Tuesday 16 Aug 2022 | Actualizado a 14:28 PM

La casa del gran Gabo: Aracataca

En 2017 se cumple medio siglo de la publicación de  ‘Cien años de soledad’; el hogar de García Márquez luce sus mejores galas.

/ 27 de agosto de 2017 / 04:00

Alas 17.30 del jueves 22 de junio de 2017, puntual, pasa el tren por Aracataca. Pocas cosas más pasan por el poblado que vio nacer a Gabriel José de la Concordia García Márquez hace 90 años. Él, el popular Gabo o Gabito como le decían durante sus años de infancia, ganó el Premio Nobel de Literatura en 1982 y hace medio siglo publicó Cien años de soledad.

En agosto de 2016, el Gobierno le dedicó un billete de 50.000 pesos colombianos. Éste es tan apetecido que los turistas suelen guardárselo de recuerdo, aunque esto implique un costo aproximado de 17 dólares. En la imagen está el Nobel con su guayabera, un traje inmaculado muy popular en Cartagena de Indias. Vuelan, en el billete, las mariposas amarillas.

Las mariposas amarillas también vuelan en la Casa Museo del Gabo, en Aracataca; están en un castaño gigante. El árbol es igual, igualitico dirían por Bogotá, a aquel en el que fue amarrado José Arcadio Buendía (con ese nombre, Gabo disfrazó a su abuelo Nicolás Márquez), en Macondo (así Gabo bautizó a Aracataca, en su obra). Entonces, citando a García Márquez, “se necesitaron 10 hombres para tumbarlo, 14 para amarrarlo, 20 para arrastrarlo hasta el castaño del patio, donde lo dejaron atado, ladrando en lengua extraña y echando espumarajos verdes por la boca”.

La casa —reconstruida desde 2006 y abierta en 2010— es el lugar donde abrió los ojos el escritor y periodista colombiano; pero también es el espacio donde voló su imaginación… Voló, como Remedios, la bella. La joven en su obra era demasiado hermosa y un día mientras tendía las sábanas a secar, ella empezó a ascender y solo hizo una señal de adiós con la mano.

Fue allí, todo fue allí. El germen del realismo mágico nació en la casa aracataqueña, la comarca donde pocas cosas pasan con la rapidez y la puntualidad del ferrocarril. El resto sigue despacio, con la tranquilidad de los vecinos que se encuentran en el zaguán tomando el fresco de la tarde o el fresco de la mañana. Eso sí, los más ajetreados son los mototaxistas que van desde la ruta que une a Ciénaga con Fundación hasta la casa del Gabo en menos de cinco minutos. Ellos, a su manera, también vuelan.

La casa es una joya con tablones de madera blanca, vigas cafés y techo de zinc. Está edificada sobre una planta y se han recreado 14 ambientes donde es posible vivir y releer la historia real y literaria.

Los ambientes son: el corredor de las begonias, el patio, la sala de recibo, la sala de visitas, el comedor, la cocina, el cuarto de hospital, el cuarto de los guajiros, el cuarto de los trastos, el cuarto de Gabito, el cuarto de los abuelos, el cuarto de Sara Emilia (una familiar lejana), la oficina del abuelo y el taller de orfebrería.

Los muebles y accesorios fueron comprados a anticuarios en las ciudades de Bogotá y Santa Marta, con la idea de revivir la casona donde nació el escritor.
Existe una cuna idéntica en la cual pasó sus primeros años el Gabo. Entre las fotos está una imagen en la que el hijo del telegrafista de Aracataca tiene la mirada vivaz puesta fija en la cámara fotográfica.

Existe la impresión de que el tiempo se ha estancado y esto es parte del encantamiento del lugar. El comedor, por ejemplo, tiene listos seis puestos donde solo falta servir la comida, pero casi es posible olfatear el sancocho de gallina criolla que va hirviendo. En un rincón está un racimo de bananos (bananos, ese es el nombre más común para nombrar a los plátanos, allí en Colombia).

Los plátanos han jugado un papel central en la narrativa y en la vida del Gabo. En Aracataca, como en Macondo, hubo una compañía bananera que hizo historia.

La historia cuenta que la United Fruit Company se instaló en la región y tuvo el apoyo del Gobierno colombiano durante una huelga de trabajadores, a inicios de los años 20. La empresa a fuego y sangre destrozó la protesta. En Cien años de soledad hubo otra matanza protagonizada por la firma bananera. Tras la aniquilación, José Arcadio Buendía despertó entre los muertos apilados de un vagón. Calculó que eran 3.000 los cadáveres que lo acompañaban.
Luego del enfrentamiento, la empresa bananera se fue de la región y el tren del progreso (o lo que haya representado la compañía) pasó por Aracataca sin retorno.

Muertos y vivos deambulan por allí. Se siente la presencia de Úrsula Iguarán (la mujer inspirada en la abuela Tranquilina), que recién ha pasado a regar los geranios y mantiene limpia la casona. La activa, menuda y severa mujer de nervios inquebrantables es el pilar del hogar macondiano.

En los libros (más de uno de García Márquez habla de Macondo) el pueblo inventado no envejece con el tiempo, Aracataca ya tiene algunas canas en sus calles.

Como la literatura se alimenta de palabras, el pequeño Gabo tuvo un festín con las historias que su abuelo Nicolás le contaba. Él fue un veterano de la Guerra de los Mil Días, aquel conflicto que se hizo eterno entre liberales y conservadores.

El coronel, como su reflejo en la novela, tenía un taller de platería donde hizo trabajos de orfebrería y, en la casa de Aracataca, hay un espacio que recrea aquello con precisión cirujana. Los peces de metal están como recién salidos del horno.

En la habitación de los trastos yace un acordeón aparentemente olvidado; la música es parte de la literatura del Gabo. No por nada Cien años de soledad ha sido comparada con un gran vallenato.

El vallenato es justamente el ritmo que manda en esta región del país. Aracataca está en el extremo noreste de Colombia y es parte del departamento de Magdalena, en pleno caribe colombiano.

Más arriba en el mapa, aproximadamente a una hora de distancia, está la ciudad de Santa Marta, allí murió Simón Bolívar, nació Carlos Vives y las playas son la explicación de la palabra idílico.

En Aracataca lo idílico no guarda relación con las condiciones necesarias para recibir a los turistas; el recorrido por la Casa Museo y la Casa del Telegrafista (el papá del Nobel) son los dos principales atractivos. En Macondo, los telegramas aún traen y llevan las noticias; en Aracataca ya no.

Ahora que lo antiguo se desempolva, en el poblado se vive nuevamente un boom debido a los 50 años de Cien años de soledad. Por ejemplo, un bus va desde Santa Marta hasta Aracataca y revive a los personajes novelados de García Márquez.

Casi nada más. El transporte desde las 18.00 en adelante es una ilusión. Dan ganas de quedarse solo por las ganas de oír caminar a los muertos o escuchar un ajuste de cuentas a lo lejos. Es tentadora la idea de afinar el oído para satisfacerse con las melodías de Pietro Crespi, el músico galante que no tuvo problemas en coquetear a dos hermanas en los años 20. Dan ganas de abandonarse en el abandonado pueblo, pero la hotelería es tan escasa que las ganas son una exclusividad de los espíritus aventureros.

Allí tiene su atractivo la escultura de un libro abierto justo en la escena donde Remedios la bella está a punto de subir al cielo. Allí mismo, en medio de las páginas una mujer rodeada de sábanas y las infaltables mariposas amarillas se deja llevar a las alturas. Debajo, el Gabo sonríe.

Cerca, a un par de cuadras está la estación de trenes, uno de los pocos lugares que conservan el letrero con el nombre de la comarca. Detrás queda el pueblo…  Como el amor es tan corto y el olvido resulta tan largo, Macondo permanece eternamente enamorado; pero Aracataca lucha por que se la recuerde como lo que es… el inicio del mundo literario.

Comparte y opina:

Los aplausos que el tiempo se llevó

La pandemia se hizo presente para desgracia del mundo pero también hizo olvidar la gestión de esta cartera estatal.

/ 14 de junio de 2020 / 05:59

La noche del jueves 14 de noviembre de 2019, Martha Yujra Apaza fue ovacionada ocho veces cuando dio un discurso de casi siete minutos al ser nombrada Ministra de Culturas. Esa velada que “Bolivia recuperaba la democracia” (dijo), la chola de atuendo café y andar seguro ofreció una alocución histórica. Regaló frases memorables: “Es tiempo de las mujeres, somos las mujeres quienes tomamos las riendas de nuestro país” y “ha sido la hora de que entre la palabra de Dios al Palacio de Gobierno”. Se bajó el sombrero y besó la wiphala. Ah, también habló en aymara. Siete meses después, aquel ministerio desapareció. ¿Qué ha pasado, doña Martha?

Dicen que un requisito necesario para que exista la sombra son las luces. En el caso de doña Martha no, su gestión fue oscura. Al inicio sacó a quienes estaban en la entidad estatal, para Navidad el nuevo personal recibió frazadas con su rostro sonriente (el ministerio se apresuró en decir que los responsables eran personeros del anterior gobierno).

Una de sus primeras apariciones públicas fue la entrega de los premios de literatura. Sus oídos fueron mimados con más aplausos.

El año nuevo apareció en el calendario, pero no asomaron las buenas nuevas. El Gran Poder fue reconocido como patrimonio por la Unesco, resultó el cherry sobre una torta que durante años amasaron gestores culturales y autoridades del pasado… pero doña Martha se puso la guirnalda de un éxito que no fue suyo.

Luego hubo una colección de errores, a cual peor. Adecine, que tenía ya un financiamiento aprobado, nunca recibió el dinero acordado y la entidad está por desaparecer. El PIU, que fomentaba actividades culturales, tarda meses en pagar sus deudas. Los premios de Literatura no los canceló el Ministerio. Los premios Abaroa, que se daban en marzo, jamás fueron evaluados. ¿Dónde está ese dinero?, casi 10 millones de bolivianos.

Y, la pandemia se hizo presente para desgracia del mundo pero también hizo olvidar la gestión de esta cartera estatal, por un tiempo. Ya con el virus haciendo estragos, en diferentes confines del mundo hubo propuestas para los artistas; Yujra tuvo una participación inolvidable en la cita de la Unesco: no propuso nada.

Se convocó a algunos artistas a que presenten proyectos para ayudarlos en la pandemia… ninguna iniciativa se hizo.

Y, llegaron los víveres. Una carga con productos caducos y casi de picnic se repartió en Potosí. Yujra culpó al anterior gobierno de sabotear la entrega; la Policía y un municipio tenían otra versión.

El Gobierno acorralado, como un mal perdedor, pateó el tablero y eliminó el ministerio.

¿Es necesario un Ministerio de Culturas? Es el debate falso que nació entonces y este periodista solo quiere preguntarle a doña Martha: ¿Por qué se vistió de la Némesis del Rey Midas y todo lo que tocó acabó destrozándolo?

Erick Ortega, es periodista

Comparte y opina:

Ciclista fue impactado en ciclovía de Cochabamba, el conductor se dio a la fuga

Un video del accidente muestra cómo los coches ocupan el espacio destinado a las bicicleta

/ 11 de junio de 2020 / 20:32

El ciclista Julio Mancilla Claros fue atropellado por un coche que no respetó la ciclovía en la ciudad de Cochabamba.

El hecho sucedió a las 14.30 del miércoles 10, en la calle Ecuador, casi esquina Lanza. En la red social Facebook, Mancilla informó de lo sucedido: “Un conductor de muy mala actitud y con toda su ignorancia me arrolló con su vehículo dejándome con daños en pierna izquierda gracias a Dios no me fracturó la pierna, busco palabras para describir ese mal momento que toco vivir hoy y no encuentro las palabras adecuadas”.

Un vehículo atraviesa la zona destinada a las bicicletas en Cochabamba. Video: Radio Altura

El ciclista pidió respeto por la ciclovía y lamentó que el conductor se haya dado a la fuga. “Yo no busco ningún beneficio económico, ni nada, solo quiero que las autoridades tomen cartas en el asunto”. Denunció que el conductor obró de mala fe porque se reía impactaba a Mancilla. Eso sí, el ciclista alcanzó a anotar la placa del motorizado.

El ciclista sufrió heridas y lesiones en la pierna izquierda

En las imágenes se puede ver cómo el espacio destinado a las bicicletas está ocupado por un coche blanco y un ciclista debe bajar de su medio de transporte y esquivar a pie al vehículo. Detrás, de rojo, está Mancilla y no se baja de la bici, obligando a que el carro blanco vaya por su ruta sobre la calle. Frente a Mancilla aparece un vehículo rojo y sin respetar la ciclovía va de frente al ciclista y lo impacta con una de las llantas traseras.

Mancilla persiguió al vehículo de su agresor y tomó imágenes de la placa del coche; el dueño del coche está identificado en redes sociales. La víctima contó a La Razón que hasta ahora el conductor no se contactó con él.

Una cámara de seguridad muestra como un vehículo ocupa el espacio destinado a la ciclovía, en Cochabamba.

El ciclista cochabambino de 29 años es parte del proyecto Masa Crítica Kanata, que promueve el empleo de la bicicleta.

Comparte y opina:

Municipios levantan medidas de presión tras firmar un acuerdo con el Gobierno

Tras la reunión con el Ministro de Economía, el Sistema Asociativo Municipal acuerda la formación de mesas de trabajo desde la siguiente semana

, / 10 de junio de 2020 / 18:34

La tarde de este miércoles, en la sede de la Federación de  Asociaciones Municipales Bolivia (FAM-Bolivia), se reunió el Sistema Asociativo Municipal con el ministro de Economía y Finanzas Públicas, José Luis Parada. Se llegó a dos acuerdos: se suspenderán las medidas de presión y se crearán mesas de trabajo para tratar la demanda de las alcaldías del país.

Al finalizar la reunión, se firmó un acta en el cual se establecen los acuerdos entre el Estado y los representantes ediles.

El pliego municipal tenía cuatro puntos, todos estos aspectos fueron tratados en la reunión realizada en sede de la FAM, ubicada en la zona Sur de la ciudad de La Paz.

En principio, se aceptó la creación del Fondo Solidario COVID-19. “Para los detalles de funcionamiento se establecerá una mesa técnica para analizar las solicitudes de los municipios, estableciendo una asignación equitativa para la prevención y priorizando la atención a los que tienen (…). También analizará los gastos a devolverse a los municipios”, refiere el acta.

Esta mesa empezará a funcionar el martes 16, a las 09.00. Uno de los propósitos será establecer el monto que dispondrá el Fondo y cómo será asignado. La negociación está prevista entre el Sistema Asociativo Municipal y los ministerios de Economía, Salud y Planificación.

En segundo lugar, la cartera estatal aceptó la creación de un Fondo Especial que coadyuve a la gestión municipal. “Se establece un monto de Bs 400 millones. Para establecer los detalles relacionados al monto y asignaciones específicas se convocará a una mesa económica”, estipula el convenio. Esta mesa se instalará el miércoles 17, a las 09.00. Intervendrán diferentes actores estatales y ediles.

Los munícipes solicitaron la aprobación del Proyecto de Ley de recuperación del 12% del Impuesto Directo a los Hidrocarburos. Este punto será tratado por la Asamblea Legislativa Plurinacional.

En cuarto lugar, los ediles solicitaban el desembolso de los recursos económicos de los programas de Viviendas Sociales, Unidad de Proyectos Especiales (UPRE), Fondo de Desarrollo Indígena, Mi Agua, Mi Riego, Mi Pozo y Mi Luz. Esta solicitud será tratada en la mesa económica que se conformará el miércoles.

El acta también indica la declaración de un cuarto intermedio en las medidas asumidas por el Sistema Asociativo Municipal, “en caso de incumplimiento se reactivarán las mismas”.

Durante la última semana, aproximadamente un centenar de munícipes ingresaron en huelga de hambre (la mayoría en Cochabamba), demandando mayor atención estatal para enfrentar a la pandemia del COIV-19.

Tras la reunión, el presidente de la FAM-Bolivia, Álvaro Ruíz, confirmó el acuerdo, el levantamiento de las medidas de presión y dijo: “Esperemos que (las mesas de trabajo) lleguen a un camino bueno para la salud y la vida de nuestra gente”.

Mientras que el ministro Parada mencionó: “Lastimosamente hemos estado en los últimos cuatro o cinco meses con una pandemia que ha puesto de rodillas a toda la economía mundial y los mejores servicios de salud, y lógicamente también con la caída del precio de hidrocarburos los que más afectados han sido los municipios”.

Acotó que “todos los municipios juegan un papel fundamental en lo que es el funcionamiento del Estado boliviano, los municipios son los que están más cerca de la población, por eso es que hemos llegado a un acuerdo tanto gobierno central como los municipios harán un esfuerzo para luchar en lo que es el único enemigo que es el coronavirus”.

Espere…

Temas Relacionados

Comparte y opina:

La FAM y la AMB convocan a una reunión al ministro de Economía, José Luis Parada

El objetivo del encuentro es resolver los "urgentes problemas" que tienen los municipios en el país

/ 9 de junio de 2020 / 22:33

La Federación de Asociaciones Municipales de Bolivia (FAM-Bolivia) y la Asociación de Municipalidades de Bolivia (AMB) enviaron una carta al ministro de Economía y Finanzas Públicas, José Luis Parada, para reunirse con él, el miércoles a las 10.00 en la sede de la FAM.

En la misiva, los munícipes reiteran su “voluntad de diálogo para resolver los urgentes problemas que tienen los municipios en todo el país”. En el último tiempo, las alcaldías del país se encuentran en una pulseta con el Gobierno central debido a que éstos solicitan recursos económicos para combatir el COVID-19.

Este martes, 12 alcaldes de Potosí se declararon en huelga de hambre; mientras que el lunes en Cochabamba al menos 70 personas asumieron esta medida, con la misma petición. En tanto que la semana pasada, en Santa Cruz hubo bloqueos carreteros. Se anunció que los huelguistas se irán sumando en distintas partes del país.

Parte de la misiva indica: “Los Gobiernos Autónomos Municipales necesitamos certezas referidas a monto para los fondos, mecanismos de acceso, plazos de los fondos e instrumentos legales que viabilizarán su contenido”.

La cita está prevista para el miércoles 10 a las 10.00, en la sede de la FAM, en la zona Sur de la ciudad de La Paz.

Comparte y opina:

La ciudad de Potosí está sin alcalde

Luis Alberto López pierde el respaldo del Concejo Municipal, este miércoles a las 10.00 se elige a quien ocupará este cargo

/ 9 de junio de 2020 / 20:14

La tarde del martes, el Concejo Municipal decidió apartar del cargo de alcalde a Luis Alberto López, quien había asumido el cargo el 19 de noviembre de 2019, tras la renuncia de Willams Cervantes Beltrán.

La sesión se llevó adelante en medio de control policial y con la presencia de representaciones departamentales, como el Comité Cívico Potosinista. Tras un debate prolongado se decidió votar para decidir si se ratificaba o alejaba a López del cargo.

De los ocho concejales, seis votaron en contra de la permanencia de López y solo dos dieron su respaldo al munícipe, según información de El Potosí. Se decidió ingresar a un cuarto intermedio antes de elegir a una nueva autoridad; y, posteriormente, se convocó a un nuevo receso.

La sesión fue postergada para el miércoles a las 10.00 y, como único punto, se definirá quién ocupará el sitial más importante de la alcaldía de la Villa Imperial.

El tablero político del Concejo Municipal está en manos de cuatro partidos políticos: Movimiento Al Socialismo (MAS), Movimiento Originario Popular (MOP), Unidad Nacional (UN) y Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR).

Temas Relacionados

Comparte y opina: