martes 29 sep 2020 | Actualizado a 19:14

¿Cuál es el vínculo entre COVID-19 y las emergencias ecológica y climática?

Foto: BID

/ 7 de abril de 2020 / 16:08

Proteger la naturaleza y garantizar el uso sostenible de los recursos naturales ayudaría a prevenir la próxima pandemia

La destrucción e interrupción de la naturaleza está aumentando la probabilidad de más pandemias, alerta un artículo de investigadores del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). “Si no nos enfrentamos a la crisis climática, protegemos la biodiversidad y usamos los recursos naturales de manera sostenible, seremos nosotros quienes lucharemos por recuperarnos de consecuencias a menudo trágicas”, se advierte en el documento.

Las imágenes de animales silvestres retomando calles, plazas y otras áreas normalmente ocupadas por la actividad humana circulan hoy en las redes sociales mostrando un vínculo positivo entre la naturaleza y la pandemia del COVID-19, pero la realidad de esa cercanía es mucho más siniestra.
Las enfermedades infecciosas son un problema ambiental. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha demostrado que el medio ambiente es responsable de aproximadamente una cuarta parte de las muertes en el mundo, mientras que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (EEUU) calculan que tres cuartas partes de las enfermedades nuevas o emergentes que infectan a los humanos, como el ébola, el dengue, el zika o la fiebre amarilla, se originan en la vida silvestre.

Según el artículo del BID, existen varias formas en que la alteración de los ecosistemas puede exacerbar las enfermedades infecciosas. Por ejemplo, la mayor invasión de los bosques tropicales que albergan innumerables especies de animales y, dentro de ellos, virus desconocidos y potencialmente nuevos que pueden saltar a los humanos.

Suficientes muestras hay de lo anterior. El VIH posiblemente cruzó de los chimpancés a los humanos en la década de 1920, cuando los cazadores los mataron y se los comieron en África. En el sudeste asiático, el Nipah alcanzó al hombre luego que se intensificara la cría de cerdos en áreas donde habitaba los huéspedes naturales del virus: los murciélagos. En la Amazonía, un aumento en la deforestación del 4% incrementó la incidencia de la malaria en casi un 5%, a medida que los mosquitos transmisores de la enfermedad prosperan en áreas recientemente deforestadas.

La conexión entre la vida silvestre, las enfermedades y las personas no es nueva. Sin embargo, las enfermedades emergentes se han cuadruplicado en los últimos 50 años, en gran parte debido a la fragmentación del hábitat, el uso de la tierra y el cambio climático.

La pérdida de bosques impulsada por la tala, la minería, las carreteras, la expansión agrícola, la rápida urbanización y el crecimiento de la población acercan más a las personas y a sus animales domésticos a las especies salvajes, por lo que es probable que surjan enfermedades.

Es posible, además, que los virus y otros patógenos se trasladen de animales a humanos en los mercados informales que proporcionan alimentos “frescos” a las personas. Se cree que el mercado donde se vende productos frescos y carne en Wuhan fue el punto de partida de la pandemia del coronavirus.

La crisis climática también ha cambiado y acelerado los patrones de transmisión de enfermedades infecciosas como la malaria. La OMS estima que el aumento de la temperatura global de entre 2 y 3 grados centígrados aumentaría el número de personas en riesgo de malaria en un 3 a 4%.

Otro efecto negativo del calentamiento global es que éste mina el acceso de las personas al agua potable –especialmente a las comunidades más pobres y vulnerables–, así como a otros elementos sociales y ambientales relacionados con la salud.

Sin embargo, se siguen tomando decisiones con poca consideración de las consecuencias para la biodiversidad y el bienestar de las poblaciones.

“Proteger la naturaleza y garantizar el uso sostenible de los recursos naturales podría ayudar a prevenir la próxima pandemia”, subraya el artículo del BID.

Grandes bancos caen en las bolsas tras informe de investigación sobre blanqueo

Polémica. Investigación periodística los señala por lavar dinero sucio a gran escala

/ 26 de septiembre de 2020 / 07:09

JPMorgan Chase

Por AFP

HSBC, Deutsche Bank, JPMorgan Chase… Estos grandes nombres de las finanzas fueron sacudidos ayer en las bolsas de valores, luego de las revelaciones de un consorcio de periodistas que señalan que facilitaron lavado de dinero sucio a gran escala.

En Wall Street, el gigante JPMorgan Chase cayó 3,09%, Wells Fargo 4,34% y  Citigroup 2,07%.

En Fráncfort, Deutsche Bank cerró la jornada con una caída del 8,76%. Standard Chartered, también bajo los focos, cayó un 5,82% al final de la sesión en Londres.

En Hong Kong, el HSBC alcanzó su nivel más bajo en 25 años, perdiendo un 5,33%. Además de que el grupo es citado por la investigación del consorcio de periodistas, podría tener que enfrentar sanciones de China, en el marco de las medidas de represalia contra ciertos países extranjeros.

También uno de los citados en este polémico caso, el banco ING, se hundió un 9,27% en Ámsterdam. De acuerdo con informes de la prensa holandesa, la filial del banco en Polonia ha estado apoyando a ciertos clientes para enviar fondos sospechosos fuera de Rusia desde hace años. El banco francés Société Générale también es objeto de investigación, y se le acusa de falta de transparencia frente a determinados clientes de su filial suiza SGPB. Su acción cayó 7,66% al finalizar la sesión bursátil en París. En su investigación, realizada por 108 medios de prensa internacionales de 88 países, el ICIJ (Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, por sus siglas en inglés) denuncia las graves deficiencias de regulación en el sector.

La investigación «FinCEN Files» se apoya en miles de «informes de actividades sospechosas» (SAR por sus siglas en inglés) enviados a la policía financiera del Tesoro de Estados Unidos, FinCen, por bancos de todo el mundo, pero «fuera del conocimiento del público». De acuerdo al ICIJ, durante años han circulado montos astronómicos de dinero sucio por las instituciones bancarias más importantes del mundo.

Estos documentos hacen referencia a unos $us 2 billones de transacciones entre 1999 y 2017.

Se trataría de dinero proveniente de la droga y actos delictivos, e inclusive de fortunas malversadas en países en desarrollo.

La investigación apunta sobre todo hacia cinco bancos importantes (JPMorgan Chase, HSBC, Standard Chartered, Deutsche Bank y Bank of New York Mellon), acusados de haber seguido haciendo circular fondos de presuntos criminales, o de criminales incluso tras haber sido procesados o condenados por faltas financieras.

Los informes sobre actividades sospechosas, en las que se apoyaron los periodistas del consorcio, «no son declaraciones de crimen o fraude, sino que alertan sobre potenciales casos de delitos económicos», argumenta UKFinance, lobby financiero británico, en un comunicado enviado a la AFP.

«Es simplemente un informe destinado a las autoridades tutelares. (…) Actividades suplementarias pueden tener lugar y no presentar sospecha alguna o, por el contrario, confirmar la sospecha original. (…) Las autoridades tutelares también pueden solicitar a una entidad financiera mantener la relación con determinado cliente para permitir investigaciones más profundas», destaca también UKFinance.

HSBC se defendió respondiendo a periodistas que siempre cumplió con su obligación legal de informar sobre actividades sospechosas. Alega que las acusaciones del ICIJ son viejas o anteriores a un acuerdo alcanzado al respecto en 2012 con el Departamento de Justicia estadounidense.

HSBC. Foto: AFP

Controles

Deutsche Bank, por ejemplo, simplemente afirma que «no hay nada nuevo», y que ha invertido mucho en reforzar sus controles. Asimismo, en el caso de ING en Polonia, la entidad asegura haber cortado sus vínculos con empresas sospechosas de actividades fraudulentas.

El francés Société Générale declaró por su lado en un comunicado que recibió la AFP que «cumple estrictamente con todas las reglamentaciones de los países en los que está implantado. (…) Todos los casos sospechosos que detecta son, por lo tanto, declarados sistemáticamente a las autoridades competentes, estas declaraciones comprenden todos los elementos que el banco es capaz de comunicar de acuerdo con la normativa local».

Comparte y opina:

Crisis municipal por déficit de fondos

Pandemia. Los gobiernos locales afrontan un hueco financiero de Bs 1.446 millones

/ 26 de septiembre de 2020 / 07:08

Los municipios afrontarán problemas en obras públicas, según la FAM

Los 339 municipios del país enfrentan un déficit presupuestario de Bs 1.446 millones por la caída en las transferencias por coparticipación tributaria hasta agosto de este año por efecto de la pandemia, y los números para 2021 son más preocupantes.

Conforme a reportes presupuestarios del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas y la Federación de Asociaciones Municipales (FAM) de Bolivia, entre enero y agosto de 2019 las transferencias por coparticipación tributaria a los gobiernos locales llegó a Bs 6.072 millones; sin embargo, en el mismo periodo de este año no superan  los Bs 4.058 millones, es decir, se afronta una reducción del 33% (Bs 2.014 millones).

“Eso quiere decir que se está enfrentando una caída, siendo que el combate de la pandemia al coronavirus está centrado en los municipios, estar sin recursos deja en una posición precaria a los gobiernos autónomos municipales”, afirmó a La Razón el presidente de la FAM-Bolivia, Álvaro Ruiz.

Las principales fuentes de financiamiento de los municipios del país están compuestas por la Coparticipación Tributaria, el Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) y los recursos propios que genera cada gobierno, sobre todo alimentados por los tributos.

De acuerdo con la programación, al octavo mes de este año las transferencias por Coparticipación debían alcanzar los Bs 5.504 millones,  pero solo llegaron a Bs 4.058 millones. Se trata de un hueco presupuestario de Bs 1.446 millones, es decir de -26%.

En ese marco, Ruiz identificó dos dificultades que atraviesan los municipios. “Primero, es el tema financiero, la caída de los recursos ha puesto en una situación difícil a los gobiernos municipales. Y en segundo lugar está la falta de coordinación con el Ejecutivo”.

Recordó que en los últimos meses la FAN envió una serie de notas a la presidenta transitoria, Jeanine Áñez, pero lamentablemente no se recibió ninguna respuesta. Por ello, Ruiz consideró que “las autoridades nacionales plantean soluciones parciales y parece no haber la intención de trabajar en forma conjunta para resolver los problemas relacionados a salud y educación que enfrenta la población boliviana”.

Ante la crisis, los municipios priorizan el gasto en salud y educación. “En esta pandemia, a pesar de no tener recursos, los gobiernos locales comenzaron con una asignación del presupuesto para salud del 15% (respecto al total), y a la fecha han destinado el 20% de su presupuesto. Algo que no vemos en los otros niveles de Estado”, observó el ejecutivo de la FAM.

Añadió que otra área en la cual priorizan los municipios es el aspecto productivo, considerando que la tasa de desempleo a julio alcanzó el 12%. Por tanto, subrayó que es necesario que los gobiernos locales se concentren en la inversión productiva vinculada a la generación de fuentes laborales de calidad. “No debe olvidarse que son las alcaldías las entidades más cercanas a la población”.

Y hay más nubarrones en el horizonte, según el cálculo de esta entidad que aglutina a los gobiernos locales del territorio nacional. Para 2021 se programó transferencias por Coparticipación Tributaria por Bs 5.956 millones, un 28% menos de lo proyectado para esta gestión (Bs 8.223 millones).

O sea, se proyecta una caída de -28%, que se traduce en Bs 2.267 millones. “El próximo año, los municipios enfrentarán un panorama difícil, debido a que el presupuesto total sufrirá un recorte del 21%.

En 2020 se programaron Bs 10.718 millones (por Coparticipación Tributaria e IDH); sin embargo, para 2021 se presupuestaron únicamente Bs 8.461 millones. Esto significa que habrá menos recursos para salud, educación, alimentación complementaria escolar, obras públicas, bono para las personas con discapacidad, atención a los programas que favorecen a las mujeres y niños”, detalló.

Foto: Ministerio de comunicación

Reclamos

A menos de un mes de los comicios generales, los gobiernos municipales confían que el próximo gobierno escuche sus reclamos y asuma medidas para salir a flote de la crisis económica vigente, con el impulso a proyectos productivos en diferentes regiones del país, con la consiguiente generación de fuentes laborales.

“Esperemos que el gobierno que sea elegido en octubre de 2020 reformule el presupuesto, pues la señal que está dando el Gobierno transitorio es que la crisis continuará el siguiente año, cuando los municipios esperamos que haya una reactivación económica que beneficie a las autonomías de nuestro país”, manifestó el presidente de la FAM.

Los gobiernos municipales alertaron de la crisis en junio pasado, inclusive en varias regiones se protagonizaron marchas de protesta reclamando mayor presupuesto para enfrentar la crisis sanitaria ocasionada por la pandemia del COVID-19.

En esa oportunidad, la entonces ministra de Comunicación, Isabel Fernández, responsabilizó a Ruiz por las movilizaciones, asegurando que los municipios no ejecutaron su presupuesto. Asimismo, identificó a este ejecutivo por tener relación con el opositor Movimiento Al Socialismo (MAS).

Con la recesión en el país, los gobiernos locales son otro de los rostros de la afectación por la caída de los ingresos estatales. Mientras las actividades económicas intentan volver a la “normalidad”.

Los municipios afrontarán problemas en desayuno escolar, según la FAM. Foto: ABI

Municipios, con menos gastos e inversiones

Frente al déficit presupuestario de ésta y la próxima gestión, los municipios del país deberán reducir gastos e inversiones, además acudir a otras fuentes de financiamiento a nivel interno y externo para superar la falta de recursos económicos, según el economista Armando Álvarez. “Lamentablemente, la plata no crece en los árboles, es una dura realidad. Por ello, los gobiernos nos municipales tienen que hacer ajustes”, remarcó el especialista.

La caída de ingresos de los municipios por coparticipación tributaria llegó a 26% hasta agosto de este año, de acuerdo con datos de la Federación de Asociaciones Municipales (FAM), y se proyecta una reducción de 28% para 2021, lo cual es un claro reflejo de la contracción económica que atraviesa el país y el mundo.

Para afrontar esa realidad existen dos alternativas, la primera es reducir los gastos y las inversiones, aseguró Álvarez. “La segunda es acudir al financiamiento (interno o externo), que tiene que partir por una expectativa real de que a futuro los ingresos van a recuperarse, porque en algún momento se tiene que devolver estos recursos más los correspondientes intereses, lo cual implica que en adelante se debe contar con mayores ingresos para poder atender esas obligaciones”, complementó.

Es decir que los gobiernos locales deberán llevar adelante los ajustes presupuestarios necesarios. “El camino va por los dos lados, se tiene que hacer ajustes en los gastos y sobre todo en las inversiones. Y el otro es el financiamiento interno o externo en la medida que se pueda hacer a través de una gestión del Gobierno central”, argumentó Álvarez.

Para el economista, la falta de recursos económicos debe ser asumida entre el Gobierno y las administraciones locales, porque se trata de una “responsabilidad compartida”, donde todos aportan y asumen la situación.

“El tema no solo es una responsabilidad del Ejecutivo sino también de los gobiernos locales, porque tienen que hacer su parte.

El ajuste va por los gobiernos regionales, obviamente el Gobierno central tendrá que ayudar a impulsar en la reactivación del aparato productivo para recuperar las recaudaciones y ahí hay una responsabilidad del Ejecutivo”.

Respecto de la reactivación económica regional, el experto precisó que se encuentra sujeta a las recaudaciones e ingresos propios, los cuales permitirían generar algún tipo de proyectos o acciones en ese tema. “La reactivación dependerá de las recaudaciones, que es el impuesto que pagan las empresas, principalmente, y aquí se necesita reactivar el aparato productivo para recuperar las recaudaciones que generen recursos”.

El primer semestre de 2020, Bolivia alcanzó un déficit de más de Bs 20.000 millones, una cifra que estaba prevista para todo el año y que el Gobierno transitorio optó por financiar con créditos internos y sobre todo externos.

Según el ministro de Economía y Finanzas Públicas, Óscar Ortiz, “debido a la cuarentena se ha tenido una reducción de ingresos muy significativa”, que ha paralizado varias actividades económicas. Por ello, la búsqueda de financiamiento ha provocado un conflicto entre el Gobierno y la Asamblea Legislativa, el primero exigiendo la aprobación de créditos externos y los asambleístas, especialmente opositores, demandando “transparencia”.

Comparte y opina:

Una historia de cables en medio de la crisis

Servicios. El negocio de Néstor Gutiérrez es un ejemplo de tesón en la pandemia

/ 26 de septiembre de 2020 / 07:07

La microempresa de Gutiérrez brinda servicio técnico de instalación de telefónía, cable e internet domiciliario en La Paz

Por Marco A. Ibañez

En medio de la pandemia, muchas microempresas cerraron sus actividades, otras vieron una oportunidad. La crisis económica las obligó a sobrevivir ante la emergencia sanitaria, un ejemplo es el sector de servicios de instalación de telefonía e internet.

La recesión ocasionada por el coronavirus ha llevado a la suspensión total o parcial de las actividades productivas. Los rubros más afectados son el comercio mayorista y minorista, las actividades comunitarias sociales y personales, los hoteles y restaurantes, además de las actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler, y la manufactura de la microempresa, de acuerdo con una evaluación de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

No obstante, para el sector de servicios como el financiero, de entregas a domicilio (delivery), así como el de telecomunicaciones, la crisis motivó su desarrollo, y en particular para algunas microempresas fue una oportunidad para subir peldaños en medio de las malas noticias para la economía. Aquí va un claro ejemplo de ello.

Foto: Marco Ibañez

Servicios

Sin capital, escalera y menos herramientas, así comenzó a funcionar la microempresa de Néstor Gutiérrez, quien brinda servicios técnicos de telefonía, instalación de Tv cable e internet domiciliario para grandes compañías del rubro de telecomunicaciones del país.

A meses de haber constituido su emprendimiento en El Alto, en marzo tuvo que enfrentar la suspensión de actividades y el confinamiento por la cuarentena declarada por el Gobierno. Durante los primeros dos meses de las restricciones, el trabajo que brinda “bajó drásticamente, a más de la mitad”, limitando sus ingresos económicos, relató Gutiérrez a La Razón.

Su vocación y sobre todo sus necesidades económicas le impulsaron a continuar, más todavía cuando en abril la Autoridad de Regulación y Fiscalización de Telecomunicaciones y Transportes (ATT) dispuso que los proveedores de telefonía e internet, móviles y fijos, y televisión por cable, no deben suspender los servicios a sus clientes a pesar de que no paguen facturas.

Su esperanza se concentró en que la demanda de la población por nuevas instalaciones se incrementaría, mas no fue así, y tuvo que enfrentar limitaciones de tiempo, pagos y desempeño físico de él y sus asistentes. “No trabajamos todos los días, una semana sí y otra no, nos turnábamos con los otros técnicos. Fue muy complicado, tuvimos que mordernos todo lo que pudimos. Inclusive no salíamos a almorzar, por miedo al contagio”, expresó.

Pero sacó el negocio a flote. “Mensual invertí Bs 2.000 y se recuperaba entre Bs 5.000 y 6.000, sin embargo lo vimos poco a poco”, remarcó, al explicar que por la crisis los pagos por los trabajos no fueron normales.

En promedio, la pequeña compañía de Gutiérrez logró entre dos y cuatro instalaciones por día, “cuando el cuerpo alcanzaba”. Añadió que durante las cuarentenas, las únicas fechas que aprovechaba para trabajar eran la primera y segunda semanas de cada mes. “No me quejo y si hay trabajo, tengo que hacerlo bien hasta terminar, no puedo dejar al usuario sin conexión”.

Así, la historia de Gutiérrez muestra superación y tesón en medio de la crisis económica, así como otras microempresas que no se dan por vencidas y caminan hacia adelante.

Comparte y opina:

Alberto Vargas: La ABPMP está presente en 56 países y tiene 15.000 miembros

El presidente de la ABPMP Bolivia Chapter habla sobre las oportunidades para la formación en Gestión de Procesos de Negocios y cómo se pueden reducir costos en empresas. Y explica la creación del Capítulo boliviano en este tema

/ 26 de septiembre de 2020 / 07:06

Alberto Vargas, presidente de la ABPMP Bolivia Chapter

Por Liliana Aguirre

La Gestión de Procesos de Negocios (BPM, por sus siglas en inglés) es una disciplina para identificar, diseñar, ejecutar, documentar, medir, monitorear y controlar procesos comerciales automatizados y no automatizados, destinados a lograr resultados alineados con los objetivos estratégicos de una organización. Alberto Vargas, presidente de la ABPMP Bolivia Chapter, que forma parte de la Asociación Internacional de Profesionales en Gestión de Procesos de Negocio (ABPMP), explicó a La Razón cómo este enfoque permite a una firma alinear sus procesos de negocios con su estrategia comercial, brindando un desempeño efectivo de la compañía a través de la mejora de las actividades laborales en las diferentes áreas de una empresa, así como en una organización. Bolivia Chapter es una entidad civil conformada por profesionales bolivianos para otorgar formación y certificación en BPM, integra una red global que conecta a más de 15.000 miembros a través de 750 corporaciones y 56 capítulos en todo el mundo.

—¿Cómo se implementa la BPM en las empresas en una época de contracción económica como la que atraviesa el país por el COVID-19?

—Las empresas deberían considerar el aplicar toda la metodología de implementación de la Gestión de Procesos de Negocio (BPM), recurriendo a profesionales preparados y con conocimiento del BPM CBOK, que es el cuerpo de conocimiento o mejor dicho la biblia de la BPM. O al menos, preparar a sus colaboradores en el aprendizaje de esas técnicas recurriendo a entidades acreditadas para que se les capacite. La implementación exige la aplicación de varios pasos debidamente estandarizados, creo que vale la pena invertir en un buen asesoramiento que estar ensayando apoyo con profesionales que recién están tomando conocimiento del tema o son arriesgados para asumir semejante compromiso, porque de lo que se trata es del futuro de la empresa y en esta situación de crisis sanitaria no estamos para ensayos y menos para gastos insulsos. La implementación de la gestión de procesos de negocio trae consigo la reducción de los costos en la compañía porque al analizar y mejorar los procesos críticos o clave del negocio, la recuperación de la inversión en este tipo de metodologías está garantizada, además se incrementa el control de las actividades y así uno puede hacer ajustes en tiempo real y disminuir todavía más los costos por retrabajo.

—¿Cómo se vincula con la Asociación Internacional de Profesionales en Gestión de Procesos de Negocio (ABPMP International)?

—Es la entidad autora del BPM CBOK; cuando perteneces a un Capítulo, tienes acceso a ese cuerpo de conocimiento que es la base para la aplicación de trabajos de consultoría, capacitación y sobre todo para la certificación internacional. El hecho de pertenecer a esta entidad a través del Capítulo boliviano te asegura que todo lo que vas a aprender y a aplicar está en el marco de un estándar internacional y que así serás capaz de emular buenas prácticas que se aplican en corporaciones de varios países del primer mundo, como por ejemplo los Estados Unidos de Norteamérica, Rusia, Francia, España y otros. El estudio y conocimiento del CBOK hace que puedas hablar de BPM en cualquier país del mundo donde exista un Capítulo, al mismo tiempo, te da la posibilidad de interactuar con profesionales de tu rubro y también de trabajar para empresas de todos esos países. Actualmente, la ABPMP International está presente en 56 países, tiene afiliadas a 750 corporaciones y a más de 15.000 miembros en todo el planeta, y cada día crece más y más.

—¿Qué es el Bolivia Chapter?

—El Bolivia Chapter es una organización civil organizada por profesionales bolivianos para otorgar formación y certificación a todo profesional que le interese hacer carrera en la especialidad de BPM y a empresas que deseen recibir un asesoramiento especializado a través de la afiliación a nuestro Capítulo que está respaldado por una gran entidad internacional. Esta organización es la voz de la comunidad del BPM (Business Process Management).

—¿Con qué instituciones académicas se vincula el Capítulo boliviano?

—La ABPMP Bolivia Chapter está abierta a hacer convenios con todas las instituciones académicas de Bolivia, actualmente estamos en tratativas con algunas entidades de educación superior para firmar convenios y así colaborarles en la conformación de la currícula en materia de gestión de procesos de negocio como parte de los contenidos programáticos de pre y posgrado (diplomado/maestría), así como, de cursos de capacitación continua. Invitamos a todas las instituciones a contactar con nosotros para crear sinergia y así, beneficiar a todos los estudiantes y profesionales que deseen hacer carrera en esta linda especialidad.

—¿Qué actividades realiza el Capítulo boliviano?

—Nosotros como Capítulo hemos lanzado recientemente nuestro primer curso denominado La Gestión de Procesos de Negocio, curso basado en su integridad en el BPM CBOK 4.0 en español, versión lanzada por la ABPMP International en julio pasado. Este curso es habilitante para nuestro BPM BootCamp (campo de entrenamiento), donde uno se irá preparando para obtener las certificaciones internacionales, aprendiendo el contenido y técnicas del BPM CBOK.

También, estamos por lanzar nuestro bloque de servicios para empresas y organizaciones del tercer sector de la economía, en cuanto a la otorgación de conferencias, talleres, seminarios-taller, cursos de capacitación abierta, cursos de capacitación in Company y consultorías específicas en materia de BPM, LEAN Six Sigma, Organización y Métodos (Calidad y Procesos), Gestión de Calidad y Desarrollo Organizacional. Todas estas actividades tienen un costo cuyo objetivo es hacer a la asociación nuestra autosustentable en el tiempo y también motivar a sus miembros para difundir la BPM en toda Bolivia y honrar sus esfuerzos con una remuneración acorde a sus conocimientos y experiencia.

Perfil

Nombre: Alberto Vargas

Profesión: Administrador de Empresas

Cargo: Presidente de la ABPMP Bolivia Chapter.

Consultor

Es especialista en Sistemas de Gestión de la Calidad ISO 9001 del Instituto Boliviano de Normalización y Calidad (Ibnorca). También es experto Black Belt LEAN Six Sigma del IPCE Costa Rica.

Comparte y opina:

Destilado: lanzan producto del ‘primer estudio científico del singani’

Mercados. Son 3.000 botellas que fueron puestas a la venta en el país y el extranjero

/ 26 de septiembre de 2020 / 07:05

El emprendimiento se activó en 2008, con los estudios con aval científico

Por Marco A. Ibañez

Un destilado sutil es el resultado de 12 años de maduración de Herencia. Es la apuesta de Bodegas Kuhlmann para el mercado nacional en tiempos de reactivación económica, producto del primer estudio científico del singani en el planeta, según sus creadores.

Enólogos de la compañía descubrieron que se podía mejorar el tradicional proceso de producción del singani boliviano, no solo gracias a la tecnología incorporada, sino a la forma de elaboración del vino base para el destilado, creando de esta forma un producto sustentado con bases científicas.

“El proyecto nace en 2008, cuando comenzamos a realizar las primeras investigaciones con aval científico para el singani, siendo la bodega pionera en tecnología e investigaciones”, explica el enólogo y gerente de Producción de Bodegas Kuhlmann, Franz Molina.

Foto: Bodegas Kuhlman

Para la creación de una botella de Herencia se utilizan 67 kilos de uva Moscatel de Alejandría, una característica que lo posiciona como el producto más puro del mercado. El primer lote cuenta únicamente con 3.000 botellas, pues se trata de un producto exclusivo que necesita reposar durante 10 años en tanques de acero inoxidable para lograr sus características organolépticas requeridas. “Después de varios años de trabajo, lanzamos al mercado el singani más perfecto jamás elaborado”, asegura el experto, al remarcar que para su producción la bodega desarrolló el primer estudio científico del singani en el ámbito mundial.

Bodegas Kuhlmann presentó, el 19 de septiembre, este producto al mercado nacional en un evento virtual en el cual participaron representantes de la empresa, expertos del sector y medios de comunicación.

En esta oportunidad, se destacó que Herencia es un destilado ultra premium que apunta a deleitar al mercado nacional e internacional. Como características, sus creadores resaltaron que es un singani sutil, con aromas a cáscara de naranja, duraznos blancos, peras y flores como el jazmín.

Proviene de la misma bodega que produce Los Parrales y otros productos que son exportados a mercados de Alemania, China, Estados Unidos, Japón, México y Suiza. Aparte, genera empleos a más de 50 familias productoras de vid, y Kuhlmann indica que impulsa políticas de inclusión de género, con una contratación igualitaria de mujeres en la compañía.

Asimismo, esta bodega es la única de la región del Valle de los Cintis que cuenta con su propia planta de tratamiento de aguas residuales, a la par de la implementación de sistemas de eficiencia hídrica en toda su planta, logrando optimizar su consumo de agua en un 96%.

Foto: Bodegas Kuhlman

Sector

Pese a la etapa posconfinamiento y la reanudación de actividades económicas en varias regiones del territorio nacional, el sector que produce vinos y singanis intenta recuperarse tras la crisis ocasionada por la pandemia del coronavirus, que trajo consigo la declaratoria de cuarentenas y cese de actividades.

La emergencia sanitaria cerró el mercado nacional e internacional, provocando que en junio los industriales vitivinícolas de Tarija y Chuquisaca se declaren en “iliquidez económica” y pidan al Órgano Ejecutivo créditos y mayor control del contrabando, al reportar pérdidas que superan los $us 50 millones anuales, por lo cual demandan un mayor apoyo a la producción nacional.

También alertaron que en el horizontes e encuentra en riesgo la vendimia del siguiente año, de acuerdo con una evaluación realizada a La Razón por el gerente general de la Asociación Nacional de Industrias Vitivinílocas (ANIV), Ricardo Ortuño.

Comparte y opina: