sábado 31 oct 2020 | Actualizado a 04:19

Municipios sufren falta de liquidez y apuntan a un fondo de compensación

/ 25 de mayo de 2020 / 11:44

La AMB dice que hay baja ejecución presupuestaria por la falta de recursos.

Los gobiernos municipales sufren falta de liquidez en este primer cuatrimestre, lo que los ha llevado a una baja ejecución presupuestaria y deudas. Para revertir la situación buscan que se cree un Fondo de Compensación Municipal con apoyo del Gobierno.

“Ha habido una baja ejecución presupuestaria porque el 67% de nuestros recursos se vinieron al suelo; al no recibir esas transferencias de coparticipación no estamos invirtiendo y no podemos pagar al personal de salud porque nuestros techos del gasto de funcionamiento están en el tope y no tenemos recursos”, explicó Rocío Molina, presidenta de la Asociación de Municipalidades de Bolivia (AMB).

No son los únicos sectores que se ven afectados. Otro en riesgo es el pago del bono de discapacidad y contar con presupuesto destinado a la lucha contra la violencia a la mujer e intrafamiliar. “También nos sentimos atados de manos en las posibilidades de seguir los contratos con los guardias municipales, que son fundamentales en el control de centros de abasto y áreas públicas donde hay que garantizar el distanciamiento social”, detalló la munícipe.

El Fondo de Compensación Municipal para hacerse realidad busca crear una ley que compense los Bs 1.237 millones que han dejado de percibir como transferencia los municipios y universidades por coparticipación tributaria.

“A esto se suma que en junio se va a venir al piso las transferencias por el Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) en casi un 70%. Esta ley de compensación que se pide es justamente para que se nos compense lo que no hemos recibido este cuatrimestre”.

FUENTES. Las fuentes de financiamiento para este fondo serían el “Tesoro General de la Nación (TGN), todos los recursos de donación y de créditos que está generando el Gobierno nacional y pedimos la posibilidad de que nosotros establezcamos créditos con organismos internacionales”, sostuvo.

La ley busca que estos recursos sean destinados a las siguientes áreas: COVID-19, violencia intrafamiliar, seguridad alimentaria y reactivación económica. “Tenemos deudas con diferentes sectores de la sociedad como constructoras y proveedores”, aseguró.

Ayer se tenía prevista una reunión entre la AMB y el Gobierno transitorio sobre este tema, pero fue cancelada a última hora.

¿Hacia dónde debe apuntar Luis Arce ante la recesión?

Transición. Dos analistas plantean una hoja de ruta para el presidente electo de Bolivia

El presidente electo, Luis Arce

Por Marco A. Ibañez

/ 28 de octubre de 2020 / 05:34

Superar la crisis económica que enfrenta el país a consecuencia del coronavirus requerirá que el presidente electo, Luis Arce, aplique un plan “sin inprovisaciones” y arme un equipo técnico “no politico”, subrayan dos analistas.

La economía boliviana se encuentra en terapia intensiva por la recesión que ha provocado el decrecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), un mayor desempleo, una caída de las exportaciones y un déficit fiscal preocupante.

“Realmente los indicadores a mí me asustan, es la primera vez que estamos viendo indicadores tan graves. Nunca habíamos visto un -11% (PIB). Es muy preocupante la magnitud de la crisis que vamos a enfrentar”, declaró antes Arce, quien fue ministro de Economía en el gobierno de Evo Morales.

Al respecto, el economista Horst Grebe dijo a LA RAZÓN que una fórmula para salir de la crisis es una estrategia a largo plazo. “Arce ha trabajado con éxito cuando las arcas estaban llenas, cuando había ingresos extraordinarios, cuando había un viento de cola favorable, pero ahora las circunstancias han cambiado”, remarcó.

Para no recortar gastos y dar un empujón a la economía será importante acudir al financiamiento de organismos internacionales, añadió Grebe, para lo cual deberá renegociar la deuda externa. Dijo que ello no será fácil por el tipo de acreedores que tiene Bolivia, es decir, Banco Mundial (BM), Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), entre los principales. “Yo creo que hay que negociar con los acreedores, dos a tres años, lo que fuere necesario, pero que sea aceptable para los acreedores, caso contrario hacer una suspensión de pagos unilateral no resulta conveniente”.

Con relación a la reactivación de la demanda interna, Grebe afirmó que se debe intervenir en la población más necesitada o afectada por la crisis. “Hay que gastar en la gente, hay que crear capacidad adquisitiva y estimular a los productores, a las empresas del mercado interno a que mantengan su plantilla de empleados, que continúe su producción, hay que dar probablemente incentivos”. En criterio de este analista, estos temas son conocidos Arce, por su experiencia en la cartera de Economía y Finanzas Públicas, y lo que “tiene que hacer es definir su estrategia congruente, que no sea una cosa improvisada y de corto plazo, sino que tiene que tener un horizonte largo porque las dificultades no van a desaparecer a muy corto plazo”.

Mientras que el economista Jimmy Osorio aseveró que el nuevo gobierno debe llevar adelante un diagnóstico de las cuentas nacionales porque existe una “subestimación y sobreestimación”, a fin de establecer un estado de situación de las finanzas bolivianas.

En función a los resultados, planteó Osorio, recién las autoridades electas podrán planificar a futuro los programas financieros y monetarios. Dijo que el siguiente paso es aplicar una política urgente de austeridad porque “las cosas no están bien (en el Estado), las cuentas no son azules, sino rojas”. Complementó que es “imperativo hacer un ajuste al gasto corriente de una forma imaginativa”, para lo cual se requerirá un equipo técnico “no político” para delinear acciones sin afectar sectores.

A diferencia de Osorio, Grebe no sugiere reducir gastos porque “normalmente cuando hay un déficit muy grande, los organismos internacionales recomiendan austeridad y más austeridad, pero se ha visto que eso no es conveniente en situaciones como las que estamos atravesando nosotros”.

“El secreto de un buen gobierno es cubrir todos los resortes ministeriales que son relevantes con gente con experiencia y muy capacitada, eso va a definir si responde a las demandas de los sectores sociales que han votado por Arce”, coincidió Grebe, al referirse a las demandas de diferentes organizaciones que comenzaron a emerger por el apoyo brindado al presidenciable del Movimiento Al Socialismo.

Tal es el caso de la Dirección Regional del MAS en El Alto, que reclamó al menos cinco ministerios; la Central Obrera Boliviana (COB), cuatro y la Confederación Nacional de Mujeres Campesinas Indígenas Originarias de Bolivia “Bartolina Sisa” demandó la creación del  Ministerio de la Mujer.

Otro factor que Osorio consideró importante poner sobre la mesa de discusión es el ajuste del tipo de cambio, un tema que “tarde o temprano” deberá considerar el próximo gobierno porque es una “válvula de escape que permite regular la inflación y el crecimiento de las Reservas Internacionales Netas (RIN)” nacionales.

Cochabamba. La planta de urea, Arce impulsará más la industrialización

DEMANDA

Sin embargo, en sus intervenciones públicas y ante medios de comunicación, Arce dejó en claro que ello no está todavía en su horizonte, por lo menos por ahora. Aparte, dejó en claro que volverá a aplicar una fórmula que le dio éxito cuando fue parte del gabinete de Morales: fomentar la demanda interna, sea con bonos u otros beneficios para la población.

Por ello, una de sus primeras medidas será el pago del Bono contra el Hambre de Bs 1.000, una propuesta que presentó para desafiar a la presidenta transitoria, Jeanine Áñez, quien postuló el Bono Salud de Bs 500. El planteamiento de Arce fue recibido por la Asamblea Legislativa, con mayoría del MAS, y fue aprobado mediante una ley promulgada por la presidenta del Senado, Eva Copa (MAS), empero, la Mandataria rechazó la cancelación del bono bajo el alegato de que no tiene fuentes de financiamiento.

Bono. El nuevo gobierno impulsará la demanda interna con el pago de bonos

Ya tiene claras sus primeras medidas

El presidente electo, Luis Arce, del Movimiento Al Socialismo (MAS), ya delineó algunas medidas clave que llevará adelante para enfrentar la crisis económica que agobia al país. Sus primeras acciones serán el pago del Bono contra el Hambre de Bs 1.000 y negociar con organismos internacionales la moratoria o condonación de capital e intereses de la deuda externa, a fin de utilizar esos recursos para reactivar la demanda interna y la inversión pública.

“Vamos a reconstruir el modelo económico que lo han destruido (el Gobierno transitorio). Nos están dejando una crisis en -11% de tasa de crecimiento. Si no nos ponemos a trabajar de inmediato, vamos a necesitar de tres a cuatro años para salir de todo esto. Ingresos y empleos es lo inmediato y de lo primero que nos vamos a ocupar”, anticipó en entrevistas con medios.

Respecto al Bono contra el Hambre, el exministro de Economía fue claro al señalar que el beneficio se pagará en 10 o 20 días, luego que asuma el mando presidencial, que será el domingo 8 de noviembre. Dijo que fondos de créditos del Banco Interamericano de Desarrollo y del Banco Mundial financiarán la cancelación de este beneficio a sectores con bajos recursos económicos.

IVA

Entre las otras decisiones que impulsará el nuevo gobierno se encuentran tres proyectos de ley que son parte del plan denominado “Agenda del pueblo para el Bicentenario y el vivir bien”, que tienen que ver con la reducción del 13% al 8% del pago del Impuesto del Valor Agregado (IVA) a quienes lo consuman con tarjetas de crédito o débito, y su devolución a personas de bajos ingresos, y la aplicación de un impuesto a las grandes fortunas.

De acuerdo con Arce, los indicadores económicos “empeoraron mucho” en los 11 meses del mandato de transición de Jeanine Áñez, que dejará al país con una recesión (-11%) dura. “Ni en la década de los años 80, durante el gobierno de Hernán Siles y la Unión Democrática y Popular (UDP), que fue uno de los peores momentos económicos, alcanzamos esa tasa de decrecimiento”.

Comparte y opina:

Las regiones recibirán 20% menos de recursos

Presupuesto. Se confirma la reducción para gobernaciones y municipios

Afectación. Los municipios tendrán dificultades para la ejecución de obras de inversión pública

Por Freddy Choque

/ 28 de octubre de 2020 / 05:33

El Gobierno transitorio confirmó que el próximo año las gobernaciones y municipios sufrirán un recorte presupuestario que bordea el 20%, producto de la caída en las recaudaciones del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) y coparticipación tributaria.

Esta nueva realidad generará un escenario de incertidumbre entre autoridades departamentales y municipales por una inminente falta de recursos que puede provocar mayor desempleo, paralización de proyectos y demora en el pago de salarios en estos sectores.

Este recorte fue confirmado a LA RAZÓN por el viceministro de Presupuesto y Contabilidad Fiscal, Óscar Navarro, quien aseguró que la crisis económica ocasionada por la pandemia del COVID-19 y la baja cotización de las materias primas en el mercado internacional, son responsables de la reducción en las arcas del Gobierno. Una situación que se agudizó más con la determinación de diferir el pago de tributos en el país.

En ese contexto, apuntó que para cerrar esta gestión se tramita un crédito de $us 205 millones ante CAF-Banco de Desarrollo de América Latina, con el propósito de que las alcaldías y las gobernaciones puedan cumplir con el pago de planillas, así como otras obligaciones que tienen pendientes.

“Para cerrar este año, nosotros creemos que con un financiamiento de $us 205 millones de la CAF, los municipios y gobernaciones tendrán asegurado su gasto corriente y podrán pagar sus planillas. Ese es el cálculo que tenemos hasta febrero del próximo año y eso les permitirá tener un buen nivel de ejecución”, añadió.

Asimismo, consideró que el citado préstamo será aprobado (antes que concluya su gestión) por la Asamblea Legislativa, ya que fue consensuado con la Federación de Asociaciones Municipales de Bolivia (FAM-Bolivia).

SALUD. Las gobernaciones deben priorizar la atención en este sector. Foto: Miguel Carrasco

REDUCCIÓN

De acuerdo con el viceministro, los municipios que dependen mucho de la coparticipación tendrán una baja del 21%, mientras en los que tienen ingresos propios el recorte será menor.

En el tema del IDH, remarcó que la caída será baja ya que Argentina y Brasil van nominando buenos volúmenes de gas, a pesar de los efectos del COVID-19. 

“Ellos están nominando en promedio entre 17 y 18 MMmcd (millones de metros cúbicos por día), que hace que los ingresos sean buenos. Si bien ha caído el precio del gas, el volumen es alto, entonces las regalías se mantienen pese a que la época de invierno pasó en Argentina y Brasil”.

Según la Federación de Asociaciones Municipales (FAM) de Bolivia, para el siguiente año se programaron transferencias por Bs 5.956 millones, en cuanto a coparticipación tributaria, un 28% menos de lo programado para esta gestión (Bs 8.223 millones).

Este año, se presupuestó Bs 10.718 millones (por coparticipación tributaria e IDH); sin embargo, para 2021 esta cifra llegó únicamente Bs 8.461 millones.

Esto significa que habrá menos recursos económicos para salud, educación, alimentación complementaria escolar, obras públicas, bono para las personas con discapacidad, atención a los programas que favorecen a las mujeres y niños, estimó esta entidad que aglutina a los gobiernos locales del territorio nacional.

LABORES. Nuevos emprendimientos carreteros pueden postergarse. Foto: ABC

Comparte y opina:

Leonardo Eguez: ‘Luchamos contra esta crisis de empleabilidad’

Es el principal ejecutivo de AppexBolivia, que desarrolló la aplicación Uorkcity, que brinda una identidad digital a profesionales de servicios técnicos para que puedan conectar con sus clientes y generar empleo

Leonardo Eguez, director ejecutivo de AppexBolivia

/ 28 de octubre de 2020 / 05:32

Ante la crisis económica y el incremento del desempleo, AppexBolivia encontró una oportunidad para que los profesionales técnicos difundan sus habilidades y experiencia. Leonardo Eguez conversó con La Razón sobre la aplicación que desarrolló su empresa para que este sector afectado por la pandemia utilice la tecnología para conectar con sus clientes.

— ¿Cuál es el propósito de AppexBolivia ?

— Es una empresa tecnológica con base social, su misión se basa en que la digitalización es un proceso irreversible para Bolivia y Latinoamérica, y su propósito es ayudar a nuestra sociedad a navegar por esta transformación.

— ¿Qué características tiene la aplicación Uorkcity?

— Es el primer producto de AppexBolivia y es una aplicación móvil de deliveryde servicios técnicos eventuales. Es una plataforma tecnológica que conecta a profesionales de servicios con hogares, solucionando problemas técnicos y creando empleo.

— ¿Por qué apostaron por ofrecer servicios técnicos a través de esta aplicación móvil?

— A inicios de este año, cuando comenzamos la construcción de la aplicación, la cifra de desempleo en Bolivia era de 4.3%. El último informe del Instituto Nacional de Estadística (INE) indica un 10,6% de desempleo a finales de agosto. Los efectos del COVID-19 en la empleabilidad apenas empiezan y los profesionales de servicios técnicos necesitan nuevas maneras de conectar con sus clientes. Es una oportunidad para el empleo de este sector.

— ¿Cuál fue la motivación para crear y apostar por la implementación de esta aplicación?

— Cuando llegó la pandemia a Bolivia, vimos la necesidad de mejorar la conexión y la manera en que se ofertan los servicios de los profesionales técnicos. Pasamos por diversos procesos, realizamos entrevistas, probamos nuestro modelo y creamos un ecosistema académico con universidades, institutos técnicos superiores y centros de educación alternativos, entre otros. En una primera fase nuestro objetivo fue conocer las necesidades de estos profesionales y personas con experiencias en servicios técnicos. Escuchamos historias de personas que tenían 20 años de experiencia en un mismo lugar, que luego de la cuarentena habían sido despedidos o personas que solo buscaban desesperadamente trabajo para tener ingresos, pero tampoco podían comunicar correctamente sus habilidades para llegar al público. Uorkcity brinda una identidad digital donde quien ofrece sus servicios, puede crear sus perfiles, dar a conocer sus habilidades, cursos, experiencia, referencias y datos personales para ofrecer sus servicios. Con esto les brindamos herramientas para que entablen una negociación libre con sus clientes. Construyendo así un historial de trabajos, calificaciones y recomendaciones dentro de la aplicación.

— ¿Cuándo se presentó la app?

— Uorkcity inicia actividades gracias al impulso del proyecto Mercados Inclusivos, perteneciente a la cooperación sueca y suiza en Bolivia, donde los implementadores son Swisscontact y la Fundación PROFIN. En ese sentido, hicimos un primer lanzamiento interinstitucional el pasado 17 de septiembre, donde participaron al menos 50 instituciones y organizaciones de Bolivia y Latinoamérica. Posteriormente, el 7 de octubre hicimos un lanzamiento en la Gobernación de La Paz e comenzamos inscripciones de profesionales técnicos.

— ¿Cuántas descargas obtuvieron hasta ahora y cuántos trabajadores ofertan sus servicios?

— La aplicación, en cuestión de días, ha tenido más de 1.000 descargas y esta cifra está en aumento. Además, ya contamos con 500 trabajadores en proceso de aprobación.

— ¿Qué rubro tiene mayor participación en la app?

— Contamos con profesionales en electricidad, mecánica, carpintería, parvulario, peluquería, educación, gastronomía. Aún estamos descubriendo oficios que no conocíamos al iniciar las inscripciones y no dejan de sorprendernos por el talento que existe. Estamos en proceso de inscripción de trabajadores. Una vez tengamos una base interesante de profesionales, ofertaremos los servicios a clientes de Santa Cruz y La Paz.

— ¿Cómo obtuvieron el apoyo de la cooperación internacional de Suiza y Suecia para este emprendimiento?

— La empresa AppexBolivia desarrolló Uorkcity como una plataforma de alto impacto social. Hemos trabajado mucho creando un ecosistema con actores relevantes de Bolivia como embajadas, fundaciones sin fines de lucro, universidades, institutos técnicos, centros de educación alternativa y organizaciones del sector público y privado. Todos juntos apoyando en la problemática del desempleo. Nuestros esfuerzos fueron lo suficientemente relevantes para ganar la atención de la cooperación internacional.

— ¿Qué dificultades enfrentaron en el proceso?

— Hemos encontrado que los institutos técnicos no dan seguimiento a sus egresados y pierden el contacto con ellos, muchos profesionales a los que podríamos brindar esta solución de manera eficaz, pero son pocas las academias que hacen este seguimiento. Pese a ello estamos realizando esfuerzos para contactar a todos los trabajadores que podamos para ofrecerles esta solución y así luchar contra esta crisis de empleabilidad que apenas empezamos a notar. La manera en que los profesionales de servicios trabajaban ya no funciona en la nueva normalidad generada por la pandemia. Es por ello que Uorkcity da las posibilidades de adaptarse en este mundo digital.

Perfil

Nombre: Leonardo Eguez

Profesión: Ingeniero Industrial

Cargo: Director ejecutivo de AppexBolivia

Ingeniero

Es el líder de la empresa con base tecnológica AppexBolivia. También es socio de Alimentex y director de la Red de Jóvenes Exportadores de Bolivia REJEX4. Cofundador de la Asociación Nacional de Emprendedores.

Comparte y opina:

El COVID-19 desnudó más el desigual acceso a los alimentos

Informe. Un sencillo plato de comida está fuera del alcance de millones de personas

La venta de comida en las calles tiene un abanico de ofertas económicas

Por Freddy Choque y Marco A. Ibañez

/ 28 de octubre de 2020 / 05:31

El costo de un plato de comida marca las diferencias en los ingresos económicos de las personas en el mundo y en Bolivia. La desigualdad en el acceso a los alimentos se hizo más evidente con la pandemia del COVID-19, revela un análisis de Naciones Unidas.

Se trata de un estudio publicado por el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (WFP, por sus siglas en inglés), que estableció que a consecuencia de la emergencia sanitaria, un plato de comida sencillo está mucho más allá del alcance de millones de habitantes en el mundo.

Este año, la pandemia se sumó a los conflictos del cambio climático y la crisis económica que enfrentan en la última década varios países de América, Europa, Asia y África, los cuales provocan el incremento de los niveles de hambre. El costo de un plato de comida en 2020, así se denomina el informe presentado el 16 de octubre con motivo de la celebración del Día Mundial de la Alimentación, a través del cual el organismo internacional identificó un desigual acceso a los alimentos, sobre todo en naciones en las que una comida simple, como arroz y frijoles, cuesta más en comparación con los ingresos de las personas.

«Este informe expone el impacto destructivo de los conflictos, el cambio climático y la crisis económica, ahora agravados por el COVID-19, en el aumento del hambre», dijo el director del WFP, David Beasley. 

Se identificó que el ingreso diario gastado en alimentos por alguien que vive en Sudán del Sur (centro de África) aumentó 27 puntos hasta 186%. Es decir, si un residente de Nueva York tuviera que pagar la misma proporción de su salario por una comida básica, la comida costaría $us 393. Además, reveló que en Haití los consumidores gastan más de un tercio de sus ingresos diarios en un plato de comida, es decir, un equivalente a $us 74 para alguien que habita en Estados Unidos.

Negocios. En la urbe alteña hay platos de comida para todos los bolsillos. Foto: Freddy Choque

BOLIVIA

Ante ese desigual acceso, evidenciado más por la pandemia, Beasley consideró que “las personas en las zonas urbanas ahora también son muy susceptibles, y el COVID-19 ha provocado un enorme aumento del desempleo, lo que deja a las personas sin poder (adquisitivo) para utilizar los mercados de los que dependen para obtener alimentos”.

El análisis contempla 20 países, en los cuales no aparece Bolivia; no obstante en los pasados días, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) proyectó que en esta gestión la pobreza extrema en suelo boliviano alcanzará a 16,8% de la población, afectando sobre todo su acceso a los alimentos, debido a los efectos negativos del coronavirus.

Entre la población boliviana que lucha diariamente para salir de la crisis, destaca la de El Alto, donde pese a las necesidades la oferta de comida es variada y acorde a todo tipo bolsillo, pese a que este rubro fue uno de los más afectados por las cuarentenas declaradas por el Gobierno transitorio.

“Hemos paralizado la actividad por completo y estamos de a poco levantándonos. Las ganancias no son como antes, pero alcanza para mantener el capital”, comenta a LA RAZÓN Doña Teresita, conocida propietaria de un tradicional snack en una de las avenidas principales de esa urbe.

En este negocio se puede encontrar un plato de asado y arroz a Bs 8, un almuerzo completo a Bs 10, y por la noche un pollo al spiedo a Bs 15, y chuleta a Bs 12.

De igual manera, en el comercio de Doña Dayanita se puede consumir un almuerzo completo a Bs 15 (sopa y segundo) y platos especiales de entre Bs 15 y Bs 45, “todos bien servidos”, afirma la propietaria, al relatar que a pesar de la crisis las ventas se mantienen. “Mucha gente compra comida para llevar y nosotros nos adecuamos a ese sistema”, remarca.

Igualmente, en zonas céntricas de El Alto se puede encontrar puestos callejeros de comida que ofertan el tradicional ají de fideo a Bs 5, un chicharrón de pollo a Bs 8 y la deliciosa sajta de pollo a Bs 10. O sea, para todo bolsillo.

De acuerdo con el recorrido efectuado por este medio, los precios de los platos de comida son accesibles para una buena parte de la población alteña, a diferencia de otras ciudades y países donde los costos son altos.

Comparte y opina:

El FMI prevé ‘amplio impacto’ de la pandemia en el empleo en Latinoamérica

Recesión. Advierte para 2025 un retorno al ingreso real per cápita previo al COVID-19

Ayuda. El Fondo Monetario Internacional anuncia un aumento de la pobreza

Por AFP

/ 28 de octubre de 2020 / 05:30

El Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió que la pandemia tendrá una fuerte repercusión en el empleo en Latinoamérica, con un aumento significativo de la pobreza y un retorno al ingreso real per cápita previo al COVID-19 recién en 2025.

«Se prevé que el shock del COVID-19 tenga un amplio impacto en el empleo y borre parte de los avances sociales logrados por la región hasta 2015», dijo el FMI al publicar sus últimas perspectivas económicas para América Latina y el Caribe. «Las estimaciones actuales indican pérdidas de ingreso duraderas, y se proyecta que la pobreza aumente sustancialmente en 2020», complementó.

El FMI estima una contracción del Producto Interno Bruto (PIB) regional de 8,1% en 2020. «La pandemia de COVID-19 ha golpeado a América Latina y al Caribe más duramente que a otras regiones del mundo. El alto costo humano es evidente: con apenas el 8,2% de la población mundial se registraron el 34% de las muertes y el 28% de los casos», señaló Alejandro Werner, director para las Américas del FMI.

MILLONES

Pero a diferencia de otras recesiones, el empleo se contrajo más fuertemente que el PIB en el segundo trimestre de 2020: un 20% en promedio en los países más grandes y hasta un 40% en Perú. «Se han perdido un total de 30 millones de empleos en el segundo trimestre solamente en Brasil, Chile, Colombia, México y Perú», indicó Werner.

Los segmentos más afectados fueron las mujeres, los jóvenes y los trabajadores poco calificados. También fue grave la incidencia de la pandemia en el empleo informal, que en otras desaceleraciones actuó como amortiguador.

Y en los países altamente dependientes del turismo, como los caribeños, la pandemia fue como un «paro cardíaco», dijo el FMI.

Aspectos estructurales del mercado laboral latinoamericano, donde el 45% de los empleos se ubica en sectores de alto contacto social y el teletrabajo es posible en solo uno de cada cinco casos, exacerbaron el impacto económico.

«Estas dos características, combinadas con una contracción comercial y una turbulencia financiera causadas por la debilitada economía mundial, contribuyeron al colapso histórico de la actividad», explicó Werner en el blog que acompaña la divulgación del informe institucional.

El Fondo Monetario Internacional prevé igualmente una expansión del 3,6% en 2021, con una «recuperación lenta y desigual» y «profundas cicatrices». Pero la propagación del virus persiste y la incertidumbre sobre su evolución también, con lo cual las previsiones económicas para la región están sesgadas a la baja.

«La mayoría de los países no volverán al PIB previo a la pandemia hasta 2023, y al ingreso per cápita hasta 2025, más tarde que en cualquier otra región», señaló Werner, que escribió el blog junto a Samuel Pienknagura y Jorge Roldós.

El informe indica, como ya había esbozado el organismo internacional, que esto «significa que Latinoamérica y el Caribe están ante la posibilidad de otra década perdida, como la de los años 1980».

En abril Werner había alertado sobre la posibilidad de que entre 2015 y 2025 la región no registrara crecimiento económico, como ocurrió hace 40 años por la crisis de la deuda externa.

El FMI destacó que los países de Latinoamérica y el Caribe anunciaron un apoyo fiscal equivalente a un 8% del PIB regional para mitigar el impacto de la pandemia. «Estas medidas excepcionales son cruciales para apoyar la actividad económica a fin de evitar desaceleraciones económicas aún más fuertes y repercusiones sociales más severas».

EMERGENCIA

En Brasil, sin este plan de emergencia, la tasa de incidencia de la pobreza habría aumentado de aproximadamente 6,7% a 14,6%, remarcó.

Además de las medidas fiscales, el FMI señaló como positivas las leyes aprobadas en Chile y Perú para retirar fondos de pensión anticipadamente, y alabó el recorte de tasas de política monetaria en toda la región.

Ahora, la prioridad es frenar la propagación del virus y consolidar la recuperación económica, estimó el Fondo, y llamó a no retirar los paquetes de ayuda, aunque sin perder de vista la necesidad de reformas estructurales futuras que contemplen el acceso a la salud y la educación y preserven la inversión pública.

«Una recuperación más débil de lo esperado y una pandemia más persistente impondrán más decisiones difíciles para los gobiernos. Las cicatrices y el menor crecimiento potencial del PIB se suman a los desafíos políticos a corto plazo», advirtió en el blog.

Y concluyó que si bien las reformas estructurales pueden sentar las bases para un crecimiento más sostenible e inclusivo, «los legados de la pandemia nublan un panorama ya incierto para la región».

Temas Relacionados

Comparte y opina: