jueves 21 oct 2021 | Actualizado a 22:49

YLB tiene en stock unas 700 t de litio

Potosí. Vista de la Planta Piloto de Carbonato de Litio, ubicada en la localidad de Llipi, en el departamento de Potosí. Foto: AFP

/ 1 de julio de 2020 / 11:00

Cotización. En dos años, el precio del metal blando bajó un 62%

Desde 2017 hasta el 19 de junio de 2020, la producción de carbonato de litio (Li2CO3) alcanzó las 700,65 toneladas, las cuales se encuentran almacenadas. Los precios también cayeron de $us 16.500 en 2018 a $us 6.250 la t hasta junio de la presente gestión.

“Esperamos que la tendencia en el mercado internacional pueda recuperarse por cuanto hay una disminución de la oferta en litio (…). En enero el carbonato de litio tenía un precio de $us 7.500 por tonelada, pero como dato tenemos que el precio más alto registrado en los últimos 15 años se da en 2018, $us 16.500 la tonelada, en 2019 $us 13.400 la tonelada, mientras que para este mes de junio de 2020 tenemos un precio de $us 6.250. En esas condiciones, nosotros nos vamos a abocar a la producción a partir de julio”, dijo en entrevista con La Razón el gerente ejecutivo de YLB, Gunar Valda.

Explicó que la producción de carbonato de litio (materia prima para la fabricación de baterías de ion litio) en la planta de Llipi, ubicada en Potosí, fue paralizada desde mediados de marzo hasta el 1 de junio de este año cuando se ingresó a una cuarentena dinámica, medida asumida por el Gobierno para frenar la expansión del coronavirus.

Esa determinación imposibilitó que se continúe la fase de producción durante esos más de dos meses. No obstante, el personal de la planta de Llipi solo se limitó a realizar trabajos de mantenimiento de las piscinas, de las cuales se extrae las salmueras para la obtención del carbonato de litio, que posteriormente es almacenada.

Según datos proporcionados por YLB a este medio, el stock acumulado de carbonato de litio en la gestión 2017 alcanzó las 13 toneladas, en 2018 llegó a 241 t, en 2019 a 412,56, mientras que hasta el 19 de junio de este año solo se almacenó 34,09 t, haciendo un total de 700,65 toneladas.

La inauguración de la Planta Piloto de Carbonato de Litio en Llipi se efectuó el de 3 enero de 2013, durante el gobierno del entonces presidente Evo Morales, pero recién se empezó a exportar a partir del 2 de agosto de 2016. El primer mercado fue China. La empresa China Machinery Engineering Corporation adquirió 9,3 toneladas a un precio de $us 7.000 la tonelada. En junio de 2017 se concreta la venta de otras 15 toneladas a un precio de $us 9.200 la tonelada, según se observa en la página web de YLB.

INTERÉS. Actualmente, explicó Valda, empresas de Perú y Chile están interesadas en este producto que es esencial para la fabricación de baterías de litio, las cuales son utilizadas para la industria automotriz, en los vehículos eléctricos. No obstante, a la fecha no se tiene el registro de propuestas formales de empresas chinas que estén interesadas en este producto.

“No tenemos ventas pero sí hay varias negociaciones que se están realizando a partir de nuestro departamento comercial. Hay varias empresas que hacen llegar sus intenciones de compra desde varios países, fundamentalmente de Chile y Perú. Sin embargo, estas propuestas son evaluadas desde varios puntos de vista”, informó el ejecutivo de YLB.

Dijo que el análisis que se hace es principalmente el de establecer el precio y las condiciones de compra, las cuales tienen que ser ventajosas económicamente para Yacimientos de Litio y principalmente para la economía del país.

Una vez reactivadas las actividades productivas de la planta, aunque parcialmente por las restricciones sanitarias, la parte ejecutiva estableció que a partir del 28 de junio se realizará una actividad llamada secado y embalaje de carbonato de litio, de la cual se obtendrá entre 1,5 y 2 t por día.

En tanto que desde el 20 de julio se reanudará la cosecha de la materia prima para poder alcanzar una producción de 2 a 3 toneladas diarias de Li2CO3. Una vez cumplidas esas metas, se estima que hasta finales de la presente gestión la totalidad de la elaboración de carbonato de litio llegue a las 480 t, para tratar de cumplir lo planificado a comienzos de año.

Para mejorar la producción del Li2CO3, Bolivia instalará una Planta Industrial de Carbonato de Litio, la cual también estará emplazada en el Salar de Uyuni, en Potosí, pero por la emergencia sanitaria se retrasará su inicio.

En la anterior gestión de gobierno se impulsó la industrialización de los recursos evaporíticos del Salar de Uyuni y Pastos Grandes (Potosí), además de Coipasa (Oruro). En diciembre de 2018, las empresas YLB de Bolivia y la alemana ACI Systems firmaron un acuerdo para este objetivo, el cual contemplaba una inversión de $us 1.300 millones y la instalación de cuatro plantas: una de hidróxido de litio, la segunda de hidróxido de magnesio, la tercera de materiales catódicos y la última de baterías.

No obstante, en noviembre del año pasado, a raíz de la protesta y presión de la dirigencia del Comité Cívico Potosinista (Comcipo), la administración del entonces presidente Evo Morales determinó anular el contrato.

SALARES. Valda informó asimismo que el Gobierno determinó realizar consultas con los diferentes sectores de Potosí y Oruro para ver cuál es la mejor opción para la industrialización de los salares de Uyuni, Pastos Grandes (Potosí) y Coipasa (Oruro) y definir su exploración, producción y comercialización.

“Se ha determinado organizar mesas de trabajo con todos estos actores sociales para difundir y explicar los alcances de la política estatal del litio, pero fundamentalmente para recibir propuestas de estos actores; esperemos que la sociedad civil se pronuncie sobre la exploración, explotación, sobre la necesidad que tenemos de conseguir financiamiento, tecnología, mercados”, sostuvo el gerente ejecutivo de la firma estatal.

Pandemia retrasa obras de factoría

Por año, la Planta Industrial de Carbonato de Litio producirá unas 15.000 toneladas

Para octubre de este año estaba prevista la entrega de la Planta Industrial de Carbonato de Litio, en el Salar de Uyuni, Potosí, pero debido a la emergencia sanitaria por el coronavirus, las obras no empezarán en la fecha establecida ya que tampoco llegó en su totalidad el equipamiento y la estructura metálica.

“Esta demora de dos meses (abril y mayo) ya ha ocasionado un retraso en la ejecución de esta obra, pero existen los recursos necesarios, existe el presupuesto institucional para que se dé continuidad a esto durante la presente gestión”, afirmó el gerente ejecutivo de Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB), Gunar Valda.

El ejecutivo explicó que durante la emergencia sanitaria llegó al Salar de Uyuni el 50% de estos equipos, un 15% aún están en puertos de Chile y el restante 35% se prevé que lleguen al país en los siguientes dos meses, es decir hasta agosto. Una vez que esté en Bolivia el 100% de estos materiales para la edificación de la planta, se iniciarán las obras.

Para esta construcción, en mayo de 2018 la firma china Asociación Beijing Maison Engineering Company se adjudicó el contrato por $us 96 millones, obra que debería estar construida en 14 meses. La factoría tendrá una capacidad de producción de unas 15.000 toneladas de carbonato de litio por año.

Según Valda, la firma china realiza todos los procedimientos para emplazar la obra y que los equipos lleguen al país, pese a las restricciones que origina la pandemia no solo en el país sino en el mundo.

El Gerente dijo que paralelamente a la construcción de la planta industrial se trabajará el proyecto de dotación de agua para la factoría, ya que en el lugar no existe este elemento para la producción a gran escala de carbonato de litio.

“Se ha dispuesto que la Dirección de Operaciones y de Geología (de YLB) terminen a la brevedad las especificaciones técnicas del proyecto de agua para dotación de este importante insumo a nuestra Planta Industrial de Carbonato de Litio, luego se van a establecer las condiciones técnicas para su licitación”.

EMPRESAS ‘ZOMBI’ aparecen en la economía

Fenómeno. Con deudas y baja rentabilidad, sobreviven a la crisis generada por la pandemia.

La crisis económica por el COVID-19 las hizo resurgir en el mundo. Bolivia no es la excepción.

Por Marco A. Ibañez

/ 17 de octubre de 2021 / 18:25

ECONOMÍA

Deudas, baja rentabilidad e inestabilidad financiera son síntomas de las empresas “zombi” que se resisten a morir. No es un fenómeno nuevo, pero la crisis económica generada por el COVID- 19 lo hizo resurgir en el mundo. Bolivia no es la excepción.

Los muertos vivientes no solo aparecen en videoclips musicales, series de televisión por cable o en servicios de suscripción a plataformas en línea. Asoman también en la economía, son las empresas “zombi” y el término no es porque esté cerca Halloween.

Se trata de aquellas empresas cuyos beneficios no son suficientes para cubrir sus propios gastos financieros, una secuela más de la crisis derivada por el COVID-19. Es decir, el dinero que ganan ahora estas compañías, por ventas, no es suficiente para que sean rentables, menos para devolver deudas u obligaciones que tienen.

INESTABILIDAD. Algunos estudios internacionales apuntan a que el 10% de las compañías en todo el mundo pueden ser consideradas “zombi”, siendo especialmente preocupante la situación en Europa, sobre todo en España, donde existen más de 40.000 empresas de este tipo, en que la construcción (18%) y comercio (17%) son los sectores con mayor índice, según el portal español Informa.

Foto. Moneybanker

Esta situación no pasó desapercibida para el Banco Mundial pues en su último informe semestral denominado “Recobrar el crecimiento: Reconstruyendo economías dinámicas pos COVID-19 con restricciones presupuestarias”, presentado los primeros días de octubre, hace énfasis en la acumulación de atrasos en las empresas, deudas pendientes e inestabilidad financiera.

El organismo establece que la reducción de las ventas, provocada por la pandemia, ha llevado a muchas empresas en Bolivia y América Latina a un “sobreendeudamiento y a atrasarse” en los pagos al sistema financiero.

A través de una encuesta de seguimiento, el Banco Mundial precisa que un porcentaje de empresas de la región puede llegar a “atrasarse” en los pagos en los siguientes seis meses. En varios países, más del 40% de las compañías declararon que es probable que se produzcan atrasos durante los seis meses posteriores a enero de 2021, y dos de ellos superan el 60% (El Salvador y Honduras).

“Esta cuestión reviste tres aspectos. En primer lugar, estas empresas superarán el COVID-19 con altos niveles de endeudamiento, lo que impedirá la acumulación de capital y el crecimiento, o bien, de facto, son insolventes y continúan operando como empresas zombi”, alerta en su informe la multinacional especializada en finanzas y asistencia.

Ante esta situación, el Banco Mundial considera una “prioridad urgente” el desarrollo de mecanismos más ágiles que los procedimientos de bancarrota, a menudo torpes, en la región, especialmente para las pequeñas y medianas empresas (pyme).

LA PAZ. Estas empresas hacen esfuerzos para no morir agobiadas por las crisis. Foto. LA RAZÓN ARCHIVO

BOLIVIA. El país no es una excepción al fenómeno de las empresas “zombi”. Pese a que no se cuenta con registros oficiales, industriales y empresarios admiten su existencia en el territorio nacional como consecuencia de la crisis económica generada por la pandemia que provocó su baja rentabilidad, reducción de ganancias, mora bancaria e incumplimiento de obligaciones tributarias, pero que continúan luchando por no morir.

El presidente de la Cámara Nacional de Industrias (CNI), Ibo Blazicevic, explicó a LA RAZÓN que esa entidad llevó adelante un análisis de las 65 empresas más importantes de Bolivia a fin de establecer cuál fue su comportamiento después de la crisis. “Hemos encontrado que el nivel de ventas ha crecido un 2%, casi nada, se ha mantenido pero han subido tanto los costos de producción que las empresas han dejado de ganar el 65%”, dijo.

O sea, tras el COVID-19, estas compañías industriales se han vuelto mucho menos rentables de lo que eran antes de la pandemia. “Las empresas han tenido costos mucho más altos y eso está afectando su rentabilidad, está afectando sus ganancias y la reinversión de las mismas”, apuntó.

El presidente de la Federación de Empresarios Privados de La Paz (FEPLP), Jaime Ascarrunz, reconoció la existencia de empresas “zombi” en La Paz y en Bolivia, identificando a la construcción como uno de los sectores que afronta este fenómeno debido a que por la crisis generada por la pandemia sus operaciones se redujeron en casi un 70%. De igual manera, citó al turismo y la hotelería como sectores en los cuales las empresas no logran recuperarse.

“Esta denominación de ‘zombi’ quiere decir que la empresa está haciendo esfuerzos para sobrevivir en una época sumamente crítica y que escasamente tiene los recursos para poder cubrir sus gastos corrientes y está entrando en incumplimientos con la banca, con impuestos, con las AFP, con la Caja de Salud. Existen muchas cuentas por pagar mensualmente que a veces no se llega a cubrir en su integridad”, comentó a este medio el líder de los empresarios paceños.

Ascarrunz y Blazicevic coincidieron que frente a las deudas, baja rentabilidad e inestabilidad financiera —síntomas de las empresas “zombi”—, el Gobierno debe estudiar y aplicar medidas de incentivo y alivio, particularmente para algunos sectores que no se pueden recuperar de la crisis económica a diferencia de otros.

“Si una empresa, a pesar de sus esfuerzos, no tiene los recursos para ponerse al día —por ejemplo con impuestos— y la deuda se incrementa con multas e intereses y se vuelven impagables, provocará una situación que nadie quiere, como el cierre y la pérdida de empleos”, alertó Ascarrunz para concluir: “Los empresarios de La Paz hemos realizado los esfuerzos más grandes para evitar el cierre o muerte de empresas”.

“No hay políticas, que estén incentivando la inversión que tiene un efecto multiplicador en la industria y en el desarrollo de los negocios también”, complementó el principal ejecutivo de los industriales.

CONSTRUCCIÓN. En este sector aparece el fenómeno por la iliquidez. Foto. JOSÉ LAVAYÉN

Decrecimiento también se asoma en la economía para 2022

El Banco Mundial proyecta que Bolivia crecerá un 3,5% el próximo año, es decir, dos puntos porcentuales menos de lo previsto por el organismo para este 2021. Los industriales anticipan que 2022 será un año “complicado”.

En su último informe denominado Recobrar el crecimiento: Reconstruyendo economías dinámicas pos COVID-19 con restricciones presupuestarias, la multinacional de financiamiento calculó que este año el Producto Interno Bruto (PIB) de Bolivia crecerá 5,5%. Mientras que en 2022 bajará a 3,5% y peor aún en 2023 a 2,7%.

Esa eventual baja en la proyección es compartida por el sector de empresarios industriales, toda vez que el crecimiento de la economía (9,4% al primer semestre de 2021) del que habla la administración de Luis Arce es el resultado de un efecto “rebote”, o sea tras una crisis se registra una recuperación de los indicadores económicos.

“Se estima que el próximo año no va a ser tan bueno como éste, si hablamos del crecimiento del Producto Interno Bruto y como el PIB de la industria es pro cíclico al del país nos va a pasar exactamente lo mismo. Si hoy estamos creciendo, la industria a un 8% o algo parecido, el próximo año estaremos en un 2 o 3%”, estimó el presidente de la Cámara Nacional de Industrias (CNI), Ibo Blazicevic.

Decrecimiento también se asoma en la economía para 2022 Según el informe del Banco Mundial, Bolivia y América Latina así como el Caribe están saliendo de la crisis del COVID-19, pero la recuperación es más lenta de lo esperado, y las secuelas que ha dejado en la economía y la sociedad tardarán años en desaparecer.

TURISMO. Esta actividad no puede recuperarse, las cifras son rojas. Foto. RODWY CAZÓN

ENERGÍA. Ahora más que nunca, es necesario recuperar un crecimiento dinámico, inclusivo y sostenible para reparar tanto el legado de la pandemia como necesidades sociales persistentes, se destaca en el documento. Por otra parte, si bien han aflorado algunos “brotes verdes” industriales que brindan nuevas vías para el crecimiento, cada vez es más evidente la urgencia de abordar agendas políticas desatendidas durante mucho tiempo que frenan el crecimiento en la región, asegura el banco.

Al respecto, Blazicevic consideró que Bolivia tiene que empezar a pensar seriamente en el tema de energías alternativas. “Vemos que nuestro potencial gasífero está con serias limitaciones y muy probable que en un par años no tengamos los niveles de gas que tenemos hoy ni siquiera para el consumo interno”, dijo.

Bajo esa premisa, las autoridades que rigen el país tienen que pensar en energías alternativas y la industria también tiene que buscar soluciones para seguir desarrollando y no depender solo de gas como fuente inicial de energía.

“Las energías alternativas como la eólica o solar son absolutamente viables y también los proyectos hidroeléctricos son otra alternativa que podríamos generar”, comentó; luego destacó que este tema fue tratado en la “Semana Industrial”, un ciclo de cinco foros cuyos resultados serán presentados el próximo mes junto a una estrategia de desarrollo sectorial para los próximos cinco años.

Comparte y opina:

La CRISIS ENERGÉTICA cobra una dimensión mundial

Energía. Existe fuerte demanda y una oferta limitada frente al invierno boreal.

Por AFP

/ 17 de octubre de 2021 / 18:14

MUNDO

Pocos meses antes de la llegada del invierno boreal, el mundo se encuentra inmerso en una crisis energética que preocupa desde el Reino Unido hasta China y cuyas causas son múltiples.

Catástrofes climáticas, infraestructuras paralizadas, la rápida recuperación económica tras la pandemia. Una acumulación de factores provocó un aumento espectacular del precio del gas y cortes de luz en China e India, entre otros problemas.

GAS. La tensión entre una fuerte demanda del gas, también utilizado en centrales eléctricas, y una oferta limitada provocó un aumento espectacular del precio de este combustible fósil, tras años de bajadas.

La demanda del gas se mantuvo elevada a lo largo de 2021 debido a la recuperación pospandemia, tras un largo invierno en Asia y América del Norte seguido de las elevadas temperaturas en Asia y una sequía en Brasil.

China, Japón y Corea del Sur fueron grandes consumidores durante los nueve primeros meses del año.

Las reservas de gas están casi agotadas en Europa, en un momento en que la energía eólica produce menos electricidad por motivos meteorológicos.

Estados Unidos también sufre el mismo problema y la energía hidráulica no sirve para compensarlo.

Este aumento del precio del gas también catapultó el del petróleo, que recuperó su nivel de 2014 tras haberse hundido con la crisis del COVID-19.

ENERGÍA. Los cortes de luz provocaron cierres de fábricas en China, que aumentó la producción en decenas de minas de carbón para alimentar sus centrales eléctricas.

India, donde el 70% se obtiene gracias al carbón, también sufrió cortes de luz, favorecidos por las inundaciones que hubo en sus propias minas.

El aumento del precio del gas hizo que algunos países europeos apostaran por el carbón.

“Esta tendencia hubiera sido más pronunciada sin el aumento de los precios de cuotas de emisiones de carbono en el mercado europeo”, indicó la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

IMPACTO. Este aumento de los precios de los combustibles fósiles tiene, en primer lugar, un impacto social. Los precios de la luz alcanzaron niveles inéditos en Europa desde hace una década, llegando a superar los 100 euros por megavatio, según la AIE.

En España o Alemania, se multiplicaron por tres o incluso por cuatro. Pero también tiene un impacto industrial y económico.

En Francia o Reino Unido, las empresas que necesitan más energía se encuentran en estado de alerta.

“El mundo conoció otras crisis energéticas”, recuerda Marc-Antoine Eyl-Mazzega, del Instituto Francés de Relaciones Internacionales (IFRI). “Pero ésta resulta bastante inédita, ya que también afecta los metales y los precios agrícolas, lo que podría fomentar inuna espiral inflacionista preocupante”, añade.

EFECTOS. ¿Cómo afectará la llegada del invierno en el hemisferio norte a esta crisis energética? “El factor clave será la meteorología. No solo en Europa, sino también en Asia y Rusia”, explica Massimo Di- Odoardo, vicepresidente de la asesoría Wood Mackenzie.

“En condiciones invernales normales en el hemisferio norte, las reservas llegarán al 78% de su capacidad antes de finales de octubre”, explica Di- Odoardo.

“Un aumento de la producción británica y noruega y las exportaciones procedentes de Argelia y Azerbaiyán deberían aumentar la oferta respecto a este verano”, añade.

TRANSICIÓN. Aunque esta crisis tiene una parte coyuntural, según los expertos, se produce en un “momento clave” de la transición energética. De hecho, “debilita esta transición, ya que siempre estamos con un pie en el mundo de ayer y con solo una mano que palpa el mundo de mañana, lo que muestra que aún no estamos suficientemente implicados en este cambio”, afirma Eyl-Mazzega.

El Gobierno británico anunció recientemente su objetivo de producir toda su electricidad sin carbono en 2035, gracias a las energías renovables y a un 20% de nuclear.

“La situación actual recuerda a los gobiernos la importancia de disponer de una energía segura y asequible, sobre todo para los más vulnerable”, indica Fatih Birol, director de la AIE.

“Una transición bien gestionada resulta mucho más una solución que un problema”, asegura.

Comparte y opina:

Michio Kaku anticipa el futuro en Datec Innova

TECNOLOGÍA. El experto habló con emprearios de los cambios que vienen.

Dr. Michio Kaku, main speaker

/ 17 de octubre de 2021 / 18:09

EMPRESA

En un futuro no muy lejano, la tablet y el computador portátil se simplificarán en un dispositivo plegable como un celular. Michio Kaku, el físico estadounidense y especialista en la teoría de campo de cuerdas, anticipó los cambios tecnológicos que se vienen.

La quinta versión de Datec Innova, enfocada en la “Aceleración Digital de las Empresas para la Adaptación en la Nueva Normalidad”, sirvió de escenario para que el experto anticipe que en el futuro la tablet y el computador portátil se simplificarán en un dispositivo plegable del tamaño de un celular; mientras que en el campo de la medicina, se utilizará la inteligencia artificial para mejorar la salud de las personas, y también para prevenir enfermedades como el cáncer.

TECNOLOGÍA. En el evento virtual efectuado el 6 de octubre participaron 1.800 personas del rubro empresarial. Para ello, la empresa Datec habilitó una “plataforma interactiva e inmersiva 360°”.

Entre los asistentes estuvieron CEOS, gerentes y directivos de las empresas más importantes de Santa Cruz, La Paz, Cochabamba y que a su vez son clientes de la empresa proveedora de servicios tecnológicos por más de 20 años.

Los visitantes efectuaron un recorrido virtual por 16 stands de las marcas participantes del evento, entre éstos SAP, Google Cloud, HP y AMD, IBM, Wmware, QLIK, Tripp-Lite, Siemon, Radware, Dynatrace y Software AG.

Los asistentes pueden acceder a la plataforma para hacer un recorrido por los stands de las marcas e interactuar con ejecutivos de ventas hasta el 31 de octubre, ingresando a la página web: www.datecinnova.com.bo

Comparte y opina:

Credicorp apunta a ser ‘carbono neutral’ al 2032

Estrategia. Reducirá el consumo de papel, energía y transporte

HOLDING. El grupo peruano tiene clientes en Bolivia, Chile, Colombia y otros países.

Por Marco A. Ibañez

/ 17 de octubre de 2021 / 18:01

EMPRESA

Credicorp del Perú, con operaciones en Bolivia, Chile, Colombia, Panamá y EEUU, ha asumido el compromiso de ser “carbono neutral” en sus operaciones hasta 2032. Reducirá las emisiones directas que generan sus empresas subsidiarias.

El Grupo Credicorp cuenta con más de 36.000 colaboradores y atiende a millones de clientes a través de sus empresas Banco de Crédito del Perú (BCP), BCP Bolivia, Credicorp Capital, Mibanco, Pacífico Seguros, Pacífico Salud, Prima AFP, Atlantic Security Bank (ASB) y Krealo.

En tal sentido, los esfuerzos de Credicorp para lograr ser “carbono neutral” girarán alrededor de las reducciones de consumo de papel, energía y transporte en sus operaciones, con iniciativas ágiles e innovadoras para optimizar procesos y contribuir con los esfuerzos globales para mitigar el cambio climático.

En ese marco, el holding financiero líder en el Perú aseguró que en los últimos tres años la huella de carbono de las operaciones de BCP, Pacífico y Prima AFP se ha reducido en un más de 50%.

En 2020, Credicorp presentó una ambiciosa estrategia de sostenibilidad que tiene como uno de sus pilares contribuir con la creación de una economía más sostenible e inclusiva.

El compromiso de alcanzar la carbono-neutralidad en nuestras operaciones propias se alinea con este pilar y es una muestra de cómo se viene implementando el programa de sostenibilidad en el grupo financiero.

COMPROMISO. Las empresas de Credicorp llevan adelante importantes avances en temas ambientales. Por ejemplo, Pacífico Seguros se convirtió en 2013 en la primera compañía de seguros del Perú en ser “carbono neutral”. Prima AFP también siguió el camino en 2018.

Además, tanto BCP como Pacífico se han convertido en las primeras empresas de su sector en obtener un puntaje de 3 y 4 estrellas, respectivamente, en la medición de huella carbono del Ministerio del Ambiente del Perú.

Asimismo, a lo largo del tiempo, Credicorp ha demostrado su compromiso por monitorear, reducir y compensar su impacto ambiental al medir y certificar las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) de sus subsidiarias, acompañado de una mejora en la ecoeficiencia de sus operaciones en diferentes áreas.

“Carbono neutral” se refiere al estado en el que las emisiones netas de gases de efecto invernadero expedidas al ambiente equivalen a cero. El objetivo final es no afectar la concentración natural de gases efecto invernadero que existe en la atmósfera. Debido a que el CO2 es el principal gas de efecto invernadero, el término “CO2 Neutral” o “carbono neutral” a menudo se equipara con “clima neutral”.

Ser “carbono neutral” significa que el resultado final de una actividad, un proceso o un proyecto tal como la producción de un bien, la provisión de un servicio o su consumo no haya emitido más gases de efecto invernadero a la atmósfera que los que hayan podido capturar o remover.

Comparte y opina:

El sector camélido apunta a su reactivación

Desafío. Los productores buscan mejorar su capacidad, pese a la crisis, sequía y nevadas.

CENSO. Existen 3,5 millones de alpacas y llamas, según un estudio censal de 2013.

Por Claudia Villca

/ 17 de octubre de 2021 / 17:52

PRODUCCIÓN

Los productores de alpacas y llamas del país piden la ampliación de proyectos y políticas que beneficien al sector. Frente a la pandemia del COVID-19 y los efectos climatológicos, buscan la reactivación económica y la ampliación del hato ganadero.

Como otros sectores productivos, el de camélidos también resultó afectado por la pandemia. El año pasado a consecuencia de las cuarentenas y restricciones, los productores no contaban con las condiciones para abastecer de forraje a su ganado siendo éste el principal problema que enfrentaron.

Aunque no se cuenta con datos oficiales sobre el impacto económico o el ganado perdido por la pandemia, los productores afirman que es incuantificable.

“Nosotros tenemos que transportar el forraje, pero con la pandemia estábamos sin salir de la casa y los animales resultaron afectados. Hemos caído bastante en el tema económico. Ahora los productores quieren hacer la reactivación”, dijo a La Razón Teófilo Arroste, presidente de la Asociación Nacional de Productores de Camélidos (Anapca).

A su vez, Roberto Bonifacio, coordinador nacional del Programa de Fortalecimiento Integral del Complejo de Camélidos en el Altiplano (Pro-Camélidos) del Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras, indicó que los productores que se dedican a comercializar prendas de vestir, artesanías y otros derivados de la fibra alpaca o llama, además del rubro cárnico, son los que resultaron con mayor afectación por la crisis.

El funcionario consideró que el sector es “muy vulnerable” y que todos los factores que impactan de forma negativa, además del virus, bajaron los sistemas de comercialización.

CLIMA. Otro factor que afecta al sector son las inclemencias del tiempo, como las sequías y nevadas. Pese a que recibe el apoyo del programa Pro-Camélidos, éste solo abarca tres regiones del país (La Paz, Oruro y Potosí), en tanto los productores de otros tres departamentos, donde también se hace la crianza de llamas y alpacas (Cochabamba, Chuquisaca y Tarija), se encuentran desprotegidos y deben enfrentar el daño solos.

“Todo lo que hemos podido estamos enfrentando, de alguna manera hay un esfuerzo de los productores. Nosotros como asociación nacional estamos pidiendo que se amplíe más los proyectos, en temas de proyecto integral con riegos, necesitamos agua, forraje, corrales, aun con eso nos afecta las nevadas, y con el frío también se muere el ganado. Estamos queriendo estructurar la ampliación del proyecto a nivel nacional para que tengan sus casitas, las llamitas”, detalló Arroste.

En tanto, Bonifacio sostuvo que las nevadas o sequías inciden en la falta de alimentos para el ganado, y esto ocurre en los meses de septiembre, octubre, noviembre y diciembre, “hay falta de agua en algunos sectores”.

Indicó que existen dos vías de apoyo; por un lado, el de los servicios de emergencia a través de los municipios, gobernaciones e instancia nacional que realizan acciones directas e inmediatas para atender las emergencias; y por otro, el apoyo del Pro-Camélidos, que abarca 30 municipios en los tres departamentos, donde se implementa infraestructura para proteger las praderas nativas.

“Nosotros estamos implementando infraestructura, alambrados para proteger praderas nativas, o para hacer rotación de pasturas, reservorios para garantizar alimentos”.

Explicó que cuando se hace el pastoreo hay mucha presión a las pasturas, y cuando los vientos llegan, en agosto, “arrasan los destrozos; por ello es necesario tener infraestructuras adecuadas”.

CRIANZA. Alpacas y llamas requieren infraestructura y pastizales para mejorar su producción. Fotos. Claudia Villca

Este tipo de espacios, indicó, coadyuvan y facilitan el manejo de las pasturas. Agregó que también se implementa corrales móviles para introducir forraje, cebada, avena y otros para acumular y complementar la alimentación del ganado.

Bonifacio agregó que los productores de camélidos son catalogados como de bajos recursos y se los apoya para incentivar esta ganadería con el fin de que la especie sobreviva en el altiplano, “no existiendo otros ingresos o actividad que representen la rentabilidad en las familias, además de que el consumo de esta carne es generalizado entre los productores, eso es seguridad alimentaria”.

CIFRAS. Anapca y Pro-Camélidos difieren sobre la cantidad de cabezas de ganado que existe en el país. La primera entidad sostiene que son un total de 7 millones distribuidos en seis departamentos, y el segundo que son 3,5 millones, entre alpacas y llamas.

“Según el Censo de 2013, teníamos 2,9 millones de llamas, ahora hemos crecido hasta 7 millones”, dijo Arroste, de Anapca.

Agregó que junto a su directorio se encuentran realizando “un profundo análisis” de la cantidad de ganado con miras a ampliarlo, así como también elaboran un proyecto de ley de apoyo al sector camélido.

Bonifacio también indicó que Bolivia cuenta con diferentes tipos o especies de llamas, como las peladas, que son principalmente de aprovechamiento cárnico, y las tampullis, que son de doble propósito, su carne y su fibra.

“Otra raza es la alpaca, tiene dos tipos: la guaca y la suri, de las que se aprovecha la fibra por su finura, y las prendas que salen de este material son de calidad. Además, el estiércol ahora más que nunca se aprovecha como abono y se comercializa”, dijo.

En cuanto a la exportación de los productos transformados, como los derivados de la fibra del camélido, afirmó que existe alta demanda del mercado externo.

“Tenemos un pequeño nicho de mercado que valora y compra pero que éstos requieren volúmenes; estamos con el tema de la comercialización y la asociatividad para satisfacer en algo los requerimientos del mercado externo. Estamos trabajando en eso, principalmente en la estandarización de calidad, en tallas y demás”, concluyó el funcionario.

Comparte y opina:

Últimas Noticias