sábado 28 nov 2020 | Actualizado a 12:13

Las ‘aguas frescas’ del Chavo y la Chilindrina están en la zona Litoral

El emprendedor ofrece frescos en compañía de su sobrina.

Contó que trabajó perforando pozos.

Por Milenka Rivera

/ 1 de octubre de 2020 / 13:10

Luego de pasar por un  accidente que lo dejó inhábil para su trabajo (perforación industrial) antes de la pandemia, José Luis Cutipa, decidió no quedarse con los ‘brazos cruzados’ y salió a vender fresquitos en bolsitas de plástico que los prepara junto a su pequeña sobrina Mikaela (7 años), quien lo acompaña donde él va.

Él tiene 28 años y está con  un disfraz del ícono mexicano El Chavo del Ocho que él mismo lo confeccionó con la máquina de coser que le prestó su tía. La niña lleva una montura de lentes sin vidrios, dos colitas a los costados de la cabeza y una chompa roja fruncida en la espalda que es la característica de La Chilindrina. Juntos ofrecen sus productos a todos los clientes que pasan por esa intersección de la ciudad.

Con una sonrisa que se esconde detrás del barbijo, José Luís o El Chavo alteño como fue denominado en las redes sociales, logró vender cada uno de sus jugos. Por su lado, Mikaela sostiene dos bolsitas en una de sus pequeñas manos y las sube en alto para que los choferes, quienes son los clientes principales, la puedan ver. “Tío he vendido tres”, dice afanada la niña mientras le da el dinero que recaudó en una pequeña mochila de cintura, donde ahorran ‘peso a peso’ para la atención médica de su tío.

Cutipa contó que antes de la cuarentena se dedicaba a la perforación industrial; sin embargo, después del ingreso del país en la cuarentena rígida, aprovechó en realizar trabajos de albañilería en su casa, pero lastimosamente mientras soldaba un andamio, una chispa saltó a su ojo derecho dejándolo gravemente herido. “Tengo perforada la córnea, el médico me dijo que debo cambiar una telita y que para esto necesito una operación”, contó afligido.

COSTO

Ocho mil bolivianos es el monto que requiere para su intervención quirúrgica y 180 es el precio de cada frasco de las gotas que utiliza, cada cuatro horas, para que el globo ocular afectado no se reseque. “Son dos tipos que me pongo y me duran dos semanas, debo comprar otra vez cuando se terminan para que no me duela”, dijo

Asimismo, señaló que otro de los motivos que le impulsaron a salir a vender es que debe al banco. “Tengo una deuda de ocho mil bolivianos, cualquier rato nos van a cobrar, ese dinero me presté porque mi mamá estaba enferma”, comentó.

“Cuando me accidenté gasté todos mis ahorros, si no me hago atender podría quedar ciego. Es por eso que salgo a vender porque necesito una operación urgente; sin embargo, no tengo el dinero”, indicó.

Explicó que trabajaba perforando pozos petroleros y viajó a Tarija, Oruro, Cochabamba y Sucre ejerciendo esa labor, pero que no puede volver a realizarla porque tras el accidente quedó inhábil. “No puedo trabajar en lo que hacía antes, podría ocasionar algún accidente. Esas perforadoras pesan hasta ocho toneladas y un mal cálculo podría ser fatal”, lamentó.

José Luis lleva puesto toda la indumentaria del personaje de El Chavo, con la única diferencia que tiene un parche negro para cubrir el ojo afectado. “La tierra o el polvo me lastiman es por eso que lo cubro para que no entre y me raspe,”.

El clima es uno de los ‘rivales’ que debe vencer José Luis. “A veces vendo hasta 250 fresquitos, pero cuando hace frío o llueve no se puede vender”. Él tiene un carrito donde llevan su mercadería y tiene la bandera tricolor que muestra el patriotismo de estas personas. Se encuentran ubicados cerca del final de la avenida Litoral (El Alto), entre la intersección al camino de San Felipe de Seke, a espaldas del Aeropuerto.

Comparte y opina:

25 propietarios que alquilaron sus casas para bares fueron sancionados en El Alto

La Alcaldía aplica un auto sancionatorio desde el posconfinamiento.

Los operativos de control se intensificarán en diciembre.

Por Soledad Daza

/ 27 de noviembre de 2020 / 19:42

Desde el posconfinamiento en la urbe alteña, al menos, 25 propietarios de inmuebles, que alquilaron sus ambientes para el funcionamiento de bares ilegales, fueron sancionados hasta mediados de noviembre.

Ante la transgresión de la norma legal y vigente que prohíbe la apertura de locales de venta y consumo de alcohol, la Alcaldía a través de la Secretaria de Seguridad Ciudadana y la Intendencia Municipal procedió a aplicar un auto sancionatorio que establece una sanción tanto para el dueño de la actividad económica como para el propietario del inmueble.

El Intendente Municipal de El Alto, capitán Arturo Sejas, informó que con la medida se busca reducir la incidencia de este tipo de negocios en la urbe alteña y que exista una responsabilidad por parte de los dueños de casa.

«Ya es una sanción cruzada para que de esta manera se genere más responsabilidad en las personas, ya son 25 inmuebles que tiene el auto sancionatorio», señaló.

De acuerdo con la aplicación del auto sancionatorio, el propietario del inmueble que permitió que una actividad ilegal funcione dentro de su propiedad es sancionado con 2.500 UFV, “si reincide serán 5.000 y esto es acumulable y cuando pague sus impuestos tendrá que pagar también esta sanción por no normar a su inquilino o arrendatario, ya que estas actividades aún no están permitidas por la emergencia médica», dijo.

En estos inmuebles funcionan bares, licorerías y hasta una discoteca, en un operativo se sorprendió a más 200 personas al interior. La Intendencia alteña procedió con decomiso de mobiliario, equipos de sonido, bebidas alcohólicas y también procedió con la clausura de estas actividades económicas.

«Las personas de los negocios que sean sorprendidas infringiendo la norma nosotros procederemos con la clausura y de acuerdo con la Ley Municipal 458 se aplicará el auto sancionatorio para que también el propietario del inmueble asuma su responsabilidad».

El funcionario aclaró que ante la reincidencia constante por parte de los dueños de negocios de bares se determinó aplicar el auto sancionatorio en la etapa de posconfinamiento “y de esta manera sentar un precedente en estas personas y así generar una responsabilidad compartida con el infractor y el dueño del inmueble».

Por otra parte, resaltó que todos los propietarios de discotecas legalmente establecidas acataron las disposiciones establecidas a causa de la pandemia y no infringieron las normas.

Comparte y opina:

Dos tipos de maltrato son los que más sufren las mujeres

La violencia psicológica y física muchas veces anteceden los casos de feminicidio.

Las víctimas pueden denunciar el hecho a la Defensoría del Pueblo.

Por Soledad Daza

/ 27 de noviembre de 2020 / 16:35

La violencia psicológica y física son las formas de maltrato que más sufren las mujeres en territorio nacional y que muchas veces estos tipos de violencia anteceden los hechos de feminicidio.

La Delegada Adjunta para la Vigencia y Ejercicio de Derechos Humanos para la Defensoría del Pueblo, Jimena Fajardo, explicó que la violencia se da en ciclos y estas tienen a su vez elementos en todas sus formas, «por ejemplo si empieza con violencia psicológica ahí mismo está la independencia económica que se transmite como un tema de violencia».

Por ello manifestó que es muy importante reforzar todas las temáticas en cuanto a los derechos de las mujeres como su autonomía e independencia económica para que de esta manera se frene el maltrato y se evite que la violencia psicológica termine en violencia física o en el peor de los casos en un feminicidio.

«Hay violencia mediática, económica, física, sexual, verbal y otras que al final casi todos los elementos se presentan en uno y lamentablemente si no se denuncia, no se atiende y protege en su debido momento puede terminar en un feminicidio», manifestó.

La Defensora del Pueblo, Nadia Cruz, indicó que generalmente los casos de feminicidio están precedidas de violencia física, psicológica y económica que se agravaron más en el país durante la etapa de la cuarentena que se vivió a causa de la pandemia por el coronavirus.

«Las violencias que sufren las mujeres son de distinto tipo, son de distinta forma y en distintos grados de gravedad, consideramos que las cifras de feminicidio posiblemente superen las del 2019, estos son la última escalada que sufren las mujeres como ser humano», dijo.

Explicó que la Ley 348, Ley 1173, políticas públicas, medidas, entre otros continúan siendo un horizonte difícil de alcanzar en la realidad para la población y en especial para las mujeres que sufren o viven en violencia.

«No contamos con la infraestructura necesaria en los municipios, departamentos y el estado para poder atender, no contamos con personal sensibilizado, capacitado y empático con las mujeres que van a denunciar un tipo de violencia y peor aún resulta evidente que la tarea de prevención sigue siendo muy poco efectiva dentro de nuestro país», expresó.

Cualquiera de los tipos de violencia no sólo afecta a las mujeres adultas, sino también a niñas, adolescentes, jóvenes y adultas mayores, la defensora aclaró que la violencia femenina no tiene edad.

«Los casos de violencia sexual para niñas y adolescentes son de alta preocupación para nuestro país y es preocupante que en la región no se pueda superar, en el caso de las mujeres adultas lo propio sufren de violencia en los hogares y fuera de ellos», dijo.

En el caso de las mujeres adultas mayores explicó que la situación de vulnerabilidad en el área rural es más preocupante que del área urbana por las condiciones socio económicas, el sometimiento y disposiciones que se dan en contra de ellas tan sólo por el hecho de ser mujeres y adultas mayores.

Jimena Fajardo señaló que desde el estado se debe reforzar la promoción de derechos, la educación en el entorno educativo y en las comunidades, pero además se debe fortalecer las tareas de prevención y atención.

Para que de esta manera desde el primer momento en que se efectúe el ciclo de violencia el estado intervenga con todas las medidas y recursos disponible que hay a través de las oficinas interdisciplinarias, los Servicio Legal Integral Municipal (SLIM) en cada municipio y la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv) con sus equipos interdisciplinarios, además de dar protección a las víctimas que llevan sus casos ya en fiscalía.

«Una mujer que sufre violencia psicológica, que es el primer indicio, si es bien atendida lo más posible es que no vaya a sufrir violencia física, entonces desde el primer momento cuando inicia el ciclo de violencia se tiene que intervenir», dijo Fajardo.

Comparte y opina:

Ve una oportunidad en la pandemia: elabora calzados que combinan con el barbijo

La familia Bravo decidió confiar en su emprendimiento y se reinventó.

Los productos son hechos con puro cuero y ha pedido.

Por Andrea Ríos

/ 17 de noviembre de 2020 / 09:49

Los bolivianos son conocidos por la capacidad de ser  emprendedores. Más allá de las circunstancias, está en las venas de cada ciudadano salir adelante con variadas ideas.

Este es el caso de Raúl Bravo y su familia, quienes a pesar de la situación por la que atraviesa el mundo por el COVID-19, continúan con el negocio que crearon hace más de 25 años.

“Esta empresa  va conmigo más de 25 años, con mi padre son más años. Él creó la zapatería, mi papá era especialista en zapatos de varón, yo me especialice más en calzados para mujer”, contó a EXTRA.

La familia Bravo tiene “mucha experiencia” en zapatos de cuero, es por esa razón que, incluso, decidieron innovar y realizan modelos de acuerdo con la temporada y muchas veces a pedido de los clientes, quienes les mandan alguna idea y los zapateros la diseñan.

Por la pandemia el trabajo de los emprendedores se vio paralizado, ya que no podía realizar el envío de sus productores a los distintos departamentos del país. “Nosotros enviamos nuestros zapatos a nivel nacional, nos afectó bastante la cuarentena, ya que estábamos restringidos y no se podía realizar la distribución con normalidad. Hasta ahora contamos con algunas restricciones en los municipios”, indicó.

“Durante la pandemia recibíamos pedidos de los clientes más fieles, y como una forma de complementar los zapatos y para innovar un poco decidimos diseñar barbijos de cuero que combinan con los calzados. Durante el tiempo más duro de la pandemia fue un pequeño aliciente para continuar con nuestro trabajo”, resaltó.

Los zapatos son 100 por ciento de cuero y son elaborados a mano desde las plantas. Con modelos únicos, la familia Bravo continúa con el trabajo, a pesar de las adversidades que se puedan presentar tienen claro que su empresa debe continuar, ya que no sólo la familia se beneficia con el negocio, sino también los trabajadores que colaboran con la elaboración de todos los artículos.

Bravo dijo que hasta el momento la “combinación del barbijo con el calzado, fue muy bien recibida. Es por eso que ahora trabajamos en otros diseños de barbijo de cuero para damas y jóvenes”, expresó.

Comparte y opina:

Artesanos ‘tropiezan’ con cuatro obstáculos para su reactivación

El costo de la materia prima subió, no hay capital, no pueden promocionar ni hay demanda de sus artículos.

El sector informó que a pesar del posconfinamiento aún no tienen ingresos.

Por Soledad Daza

/ 13 de noviembre de 2020 / 22:03

Los costos elevados y la falta de la materia prima, la ausencia de inyección de capital, los pocos mercados y ferias en el país para promocionar sus productos y la inactividad de las festividades sociales son algunos de los obstáculos y dificultades que debe atravesar el sector artesanal de la urbe alteña para su reactivación.

El secretario General del Consejo Central de Federaciones y Asociaciones de Artesanos (Cocedal) El Alto, Héctor Delgado, informó a EXTRA que en esta etapa de posconfinamiento muchos de los artesanos tropezaron con dichas dificultades que causaron que el sector se reactive de a poco.

La falta y los costos elevados de la materia prima, que se requiere para elaborar sus productos, es uno de los problemas principales que dificulta el reinicio de sus actividades para las unidades productivas.

En el caso de los trabajadores en madera y metal mecánica, el dirigente señaló que deben adquirir el insumo a un precio elevado. “Las empresas importadoras de fierros han hecho subir el costo al triple y cuatriple del que era. Lamentablemente en Bolivia no se produce fierro y los compañeros de metal mecánica están comprando a un precio alto”.

En segundo lugar, no hay una “inyección de capital” en los diferentes rubros. “Los artesanos tuvieron que gastar sus ahorros e, incluso, vender sus máquinas y herramientas a causa de la cuarentena”.

Asimismo, indicó que antes de la pandemia se podía vender hasta diez muebles a la semana, hoy en la etapa de posconfinamiento sólo se vende entre uno y dos muebles.

“La venta bajó mucho en esta gestión. La gente ya no nos compra, no tenemos un ingreso seguro, no todos podemos recuperarnos con rapidez, aunque ya no hay tantas restricciones, aún la población no cuenta con dinero para adquirir otras cosas, habrá que tener paciencia no más”, expresó.

En tercer lugar, la falta de mercados y ferias para promocionar sus productos son otros factores que afectan al sector, por lo que requieren del apoyo de las autoridades, tanto nacionales como municipales.

“Es importante que haya una vitrina comercial, para que la población pueda ver el trabajo de los artesanos. Ahora muchos prefieren los productos chinos porque son más económicos, pero nuestro trabajo es garantizado, les va a durar muchos años, además de que están ayudando a los pequeños emprendedores del país”.

Cuarto, la inactividad de las festividades sociales hasta la fecha no permite la reactivación total de los bordadores, orfebrería, fotógrafos, costura y hasta los zapateros, quienes fueron afectados hasta el punto de dejar sus talleres para sobrevivir.

“Son sectores que aún no se pueden levantar por el efecto de la pandemia, no hay fiestas y esto también a afectado al rubro de cotillones, los que hacen piñatas y disfraces, esos sectores todavía están postergados no hay trabajo para ellos, muchos han cerrado sus tiendas”.

Rosmeri Chávez del sector de los bordadores expresó que aún no pueden reactivarse porque no se autorizaron las actividades festivas ni las escolares, ya que requerían los trajes folklóricos para las horas cívicas que se realizan durante el año.

“Estamos como enterrados bajo la tierra, lo que se quiere es una reactivación económica y laboral porque hemos perdido nuestro capital por completo, nos afectó en el alma toda esta situación, esperamos que para el año estemos mejor y que el Gobierno nos dé el apoyo que estamos buscando”.

Además, detalló que varios bordadores cerraron sus talleres y pasaron a realizar barbijos, trajes de bioseguridad y otros tuvieron que cambiar por completo de rubro para subsistir y mantener a sus familias.

Desde la Dirección de Desarrollo Productivo Artesanal de la Alcaldía de El Alto se realizó una capacitación de las nuevas tecnologías, con el objetivo de promocionar y comercializar a través del Internet, las redes sociales, como el Facebook, YouTube y Twitter, entre otras.

Pero, el dirigente de Cocedal, Héctor Delgado, dijo que es un aporte para el sector, pero no es una solución para el mercado alteño porque la venta de sus productos debe hacerse de manera directa y personal.

“El aspecto virtual no está adecuado a nuestra realidad, hoy en día el mercado que tenemos es directo, uno expone su producto, el cliente ve y compra, de manera virtual no se tiene la misma capacidad para vender. Todavía hay que trabajar en este aspecto de forma progresiva para que los compradores se adecuen y nosotros aprendamos a manejemos bien los paquetes”.

Con el estado de emergencia sanitaria pararon todas las actividades culturales, folklóricas y de turismo, por lo que los artesanos no lograron vender sus productos y perdieron el capital de trabajo. Hoy con la etapa de posconfinamiento diferentes sectores se reactivan con dificultades y de apoco.

“Esperamos que haya políticas de apoyo a los artesanos y que la población comience a consumir lo nuestro, ya que no solo se lleva un objeto a casa, sino que crea fuentes de empleo, que ayudan a muchas familias a salir a delante”.

Comparte y opina:

Las ‘tantalanitas’ una de las novedades en Todos Santos

Una emprendedora paceña elabora las t’antawawas con lata y crochet.

Milenka Alcón, de 22 años, realiza muñecos personalizados.

Por Andrea Ríos

/ 9 de noviembre de 2020 / 15:52

La festividad de Todos Santos, que se celebró el 1 y 2 de noviembre en La Paz, encontramos sobre salen artesanos que trabajan con mucho esmero para ofrecer manualidades únicas.

Este es el caso de Milenka Alcón, quien con 22 años, busca maneras de mostrar su arte. Ella contó a EXTRA que con cada una de sus creaciones puede salir de lo cotidiano y relajarse realizando los diseños.

“Desde julio comencé con esto, en realidad desde mis ocho años me llamaba la atención las manualidades y tomé cursos de goma eva, pero ya en la cuarentena me animé a aprender a realizar los amigurumis (peluches tejidos) y entré a YouTube para aprender. Mi mamá me enseñó los puntos básicos de tejido a crochet”.

Milenka dijo luego de aprender el arte, comenzó a realizarlos de manera personalizada. “ Los clientes me pasan fotografías de sus perritos o gatitos o alguien a quien quieran recordar, para que yo pueda replicarlos en el tejido a crochet es muy complicado muchas veces, pero siempre se puede lograr con esfuerzo y dedicación”.

El amigurumi es una técnica que se origina en Japón y  consiste en tejer pequeños muñecos con crochet o ganchillo. Generalmente se tejen amigurumis de animalitos como ositos, gatitos, perritos y van quedando adorables a medida que uno les va aplicando los detalles, también se puede tejer cualquier tipo de forma que uno se pueda imaginar, como plantas, comidas y accesorios.

“Siempre voy pensando en qué modelos puedo crear, mi última creación es la Tantalanita, una réplica en crochet de las tradicionales t’antawawas, que acompañan la mesa para la llegada de los difuntos. Está teniendo buena aceptación, ya tengo algunos pedidos”.

Este y muchos más emprendimientos los pueden encontrar en la plataforma de promoción de negocios Escaparate Emprendedor.

“La app es una herramienta de apoyo para los emprendedores. La hemos diseñado y desarrollado durante la pandemia del COVID-19. El Escaparate Emprendedor lo lanzamos el 23 de julio del 2020”, dijo Sergio Siles Sánchez Secretario Municipal de Desarrollo Económico de la Alcaldía.

Comparte y opina: