Energías & Negocios

Friday 12 Apr 2024 | Actualizado a 14:45 PM

El mundo desacelera su marcha: las turbulencias económicas impiden un mayor crecimiento

La tensión en la banca disminuyó, pero la disponibilidad de crédito es limitada

Por Pablo Deheza

/ 18 de agosto de 2023 / 09:21

La recuperación de la economía del mundo, tras la pandemia de COVID-19 y la guerra en Ucrania, se está desacelerando en medio de divergencias cada vez mayores entre los sectores económicos y las regiones, que impiden mayor crecimiento.

La demanda retrocede en el orbe, impactada por el endurecimiento de la política monetaria llevada adelante por los principales bancos centrales, enfrascados en su lucha contra las presiones inflacionarias.

Se prevé que el crecimiento mundial caiga del 3,5% en 2022 al 3,0% en 2023 y 2024 en promedio anual, según las cifras más recientes del Fondo Monetario Internacional (FMI). El pronóstico para éste y el próximo año se mantiene muy por debajo del promedio anual histórico, entre 2000 y 2019, de 3,8%. Esto también se refleja en las proyecciones del Producto Interno Bruto (PIB) general como del PIB per cápita.

Las economías avanzadas continúan impulsando la disminución del crecimiento el presente año, con una baja en la producción, que compensan una actividad de servicios más fuerte.

En las economías de mercados emergentes y en desarrollo, la perspectiva de crecimiento es en general estable para 2023 y 2024, aunque con cambios notables entre regiones.

Año tras año, el crecimiento global tocó fondo en el cuarto trimestre de 2022. Sin embargo, en algunas economías importantes, todavía se espera que continúen a la baja hasta la segunda mitad de 2023, señala un reporte de esta semana del FMI.

Lea también: El crudo a la baja, señal de contracción económica

Crecimiento

Se espera que el crecimiento del comercio mundial disminuya del 5,2% en 2022 al 2,0% en 2023, antes de rebotar al 3,7% en 2024, muy por debajo del promedio de 4,9% registrado entre 2000 y 2019.

La caída en 2023 refleja no solo la trayectoria de la demanda mundial, sino también cambios en su composición hacia los servicios domésticos, los efectos rezagados de la apreciación del dólar estadounidense, que frena el comercio debido a la facturación generalizada de productos en esa moneda y el aumento de las barreras comerciales.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció en mayo que ya no considera al COVID-19 como una “emergencia de salud global”.

Las cadenas de suministro se han recuperado en gran medida, y los costos de envío y los tiempos de entrega de los proveedores han vuelto a los niveles previos a la pandemia. Pero las fuerzas que obstaculizaron el crecimiento en 2022 persisten. La inflación sigue siendo alta y continúa erosionando el poder adquisitivo de los hogares.

El endurecimiento de las políticas por parte de los bancos centrales en respuesta a la inflación ha elevado el costo de los préstamos, limitando la actividad económica.

Las preocupaciones inmediatas sobre la salud del sector bancario han disminuido, pero las altas tasas de interés se están filtrando a través del sistema financiero y los bancos en las economías avanzadas han endurecido significativamente los estándares crediticios, restringiendo la oferta de crédito.

El impacto de las tasas de interés más altas se extiende a las finanzas públicas, especialmente en los países más pobres que enfrentan costos de deuda elevados, lo que limita el espacio para inversiones prioritarias.

Como resultado, las pérdidas de producción en comparación con los pronósticos previos a la pandemia siguen siendo grandes, especialmente para las naciones más pobres del mundo.

Dato

La inflación está disminuyendo en la mayoría de los países, pero sigue siendo alta, con divergencias entre las economías y las medidas de inflación. Tras la acumulación de inventarios de gas en Europa y una demanda más débil de lo esperado en China, los precios de la energía y los alimentos han caído sustancialmente desde sus máximos de 2022, aunque los precios de los alimentos siguen siendo elevados.

Junto con la normalización de las cadenas de suministro, estos acontecimientos han contribuido a una rápida disminución de la inflación general en la mayoría de los países. Sin embargo, la inflación subyacente, en promedio, ha disminuido de manera más gradual y se mantiene muy por encima de los objetivos de la mayoría de los bancos centrales.

La tensión aguda en el sector bancario disminuyó, pero la disponibilidad de crédito es limitada.

Gracias a la rápida reacción de las autoridades, el susto bancario de marzo de 2023 permaneció contenido y limitado a los problemáticos bancos regionales en EEUU y Credit Suisse en Suiza.

Aún así, la política monetaria restrictiva sigue ejerciendo presión sobre algunos bancos, tanto directamente (a través de mayores costos de financiamiento) como indirectamente (al aumentar el riesgo crediticio). Los bancos restringieron el acceso al crédito en 2023.

Comparte y opina:

Los vehículos eléctricos necesitan dejar de ser tan aburridos

Una aceleración potente solía ser emocionante por sí misma, pero los vehículos eléctricos han amortiguado ese aspecto

Por Ezra Dyer

/ 12 de abril de 2024 / 07:00

Estamos en un punto de inflexión del optimismo en torno a los autos eléctricos. En los últimos años, debido a que las ventas de vehículos eléctricos aumentaron de manera significativa y las automotrices anunciaron una avalancha de nuevos modelos impulsados por baterías, parecía que los autos eléctricos eran una inevitabilidad a corto plazo. No obstante, a pesar de todas las promesas, parece que el entusiasmo por los vehículos eléctricos se ha enfriado.

Hace poco, Ford anunció que está recortando los objetivos de producción de la Lightning, su camioneta eléctrica. Tesla proyectó que el crecimiento de las ventas en 2024 sería “notablemente inferior” al de años recientes. Hertz está vendiendo alrededor de una tercera parte de sus autos eléctricos y Audi está ralentizando su transición a los vehículos eléctricos. Hay bastantes obstáculos evidentes para los vehículos eléctricos: el costo, la autonomía y la infraestructura de recarga (o la falta de ella). Sin embargo, también hay un problema más sutil que no se resolverá con facilidad: los autos eléctricos son demasiado aburridos.

Consulte: Tesla es menos moderna

Puede parecer una queja absurda y estoy de acuerdo. En la lista de cosas que están mal en el mundo, “los autos eléctricos son aburridos” no es una de las cinco primeras. Me encanta poder cargar con paneles solares mi miniván Pacifica híbrida enchufable de Chrysler y creo que los vehículos eléctricos son la respuesta a las necesidades de transporte a largo plazo de la humanidad. No obstante, también creo que la experiencia anestésica de conducir un auto eléctrico es un obstáculo real para la adopción generalizada de la tecnología, debido a que casi todos los compradores potenciales de vehículos eléctricos crecieron con la rica experiencia sensorial de la combustión interna.

El acto de conducir, tal y como lo conocíamos antes de la llegada de los autos eléctricos de consumo masivo, hace poco más de una década, involucraba rituales familiares que se hicieron un lugar en nuestra psique colectiva. Girábamos una llave o presionábamos un botón, sentíamos un rugido de vibraciones a través del asiento y el volante, poníamos una transmisión en marcha y escuchábamos cómo subían y bajaban las revoluciones al cambiar de velocidad. Muchos aprendieron a conducir con una transmisión manual, con los pies bailando entre el embrague y el acelerador mientras elegían qué velocidades meter, con dificultades al principio, pero, con el tiempo, se labró un surco en la memoria muscular. Tal vez haya olores no tan agradables, a aceite y gasolina o diésel, pero tampoco del todo desagradables.

Para los amantes de los autos e incluso para quienes no lo son esta inundación de retroalimentación sensorial está asociada con la libertad y los viajes por carretera, las primeras citas y las idas apresuradas al supermercado.

Los autos eléctricos implican una ruptura definitiva con todo eso. Si te subes a un auto eléctrico, a menudo no hay una llave que girar ni un botón de arranque que presionar, simplemente está encendido. Hay poco ruido, salvo el tono de aviso para peatones que exige la ley, el cual a menudo suena como si Trent Reznor estuviera componiendo una tonada de Nine Inch Nails con un sintetizador espeluznante en algún lugar detrás del parachoques delantero. Algunos de ellos tienen un modo de “un pedal” que ni siquiera requiere tocar el pedal del freno la mayor parte del tiempo. Es como conducir en una cámara de privación sensorial. Para los pasajeros, es lujoso. Para los conductores, es aburrido.

Claro, algunas versiones del Air de Lucid y del Model S de Tesla pueden alcanzar los 240 kilómetros por hora en menos de 10 segundos, pero eso es tan importante como que los relojes sean sumergibles a una profundidad de 300 metros: un alarde para ricos pesados. La Cybertruck de Tesla, con su forma de meme poligonal y su piel de acero inoxidable, en esencia es la réplica más visible del mundo al problema de los vehículos eléctricos aburridos. Sin embargo, si se presiona el acelerador, se comporta como cualquier otro auto eléctrico, es decir, con rapidez y sin corazón.

Una aceleración potente solía ser emocionante por sí misma, pero los vehículos eléctricos han mercantilizado y amortiguado ese aspecto del rendimiento. Un auto eléctrico rápido es tan común como un día soleado en Los Ángeles, una agradable normalidad de punto de partida que por lo general se da por sentada.

Tal vez sea cierto que muchos autos son aburridos en general, independientemente de qué los impulse, inofensivos a propósito en nombre del atractivo para las masas. Y quejarse del sonido y el carácter puede sonar a queja inútil de un grupo demográfico criado con muscle cars y autos manuales de cuatro velocidades: “Boomers” sobre ruedas. No obstante, tengo malas noticias para las automotrices que esperan que la próxima generación se sume al movimiento de los vehículos eléctricos.

Mis hijos tienen 11 y 13 años y no sienten un entusiasmo manifiesto por los autos eléctricos. Cuando juegan “Forza” en Xbox, oigo los chirridos de los Lamborghinis y el rugido de los Raptor de Ford que emanan de la habitación. Me gano la vida probando autos y el favorito de los niños de los últimos años fue el Challenger Black Ghost de Dodge, una máquina de 807 caballos de fuerza que chupa hidrocarburos y representa el último aliento del trueno V-8 sobrealimentado de Dodge. En realidad, es un auto estúpido, el máximo de los imbéciles, un grito de exceso mezquino. No obstante, su brutalidad mecánica analógica activa un lóbulo primario en lo más profundo de nuestro cerebro, el que cataliza el ruido en adrenalina. El último Challenger V-8 salió de la línea de producción el 22 de diciembre del año pasado, otro dinosaurio que destruyó el asteroide de los vehículos eléctricos.

Las automotrices intentan averiguar cómo recuperar la personalidad distintiva de los autos como el Black Ghost en la era de los vehículos eléctricos. Dodge imagina un sistema de altavoces estruendosos para sus futuros muscle cars eléctricos, que imiten el ruido de los tubos de escape. BMW busca ser futurista con una banda sonora desarrollada por Hans Zimmer: pisas el acelerador y el modelo iX se llena del ruido hecho con sintetizador del torcimiento de una nave espacial. Toyota está desarrollando un emulador de transmisión manual para autos eléctricos, con el fin de devolver parte del involucramiento al volante. O eso esperamos.

(*) Ezra Dyer es columnista de la revista ‘car and driver’

Comparte y opina:

Bolivia invertirá $us 397,67 MM en exploración de hidrocarburos en 2024

Se tiene previsto la exploración de nuevas áreas con potencial hidrocarburífero a través de la perforación de los pozos de investigación Tomachi-X1 IE, Tomachi-X2 IE y Madre Selva-X1 IE

Por Pablo Deheza

/ 12 de abril de 2024 / 06:53

El panorama actual de la exploración de hidrocarburos en Bolivia se encuentra en un momento de transición y expansión. El Plan de Reactivación Upstream (PRU) fue concebido inicialmente para abordar la disminución de reservas y producción de hidrocarburos, sin embargo, YPFB ha ido adaptando y ampliando sus esfuerzos, incorporando nuevas oportunidades exploratorias con el fin de aumentar la probabilidad de éxito en este ámbito. Dentro del marco del PRU 2021-2025, varios proyectos han arrojado resultados positivos, con ocho de ellos ingresando exitosamente a producción.

En este contexto, el año 2024 se presenta como un período relevante en el plan de exploración de hidrocarburos en Bolivia. Se proyecta la exploración de nuevas áreas con potencial hidrocarburífero mediante la perforación de pozos estratigráficos fuera de las zonas tradicionales, como la cuenca Madre de Dios. Conversamos sobre estos temas con el viceministro de Exploración y Explotación de Recursos Energéticos, Raúl Mayta, quien brinda todos los detalles sobre la situación de los trabajos prospectivos en el país.

Lea también: ‘La biotecnología mejorará la productividad en un 30%’

EXPLORACIÓN DE HIDROCARBUROS

—¿Cuál es la situación actual del plan de exploración de hidrocarburos?

—YPFB planteó el Plan de Reactivación Upstream (PRU) para contrarrestar la disminución de reservas y producción de hidrocarburos en Bolivia, el mismo contemplaba inicialmente un portafolio de 30 oportunidades exploratorias. No obstante, durante el periodo de ejecución del PRU, YPFB ha venido incorporando nuevas oportunidades exploratorias con el objetivo de incrementar la probabilidad de éxito exploratorio. De los proyectos planificados en el PRU 2021-2025, se observa que 11 tuvieron resultados positivos, de los cuales ocho ingresaron a producción.

—¿Cuáles son los principales proyectos que se realizarán en 2024 en el marco del plan de exploración de hidrocarburos, tanto en gas como en petróleo?

—Para esta gestión, se tiene previsto la exploración de nuevas áreas con potencial hidrocarburífero a través de la perforación de los pozos de investigación estratigráfica Tomachi-X1 IE, Tomachi-X2 IE y Madre Selva-X1 IE, está expansión permitirá abrir nuevas oportunidades para el desarrollo económico y social de nuestro país. Por otra parte, con el objetivo de incrementar la producción y reponer las reservas de hidrocarburos, este año se tiene prevista la perforación de pozos exploratorios que se encuentran en la ejecución de actividades previas; tales como la licencia ambiental, obras civiles, aprobación del presupuesto y licitación de servicios para la perforación. De igual forma, se dará continuidad a la perforación del Pozo Mayaya Centro-X1 IE, cuyo resultado se espera obtener hasta finales del primer semestre de 2024.

—¿Cuáles son las principales inversiones que se realizarán en 2024 en el marco del plan de exploración de hidrocarburos?

—Para la gestión 2024, las inversiones en actividades de exploración y explotación de hidrocarburos fueron programadas por las empresas petroleras en los Programas de Trabajo y Presupuesto (PTP) aprobados por YPFB en el marco de los Contratos de Servicios Petroleros, así como a la inversión que YPFB Casa Matriz realiza para sus actividades de Exploración y Explotación por cuenta propia. Para esta gestión se tiene proyectado un monto inicial de inversión de $us 397,67 millones para ejecutar proyectos de exploración y explotación hidrocarburífera. Un monto de inversión de $us 276,89 millones está destinado para proyectos en Exploración que representa el 70% del monto total y $us 120,77 millones para proyectos de explotación, asimismo representa el restante 30%. También, cabe resaltar que, el 77% del monto total programado será ejecutado por YPFB Casa Matriz y sus empresas subsidiarias.

—Además de las zonas tradicionales para los hidrocarburos (Santa Cruz, Chuquisaca y Tarija), ¿se están realizando tareas de exploración en otras áreas?

—Una de las visiones del PRU es la ampliación de la frontera exploratoria dentro de la zona no tradicional de hidrocarburos de Bolivia. En ese sentido, YPFB viene trabajando en oportunidades exploratorias en las diferentes cuencas geomorfológicas del país, proyectando la perforación de pozos estratigráficos Tomachi-X1 IE, Tomachi-X2 IE y ejecución de estudios regionales para incrementar la madurez exploratoria, tal es el caso de la evaluación hidrocarburífera regional realizada en la cuenca Madre de Dios, donde se visualiza la posible presencia de hidrocarburos.

—¿Cómo ha evolucionado la inversión en exploración de hidrocarburos en el país en los últimos años?

—Resultado de la política hidrocarburífera implementada, se destaca el incremento de las inversiones en las actividades exploratorias ejecutadas en el marco de los Contratos de Servicios Petroleros, como por parte de YPFB Casa Matriz, desde la gestión 2011 hasta la fecha, en las cuales se han desarrollado proyectos de perforación y adquisición de datos geológicos. Como resultado de las actividades desarrolladas en el marco del PRU, se ha logrado reactivar la exploración alcanzando un monto o de inversiones para el año 2023 de aproximadamente $us 259,44 millones, puntualizando que más del 45% de las inversiones ejecutadas son las de YPFB con su rol de operador.

—¿Qué operadoras privadas están realizando exploración de hidrocarburos en Bolivia actualmente?

—Actualmente, las empresas YPFB Chaco S.A, YPFB Andina S.A., YPF E&P Bolivia, Vintage Petroleum Boliviana y Petrobras Bolivia S.A. se encuentran desarrollando actividades de exploración en el marco de los Contratos de Servicios Petroleros vigentes. Asimismo, se debe mencionar que se está gestionando la aprobación, por parte de la Asamblea Legislativa Plurinacional, para dar inicio a las actividades exploratorias en los Contratos de Servicios Petroleros para las áreas Ovai, Arenales, Florida Este y Tita-Techi, a suscribirse con la empresa Canacol Energy Colombia S.A.S Sucursal Bolivia.

—En el pasado, diversas autoridades nacionales, incluyendo al actual ministro de Hidrocarburos, Franklin Molina, hablaron de la necesidad de actualizar la ley del sector para incentivar la inversión privada. ¿Qué acciones se han tomado en ese sentido?

—El Ministerio de Hidrocarburos y Energías se encuentra elaborando propuestas normativas que permitan promover la ejecución de nuevas inversiones en exploración y la reposición de reservas de gas natural e incorporen producción adicional de líquidos para contrarrestar la subvención de hidrocarburos en el país. Es oportuno hacer notar la necesidad de actualizar las disposiciones de la Ley N° 3058, tomando en cuenta que el modelo contractual definido en la ley no produjo los impactos esperados, en la ejecución de nuevas actividades exploratorias en el marco de nuevos contratos petroleros, lo que hubiera permitido el descubrimiento de nuevas acumulaciones de hidrocarburos y consecuentemente la reposición de reservas. Es claro que la exploración de hidrocarburos ha evolucionado en el sentido que, el descubrimiento de nuevas reservas que permitan la reposición de las ya utilizadas, es cada vez más dificultoso, resultando en fronteras exploratorias que se extienden a la perforación de pozos de mayor profundidad que representa un mayor costo operativo, mayores riesgos exploratorios, que a su vez significan un mayor tiempo de ejecución para lograr alcanzar las profundidades de los objetivos productivos. Esta dificultad técnica, acompañada de otras variables económicas no brindan un escenario que promueva las inversiones de exploración de las empresas participantes de los contratos, bajo el contexto actual del sector hidrocarburífero. Se debe considerar que es necesario adecuar las disposiciones normativas que rigen las actividades de Exploración y Explotación de Hidrocarburos dentro de la Ley de Hidrocarburos, tomando en cuenta el carácter preconstitucional de la misma y las previsiones definidas en la CPE, asimismo, se debe adecuar la Política de Hidrocarburos, considerando la tendencia de descarbonización del sector energético y la necesidad de establecer un régimen de incentivos para las actividades de Exploración y Explotación de Hidrocarburos, considerando exenciones impositivas o tributarias, con el objeto de promover las inversiones de empresas petroleras.

PERFIL

Nombre: Raúl Mayta

Cargo: Viceministro de Exploración y Explotación de Recursos Energéticos

Nació en la ciudad de La Paz en 1987, se graduó en la carrera de Ingeniería Geológica en la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), donde también concluyó el diplomado en Especialidad en geofísica aplicada a la exploración de hidrocarburos, y otro en Alta especialización en geociencias en el Instituto Francés del Petróleo. La autoridad trabajó en YPFB desde 2012, donde desarrolló sus conocimientos en elaboración de proyectos exploratorios, estudios de evaluación hidrocarburífera regionales y locales, análisis de sistemas petroleros, estimaciones de volúmenes, riesgo geológico y planteamiento de propuestas de perforación exploratoria y programas de adquisición de información geológica y geofísica.

Comparte y opina:

Anapo: ‘La biotecnología mejorará la productividad en un 30%’

La producción de biodiésel es una alternativa para disminuir las importaciones de diésel, en la medida de que se avance con el acceso a la biotecnología

Por Pablo Deheza

/ 5 de abril de 2024 / 07:03

Bolivia está en un camino cuyo norte es depender menos de la exportación de recursos naturales y diversificar su economía mediante la política de industrialización con sustitución de importaciones (Biotecnología). Al comenzar a producir biodiésel a partir de fuentes renovables, como los cultivos oleaginosos, el país apuesta por asegurar su soberanía energética y paliar las consecuencias de la volatilidad en los precios del petróleo en el mercado internacional.

El biodiésel es un biocombustible que produce menos emisiones de gases de efecto invernadero en comparación con los combustibles fósiles, lo que contribuye a la mitigación del cambio climático y mejora la calidad del aire. Además, esto contribuye a generar empleos en el sector agrícola, ya que requiere el cultivo y procesamiento de materias primas como la soya, además de demandar profesionales para operar las factorías.

Lea también: ‘La Planta de Biodiésel llegará a su producción plena en 40 días’

Biotecnología

En la base de este esfuerzo del país están los productores de granos oleaginosos. Este importante sector tendrá un rol preponderante en asegurar el suministro de la materia prima necesaria para transitar del diésel fósil al biodiésel.

Conversamos al respecto con Fernando Romero, presidente de la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo). Poseedor de una vasta experiencia en el sector, el ejecutivo brinda los detalles al respecto desde la perspectiva del gremio agrícola. Destaca la necesidad de complementar los esfuerzos con la adopción de semilla mejorada, capaz de enfrentar de mejor manera las situaciones de sequía y aumentar la productividad.

—¿Cuál es la visión desde Anapo respecto a la producción de biodiésel que impulsa el Gobierno nacional?

—Consideramos que la producción de biodiésel constituye una alternativa para gradualmente disminuir las importaciones de diésel, pero en la medida de que se pueda avanzar con el acceso a la biotecnología para aumentar la producción de grano de soya, que significaría tener mayores excedentes de aceite vegetal de soya que pueden destinarse para abastecer las dos plantas de biodiésel. También es importante tener incentivos para promover una producción importante de potenciales cultivos de oleaginosas como la palma aceitera o el cusi, que pueden generar una alternativa más interesante de abastecimiento de materia prima como es el aceite vegetal.

—¿Qué volúmenes de producción agrícola se espera que vaya a demandar la Planta de Biodiésel 1, ubicada en Santa Cruz?

—Por la información proporcionada por el Ministerio de Hidrocarburos, entendemos que va a demandar unas 70.000 toneladas anuales de aceite vegetal para la producción de biodiésel.

—Para poner en perspectiva el requerimiento de la Planta de Biodiésel 1, ¿qué porcentaje del total producido actualmente representa esto sobre el total actual?

—Ese volumen representa el 15% del excedente de aceite vegetal de soya que anualmente es exportado generando divisas para el país.

—Se ha hablado de soya y sorgo como las alternativas para proveer a la producción de biocombustibles. ¿Con qué granos se piensa comenzar el suministro a la Planta y cómo se prevé que esto pueda evolucionar en el futuro?

—Como alternativa para la producción de biodiésel está el aceite vegetal de soya, en el caso del sorgo es para la producción de etanol que pueda mezclarse con la gasolina. En el corto y mediano plazo el único aceite vegetal disponible en cantidades suficientes para abastecer la demanda de las dos plantas de biodiésel es el aceite vegetal de soya, pero lamentablemente va a recurrir a los excedentes que se destinaban a las exportaciones. Como sector productivo le hemos propuesto al gobierno acelerar la aprobación del evento de biotecnología en soya Intacta, porque es la tecnología que cuenta con genética de alto rendimiento disponible que puede aumentar la productividad de un 30% y con ello generar excedentes para abastecer la demanda de aceite vegetal, incluso de las dos plantas de biodiésel.

—¿Qué es lo ideal que se podría implementar en cuanto a semillas mejoradas genéticamente y qué es lo que se está haciendo actualmente?

—Hemos planteado que se vea la aprobación del evento de biotecnología Intacta y HB4 tolerante a sequía para que podamos aumentar la productividad en un 30% ya que eso

significa producir 900.000 toneladas de grano de soya adicionales que a su vez representan 120.000 toneladas de aceite vegetal de excedente. La mesa técnica de biotecnología, que fue establecida con el gobierno en octubre del año pasado para precisamente consensuar una propuesta para avanzar con la biotecnología en Bolivia, ha quedado paralizada sin mayor explicación, a pesar de que como sector productivo habíamos presentado una propuesta técnica y de normativa para agilizar la aprobación de nuevos eventos de biotecnología.

—¿Cómo se espera que incida la demanda de la Planta de Biodiésel 1 en cuanto a la superficie cultivada de granos en Santa Cruz?

—Consideramos que no va a tener mayor incidencia para incentivar una ampliación de la superficie cultivada porque para ello el gobierno debe primero brindar mejores condiciones a los productores, relacionado con el acceso a la biotecnología, la seguridad jurídica para las tierras productivas, mejoramiento de la infraestructura y logística de exportación, entre otros.

—¿Qué incentivos se requiere idealmente para garantizar el abastecimiento para la producción de biodiésel y qué es lo que efectivamente se está implementando?

—Los principales incentivos que requieren los productores es primero tener la garantía del Gobierno nacional de que va a comprar el aceite vegetal a precio de mercado, como mínimo a precio de indiferencia de exportación, porque de afectar el precio de aceite de soya, eso puede repercutir en el pago del precio de grano de los productores que realizan las agroindustrias locales. Y también es importante tener acceso a nuevos eventos de biotecnología como la Intacta y HB4 porque eso nos permitirá incrementar la productividad y aumentar la producción de grano de soya. Solo estamos planteando producir más con biotecnología, en la misma superficie que sembramos actualmente.

—Se conoció de un acuerdo con el empresariado cruceño que habla de promover la inversión del sector privado en plantas para biocombustibles. ¿Qué posibilidades hay de que los productores del departamento puedan realizar este tipo de inversiones?

—Entendemos que entre los acuerdos está precisamente esa posibilidad, sin embargo, hasta la fecha no conocemos la normativa estableciendo claramente los incentivos, las modalidades de compra de biodiésel, estándar de calidad, entre otros, o sea es importante brindar un marco jurídico adecuado para dar certidumbre jurídica para las inversiones que los productores puedan realizar en plantas de biodiésel.

—¿Cuáles son las principales actividades que Anapo tiene programadas en lo que resta de 2024?

—Las actividades de la institución son varias y están orientadas principalmente a avanzar en la agenda productiva priorizada para que los productores puedan tener mejores condiciones para producir, para aumentar la producción y de esa manera continuar garantizando la seguridad y soberanía alimentaria del país, y también exportando los excedentes para generar divisas que son importantes para nuestra economía. En ese contexto, los principales temas de nuestra agenda productiva están relacionados con el acceso a la biotecnología, la seguridad jurídica de las tierras productivas, el mejoramiento de la infraestructura y logística de exportación, la lucha contra el contrabando, la liberación irrestricta de las exportaciones, entre los principales.

PERFIL

Nombre: Fernando Romero

Cargo: Presidente de la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo)

Es Licenciado en Ciencias Políticas y Máster en Administración de Empresas. Trabajó como productor agropecuario de soya, maíz, girasol, trigo, sorgo y chía desde 1997. Estuvo también en el rubro de la ganadería de cabaña, cría, recría y engorde. Fue miembro de CREA desde 1996, presidente del Grupo CREA Santa Cruz Este (2011-2012) y presidente de CREA BOLIVIA (ABCREA) (2012- 2014). Ejerció como director de Anapo por varias gestiones y asimismo, ocupó el cargo de director tesorero y director vicepresidente en dos gestiones. Fue miembro del directorio de la Orquesta Sinfónica Juvenil de Santa Cruz (OSJ) y presidente de la Fundación Melchor Pinto Parada.

Comparte y opina:

El oro se dispara hasta nuevo máximo histórico

Los futuros del metal amarillo cotizaron a $us 2.314 la onza fina

Por Pablo Deheza

/ 5 de abril de 2024 / 06:01

El oro marcó esta semana un nuevo máximo de todos los tiempos, después de que el presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), Jerome Powell, señalara que las autoridades esperarán señales más claras de una menor inflación antes de recortar sus tasas de interés referenciales.

Powell dijo que las recientes cifras de inflación, aunque superiores a las esperadas, no “cambiaron materialmente” el panorama general, según el texto de un discurso en la Universidad de Stanford en California. Reiteró su expectativa de que probablemente sea apropiado comenzar a bajar las tasas “en algún momento de este año”.

Lea también: Rio Tinto invertirá $us 350 millones en litio argentino

Máximo histórico

Los rendimientos de los bonos del Tesoro y el dólar cayeron, impulsando al lingote hasta un 0,6% a un nuevo máximo histórico de $us 2.295,25 la onza al contado.

Mientras tanto, los futuros del oro estadounidense cruzaron la marca de los $us 2.300 la onza, con un alza del 1,4%, hasta los $us 2.313,60 la onza en la jornada del miércoles.

Si bien Powell reiteró el enfoque de esperar y ver de la Reserva Federal antes de reducir los costos de endeudamiento, el camino del banco central estadounidense para recortar las tasas no ha cambiado a pesar de las recientes cifras de inflación.

Esto es “muy positivo para el oro, ya que sugiere que la Reserva Federal hará recortes significativos antes de alcanzar el objetivo de inflación”, dijo Bart Melek, jefe global de estrategia de materias primas de TD Securities, en una nota de Bloomberg.

Los inversores todavía esperan un primer recorte de tasas en la reunión de política monetaria de la Reserva Federal del 11 y 12 de junio, aun cuando los recientes datos económicos han sembrado dudas entre los inversionistas sobre ese resultado.

EEUU

El informe de empleo de Estados Unidos correspondiente a marzo se publicará hoy y se espera que sea un importante insumo para que los inversionistas hagan sus apuestas. La próxima semana se publicarán nuevos datos sobre inflación en Estados unidos.

Un par de autoridades de la Reserva Federal dijeron el martes que creen que sería “razonable” que la Fed reduzca las tasas de interés tres veces este año.

“La probabilidad de recortes de tipos sigue ahí, pero los datos siguen siendo realmente sólidos. Este es un año electoral, por lo que no creo que la Reserva Federal quiera ser responsabilizada por ningún tipo de caída del mercado”, dijo Daniel Pavilonis, estratega senior de RJO Futures.

El oro, una cobertura contra la inflación y un refugio seguro en tiempos de incertidumbre política y económica, ha subido más del 11% en lo que va del año, ayudado por las fuertes compras de los bancos centrales y la demanda de protección.

A pesar de la tremenda disparada del metal, los mayores productores de oro se mantuvieron sin grandes cambios las últimas sesiones de negociación de la bolsa en Estados Unidos. Newmont, la corporación aurífera más grande del mundo, por ejemplo, subió solo un 0,6% el miércoles al mediodía.

“Este repunte sostenido del oro está impulsado por las tensiones geopolíticas que sacuden al mundo y los problemas comerciales en curso entre Estados Unidos y China” dijo Jateen Trivedi, vicepresidente de investigación y analista de LKP Securities.

Comparte y opina:

Hacia un nuevo paradigma para el desarrollo de los países en la era posindustrial

Tenemos que dejar atrás la idea de las etapas clásicas del desarrollo; de la granja a la fábrica y luego a las oficinas

/ 5 de abril de 2024 / 06:00

El manual de cómo los países en desarrollo pueden volverse ricos no ha cambiado gran cosa en más de un siglo: llevar a los agricultores de subsistencia a empleos de manufactura y luego vender lo que ellos producen al resto del mundo.

Esta receta, adaptada de diversos modos por Hong Kong, Singapur, Corea del Sur, Taiwán y China, ha originado el motor más poderoso que el mundo haya conocido jamás para generar crecimiento económico. Ha ayudado a sacar de la pobreza a millones de personas, a crear empleos y a elevar los niveles de vida.

Lea también: La caída de las viejas certidumbres económicas

Los tigres asiáticos y China lograron combinar la gran cantidad de mano de obra barata con el acceso al conocimiento y las finanzas internacionales, lo que atrae a consumidores, desde Kalamazoo hasta Kuala Lumpur. Los gobiernos proporcionaron el andamiaje: construyeron escuelas y carreteras, ofrecieron normas e incentivos favorables para las empresas, desarrollaron instituciones administrativas capaces y estimularon las industrias incipientes.

No obstante, la tecnología está avanzando, las cadenas de suministro están cambiando y las tensiones políticas están reconfigurando los patrones comerciales. Con todo eso, crecen las dudas sobre si la industrialización todavía puede producir el crecimiento milagroso que solía producir. Para los países en desarrollo, los cuales albergan el 85% de la población mundial (6.800 millones de personas), existen profundas implicaciones.

En la actualidad, la fabricación representa un porcentaje menor de la producción mundial y China ya es responsable de más de una tercera parte de esta. Al mismo tiempo, más países emergentes están vendiendo mercancías baratas al mundo, lo cual amplía la competencia. Ya no se obtienen tantas ganancias: no todos pueden ser exportadores netos ni tener los salarios ni los costos más bajos del mundo.

“No se pueden generar suficientes empleos para la gran mayoría de los trabajadores que no cuentan con mucha escolarización”, señaló Dani Rodrik, un importante economista del desarrollo que trabaja en la Universidad de Harvard.

Este proceso lo podemos ver en Bangladesh, al que, el año pasado, la directora gerente del Banco Mundial consideró “una de las historias de desarrollo más grandes del mundo”. Este país alcanzó su éxito cuando se convirtió en sus agricultores en trabajadores de la industria textil.

Sin embargo, el año pasado, Rubana Huq, presidenta del Grupo Mohammadi, un consorcio familiar, remplazó a 3.000 empleados por máquinas automatizadas de Jacquard para realizar patrones de tejido complejos.

Las mujeres encontraron empleos parecidos en otra parte de la empresa. “Pero, ¿qué es lo que sigue cuando esto ocurre a gran escala?”, preguntó Huq, quien también es presidenta de la Asociación de

Fabricantes y Exportadores de Prendas de Vestir de Bangladés.

Estos trabajadores no cuentan con capacitación, afirmó. “No se van a convertir en programadores de la noche a la mañana”.

Transición. El derrumbe de las cadenas de suministro vinculadas a la pandemia de COVID-19 y las sanciones originadas por la invasión rusa a Ucrania elevaron el precio de productos esenciales como los alimentos y el petróleo, lo cual afectó los ingresos. Las altas tasas de interés, impuestas por los bancos centrales para atenuar la inflación, desencadenaron otro conjunto de crisis: las deudas de los países en desarrollo se dispararon y el capital de inversión se agotó.

La semana pasada, el Fondo Monetario Internacional advirtió acerca de la nociva combinación de un desarrollo más bajo y una deuda más elevada.

La globalización extrema que había ayudado a las empresas a comprar y vender en cada lugar posible del planeta también ha estado cambiando. Las crecientes tensiones políticas, sobre todo entre China y Estados Unidos, están influyendo en qué lugares invierten y comercian tanto los gobiernos como las empresas.

Las empresas quieren que las cadenas de suministro sean confiables y baratas y están recurriendo a sus vecinos o aliados políticos para que se las proporcionen.

Según Rodrik, en esta nueva era, “el modelo de industrialización —del que han dependido prácticamente todos los países que se han vuelto ricos— ya no puede generar un crecimiento económico rápido y sostenido”.

Servicios. Una alternativa podría encontrarse en Bangalore, un centro de alta tecnología en el estado indio de Karnataka.

Empresas multinacionales como Goldman Sachs, Victoria’s Secret y la revista The Economist se congregaron en la ciudad y abrieron cientos de centros de operación —conocidos como centros de capacidades globales— para manejar la contabilidad, diseñar productos, desarrollar sistemas de seguridad cibernética, inteligencia artificial y otras cosas.

De acuerdo con la empresa de consultoría Deloitte, se espera que esos centros generen 500.000 empleos a nivel nacional en los próximos dos o tres años.

Están juntando cientos de empresas de biotecnología, ingeniería e informática, entre las que se encuentran gigantes locales como Tata Consultancy Services, Wipro e Infosys Limited. Hace cuatro meses, la compañía de chips estadounidense AMD inauguró ahí su mayor centro de diseño global.

“Tenemos que dejar atrás la idea de las etapas clásicas del desarrollo: que pasamos de la granja a la fábrica y luego de la fábrica a las oficinas”, señaló Richard Baldwin, un economista en el International Institute for Management Development en Ginebra. “Todo ese modelo de desarrollo es erróneo”.

Ahora, dos tercios de la producción mundial proceden del sector de servicios, una mezcolanza que incluye a los paseadores de perros, las manicuristas, quienes preparan alimentos, los que hacen la limpieza y los choferes, así como a diseñadores de chips, artistas gráficos, enfermeras, ingenieros y contadores muy calificados.

Es posible saltar al sector de servicios y desarrollarse vendiéndoles a las empresas de todo el mundo, sostuvo Baldwin; eso es lo que ayudó a que la India se convirtiera en la quinta economía más grande del mundo.

Escolarización. La pregunta fundamental es si algo, ya sea en los servicios o la fabricación, puede generar el tipo de crecimiento que tanto se necesita: de base amplia, a gran escala y sostenible.

Los empleos de servicios para las empresas se están multiplicando, pero muchos de los que ofrecen salarios altos y medios se encuentran en áreas como las finanzas y la tecnología, que por lo regular requieren habilidades avanzadas y niveles de escolaridad mucho más altos de los que tiene la mayoría de la gente en los países en vías de desarrollo.

De acuerdo con Wheebox, un servicio de evaluación educativa, en la India, menos de la mitad de los egresados universitarios cuenta con las habilidades necesarias para esos empleos.

La discrepancia está en todas partes. El informe sobre el Futuro del Empleo, publicado por el Foro Económico Mundial, reveló que seis de cada diez trabajadores solicitarán una nueva capacitación en los próximos tres años, pero la abrumadora mayoría no tendrá acceso a ella.

(*) Patricia Cohen es corresponsal de economía mundial del New York Times

Comparte y opina:

Últimas Noticias