Energías & Negocios

Thursday 18 Jul 2024 | Actualizado a 22:24 PM

Un nuevo día para la atómica

La energía nuclear sigue siendo la fuente de energía más segura, junto con la eólica y la solar

Por Pablo Deheza

/ 14 de julio de 2023 / 10:48

El encanto de la energía libre de carbono hoy está más fuerte que nunca. Mientras los países están desesperados por reducir las emisiones y alcanzar los objetivos climáticos, el mundo también enfrenta una escasez de combustibles fósiles tradicionales. La respuesta a esta contradicción ha dado un giro poco probable: mantener los reactores nucleares en funcionamiento durante mucho más tiempo del esperado.

¿Cuánto tiempo? Muchas de las instalaciones del mundo ya están programadas para funcionar mucho más allá de lo que se considera la vida útil típica de 40 años. Los operadores están apuntando a mantener algunos reactores en funcionamiento durante 80 años, incluso más allá de la expectativa de vida promedio de 77 años de los estadounidenses. Ahora, los investigadores incluso están comenzando a considerar si las máquinas pueden seguir generando electricidad durante 100 años.

Para el final de la década, dos tercios de los reactores nucleares en funcionamiento actualmente en el mundo estarán funcionando con tiempo prestado, dividiendo átomos de uranio por periodos más largos de lo que nunca fueron diseñados, en un experimento arriesgado que puede acarrear consecuencias planetarias.

“Nunca se esperó que funcionaran tanto tiempo”, dijo Chris Gadomski, analista nuclear jefe de Bloomberg. “No estoy seguro de querer vivir al lado de un reactor que tiene 100 años”, añadió.

Seis reactores han recibido extensiones por hasta 80 años, y los operadores de 25 más han solicitado o anunciado que buscarán la misma renovación en EEUU.

Lea también: Cambio energético y ciberseguridad: dos caras de la misma moneda

Atómica

Hace apenas unos años, la idea de generar energía a partir de un reactor centenario era impensable, pero EEUU y la Unión Europea se han comprometido a reducir la contaminación por gases de efecto invernadero en al menos un 50% para 2030. Más de 70 países han establecido objetivos de cero emisiones netas y la presión está aumentando para encontrar formas de cumplir esos objetivos. Esto está obligando al mundo a sopesar los riesgos de la energía nuclear, que no tiene emisiones de carbono, contra el cambio climático descontrolado y los desastres naturales.

El Reino Unido, donde los reactores generan actualmente alrededor del 15% de la electricidad, quiere aumentar esa cifra al 25% para 2050. EEUU está invirtiendo $us 6.000 millones en subsidios nucleares para el mantenimiento de su envejecida flota. Francia tiene planes para construir nuevas plantas, mientras que países como Bélgica, Finlandia y Eslovaquia están extendiendo la vida útil de los suyos. Alemania, uno de los mayores reductos nucleares del mundo, concedió un indulto a tres unidades cuyo cierre estaba previsto para 2022. Incluso Japón, sede del desastre de Fukushima de 2011, está volviendo a adoptar la nuclear.

“En general, la energía nuclear sigue siendo la fuente de energía más segura, junto con la eólica y la solar. Pero la percepción es muy diferente de la realidad, y esta percepción podría estar ralentizando el crecimiento de la capacidad en algunos países que están reduciendo su dependencia de la energía nuclear”, explicó Maciej Kolaczkowski, gerente de la Industria de Soluciones Energéticas Avanzadas en el Foro Económico Mundial. Sostiene que eventos como Chernobyl o Fukushima marcaron el imaginario de las personas.

Comparte y opina:

Anapo instaura Día Nacional de la Agricultura Sostenible

Por Pablo Deheza

/ 13 de julio de 2024 / 18:59

La Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo) marcó un hito al anunciar, el miércoles, el establecimiento de una jornada que aspira a ser referente del compromiso del sector con el medioambiente y la sostenibilidad: el Día Nacional de la Agricultura Sostenible.

La primera celebración del evento tendrá lugar hoy, en el Centro Experimental de Anapo, en la comunidad 26 de Agosto del municipio de Cuatro Cañadas. En la jornada, se conocerán las buenas prácticas agrícolas que desarrollan los productores soyeros para un manejo sostenible de su producción con el medioambiente y se lanzará un mensaje claro del compromiso de 14.000 productores de oleaginosas y trigo con la sostenibilidad.

Consulte también: Fluxus llega a Bolivia e invertirá $us 100 millones en producción de gas

Agricultura

“Estamos convencidos de que la siembra directa en combinación con la rotación de cultivos, y los cultivos de cobertura y/o servicio, además de la nutrición vegetal y fertilización balanceada son esenciales para un futuro agrícola sostenible y responsable con el medioambiente”, enfatizó el presidente de Anapo, Fernando Romero, en la conferencia de prensa en la que tuvo lugar el anuncio.

Anapo mantiene firme su pedido de acceso a la biotecnología, siempre de la mano de un manejo integral del cultivo, como propuesta esencial para perfilar al país hacia su soberanía alimentaria en armonía con el medioambiente. “La biotecnología es para los productores una herramienta que permitirá aumentar la productividad, reducir el uso de agroquímicos, el uso de agua y de diésel”, explicó Romero.

Este año, los productores enfrentan el desafío de una sequía que afectó severamente, primero, las expectativas de siembra y, posteriormente, de productividad de los cultivos granos. En la actual campaña de invierno fueron sembradas 558.000 hectáreas, que resultaran en una producción estimada de solo 580.000 toneladas de grano, 70% menos que en en el mismo periodo en 2023.

(13/07/2024)

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Fluxus llega a Bolivia e invertirá $us 100 millones en producción de gas

"Estamos en Bolivia a través de la compra que hicimos de Pluspetrol"

Por Pablo Deheza

/ 13 de julio de 2024 / 18:53

Fluxus, la división de petróleo y gas del grupo J&F, anunció el martes que invertirá $us 100 millones (alrededor de 550 millones de reales brasileños) en Bolivia hasta 2028. El monto se destinará a ampliar la producción en tres campos recientemente adquiridos por la empresa brasileña en el país. Se prevé que la producción diaria pasará de los actuales 100.000 metros cúbicos de gas a 1,1 millones de metros cúbicos.

La compañía adquirió el mes pasado los campos Tacobo, Tajibo y Yacuiba, que se encuentran en la cuenca Tarija – Chaco. Además de la inversión mencionada, el presidente de la empresa, Ricardo Savini, informó que Fluxus también pretende invertir en producción y exploración de gas en nuevas áreas de Bolivia. “Vamos a continuar prospectando inversiones en América Latina, siempre con el objetivo de consolidarnos como una plataforma petrolera, gasífera y energética sudamericana”, afirmó el ejecutivo.

Revise: Mercosur, un salto estratégico para Bolivia

Fluxus

“Fluxus es una empresa muy nueva. En diciembre entró al grupo J&F, que es el grupo privado financiero más grande de Brasil. Éste tiene 290.000 personas trabajando en todo el mundo. Tiene varias verticales de negocios muy importantes, como la proteína animal, pero también tiene generación eléctrica, tiene celulosa y ahora tiene petróleo y gas a través de Fluxus. Estamos operando en Argentina, produciendo gas ya en la Patagonia y también ahora acá en Bolivia, a través de la compra que nosotros hicimos, la adquisición de Pluspetrol Bolivia. Compramos una subsidiaria y ahora Fluxus de Bolivia tiene esos tres campos que mencioné”, detalló.

El anuncio de Savini tuvo lugar en el encuentro bilateral entre empresarios y organizaciones sociales de Bolivia y Brasil, realizado el martes en Santa Cruz, en el que estuvieron presentes los mandatarios de ambos países, Luis Alberto Arce Catacora y Luiz Inácio Lula da Silva.

Respecto a las inversiones en Bolivia, el presidente de Fluxus destacó que el gas natural boliviano es fundamental para abastecer el mercado brasileño, donde el grupo J&F tiene plantas que operan con este combustible. J&F es el mayor grupo empresarial brasileño, con negocios en las áreas de alimentos, celulosa, minería, higiene y cosmética y servicios financieros.

Dato

En el área de energía, el grupo es propietario de la compañía Âmbar, que tiene una capacidad instalada de 2,5 gigavatios. La empresa opera unidades hidroeléctricas, solares, de biomasa, de carbón y de biogás, además de un conjunto de gasoductos. Cabe destacar que Âmbar es la cuarta generadora de energía a gas natural de Brasil en términos de capacidad instalada y cuenta con la UTE (Unidad Termoeléctrica) Cuiabá, conectada a las cuencas de gas de Bolivia por su propio gasoducto, y la UTE Uruguaiana, enlazada a las reservas de gas de Argentina. Además, la UTE Araucária está interconectada a reservas de gas en Brasil y Bolivia.

El ejecutivo de Fluxus destacó que las inversiones en los tres campos de la cuenca Tarija – Chaco profundizarán la integración energética entre ambos países. “Con este paso, Fluxus aprovecha las reservas disponibles y la posición estratégica de Bolivia para atender la demanda de gas en la región, incluso de los demás negocios del grupo J&F”, aseveró Ricardo Savini.

Fluxus (compuesta por Fluxus Holding S.A. y Fluxus Óleo, Gas & Energía Ltda.) es una empresa operadora de petróleo y gas, que se encuentra en proceso de construir una cartera de campos de producción.

Comparte y opina:

Mercosur: un salto estratégico para Bolivia

Brasil pretende una hegemonía continental en el sentido de integración, no de dominación

/ 12 de julio de 2024 / 06:58

La reciente visita del presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva a Bolivia, acompañada de la firma de 10 significativos instrumentos bilaterales, ha marcado un punto de inflexión en las relaciones entre ambos países. Estos acuerdos, que abarcan desde la integración energética hasta la cooperación en salud y seguridad, reflejan un renovado compromiso con el desarrollo conjunto y la integración regional.

En paralelo, la adhesión de Bolivia al Mercosur, ratificada por la promulgación de una ley del presidente Luis Arce, promete grandes beneficios en comercio, educación y salud, según la canciller Celinda Sosa. En este contexto de cambios y nuevas oportunidades, dos destacados expertos, Reymi Ferreira, exrector de la UAGRM y exministro de Defensa, junto a Horst Grebe, destacado economista y académico boliviano, comparten sus perspectivas sobre el impacto de estos eventos en el país y su futuro en el escenario internacional.

Brasil. En criterio de Ferreira, “Lula da Silva siempre ha tenido una posición positiva y amigable hacia Bolivia. No creo que haya variado desde sus primeras presidencias. Lula se ha caracterizado por ser uno de los pocos presidentes que ha volcado su mirada al sur. La mayoría de los otros presidentes han enfocado su atención en Estados Unidos y Europa. Lula generó ese espacio que lo llevó a constituir la UNASUR. Creo que sigue la misma línea. Cuando dice que quiere jugar un rol, está planteando ser uno de los pivotes de la integración, midiendo la potencialidad de su mercado y el enorme espacio geopolítico que tiene Brasil”.

Lea: El ingreso de Bolivia al Mercosur es una oportunidad de desarrollo económico a ‘largo plazo’

Salto

El intelectual cruceño puntualiza que “lo que Brasil está pretendiendo es una hegemonía continental en el sentido de integración, no de dominación. Ser una especie de columna vertebral de la integración. Y en eso, de alguna forma, quiere ser el contradiscurso frente a figuras como Javier Milei, que tienen una postura disgregacionista y alienante. Lula está planteando un discurso integrador, solidario y cooperativo. Son dos visiones diferentes. La forma en que ha venido diciendo las cosas es crear un discurso alternativo al que viene desde sectores más conservadores”.

Desde la mirada de Grebe, “Lula siempre ha tenido una preferencia por Bolivia. En su anterior gobierno, durante sus primeros años, protegió a Bolivia frente a reacciones, como en la ocasión en que Bolivia hizo la supuesta nacionalización de Petrobras, algo un poco exagerado. Pero esto incitó a círculos de poder, y Lula los aplacó, sosteniendo que con Bolivia había que tener mucha paciencia, una paciencia estratégica. Creo que ha comenzado esto frente al desplante de Milei, que, para mí, no es más que eso, un desplante que no corresponde con la situación real en su intento de modificar la economía y la situación de Argentina”.

Mercosur

“Como todo acuerdo, implica grandes beneficios que traen consigo responsabilidades y deberes. Así como podemos beneficiarnos en aspectos arancelarios, económicos, institucionales e incluso administrativos, también tenemos que brindar esos mismos beneficios a los miembros del Mercosur. Esto implica un proceso de adaptación. Como en cualquier acuerdo, no se logrará de un día para otro; tiene que haber un desarrollo progresivo y una aplicación gradual en nuestro país. Creo que se debe trabajar en una agenda coordinada con los demás países. Hay que empezar a compatibilizar normas de integración, facilidades que podemos recibir y que debemos otorgar. Para mí, lo más complicado, aunque no sé si tanto, es un trabajo de ingeniería: ver cómo nuestra alianza o nuestra integración en el Mercosur no deshabilita nuestra vinculación a la Comunidad Andina. Tenemos el raro privilegio de ser miembros de los dos bloques más importantes de integración en Sudamérica: la Comunidad Andina y el Mercosur. Entonces, tenemos que ver cómo obramos con ambas sin que se contrapongan, porque eso, a mi criterio, es el mayor desafío”, señala Ferreira.

Por su parte, Grebe observa que “Lula ha variado ligeramente su ámbito de acción. En sus primeros meses de gobierno, estuvo muy dedicado a la parte global, intentando intervenir en varios momentos, tratando de ser mediador en el conflicto de la guerra en Ucrania y pensando también en otros conflictos internacionales. Pero tengo la impresión de que no ha tenido mucho éxito en esa pretensión. Entonces, se ha replegado un poco a su ámbito más próximo, que es América del Sur. En ese sentido, creo que está adoptando una posición bastante inteligente, tratando de afianzar la relación de proximidad con Bolivia, que es el nuevo miembro del Mercosur y que está en dificultades, aunque el gobierno no lo reconozca. La situación del país es bastante complicada y crítica”.

“Entonces, Lula aprovecha para consolidar a Bolivia dentro del Mercosur como un fiel aliado y protegido de Brasil, lo cual es de enorme importancia para Bolivia. Hay que aprovechar muy inteligentemente lo que está proponiendo Lula”, sostiene Grebe.

Comparte y opina:

El caso a favor de los transgénicos en Bolivia

La biotecnología es crucial para enfrentar el cambio climático, con eventos que toleren sequías y nuevas plagas. El transgénico debe ir acompañado de prácticas agrícolas conservacionistas

Por Pablo Deheza

/ 5 de julio de 2024 / 06:52

La biotecnología agrícola se presenta como una solución posible y vital para los desafíos que encara Bolivia en términos de productividad y hacer frente al cambio climático. En un país donde la agricultura es un pilar económico fundamental, el uso de transgénicos podría marcar una diferencia significativa en la capacidad de los agricultores para adaptarse a las condiciones cambiantes del clima y mejorar sus rendimientos. Sin embargo, la adopción de esta tecnología no ha sido oficializada por el gobierno, y una gran parte de los cultivos transgénicos se encuentran en un limbo legal. Esta situación plantea preguntas cruciales sobre el futuro de la biotecnología en Bolivia y la producción agrícola, tanto para el consumo interno como para las exportaciones.

El experto agrícola Marín Condori ofrece una visión detallada de la situación actual, destacando que aproximadamente el 70% al 80% de la superficie cultivada de maíz en Santa Cruz utiliza variedades transgénicas ilegales. Esta tendencia se extiende también a otros cultivos como la soya, aunque en menor medida. A pesar de la ilegalidad, estos cultivos han demostrado su adaptabilidad y rendimiento en las condiciones locales, lo que sugiere un potencial desaprovechado debido a la falta de regulación oficial. El profesional argumenta que la homologación de estos cultivos podría ser un primer paso crucial para formalizar su uso y aprovechar sus beneficios de manera más eficiente y segura.

La biotecnología, según Condori, no solo ofrece una solución técnica para aumentar los rendimientos agrícolas, sino también una estrategia para enfrentar los efectos adversos del cambio climático. Con eventos transgénicos que toleran sequías y nuevas plagas, los agricultores podrían mejorar su resiliencia ante las variaciones climáticas extremas. Sin embargo, el experto enfatiza que el éxito de los transgénicos también depende de la implementación de prácticas agrícolas conservacionistas y de una política pública coherente que fomente la investigación y el desarrollo de estas tecnologías. La colaboración entre el Gobierno, el sector privado y las universidades es esencial para lograr un enfoque integral y sostenible en la investigación y desarrollo en Bolivia.

Lea: COP29, hablemos del financiamiento

Transgénicos

—¿Cuál es, desde su punto de vista, la situación actual de la biotecnología en Bolivia?

—Bueno, depende mucho de los cultivos. En Santa Cruz, cultivamos maíz, sorgo, girasol y soya. En el caso del maíz, alrededor del 70% al 80% de la superficie está sembrada con variedades transgénicas ilegales, ya que el gobierno no las ha autorizado. Estos son principalmente maíces híbridos amarillos.

—En los otros grandes cultivos como la caña, la soya y el sorgo, ¿cómo está la situación?

—En soya, también hay eventos transgénicos no autorizados. Solo uno está aprobado oficialmente, que es resistente al glifosato. Aproximadamente el 40% al 50% de la soya sembrada es transgénica. En cuanto a la caña y el sorgo, aún no hay materiales transgénicos, ni legales ni ilegales.

—¿Qué sería lo ideal? ¿Hacia dónde debería avanzar el país en el uso de biotecnología?

—Primero, deberíamos homologar las variedades transgénicas ilegales ya utilizadas, similar a legalizar vehículos no registrados. Estos materiales ya están adaptados y tienen un comportamiento agronómico conocido en nuestra región, por lo que legalizarlos sería un proceso más rápido y con menos riesgo. A mediano plazo, podríamos investigar y desarrollar nuevas variedades con estos eventos ya legalizados. A largo plazo, Bolivia debería crear sus propios eventos transgénicos, pero eso tomaría entre 15 y 20 años. Es crucial que en algún momento el país desarrolle su propia investigación para no depender siempre de tecnologías externas, ya que esto podría tener implicaciones significativas en el futuro.

—¿Cómo se puede justificar el uso de biotecnología en un país como Bolivia, especialmente ante el cambio climático?

—La biotecnología es crucial para enfrentar el cambio climático, con eventos que toleren sequías y nuevas plagas. Sin embargo, el transgénico por sí solo no es suficiente; debe ir acompañado de prácticas agrícolas conservacionistas, como la siembra directa y la rotación de cultivos, para mejorar los rendimientos. El cambio climático es una realidad que afecta la disponibilidad de agua y la aparición de nuevas enfermedades y plagas. Con la biotecnología podemos desarrollar cultivos más resistentes y adaptados a estas nuevas condiciones. Además, una agricultura bien manejada, que incluya la conservación del suelo y el uso de cultivos de cobertura, puede maximizar los beneficios de los transgénicos.

—Mucho se ha especulado sobre la resistencia del Gobierno a los transgénicos, argumentando que perjudicaría a los pequeños productores. ¿Qué opina al respecto?

—Es un argumento erróneo. Los pequeños y medianos agricultores se benefician más de los transgénicos porque no tienen los recursos que los grandes productores sí poseen. La semilla certificada y de calidad mejora los rendimientos y es crucial para estos agricultores. El agricultor grande tiene acceso a tecnología avanzada y recursos, pero el pequeño no. Los transgénicos pueden proporcionarles una ventaja competitiva, ayudándoles a aumentar su producción y enfrentar mejor las adversidades climáticas. Aunque la semilla transgénica puede ser más cara, su rendimiento superior y resistencia a enfermedades y plagas compensan la inversión inicial.

—¿Cómo está el país en términos de productividad agrícola y cómo podemos mejorar esta situación?

—La productividad puede mejorar con una gestión integral que incluya buenas prácticas de manejo del suelo y el uso de semillas transgénicas adaptadas. Otros países como Paraguay, Uruguay, Brasil y Argentina tienen rendimientos mayores porque integran la tecnología de manera efectiva. No se trata solo de tener mejores semillas, sino también de implementar prácticas agrícolas modernas, como la rotación de cultivos y el uso de rastrojos para conservar la humedad del suelo. La educación y la transferencia de tecnología son fundamentales para que los agricultores adopten estas prácticas. Además, es necesario un enfoque político y estratégico para fomentar la investigación y el desarrollo de nuevas tecnologías agrícolas en Bolivia.

—¿Quiénes están trabajando en desarrollo genético y biotecnología en Bolivia?

—El Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal (INIAF), brazo operativo del Estado, trabaja muy poco con transgénicos. La investigación está mayormente en manos del sector privado, como la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo) y empresas internacionales. Es crucial que se oriente la investigación como una política pública. Actualmente, las universidades también están comenzando a involucrarse, pero desarrollar una variedad toma tiempo. Aunque se están realizando investigaciones aisladas, no es aún una política transversal. Sin embargo, es esencial que las universidades públicas lideren la investigación en biotecnología. Las universidades deben jugar un rol más activo en la investigación y desarrollo de transgénicos, colaborando con el sector privado y el Gobierno para crear una estrategia de biotecnología nacional.

—¿Qué rol juegan universidades en esto?

—Las universidades están comenzando, pero desarrollar una variedad toma unos ocho años. Aunque se están realizando investigaciones aisladas, no es aún una política transversal. Sin embargo, es esencial que las universidades públicas lideren la investigación en biotecnología. Las universidades deben jugar un rol más activo en la investigación y desarrollo de transgénicos, colaborando con el sector privado y el gobierno para crear una estrategia de biotecnología nacional.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

COP29: hablemos del financiamiento

Se espera que los países hagan compromisos para el flujo de capitales

Por Pablo Deheza

/ 28 de junio de 2024 / 07:08

La transición energética global, un desafío monumental para el siglo XXI, ha encontrado un nuevo impulso en el segundo Diálogo de Alto Nivel sobre la Transición Energética organizado en Londres. Este evento, parte de la serie de discusiones previas a la conferencia COP29 en Bakú, Azerbaiyán, reunió a líderes de todo el mundo con un objetivo claro: movilizar capital hacia proyectos de energía limpia, especialmente en economías emergentes y en desarrollo.

Organizado por la Presidencia de la COP29 y la Agencia Internacional de Energía (AIE), en colaboración con la Secretaría de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), el diálogo se llevó a cabo en Mansion House durante la Semana de Acción Climática de Londres, que se desarrolla del 22 al 30 del mes en curso. La cita fue copresidida por Mukhtar Babayev, presidente designado de la COP29, y Fatih Birol, director ejecutivo de la AIE, quienes destacaron la necesidad urgente de duplicar la inversión anual en energía limpia a más de $us 4 billones para 2030, si se pretende alcanzar las emisiones netas cero para 2050.

Lea: Más de 50 empresas van tras el litio chileno

COP29

Uno de los principales puntos discutidos fue cómo desbloquear el financiamiento necesario para proyectos de energía limpia en regiones donde los altos costos de endeudamiento y los riesgos percibidos impiden que el capital fluya. Los más de 50 líderes de energía, clima y finanzas presentes subrayaron la importancia de una colaboración más estrecha entre el Gobierno, el sector financiero y la industria.

Birol resumió la esencia del encuentro indicando que “lograr transiciones energéticas rápidas y justas depende de una mayor inversión en energía limpia, especialmente en las economías emergentes y en desarrollo, donde el financiamiento no llega a los proyectos que lo necesitan”.

Entre los participantes se encontraban figuras clave como Amani Abou-Zeid, comisionado de Infraestructura y Energía de la Unión Africana; Jennifer Morgan, secretaria de Estado y Enviada Especial de Alemania para la Acción Climática Internacional; y Eamon Ryan, ministro de Transporte, Clima, Medio Ambiente y Comunicaciones de Irlanda. Representantes del sector financiero y la industria, como Daniel Hanna de Barclays y Stephanie Pfeifer del Grupo de Inversores Institucionales sobre Cambio Climático, también aportaron sus perspectivas.

Uno de los consensos emergentes fue la necesidad de que las instituciones financieras de desarrollo desempeñen un papel más activo en la movilización de capital privado al mitigar riesgos. La creación de una sólida cartera de proyectos financiables de energía limpia es esencial para atraer a los inversores, especialmente en mercados emergentes. “Necesitamos intensificar los esfuerzos para conectar a los inversores que buscan oportunidades de energía limpia con los mercados donde esta inversión puede marcar una gran diferencia”, señaló Birol.

Dato

El presidente designado de la COP29, Mukhtar Babayev, afirmó: “Este segundo Diálogo de Alto Nivel sobre Transición Energética de la AIE de la COP29 representa un momento importante para reunir a los líderes energéticos y climáticos para discutir las ambiciones para la COP29 en Azerbaiyán”. Babayev resaltó la urgencia de construir soluciones justas y compartidas frente al desafío climático, integrando las prioridades identificadas en estos diálogos en el plan de acción para la COP29.

A nivel global, el enfoque en la financiación climática ha generado tensiones, especialmente entre las grandes economías. Liu Zhenmin, enviado especial de Beijing para el cambio climático, advirtió sobre los riesgos de las medidas unilaterales que podrían aumentar los costos globales de las tecnologías verdes. En la Reunión Anual de los Nuevos Campeones del Foro Económico Mundial en Dalian, China, Liu destacó la importancia de las innovaciones y la capacidad de fabricación de China en la aceleración de la adopción de la energía verde.

La COP29 en Bakú será una prueba crucial para la cooperación internacional en la lucha contra el cambio climático. Liu enfatizó la necesidad de llegar a un nuevo acuerdo global sobre financiamiento climático, una tarea que se perfila complicada debido a los desacuerdos sobre la magnitud y la distribución de los fondos. Las naciones más pobres, que son las más vulnerables a los impactos climáticos, claman por un apoyo financiero significativo, mientras que las naciones ricas buscan distribuir la carga económica de manera más amplia.

El nuevo objetivo cuantificado colectivo en discusión pretende superar los actuales $us 100.000 millones anuales comprometidos por las naciones más ricas. Los otros países estiman que la cifra debe multiplicarse por 10.

(28/06/2024)

Comparte y opina:

Últimas Noticias