jueves 22 oct 2020 | Actualizado a 21:53

Laurent Bertaux: Lo digital es el camino para masificar acceso a los seguros

Laurent Frederic Bertaux

/ 19 de septiembre de 2020 / 07:19

La Boliviana Ciacruz (LBC) de Seguros y Reaseguros decidió adherirse al Pacto Global de las Naciones Unidas y contribuir a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)

La Boliviana Ciacruz (LBC) de Seguros y Reaseguros decidió adherirse al Pacto Global de las Naciones Unidas y contribuir a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), integrándolos en sus lineamientos estratégicos para generar valor en la compañía, la sociedad y el medio ambiente. El Pacto Global es una iniciativa internacional que promueve implementar principios para contribuir al desarrollo sostenible en todas las áreas de negocios de las empresas del mundo. Estos principios se han constituido en 17 ODS, que marcan la ruta hacia 2030. El vicepresidente de la aseguradora, Laurent Bertaux, habla de ese proceso de adhesión, la importancia de los seguros para empresas y personas, el mercado en Bolivia, así como los desafíos y perspectivas del sector para el próximo año.

—¿Cómo contribuirán al desarrollo sostenible desde la compañía?

—La Boliviana Ciacruz, desde hace ya varios años, tiene previsto el compromiso de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) muy metido en su ADN. Hemos encontrado con el Pacto Global una metodología de hacer las cosas, una forma de fijarnos objetivos, el camino para cumplirlos y que sea verificable lo que estamos haciendo. Tenemos acciones de RSE y la principal era apoyar a deportistas de alto nivel y hemos visto, a través del proceso de adhesión al Pacto Global, que en realidad había muchos aspectos que teníamos dentro de la Boliviana, pero no teníamos una metodología para poder organizarlos, reportarlos y verificarlos. Es una iniciativa con muchos años y con miles de empresas en el mundo, tienen claros sus 10 principios, 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, que se dividen el 169 metas. Entonces hemos definido esto, a través del Gerente de Marketing, que ya había trabajado en este programa en otro país porque es ecuatoriano.

A finales del año pasado, comenzamos y nos tomó unos cinco meses la adhesión al Pacto Global, nos aceptaron. Sabemos dónde estamos yendo y nuestra RSE va hacia fuera y tiene que ver en la reducción de las desigualdades. Por ello, estamos reformulando el Team LBC para que se pueda adecuar el Objetivo 10. El team LBC, en los próximos días, va a incorporar a deportistas de alto nivel con capacidades especiales. 

—Además de LBC, ¿quiénes son los socios sinérgicos para hacer frente a estos retos?

—Ya hay más de 40 empresas que forman parte para entrar en este concepto, hay un capítulo boliviano. Somos la primera compañía de seguros en entrar en este grupo selecto. Tienen ya una mesa de finanzas sostenibles y somos parte. Vamos a seguir hablando con las empresas financieras que son parte de ésta, ellas van a ir creando nuevos focos de interés, que de acuerdo con lo que está haciendo la Boliviana generarán su propia estrategia en cuanto a RSE. Vamos a ir aportando. Muchas de estas compañías son clientes nuestros y somos muy felices de compartir con ellos esta visión.

Qué mejor que trabajar con el Pacto Global que es parte de la ONU, que desde hace muchos años vienen haciendo esto y tienen la metodología modelo que nosotros podemos seguir y adaptar a nuestra estrategia.

—¿Cómo se potencia el mercado de los seguros en una economía no industrializada como la de Bolivia?

—Más allá de ser una economía que vive de recursos primarios, una economía que está en fase de industrialización o postindustrailización, lo que estamos viendo es que el seguro es un factor muy importante para el desarrollo de las empresas como de las personas. Uno puede emprender siempre y cuando tiene la posibilidad de dar seguridad a su emprendimiento. Yo puedo construir una casa o tener un auto, pero las decenas y miles de dólares que significan la inversión pueden desaparecer por el hecho de la naturaleza o por simple accidente. Frente a esta posibilidad de que suceda, el seguro es una red de seguridad que básicamente permite a la persona reponer el bien que ha perdido. Es muy importante para una sociedad contar con un mercado de seguros que funcione. La penetración en Bolivia es muy baja, es del del 1,5% del Producto Interno Bruto (PIB) y en general en América Latina es del 3% del PIB.

Esto pasa por un trabajo que debería ser alineado no solo en compañías de seguros y su asociación gremial, sino también con el regulador y la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB). Son muchos los que tienen que estar trabajando en esta educación para mostrar los beneficios de un seguro.

—¿Cómo impactó al sector la cuarentena por el COVID-19?

—Hay que entender que la cuarentena rígida, que ha comenzado el 23 de marzo, ha mostrado que en varios aspectos las oficinas de las administraciones públicas no estaban listas, por falencias propias y por falta de un marco normativo actualizado. Hay muchas tareas que estamos haciendo de manera manual, es decir que requieren de documentos impresos, firmas y de presencia física. Tenemos que darle la vuelta a esto, no solo al sector asegurador sino a toda la sociedad para que haya una simplificación mayor en beneficio de todos. Si nos acordamos de hace 15 o 20 años, teníamos que ir al banco con largas colas, boletas y sellos. Ahora es muy fácil y si uno quiere efectivo va a un cajero y la gran mayoría de operaciones se hacen desde la computadora o el celular. Tenemos que ir en ese camino para los seguros porque hay normas que han sido flexibilizadas en forma temporal. Nosotros estamos trabajando con todas las empresas a través de la Sociedad Boliviana de Aseguradoras, para que todas estas modificaciones temporales se vuelvan permanentes, además de incluir otros cambios. Estamos en 2020, en muchos países de Europa las normas han ido en esa dirección y permiten acortar tiempos y abaratar costos. De esta forma podemos masificar el acceso a los seguros.    

—¿Qué retos deben enfrentar las aseguradoras en 2021?

—El reto es poder simplificar y que los clientes puedan escoger y pagar una póliza de seguros y, quizá, no exista de forma impresa solo digital, pero con toda la validez y control como del papel.

Perfil

Nombre: Laurent Frederic Bertaux Laug

Cargo: Vicepresidente Ejecutivo de La Boliviana Ciacruz de Seguros y Reaseguros

Licenciado en comunicación

Con una trayectoria profesional de más de 30 años, es licenciado en Comunicación del Institut Pratique De Journalisme de Francia. Cuenta con una maestría en Administración de Empresas de la Emory University Goizueta Business School de EEUU.

Reactivación con enfoque de género

Emprendedoras y empresarias lanzan propuestas para hacer frente a la crisis económica.

Por Marco A. Ibañez

/ 21 de octubre de 2020 / 06:35

Oportunidades, financiamiento, mercados, digitalización, nuevas normas, participación paritaria… son propuestas de empresarias y emprendedoras para la reactivación económica.

La crisis generada por el COVID-19 y su impacto en el sector empresarial femenino motivó la organización del Encuentro Nacional de Mujeres  “Reactivación Económica con Visión de Género y Comercio Exterior: Cómo contrarrestar los efectos regresivos”, evento impulsado por Cancillería.

Una de las principales conclusiones de este foro señala que la sociedad boliviana ha alcanzado avances en cuanto a derechos, participación, acceso a la educación, oportunidades laborales y económicas para las mujeres, aunque ello no significa que hayan desaparecido las brechas de género, peor aún en un contexto marcado por la crisis sanitaria.

Frente a ello, las participantes, empresarias y emprendedoras asumieron el desafío de reducir la citada brecha mediante siete propuestas y acciones conjuntas, anunció la viceministra de Comercio Exterior, Claribel Aparicio.

La primera es la apertura de espacios y oportunidades, lo que requiere de un trabajo conjunto de los sectores público y privado, implementando políticas de apoyo, mecanismos de promoción, fortalecimiento y crecimiento de la producción y del comercio exterior, con perspectiva de género.

Las participantes se trazaron también la facilitación de capacitaciones en comercio exterior, gestión de negocios, idiomas, para permitir a las mujeres espacios de liderazgo. Igualmente está la apertura de mercados internacionales y el impulso de medidas y mecanismos para la eliminación de trabas burocráticas, facilitando y simplificando trámites, acceso a financiamiento y asistencia técnica, que promuevan el emprendimiento.

El quinto planteamiento es integrar los negocios a la digitalización y el comercio electrónico. Como sexto, impulsar la Marca País en la oferta exportable y la promisoria industria sin chimeneas.

Y por último, según los datos proveídos por Aparicio, se propone promover la participación paritaria de mujeres empresarias y emprendedoras en ámbitos de decisión, mostrando liderazgo, sororidad, resiliencia, y apoyo conjunto para hacer respetar y valorar el trabajo, el aporte y el rol de las mujeres en la economía y en la generación de empleo.

LA RAZÓN conversó con las representantes de organizaciones de empresarias y emprendedoras de diferentes regiones del país para conocer cuál es la situación del sector, cómo enfrentaron la crisis, su visión y sus recomendaciones para salir de esta situación.

Las mujeres juegan un rol protagónico en la actividad productiva del país

Foto: Archivo

Foto: Archivo

Foto: ABI

Foto: Archivo

ECONOMÍA

Por ejemplo, la presidenta de la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Chuquisaca, Lizbeth Rojas, identificó que el principal reto para la reactivación de la economía, desde el punto de vista de género, es la facilitación de liquidez para las emprendedoras y empresarias.

“Es necesario cambiar la visión del sistema financiero, porque las evaluaciones para acceder a créditos se llevan adelante como si viviéramos en condiciones normales. Se deben ajustar los parámetros de calificación de crédito para que sean accesibles, tasas racionales y garantías que puedan ser alcanzables por las mujeres”, indicó, al referirse al programa de “Crédito 1, 2, 3”, que impulsa el gobierno transitorio de Jeanine Áñez.

Otro aspecto que remarcó la ejecutiva es el acceso a la tecnología, ya que se debe mejorar la conectividad en esa región, lo cual ayudará a la implementación de negocios digitales para la comercialización de sus productos en los mercados internacionales.

Mientras que la presidenta de la Asociación de Mujeres Empresarias y Profesionales de Cochabamba (AMEP), Silvia Claure, anticipó que la reactivación será “dura”, pero confía que el nuevo gobierno nacional atenderá las necesidades del sector. “A la empresaria tienen que apoyarla, porque genera trabajo”.

Como acciones para ese proceso de recuperación pospandemia, planteó “corregir normas laborales e impositivas y, sobre todo, hacer una reingeniería estructural para reactivar la economía”. Precisó que en medio de la crisis las mujeres se han “reinventado”. Emprendedoras, empresarias y profesionales continuaron trabajando, pero también volvieron a sus hogares para “desempeñar las funciones de mamá, ama de casa, asesora del hogar y todas las labores”.

MERCADOS

De igual manera, la presidenta de la Organización de Mujeres Empresarias de Bolivia (OMEB), Estrella Canteli, afirmó que el futuro para su sector es generar alianzas y una red de contactos para encontrar mercados.

“Frente a la crisis no paramos. Las empresarias somos de una raza diferente”, subrayó, al identificar a la contracción del mercado como principal problema que enfrentaron las mujeres por la paralización de actividades económicas, lo que provocó iliquidez para responder a las obligaciones impositivas y el pago de planillas. “Pedimos flexibilización laboral para que no se cierren empresas”.

Visión de género

‘Las mujeres emprendedoras y empresarias deben ser las protagonistas en la construcción de los lineamientos, propuestas y perspectivas relacionadas a la reactivación económica, mediante un enfoque de género ligado al comercio exterior’. Claribel Aparicio, viceministra de Comercio Exterior

‘Nuestra forma de ver el futuro es generar alianzas y una red de contactos para acceder a un mercado. No parar ante la crisis. Tenemos que generar negocios con la realidad que vivimos. Tenemos que generar dinero para sobrevivir’. Estrella Canteli, presidenta de la OMEB

‘Las mujeres han tenido más valor para enfrentar este tema de la pandemia. Las mujeres mayores de 50 años tuvimos que aprender a usar la tecnología. Se deben corregir normas laborales e impositivas, se debe hacer una reingeniería para reactivar la economía’. Silvia Claure, Presidenta de la AMEP

‘La crisis se ha marcado por la falta de liquidez, esa iliquidez fue un común denominador y para las mujeres fue mucho más complicado resolver este problema por la falta de garantías, tasas de interés accesibles sobre todo para mujeres en sectores de servicios y mipymes’. Lizbeth Rojas, presidenta de Cainco Chuquisaca

‘El entorno de negocios trata mal, en especial a las mujeres’

Emprendedoras que trabajan de forma manual sus productos. Foto: Archivo

Para Lourdes Montero, cientista social y columnista de LA RAZÓN, una de las preocupaciones centrales de la fase poscoronavirus es la capacidad que ha tenido esta pandemia para la “destrucción” de fuentes laborales en el país.

“El virus ha sido letal para muchas iniciativas unipersonales o pequeñas empresas con dos o tres empleados, que constituyen la mayoría de los emprendimientos bolivianos”, remarcó, en una columna publicada en este medio.

En ese contexto, destacó la iniciativa del Comité de Mujeres Emprendedoras y Empresarias de Bolivia (CEEB), que irrumpió en la escena nacional con una agenda de demandas desde las mujeres para evitar el colapso de pequeños emprendimientos.

Se trata de una iniciativa, que agrupa a mujeres emprendedoras vinculadas al microcrédito, experiencia que permite “describir muy bien un entorno de negocios en Bolivia que trata muy mal a todos, pero en especial a las mujeres, que de mil maneras se las ingenian para sostener sus hogares”, señaló, al destacar el accionar de la vocera del comité, Mónica Chuquimia.

El CEEB plantea una agenda de reactivación económica desde las mujeres que resume las dificultades sistémicas que éstas enfrentan. Entre sus pilares está el acceso a capital y financiamiento, que implica discutir productos financieros más adecuados al sector.

Montero indicó que otro punto es el acceso a mercados y redes empresariales, para promover la innovación y la creación de valor agregado en productos y servicios ofertados por mujeres; así también es necesario promover un entorno favorable para generar negocios y, en el caso de las mujeres, la indispensable distribución más justa del trabajo.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Importación de bienes de capital sigue en descenso, desde 2015

Maquinaria. Los datos hasta agosto de este año muestran que la pandemia pasará factura a esta internación

Vista panorámica del puerto de Arica

Por Liliana Aguirre

/ 21 de octubre de 2020 / 06:32

En 2014, Bolivia batió récord en la importación de bienes de capital y sus piezas. Los siguientes años hubo descensos y ascensos leves. Desde 2018 hasta 2019, la reducción del valor de las compras fue de 15%, y este año se prevé una mayor caída por la pandemia.

“Entre 2006 y 2019 las importaciones de bienes de capital y sus piezas pasaron de $us 636 millones a 2.072 millones, registrando el pico máximo de $us 2.707 millones en 2014”. Pero a agosto de 2020 las compras suman $us 919 millones, ni la mitad de los $us 2.072 millones del año pasado, según un análisis del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), con datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Al respecto, Rosario Quisbert, representante ejecutiva del IBCE La Paz, dijo que “entre los sectores más afectados en la cadena de comercio exterior están los transportistas, importadores, exportadores y agencias despachantes”.

La causa de la caída de estas importaciones se debe a la pandemia por el coronavirus, al cierre de fronteras y la contracción económica. “De enero a agosto 2020 se han importado productos de energía eólica, tractores; aparatos de transmisión, respiratorios de reanimación, de terapia, teléfonos, etcétera, para el sector de energía, telefonía, agricultura, medicina, entre otros”, detalló la funcionaria.

MOVIMIENTO

El principal país de donde Bolivia adquiere estas maquinarias es China, con 29% de la torta. En segundo lugar está Brasil, con 15%. Luego se encuentra Estados Unidos, con 11%, que con los años fue relegado por China. Y en cuarto sitial está Francia, con 5%. (Revisar la infografía)

Otro dato llamativo es que la internación legal de estos objetos se da principalmente por vía marítima y terrestre a través de Arica, Charaña y Tambo Quemado. “El 39% de las importaciones de bienes de capital ingresa por el puerto de Arica, en Chile. La razón principal es el tema geográfico, somos un país mediterráneo y es un puerto natural desde siempre”.

Otra de las rutas principales por la cual pasa la compra de estos bienes es Corumbá-Puerto Suárez (15%), trayecto que une a Brasil y Santa Cruz, en el lado boliviano.

Analizando en detalle los datos del IBCE, se observa que esta importación se destina a la agricultura, un sector clave para garantizar la seguridad alimentaria en el país; además de la internación de equipos de respiradores, lo cual responde a la coyuntura de la crisis sanitaria por el COVID-19.

Para el analista económico Roberto Gómez, el crecimiento y decrecimiento económico se evidencia en la subida o caída de la compra de bienes de capital. “La perspectiva que se observa en este momento es que muchos países están muy golpeados económicamente, sobre todo en América Latina; pero más allá de una crisis mundial, la importación de equipo y maquinaria va a ser una demanda permanente en Bolivia como en otros contextos por el tema de alimentos. No obstante, ya no se verán las cifras altas que eran parte de la bonanza económica que vivió el país”.

La explicación del experto se traduce en que el crecimiento de 231% que hubo de 2006 a 2014 es una radiografía de los tiempos de estabilidad económica y buenos precios del gas. “La economía de un país es como la de una familia, cuando hay dinero se compra y cuando no hay, no”, remarca sobre los datos desde 2014 hasta 2019.

Comparte y opina:

La unión hace la fuerza en Cochabamba

Acuerdo. Las cámaras de Industria y de Comercio se fusionan por el desarrollo

Directivos. Ramón Daza, ejecutivo de los industriales, y Juan Carlos Viscarra, representante de la Cámara de Comercio y Servicios de Cochabamba.

Por Marco A. Ibañez

/ 21 de octubre de 2020 / 06:31

Con el fin de fomentar la actividad comercial, la manufactura y la inversión para el empleo y el crecimiento económico, las cámaras de Industria y de Comercio de Cochabamba se fusionaron tras 40 años de intentos; la crisis del COVID-19 impulsó un acuerdo.

Se trata de la unión de dos grandes gremios de empresarios en ese departamento: la Cámara de Comercio, con casi 100 años de vigencia, y la Cámara de Industria, con 82 años de vida, entidades que impulsaron la creación de la Federación de Empresarios Privados de esa región, así como la tradicional Feria Internacional de Cochabamba (Feicobol). “

Esta fusión es un anhelo de ambas cámaras, que supera los 40 años y es en esta generación que definitivamente pudimos complementarnos en la visión, ante la nueva realidad económica y social”, indicó a La Razón el presidente de la Cámara Departamental de Industria, Ramón Daza.

El ejecutivo cochabambino argumentó que la recesión económica ocasionada por la pandemia del coronavirus, que trajo consigo la suspensión de actividades económicas, se convirtió en “un catalizador, un acelerador” del acuerdo. “No olvidemos que crisis significa cambio y las Cámaras están actuando a la altura del reto”.

Reto. La alianza busca impulsar la actividad económica en la región

ACCIONES

Con esta unión, la nueva institución a conformarse superará los 1.000 socios en esa región. El presidente de la Cámara de Comercio y Servicios de Cochabamba, Juan Carlos Viscarra, indicó que esto permitirá proyectar una sola visión regional.

“Debemos tener una visión empresarial que debe ir de la mano de la visión regional, no es posible que estén separados. Tenemos que ser articuladores y generadores de proyectos en beneficio de todo el sector, porque eso activará la cadena del valor tanto en logística, comercio, servicios e industria, y de esa forma esperamos aportar al desarrollo del departamento”.

A la par, Daza remarcó que los asociados están buscando unidad y un cambio para afrontar la nueva era, conscientes de que la crisis también es una oportunidad.

“Lo que nos caracteriza es la formalidad y la generación de empleo. Ahora será (una era) de propuestas, de proyectos de desarrollo económico nacional o subnacional; de aquí en adelante el empresario va a ser pieza fundamental para el desarrollo económico. Y el empresario de Cochabamba ya se prepara para este reto”, insistió.

Viscarra anticipó que durante las cuarentenas dictadas por la emergencia sanitaria, las dos cámaras lograron coordinar una serie de actividades, lo que demuestra la importancia y la fortaleza de la fusión de ambas entidades.

“En este tiempo de pandemia que afecta terriblemente al sector empresarial en todas sus áreas, como servicios, comercio, industria y logística, nosotros como entidades responsables generamos un total de 31 convenios para impulsar la reactivación económica”.

APOYO

Citó también la ejecución de campañas sociales a través de las cuales se logró la recaudación de alimentos, que fueron distribuidos a más de 120.000 personas en situación de riesgo; así como la entrega de 40.000 equipos que garanticen la bioseguridad para médicos y enfermeras de los centros de salud de ese departamento.

Después de la fusión, una de las primeras acciones será la implementación de un observatorio económico en la nueva Cámara de Industria y Comercio para analizar y generar datos de la realidad económica de Cochabamba.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Gabriela Ortiz: Las estrategias visuales buscan subir las ventas en comercios

Cómo mejorar la rentabilidad en el punto de venta, cambiando la experiencia de compra de un producto, es el desafío para un negocio que busca diferenciarse de la competencia. Un tema que impulsa la presidenta de la Asociación Latinoamericana de Visual Merchandising.

Gabriela Ortiz, presidenta de la Asociación Latinoamericana de Visual Merchandising.

Por Liliana Aguirre

/ 21 de octubre de 2020 / 06:30

El visual merchandising, también conocido como el marketing en el punto de venta, es la presentación de una tienda y su mercancía, de tal forma que capten la atención de los clientes y los motiven a comprar los productos que se ofrecen. En Bolivia, esta herramienta no es conocida y puede aprovecharse para el próximo Black Friday. Gabriela Ortiz, especialista en el tema, asesora sobre la importancia de esta estrategia de marketing que involucra la generación de un entorno atractivo, sensorial y emocional, con el fin de incentivar la compra en el usuario utilizando todo el espacio físico disponible.

—¿Cómo se aplica el visual merchandising en los comercios locales?

—El visual merchandising consiste en estrategias visuales para incrementar las ventas en un espacio comercial; también te ayuda a rentabilizar los metros cuadrados para una correcta exhibición del producto. Básicamente es cómo exhibimos el producto de la manera adecuada para llamar la atención de los clientes. La categorización de los productos es uno de los factores importantes en el visual merchandising, es decir, cada producto que vemos en un espacio comercial tiene un por qué y está pensado de la mejor manera posible para nuestros clientes.

—¿Qué es la Asociación Latinoamericana de Visual Merchandising y cómo está organizada?

—Somos una asociación creada por profesionales y expertos en temas de visual merchandising, estamos conscientes de la necesidad que tiene el mercado latinoamericano de competir a la par de las marcas estadounidenses y europeas que están llegando a nuestros países ganando rápidamente mercado. Es por ello que buscamos profesionales de las carreras de Arquitectura, Diseño, Arte, Marketing e interesados en el retail y visual merchandising para actualizarlos y poder brindarles las herramientas necesarias a los empresarios en Latinoamérica, lo grando los objetivos de sus empresas y con esto fomentar la producción y economía de nuestras naciones. Se han desarrollado eventos, cursos, congresos y asesorías en todo Latinoamérica, llevándolos a diferentes cámaras y asociaciones tanto públicas como privadas de comerciantes que requieren de esta especialidad.

—¿Cómo se puede potenciar la venta de productos a través de esta herramienta del marketing?

—Rentabilizando al máximo la tienda y para ello necesitamos una buena estrategia de visual merchandising. Es importante determinar grupos y familias de productos que serán distribuidos y exhibidos en el punto de venta para que el cliente pueda interactuar con la mercancía, generando una experiencia de compra positiva.

—¿Hace cuánto se desarrolla esta tendencia  en Bolivia?

—En los años 90 Benetton y Sisley, tiendas de ropa, eran las marcas que exhibían sus productos con estrategias de visual merchandising, sin embargo en 2014 se empezó a valorizar más esta área con la llegada de franquicias al país. Cada una de estas marcas apuestan por un concepto, lo tienen todo bien pensado hasta el mínimo detalle, desde la exhibición de los productos, la música, el olor de su espacio comercial y la experiencia de compra que brindan a sus clientes.

— ¿Qué ciudades del país o tipo de negocios han desarrollado mejor esta herramienta?

—Los supermercados siempre han diseñado sus espacios de manera estratégica, eso sin lugar a dudas es visual merchandising, pero en cuanto a retail lo que marcó una fuerte oleada fue la apertura de centros comerciales y la llegada de franquicias al país se ha desarrollado e implementado así mejor el visual merchandising y sus beneficios. Estos negocios tienen trabajadas las directrices desde su casa matriz, por tal motivo las empresas de retail nacionales han empezado a notar la necesidad de mejorar sus comercios en cuanto a la parte visual. Estamos cerca al Black Friday, los comercios lo pueden aprovechar como una oportunidad para crear escaparates creativos y crear mayor flujo de clientes en sus negocios.

— ¿Qué la impulsó a desarrollar el emprendimiento denominado Máxima?

—Decidí en plena pandemia desarrollar mi emprendimiento y dar a conocer algunos de mis trabajos y consejos en redes sociales, sé que no será fácil profesionalizar esta área tan importante del retail (al por menor) en nuestro país, pero la clave es trabajar en lo que tanto te apasiona y disfrutarlo.

—¿Cómo potencializa su trabajo usando las redes sociales?

—Publicando algunos trabajos y brindando consejos acerca del visual merchandising y escaparatismo, con el propósito de demostrar mis conocimientos y creatividad a través de propuestas en redes como Facebook e Instagram.

Perfil

Nombre: Gabriela Ortiz

Profesión: Ingeniera comercial

Cargo: Presidenta de la Asociación Latinoamericana de Visual Merchandising

Ingeniera comercial y técnico superior en Decoración de Interiores

Es ingeniera comercial y técnico superior en Decoración de Interiores de universidades de Santa Cruz de la Sierra. Cuenta con una maestria en Visual Merchandising y Escaparatismo, de Barcelona, España. En el viejo continente también obtuvo una formación en estilismo para revistas y manejo de redes sociales para marketing digital. Trabajó para reconocidas instituciones y empresas en gestión de tiendas y cadenas de valor. En la actualidad, la especia lista decidió enfrentar a la pandemia del coronavirus con un proyecto propio, llamado Máxima, en el que aplica la herramienta del marketing y sus conocimientos para potencializar ventas. De esta forma brinda consejos respecto a este tema, utilizando las redes sociales para su promoción. También es presidenta y representante en Bolivia de una asociación creada por profesionales y expertos en temas de Visual Merchandising en la región latinoamericana.

Comparte y opina:

Tras TikTok: Las app chinas buscan estrategias para vencer dudas de los mercados

Tecnología. Apuntan a esquivar los embrollos de TikTok con Donald Trump

Conflicto. El presidente de EEUU, Donald Trump, acusa a TikTok de ser una herramienta de espionaje, y quiere cerrarla el 12 de noviembre

Por AFP

/ 21 de octubre de 2020 / 06:29

Una serie de aplicaciones chinas como SHEIN (ropa), SHAREit (envío de archivos) o Likee (videos) se están posicionando entre las más descargadas del mundo y buscan evitar, con ingenio, los embrollos de TikTok en Estados Unidos, amenazada de cierre.

La aplicación china de videos cortos TikTok se encuentra en el ojo del huracán después de que el presidente estadounidense Donald Trump la acusara de ser una herramienta de espionaje al servicio de Pekín. Pero a pesar de las amenazas de Trump de cerrarla el 12 de noviembre si no pasa a estar bajo control de un grupo estadounidense, TikTok acumuló 800 millones de descargas en lo que va de 2020, según el consultor estadounidense Sensor Tower.

Pero cada vez más, las aplicaciones chinas tienen que lidiar con la suspicacia de los gobiernos extranjeros que ven en la tecnología del país asiático un caballo de Troya del Partido Comunista. En la India, 200 aplicaciones chinas, entre ellas TikTok, fueron prohibidas por el Gobierno tras una serie de enfrentamientos militares entre los dos países.

DEBATES

Para vencer estas reticencias, algunas aplicaciones enmascaran su origen, sobre todo en los países occidentales donde los debates en torno a la ciberseguridad están más presentes. En otros casos, se orientan hacia mercados emergentes considerados más hospitalarios.

La aplicación de venta de moda femenina, SHEIN, se ha hecho un hueco entre las cinco aplicaciones más descargadas en la AppStore de Estados Unidos y Australia, según el consultor Sensor Tower, con una política enfocada a famosas e influencers como la cantante americana Katy Perry o la británica Rita Ora.

«La mayoría de los usuarios no saben que detrás se encuentra una empresa china», apuntó Philip Wiggenraad, especialista de la venta al por menor establecido en Hong Kong.

ByteDance, la casa matriz de TikTok, busca mantener la actividad de la aplicación en Estados Unidos a pesar de las amenazas de la administración Trump. Una situación que empuja a otras plataformas chinas a adoptar estrategias diferentes.   

La aplicación de envío de archivos SHAREit, bloqueada en territorio indio, ha puesto su foco en nuevos mercados, como Sudáfrica, donde afirma tener actualmente 20 millones de usuarios, o Indonesia, el cuarto país más poblado del mundo.

SHEIN afirmaba en febrero estar presente en todos los países del mundo y haber alcanzado un volumen de negocio de 20.000 millones de yuans (al menos $us 2.340 millones).

Otras plataformas eligen establecer sus sedes o almacenar sus datos lejos de las fronteras chinas para evitar las sospechas de connivencia con Pekín. «Tenemos servidores en diferentes lugares del planeta, como Estados Unidos, Singapur y la India», explicó a la AFP un portavoz de Bigo, la empresa que detrás de la aplicación de videos Likee, parecida a TikTok. «Pero ninguno en China continental o en Hong Kong».

Likee, que tiene la sede de su matriz en Singapur, es la tercera aplicación china más descargada en el mundo entre enero y mediados de septiembre, de acuerdo con datos de Sensor Tower.

CIBERSEGURIDAD

Pero a largo plazo los desarrolladores de aplicaciones tendrán que concentrar sus esfuerzos en aplacar tanto a gobiernos como a consumidores extranjeros en materia de confidencialidad y ciberseguridad.

Una ley china obliga en teoría a las empresas del país a entregar los datos personales de sus usuarios en determinados casos.

Por eso, como apuntó Alex Capri, investigador de la Fundación Hinrich, organismo independiente que sigue la evolución del comercio mundial, el principal escollo que tienen que enfrentar estas empresas es de ser percibidas como «agentes» del régimen comunista. 

«Va a ser cada vez más difícil que las empresas chinas sean competitivas fuera del mercado digital tecnoautoritario» de China, predijo Capri.

Sin embargo, a pesar de las tensiones con Washington y Nueva Delhi, Pekín no tiene la más mínima intención de «dejar a un lado sus ambiciones tecnológicas», indicó Ho Woei Chen, economista del United Overseas Bank de Singapur.

Para esta economista, esta suspicacia frente a la tecnología china podría tener incluso el efecto inverso: impulsarlas para «mejorar y reforzar sus capacidades».

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Últimas Noticias