y mantener estable. Sin embargo, son las expectativas y las decisiones de las personas las que juegan a favor o en contra de que el objetivo del banco central se pueda cumplir y de que la política monetaria se traslade a la economía real lo antes posible. Para ello, la credibilidad del banco central, es decir, el grado de confianza que sus anuncios despiertan en los agentes económicos se convierte en un concepto relevante, aunque es una cualidad difícil de cuantificar por el nivel de subjetividad que requiere.

Hay investigadores que consideran que la credibilidad de la autoridad monetaria se asienta sobre la transparencia, su independencia, la rendición de cuentas, una historia de honestidad, los resultados de la inflación pasada, la eficacia en la consecución de los objetivos de política monetaria anunciados, una buena gobernanza, el riesgo país y la deuda pública. Y también hay otros investigadores, como Cecchetti & Krause, que se basan en lo que denominan Índice de credibilidad, y, por tanto, afirman que esta es alta cuando las expectativas de inflación de los agentes son inferiores a la meta informada por el banco central; y en sentido contrario, afirman que no existe credibilidad cuando las expectativas superan el 20% de la meta que se haya anunciado. Si esto se aplica a la Reserva Federal, por ejemplo, el debate está servido.

Para tomar decisiones, los bancos centrales, y no solo ellos en los mercados financieros, manejan como instrumento para reducir la permanente incertidumbre que acompaña a cualquier decisión las probabilidades de que ocurran determinados hechos. Y, como sucede en casi todos los ámbitos, hay corrientes de opinión diferentes. En la enseñanza universitaria ha predominado la estadística frecuentista, o clásica, la más conocida y común. Un frecuentista no tiene en cuenta la información disponible previa a la adquisición de los datos y considera que las probabilidades solo tienen sentido en el ámbito de experimentos repetibles, de forma que cuanto mayor sea la muestra de una población, mejor se adecuarán las conclusiones a la realidad. Si se quiere saber si un equipo va a ganar un partido, se repite el partido 200 veces para ver qué media de resultados sale.

La hegemonía de esta teoría ha sido sustituida muy recientemente por la estadística bayesiana, a pesar de que data de 1767. Esta establece que la probabilidad final de un determinado suceso está condicionada tanto por la información previa de que se disponga, como por la información nueva que se incorpore al estudio que se realiza. En el ejemplo del partido, resulta más práctico tratar de hacer una inferencia teniendo en cuenta los resultados previos.

A la vista de las afirmaciones de los bancos centrales y de los principales analistas, el método bayesiano se ha impuesto. Por ejemplo, sobre los tipos de interés, el gobernador del Banco de España ha afirmado que: “El nivel de incertidumbre es tan alto que realmente es muy difícil lanzar un mensaje al mercado y a los ciudadanos sobre dónde estará el punto final; ni cuánto tiempo se va a mantener con posterioridad. Es más importante que actuemos y lo que hemos anunciado es que serán necesarios incrementos significativos en el futuro. El mensaje más importante es que todavía no hemos llegado al final”.

Acerca de la controversia inflación- recesión, el presidente de la Reserva federal, Jerome Powell, ha asegurado: “No creo que nadie sepa si vamos a tener una recesión o no, simplemente no se puede saber”, y ha añadido que las decisiones dependerán de los datos que vayan conociendo y se tomarán reunión a reunión. Es decir, que según como sea la reacción de los miembros de la Reserva Federal a la nueva información, se incrementarán o se reducirán los riesgos de una recesión. Por su parte, Lawrence Summers, presidente emérito de Harvard, cree que “no hay base para una predicción económica segura. Algunos de los argumentos más estridentes son también los más tontos”. Y una prestigiosa y muy estimada casa de análisis estadounidense sostiene que la probabilidad de que se produzca una recesión en los Estados Unidos se mueve entre un 45% y un 55%, como si lanzáramos una moneda al aire, cuando solo hace un año atribuía a este evento un 10%, la probabilidad más baja para una recesión desde 2012, cuando se le asignó un 30%. Estos mismos especialistas aseguran que ningún modelo es suficientemente creíble a la vista de los resultados pasados como para predecir lo que va a ocurrir y, sobre todo y más importante, el tiempo que tarda en producirse una recesión.

Por tanto, quizás por todo lo aprendido durante todos estos años de crisis en los que no se ha acertado, o por la influencia de investigadores que apelan al uso más cualitativo de la información, o porque una nueva ola de estadísticos bayesianos quiere romper con el pasado predominio de los clásicos, o bien para no ser responsable de una recesión de muy incierto desenlace, loa bancos centrales apagan la luz larga ante una densa niebla. En situaciones como las actuales, en las que como decía Dwight D. Eisenhower, “los planes son inútiles, pero la planificación es indispensable”, es básico dar a conocer la posición que se adopta, de lo contrario, siempre habrá personas que se apresurarán a llenar ese vacío, aunque sea con desinformación. No debe sorprender, por tanto, que en ausencia de información sobre qué se hará en caso de una recesión temporal, abunden los peores presagios y, en prevención, como ocurre en todo fenómeno dinámico en el que el comportamiento del sistema en determinado momento influye en su comportamiento futuro, los agentes económicos se preparen para trasladar los aumentos de los costes de financiación que produce la subida de los tipos de interés.

Es cierto que los bancos centrales están siendo muy claros a la hora de señalar las incertidumbres, pero si se deja que esas afirmaciones se carguen de una excesiva incertidumbre, como ocurre ya, cada quien buscará su propia salida.

También puede leer: El FMI pide a los bancos centrales resistir la tentación y actuar sin demora para controlar la inflación

Carlos Balado Profesor de OBS business school y director de Eurocofín.  

Comparte y opina:

Reducción en la demanda afecta a Apple y otras tecnológicas

/ 3 de febrero de 2023 / 06:12

Apple Inc. reportó resultados trimestrales decepcionantes que pusieron fin a su racha de tres años de récords de ventas y ganancias. Esto corona una temporada de resultados adversos en la que las compañías tecnológicas más grandes del mundo lucharon por sacudirse de la resaca pospandémica.

El fabricante de iPhone anunció su primera disminución de ingresos trimestrales en casi cuatro años, ya que las interrupciones en la fabricación en China redujeron su capacidad para ofrecer iPhones premium. Sus resultados llegaron el mismo día en que Amazon.com Inc. informó un crecimiento que, aunque superó las expectativas, preocupó a los inversores debido a la desaceleración en sus negocios de compras en línea y computación en la nube. La empresa matriz de Google, Alphabet Inc., dijo que se vio afectada por una desaceleración generalizada en el mercado publicitario digital.

Los resultados reflejan cómo los gigantes tecnológicos continúan luchando con la demanda tambaleante de los consumidores y la debilidad en el gasto comercial en áreas como la publicidad digital, lo que lleva a los líderes de las empresas a enfatizar la reducción de costos y otras medidas para mejorar la eficiencia y estabilizar sus negocios.

Los informes se produjeron un día después de que la matriz de Facebook, Meta Platforms Inc., emitiera sus resultados y las directrices de un plan ampliado de recompra de acciones. Esto entusiasmó a los inversores. Las acciones de Meta se dispararon un 23% ayer, su mayor ganancia porcentual en un día desde 2013, lo que ayudó a impulsar otras acciones tecnológicas.

También puede leer: Apple paraliza el desarrollo de chips con WiFi propios, según Ming-Chi Kuo

Las acciones de Apple, Amazon y Alphabet devolvieron parte o la totalidad de esos aumentos en las operaciones posteriores al cierre tras sus resultados. Las tres empresas mencionaron las presiones económicas como un desafío. “En lugar de jugar con vientos de cola, ahora están jugando con vientos en contra”, dijo Trip Miller, socio gerente de Gullane Capital Partners LLC, que es inversor en Apple y Amazon.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Concluyen las obras civiles del Centro de Medicina Nuclear en Achumani

Tenemos un avance en obras civiles del 100%.

/ 3 de febrero de 2023 / 05:57

NOTICIAS

El ministro de Hidrocarburos y Energías, Franklin Molina, informó que la empresa INVAP S.E. de Argentina concluyó la ejecución de las obras civiles del Centro de Medicina Nuclear y Radioterapia (CMNyR) de la ciudad de La Paz, en la zona de Achumani. La autoridad señaló ayer, que el montaje del equipamiento tiene un avance del 90%.

“En el Centro de Medicina Nuclear de Achumani tenemos un avance en obras civiles del 100%. En lo que es el equipamiento estamos bordeando el 90%. En algunos casos estamos en etapa de montaje y en otros en etapa de prueba”, explicó Molina al concluir una visita de inspección a la moderna infraestructura de salud.

Este centro “va a prestar estos servicios tan importantes para las personas, los pacientes que sufren estas enfermedades tan delicadas y tan sensibles como son el cáncer y otro tipo de tumores. Adicionalmente, se harán otras intervenciones especializadas que se van a desarrollar en estas instalaciones”, afirmó el ministro.

La obra es la tercera instalación de la red de Centros de Medicina Nuclear y Radioterapia que fueron emplazados y prestan servicios a personas con cáncer en Santa Cruz y El Alto.

El primer CMNyR, emplazado en la zona Parcopata, Distrito 8 de la ciudad de El Alto, inició operaciones el 6 de marzo de 2022 y marcó un hito en la lucha contra el cáncer.

En septiembre, fue inaugurado el Centro de Medicina Nuclear de Santa Cruz, ubicado en la zona Pampa de la Isla.

Este tercer centro entrará en operaciones en abril, según anunció el presidente Luis Arce en su informe de gestión, en noviembre de 2022. El objetivo es brindar a pacientes oncológicos una atención integral con alta tecnología.

El centro de Achumani demandó una inversión de $us 50 millones y contará con equipos de última generación: un equipo de tomografía computarizada por emisión de positrones (PET/CT) y otro equipo de tomografía computarizada por emisión de fotón único (SPECT/CT). Esta obra estará dotada de modernos medios de diagnóstico y de tratamiento de medicina nuclear.

También puede leer: Centro de Medicina Nuclear de El Alto se acerca a su primer año con más de 8.000 atenciones

Por su parte, la directora de la Agencia Boliviana de Energía Nuclear (ABEN), Hortensia Jiménez, indicó que este CMNyR, al igual que los de El Alto y Santa Cruz, contarán con la tecnología más reciente. Explicó que el tomógrafo de emisión de positrones (PET/CT) permite detectar con precisión la ubicación de un tumor en el cuerpo humano y el segundo, por emisión de fotón simple (Spect/CT), facilita identificar y controlar trastornos óseos, cardíacos y cerebrales.

Entre sus equipos, este centro contará con dos aceleradores lineales, uno Elekta Synergy Full y el otro Elekta Synergy Platform.

También estará provisto de un equipo de braquiterapia HDR Elekta Flexitron y un sistema de gerenciamiento de radioterapia Hardware Mosaiq.

Los aceleradores médicos lineales son dispositivos que se usan para dar radioterapia de haz externo a enfermos con cáncer. Suministran rayos X de alta energía, o electrones, a la región del tumor del paciente. Estos tratamientos con rayos X pueden ser diseñados de forma que destruyan las células cancerosas sin afectar los tejidos circundantes normales.

Este proyecto, junto con los CMNyR inaugurados el año pasado en las ciudades de El Alto y Santa Cruz, culmina la Red de Centros de Medicina Nuclear y Radioterapia, que son una esperanza más de vida para los pacientes con cáncer en Bolivia.

Temas Relacionados

Comparte y opina: