domingo 22 may 2022 | Actualizado a 18:19

Agatha Christie, la reina del crimen, y el alzhéimer

La escritora Agatha Christie

/ 23 de enero de 2022 / 16:41

En 1920 publicó su primera novela, la cual escribió mientras era enfermera en la Primera Guerra Mundial

ESCAPES

Agatha Christie nació en una comunidad de Reino Unido un 15 de septiembre de 1890, la escritora destacó en el género policial con 66 novelas. Agatha Clarissa Miller, bajo el seudónimo de Mary Westmacott, escribió también novelas “rosas”, así como historias cortas y piezas de teatro.

En 1920 publicó su primera novela, la cual escribió mientras era enfermera en la Primera Guerra Mundial. En su segundo matrimonio viajó a Irak y Siria con su marido, donde se inspiró para escribir Asesinato en Mesopotamia, Muerte en el Nilo y Cita con la muerte. Quizás su obra El asesinato de Roger Ackroyd es la más destacada: fue votada como la mejor novela de crimen de todos los tiempos por la Asociación de Escritores del Crimen de su país. El libro de los Récords Guinness la registra como la novelista más vendida de todos los tiempos.

Falleció por causas naturales un 12 de enero de 1976 a los 85 años en su casa, nunca se aclaró si llegó a padecer de  alzhéimer, que se cree la afectaba hace algunos años atrás. Esta enfermedad, llamada también demencia senil, implica el deterioro de las funciones mentales de forma crónica, es decir, a lo largo de los años. No es reversible. Comienza con el olvido de algunas palabras al hablar y progresa al no poder mantener una charla, hasta llegar al mutismo. Las personas que sufren este mal pueden perderse en los ambientes de su propia casa y olvidar realizar tareas simples, como vestirse o labores cotidianas. Estos pacientes pueden terminar lesionándose solos por lo que es importante mantenerlos bajo cuidado.

La reina del crimen, Agatha Christie, decía: “Lo más razonable que se ha dicho sobre el matrimonio o sobre el celibato es esto: hagas lo que hagas te arrepentirás”.

(*) Dr. Aníbal Romero Sandóval En esta sección se abordan patologías relacionadas con personajes de la historia.

Hedy Lamarr, la inventora y actriz que ideó el wifi

La actriz Hedy Lamarr

Por Dr. Aníbal Romero Sandoval.

/ 16 de mayo de 2022 / 01:47

La actriz Hedy Lamarr nació en Viena un 9 de noviembre de 1914. Su padre, un adinerado banquero, y su madre, una prodigiosa pianista, ambos de origen judío, se esmeraron en su educación pagando lujosos internados en Austria y Suiza. Ingresó a estudiar Ingeniería, pero su vocación por actuar la llevó a las pantallas. Destacó en la película Éxtasis en 1933, en la que hizo desnudos integrales, lo que le costó su retiro de las pantallas, pues su familia no veía con buenos ojos ese trabajo y forzaron su matrimonio con un nazi fabricante de municiones, lo que puso fin a su carrera de actriz.

Sin embargo, Hedy huyó a Paris, luego a Londres y finalmente a EEUU, donde comienza con trabajos pequeños en la Metro Goldvyn Mayer. Cuando este país ingresó en la guerra, ocurrió la contribución de la actriz a tecnologías que hoy se utilizan a diario.

Un problema de los ejércitos aliados era el mandar mensajes codificados, Hedy Lamarr tuvo la idea del “Sistema de guía por radio”, de la que fue coinventora. Este sistema tenía por objetivo guiar torpedos a las embarcaciones nazis. En su tiempo no fue tomada en cuenta, pero se esperó a que la patente del invento se venciera para desarrollarla más a fondo y fue base para la defensa de EEUU en el problema de los misiles de Cuba, en la guerra de Vietnam y hoy se utiliza en el wifi.

Lamarr fallece en Florida el 19 de enero de 2000 a la edad de 85 años a consecuencia de una enfermedad cardiaca que sus allegados manejaron con mucha reserva, sus cenizas se llevaron a Viena según sus deseos en vida.

El trabajo de esta bella actriz desarrolló la primera versión del “espectro ensanchado” que permitiría a futuro las comunicaciones inalámbricas de larga distancia.

(*) En esta sección se abordan patologías relacionadas con personajes de la historia.

Comparte y opina:

Adam West, el último adiós del Batman de la televisión

William West Anderson, más conocido como Adam West

Por Dr. Aníbal Romero Sandoval.

/ 2 de mayo de 2022 / 01:38

ESCAPES

William West Anderson, más conocido como Adam West, fue un actor nacido el 19 de septiembre de 1928 en Los Ángeles, EEUU. Su trabajo destacó en la serie de televisión Batman en la década de 1960, que fue un éxito en aquella época. Comenzó su carrera como locutor en una estación de radio local y luego tuvo papeles para películas de menor fama. Pasar de pistolero en antiguos roles a usar mallas fue una decisión difícil; él mismo declaró que antes de interpretar al hombre murciélago le ofrecieron el papel de James Bond y reemplazar a Sean Connery, pero apostó por darle vida al superhéroe.

Batman duró tres temporadas, lo que fue suficiente para darle la fama no solo en su nación, sino de forma internacional. El papel de Batman estaba tan arraigado a él que, pese a que tuvo otras películas, el público lo relacionaba directamente con el papel del enmascarado. Murió un 9 de junio de 2017 por complicaciones de leucemia.

Se conoce coloquialmente así a la enfermedad que se produce en la medula ósea, donde se forman nuevas células sanguíneas. Los síntomas pueden aparecer como fatiga, debilidad, palidez, moretones que se forman de forma espontánea, nódulos en cuello axilas o ingle; sin embargo, los síntomas pueden variar según el tipo de leucemia, así como la fase de la enfermedad. Todavía no se ha establecido la causa de esta enfermedad, pero se la atribuye a radiaciones, exposición a diferentes químicos y un factor familiar. En la época de Adam West no se conocía un tratamiento adecuado, por lo que la enfermedad le ganó rápidamente la batalla al actor. Afortunadamente hoy en día está mejor estudiada y se puede ofrecer al paciente mejores condiciones de vida.

(*) En esta sección se abordan patologías relacionadas con personajes de la historia.

Comparte y opina:

Un disparo mató al presidente de EEUU Abraham Lincoln

El político estadounidense Abraham Lincoln

Por Dr. Aníbal Romero Sandoval.

/ 25 de abril de 2022 / 15:01

ESCAPES

El político estadounidense Abraham Lincoln nació un 12 de febrero de 1809 en Kentucky, en una granja en la cual pasó gran parte de su niñez. Como hombre de visión, no se iba a conformar con ver crecer a su ganado, así que, tras mucho trabajo, ganó las elecciones de 1860 y fue investido como presidente de Estados Unidos. En su gestión, modernizó la economía, abolió la esclavitud y realizó los esfuerzos posibles para mantener unido a un país que se venía abajo después la Guerra de Secesión.

Más tarde fue reelegido presidente y, en esta etapa, ya se sentían vientos de paz para poner fin a la guerra civil; sin embargo, un año más tarde, fue asesinado por el actor John Wilkes Booth, un espía confederado, mientras presenciaba una obra de teatro.

Las heridas por arma de fuego pueden resultar letales dependiendo del lugar en que se producen; por ejemplo, una herida en la cabeza, tórax o abdomen resulta ser de mucha importancia por los órganos susceptibles a ser lesionados, produciendo la muerte casi de forma espontánea, a diferencia de heridas en extremidades, como brazos o piernas, en tal caso, la mayor peligrosidad radica en la posible hemorragia y nos deja cierto tiempo para actuar. En la época de Abraham Lincoln, las armas de fuego per se tenían menor potencia; la pólvora que se usaba y el proyectil mismo, si bien solían ser letales, no representaban la peligrosidad de las armas actuales. No obstante, este presidente recibió un disparo en la cabeza y su muerte se produjo de forma espontánea, mientras veía Our American Cousin, una obra de Ton Taylor en el teatro Ford de Washington, en compañía de su esposa y dos de sus allegados.

(*) En esta sección, se abordan patologías relacionadas con personajes de la historia.

Comparte y opina:

Gary Coleman, el niño eterno de la teleserie ‘blanco y negro’

Falleció después de una caída en que se golpeó la cabeza, lo que le causó un traumatismo craneoencefálico que provocó hemorragia dentro su cráneo

El actor Gary Coleman

Por Dr. Aníbal Romero Sandoval.

/ 10 de abril de 2022 / 16:39

ESCAPES

El actor Gary Coleman nació un 8 de febrero de 1968 en Chicago. Su niñez la marcó una enfermedad renal congénita por la cual fue sometido a dos trasplantes de riñón, en 1973 y 1984. Fue protagonista de la serie de televisión Blanco y Negro difundida en la década de los 80, ganando mucho dinero. Luego, interpretó otros papeles, pero de menor impacto. También se propuso como candidato para gobernador del estado de California. Falleció después de una caída en que se golpeó la cabeza, lo que le causó un traumatismo craneoencefálico que provocó hemorragia dentro su cráneo, desencadenando su muerte a los 42 años, un 19 de mayo de 2010.

Un traumatismo craneoencefálico es todo golpe violento en la cabeza, como cuando un niño cae del columpio, por las gradas, de una bicicleta o el impacto fuerte de cualquier objeto contra la cabeza.

 Es vital informar al médico de urgencias las circunstancias en que ocurrió el golpe, de qué altura cayó, sobre qué impactó y sobre todo si se perdió la conciencia después del accidente y por cuánto tiempo, si presentó vómito, si existe un zumbido en los oídos o cambios en la visión.

 Algunas veces, y dependiendo de la severidad del porrazo, el paciente puede presentar líquido cristalino por los oídos o sangre, así como un hematoma detrás de la oreja, o moretones en los ojos. Estos signos pueden ser de mal presagio y hay que poner atención cuando aparecen después de un impacto violento en la cabeza.

Las medidas inmediatas son realizar radiografías de la cabeza y una tomografía. La severidad del golpe y el estado de conciencia del paciente son las que definen la conducta definitiva en urgencias.

(*) Dr. Aníbal Romero Sandóval

En esta sección se abordan patologías relacionadas con personajes de la historia.

Comparte y opina:

Henry Ford, el creador del histórico modelo T

El inventor del modelo Ford T, Henry Ford

Por Dr. Aníbal Romero Sandoval.

/ 27 de marzo de 2022 / 18:48

ESCAPES

El inventor del modelo Ford T nació el 30 de julio de 1863 en Dearborn, Michigan (EEUU). Henry Ford fundó la empresa Ford Motor Company, en la que aplicó la idea de las cadenas de producción modernas que se utilizan para la producción en masa. A través de esta implementación en la industria se comenzó la fabricación del Ford T, un automóvil económico y de rápido ensamblaje, llegó a vender 15 millones de ejemplares. El modelo tenía un motor de cuatro tiempos de dos cilindros, sin caja reversa.

A sus empleados les pagaba cinco dólares por día, para el momento un salario bien pagado, lo que le permitió de cierta forma controlarlos tanto dentro como fuera de la fábrica para disuadirlos de los sindicatos. Varios ataques cardiacos deterioraron su salud. Finalmente sufrió un accidente cerebro-vascular hemorrágico del que no pudo recuperarse, falleciendo a los 83 años de edad en abril de 1947.

El grupo más afectado por esta enfermedad es el que corresponde a las personas de la tercera edad, hipertensos que no se realizan controles y pacientes cardiópatas. Los síntomas dependen de la zona afectada así como de la extensión del hematoma, sin embargo el paciente puede presentar dificultad para hablar y se expresan como arrastrando las palabras, puede haber parálisis de medio rostro o de un segmento del cuerpo. Los síntomas pueden llegar hasta el coma. Se debe realizar una tomografía de cráneo que permitirá evaluar la hemorragia y descartar que se trate de un evento isquémico. El tratamiento se debe instaurar lo antes posible, se dice que “el tiempo es cerebro” y así minimizar las secuelas. Hoy en día la resonancia magnética y la tomografía computarizada han enriquecido el diagnóstico de esta enfermedad.

(*) Dr. Aníbal Romero Sandóval

En esta sección se abordan patologías relacionadas con personajes de la historia.

Comparte y opina:

Últimas Noticias