sábado 19 sep 2020 | Actualizado a 04:36

‘Pandemia del fuego’ amenaza a Bolivia con quemas ilegales

/ 15 de agosto de 2020 / 07:04

El 80% de las quemas a junio de 2020 fueron ilegales, mientras que el pasado año, al mes de agosto, el 97% también se produjeron sin autorización

En medio de la crisis económica que sufre el país, los incendios se incrementan. Un activista ambiental alerta de mayores quemas que en 2019, mientras la ABT defiende la “paralización temporal” de autorizaciones y reducción de focos de calor.

De acuerdo con una evaluación realizada por Pablo Solón, activista ecológico y director de la Fundación Solón, en el país existen más incendios forestales que el año pasado y, “si la tendencia continúa, vamos a una pandemia del fuego” que agravará la crisis económica y hará difícil sofocar el fuego.

El 80% de las quemas a junio de 2020 fueron ilegales, mientras que el pasado año, al mes de agosto, el 97% también se produjeron sin autorización, explicó.

“La situación se repite porque el gobierno de (la presidenta) Jeanine Áñez representa a los sectores del agronegocio interesados en expandir las quemas para su producción”, advirtió.

El ambientalista también lamentó la reacción “tardía” de la Autoridad de Bosques y Tierras (ABT) del Ministerio de Medio Ambiente y Agua, que el pasado 3 de agosto emitió la Resolución Administrativa 149/2020 de paralización temporal de autorizaciones y ejecución de quemas en Santa Cruz y Beni.

Se trata de una norma “temporal” que en el fondo no ataca el origen legal y estructural que origina los incendios, dijo.

“No se abrogaron las leyes y decretos que alientan e incentivan los incendios —con multas ridículas y perdonazos—, pero además no se incide en las causas estructurales que los provocan: ganadería y soya transgénica”, precisó Solón.

REDUCCIÓN. La Autoridad de Bosques informó ayer que tras la emisión de la Resolución 149 (3 de agosto), a la fecha se registró una disminución de los focos de calor.

“Desde que hemos adoptado la resolución, donde se instruye que se paralizan todo tipo de quemas, hemos registrado una disminución del 5,1% de los focos de calor en las zonas que hemos inmovilizado”, anunció el director ejecutivo de la ABT, Víctor Hugo Áñez.

Añadió que de los seis incendios que hay en Bolivia, todos están controlados. “Tenemos sofocados en Roboré, San Ignacio y Samaipata. Y están controlados los incendios de El Puente, San Matías y Puerto Quijarro (parque Otuquis), donde ha trabajado un contingente de más de 50 personas entre Fuerzas Armadas, Sernap, y la ABT con soporte logístico”.

El funcionario también reportó que el lunes se activó un incendio en la comunidad de Zanja Honda, del municipio de Cabezas, a consecuencia del incumplimiento a la resolución administrativa, por lo que la ABT presentará una denuncia penal contra el infractor.

Esta institución también identificó 126 predios infractores a la norma en cinco departamentos y adelantó que se llevan adelante 200 procesos administrativos para sancionarlos.

En ese marco, Áñez lamentó la poca colaboración que recibe del Ministerio Público para dar curso a los citados procesos por quemas ilegales.

Como ejemplo, señaló la falta de imputación legal a los bloqueadores que originaron un incendio en la ruta a Samaipata, Santa Cruz.

“Llamamos a la reflexión al Ministerio Público, que tiene la obligación y responsabilidad de defender a la sociedad y hacer cumplir la norma (…). Tenemos que dar sanciones ejemplarizadoras y señales correctas de que las autoridades nos sometemos a la Constitución, las leyes y que las vamos a cumplir porque, caso contrario, el trabajo que haga la ABT se verá totalmente disminuido si el rol del Ministerio Público no se cumple a cabalidad”, aseguró.

Anticipó que en la ruta bioceánica (Bolivia-Brasil) se desplegaron cinco comisiones a fin de socializar la norma que paraliza las quemas y fiscalizar los focos de calor, en particular áreas críticas como la Chiquitanía, que son propensas a incendios forestales.

DATOS. Conforme al monitoreo satelital de la ABT, entre el 3 y 9 de agosto se han registrado 10.545 focos de calor. El promedio diario en esta última semana fue de 1.506 focos, menor que el promedio de 2019 que registró 4.248 focos por día, representando una reducción aproximada del 65%.

La mayor cantidad de focos de calor han sido detectados en los municipios de Puerto Suárez, El Carmen Rivero Tórrez, San Ignacio, San José, Puerto Quijarro y Pailón, del departamento de Santa Cruz. Mientras que en el departamento de Beni los focos de calor se han concentrado en los municipios de Exaltación, Magdalena, Santa Ana y San Ramón.

Con datos también de la ABT, los incendios forestales consumieron alrededor de 5,3 millones de hectáreas en Bolivia durante 2019. El 70% de las hectáreas afectadas por el fuego en agosto y octubre del pasado año corresponden a la Chiquitanía, provocando que se declare emergencia nacional por la magnitud de las llamas.

Volver a empezar, el drama de las mypes

Pandemia. La crisis trae cierre de empresas, cambio de rubro y despido de empleados

/ 12 de septiembre de 2020 / 09:10

Centenares de microempresas, como de la costura, dejaron de operar por la crisis provocada por el COVID-19

Por Marco A. Ibañez

Frente a la crisis ocasionada por la pandemia, micro y pequeñas empresas (mypes) de manufacturas vendieron sus máquinas, cerraron talleres, despidieron empleados, cambiaron de rubro o pasaron a la informalidad. Son historias que va dejando la crisis. 

El COVID-19 sorprendió a varios sectores productivos en el país, las mypes y artesanos no escaparon a ello, cuando unos se encontraban produciendo para responder a los pedidos para su venta en el mercado local, otros para la exportación. Incumplieron contratos, se quedaron sin materia prima, sin capital y menos mercado.  

“La pandemia nos vino de golpe, nuestro sector es frágil y estamos sobreviviendo. Ahora que está comenzando a normalizarse queremos respirar, pero estamos a media máquina”, relató a La Razón la secretaria de Relaciones Públicas de la Asociación de Marmoleros y Graniteros 1ro de Junio de Santa Cruz, Lotty Faldin. Según la evaluación de la empresaria, las pérdidas son “incalculables”, sobre todo porque paralizó la construcción. “Tuvimos que vender algunas máquinas para comprar material, para trabajar, ya no hacemos semiindustrial sino artesanal, y ahí estamos”.

La crisis económica les obligó a muchos a prescindir de sus trabajadores e involucrar en la producción a los hijos para poder sobrevivir. “Este momento es difícil y el Gobierno no hace nada para ayudarnos”, lamentó Faldin.

Mientras, la gerente general de la pequeña empresa Orígenes Bolivia, Claudia Méndez, aseguró que el coronavirus fue “el último golpe” para su sector después de varios años muy adversos para las prendas de alpaca.

“Este ha sido el último golpe, ya fue muy duro a partir de los conflictos de octubre”, dijo, al precisar que desde los conflictos políticos del pasado año sus actividades productivas y comerciales no fueron las mismas.

Citó como ejemplo que su empresa dejó de comercializar productos en las tiendas que alquila en los aeropuertos de El Alto y Viru Viru en Santa Cruz, por la declaratoria de cuarentena y el cierre de fronteras terrestres y aéreas.

Sus proveedores, artistas y artesanos con los cuales trabajaba, a la fecha se volvieron informales, a consecuencia de la crisis.

Ante esa situación, Orígenes Bolivia ingresó en una etapa de incertidumbre y solamente espera una reactivación, indicó Méndez.  

Wálter Melendres, ceramista y autor de los “tilinchos” (t’ilies pequeño en aymara), que son diminutas figuras de barro que representan a personajes de la cultura andina, manifestó a este medio que debido a la pandemia se vio obligado a salir a las calles a ofertar sus productos.

“Estamos fregados, despedimos a nuestros empleados y salimos a la calle a vender, con eso nos estamos levantando poco a poco”. El alfarero decidió suspender  su producción destinada a la exportación y se dedicó a la manufactura de vajillas en cerámica, las cuales son comercializadas en ferias de El Alto y las principales calles de esa ciudad.

Culturas del Sol, desde 1973, es una microempresa pionera en productos de cuero de alta calidad para la exportación que también se vio forzada a detener sus operaciones productivas en 2019, por la crisis económica a consecuencia de los conflictos sociales.

Este año, debilitada vio llegar al COVID-19 y sus planes de mejoramiento se frustraron. Ante ese panorama, el gerente de la empresa, Christian Peralta, optó por nuevas estrategias de comercialización, acercándose más al mercado norteamericano y fijando su base en Dallas, Texas, con la idea de reinventarse fusionando el estilo tejano con el boliviano.

Artesanos. El talento de los trabajadores busca mercado

Cambios

Pero estos planes se vieron paralizados por el cierre comercial producto de la pandemia. “Creemos que la situación actual sin duda logrará que nos adaptemos a los cambios y que debemos proponer planes de supervivencia y seguir emprendiendo en favor de familias necesitadas de artesanos en Bolivia, mirando los mercados internacionales”, comentó el empresario.

De igual manera, el presidente de la Confederación Nacional de la Micro y Pequeña Empresa (Conamype), Néstor Conde, en una evaluación realizada para La Razón, señaló que ese sector agrupa a más de 600.000 mypes, de las cuales un 30% cerró sus operaciones por la pandemia.

De ese porcentaje, la mayoría de los empresarios cambiaron de rubro o se volvieron informales.

En su caso particular, tuvo que cerrar su taller ubicado en Ciudad Satélite de El Alto. De la confección de chamarras y prendas deportivas, pasó a producir barbijos y mamelucos, que promociona a través de las redes sociales.

“Tenía acercamientos con compradores de España y Brasil, se vino la cuarentena  y tuve que cerrar, la dueña de la tienda que alquilaba no consideró mi situación y me descontó la garantía.

Recogí mi maquinaria y me quedé sin nada”, relató. Una historia más de las secuelas del COVID-19 en suelo boliviano y en el mundo.

Pequeña industria se redujo un 39%

Una evaluación efectuada por la Cámara Departamental de la Pequeña Industria y Artesanía (Cadepia Cochabamba) estableció que el pasado año, entre enero y julio, un total de 11.413 empresas figuraban como inscritas en la plataforma de Fundempresa, que opera el Registro de Comercio de Bolivia. Sin embargo, este año en el mismo periodo las compañías se redujeron a 6.964, como resultado de la crisis ocasionada por la pandemia.

Es decir que las compañías en el ámbito nacional bajaron en un 39%, concentrándose sobre todo esta disminución en Cochabamba. Un panorama que preocupa a la presidenta de Cadepia, Mary Zelaya, porque así se demuestra que “la situación de las micro, pequeñas y medianas empresas en el país es bastante crítica y más en Cochabamba, como lo develan los datos estadísticos”.

“Las autoridades nos tienen relegados como patio trasero o hijos adoptados”, dijo la ejecutiva de la pequeña industria al lamentar que a la fecha, pese a los convenios suscritos con el Gobierno, medidas como el “créditos 1, 2, 3” no llegan al sector.

Además que estos planes no son accesibles para la pequeña empresa debido a que las tasas de interés son altas para contratar un crédito y en muchos casos duplican el capital  solicitado. En ese sentido, pidió a las autoridades nacionales impulsar las compras de productos nacionales, como medida para evitar el cierre de más empresas pequeñas a consecuencia de la crisis económica ocasionada por la pandemia y la cuarentena aplicada desde marzo pasado.

Informalidad

Al respecto, el presidente de la Conamype, Nestor Conde, afirmó que “lo que ha crecido es el comercio informal, porque se ha generado desempleo en muchas unidades productivas” en el país.

“Se han cerrado 120.000 unidades productivas pequeñas a nivel nacional, otras cambiaron de rumbo. Lamentablemente a eso nos están obligando”.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) informó que la crisis económica derivada de la pandemia ha llevado a la suspensión total o parcial de las actividades productivas, identificando a los sectores más afectados como el comercio mayorista y minorista, las actividades comunitarias sociales y personales; hoteles y restaurantes; actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler, y sobre todo la manufactura de la microempresa.

El organismo estimó que cerrarían más de 2,7 millones de empresas formales en la región, de las cuales 2,6 millones serían microempresas.

Además, proyectó una pérdida de 8,5 millones de puestos de trabajo para este 2020.

Comparte y opina:

Klaus Frerking: ‘Hasta 2022 buscamos que se consuma un vaso diario de leche’

Pese a la emergencia de la pandemia, los productores lecheros asociados a la Fedeple de Santa Cruz trabajan para mejorar la calidad del producto, buscando la eficiencia necesaria para ser competitivos frente a otros países de la región. Sus objetivos clave son la exportación y el aumento del consumo per cápita de leche.

/ 12 de septiembre de 2020 / 09:04

Klaus Frerking, presidente de Fedeple

Por Liliana Aguirre

La Federación Departamental de Productores de Leche (Fedeple) y la Asociación de Ganaderos y Lecheros de Ichilo (Agalei) llevaron adelante, el pasado 28 de agosto, su primera jornada técnica en campo luego de la cuarentena dictada por las autoridades nacionales por el coronavirus. Klaus Frerking, presidente de Fedeple, habló con La Razón sobre los desafíos para la reactivación del sector después de la emergencia sanitaria, además de sus proyecciones de producción, el alza del consumo de leche en el país y la mayor presencia en mercados externos.

—¿En qué porcentaje cayó la demanda y producción de leche en el país en la cuarentena?

—Se estima que la demanda cayó en un 20% debido a la paralización de los programas sociales como el desayuno y el almuerzo escolar, entre otros, a causa de la cuarentena por la pandemia de COVID-19. Además, con el cierre de los colegios la demanda de productos lácteos disminuyó. La producción de leche en el departamento de Santa Cruz se mantuvo estable durante la cuarentena porque se establecieron mecanismos de entrega a la industria, con las debidas medidas de bioseguridad. Esto se realizó de manera ininterrumpida, pese al impacto de la enfermedad que afectó a la salud de muchos productores. Cabe destacar que el departamento de Santa Cruz produce 1.200.000 litros de leche por día, lo que corresponde al 60% de la producción nacional.

—¿Cuál fue el impacto o golpe económico al sector de la leche durante la pandemia?

—A lo mencionado anteriormente, podemos agregar que los costos de otros servicios se incrementaron de manera general.

—¿Qué datos tiene sobre el consumo per cápita anual de leche en el país?

—Según datos oficiales, el consumo per cápita anual de leche en Bolivia es de 63 litros, uno de los más bajos de Latinoamérica; mientras que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda por lo menos 160 litros al año por persona para una correcta dieta.

—En función de esos datos, ¿cómo se puede incentivar un mayor consumo de leche en la población boliviana?

—Desde 2017, la Fedeple inició una campaña de incentivo al consumo de lácteos para fomentar el consumo de leche en Bolivia, a través de la difusión de artes, recetas y la publicación de datos sobre los beneficios de los lácteos, mediante la página de Facebook Fedeple-Lácteos, Salud y Energía. La institución busca informar sobre las bondades de estos alimentos y también contamos con el apoyo de nutricionistas que, durante la celebración del Día Mundial y Día Nacional de la Leche en los últimos años, visitaron unidades educativas para derribar ciertas creencias negativas que había sobre este consumo. Del mismo modo, participamos en la Feria Internacional de Santa Cruz (Fexpocruz) de 2018 y 2019 con un espacio que denominamos La Vía Láctea, donde, a través de un aula educativa y una obra de teatro, informamos a niños y adultos sobre las propiedades nutricionales de la leche y productos derivados.

Uno de los objetivos que buscamos es que hasta 2022 el consumo per cápita de Bolivia llegue a un vaso diario (250 ml) de leche, lo que equivaldría a 91,2 litros por persona al año.

—¿Cuál es el desafío para este sector productivo para alcanzar mercados internacionales?

—El desafío para Fedeple es incrementar la exportación de leche. Tenemos la capacidad de aumentar la producción de nuestro producto a través del incremento de la productividad, apoyados en el mejoramiento genético, manejo, nutrición y sanidad animal.

—¿Cuáles son los principales mercados externos?

—El principal mercado que tenemos es la Comunidad Andina (CAN), especialmente Colombia y Perú. Más de la mitad de la leche entregada a la industria por Fedeple (80%) está destinada para abastecer el mercado interno y con el 20% restante se elabora leche en polvo para exportación.

Perfil

Nombre: Klaus Frerking

Profesión: Economista

Cargo: Presidente de la Federación Departamental de Productores de Leche de Santa Cruz

Es presidente de Fedeple desde mayo de 2018

Fue elegido como presidente de Fedeple en mayo de 2018. Forma parte del directorio de la Federación de Ganaderos de Santa Cruz (Fegasacruz), de la gestión 2020-2022.

Fue vicepresidente de la Asociación de Ganaderos y Lecheros de Los Chacos (Agalech).

Participó de los grupos CREA Leche Norte y Tarumá. Formó parte del directorio de la Asociación Boliviana de Grupos AB-CREA durante el periodo 2016-2018. Fue distinguido con la medalla al mérito “Joven Ganadero Emprendedor” por Fegasacruz.

A la fecha administra la propiedad agropecuaria Las Maras.

Comparte y opina:

Fondo CAF plantea financiar proyectos de reactivación

Iniciativa. La emergencia sanitaria del COVID-19 provocará una contracción regional de 9%

/ 12 de septiembre de 2020 / 08:59

La emergencia sanitaria aumentó la pobreza extrema en la región

Por Liliana Aguirre

Un fondo para el financiamiento de proyectos de infraestructura de integración y digital para reactivar la economía y así superar los efectos devastadores de la emergencia sanitaria del coronavirus, es el objetivo de la CAF-Banco de Desarrollo de América Latina.

“La pandemia del COVID-19 representará una contracción del 9% en América Latina a pesar de los esfuerzos de los gobiernos, las empresas y los trabajadores.

La reactivación económica de la región requiere fuentes de financiación que sobrepasan las capacidades actuales; por ello CAF, además de otorgar una cifra récord de $us 16.000 millones este año, propone con el apoyo de sus 19 países accionistas, la estructuración” de este fondo, se lee en una nota de prensa enviada por la entidad.

El alcance de esta apuesta estructurada y administrada por CAF será el de emitir deuda en los mercados internacionales de capital, garantizada por un grupo de países desarrollados, y que esos recursos se inviertan en los países accionistas de la multilateral a través de préstamos que apoyen su recuperación económica. “Ya se tienen identificados 490 proyectos de calidad en 11 subsectores y alineados con los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible y el Acuerdo de París para la lucha contra el cambio climático”.

Ante este panorama, la institución organiza, desde hoy hasta el viernes 11, la 24 Conferencia Anual CAF, que desde 1997, junto al Diálogo Interamericano y la Organización de Estados Americanos (OEA), es uno de los eventos hemisféricos clave para debatir y analizar las grandes tendencias políticas, económicas y sociales en América Latina y el Caribe. Algunos de los temas centrales que se abordarán son la recuperación económica poscoronavirus y el futuro del contrato social en las Américas; una conversación sobre el COVID-19, el cambio climático y el medio ambiente; los éxitos y fracasos de los sistemas de salud bajo presión.

Más de 30 líderes analizarán estas problemáticas, entre ellos Luis Lacalle Pou, presidente de Uruguay; Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía; Carissa Etienne, directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y directora regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud (OMS); Carmen Reinhart, vicepresidenta y economista jefe del Grupo del Banco Mundial; Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL); Luis Carranza, presidente ejecutivo de CAF; Michael Shifter, presidente de Diálogo Interamericano, entre otros.

Luis Carranza, presidente de la CAF

Retos

En junio, CAF organizó el foro virtual “Claves para repensar el presente y futuro de América Latina”, que contó con La Razón como medio asociado de Bolivia. En ese evento, el presidente de la entidad, Carranza, indicó que uno de los retos clave de la región es encontrar en cada país la fórmula para consensos que definan una agenda mínima de largo plazo.

Hace medio siglo, América Latina representaba el 5,5% del comercio y el 7,3% del Producto Interno Bruto (PIB) mundiales, remarcó Carranza; hoy, estos indicadores llegan al 5,6% y al 7,4%, respectivamente. “Una sensación de estancamiento”. Si bien hay señales de procesos de crecimiento interesantes en países de América Latina, otros han retrocedido. Se arrastran problemas en la productividad, aparte de bajos niveles de integración. “Seguimos siendo la región más desigual del mundo”.

“Hay notorios avances en las últimas décadas, sobre todo en indicadores sociales; sin embargo, hay muchos en riesgo en la actual crisis que vivimos”, la ocasionada por la pandemia del coronavirus, sostuvo el presidente ejecutivo de CAF.

Ante esto, pidió reflexionar sobre los desafíos a futuro para América Latina, sobre todo para el aumento de la productividad y la reducción de la desigualdad, entre ellos que las naciones hallen internamente los consensos para luego construir una agenda mínima de largo plazo que sea la brújula de la región para su bienestar.

Comparte y opina:

Dombrovskis: ‘un peso pesado’ de la Comisión Europea toma las riendas del comercio

Designación. El letón es el nuevo Comisario Europeo de Comercio

/ 12 de septiembre de 2020 / 08:52

Valdis Dombrovskis, nuevo Comisario Europeo de Comercio

Por AFP

Designado ayer Comisario Europeo de Comercio, el letón Valdis Dombrovskis se ha forjado, en los seis años pasados en la Comisión, la reputación de un hombre competente, familiarizado con los problemas económicos, y dueño de una imagen austera.

Exprimer ministro de Letonia logró pavimentar su camino hacia Bruselas, adonde llegó en 2014, hasta convertirse a finales del año pasado en uno de los tres “vicepresidentes ejecutivos” del equipo compuesto por la nueva presidenta Ursula von der Leyen, un título que mantendrá.

Tras cinco años lidiando con el euro bajo la Comisión Juncker (2014-2019), llevaba un año al frente de “Economía al servicio de las personas”, cartera en la que supervisaba otros comisionados, sin dejar de ser responsable de las finanzas.

Con su cara redonda adornada por las infaltables gafas rectangulares, Dombrovskis es una presencia constante en las reuniones de los ministros de Finanzas de la Unión Europea.

Durante conferencias de prensa, responde puntillosamente en un inglés monótono y sin jergas.

En su anterior cargo como Comisario, era, entre otras cosas, el responsable de la negociación del acuerdo de inversión que la UE busca celebrar con China, y había acompañado los trabajos encaminados a reformar la Organización Mundial del Comercio (OMC).

“También trabajó mucho con Estados Unidos, en decisiones financieras, mercados financieros, lavado de dinero… Tuvimos mucho contacto con (el secretario estadounidense del Tesoro, Steven) Mnuchin”, subrayó un auxiliar.

En el momento de su llegada al poder en Letonia, en 2009 (un pequeño país báltico que desconfía de Rusia debido a su historia) tenía 37 años y era el primer ministro más joven de Europa.

Sin embargo, anunció su dimisión en noviembre de 2013 después de que se derrumbara el techo de un supermercado en Riga, dejando el saldo trágico de 54 fallecimientos.

Incluso hoy en día, ostenta el récord de longevidad como Primer Ministro desde el regreso de Letonia a la independencia, en 1991.  Siguió siendo popular en su país, gracias a la imagen de un político honesto, y esto a pesar de la dolorosa austeridad impuesta por un plan de rescate internacional cuando estuvo a cargo.

Respeto

Sin embargo, su manejo de la crisis le había valido el respeto de sus pares europeos, en particular de la canciller alemana Angela Merkel.

Graduado en física, Dombrovskis también fue el artífice de la adhesión de Letonia a la zona del euro, a la cual ingresó el 1 de enero de 2014, a pesar de una opinión pública muy reticente.

Como economista jefe alternativo del Banco Central de Letonia, eurodiputado o ministro de Finanzas, Dombrovskis, de 49 años, habla inglés, alemán, ruso y tiene conocimientos de español.

Dice que disfruta del baloncesto, un deporte rey en los países bálticos, así como del esquí y el buceo. Le gustan las películas de los hermanos estadounidenses Joel y Ethan Coen, y despliega su eclecticismo en materia musical, entre el grupo pop británico Depeche Mode y el metal industrial del alemán Rammstein.

Comparte y opina:

Impulsan la fitogenética para ‘salvar’ alimentos

Proyecto. Se instalarán bancos de semillas para la seguridad alimentaria

/ 12 de septiembre de 2020 / 08:44

El cacao es una de las especies que será resguardada con este emprendimiento en el país.

Frente a los alimentos transgénicos o modificados genéticamente, el Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal (INIAF) impulsa un programa para la conservación de recursos fitogenéticos de la agrobiodiversidad boliviana.

Al menos 100 especies de semillas de productos para la alimentación y 3.000 especies de plantas medicinales que se producen en el país serán resguardadas y estudiadas a través del denominado “Programa de colaboración al proceso de mejoramiento de los esquemas de conservación y de las estrategias de valorización económica y social de los recursos fitogenéticos de la agrobiodiversidad”.

Se trata de un convenio de financiamiento suscrito entre el Estado boliviano y la Agencia Italiana para la Cooperación al Desarrollo (AICS), representada por Cassa Depositi e Prestiti S.p.A, a través del cual el cooperante otorga a la nación un crédito de 3 millones de euros ($us 3,5 millones) y una donación adicional de 60.000 euros ($us 69.000). Es un préstamo blando a 40 años plazo, 31 de gracia y 0% de interés.

Unal.edu.co

Con estos recursos se construirán tres bancos de conservación de semillas en Cobija (Pando), la Chuiquitanía y el Chaco bolivianos, anunció a La Razón la presidenta de la Comisión de Planificación, Política Económica y Finanzas de la Cámara de Diputados, Otilia Choque, que la pasada semana aprobó el citado crédito.

“Muy al contrario a los transgénicos, es importante la aprobación de este proyecto porque no daña la salud, son semillas originales, de productos que utilizaban nuestros ancestros, naturales y sin químicos”, dijo la asambleísta del Movimiento Al Socialismo (MAS).

En los tres bancos se conservarán al menos 100 especies de interés para la alimentación, como ser castaña, cayu, cacao, copoazú, acaí, majo, almendra, chilto, anona, papaya, yuca, maní, guayaba, camote, acerola, piña, algodón, mora, achachairú, ciruela tropical, caqui, flor de Jamaica, guapurú, motoyoe, guapomó, motojobobo, totai, taruma, camu camu, carambola, tamarindo, paquió, entre otros.

Además, se conservarán 3.000 especies de plantas medicinales de diferentes regiones del territorio nacional, destacó la diputada.

Archivo-La Razón

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), los recursos fitogenéticos son la base biológica de la seguridad alimentaria y, directa o indirectamente, sostienen los medios de subsistencia de todos los habitantes de la Tierra.

Los Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura (RFAA) consisten en una diversidad de semillas y materiales para la siembra de variedades tradicionales y de cultivos modernos de variedades silvestres afines a los cultivos y de otras especies de plantaciones silvestres.

Estos recursos se utilizan para la alimentación humana y animal, para fibras, vestimenta, vivienda y energía. La conservación y el uso sostenible de los RFAA son necesarios para garantizar la producción agrícola y satisfacer los crecientes desafíos ambientales y el cambio climático. A largo plazo, la pérdida de estos recursos plantea una grave amenaza para la seguridad alimentaria mundial.

Comparte y opina: