lunes 18 ene 2021 | Actualizado a 16:12

Hérland SolIz: ‘En estos meses sí o sí habrá una nueva ley de incentivos’

El presidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) realiza un primer balance de la situación de la primera empresa del país luego de haber sido gestionada durante 14 años por el gobierno de Evo Morales.

Despacho. Soliz recibió a los periodistas de La Razón el martes pasado. Foto: Christian Calderón

/ 12 de febrero de 2020 / 10:30

La nueva administración de la empresa más grande de Bolivia socializa desde hace unos días el primero de al menos dos informes sobre la situación de la estatal petrolera. El primer documento presenta nuevos resultados de las actividades de exploración, explotación, refinación e industrialización efectuadas en los últimos 14 años, mientras que el segundo —que se difundirá el 28 de febrero— examinará el desarrollo de los sectores de transporte, almacenaje, comercialización y redes de gas. Ambos informes se realizan por iniciativa de Hérland Soliz, quien fue posesionado como presidente de YPFB el pasado 16 de diciembre en reemplazo de José Luis Rivero, quien fue retirado del cargo luego de declarar que la petrolera estatal “está toda quebrada económicamente”.

—¿Cuál es la situación financiera de YPFB Corporación?

—La transparencia es el pilar fundamental de esta gestión encabezada por la presidenta Jeanine Áñez y nosotros; como primera medida, queremos convertirnos en la empresa más transparente de los bolivianos. El primer balance general al 30 de septiembre de 2019 da un valor patrimonial de Bs 63.244 millones ($us 9.086,8 millones), el más alto de todas las empresas bolivianas, con lo que podemos deducir que YPFB no está en quiebra. El estado de resultados hasta la misma fecha muestra también un saldo a favor de Bs 1.600 millones. Pero hay ajustes que se le tienen que hacer a estas utilidades, y eso es lo que escondía el gobierno anterior. Estos ajustes son, por ejemplo, deudas de la subvención de combustibles y de la energía pagada no retirada al Brasil que hacen que el saldo sea negativo, de menos Bs 3.000 millones. Las deudas son mucho mayores que la propia gestión que se hace. En 2019, lo planificado en YPFB Casa Matriz o Corporación fue de Bs 2.133 millones, pero solo ejecutamos el 38,65% y eso empresarialmente no funciona. Entonces, aquí se nota la falta de planificación que hubo de parte del anterior gobierno, la mala administración, la mala salud financiera en la que estaba la anterior gestión. Lamentablemente, en este período transitorio cuesta mucho volcar esta situación, (pero) estamos haciendo todos los ajustes necesarios, estamos convirtiéndonos en una empresa que cuide el bolsillo de los bolivianos (…). Otro reporte importante es el del personal. En Yacimientos, sin contar las subsidiarias, el promedio de personal era de 2.500, una cantidad que en 2019 sube a 2.845.

—¿Por qué el año pasado?

—Es una muestra clara de que esta empresa (YPFB) era la caja de campaña y la agencia de empleo del gobierno anterior. Metían personal a dedo, políticos, candidatos y parientes de candidatos. Entonces esto se politizó tanto que realmente no se tenía un rumbo y cada vez se gastaba mucho más. Y esa es la mejora que se hizo en 2020. Solo en enero hemos disminuido 235 personas y el ahorro que hemos tenido es de Bs 1.463.957. También han finalizado algunos contratos y vamos a dejar de contratar a personas que realmente no se utilizan. Esta forma de ser austeros con nuestros recursos no significa que vamos a dejar de trabajar, más bien queremos mayor calidad de gente proba e idónea que estamos metiendo. Entonces eso es lo que estamos haciendo en YPFB: una reingeniería en todo aspecto.

—Según este análisis, ¿qué empresas y proyectos son rentables y cuáles son deficitarios?

—Dentro de los proyectos rentables tenemos el etanol y la exportación de GLP, mientras que el proyecto más deficitario de toda la cadena de hidrocarburos es la Planta de Urea, a la que catalogo como “el peor capricho político del anterior gobierno”. Por otro lado, tenemos el dato de que hasta ahora ninguna de las empresas subsidiarias fue deficitaria; sin embargo, han bajado mucho sus utilidades, han llegado a números negativos. Eso se va a saber en el próximo informe.

—¿Por qué califica la planta de Bulo Bulo como un “capricho”?

—Es un capricho político por la ubicación. No puede ser que la hagas en el centro del país si quieres vender el 90% de lo que produce. ¿Dónde están los estudios de mercado y el análisis para hacer eso? Aquí se muestra nuevamente la falta de planificación que tuvieron el anterior gobierno y YPFB en la planta más cara del país.

—¿Cuál fue su costo?

—$us 1.053 millones. Primero el contrato original era de $us 890 millones, luego se hizo un contrato modificatorio y se llegó a $us 1.000 millones. Se gastó $us 50 millones más en la adecuación de transporte, barcazas y vagones, que han sido escándalos de corrupción en otro años; y otros $us 3 millones en tener un puerto de salida al río Paraguay. Además se va gastando casi $us 300 millones más en la vía férrea. Todo se planificó al revés. La Planta de Urea es el peor negocio que hemos tenido porque se planificó con un precio de $us 800 la tonelada métrica (TM) y ahora está en $us 250. ¿Cómo va a ser rentable esto?, no hay forma de que sea rentable este proyecto. Lo que si nos pone en duda es cómo en otros países es rentable con ese precio y aquí en Bolivia no.

—¿Cuáles son las opciones?

—Buscar una asociación público privada con una empresa de afuera o trasladarla, aunque nos cueste más recursos. Vamos a llegar a una solución en dos meses. En ese tiempo estamos haciendo una auditoría bien específica y quirúrgica en la planta, la cual estamos paralizando porque el mismo hecho de utilizarla nos causa gastos. Para que funcione esta planta se utilizan 2 millones de metros cúbicos de gas día (MMmcd), más negocio es vender ese gas a Brasil y Argentina que vender la urea a ese precio ($us 250 por TM). Entonces, no hay forma de ver que este negocio sea rentable (…). Estamos sacrificando todo nuestro tiempo y trabajo, aparte de las funciones normales que tenemos, en hacer esta clase de análisis para dejarle al próximo gobierno una ruta expedita sobre este tema, porque si no lo hacemos nadie lo va a hacer.

—¿Qué indica el balance sobre el proceso de nacionalización?

—Los bolivianos fuimos víctimas de la propaganda política, porque la nacionalización en realidad no es más que buscar recursos económicos en la comercialización del gas natural; no es buscar nuevos horizontes, nuevas reservas o negocios rentables. Para mí, el gran fracaso de la nacionalización es la exploración, hubo más inversión en explotación que en exploración (…). Ese proceso, debido a los altos precios del petróleo, nos ha dado 10 veces más recursos que los que teníamos antes, pero no tenemos 10 veces más hospitales o 10 veces más escuelas en las comunidades. Entonces, la falsa nacionalización, al final de cuentas, nos lleva a este fracaso y ahora nadie habla de ella.

—¿Y la industrialización?

—Está concebida con tres proyectos grandes: las separadoras de líquidos Gran Chaco y Río Grande y la Planta de Urea. Río Grande está funcionando siempre a más del 80% de su capacidad de GLP para el mercado interno. Gran Chaco está pensada para el mercado externo, es un negocio rentable, pero el problema es que extraemos líquido al gas que se exporta a la Argentina; si va menos gas a ese país sacamos menos líquido y viceversa. Está al 30 o 40% de capacidad y es una clara muestra que si queremos exportar tenemos que hacerlo en la frontera, no desde el centro del país. Entonces, dentro de la industrialización no todo ha sido malo, la Planta de Urea, sí. También se toma como industrialización a las 21 Estaciones Satelitales de Regasificación, de las cuales 18 no operan. Esto se presentará en el próximo informe, pero imposible que sea un negocio rentable si hacemos 21 y solo funcionan tres.

—En todo ese contexto, ¿qué acciones se llevarán a cabo?

—Vamos a darle continuidad a los negocios que son rentables y tratar de potenciarlos. En los deficitarios vamos a buscar en estos meses una solución alternativa para que sean rentables y si no lo son lo vamos a decir. Lo que menos queremos es seguir invirtiendo en negocios que son deficitarios (…). Sin embargo, nuestra máxima prioridad en una exploración seria y es la que estamos teniendo para cambiar la situación del país. Estamos perforando ocho pozos de exploración; en dos ya hemos llegado a la profundidad final. La próxima semana, la presidenta Áñez va a anunciar estos resultados positivos. Otro tema importante es la reunión con las operadoras que están casi 20 años en Bolivia. El hostigamiento, las prohibiciones, las obligaciones que tenían que cumplir, los riegos muy altos, causaron en estos 14 años una mala relación entre los operadores y YPFB y el gobierno. Nosotros hemos vuelto a abrir relaciones. Por ejemplo, con Petrobras —que tenía nominaciones muy bajas— hemos firmado un acuerdo de paz para exportar gas. Le hemos vuelto a vender a Brasil lo que le vendimos antes, 31 MMmcd (…). La capacidad de producción que tenemos en Bolivia es de 64 MMmcd, eso significa todo lo que pueden tratar todas nuestras plantas al 100%, pero si no tenemos ese gas no vamos a llegar a 64 MMmcd. Lo máximo a lo que podemos llegar es 54 MMmcd, de los cuales 13 MMmcd van al mercado interno —la prioridad nacional—, 31 MMmcd van a Brasil en este momento y entre 10 y 11 MMmcd van a Argentina. Entonces, estamos garantizando el mercado interno y los de exportación; estamos a máxima producción si comparamos con los reportes de enero de años pasados.

—¿Qué ha cambiado?

—Hemos vuelto a tener amistad y relacionamiento con estos países y con las operadoras mismas. Vintage, por ejemplo, es una empresa muy pequeña en Bolivia pero su progenitora, la estadounidense Oxi, es muy grande y quiere venir a invertir a Bolivia en algunos campos. Yo sé que para cambiar esta situación no solo se necesita de actitud y buena predisposición, también hay que mostrar cambios en la Ley de Hidrocarburos (3058). Pero hay que ser francos, nosotros no podemos tener una nueva ley en este período transitorio. Una ley sectorial de este calibre necesita años de trabajo técnico y consultas públicas.

—¿Cómo se encara el proceso?

—El Ministerio de Hidrocarburos está tratando de abrir una consulta pública para la Ley de Hidrocarburos y nosotros como YPFB estamos primero mostrándole qué cosas se debe cambiar y qué no. Sí se pueden hacer algunos ajustes con decretos supremos, no los estamos haciendo en estos seis meses, lo ideal es que el próximo gobierno de una vez plantee una nueva ley. En eso estamos mostrando el camino.

—¿Habla de normas específicas para impulsar el sector?

—Por ejemplo, la Ley (767) de Promoción para la Inversión Hidrocarburífera es una norma que más bien desincentiva. Antes había un incentivo a los campos maduros que era mucho más rentable para las empresas que la ley que hay ahora. Ya nos hemos reunido con las operadoras y nos dijeron que no están de acuerdo con esta ley (767); hemos engranado y estamos creando en conjunto una nueva ley de incentivos. Trabajar en campos maduros, explotados y que siguen produciendo es rentable siempre y cuando le demos un buen incentivo.

—¿Estos nuevos incentivos pueden ser tributarios?

— Claro, todo. (Hay que) buscar la forma de que sea rentable el negocio.

—¿Esa ley puede promulgarse en dos meses?

—Sí, estamos en eso. El encargado de proponer las leyes y los decretos es el Ministerio de Hidrocarburos, nosotros solo estamos dando los insumos, pero el ministro (Víctor Hugo Zamora) dice que sí se va a poder y en estos meses sí o sí habrá una nueva ley de incentivos. Lo que también queremos es darle (a las gobernaciones) la oportunidad de invertir en una empresa departamental petrolera, una empresa que trabaje los campos maduros, lo que hará que todo el rédito que se saque (por esa actividad) sea para el propio departamento. Entonces, esas son las cosas que estamos analizando.  

Perfil

Nombre: Hérland Javier Soliz Montenegro

Cargo: Presidente de YPFB Corporación

Carrera dedicada a la energía

Es ingeniero en Petróleo y Gas Natural en la Universidad Privada de Santa Cruz de la Sierra. Se desempeñó en el Gobierno Autónomo Departamental de Santa Cruz como técnico en la Secretaría de Economía y Hacienda, asesor de hidrocarburos y titular de la Secretaría de Energía e Hidrocarburos. También fungió como docente universitario y técnico en el Proyecto de Aguas Subterráneas de la Gobernación cruceña.

Comparte y opina:

Tendencia ‘Pet Friendly’ se abre paso en el mercado

Negocio. Genera empatía con los clientes e incentiva al consumidor

Por Mario Cuba

/ 13 de enero de 2021 / 13:32

Los negocios que admiten mascotas se abren paso en La Paz. Tras el confinamiento por la pandemia, los animales de compañía cobraron mayor importancia en la vida de las personas, una oportunidad de reactivación para los servicios de alojamiento.

Se trata de la tendencia Pet Friendly o “amigable con las mascotas”, un incentivo al consumidor que disfruta pasar tiempo con su perro o gato fuera de sus hogares, otorgando un valor agregado.

Esta cultura que promueve una imagen positiva y una mejor valoración entre los amantes de los animales, y genera una mayor empatía con sus clientes, se ha expandido en países de Latinoamérica como Brasil, Uruguay, Colombia y Perú, en este último solo en Cusco existen 125 servicios de alojamiento para mascotas y dueños.

En el caso de Bolivia, conforme a Booking, la plataforma más usada por los viajeros para buscar y reservar hospedajes, en La Paz figuran 36 negocios que aceptan mascotas, e incluso ofrecen un menú de productos o servicios para éstas.

ALOJAMIENTO. Los mimados del hogar ya pueden vacacionar. Foto: Álvaro Valero

Es el caso de El Colibrí Camping y Blue Pine Farm Lodge Cabañas. El primero está situado en una ladera, encima del Valle de las Flores, en Jupapina, a 30 minutos en coche del centro de La Paz, y ofrece alojamientos con conexión wifi gratuita, sirve un desayuno continental y ofrece puertas abiertas a las mascotas.

El segundo, ofrece alojamiento con jardín en Coroico (Nor Yungas), parqueo privado gratuito, cocina equipada con horno, microondas y nevera. Pero además acepta animales de compañía. “

Es una buena tendencia que se va a ir imponiendo y nosotros tenemos que adecuarnos, ya que el mercado es millennial y es que las mascotas ya no son como un perro de guardia, sino parte de la familia”, comentó a La Razón Rolando Mendoza, dueño de El Colibrí.

Un criterio que es ratificado por Wendy Allem, dueña del Blue Pine. “Yo he sido una viajera de muchos años y siempre he viajado con perro. Es una discriminación que no te permitan viajar con tu perro”.

Ambos hospedajes apuntaron al mercado local después que la cuarentena aplicada el 21 de marzo de 2020 por la pandemia del COVID-19, cerrara las fronteras y el turista extranjero quedara impedido de ingresar a Bolivia.

AMIGABLES. Esa es la característica de este tipo de negocio. AMIGABLES. Esa es la característica de este tipo de negocio. Foto: Mario Cuba

OPORTUNIDAD

“Desde noviembre de 2019 por los problemas sociales y la pandemia (2020) vienen paceños y lo hacen con sus perritos”, comentó Mendoza, precisando que 80% de los huéspedes se alojan con sus mascotas.

Ambos negocios combinan el respeto a la naturaleza y la amistad. En El Colibrí se recicla agua, ofrece energía combinada con la solar y en la propiedad existen más de 1.000 árboles plantados.

Mientras que Blue Pine Farm brinda una identidad “rodeada de naturaleza y calma”, pues se trata de tres cabañas construidas en dos hectáreas, que brindan un ambiente de paz y tranquilidad para los amantes de la naturaleza y los animales.

Comparte y opina:

Cómo producir alimentos después de una crisis

Previsiones. Los productores miran con cautela un incremento de los cultivos

MERCADO. Las exportaciones de banano, palmito y piña se mantuvieron en “escenarios de cautela” por la demanda inestable interna y externa

Por Marco A. Ibañez

/ 13 de enero de 2021 / 13:26

El sector agropecuario de Cochabamba proyecta para este año incrementar sus cultivos en un 10%, mientras que los productores de oleaginosas y trigo de Santa Cruz hablan de estancamiento en la  siembra. Dos realidades y un desafío, garantizar alimentos.

A pesar de la recesión económica que experimentó el país la pasada gestión, por la emergencia sanitaria de la pandemia del COVID-19, estos dos sectores estuvieron activos en la producción y provisión de alimentos e insumos para el mercado interno y externo.

Para este año, el panorama no es menos complicado y con “prudencia” además reconociendo factores que limitan su desempeño productivo, hacen cálculos. Por ejemplo, el presidente de la Cámara Agropecuaria de Cochabamba (CAC), Dietter Villca, proyectó para este 2021 que la superficie cultivada en esa región puede crecer en un 10% con relación a la campaña 2019-2020.

El citado porcentaje “muestra claramente la prudencia de los productores ante un escenario de crisis económica que hasta la fecha no percibe el momento de recuperación”, dijo el productor.

Justificó señalando que las actividades productivas de este año que se inicia se encuentran ante una nueva realidad, no solo por los efectos de la pandemia, sino también porque en 2020 se hizo evidente el rezago tecnológico en el que se encuentra el productor agropecuario, así como las falencias y necesidades que tiene para desarrollar su labores y cumplir con los objetivos de generar empleos, proveer de alimentos y dar mejor nivel de vida a todas las familias bolivianas.

SOYA. Es el principal producto que se cultiva y exporta. Foto: APG

En tanto, el gerente de la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo de Santa Cruz (Anapo), Jaime Hernández, precisó que ese sector no tiene condiciones para incrementar su capacidad productiva este año, pero que continuará con sus esfuerzos para garantizar la seguridad y soberanía alimentaria, con la producción anual de al menos 4,7 millones de toneladas de granos de soya, maíz, trigo, girasol y sorgo.

“No tenemos previsto un incremento de la producción debido a que hace años estamos estancados en la superficie de siembra debido a la falta de condiciones adecuadas para promover un crecimiento del sector productivo”, declaró a La Razón. Ante esa situación, el ejecutivo del sector oleaginosas recomendó al Gobierno “un gran pacto productivo con los productores para garantizar la producción de alimentos estratégicos, pero brindando condiciones adecuadas para producir con acceso a mercados externos, uso de biotecnología, financiamiento, lucha contra el contrabando, entre otros”.

Por su parte, Villca pidió que “se canalice de forma inmediata créditos de fomento, acciones para frenar el contrabando, facilitar el acceso a tecnología de última generación para todas las cadenas productivas, nuevos mercados internacionales, e implementar medidas de reactivación de la oferta y demanda interna”.

MAÍZ. Al menos 28 variedades nativas se producen en Cochabamba. Foto: Archivo

PRODUCCIÓN

Un informe del Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras, al que tuvo acceso este medio, en marzo de 2020, reveló que en la campaña agrícola 20182019 la agricultura nacional se concentró en 72 productos, entre frutales (23), hortalizas (19), cereales (9), oleaginosas e industriales (8), tubérculos y raíces (7), estimulantes (3) y forrajes (3).

De acuerdo con datos de la CAC, el pasado año la superficie cultivada en Cochabamba se mantuvo en 288.000 hectáreas (ha) frente a una tierra disponible de 860.000 ha y su caída en relación al año 2019 fue muy leve.

Comparte y opina:

Guillermo Sainz: ‘unCLICK.bo permite a las empresas vender’

La plataforma entró en línea el 1 de octubre de 2020 y cuenta con unas 200 empresas afiliadas que usan esta opción para promocionar y vender sus productos y servicios. El emprendimiento participa en un evento de Georgetown.

El emprendedor Guillermo Sainz

Por Liliana Aguirre

/ 13 de enero de 2021 / 13:20

La plataforma unCLICK.bo fue seleccionada para participar en el Latin American Global Competetiveness and Leadership Program de la prestigiosa universidad estadounidense de Georgetown. En el certamen fue el primer emprendimiento latinoamericano seleccionado para participar —de febrero a marzo de 2021— en un programa enfocado en la aceleración de los emprendimientos, en el cual mentores y otros participantes retroalimentan a los emprendedores. Algunos de los mentores que han participado en anteriores versiones han sido Antonio Cano (Editor de EL PAÍS), Antonio Ardila (Vice Chairman del conglomerado colombiano Organización Ardila Lülle) y Francisco Barriocanal (CEO de Bebidas del Paraguay S.A.), entre otros destacados empresarios de la región. Uno de los creadores del proyecto boliviano, Guillermo Sainz, cuenta sobre los desafíos que implica emprender.

—¿Qué características tiene la plataforma web?

—El emprendimiento unCLICK.bo es una plataforma digital boliviana que permite a las empresas promocionar y vender sus productos y/o servicios en línea, exponiendo los mismos en un perfil propio en nuestro portal web de manera clara, efectiva y moderna. Brindamos un espacio web en el cual los bolivianos pueden encontrar fácilmente en un solo lugar todos los productos y servicios que buscan.

—¿Qué lo lleva a crear esta plataforma en la pandemia?

—Durante el comienzo de la pandemia perdí mi trabajo en Francia. Tras una búsqueda laboral de varios meses, sin éxito, empecé a analizar qué soluciones digitales podríamos desarrollar para Bolivia. Junto con mis socios (Jimena Saavedra, Luciana Saavedra y Adrián Nemtala) nos dimos cuenta de que se iban abriendo muchísimos emprendimientos de amigos y conocidos. En general, vimos que las empresas bolivianas no tienen una página web y notamos que mueven sus productos y servicios solamente en Facebook o Instagram. No existía un “mercado virtual” para encontrarlos a todos. unCLICK.bo nació con el sueño en mente de acoger todos los emprendimientos en Bolivia bajo un mismo techo, brindando una solución rápida, efectiva y moderna para que los emprendedores al crearse un perfil tengan algo más similar a una página web propia.

—¿Con qué objetivo y a quién está dirigido este emprendimiento web?

—En unCLICK.bo tiene en mente dos públicos objetivos. El primero son los dueños de emprendimientos, quienes buscan tener mayor visibilidad para incrementar su flujo de clientes. El segundo grupo son aquellos bolivianos que buscan en el internet desde ropa, juguetes, galletas, cursos, servicios o esencialmente todo lo que te puedas imaginar. Queremos centralizar la información y ser un lugar práctico y fácil para que encuentres lo que buscas.

—¿Cómo ha sido la respuesta de las personas a la web y qué cifras tienen ahora?

—Hicimos varias pruebas antes de lanzar unCLICK.bo al mercado. Recolectamos muchísima información en sondeos para que la plataforma web sea lo más amigable posible al usuario. Hemos tenido muy buena aceptación, muchas personas nos dicen que no parece boliviana por el buen diseño que tiene. Actualmente, llevamos un poco más de dos meses activos y ya rondamos las 200 empresas activas en la plataforma. Diariamente tenemos unas 500 visitas en unCLICK.bo. Son números que van creciendo mes a mes.

—¿Cuántas empresas participan del proyecto?

—Contamos con unas 200 empresas de diferentes rubros como alimentos y bebidas, arte y cultura, autos, bebés, belleza, clases y cursos, computadoras, construcción, deportes, electrónicos, COVID-19, entretenimiento y eventos, hogar, joyas, mascotas, mercado, restaurantes y cafés y oficinas, entre otros. Para conocer más pueden visitar https://unclick.bo/categorías/

—¿Cómo se afilian las empresas que quieran participar?

—Es muy fácil crearse su perfil propio, solamente necesitan registrarse, adquirir un plan y llenar un formulario. Este video lo explica muy fácil https://youtu.be/MKmcgB-F7Ec.

—¿Por qué incluiste la cultura entre las opciones que ofrecen? —En la sección  cultura van galerías de arte, grupos musicales, pintores u otras empresas que ofrezcan servicios culturales. La incluimos porque es una parte de nuestra economía que igual se puede beneficiar al estar en nuestra plataforma.

Perfil

Nombre: Guillermo Sainz

Profesión: Marketing y cineasta

Cargo: Emprendedor

Experiencia

En 2018 se fue a Londres y a París para cursar una maestría en Marketing Creativo en la universidad ESCP Europe. Trabajó en París y Nueva York para Le Book como jefe de Desarrollo de Negocios para España y Latinoamérica. Estudió Realización de Cine y Televisión en el Centro de Investigación Cinematográfico en Buenos Aires. Tras ello, ganó una beca Ibermedia en Madrid para hacer un posgrado en Producción Ejecutiva en el Instituto del Cine de Madrid.

Comparte y opina:

Inquietud financiera en Reino Unido por ‘postbrexit’

Mundo. El sector de las finanzas entre Bruselas y Londres mueve $us 204.000 millones

Por AFP

/ 13 de enero de 2021 / 13:16

El “brexit” ya es una realidad, pero el futuro de los servicios financieros británicos fuera de la UE es incierto, con negociaciones bilaterales que apenas acaban de comenzar y el riesgo de pérdida de actividad en este sector clave del Reino Unido.

El acuerdo comercial post “brexit” firmado en Navidad entre Londres y Bruselas “es solo el comienzo, habrá meses” de discusiones, afirma a la AFP Simon Gleeson, abogado del bufete Clifford Chance.

El acuerdo comercial entre Bruselas y Londres, de más de 1.200 páginas, apenas hace alusión al sector de las finanzas, que mueve unos 150.000 millones de libras al año (165.000 millones de euros, 204.000 millones de dólares), mucho más que el políticamente simbólico de la pesca. Las dos partes se han fijado como objetivo alcanzar antes de finales de marzo un acuerdo marco sobre cooperación en servicios financieros.

Fuera de la UE, la poderosa City ya perdió su “pasaporte”, que le ofrecía un acceso global al mercado único europeo. La capacidad de hacer negocios en la UE depende ahora de la obtención de equivalencias en ámbitos reducidos y especializados, fácilmente revocables.

Hay un total de 59 dominios financieros de equivalencia. Londres ya se los ha concedido a empresas financieras europeas en muchas áreas, pero Bruselas por el momento solo ha otorgado dos, entre ellas la compensación de derivados.

Es menos que en el acuerdo comercial entre la Unión Europea y Japón, señala Clifford Chance, quien augura una reducción sustancial en el acceso a los mercados europeos.

Al resto le espera el statu quo y la imprecisión hasta el final de las negociaciones sobre finanzas. Y la Comisión no parece tener prisa por concederlas: actualmente examina 28 solicitudes de equivalencia, pero ha pedido información adicional.

Bruselas quiere que el Reino Unido se comprometa a mantener un tipo de reglamentación financiera acorde con la europea.

REGLAS

Esto, según Simon Gleeson, no plantea problema porque la reglamentación financiera europea es en gran parte obra de los británicos.

Pero políticamente, el gobierno del primer ministro Boris Johnson, quien hizo campaña por el “brexit”, tendrá dificultades para aceptar esa condición.

Y el dilema político lleva aparejado otro más filosófico: el Reino Unido exige la posibilidad de un alineamiento sobre los “resultados”, pero reclama poder lograrlo mediante reglas que no sean forzosamente idénticas a las de la UE.

Bruselas lo ve como un caballo de Troya que presagiaría una relajación de la reglamentación y una competencia desleal, aunque el Gobierno británico repite hasta la saciedad que quiere mantener altos estándares prudenciales.

Entretanto, las empresas británicas del sector se han preparado para una fuerte reducción de las transacciones financieras con la UE.

Deslocalizaron al menos 7.500 puestos de trabajo del Reino Unido a lugares como París, Fráncfort, Dublín o Ámsterdam. Es mucho menos de lo que se creía inicialmente cuando se temió perder 50.000 puestos de trabajo en la City. Y movieron 1 billón de libras en activos. Y aunque el comienzo del año transcurrió sin problemas en los mercados de Londres o de la UE, en las transacciones a partir del lunes se notaba una fuerte migración de corretaje de acciones europeas de las plataformas británicas a otras en Europa.

Al mismo tiempo, varios bancos británicos ya han comenzado a cerrar algunas relaciones comerciales con clientes situados en Europa, lo que podría dar lugar a litigios en el futuro debido a la incertidumbre jurídica. Se espera que la tendencia se acentúe. “Aunque se establezcan equivalencias, los mercados querrán depender menos de las bases británicas para sus actividades (en Europa), sabiendo que las equivalencias pueden ser revocadas”, afirma Mark Simpson, del bufete de abogados Baker Makenzie.

Comparte y opina:

Gas natural enfrenta el desafío de la baja en la producción

Desarrollo. Bolivia está a ‘contrarreloj’ para definir una nueva agenda energética

ENERGÍA. El gas natural que se produce en el megacampo Margarita-Huacaya se procesa en esta planta, ubicada en Tarija. El combustible se destina al mercado argentino.

Por Marco A. Ibañez

/ 13 de enero de 2021 / 13:12

Frente a una inminente “declinación” de la producción de gas natural, el país debe ingresar en una “carrera contrarreloj” para contar con una estrategia hidrocarburífera, coinciden un experto y un economista. Las reservas se agotan, advierten.

La baja en el potencial energético del país volvió a salir a la luz, tras conocerse la pasada semana que los gobiernos de Argentina y Bolivia acordaron una quinta adenda al convenio de compraventa de gas natural, a través de la cual el mercado vecino recibirá este 2021 hasta 14 millones de metros cúbicos diarios (MMm3d), un 30% menos de lo que el país logró enviar la pasada gestión.

Desde la nación vecina, vía Télam, se informó el pasado 1 de enero que este acuerdo incluye una baja del precio del gas que Argentina le compra a Bolivia como consecuencia de la imposibilidad boliviana no solo de poder cumplir con los volúmenes del contrato original firmado por los expresidentes Néstor Kirchner y Evo Morales, sino los acordados en la cuarta adenda que venció el 31 de diciembre de 2020.

En el país, el presidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Wilson Zelaya,  se limitó a aclarar que “el precio acordado tiene una composición de indicadores internacionales de canasta de fuels oils asociada al precio del WTI y Henry Hub; más un premio de  $us 2,25 adicional; (…) y con la quinta  adenda el precio para enero de 2021 es $us 4,5152 por millón de BTU”.

Un pozo gasífero en el sur del país. Foto: ABI

YPFB requiere cambiar de visión

Impulsar una estrategia y una nueva agenda para el sector hidrocarburífero del país implicará que la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) cambie su visión y acciones para impulsar efectivos proyectos de exploración de nuevas reservas.

El criterio corresponde al economista Jimmy Osorio, quien consideró que la compañía estatal ha cumplido un ciclo y ahora requiere enfrentar nuevos desafíos para responder a las necesidades de producción, exploración, comercialización y sobre todo industrialización, así como la oferta internacional de servicios.

“YPFB es muy grande, consume muchos recursos, se ha desarrollado solo a nivel local, que pese a tener condiciones recién está desarrollando el área de exploración”, cuestionó.

Es tiempo de aprovechar su infraestructura, en función de una planificación, para que aporte en los proyectos de exploración de nuevos pozos de forma efectiva y sin crear falsas expectativas.

“Existe mucha incertidumbre sobre los frutos de las exploraciones (pasadas), porque los estudios tecnológicos pueden mostrar algo y al final se encuentra sorpresas que no se esperaban”, dijo al señalar que en esa área la experiencia centenaria de YPFB es clave en materia de hidrocarburos.

TARIJA. De la Planta de Procesamiento de Gas San Alberto, en Tarija, sale el combustible con destino al mercado brasileño. El megacampo se encuentra en declinación. Foto: Archivo AFKA

Recordó que en 2019, frente a una caída en la oferta y demanda del gas natural, el exministro de Hidrocarburos Luis Sánchez aseguró que se descubrió “un mar de gas, pero que no se visualiza o no se quiere visualizar” y que el país produce 59 millones de metros cúbicos día (MMmcd) y que hay una falta de entendimiento entre producción y nominación.

“Desde entonces, no se han descubierto pozos generosos, estamos con pozos pequeños que ayudan pero no garantizan reservas que permitan el desarrollo del sector más allá de la exportación”, finalizó el economista.

No obstante, en una evaluación realizada para La Razón, el experto en temas gasíferos y exministro de Hidrocarburos Álvaro Ríos confirmó la “declinación” de la capacidad de generación de gas natural, debido a que el país ha pasado de producir 61 MMm3d en 2014 a 49 MMm3d para este 2021 y que “el nivel seguirá cayendo porque para 2023 se prevé tener 43 MMm3d”, lo cual alerta que “va a llegar el momento en que el país no tendrá para exportar y deberá importar gas natural” de otros mercados.

YACIMIENTO. Un trabajador opera una de las válvulas de un pozo en producción. Foto: Vicepresidencia

RETO

Ante esa inminente realidad y a fin de evitar la compra internacional de  gasolina, diésel, jet fuel y otros derivados, “se tiene que incentivar un nuevo ciclo de exploración petrolera” y “repensar” la agenda hidrocarburífera junto a una estrategia sectorial.

“Este 2021 se debe repensar la agenda hidrocarburífera del país sin dejar de mirar los vehículos eléctricos o el hidrógeno, como lo hacen todos los países, pero a corto y mediano plazo se debe desarrollar nuevos campos y nueva exploración”, dijo Ríos.

A su vez, el economista Jimmy Osorio consideró que en función a esa baja, el sector hidrocarburífero requiere una estrategia, que incluya acciones inmediatas, proyectos y responsables.

“Más allá que el Gobierno sea de izquierda o derecha, de arriba o abajo, es importante que se desarrolle el sector de exploración no solo para cubrir la demanda externa sino también la interna”, afirmó a este medio el analista. Según el exministro, la exploración debe llevarse adelante en el norte de La Paz, en todo lo que es la zona norte de Santa Cruz, el Chapare de Cochabamba, el norte de Beni y Pando, donde se identificó potencial petrolero.

“Esta exploración no puede ser con dos pozos al año, tienen que perforarse 20 o 30 pozos de forma anual en el país, porque muchos de éstos salen secos, por ello es necesario una reforma para que sigamos produciendo hidrocarburos, dejemos de importar, y podamos exportar gas natural”, insistió Ríos al referirse a los recientes descubrimientos de gas y petróleo que hizo YPFB en los pozos Yarará X1 (Santa Cruz) y Boicobo Sur X1 (Chuquisaca), este último con una estimación de 1 trillón de pies cúbicos (TCF) del energético.

EXPLORACIÓN. El pozo exploratorio Sararenda, ubicado en la provincia Cordillera de Santa Cruz. Foto: ABI

En tanto, Osorio dijo que en el país debemos dejar de actuar como los “gambusinos”, confiando que en algún momento “se encontrará la pepita de oro, cuando la realidad es otra”.

Se trata de una carrera a “contrarreloj” que se debe asumir en el menor tiempo posible y antes que la situación se complique con un déficit energético, que afecte a la balanza comercial del país.

“Estamos a contrarreloj. Creo que este 2021, oposición y Gobierno, Parlamento y ciudadanía, en su conjunto debemos pensar que necesitamos un nuevo marco jurídico, un nuevo modelo petrolífero y gasífero que nos dé un nuevo horizonte para los próximos 20 años”, expresó el exministro. 

Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), a noviembre de 2020 los volúmenes de exportaciones de gas natural boliviano alcanzaron a 1.041 millones de metros cúbicos, mostrando una menor demanda de Argentina y Brasil en comparación con el mes de octubre; sin embargo, se mantiene un comportamiento regular en las ventas externas de este producto a partir del mes de junio.

Comparte y opina:

Últimas Noticias