Thursday 1 Dec 2022 | Actualizado a 02:59 AM

Literatura en un mundo digitalizado

AUTOR. El guionista Corven Icenail en la Feria del Libro de La Paz con sus publicaciones

/ 11 de septiembre de 2022 / 13:09

El reto de los escritores que editan de forma independiente está en el uso de la tecnología para la publicación y difusión de su trabajo

Estos son definitivamente otros tiempos, en los que la gente ya no recurre a los libros como antes, es más práctico y sencillo colocar en el buscador de Google cualquier término, frase o pregunta para obtener información de cualquier índole, ya no es necesario prestarse libros en una biblioteca, ni siquiera en acudir a una; todo está a un click o a un dedo de distancia.

La escritura es sin duda alguna una virtud con la que solo unos pocos cuentan. El mundo literario es apasionante y va más allá de las ferias de libros: los autores independientes están los 365 días del año y las 24 horas del día maquinando nuevas historias para contar, es así como buscan llegar a la memoria y al corazón de la gente, pero en una era tecnológica el desafío se vuelve todavía más grande.

¿Cómo le hacen los autores independientes para enfrentar este dilema y cuál es el grado de dificultad?

“Son varios. Uno es la competencia que hay a nivel digital y de que haya obras que se distribuyan gratuitamente, pero me alegro por otra parte, porque el conocimiento también se difunde, pueden tener acceso los niños, los jóvenes, pero no sé de qué manera realmente están utilizando bien este medio y la recepción de los libros, pero por ese lado también es un buen camino para que la lectura continúe”, contó Verónica Ríos, autora y comunicadora.

“Es más fácil cuando hablamos de era digital. La publicación puede editarse de una forma no análoga, podemos publicar por correo electrónico, hacer un grupo de personas que reciban nuestras obras, mandar a Amazon… hay muchos lugares para difundir tu obra, si te dedicas al contenido de manera virtual”, indicó el autor Carlos Castro Linares.

Para gustos, colores, así como en el cine, la televisión, la música, la comida y otros, las personas siempre tendrán preferencias, y en cuanto a la literatura, sobran las opciones para elegir.

Terror, novelas, cuentos largos y cortos, misterio, fantasía, romance, ciencia ficción, biografías, autobiografías, viajes, memoriales, autoayuda, etc.

Entre tanto para elegir, ¿cómo hacen los escritores para captar y retener a los lectores a través de internet?, ¿cómo mantienen el interés del público en sus obras?

Muchos autores y escritores independientes se abrieron camino migrando a las pantallas, pero también manteniendo su esencia entre las letras, las hojas y la imaginación.

“Hay que tratar de entender que los públicos los segmentamos por generación olvidada, boomers, generación x, millennials, centennials; cada generación, dependiendo de su año de nacimiento, es diferente. Mi público son millennials y centennials, para ellos el libro físico es más un objeto de colección que otra cosa, entonces yo me he visto en la necesidad de tener mis libros disponibles en Wattpad, de modo que mi público lee digitalmente y viene aquí y me compra los ejemplares”, relató el escritor Gabriel Michel.

“Utilizamos las redes sociales, más que nada las más básicas: Facebook, Instagram, en ocasiones Twitter; es muy bueno porque la censura es mucho menor allá, más que nada mantenemos cierta visibilidad de nuestro trabajo”, explicó Corven Icenail, escritor y caricaturista.

A pesar de los retos, lo que nunca va a morir es la literatura y sus más fieles lectores, no importa cuántas veces tenga que reinventarse para seguir vigente, ni si son pocos los que no solamente ojean; siempre habrá alguien que plasme sus ideas en una imprenta o en un Word, y alguien que busque en su librería favorita o simplemente que compre en línea lo que desea para enriquecer su mente.

FOTOS: DANIELA DALENCE CLAURE

Temas Relacionados

No hay edad para ser parte del mundo cómic

Cada vez más jóvenes y adultos son seguidores de los superhéroes, novelas gráficas y videojuegos

COMIC

/ 20 de noviembre de 2022 / 00:05

Es un hecho irrefutable que las adaptaciones cinematográficas y televisivas influyeron mucho en los medios y en el púbico en general. Ahora todo el mundo quiere tener en sus manos una buena historieta, ya sea por haber visto la última serie o película de Marvel Studios, como Thor: Love and Thunder o She Hulk, ya sea por curiosidad sobre su material de origen o por ser fanáticos de videojuegos de DC como Gotham Knights y Suicide Squad.

Los cómics nacieron en 1895, la primera historieta salió en un periódico de Nueva York, siendo el personaje pionero Yellow Kid. Éstos siempre gozaron de cierta popularidad, sobre todo en el público infantil, pero en este último tiempo fueron ganando mucho más territorio y públicos de diferentes edades, son cotizados en librerías y nuestro país no es la excepción, particularmente en la ciudad de La Paz.

Como buenos consumidores, nos fascina matarnos por entradas para poder tener el privilegio de ir a un estreno cinematográfico de medianoche, conectarnos al Discord y jugar algún videojuego con nuestros amigos.

¿Pero cómo influyen la lectura y la cultura en el mundo de los cómics y viceversa? “En mucho, porque actualmente las películas y las series que salen en la televisión son las que estimulan a la gente a leer”, contó Edson Tórrez, coleccionista.

LEA TAMBIÉN

La vida en la cárcel de San Pedro, la historia ganadora del IX Concurso Municipal de Cómics

“Usualmente la cultura popular ha sido influenciada mucho por los autores de cómics, en principio por los de superhéroes, los que todos conocen, como Superman, Spiderman y Batman. De éstos han salido las películas más famosas”, agrega Daniel Prieto, otro coleccionista.

“Todo el cine de superhéroes se basa en los universos que se han creado dentro de la producción de estas series que se hacían desde los años 40, 50, 60. Entonces, como las películas están de moda ahora y todos las están siguiendo, incluso niños, el aporte del cómic a la cultura ahora es más grande, se siente más que nunca”, añadió Prieto.

No se es demasiado pequeño o demasiado grande para descubrir y disfrutar algo nuevo, por eso vale la pena preguntarse quiénes son realmente los públicos de las historietas.

No hay edad

¿Son niños, jóvenes o adultos los lectores y fanáticos? “Yo ya estoy viejo, yo soy un coleccionista de cómics desde hace 50 mil años atrás y lastimosamente las historietas no son para gente joven. ¿Por qué? Porque no tienen plata, regularmente la gente adulta es la que tiene dinero para adquirirlos”, dijo Tórrez.

“En España, por ejemplo, sacan el formato en tapa dura porque es más caro; por eso, las personas que compran cómics actualmente son las que trabajan, los changos no trabajan, entonces les regalan o se ahorran, hay para todos los precios”, dijo.

“Últimamente y obviamente sí hay un número mayor de personas entre adolescentes y jóvenes que son consumidores, pero otras personas como mayores de 30 igual, compran tanto cómics que son hechos para adultos como los clásicos de superhéroes”, complementó Prieto.

“También hay gente que está buscando manga, compran más bien mucha manga. Hay ahora volúmenes grandes que reúnen varias compilaciones de cómics, entonces creo que los adultos son los pocos que tienen la plata para conseguir algo así grande, hay de todo, pero son más los jóvenes”, explicó.

No hay duda de que el mundo del cómic es realmente apasionante y que ahora es parte de la cultura y la sociedad, y no existe edad para poder disfrutar de una buena novela gráfica, ir al cine, contratar servicios de streaming, desvelarse en un gran videojuego, asistir a convenciones o, por qué no, hacer algún cosplay.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

ReciclAndante: mujeres que dignifican el reciclaje

Una organización de 40 mujeres recorre las calles para recolectar materiales y objetos en desuso para su subsistencia y cuidar el medio ambiente

Cuatro de las integrantes del colectivo ReciclAndantes, en su labor educativa

Por Daniela Dalence Claure

/ 15 de agosto de 2022 / 15:33

Desde cartones, papeles y plásticos, aparatos tecnológicos que ya no responden, ropa sin usar y hasta juguetes usados, ReciclAndante no se hace problema, todo es valioso. Se trata de una organización de 40 mujeres que trabajan en equipo para reciclar material y venderlo directamente a empresas que requieren reutilizar dichos componentes, todo es bienvenido para generar un impacto positivo en la preservación del medio ambiente.

En un mundo y una era donde más que nunca se necesita de las tres R —reducir, reutilizar y reciclar—, ReciclAndante recorre los barrios de la ciudad de La Paz recolectando estos artículos y que trabaja también a escala nacional.

En sol, lluvia y tormenta, de día o de noche, las ReciclAndantes salen a emprender su búsqueda en los basureros, contenedores y con los aportes de los mismos vecinos, quienes  ayudan con donaciones.

“Nosotras vamos a pie, digamos, vamos de contenedor en contenedor, vamos buscando, salimos temprano porque a mediodía en los basureros ya empieza el olor del desecho, entonces a las cuatro, cinco o seis de la mañana empezamos a buscar ya, está más tranquilo el ambiente, y en la tarde, en la noche también buscamos”, contó Susana Poma, miembro de ReciclAndante.

Muchas de las ReciclAndantes comenzaron con este trabajo por cuenta propia y lo realizan desde hace muchos años, pero ahora ya no están solas y son cada vez más. Así mayor también es la cantidad de material reciclable que se puede vender a las empresas a un mejor precio. También es muy importante resaltar el aporte que estas mujeres hacen para contribuir a la reducción de la contaminación.

“Hace 35 años estoy reciclando, así nomás normal, pero ahora estamos en grupo, nos ayuda en algo y todas las compañeras recogemos, estamos juntas, nosotras todo recogemos. Yo sabía siempre reciclar cuando era joven, ahora ya tengo 60 años y con eso nos ayudamos todas las mujeres, con nuestros hijos, nuestros esposos. Los hijos ya saben también cómo nos arreglamos. Igualmente ya están involucrados en el reciclaje, y con eso años estoy yo”, contó Avelina Gonza Rua, de ReciclAndante.

 Su labor ya corre de boca en boca entre los paceños, que saben que cuando tienen objetos que se puedan reciclar en casa, pueden acudir a ellas. “Vamos de tacho en tacho, vamos de casa en casa, venimos a las plazas y concientizamos a las personas”, relató Hilda Mamani, miembro de ReciclAndante.

Recolección. En plena faena, las ReciclAndantes recolectan materiales desechados. Foto: Daniela Dalence

Gracias al apoyo del Gobierno Autónomo Municipal de La Paz, la Agencia Sueca de Desarrollo Internacional y la Swisscontact, la organización crece cada día más y los logros no se hacen esperar.

ReciclAndante obtuvo convenios con supermercados como Ketal para que la gente lleve allí lo que ya no necesita y a cambio recibe vales que les permiten comprar nuevos productos en el mismo sitio.

De igual manera se realizaron campañas de limpieza de calles y se promovieron actividades como el recojo de basura de lugares turísticos y se impartieron conocimientos sobre compostaje.

Las ReciclAndantes apuntan a tener una personería jurídica propia, para poder tener más flexibilidad y formalidad en su labor; así como reunir a más personas al grupo, para agrandar la familia y obtener más resultados; conseguir un mayor acercamiento a los supermercados para poder promover la causa y preparar campeonatos para unir más a la comunidad y así poder ser protagonistas del cambio.

En Bolivia, se genera más de 7.022 toneladas de basura al día y solo se recicla aproximadamente el 4% cuando se podría llegar al 80% de material reciclado. Ahora con las ReciclAndantes, es seguro que las cifras cambiarán.

Comparte y opina:

Hocicos del Mundo; una nueva camada de voluntarios animalistas

El albergue para perros ubicado en La Paz acoge a 18 canes y cuenta con más de 50 jóvenes que trabajan para promover adopciones

Este grupo de jóvenes trabaja en el albergue para cuidar a los perros, que están separados en caniles por edades

Por Daniela Dalence Claure

/ 25 de julio de 2022 / 15:31

Las colitas batiéndose, ladridos y las patitas empujando humanidades dan la bienvenida al albergue de Hocicos del Mundo. Para esto, el visitante debe haber pasado una puerta falsa construida para evitar la fuga de algún perrito escapista.

El espacio ha sido construido piedra a piedra, ladrillo, calamina y telas tendidas en un terreno en el que los caniles están dispuestos estratégicamente: uno para los “abuelitos”, perritos de más de 10 años; otro para los más traviesos y peleadores; un tercero para los más jóvenes y los más tranquilos. A un costado hay un cuarto pequeño que es utilizado en los casos de perritas preñadas o con cachorros, y hace las veces de depósito.

Mirando alrededor todo llama la atención y, entre tanto detalle, la juventud del cuerpo de voluntarios y voluntarias que atiende en este momento a 18 canes que son, han sido o serán rehabilitados para ser puestos en adopción.

La energía se siente en el santuario, hay 50 chicos y chicas de entre 13 y 22 años de edad que verdaderamente llevan la bandera de los Hocicos del Mundo porque ponen tiempo, recursos y fundamentalmente el amor por los animales en necesidad, con la consigna de ayudarles a través del rescate, la rehabilitación y la adopción.

Esta organización sin fines de lucro fue fundada en 2017, con dos voluntarias. Una de ellas, Paola López, abre las puertas del albergue donde estos jóvenes se mueven en diferentes tareas. “El albergue lo fundé con una amiga, rescatábamos animales individualmente, pero llegó el momento en el que no teníamos a dónde llevar a los perritos y es cuando empezamos a soñar con tener nuestro propio albergue, y conseguimos un terreno”, explica la fundadora.

Esto ocurrió en un momento en el que otras organizaciones similares cambiaron su enfoque de rescate por el activismo y/o cerraron albergues debido a lo costoso de su mantenimiento. Costoso en lo económico y a nivel emocional también. “Los primeros perritos que hemos tenido eran una mamá con nueve cachorros. Entre otros teníamos como 14 animales”, dice.

Se pasó la voz y se fueron sumando manos. Primero fueron dos, luego seis y ahora son más de 50. Había nacido una nueva camada del voluntariado animalista.

Las Naciones Unidas definen el voluntariado como una forma poderosa de involucrar a los ciudadanos para hacer frente a los desafíos en materia de desarrollo, y capaz de transformar el ritmo y la naturaleza del mismo. Esto beneficia a la sociedad fortaleciendo la confianza, la solidaridad y la reciprocidad entre las personas y creando oportunidades de participación apropiadas.

Si bien puede entenderse como un trabajo no remunerado, implica responsabilidad, tiempo y capacidades. Y, en definitiva, sí hay recompensa. En este caso, cambiar la situación de abandono o maltrato de uno de los rescatados. Uno a la vez. Y para jóvenes que tienen responsabilidades de colegio, universidad o trabajo, la recompensa cubre con creces cualquier esfuerzo.

¿Qué inspira a los jóvenes para ser voluntarios animalistas?

Los animales no tienen voz y no pueden defenderse, no pueden pagarse un veterinario; no pueden decirte qué está mal con ellos, no pueden contarte lo que les ha pasado. Nosotros sí tenemos voz, sí tenemos manos y tenemos recursos para ayudarlos, por qué no hacerlo de forma gratuita”, explica el voluntario Alejandro Pantelis. Como él, otros jóvenes cuentan su experiencia.

“Lo hago para poder cambiar un poco cómo está tan marcada nuestra sociedad. Los animalitos no necesitan cosas, cuando en realidad ellos tienen muchísimo amor para dar y nosotros también tenemos que devolvérselos y ayudar”, cuenta Belén Vásquez.

 “Algo que es motivador es dar tu tiempo, tu energía. Es la satisfacción de hacer algo por alguien más sin esperar nada a cambio (…). Para mí es muy bonito venir, hacer lo que puedo hacer y sentirme bien conmigo mismo sabiendo que he ayudado”, relata Roly Morales.

“Lo que más inspira es tener resultados (…) porque nosotros todos los días estamos pendientes de nuestros perritos, también de que sean dados en adopción, de conseguirles un hogar. La mayor satisfacción es cuando ves que tu labor está dando resultados y eso es cuando salen en adopción y tienen una vida feliz después. Hacer voluntariado no es solamente hacerles bien a los perritos, sino te hace bien a ti también”, responde Denisse Mendoza.

Aquí es donde cobra sentido la frase “No puedes cambiar el mundo. Pero si puedes cambiar el mundo para alguien, hazlo”.

FOTOS: DANIELA DALENCE CLAURE

Comparte y opina:

Cultura del fitness, en alza tras el golpe del COVID-19

Uno de los sectores más afectados por la pandemia fue el de los gimnasios. La necesidad de tener mejor salud ha reactivado al gremio

Por Daniela Dalence Claure

/ 11 de julio de 2022 / 15:40

Después de dos años de crisis, debido a la pandemia por COVID-19, los propietarios y personal trainers de seis conocidos gimnasios de La Paz sienten que empiezan a recuperar la popularidad y ven que este es un prometedor momento para la actividad física.

La llegada del coronavirus fue un golpe bajo para muchos negocios, entre esos, el del fitness —vocablo inglés que significa “bienestar”—, que se vio en la obligación de cerrar los gimnasios para evitar cualquier tipo de contagio. En Bolivia se vieron afectadas alrededor de 15 mil personas, entre entrenadores, instructores, administrativos y propietarios, que, en cinco meses de aislamiento, tuvieron que encontrar los modos de autosostenerse.

“Durante la pandemia, lamentablemente muchos gimnasios no pudieron hacer absolutamente nada”, contó Patricia Rullier, instructora de Spinning Elite III y propietaria del gimnasio SpinPower Training Group, dedicado a la disciplina del spinning.

Del sector de servicios, uno de los primeros rubros en adaptarse a la nueva normalidad, adecuando espacios y ofertas, fue el de los gimnasios, en sintonía con una demanda renovada por un público aún mayor que el que llenaba los gimnasios antes de la pandemia.

Sin embargo, éste no ha sido un camino fácil ni corto: con varios cierres obligados, la pérdida masiva de abonados y una migración obligada y poco rentable a la modalidad del fitness home.

Dar entrenamiento en línea, alquilar, tener las máquinas en casa, vender las mismas y el ejercicio personalizado fueron algunas alternativas que tuvieron que surgir, aun teniendo ciertos resultados con estas, la reapertura de los gimnasios y los centros deportivos era cada vez más ansiada.

“Lo de las clases virtuales era para las personas que nos contrataban (…) compraban algunas mancuernas, ligas en sus casas y nosotros les íbamos indicando varios ejercicios, piernas, brazos, algunas cosas así que han sido lo que mucha gente quería en ese momento”, relató César Guzmán, personal trainer de Style Fit Gym.


Salud. Los riesgos que representan el sedentarismo y la mala alimentación ha atraído a la gente nuevamente a los gimnasios

Tras el levantamiento de las medidas de cuarentena, el escenario fue difícil y accidentado por diferentes razones, entre ellas, la demorada autorización de funcionamiento por parte de las autoridades, ya que cada ciudad y departamento en el país comenzó a decidir su retorno gradual a la nueva normalidad.

Las medidas de bioseguridad —como el uso del barbijo, la desinfección, la reducción de aforo y el distanciamiento social— fueron adoptadas por todos los espacios públicos y los gimnasios no se quedaron atrás, enfrentando el reparo del público para volver a las salas de entrenamiento  por temor al contagio.

“Ha sido complicado. Mucha gente que tenía miedo al tema del contacto con las personas, otras que se han enfermado y han empezado a entrenar se fatigaban más rápido, por el mismo hecho de que sus pulmones no estaban al cien por cien, entonces sentían que estaban haciéndose daño solos. Ha sido bien complicado, bien difícil volver”, comentó Ricardo Chacón, personal trainer de Essential Gym La Paz.

La cultura del fitness se resume en el buen estado físico y de salud apoyado por el ejercicio constante y la buena alimentación. En la última década ha ganado popularidad en el país con la proliferación de espacios para el deporte in door.

Efectivamente, tras el encierro la gente empezó a buscar un mejor estilo de vida, llámese bajar de peso, ganar masa muscular, mantenerse en forma, cambiar de hábitos poco saludables ganados en el aislamiento pandémico, como el sedentarismo y el sobrepeso.

Dos años después, tal cual ave fénix, el mundo del fitness resurgió de las cenizas más fuerte que nunca y el futuro que se proyecta se ve prometedor.

Uno de los principales argumentos de la Asociación de Gimnasios de La Paz fue que el deporte es sinónimo de salud. El propietario de la cadena Energym, Carlos Villazón, dijo en diferentes medios de comunicación que los gimnasios contribuían a la salud de la población.

Ese es el espíritu que parece mover, ahora, tanto a quienes ofrecen como a los que demandan el servicio. “Se está expandiendo bastante, como que la gente ha tomado más conciencia. ¿No? Entonces está empezando a entrenar más, a preocuparse más por su salud y yo creo que va a crecer bastante, ya que nos hemos dado cuenta de que sin una condición física estable, no podemos conseguir nada, entonces está creciendo mucho”, dijo Eva Bellota, personal trainer de Connect Health and Fitness.

FOTOS: ARCHIVO LA RAZÓN

Comparte y opina: