martes 20 oct 2020 | Actualizado a 21:17

Con su economía en negativo, las empresas buscan su reactivación

/ 7 de mayo de 2020 / 09:36

Crisis. El sector se prepara para convivir con el COVID-19 con distanciamiento social obligatorio

Empresas de 30 rubros tienen sus economías en negativo, la emergencia sanitaria y la cuarentena desplomó sus ingresos. Su recuperación pasa por enfrentar la “incertidumbre”, mientras que el sector se prepara para convivir con el COVID-19.

Una investigación realizada por la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz (Cainco) revela que el empresariado nacional de diferentes rubros productivos y de servicios atraviesa una crítica situación, debido a que en marzo y abril sus ingresos se redujeron hasta en un 100% a consecuencia de la pandemia.

“Tenemos empresas que han caído —a nivel de sus ingresos— en un 100%”, señaló el presidente de esta entidad, Fernando Hurtado, y advirtió que frente a esa situación el gremio empresarial vive en “incertidumbre”, una condición que deberá enfrentar en los próximos meses para salir adelante.

De acuerdo con los datos presentados en el Foro Económico virtual organizado el 23 de abril por la UPSA y el Colegio de Economistas de Santa Cruz, 30 rubros empresariales relacionados a restaurantes, bienes durables de consumo, material eléctrico, cemento, vehículos y hoteles fueron afectados en sus ingresos entre un 90 y 100%, siendo el de materiales de construcción el más perjudicado.

Le siguen cueros, comercio, agroforestal, bebidas, industria metalúrgica, baterías, químicos y agencias de viajes con una afectación de entre un 50 y 84%. De igual manera rubros como seguros, papel, hidrocarburos, tabaco, cárnicos, lácteos, molinería, azúcar, almacenamiento y distribución tienen pérdidas entre un 30 y 48%. Mientras que los ingresos de los supermercados, farmacias, bancos y alimentos bajaron entre un 6 y 22%. (Ver infografía)

En esta oportunidad, el principal ejecutivo de la Cainco alertó que los datos de las empresas “por debajo del 40% implican serios riesgos para la economía nacional”, razón por la cual el sector requiere medidas de apoyo del Gobierno central y una revisión de los modelos de negocios.

Tras conocer esos datos, el ministro de Economía y Finanzas Públicas, José Luis Parada, adelantó que el Gobierno trabaja para obtener los recursos necesarios para la reactivación. “Vi los datos de que se requiere liquidez, veremos lo óptimo y lo posible”, dijo y anunció la realización de reuniones entre el sector público y privado para “trabajar juntos” para recuperar al sector empresarial.

RECUPERACIÓN. Fernando Hurtado también consideró que la recuperación de las empresas será lenta, gradual y en cuatro etapas, que implicarán distanciamiento social obligatorio y sobre todo incertidumbre.

“El retorno a la normalidad no será fácil, será un retorno a la normalidad con incertidumbre”, puntualizó.

Como etapas, citó como primera el “distanciamiento social”, para la cual las empresas requieren “oxígeno para resguardar su flujo de caja, inyección de liquidez y apoyo al empleo”. En una segunda etapa denominada “salida gradual” las compañías necesitarán estabilizarse, demandando para ello políticas de apoyo a la oferta por parte del Gobierno con “estímulos” financieros que deben alcanzar desde la micro hasta la gran empresa. Esta fase implica también que las compañías revisen sus modelos de negocio.

Llegar al “nuevo normal” es la tercera etapa en la cual deberán reestructurarse las políticas tributarias y laborales con simplificación de trámites y políticas sectoriales. En tanto, las empresas tendrán que aplicar nuevos modelos de negocios, en función de propuestas de valor actualizadas. Y en la última etapa se espera el “despegue” del sector empresarial para el cual se requerirá movilización de nuevos recursos externos e internos, además de innovación, que posibilitarán su transformación productiva y de oferta de servicios.

“En esta era post COVID-19 vamos a tener sin duda una economía con nuevos hábitos y nuevas regulaciones”, dijo y anticipó que en todo el mundo habrá una disrupción en la forma que vivimos y trabajamos. “Cambios que sucederán en tiempo récord”.

El Gobierno decretó una cuarentena total el 22 de marzo. La medida, que debía finalizar el 30 de abril, fue ampliada hasta el 10 de mayo y a partir del 11 se la flexibilizará.

Qué plantean los candidatos para generar empleos

Crisis. En los programas, varias de las propuestas apuntan a la población joven e incentivos

Desafío. El desempleo es uno de los principales problemas que enfrentará el próximo gobierno

Por Marco A. Ibañez

/ 14 de octubre de 2020 / 09:32

Cuando en el país la tasa de desempleo alcanzó 10,6% en agosto, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), las ofertas electorales para generar nuevas fuentes laborales se concentran en la población joven, inversiones, capital semilla e industrialización. A siete días de las elecciones, las propuestas expuestas en vivo por los candidatos a veces superan a las que se hallan en sus programas de gobierno presentados al Órgano Electoral Plurinacional (OEP). Un abanico de fórmulas para impulsar la reactivación de la economía, en particular para crear empleos, en una coyuntura y un futuro marcados por el efecto COVID-19.  

Por ejemplo, Libre 21, que postula a Jorge Quiroga, en su plan de gobierno “Bolivia corazón verde digital 2020-2025”, ofrece trabajo por “tiempo horario”, para posibilitar que jóvenes que estudian o se capacitan, puedan acceder a un ingreso a través de un empleo. Además, tiene el programa Mi Primer Empleo, para que la población que sale de las universidades y otras instituciones académicas, obtengan una fuente laboral en entidades públicas.

Asimismo, Quiroga postuló que la basura puede ser una oportunidad para generar trabajo a través de las plantas de tratamiento de residuos. Y pese a no estar contemplado en su plan, en los debates anunció la generación de 450.000 empleos, a través de la inyección masiva de recursos a la economía nacional.

Informalidad. Crece el comercio informal ante la falta de empleo

PRIVADOS

En tanto la alianza Creemos, que tiene como presidenciable a Luis Fernando Camacho, en su documento “Creer para crear”, propone incentivos y políticas “activas” de empleo, a través de inversión, especialmente privada, que permita la creación de 200.000 nuevos puestos de trabajo hasta 2025.

Entre las ofertas está la creación del Consejo Económico y Social (CES), un espacio de diálogo y concertación tripartito (Gobierno, empresarios y trabajadores), donde se discutirá la política salarial, incrementos anuales y medidas para la generación de empleo. Y también Camacho hizo un planteamiento fuera de su plan de gobierno, la elaboración de una nueva Ley General del Trabajo.

El Movimiento Al Socialismo (MAS), cuyo candidato es Luis Arce, en su programa “Agenda del pueblo para el Bicentenario”, postula la ampliación de los programas actuales de generación de empleo para jóvenes, articuladas a iniciativas y políticas de apoyo a emprendimientos innovadores, bajo esquemas como capital semilla, fondos concursables, capitalización privada o crédito.

Espera completar esto con programas de pasantías y servicio civil en el sector público para jóvenes, con un doble propósito: generar procesos de profesionalización y abrir oportunidades a través de incentivos.

También considera procesos de gestión integral de residuos sólidos (reciclaje, compostaje e industrialización) en coordinación con los municipios, a través de  un programa urbano de industrialización de la basura, generando ingresos y empleo en las ciudades capitales del país.

Arce, quien fue ministro de Economía en el anterior gobierno de Evo Morales, en los debates de hace una semana anunció que con la producción de diésel ecológico se generarán 200.000 empleos directos e indirectos, y con la industrialización del litio, otras 1.300 fuentes.

CAPITAL

Mientras que Comunidad Ciudadana (CC), que tiene como presidenciable a Carlos Mesa, propone un acuerdo de la sociedad por la productividad y el empleo, trabajo para los jóvenes y formación del capital humano. Eso no es todo, figura también el capital semilla con programas de fomento y fortalecimiento de fondos concursables, centros de trabajo urbano y colaborativos o coworks para el empleo independiente.

Figura un observatorio de brechas salariales y de remuneraciones de las mujeres. Su candidato, en los debates indicó que el secreto para la reactivación es el empleo y que para su generación se requiere una inyección económica del 15% del Producto Interno Bruto (PIB), que impulse la oferta y demanda, además de créditos de acceso fácil.

Aparte, en su programa el postulante por Frente Para la Victoria (FPV), Chi Hyun Chung, formuló la necesidad de activar en el país nuevas formas de contratación laboral, “sin persecución política” a las empresas. Y Feliciano Mamani, aspirante del Partido de Acción Nacional Boliviana (PAN-Bol), planteó el modelo del cooperativismo para reactivar el aparato productivo e impulsar el empleo.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Felipe Obando: ‘Avianca tuvo una reducción de casi 95% de sus operaciones por la pandemia’

El 16 de octubre, la aerolínea reanuda operaciones en Bolivia, tras siete meses de paralización como consecuencia de la crisis por el COVID-19. En esta entrevista, su gerente de Ventas habla de la situación de la compañía y sus próximos retos.

Felipe Obando, Gerente de Ventas de Avianca

/ 14 de octubre de 2020 / 09:27

La pandemia del COVID-19 afectó un 95% de las operaciones aéreas de Avianca. Un impacto que es moneda común en las empresas aéreas del mundo. Tras un proceso de reestructuración, la compañía vuelve a encender las turbinas y retomar sus vuelos en Bolivia. La Razón conversó con su gerente de Ventas, Felipe Obando, para conocer sus retos en medio de la crisis.

—¿Avianca reanuda operaciones en Bolivia?

—El 16 de octubre iniciamos nuestras operaciones, no sin antes aclarar que Bolivia es uno de los países más importantes de la región en nuestra red, donde operamos casi 20 años. Es muy relevante el movimiento que tenemos desde y hacia este mercado. Es una gran noticia para nosotros volver a volar a un país tan rico en tráfico de pasajeros turísticos, corporativos y étnicos.

—¿Serán vuelos nacionales e internacionales?

—Sí. Nosotros vamos a iniciar estas operaciones desde Santa Cruz y La Paz hacia Bogotá, principalmente, vamos a conectar el mercado doméstico, y con partners(socios) internacionales, México, Washington (Estados Unidos) y estamos definiendo otras alternativas.

—¿Se inicia operaciones con la ruta Santa Cruz-Bogota?

—Así es y es la primera ruta iniciando el 16 de octubre y el 17 tenemos la operación de La Paz hacia Bogotá. Tendremos dos frecuencias semanales hasta fin de mes y en noviembre, subiremos a cuatro frecuencias semanales.

Nuestra apuesta es retomar el mercado y las conexiones, entendiendo que esto es una nueva realidad, una industria más chica.

—¿Cuál es esa apuesta para reactivar y ganar más usuarios?

—Durante la pandemia nosotros no estuvimos quietos; si bien no volamos, estuvimos preparándonos para volver a retomar de cara a esa nueva realidad, no solo con todos los protocolos de seguridad, sino también que las operaciones sean las más seguras, transparentes y óptimas. Por ello, la flexibilidad es importante y hemos diseñado una alternativa para que los pasajeros puedan llevar sus tickets a un bono y poder utilizarlo en el momento que decidan, lo cual permite reprogramar viajes o cambiarlos hasta diciembre de 2021 y hasta noviembre de 2020 sin cobros de penalidades por cambios o diferencias tarifarias. Y para los que compran ahora tenemos un programa que se llama “Compra con Tranquilidad”, que da la posibilidad de hacer cambios de fecha o destino. Aparte, en materia de seguridad estamos preparados con los protocolos recomendados por las autoridades aeronáuticas.

—La crisis afectó al sector, inclusive se habló de quiebras. ¿Cuál es la situación de Avianca y qué acciones llevó adelante para superar esta etapa?

—Nosotros venimos de un proceso de reestructuración que se inició el año pasado, que busca reorganizar la compañía de cara a los próximos 100 años, toda vez que en 2019, Avianca ya cumplió su primer centenario y esta situación del COVID-19 hizo acelerar ese proceso de reestructuración.

Y lo que estamos buscando es la mayor eficiencia, que está sujeta a la demanda y como está contraída, tuvimos una reducción más o menos del 95% de las operaciones aéreas y también del volumen de pasajeros, y en consecuencia en los ingresos. Ante esa realidad cualquier empresa está obligada a ser más creativa, eficiente y optimizar sus costos. En cuanto a la situación financiera, ha sido retadora, no lo voy a negar, y creo que fue así para todos.

—Un 95% de afectación es un indicador rojo muy alto. ¿Cuál es la fortaleza de Avianca que le permitió enfrentar la crisis?

—Encontrar soluciones rápidas para optimizar los costos y ser más eficientes. Nos apalancamos en el equipo de carga, que mantuvo sus operaciones y tuvo un comportamiento muy positivo.

Acá debo resaltar el aporte de las personas, la voluntad de la gente. También debo destacar los vuelos humanitarios, entre marzo y septiembre operamos 508 en los cuales movilizamos más de 50.000 pasajeros. En el caso de Bolivia, se hicieron cuatro vuelos humanitarios en los cuales se transportaron más de 400 pasajeros a Colombia.

—¿Se redujo personal?

—Ese es un proceso que se viene dando, hemos tenido que revisar estructuras y equipos de cara al futuro. Por el momento la compañía no ha tomado decisiones de reducciones. El único caso que puedo mencionar es la cancelación de algunas rutas puntuales, básicamente por un tema de rentabilidad tuvimos que cancelar.

—¿Cuáles son las perspectivas?

—Es incierto, yo creo que ninguna empresa de la industria tiene una bola de cristal para tener claridad y saber cómo viene el futuro. Y es muy retador para todas las aerolíneas del sector en la región y el mundo.

—¿La flota aérea se redujo?

—Tuvimos unas reducciones de flota, apostando que nuestra red va a optimizarse en función a mercados que son rentables, esa es la realidad. Por ejemplo, teníamos más de 30 frecuencias entre ciudades como Bogotá y Medellín, Bogotá y Cali, y esa cantidad posiblemente no la vamos a necesitar ahora. Esas optimizaciones han llevado a que haya una redefinición de la red de rutas y ajustes en flota ofrecida. No podemos tener aviones estacionados años mientras esto se restablece. 

—¿Próximos desafíos ?

—Trabajar en alianzas interinstitucionales para posibilitar la reactivación del turismo. Ajustar nuestro producto para que cumpla las expectativas de los clientes.

—¿Pasa por ajustar precios?

—Exactamente, el precio por un lado es fundamental, y que la red de rutas atienda las necesidades de los pasajeros es fundamental.

Perfil

Nombre: Felipe Obando

Profesión: Administrador de Empresas

Cargo: Gerente de Ventas de Avianca

Más de 13 años en la industria de la aviación

Cuenta con más de 13 años en la industria de la aviación internacional. Desde hace cuatro años ocupa el cargo de Gerente de Ventas de la aerolínea Avianca para Bolivia y Chile. Anteriormente se desempeñó como Jefe de Segmentos de esta empresa para el continente sudamericano. También cumplió funciones como coordinador del segmento turístico en Colombia. Cuenta con un título profesional en Administración de Empresas, que obtuvo de la

Universidad de Los Andes de Colombia y un posgrado en mercadeo estratégico. La aerolínea colombiana Avianca, en diciembre del pasado año cumplió 100 años. Es la segunda compañía más antigua del mundo después de KLM.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Gremios trazan la agenda para el próximo gobierno

Desafíos. Inversión, liquidez, flexibilizar las normas laborales, cambio del modelo, en la lista

Los diferentes gremios productivos reclaman la reactivación de la economía para continuar con su labor

Por Marco A. Ibañez

/ 14 de octubre de 2020 / 09:22

Industriales, exportadores, constructores y empresarios delinean las principales acciones que debería implementar el próximo gobierno que sea elegido en las urnas el siguiente domingo. Los desafíos pasan por dar liquidez a estos sectores, con inversión.

Si bien los partidos y sus candidatos han expuesto sus propuestas para la reactivación económica, tanto en sus programas de gobierno presentados ante el Órgano Electoral como en los debates y entrevistas, los gremios consultados por La Razóntienen su abanico de pedidos que, según su opinión, deben marcar la agenda futura.

“Estamos atentos a conocer cuál será el camino que va a tomar la economía nacional después de las elecciones del 18 de octubre, sin embargo la Cámara Nacional de Industrias (CNI) considera que en 2021 y años siguientes se debe trabajar en siete líneas de gestión pública para recuperar la actividad manufacturera”, dijo el reelecto presidente de esta entidad, Ibo Blazicevic.

Citó que la primera línea es flexibilizar las normas laborales y congelar el salario mínimo nacional para incentivar la competitividad de la producción nacional frente a terceros países.

La segunda es maximizar la lucha contra el contrabando y la informalidad en los mercados internos. Luego, crear las bases para una nueva Ley de Inversiones que fomente la inversión privada, y como cuarta, reducir la presión tributaria para incentivar las inversiones nacional y extranjera.

Como quinta, Blazicevic pide agilizar, simplificar y desburocratizar los trámites en el sector público. Mientras que la sexta y séptima son aprobar incentivos tributarios para la renovación del parque tecnológico industrial y las importaciones de bienes de capital para la industria, y abrir e impulsar mercados locales e internacionales para la producción.

MERCADOS

Mientras que el gremio exoprtador anticipó que la nueva administración gubernamental debe llevar adelante una “reingeniería” de las políticas económicas aplicadas en el Estado.

“Consideramos que en nuestro país se debe priorizar la competitividad, con una reingeniería total de las políticas cambiarias y de incentivo a las exportaciones, a la promoción de nuestros productos, políticas laborales salariales para protección del empleo y la creación de más fuentes de trabajo, políticas de incentivo a la incorporación de valor agregado a los recursos naturales y los bienes que se producen en todo el territorio boliviano”, detalló el presidente de la Cámara Nacional de Exportadores de Bolivia (CANEB), Gonzalo Molina.

Añadió que ante el ingreso de un nuevo gobierno las expectativas siempre son grandes, pero la necesidad de hacer de Bolivia una nación exportadora y autosuficiente es permanente y trasciende a las administraciones de turno.

A su vez, el gerente general de la Cámara Nacional de Comercio (CNC), Gustavo Jáuregui, consideró que se debe pensar en un cambio de modelo económico que esté basado en la inversión privada como motor de la economía, la formalización y la generación de un clima de inversión propicio para la atracción de capitales nacionales y extranjeros, lo cual se traduciría en la incubación de más fuentes de empleo digno para la población y una mayor contribución al Estado a través de tributos fiscales.

“Para lograr esto se deberá implementar un nuevo sistema de regulación en cuatro ámbitos: tributario, laboral, financiero y sectorial, que permita la reactivación del sector formal de la economía y genere sostenibilidad en las actividades económicas y certidumbre en la población”, explicó.

OPORTUNIDAD

En criterio del ejecutivo, la emergencia sanitaria por la pandemia abre una oportunidad para poner en regla a un 70% de la actividad informal que existe en el territorio nacional, que también se ha visto con índices de iliquidez importantes. Remarcó que al ser incorporados a la formalidad pueden acceder a fuentes de financiamiento e incentivos (tributarios, laborales) para el desarrollo de su operación como parte de un “programa de formalización de la economía”.

En estos planteamientos también se encuentra la petición del presidente de la Cámara Boliviana de la Construcción (Caboco), Luis Bustillos, quien afirmó que la p mera acción que debe llevar adelante el próximo gobierno es “inyección” de recursos al sector de la obra pública, tanto en el nivel central como subnacional, cual posibilitará que la actividad se reactive de forma inmediata.

 “Inyectar dinero significa continuar con los proyectos y nuevamente dinamizar la obra pública porque ahora está parada, no hay proyectos”. Complementó que actividad de la construcción tiene que volver a ser considera como el sector dinamizador de economía. “Nosotros dinamizamos la economía, en la mano obra, el comercio y la industria.

Por ejemplo, a diciembre 2019, este sector contrato a m de 500.000 trabajadores de forma directa y otros 500.000 de mane indirecta, sostuvo Bustillos, al reiterar que el movimiento que genera este gremio es incomparable “no se puede pensar en un parque para su reactivación no considere al sector constructor” otro tema que resaltó por su importancia es que el siguiente presidente impulse un cambio en normativa del sector, “urgente

La Paz demandará un fondo para la reactivación

Los empresarios de La Paz anunciaron que exigirán al gobierno que sea elegido en los comicios generales, la creación de un Fondo de Inversión para la Reactivación, que permita incrementar la producción de las compañías paceñas y pasar la fase de iliquidez ocasionada por el COVID-19.

“Estimamos que este fondo debe ser el 10% del PIB (Producto Interno Bruto) departamental, vale decir de $us 1.000 millones. Con este fondo se logrará caminar en la fase productiva, incrementar la oferta, y sobre todo se logrará mantener los niveles de empleo y evitar también que los niveles de pobreza, por causa del desempleo —hipotético—, se vayan incrementando”, declaró a LA RAZÓN el presidente de la Federación de Empresarios Privados de La Paz (Feplp),  Jaime Ascarrunz.

Señaló que la nueva administración gubernamental debe trabajar inmediatamente en la atracción de inversiones extranjeras privadas e impulsar las inversiones nacionales, al igual que la inversión pública que es importante para mantener el funcionamiento de aparato productivo a nivel departamental.

“La federación tiene un plan de desarrollo departamental sostenible a cinco años, que puede ser una base para que considere el nuevo gobierno y comience a trabajar en esa dirección, pero lo inmediato es el fondo de reactivación con su correspondiente fondo de garantías”, reiteró.

Para reactivar la economía de La Paz también plantea considerar la implementación de incentivos para la actividad productiva empresarial, seguridad jurídica, modificación de las leyes tributarias y laborales, “que son un desincentivo para cualquier inversionista nacional o extranjero, pero además se requiere protección a las inversiones”, complementó.

DESARROLLO

Según el empresario, el departamento paceño ofrece un abanico de oportunidades que requiere ser desarrollados. Citó como ejemplos las actividades como la agropecuaria, la minería, así como la generación de energía limpia para exportación.

Mientras que para Gustavo Jáuregui, gerente general de la Cámara Nacional de Comercio (CNC), en el balance nacional, las finanzas públicas no son alentadoras, porque en los últimos seis se registró un déficit fiscal en promedio del 6,6% del PIB, que se traduce en Bs19.000 millones.

Recordó que hace semanas, el entonces ministro de Economía y Finanzas Públicas, Óscar Ortiz, informó que en lo que viene del año ya se alcanzó un déficit fiscal de aproximadamente Bs 20.000 millones, lo cual significa que el país superó el promedio de los últimos seis años y que acabará la gestión con “cerca o superior” a los Bs 30.000 millones.

A esto se suma una caída en la dinámica de las actividades económicas, que provocó que las contribuciones tributarias se reduzcan en un promedio del 30%, es decir, la administración tributaria dejó de percibir cerca de Bs 10.000 millones. “Son indicadores desalentadores que el próximo gobierno deberá administrar y revertir en el corto plazo para darle mayor holgura a su administración y planificar medidas de mediano y largo plazo que le den sostenibilidad para los próximos años”, dijo el gerente general de la Cámara Nacional de Comercio.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Sin miedo a la crisis, mineras que brillan

Producción. En Potosí, salen a flote pese a las limitaciones y la pandemia del coronavirus

Trabajadoras. Este sector reclama áreas de trabajo estables

Por Marco A. Ibañez

/ 14 de octubre de 2020 / 09:18

Venciendo el temor al COVID-19, madres solteras, viudas y divorciadas que viven de la actividad minera en Potosí, no se rindieron ante la crisis provocada por la pandemia. Su fortaleza y tesón las impulsó a seguir adelante.

Como consecuencia de la crisis sanitaria y las cuarentenas aplicadas para evitar contagios, el sector productivo paralizó sus tareas. Tal es el caso de la minería, afectada con una disminución en la producción y la comercialización, por las bajas cotizaciones y la menor demanda externa, en particular del mercado de China.

A esto se sumó una reducción de la oferta por la suspensión de actividades laborales desde la Corporación Minera de Bolivia (Comibol), pasando por la Empresa Minera San Cristóbal, hasta las cooperativas, en resguardo de la salud de sus trabajadores y socios.

Un panorama que no frenó la firmeza de mujeres mineras, que al margen de trabajar dentro o fuera de los socavones, son esposas y madres, muchas veces solteras, viudas o divorciadas, pero que por la responsabilidad de llevar el sustento a sus hogares, superaron los límites de la pandemia. Esta es una historia de mineras que brillan en la crisis.

“Cuando se han cerrado las minas, comenzamos a vender papa, hemos tenido que buscar la forma de sobrevivir. Algunas se han dedicado a lavar ropa, y otras hemos vuelto a las minas a cuidar o sacar de a poco el mineral. No sabíamos qué hacer, nos buscamos la vida”, relató a La Razón Sinforosa Rodríguez, una minera que opera en el mítico Cerro Rico potosino.

Junto a esta obrera, más de 500 mujeres que trabajan en el interior y exterior mina en ese departamento, fueron sorprendidas por la situación sanitaria. Así, sus ingresos semanales de Bs 200, en promedio, se esfumaron, pero ellas no se dieron por vencidas y buscaroon cómo sobrevivir a la crisis.

“Con lo que teníamos en casa tuvimos que salir adelante. Fideo, papa, huevo, lo que teníamos en casa. Cuando vino la pandemia, muchas de nosotras que trabajamos en interior mina teníamos que dejar de trabajar, pero nosotras tenemos que trabajar porque vivimos al día”, afirmó Rodríguez.

La emergencia volvió a sacar a flote las dificultades que enfrenta este sector, como la inestabilidad laboral, la falta de un seguro social, de equipamiento y sobre todo la ausencia de protección por parte del Gobierno. “No hubo nadie que nos colabore, hemos sobrevivido con los alimentos que teníamos. Las autoridades se olvidaron de nosotras. Por eso estamos seguras que no conocen cuántas mujeres trabajamos en interior y exterior mina y las dificultades que atravesamos”, reclamó.

ESTUDIO

Rodriguez es miembro de la Red Nacional de Mujeres Mineras (RNMM), impulsora de la publicación Minería que brilla: Aportes a la construcción de una agenda política de las mujeres mineras en Bolivia, un estudio elaborado en el marco del proyecto Qori Suma (Oro Bueno), en alianza con la consultora Cumbre del Sajama, con el apoyo del Gobierno de los Países Bajos.

Es un documento con propuestas a las autoridades y organizaciones sociales para revertir las condiciones en las que estas obreras se desenvuelven en sus labores cotidianas, con necesidades económicas y en busca de respeto a sus derechos, un trato igualitario, sin violencia de género y respeto.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Los megarricos continúan engordando sus billeteras

Estudio. Pese a la crisis sanitaria, los multimillonarios no paran de ganar en la industria, la tecnología

Por AFP

/ 14 de octubre de 2020 / 09:15

La fortuna de los megarricos creció durante la pandemia de COVID-19, superando los $us 10 billones gracias a la subida de las bolsas, pese al batacazo que ha sufrido la economía mundial.

De acuerdo con un estudio realizado por el banco suizo UBS y la agencia de auditorías y asesoría PWC, la fortuna acumulada por los multimillonarios se elevaba a más de $us 10,2 billones, un nuevo récord desde 2017, cuando la fortuna de los más ricos se elevaba a $us 8,9 billones. Pese al seísmo provocado por la caída bursátil de marzo que vio cómo grandes fortunas abandonaban este selecto club, la fortuna de los multimillonarios se recuperó rápidamente gracias a los gigantes de la tecnología y de la salud.

Según los autores del informe, que cada año analizan la evolución del patrimonio de los megarricos en un estudio titulado Informe de los multimillonarios, este círculo privilegiado contaba a finales de julio con 2.189 miembros, 31 más que en 2017.

«Tanto para los multimillonarios como para la economía en su conjunto, 2020 será un año importante», estiman los autores del informe, que subrayan que el «vendaval del COVID-19 aceleró la divergencia» entre los millonarios surgidos en los sectores de la tecnología, la salud y la industria y las fortunas más tradicionales.

RIESGO

En marzo, la crisis sanitaria desencadenó un desplome bursátil brutal, a raíz del temor sobre el crecimiento económico y el riesgo de quiebras en cadena de pequeñas y medianas empresas como por la caída de la demanda y el aumento del desempleo.

Este vendaval repercutió en la fortuna de los multimillonarios, que cayó un 6,6% en el lapso de unas semanas en febrero y marzo, según los autores del estudio, aunque rápidamente recuperaron las pérdidas. Entre abril y finales de julio, esta aumentó un 27,5% gracias a la recuperación de las bolsas.

No obstante, estas cifras esconden importantes movimientos en el seno de las grandes fortunas. En Asia Pacífico, la región que registra el mayor número de nuevos multimillonarios en la última década, el valor acumulado de su fortuna cayó 2,1% entre el cierre de las cuentas en 2019 y principios de abril, a unos $us 2,4 billones. Unas 124 personas salieron de la lista aunque la fortuna de 136 personas aumentó hasta integrar el club de los megarricos.

«Las fortunas se están polarizando», estiman los autores del estudio. Los mayores beneficiarios son los empresarios que están revolucionando los sectores de la tecnología, la salud y los equipos médicos, como el multimillonario de origen sudafricano Elon Musk o la china Zhong Huijuan.

TECNOLOGÍA

Esta exprofesora de química tiene una fortuna estimada en $us 20.400 millones, de acuerdo con la revista Forbes, amasada tras la introducción en bolsa el año pasado de su empresa, Hansoh Pharmaceutical.

Desde 2018, la fortuna de los multimillonarios del sector tecnológico se eleva a unos $us 1,8 billones, un 42,5% más, según este estudio. La de los multimillonarios procedentes del ámbito de la salud aumentó 50,3%, con un valor acumulado estimado en $us 658.600 millones.

En cambio, las fortunas de aquellos que se encuentran en el «lado malo de las tendencias económicas, tecnológicas, sociales y medioambientales», han mermado.

En comparación, la fortuna neta de los multimillonarios en sectores como el ocio, los servicios financieros o inmobiliario solo ha crecido como mucho un 10%.

Temas Relacionados

Comparte y opina: