lunes 17 may 2021 | Actualizado a 08:31

Encuentros cercanos con el tigre

Jaguar

/ 2 de diciembre de 2020 / 15:21

El jaguar celebra su día hoy. Es un llamamiento mundial para asegurar su protección y detener el tráfico ilegal. El jaguar, hasta los años 80, fue cazado por su piel para mercados de Europa y Estados Unidos. Ahora, sus colmillos tienen como nuevo destino China

Panthera onca, nombre científico; jaguar en castellano; inchiquíen tsimané; yagua en guaraní; caatai en ayoreo; imichursh o nuityimish en chiquitano; y tigre en el habla popular. El jaguar es el felino más grande de América, es emblema cultural y orgullo boliviano. Es símbolo de la Amazonía y se adapta a cualquier terreno. Incluso hay registros de tigres a 2.400 metros sobre el nivel del mar en el Parque Nacional Amboró.

Inconfundible por su robusto armazón, sus patas cortas y su cabeza grande, su cuerpo amarillo cubierto por rosetas y ocelos negros lo diferencian de su pariente cercano, el leopardo. El tigre es un animal solitario, ágil, fuerte y muy hábil para trepar y nadar. Para alimentarse, reproducirse y desplazarse, necesita grandes espacios geográficos, 200 kilómetros cuadrados. En la Amazonía, comen chanchos de tropa, taitetús, venados, tejones y especies medianas como armadillos, jochis, caimanes y otros. En el Chaco se alimentan también del chancho solitario que es el endémico de ese hábitat.

Los jaguares han perdido casi la mitad de su distribución geográfica original, aunque en los últimos 20 años están en proceso de recuperación. La fragmentación del territorio ha hecho que estos felinos sean cada vez más vulnerables, ya que no pueden cazar y aparearse en zonas más pequeñas. El hogar del jaguar en Bolivia abarca varios tipos de bosque en las tierras bajas, desde el bosque chaqueño al sur, hasta el bosque amazónico en el norte del país. En Bolivia, se estima la presencia de 12.845 jaguares.

La conservación de los jaguares ayuda a salvaguardar el equilibro de los ecosistemas de los bosques y sabanas tropicales de los que dependen otras innumerables especies. Como depredadores ágiles, ayudan a mantener saludables las poblaciones de las especies de las que se alimentan. También previenen de enfermedades al eliminar individuos enfermos.

El jaguar ha sido considerado una deidad principal en las culturas amazónicas. Hoy en día, es una especie símbolo de los esfuerzos de conservación y en el desarrollo del turismo en áreas protegidas.

Los jaguares se juntan solo para aparearse. Las hembras tienen usualmente menos de tres crías, totalmente dependientes de sus madres para su alimento y protección, hasta que se convierten en adultos. Cuando tienen entre dos y cuatro años son maduros reproductivamente y se dispersan para encontrar nuevos territorios. Su mayor amenaza son los traficantes de fauna silvestre que buscan especialmente sus colmillos, como hasta los años 80 eran sus cueros. Las personas más afortunadas del mundo han podido tener encuentros cercanos con el tigre. El resto nos tenemos que conformar con los gatos domésticos que es “casi” como observar a un jaguar. Estos son seis testimonios de estas mujeres y hombres privilegiados.

Jaguar: Tras los pasos del gran felino

Dos funcionarios del Parque Nacional Madidi.

Mariana Da Silva junto a huellas de jaguar

Foto: JUDITH LARSEN, GUIDO AYALA, MARIA VISCARRA/ WCS

Foto: JUDITH LARSEN, GUIDO AYALA, MARIA VISCARRA/ WCS

Uno

Margoth es de las pocas mujeres guardaparques de Bolivia. Trabaja en la Reserva de la Biosfera y Tierra Comunitaria de Origen Pilón Lajas. Cuando estaba en la “prepromo”, alguien vino a su colegio a dar una charla sobre el área protegida. Margoth Pilco Siviora vio en las fotos que había mujeres y se juró entonces a sí misma que sería una de ellas. “Ese trabajo es para los varones, ustedes no sirven, hay que esperarlas siempre, hay que cargar sus mochilas, nos decían siempre los hombres. A las mujeres nos exigen más: a los hombres con libreta militar es suficiente, a nosotras nos preguntan si seremos capaces”, cuenta Margoth. Ninguna palabra de desaliento, ningún obstáculo pudo con ella. Cuando en 2007 casi 20 personas, la gran mayoría hombres, se postularon para ser guardaparque del Pilón Lajas, ella ganó la única plaza del concurso público.

Margoth siente que las mujeres cuidan mejor y tienen un contacto más auténtico con la naturaleza. Solo ellas pueden hablar con la madre tierra, de tú a tú. “A veces me pongo a conversar con los árboles y siento como si me escucharan, tengo un sentimiento grande de respeto por toda la selva”. Dos veces ha estado delante del tigre: “la primera vez fue a 70 metros, logré sacar dos fotos de un jaguar que estaba muy concentrado tratando de pescar. Cuando nos vio, pegó un salto y desapareció. La segunda vez fue en medio de un patrullaje por el río Quiquibey. Logramos ver los amarillitos del tigre en medio de los arbustos. Muchas veces he visto sus huellas, sus camadas, sus restos de comida”.

Margoth pasa 24 días en la floresta y seis días en casa junto a su pareja y sus dos hijos. Lo mejor de su vida es dormir en un lugar diferente cada noche, respirar aire puro, cuidar a los animales. Lo peor es tratar con los cazadores, con los pescadores, con los taladores. “Recibimos agresiones verbales y hasta físicas. Tratamos de concientizar a los comunarios que no maten al tigre para vender sus colmillos a los chinos. El jaguar es algo nuestro, es sagaz, ágil, fuerte y hermoso. Es el papá de todos los animales. Los comunarios han cazado ancestralmente al jaguar pues mata sus gallinas y hasta a sus perros. Ellos colgaban su piel en sus casas y colocaban los colmillos en el cuello de los niños y los ancianos pues protege del mal viento, de las enfermedades. Pero hace cuatro años que ingresaron ciudadanos chinos y ha crecido la presión para comprar y vender esos colmillos”, cuenta Margoth, una mujer fuerte y sabia que hace patrullajes diarios, especiales y exploratorios que pueden durar hasta dos semanas. Todo para cuidar al tigre.

Dos

La primera vez que Marcos estuvo delante de un jaguar fue inolvidable y marcó su vida para siempre. “Tenía 12 años y estaba pescando con mi hermano a orillas del río Beni, cerca a Riberalta, selva muy adentro junto a la barraca San Luis. De repente apareció un tigre y pudimos apreciar su fuerza y su majestuosidad. Fue algo fascinante pues nos dio miedo, temor y respeto”. El jefe de Protección del Parque Madidi zona B, Marcos Enrique Uzquiano, creció escuchando las historias que contaba el “taita” Roberto de San Buenaventura, un curandero que hacía las veces de médico de cabecera y hablaba en las noches del “tigre gente”, la leyenda de un hombre que se convierte en un jaguar para poder cazar y llevar comida a su familia.

Marcos soñaba de joven con conocer el secreto para convertirse en un “tigre gente”. Siguió las huellas de las hojas señaladas en la selva que el “taita” le había enseñado. Se convirtió en guardaparque del Madidi y ya lleva 15 años llevando el sustento a la casa y chocando con los traficantes de fauna silvestre, incluso a tiros, arriba de un motor fuera de borda. Las veces que ha tenido encuentros cercanos con el jaguar son ya innumerables. Las más recordadas son tras caminar un mes por la selva y acampar en medio del todo. Ha perdido el miedo y han nacido lindos recuerdos, espectaculares fotos, bromas con sus compañeros y una admiración extraña hacia este animal totémico pues Marcos se identifica con el jaguar, especie paraguas, clave para mantener el equilibrio en la selva. Marcos, sin saberlo, es ya un “tigre gente”.

Tres

Robert Wallace es el director del Programa del Gran Paisaje Madidi-Tambopata de la Wildlife Conservation Society (WCS), una organización mundial fundada en 1895 para la conservación de la vida silvestre y los paisajes naturales. El programa centra sus esfuerzos en la conservación de especies icónicas y amenazadas (cóndor, oso andino, jaguar, londra, borochi) y busca compatibilizar las necesidades de desarrollo humano con las necesidades de la vida silvestre.

Su primera vez ante un tigre fue memorable: “Encontramos una cría en la senda mientras realizábamos un conteo de fauna nocturno. El cachorro tenía mucha curiosidad hacia nosotros y nada de miedo, lo cual fue increíble. Estuvimos disfrutando todo el tiempo su presencia, pero al mismo tiempo nos preguntábamos: ¿dónde estará su mamá? Cuando el cachorro se fue, detectamos a la madre que había estado mirándonos todo el rato”.

La WCS trabaja en 12 países que tienen el privilegio de contar con jaguares. “La buena noticia es la creación de sistemas de áreas protegidas impresionantes en América Latina, el reconocimiento de territorios indígenas y el monitoreo y documentación de los tigres, por ejemplo en la región del Madidi. La mala noticia es la amenaza relativamente incipiente del tráfico de partes de jaguar, lo cual puede amenazar las poblaciones si no trabajamos juntos —organizaciones indígenas, comunidades, municipios y estancieros— para combatir este problema”, cuenta el jefe “Rob”.

Cuatro

José Luis ha tenido la oportunidad de ver varias veces al tigre. “Fueron momentos muy gratificantes, lo vi caminando a 15 metros, lo vi en la playa, en la senda, lo vi rugiendo, comiendo y cazando. La adrenalina es muy grande por el peligro y la emoción. Para nosotros que vivimos en la selva, el jaguar —que puede llegar a caminar 50 kilómetros diarios— es parte de nuestra cultura, es mito y leyenda y da sentido a nuestras vidas. Es sinónimo de grandeza pero también de templanza y paciencia. El tigre con su mirada fija lo dice todo. Por eso no entendemos a los traficantes que nos enfrentan con armas blancas y hasta de fuego”, cuenta José Luis Howard Ramírez, jefe de protección de la Zona A del Parque Madidi. Lo peor que vio en el monte fue un tigre sin patas ni cabeza, totalmente desollado. “Lastimosamente había sido víctima de un comunario tacana”.

Cinco

Guido ha tenido muchos encuentros con jaguares, pero el más increíble fue cuando, en una oportunidad se encontraba fotografiando aves en un salitral en el río Tuichi dentro del Parque Madidi. “Estaba muy concentrado en fotografiar aves, cuando de pronto escuché un mínimo ruido de hojarasca a mis espaldas, giré muy despacio para mirar y quedé sorprendido al ver echado a un jaguar a unos 10 metros, que me miraba y movía su cola de un lado al otro. Al darse cuenta de que lo vi, se paró, se dio la vuelta y se fue de lo más tranquilo. Fue tan rápido que solo logré fotografiar su cola”, cuenta entre risas Guido Ayala, el coordinador de investigador de la WCS en Bolivia.

También ha visto al tigre en tiempo de celo: “En el Madidi tenemos registros de la época de celo, entre julio y septiembre. En estos meses se escuchan rugidos y bramidos. La hembra ruge llamando al macho y éste contesta con fuertes bramidos. También en Santa Cruz, en la zona del bajo Paraguá, hay registros fotográficos de parejas en enero y febrero”.

Seis

Mariana ha visto muchas veces huellas de jaguar muy frescas. “Tal vez el tigre me estaba mirando mientras yo fotografiaba sus huellas, pero aún no he tenido la suerte de encontrarme con uno libre en su hogar. Estoy esperando ese momento con ansias”. Lo que sí ha tenido es “encuentros” con el enemigo público número uno del tigre: el traficante.  El caso más escandaloso que recuerda fue en 2018 cuando se encontraron casi 200 colmillos y hasta piezas de marfil de elefante. También se acuerda que en 2015 encontraron en el aeropuerto de Pekín a una persona con más de 100 colmillos de jaguar provenientes de Bolivia.

Mariana Da Silva es jefa de investigación para combatir el tráfico de la WCS. “La xenofobia hacia la gente de origen o ascendencia china no ayuda, solo perjudica porque distrae y simplifica un tema muy complejo. En las cadenas de tráfico de animales silvestres hay gente de muchas nacionalidades, no solo una. Así como existen bolivianos involucrados en el tráfico de vida silvestre, hay conservacionistas chinos combatiendo este crimen”.

El tráfico involucra cadenas complejas desde la cacería del animal, acopio de sus partes, transporte, hasta la venta y consumo por los compradores finales. Una parte tiene consumo dentro del país y otra, probablemente mayor, es internacional, principalmente para mercados asiáticos. “Por esta complejidad, es imprescindible que el Estado y la sociedad civil colaboren para actuar en las distintas partes de la cadena de tráfico. Hay más compromiso y colaboración de instituciones como la Policía Forestal y de Medio Ambiente, las fiscalías, las autoridades nacionales y subnacionales a cargo de ese tema, y muchas otras además de la ciudadanía en general que ha mostrado su claro rechazo al tráfico de jaguar en las ciudades y en áreas rurales. Un ejemplo son las declaraciones contra el tráfico de vida silvestre que emitieron las organizaciones de las naciones indígenas del norte de La Paz, el Consejo Indígena del Pueblo Tacana (CIPTA) y el Consejo Regional T’smane Mosetenes (CRTM Pilón Lajas), además del Consejo de Turismo Sostenible del Destino Rurenabaque: Madidi-Pampas, y los emprendimientos turísticos comunitarios Mashaquipe y Chalalán”, dice Mariana.

Jaguares muertos, colmillos traficados

La expansión urbana y agrícola, la deforestación, los incendios y quemas no controlados amenazan su hogar. El tráfico de vida silvestre ocasiona la caza furtiva del jaguar para el comercio ilegal de sus partes corporales (dientes, garras, piel entre otras).

Desde 2014 se han registrado 36 casos verificables de tráfico de las partes corporales del jaguar en Bolivia y se han decomisado 786 colmillos en o desde Bolivia, que representan la muerte de al menos 197 jaguares. Estas cifras devastadoras demuestran la importancia de tomar acción sobre la conservación del jaguar. El comercio de jaguares está prohibido en todo el mundo y es un delito que implica pena de cárcel en Bolivia.

Otra de las amenazas a su conservación tiene relación con la práctica de la ganadería. Debido a la pérdida de sus presas naturales y de su hábitat para crear campos de pastoreo de ganado, los jaguares en ocasiones se ven obligados a alimentarse de animales domésticos. El resultado de este conflicto es la matanza ilegal de los jaguares.

Con motivo del Día del Jaguar se ha lanzado el concurso “Creando arte en el mes del jaguar” para promover que jóvenes y adolescentes bolivianos plasmen su creatividad, investiguen y conozcan más sobre esta especie icónica.

Temas Relacionados

TRANSICIÓN: Los colores de nuestros orígenes

La nueva colección de la diseñadora Varinia Vera y su marca VariVera fusiona una explosión de tonalidades y materiales nativos con la moda actual

IMPACTO. Abrigo corte asimétrico, hecho en aguayo, paño y cuero ecológico

Por Marcela Araúz M.

/ 16 de mayo de 2021 / 20:35

Los colores se lucen en Las Lomas de Arenas, impresionantes dunas de la ciudad de Santa Cruz. Allí, la fotógrafa Paola Lambertín ha disparado flashes para su más reciente sesión de fotografías de moda en su paso por Bolivia: es la nueva colección de ropa de VariVera.

La marca es una creación de la joven diseñadora paceña Varinia Vera, que este año lanzó Transición, colección que destaca por colores que resaltan sobre materiales nativos y que se enmarcan en diseños juveniles, osados.

“Significa el momento y la acción de pasar de un estado a otro. Justamente, esta colección  está  inspirada en los cambios que vivimos este último año con la pandemia, esto hace que veamos al mundo y la vida con nuevos ojos y nuevo corazón. Añoramos la libertad que teníamos antes y es esta nostalgia y el contraste de emociones la inspiración para esta sesión de fotos realizada en Santa Cruz”, comentó la creadora.

VariVera es una marca de ropa y accesorios inspirados en la cultura y el folklore bolivianos, crea un estilo con significado y sentimiento de identidad. “Queremos crear un concepto que vaya más allá de una prenda de vestir, es este sentimiento de pertenencia y orgullo hacia nuestras raíces. En cada diseño existe modernidad y vanguardia, pero también tradición y cultura”.

Entre los materiales más utilizados están el aguayo de lana de oveja, bordados folklóricos tradicionales, flecos utilizados en las mantas de nuestras cholitas, mezclados con telas como cueros ecológicos, paños, terciopelo, piel sintética con estas fantásticas combinaciones creamos un estilo folc-rock.

La Gráfica

NEÓN. Chaqueta con bordados tradicionales en tonos neones inspirada en la danza folklórica del tinku Foto: Paola Lambertín

1. ESTILO. Chaqueta estilo motoquera con bordados tono neón inspirados en el tinku, acompañada de un sombrero negro copa V Foto: Paola Lambertín

2. TEXTIL. Abrigo hecho completamente de aguayo de lana de oveja, en tonos vivos acompañado de un sombrero rosado copa V Foto: Paola Lambertín

3. DETALLES. Abrigo hecho cien por ciento de aguayo de lana de oveja, en tonos vivos Foto: Paola Lambertín

4. CONJUNTO. Abrigo de corte asimétrico, hecho en aguayo tono amarillo limón, paño y cuero ecológico acompañado de un sombrero rojo copa V Foto: Paola Lambertín

COMBINACIÓN. Abrigo hecho en aguayo de lana de oveja acompañado de capucha de piel sintética, tono camel Foto: Paola Lambertín

Modelo: María Belén Durán

Locación: Las Lomas De Arena (Santa Cruz De La Sierra)

Comparte y opina:

Fusión: El encanto del Paseo Aranjuez

En Cochabamba la gastronomía, la cultura nacional, el entretenimiento, la arquitectura y las compras se unen en un solo espacio

TERRAZA. Danza, música y gastronomía es la propuesta del último piso del Paseo Aranjuez.

Por María José Richter

/ 16 de mayo de 2021 / 20:24

Desde noviembre de 2020, varias propuestas en Cochabamba se fusionan en un solo espacio: Paseo Aranjuez. Se trata de uno de los nuevos epicentros de entretenimiento en la ciudad del valle. Dos imponentes torres conforman el edificio que combina una lógica ecoamigable e inteligente con detalles precolombinos incaicos, tallados sobre técnica árabe, en las paredes y las columnas de construcción.

Este proyecto empezó a gestarse 10 años atrás, con las propuestas del empresario cochabambino Orlando Ortiz. “Nace simplemente del enamoramiento que tiene la familia con la ciudad que nos vio nacer. Es una retribución”, cuenta Paola Ortiz Oporto, gerente del lugar. “Armamos un proyecto familiar con mi padre y mis hermanos en el que se pueda apostar por Cochabamba y su cultura”.

1. ESPACIO. En el último piso se encuentra la Terraza Aranjuez, desde donde se ofrece una vista de la ciudad. Foto: María José Richter

“El edificio empezó a construirse en 2016. Pensábamos concluirlo en 2019, pero con los problemas sociopolíticos de por medio, la inauguración fue un año más tarde. Luego llegó la pandemia y tuvimos que tomar la decisión de lanzar y abrir todo. Fue un motivo para olvidarse del estrés que se vivía por estar aislado”, dice Ortiz.

En la planta baja, lugar de bienvenida, se dispone La Galería, el espacio donde artistas nacionales exponen sus pinturas y esculturas, sobre una pared de sal que fue llevada desde el salar de Uyuni, a la vista del público. “Proponemos un nuevo formato, un boutique mall. Decidimos crear una instalación, no solo en La Galería, sino también en el último piso, para que los artistas puedan mostrar sus obras de forma gratuita. Queremos crear una plataforma para que haya una difusión de los nuevos talentos”.

2. CONJUNTO. Lado a lado, los restaurantes ofrecen variedad de gastronomía. Foto: María José Richter

“La propuesta mayor es la oferta de cultura al paso. Mucha gente no llega a apreciar el arte porque los espacios son limitados y cerrados. No solo queremos recibir músicos y humoristas de stand-up comedy, sino también pintores, escultores, escritores que puedan presentar su producción abiertamente”, comenta Ortiz.

Más de 60 locales, que reciben entre sus paredes a marcas internacionales y diseñadores nacionales, renuevan sus vitrinas constantemente. Pero la propuesta  más fuerte se encuentra en el último piso, donde se ubica la denominada Terraza Gourmet. En ella, comida de todo tipo, bebidas y música —conciertos grupales, solistas y danza— se fusionan.

3. BARES. Espacios como Monalisa ofrecen una ‘happy hour’ con cocteles seleccionados. Foto: María José Richter

Para uno de los restaurantes, la cultura española fusionada con la estadounidense busca renovarse en el paladar cochabambino. “Churros Calientes es una línea hispánica que creció hace una década en Los Ángeles. La propuesta es generar el producto aquí. Si conquistas al público cochabambino, has conquistado a tres cuartas partes del planeta entero”, señala Paúl Suárez, gerente y chef peruano.

Con esta terraza, con La Galería y sus vitrinas, sobre la avenida América, en una cuadra decorada con árboles y luces que ambientan la esquina Pantaleón Dalence, Paseo Aranjuez anima la ciudad valluna y se ha convertido en la nueva atracción para quienes visitan esta tierra.

4. RESTAURANTE. Patanegra brinda comida europea. Las personas pueden degustar paellas españolas en este local. Foto: María José Richter

Comparte y opina:

Hugo Monzón, ocho décadas de amor por Tarija

El compositor de la famosa cueca ‘Quiero morir cantando’ —nacido en Quebrada Honda, Tarija— celebra una vida dedicada a la música

TALENTO. El compositor y multiinstrumentista tarijeño toca el violín en su casa

Por Marco Fernández

/ 16 de mayo de 2021 / 20:17

Parece que es un don que tengo desde pequeño, porque mi madre me decía que andaba con las manos en el bolsillo cuando salía a pasear fuera de casa y andaba silbando”. Acaba de estrenar sus 80 años y, a pesar de estar delicado de salud, cuando comienza a rememorar todo este tiempo dedicado a la música, el cantautor Hugo Monzón empieza a rejuvenecer y a recordar que se ha dedicado a crear composiciones para cantarle a la vida, a su vida.

Cuequita para mi mama, cuequita del corazón

Que me ha brotado del alma con hojas de dulce canción.

Dónde estará esa viejita, aquella estrella de amor

Que alumbra por mi camino cuando la tarde se lleva el sol.

“Quién que sinfla, yoer que sinfla”. Al caminar cerca de su casa, con las manos en el bolsillo y alegre, silbaba y cantaba lo que tal vez fue su primera composición, aunque en realidad quería decir: “quién es el que silba, yo soy el que silba”.

Con el apoyo de la Secretaría de Turismo del Gobierno Autónomo Municipal de Tarija, el fotoperiodista Richard Arana —integrante de Fotógrafos Sin Fronteras— llega puntual a la vivienda de don Hugo Monzón Cardozo, quien nació el 1 de abril de 1941 en Quebrada Honda, provincia Avilés, del departamento de Tarija.

Un arroyo muy alegre

Entonaba una canción

Y una bella chapaquita

Lavaba ropa con gran tesón.

Su casa fue el germen que hizo surgir su cariño por la música, ya que su padre, José Manuel Monzón Flores, interpretaba la guitarra, el charango, la mandolina, el acordeón, la quena y otros instrumentos. No obstante, su progenitor se oponía a que Hugo hiciera lo mismo. “Mi papá no quería que tocara la guitarra. ‘No tienes que aprender esos instrumentos porque la gente que toca guitarra se dedica mucho a tomar, se vuelve borracha’”. Si bien no deseaba que lo hiciera, tampoco le prohibía, tomando en cuenta la cantidad de instrumentos que había en casa. “Cuando me veía tocar la guitarra, solo me escuchaba, pero no de buena voluntad”, rememora entre risas.

Vino solo cantando

Por las riberas del Guadalquivir

Perdiu en las tinieblas

Que ya anunciaban su pronto fin.

Monzón muestra la fotografía de su padre, de quien heredó el amor por la música. Foto: Richard Arana

Para garantizar que siguiera estudiando, Hugo emigró de su querida Quebrada Honda, “un rinconcito en la frontera con Argentina”, para vivir en San Roque, uno de los primeros barrios de la ciudad de Tarija. Ahí, todas las tardes salía con sus amigos para tocar la guitarra sentados en la acera de alguna casa.

Dos rositas y un clavel

Tres florcitas del vivir

Cómo adornan mi vergel Cómo alegran mi existir

“Todas las composiciones que hago nacen de alguna cuestión de vida, de algo que me ha ocurrido. Yo las traduzco en música y letra, pese a que no sé leer ni escribir en pentagrama”, confiesa. Una de aquellas creaciones es La colegiala, en honor de una enamorada que tuvo en su adolescencia, con quien se veía antes de que ella ingresara al Liceo de Señoritas Campero, siempre estaba vestida con un guardapolvo blanco.

Una brisa muy juguetona ha envuelto  tu cuerpo al pasar

Y al mirar tu guardapolvo, me ha dicho que sos colegial

El sol que ya te miraba, de celos no quiso alumbrar

Él notó que yo te amaba, que nunca te voy a olvidar

Desde el barrio de San Roque, donde fundó con sus amigos el club Campero, maduró de a poco su pasión por la música. Como consecuencia de ello, en 1966 fundó el grupo Los Arrieros, y el 15 de abril de 1967, en el sesquicentenario de la Batalla de la Tablada, creó Los Montoneros de Méndez.

Linda sanroqueñita

De bellos ojos, bello perfil

Vení, bailemos la caña

Brincando alegres de aquí pa’llí

Hugo Monzón, Luis Aldana, Nilo Soruco, Ciscar Galo, Norma Gálvez y Vicente Mealla produjeron desde entonces 25 álbumes, que incluyeron presentaciones en casi todo el país, como también en el exterior. Cueca de Vargas, El arroyo enamorado, Mirando el Carnaval, Cuequita para mi mama y La colegiala son algunas de las canciones que Monzón dejó como muestra de su espíritu sensible.

“Muchísimas canciones me salieron y la mayoría con éxito, pero lo más grandioso fue Morir cantando, una cueca para la que me inspiré en la muerte de mi hermano mayor, en las palabras que dijo antes de morir”, explica el compositor.

Quiero morir cantando al amanecer

Ya mi copla se va acabando

Me voy muy lejos pa’ no volver

Tal vez la composición más escuchada de Monzón fue interpretada incluso por el cantante argentino Chaqueño Palavecino, quien le pidió que escribiera una segunda parte, que el músico hizo en 24 horas, siempre rememorando y rindiendo homenaje a su hermano.

Te pido no me olvides, amor, amor

Ya que en la sepultura

Reina el silencio y calma el dolor

Entonces, como si las remembranzas le devolvieran la energía que se llevaron los años, Hugo toma un violín para interpretar una de sus canciones preferidas. Luego toma la guitarra, la afina un poco, repasa las notas y comienza a interpretar, con la misma pasión de siempre, Quiero morir cantando.

Esas lágrimas de tus ojos

Esos mares de compasión

Ya no lloren mi despedida

Les pido a todo resignación

La enfermedad ha ocasionado que deje de crear canciones como antes. “Pareciera que después de haber abandonado a Los Montoneros de Méndez he entrado en depresión, estoy con tratamiento todo este tiempo. Todo eso ha mermado mi capacidad para escribir y hacer música, pero me encanta. Todos los días tengo que escuchar radio. Todavía agarro la guitarra, pero ya no me salen esas cosas de antes, porque todo tiene su tiempo, ¿no ve?”, reflexiona.

No obstante, Hugo Monzón, uno de los compositores más prolíficos de Bolivia, vuelve a tomar su guitarra para seguir cantándole a la vida, a su vida octogenaria.

Comparte y opina:

Medina Mendieta: piedra, madre y muerte

El Museo Nacional de Arte abre una exposición de homenaje al artista orureño Alberto Medina Mendieta y sus 70 años de trabajo. Es la mejor oportunidad para (re)descubrir a uno de nuestros más talentosos artistas

OBRA. ‘Huaynu-Amor’ (1975) es una pintura en la que el artista plástico Alberto Medina Mendieta explora la sensualidad

Por Ricardo Bajo H.

/ 16 de mayo de 2021 / 20:13

En la casa/estudio del maestro Alberto Medina Mendieta, en la calle Jaén, frente al extinto Bocaisapo, hay más de mil obras de arte, muchas de ellas enrolladas, esperando a ser redescubiertas. Hace dos años, el artista orureño sufrió un pequeño percance cuando fue impactado por un coche a la salida de misa un domingo cerca del colegio San Calixto. Desde aquel día, el maestro vive junto a su hija, Ninoska Selma, en Alto Següencoma. Entrar en la casa/taller de Medina Mendieta para hacer una selección ha sido tarea ardua de su hermano, Édgar Ramiro, también pintor.

La exposición de homenaje en el Museo Nacional de Arte (MNA) es un regalo que ofrece la chance de apreciar una carrera de 70 años, de sorprenderse con cuadros que jamás se habían visto antes, de poner en su justo lugar a uno de los artistas más importantes de las artes bolivianas, más reconocido/apreciado fuera de nuestras fronteras que en nuestro propio país. Quizás, el Premio Nacional de Culturas pueda compensar esta injusticia algún día, quizás.

Me he dedicado a trabajar toda mi vida con el arte, por ello es que tengo toda esta producción, mil obras en el extranjero y mil en Bolivia. He optado por seguir esta carrera y la he ejercido con mucho entusiasmo. (Alberto Medina Mendieta)

Lo primero que llama la atención cuando uno entra en el Palacio de Cristal del MNA son dos acuarelas gigantes sobre papel, quizás las más grandes de la historia del arte boliviano. La señalética de la exposición —curada a cuatro manos entre José Arispe y el propio Ramiro Mendieta— dice: “Sin título” y los años 2010 y 2011, mismo mes de diciembre. Se trata de Protesta 1 y Protesta 2. Son, indudablemente, dos “Medina Mendieta”: hombres y mujeres marchando, desde la noche de los tiempos, clamando a los cielos, presentes como piedras inamovibles, plasmando rebeliones. “Esta sala está dedicada a su etapa pétrea, en formato grande y mediano, una de las más identificables de su carrera. La muestra ha sido una iniciativa del director flamante del Museo, Iván Castellón Quiroga, un gran amigo y admirador de la obra de mi hermano”, dice Ramiro mientras recorremos las tres salas.

Las figuras pétreas/indígenas son, para el crítico ecuatoriano Jorge Velarde, “una denuncia del maltrato, es su contribución a la sensibilidad social del momento, una identificación profunda con los legítimos valores nacionales de los pueblos andinos”. Es la solidez/permanencia de un maestro a prueba de balas y tiempo. Es lo pétreo, que según su paisano Edwin Guzmán Ortiz, “trama una textura que invade los seres y les dota de una identidad granítica. La piedra los posee y les otorga gravedad, es más, lo pétreo se torna piel y viceversa”.

Mis figuras pétreas expresan la fuerza y la grandeza de nuestra raza que por su dureza ha logrado imponer su idiosincrasia a través de sus mitos, tradiciones y costumbres, de manera que mi mensaje es mantener latente nuestra identidad cultural (Alberto Medina Mendieta)

La muerte y la maternidad dominan la Sala Cristal y la Sala Díez de Medina: Madre montaña (1982), Parto (1964), Hijos a espaldas (1995), Velorio(1980), Ocaso(1966), Parturienta(1956), Atardecer(1990) y Carnaval de la muerte(2004) estremecen por igual. “La nostalgia, la tristeza, la desolación, el dolor y la muerte siempre marcaron la obra de mi hermano”, cuenta Ramiro. Vemos rostros impávidos, faces de monolito, puños en alto y gestos de sufrimiento y nostalgia pero también, entre líneas, cuerpos entrelazados para el amor/sexo, ternura a borbotones para la esperanza: es Huaynu-Amor (1975), el “eros” entre tanto “thanatos”.

La gráfica

Obra. ‘El juicio final’ está en la Iglesia del Socavón Foto: Ricardo Bajo

Obra. ‘Antepasados’ Foto: Ricardo Bajo

Obra. ‘Arcángel cosmonauta’. Foto: Ricardo Bajo

Alberto Medina, en un retrato fotográfico hecho por Iván Bueno. Foto: Ricardo Bajo

‘Atardecer’, pintura que data de 1990 Foto: Ricardo Bajo

Retrato de Medina, realizado por Oswaldo Guayasamín Foto: Ricardo Bajo

La muerte lo atraviesa casi todo, tal vez se deba al fallecimiento prematuro de su padre, Alejandro Medina, herido de muerte durante la Guerra del Chaco. En la sala “familiar” hay dos retratos de su madre, doña Severa Mendieta Galindo. En uno, ella tiene 80 años; en el otro, solo medio siglo. La madre lo contiene todo. También está colgado otro cuadro revelador: es Feticida (1956) donde un gemelo sobrevive y otro muere tras el parto. Son sus dos nietos, hijos de Alejandro Boris. Mientras tanto, el retrato fotográfico en blanco y negro de Iván Bueno dialoga, de una punta a otra de la Sala Previa, con el retrato artístico de Oswaldo Guayasamín: la mirada de don Alberto es la misma y lo abarca todo.

No soy pesimista, por el contrario, todo lo que hago está hecho con el optimismo de despertar el espíritu de los demás; hacerles ver la realidad y cambiar su arrogancia por honestidad. Estoy seguro que algún día esto ocurrirá. (Alberto Medina Mendieta)

En la búsqueda en la casa de la Jaén (MedinArt Studio) que el maestro abría al público durante las Largas Noches de los Museos, aparecieron dos sorpresas: Juego de canicas (1968), la única litografía de su época parisina cuando don Alberto era un joven treintañero —becado por el Gobierno de París para estudiar grabado— en medio de las barricadas y las piedras del Mayo Francés. Sus aventuras en medio de la revolución las contó Néstor Taboada Terán en la revista orureña Cultura Boliviana. La otra sorpresa es una serie de seis sobre cartón prensado de los famosos cigarrillos Colorados. 

El maestro Medina —galardonado en 2011 con el Premio Obra de una Vida del Salón Pedro Domingo Murillo— ha atravesado diversas etapas a lo largo de su prolífica vida: cultivó el naturalismo y el indigenismo, formó parte de los artistas sociales de la Generación del 52, desarrolló una fase cubista y abstracta, estuvo tras las huellas de Oswaldo Guayasamín —del cual fue amigo y con el que vivió en 1993 durante meses en Ecuador—, abrazó el color tras su etapa más telúrica/pétrea y terminó retornando a las acuarelas para las iglesias de provincia y las esquinas de la ciudad.

Si el arte es testimonio de la época que a uno le toca vivir, Medina Mendieta bebe/bebió de todas las corrientes, siempre con un estilo/universo propio, nacido desde las entrañas de los socavones. Pintó y pinta la Bolivia que vivió, atravesado por el compromiso social, por una cosmovisión, por lo andino/minero, por las palliris, por lo cotidiano de sus personajes urbanos/desheredados.

Me considero descendiente de la cultura uru-murato, o sea, pinto hace más de 10.000 años, los uru-muratos son considerados el pueblo más antiguo de América. He sido influenciado por ese medio geográfico/cósmico/mágico del lado oriental del lago Poopó; y por el medio social, soy de la clase media empobrecida, he vivido muy cerca de los centros mineros y por eso sé que el minero es el obrero más explotado y maltratado (Alberto Medina Mendieta)

Y si de formatos hablamos, los usó todos. Y cuando no había una técnica propicia a la mano, se la inventaba con soportes en materiales reciclados. Así, Medina es el creador del dibujo de fuego (pirodibujo), del arte naipe, del esmalte industrial sintético, del “collage” con láminas de polietileno y los hilo-dibujos (técnica al hilo de costura). La versatilidad y la habilidad riman en la obra del maestro orureño, siempre buscando, siempre a contracorriente, siempre libre. Considerado durante una de sus etapas pictóricas como el “Picasso andino”, el orureño rescata una frase del malagueño: “Picasso hizo siempre lo que le dio la gana, pintó como niño, pintó como grande, pintó figurativo, abstracto, vanguardia, murales…”.

El artista, actualmente, es un personaje íntegro, en todo el sentido de la palabra. Ya se han desechado las técnicas tradicionales en las cuales uno se especializaba. Ahora el artista tiene que saber y entender de todo, en técnicas, temáticas, formas… (Alberto Medina Mendieta).

El cuadro más enigmático/extraño de la exposición es, sin duda, Arcángel cosmonauta (1995). Es un óleo naif sobre lienzo, es un divertimento “kitsch” (otro rasgo colateral de su obra). Está colocado junto a un “auténtico” Medina Mendieta, Antepasados (2004). Es un astronauta disfrazado de arcángel arcabucero. O al revés: es un ángel virreinal lanzado al espacio con la bandera norteamericana en su casco. A ratos pienso que debería estar en el despacho de la embajadora gringa en La Paz. Por un (buen) puñado de dólares, obviamente, que sirvan para montar la casa/museo que don Alberto se merece.

Si mi obra dice algo, eso que lo define el espectador. Es inútil esforzarse por entender el arte, es un misterio divino. El arte no se entiende, se siente. Los artistas más famosos no son siempre los mejores. El marketing del arte actual se debe a una permanente apología del artista y su obra. La privatización del arte está creando verdaderos engrendros. (Alberto Medina Mendieta)

Al final de la segunda sala, se proyectan imágenes de murales. Unos ya no están entre nosotros, otro —El juicio final— ilumina la iglesia del Socavón en su Oruro natal y aquellos están desaparecidos/destruidos y son dignos de una novela negra. Alberto Medina Mendieta pintó dos obras murales en dos colegios orureños: la Escuela Donato Vásquez (La educación primaria) y el Colegio Nacional Simón Bolívar (La alfabetización). Ya no existen más, tan solo quedan fotos y bocetos. Pintó también uno —A mi Oruro— en el lobby del hotel de la Terminal. “Un señor evangélico se hizo cargo del hotel y como no le gustaban los diablos y las carnes y los pecados, lo hizo desenrollar y no lo quiere devolver. Varias instituciones públicas y privadas orureñas han intentado recuperar el muro pero no ha sido posible”. Un mural que nadie ha tocado está sobre la calle 12 de la avenida Ballivián en Calacoto. 

Lo que nadie tampoco pudo tocar es la relación del maestro con la juventud (con los jóvenes muralistas como Alvin Huayllas), con la docencia, con la gestión cultural. Nacido en Oruro en 1937 pero bautizado en La Paz (en la iglesia de San Agustín), desarrolló también una clandestina/desconocida carrera como poeta. Uno de sus escritos In memoriam está presente en la muestra. “Mi hermano está presente con un poema llamado La creación en una antología de poesía latinoamericana que se publicó en Argentina, ediciones Pegaso. Incluso la hija de Alfonsina Storni le entregó un galardón en aquella ocasión”, cuenta su hermano Ramiro cuando terminamos el paseo por las tres salas en tributo a una obra sólida como las montañas retratadas, diversa como la identidad boliviana, fuerte como su trazo, amorosa y dolorosa como su cosmovisión pétrea.

Soy un artista plástico, terrestre aunque nacido cerca de las estrellas, a cuatro mil metros sobre el nivel del mar, en ese techo del mundo llamado Oruro. Mi nombre es Alberto Medina Mendieta y vi la luz el siete de septiembre de 1937, a las siete de la tarde del séptimo día de la semana. Mi nombre tiene siete letras. Con mis antecedentes podría llenar páginas enteras pero no serviría de nada, aquí solo cuenta el valor y la calidad de la obra de arte. (Alberto Medina Mendieta)

Comparte y opina:

Mónica Ergueta, desde las tablas hasta el sabor de Vallegrande

La cantante ha inaugurado su propio centro cultural lleno de sabores nacionales. Su primer paso: las k’jaras

Por Adrián Paredes

/ 16 de mayo de 2021 / 20:01

La popular cantante Mónica Ergueta hace música desde sus ocho años. Toda su vida giró en torno a ello. Y si bien la música todavía juega una parte importante en su día a día, ahora también es una gestora que busca potenciar su propio centro cultural. Uno que combine los sonidos de la música boliviana en todos sus géneros con los sabores de la gastronomía nacional.

Para lograrlo, los fines de semana deja las parrillas bien calientes para cocinar carne de cerdo de una manera muy precisa, tal como exige la receta de las k’jaras.

En una de sus giras haciendo música tropical, 25 años atrás, la intérprete paceña llegó a Vallegrande donde, fiel a la costumbre que le había inculcado una familia llena de gastrónomos, particularmente su abuelo Víctor Romero Soruco, en vez de sentarse en la mesa a esperar su comida, dirigió sus pasos a la cocina para ver cómo se preparaban las famosas k’jaras.

Foto: Mónica Ergueta

“No me están enseñando, yo estaba de mirona. Y la persona que cocinaba me dijo ‘un día esto te va a salvar’ y me enseñó un secreto que todos estos años se conservó en mi memoria”, explica la cantante.

Ahora, con la pandemia limitando su actividad artística, Mónica Ergueta recordó esa receta de hace tantos años y, muy segura de haber heredado la buena mano para la cocina de su familia, se lanzó a un emprendimiento culinario.

“Yo canto con amor y cocino con sabor”, dice la cantante. Sus k’jaras se hacen con carne de cerdo y tienen una condimentación “muy secreta”, cocinada a la parrilla de modo que no esté ni seca ni jugosa. Se acompaña con mote, papa, un chorizo — cuya receta también guarda celosamente— y los cueritos, que son el alma del platillo vallegrandino.

HERENCIA. Mónica Ergueta canta desde sus ocho años, pero tuvo la suerte de heredar las dotes culinarias de su familia. Foto: Mónica Ergueta

Desde Alto Següencoma, las k’jaras han llegado hasta la ciudad de El Alto gracias al delivery. Tanto han gustado que Ergueta ya recibe pedidos desde Viacha.

Por eso la cantante insiste mucho en que sus comensales reserven con tiempo sus platos, puesto que en una hora se acaba todo. Para reservarlas hay que llamar al 77595105. Y si los fanáticos tienen suerte, los atenderá la mismísima cantante.

Comparte y opina: