sábado 15 may 2021 | Actualizado a 16:48

Pérdidas de $us 132 MM no paran el vuelo de BoA

/ 16 de diciembre de 2020 / 14:03

Retos. La compañía ingresará en una ‘reingeniería’ para asegurar su sostenibilidad

Por pérdidas que superan los $us 132 millones, la aerolínea estatal BoA se prepara para una “reingeniería” que asegure su sostenibilidad a largo plazo. La pandemia e “intereses” político-económicos son causantes de la “crisis” que enfrenta la línea bandera nacional.

A 13 años de emprender vuelo, la compañía boliviana enfrenta su peor crisis, a consecuencia de los conflictos políticos y sociales de octubre del pasado año y el coronavirus COVID-19, que afectaron sus operaciones hasta su paralización por seis meses este 2020, reduciendo a cero su flujo de caja.

“La puesta en tierra de su flota de aeronaves tuvo un efecto negativo en la generación de ingresos; $us 132 millones de afectación; que impactaron los saldos financieros de la empresa, siendo estos mínimos para asegurar el pago de bienes y servicios esenciales para la operación”, reveló a LA RAZÓN el gerente de la empresa estatal BoA, Ronald Casso.

El ejecutivo principal de la aerolínea retornó al cargó el pasado 2 de diciembre con el desafío de sacar a flote la compañía que, producto de una mala administración durante el último año, a la fecha no opera ni al 50%.

“La empresa que dejé no es la misma: la pandemia azotó al país y la aerolínea estatal pasó de generar ingresos de entre $us 25 y 30 millones al mes, a cero durante varios meses, por lo que el pago de obligaciones como salarios, impuestos, alquileres, pago a proveedores, entre otros, fue imposible de cumplir”, explicó.

Ante ese panorama, se lleva adelante un diagnóstico para establecer el estado de situación de las finanzas de BoA.

“La situación de la empresa, como cualquier aerolínea en el mundo, es de las más difíciles.  El duro impacto por la pandemia significó la crisis más grande en la historia de la aviación”, dijo.

Aclaró que BoA, antes de la pandemia fue afectada también por otros “intereses” que aprovechando la crisis política y social que vivía el país en noviembre pasado, provocaron una reducción en los ingresos incidiendo en el flujo de caja que se tenía.

“Para favorecer dichos intereses se quitaron frecuencias y se hicieron cambios en el itinerario, afectando los vuelos con mayor demanda, beneficiando de esta manera a la competencia. También se ha encontrado un pasivo a corto plazo superior a los Bs 230 millones”, reiteró el ejecutivo sin dar detalles de quiénes están detrás de los citados “intereses” político-económicos.

RETOS

“Es triste enterarse de lo que ocurrió con la empresa durante los últimos 11 meses, siendo que BoA es de y para los bolivianos”, lamentó Casso, quien dirigió la aerolínea estatal más de una década, desde su creación en 2007 hasta noviembre de 2019.

El sector aeronáutico está viviendo la peor crisis de la historia, BoA no está exenta de aquello. Sin embargo, se tienen contempladas medidas que permitirán superar la compleja situación que atraviesa. “El Gobierno Nacional tiene el firme compromiso de coadyuvar a la recuperación de nuestra línea aérea, a través de políticas de incentivos al sector aéreo”, sostuvo el ejecutivo.

En ese marco, anunció que para su recuperacion la aerolínea estatal debe afrontar seis retos. El primero es negociar las diferentes deudas de corto plazo y definir nuevas condiciones de leasing (alquiler con opción de compra) de aeronaves; el segundo consiste en flexibilizar las condiciones de compra de boletos.

Como tercero, señaló la implementación de canales digitales donde el contacto aerolínea/pasajero se reduzca considerablemente y, como cuarto, lograr eficiencia en los costos.

La quinta y más importante es una “reingeniería” de la compañía para asegurar la sostenibilidad en el largo plazo. Y el último es obtener apoyo financiero a través de la inyección de recursos, que deben ser gestionados ante el Gobierno y otras fuentes.

“Uno se preguntará ¿por qué nuestro Estado está interesado en salvar una empresa aeronáutica? Porque entiende que la aerolínea es un eslabón de la economía. Y con ese concepto nuestro Gobierno entiende que no se puede quedar una economía sin ese eslabón, que se llama transporte aéreo”, argumentó.

Siguió señalando que la recesión económica exige que BoA realice una “reingeniería” no solo en su estructura, sino en la forma de ejecutar sus operaciones.

Un proceso que requiere un análisis profundo del transporte aéreo y conforme a este trabajo hacer un cambio estructural acorde a las nuevas exigencias del mercado interno y externo.

“Seguramente vamos a tener que hacer esfuerzos en todos los niveles porque la empresa está operando debajo de su capacidad operativa”, concluyó.

Pese a la crisis, la estatal opera en 9 destinos

A pesar de su crítica situación financiera, BoA es la única aerolíena que conecta a todo el país, anunció a este medio el gerente de la compañía, Ronald Casso, quien prevé incrementar rutas para apoyar el turismo.

“Boliviana de Aviación opera a nueve destinos nacionales (La Paz, Cochabamba, Santa Cruz, Tarija, Yacuiba, Sucre, Trinidad, Cobija y Oruro), siendo la única aerolínea que conecta a todo el país”, destacó el ejecutivo.

Adicionalmente y con el objetivo de apoyar al turismo interno, tiene previsto reiniciar sus operaciones aéreas a Uyuni, “recuperando de esta manera una de las rutas más importantes a nivel turístico, que fue desplazada por la anterior administración a fin de dañar a BoA para favorecer a la competencia”, dijo.

 Para cumplir con las rutas e itinerarios, la compañía estatal cuenta con 14 aeronaves operables de las 20 que componen su flota aérea, que en promedio tiene 19 años de antigüedad.

La citada flota de aeronaves con la que cuenta BoA está compuesta por  Boeings 767-300 (4), Boeing 737–800 (4), Boeing 737– 700 (4), Boeing 737–300 (7) y un Bombardier CRJ–200.

Según evaluación del gerente de la empresa estatal, a la fecha, “de las 20 aeronaves de la flota aérea, se tiene seis aeronaves en tierra por falta de repuestos y servicios de mantenimiento pendientes; y las 14 naves restantes en operación también requieren mantenimiento y repuestos para continuar en línea de vuelo”.

Agregó que, con la puesta en línea de vuelo de las aeronaves, se podrá incorporar nuevos itinerarios a los servicios aéreos.

“La empresa debe afrontar la recuperación inmediata del servicio a la población, si bien la situación financiera llevará años resolverse, el servicio debe continuar bajo las mejores condiciones de seguridad y calidad, ése es el mandato inmediato”, destacó.

El 24 de octubre de 2007, mediante el Decreto Supremo 29318 se crea la Empresa Pública Nacional Estratégica Boliviana de Aviación (BoA), para el transporte de pasajeros, carga y correo; con personería jurídica de derecho público, duración indefinida, patrimonio propio; autonomía de gestión administrativa, financiera, legal y técnica; bajo tuición del Ministerio de Obras Públicas.

Identifican 14 alimentos como base para la reactivación

Inversión. Son productos con alto potencial productivo y de generación de empleo

AGROALIMENTOS. El sector requiere inversiones para su desarrollo productivo.

Por Marco A. Ibañez

/ 10 de mayo de 2021 / 00:29

Economía

Tras el impacto del COVID-19, 14 productos del sector agroalimentario pueden ser la “punta de lanza” para la recuperación socioeconómica del país. El desarrollo de este grupo de alimentos generará divisas y empleo, pero requiere inversión.

Se trata de la castaña beneficiada, arroz en grano, azúcar y alcohol, leche fresca y procesada, maíz, café en grano y procesado, maní, aceite comestible, cacao y chocolate, harina de maíz, frejol, quinua, carne bovina y avícola.

Estos 14 productos fueron identificados en el “Mapeo de oportunidades de inversión privada en el sector agroalimentario para el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)”. Un estudio elaborado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Bolivia.

“El sector agroalimentario puede ser la punta de lanza para la recuperación socioeconómica, eso desde un punto de vista de soberanía o seguridad alimentaria pero también desde un punto de vista de generación de divisas y de generar un modelo de exportación y de sustitución de importaciones que le permita al país — por lo menos en este sector— recuperarse mucho más rápido de lo que se podrían recuperar otros sectores como el turismo o servicios”, anunció a LA RAZÓN el representante Residente Adjunto del PNUD, Dennis Funes.

Son 14 oportunidades de inversión para productos agrícolas industriales, que no solo tienen potencial para generar un retorno económico o financiero para toda la cadena productiva, sino también a nivel social y ambiental.

El mapeo de productos incluye fichas de inversión de acuerdo con la metodología SDG Impact, que permite mostrar el panorama en el que se desenvuelven y presenta su alineamiento con los ODS a través de indicadores.

La castaña beneficia a miles de productores locales. VÍCTOR GUTIERREZ

OPORTUNIDADES. Estas fichas contienen indicadores de retorno económico, es decir, los años en los que se puede recuperar la inversión, así como “el crecimiento anual que podría tener en términos económicos cada uno de estos productos”, sostuvo Funes.

También analiza cuáles son los posibles riesgos sociales y ambientales, debido al uso de químicos con la expansión de la frontera agrícola, deforestación, uso excesivo de agua o energía.

Y cómo mejorar la productividad bajo prácticas sostenibles, es decir, a través del uso eficiente del recurso hídrico, eficiencia energética, sin expandir áreas se busca elevar el rendimiento de cada producto cultivado por hectárea con tecnología y eficiencia.

Además, en estas fichas de inversión se incorpora un componente social, relacionado con el potencial de generación de empleos directos e indirectos que lleguen a los pequeños productores, es decir, se busca “transformar la realidad de la población que todavía vive en situación de pobreza o que se encuentra en una línea de vulnerabilidad de recaída a la pobreza”, dijo el representante del organismo internacional.

“Creemos que a través del sector agroalimentario y de estas 14 oportunidades que se han identificado se podrían generar mecanismos de resiliencia, de recuperación, que hagan que estas familias no retrocedan y que más bien avancen, que resistan la crisis y puedan seguir adelante en el desarrollo humano que han tenido los últimos años”, destacó.

El mapeo de productos elaborado por el PNUD establece entre sus conclusiones que el avance del sector agroalimentario en el país proviene de las inversiones realizadas, las cuales tuvieron una maduración por varios años y que pese a ello, en el corto plazo, la inversión en la industria de alimentos está compuesta solo por el 57% de los empresarios.

El restante porcentaje (43%) alega los problemas de inseguridad jurídica y el trámite tributario inmerso en una inversión.

Los recursos están concentrados en: mejoramiento de procesos, automatización de operaciones, mejoramiento de infraestructura, licencias y patentes y demás elementos de tecnología.

El financiamiento de la inversión es otra variable clave que considera el PNUD para el desarrollo del sector, debido a que solo el 2% de las empresas acude a formas innovadoras para sus inversiones que no sean la opción tradicional de financiamiento bancario, detalla el documento.

Un tercio de las empresas utiliza su capital propio, es decir, asume el riesgo, muy poco común en industrias alimentarias sensibles a la pérdida del producto.

Se puede acceder al mapeo de inversión en el siguiente link: https://www.bo.undp.org/

El sector agroalimentario requiere $us 300 MM de inversión

 Según evaluación del representante Residente Adjunto del PNUD en Bolivia, Dennis Funes, el sector de agroalimentos requiere a corto plazo una “inyección” de capital de al menos $us 300 millones para que pueda crecer y convertirse en la “punta de lanza” de otros rubros productivos.

“Idealmente un flujo de $us 500 o 1.000 millones sería lo ideal, pero sabemos que hay que repartir los pocos recursos entre muchos sectores y más o menos unos $us 300 millones creemos que es conveniente para poder iniciar todo este proceso de transformación del sector”, aseguró a este medio.

Con esa perspectiva, el mapeo de oportunidades de inversión privada en el sector agroalimentario —dijo— puede constituirse en una herramienta para cuantificar oportunidades para 14 productos que se pueden “canalizar” con estos recursos.

Con el objetivo de generar fuentes de financimiento, el PNUD impulsa un trabajo conjunto con actores clave del sector como la Bolsa Boliviana de Valores (BBV), banca privada y pública a fin de que puedan emitir instrumentos de deuda que estén alineadas para generar impactos positivos en el desarrollo sostenible.

“Estoy hablando de emisión de bonos, que ahora pueden ser catalogados de sociales o de impacto positivo en temas verdes o ambientales que permita que el flujo de financiamiento esté mejor dirigido a este tipo de inversiones de triple impacto no solo económico sino además social y ambiental”, argumentó Funes.

Para ello, se requiere de una normativa con incentivos, razón por la cual el organismo inició conversaciones con la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (Asfi) para la generación de mecanismos de financiamiento.

En el país cultivan diferentes variedades maní con

Una norma “que tenga toda esta teoría del cambio, que tenga toda una trazabilidad de los impactos con líneas de base muy claras y con metas estratégicas que le apunten en una manera muy coherente a las prioridades que tiene el Gobierno a lo que se ha establecido en el nuevo Plan de Desarrollo Económico y Social, la Agenda del Bicentenario, la Agenda de 2025 y de esta forma entonces se pueda alinear todo el flujo de financiamiento tanto de la inversión pública como la privada hacia un objetivo común, la reactivación económica tra el impacto de COVID- 19”, detalló el representante.

PLAZOS. La mesa de finanzas sostenibles, integrada por actores públicos y privados del ecosistema financiero nacional, es el escenario donde el organismo impulsa la aplicación de nuevos instrumentos de financiamiento. Una instancia que es integrada por la Bolsa Boliviana de Valores (BBV), Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban), el Banco de Desarrollo Productivo (BDP), las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), entre otras.

Se estima que los resultados de ese trabajo se conozcan en un plazo de al menos cuatro meses.

“Nosotros esperamos que a corto plazo se pueda emitir este tipo de instrumentos de financiamiento que busca impulsar proyectos de desarrollo sostenible, estamos hablando de unos tres o cuatro meses para que se puedan generar estos flujos”, concluyó el representante del PNUD.

PRODUCTOS CON POTENCIAL

CASTAÑA Inversiones sostenibles en el beneficiado y comercialización que pueden mejorar la economía de este sector.

ARROZ Inversiones en cultivos tendrán un impacto positivo porque aumentaría los ingresos, especialmente de los pequeños productores.

QUINUA Las inversiones en cultivos tienen muchos requerimientos de sistema y tecnología de producción.

CARNE DE RES Inversión en reproductores y material genético, también para la venta de carnes con hueso y animales vivos para faena.

AVÍCOLA En mejoramiento productivo y la cadena de produccción requiere inversión.

  

Comparte y opina:

Con las energías verdes aumenta la necesidad de minerales

Energía. Baja calidad de los recursos inquieta a la demanda mundial

Por AFP

/ 9 de mayo de 2021 / 23:54

MUNDO

Para que el mundo logre sus objetivos climáticos, es necesario garantizar el suministro de minerales imprescindibles para la transición energética, y que frecuentemente están bajo tierra en un puñado de países, advirtió la Agencia Internacional de Energía (AIE).

“Esta concentración geográfica, las demoras para explotar nuevos yacimientos minerales, la caída de la calidad de los recursos en determinadas regiones, y el impacto medioambiental y social (de las minas); todo esto genera inquietudes en términos de aprovisionamiento”, resume Fatih Birol, director de la AIE.

“Estos riesgos son reales, pero salvables”, indica: todo dependerá de “la respuesta de las políticas y de las empresas”, que “harán que estos minerales claves permitan una transición hacia energías limpias, o por el contrario provoquen un cuello de botella para este proceso”.

Autos eléctricos, rotores de turbinas eólicas y baterias eléctricas están ávidos de ciertos metales: los primeros requieren seis veces más que un vehículo de motor térmico, un sitio eólico terrestre nueve veces más que una gran planta de energía a gas equivalente, destacó los pasados días la AIE.

Litio, níquel, cobalto, manganeso, grafito brindan longevidad y eficacia a las baterías, los imanes para turbinas utilizan tierras raras, las redes requieren cobre…

En un informe publicado este miércoles, la agencia evaluó las futuras necesidades, en función del desarrollo tecnológico y el ritmo en que el mundo opte por energías bajas en carbono.

De acuerdo con la AIE, en 2040 la demanda global del sector energético de estos minerales podría cuadriplicarse si el mundo cumple los compromisos del Acuerdo de París. Será fundamental para que a mediados de siglo el mundo tienda a ser neutro en carbono.

Solamente para el litio, la demanda se multiplicará por 40, o quizás por 75, los productos electrónicos corrientes ya no serán el principal consumidor, destronados por los vehículos eléctricos y baterías.

La producción de electricidad exigirá triplicar los minerales, por la energía eólica marina y el sector fotovoltaico.

RECICLAR. A medida que descienden los precios de la tecnología, los minerales adquirirán una cuota cada vez mayor de su valor total, lo que vuelve al sector aún más vulnerable a las variaciones en el mercado de metales.

Sin embargo, más que el petróleo, por ejemplo, la producción de éstos se concentra en unos pocos países. En 2019, la República Democrática del Congo (RDC) y China produjeron el 70% y el 60% de cobalto y tierras raras, respectivamente. Y, su refinación está dominada por China, en su territorio u otros lugares.

“¿Qué pasará si no ponemos atención sobre los minerales? Los precios probablemente aumenten bruscamente, sinónimo de una transición más cara y, por lo tanto, más lenta que lo que se desea”, destaca Birol.

“Las cifras muestran una inminente brecha entre el aumento de las ambiciones climáticas globales y la disponibilidad de minerales claves esenciales para concretar tales ambiciones”, advierte, “llamando” a los gobiernos a “ampliar horizontes”, y no “solamente subvencionar coches eléctricos o paneles de energía solar, sino pensar también en la otra cara de la moneda”.

“Al actuar desde ahora concertados sobre el tema de los minerales, los gobiernos pueden reducir significativamente los riesgos de volatilidad de precios y la interrupción del suministro”, añade.

La AIE brinda recomendaciones: en particular, que los Estados publiquen sus estrategias climáticas a largo plazo y los detalles de sus actividades para animar a los inversores en minerales.

Reforzar la cooperación internacional entre productores y usuarios, así como la normativa medioambiental y social en torno a la extracción, agrega.

También debe promoverse el reciclaje. “Las políticas pueden fomentarlo”, destacó ante periodistas Tae-Yoon Kim, principal autor del informe.

Comparte y opina:

Con las energías verdes aumenta la necesidad de minerales

Por AFP

/ 9 de mayo de 2021 / 23:32

MUNDO

Para que el mundo logre sus objetivos climáticos, es necesario garantizar el suministro de minerales imprescindibles para la transición energética, y que frecuentemente están bajo tierra en un puñado de países, advirtió la Agencia Internacional de Energía (AIE).

“Esta concentración geográfica, las demoras para explotar nuevos yacimientos minerales, la caída de la calidad de los recursos en determinadas regiones, y el impacto medioambiental y social (de las minas); todo esto genera inquietudes en términos de aprovisionamiento”, resume Fatih Birol, director de la AIE.

“Estos riesgos son reales, pero salvables”, indica: todo dependerá de “la respuesta de las políticas y de las empresas”, que “harán que estos minerales claves permitan una transición hacia energías limpias, o por el contrario provoquen un cuello de botella para este proceso”.

Autos eléctricos, rotores de turbinas eólicas y baterias eléctricas están ávidos de ciertos metales: los primeros requieren seis veces más que un vehículo de motor térmico, un sitio eólico terrestre nueve veces más que una gran planta de energía a gas equivalente, destacó los pasados días la AIE.

Litio, níquel, cobalto, manganeso, grafito brindan longevidad y eficacia a las baterías, los imanes para turbinas utilizan tierras raras, las redes requieren cobre…

En un informe publicado este miércoles, la agencia evaluó las futuras necesidades, en función del desarrollo tecnológico y el ritmo en que el mundo opte por energías bajas en carbono.

De acuerdo con la AIE, en 2040 la demanda global del sector energético de estos minerales podría cuadriplicarse si el mundo cumple los compromisos del Acuerdo de París. Será fundamental para que a mediados de siglo el mundo tienda a ser neutro en carbono.

Solamente para el litio, la demanda se multiplicará por 40, o quizás por 75, los productos electrónicos corrientes ya no serán el principal consumidor, destronados por los vehículos eléctricos y baterías.

La producción de electricidad exigirá triplicar los minerales, por la energía eólica marina y el sector fotovoltaico.

RECICLAR. A medida que descienden los precios de la tecnología, los minerales adquirirán una cuota cada vez mayor de su valor total, lo que vuelve al sector aún más vulnerable a las variaciones en el mercado de metales.

Sin embargo, más que el petróleo, por ejemplo, la producción de éstos se concentra en unos pocos países. En 2019, la República Democrática del Congo (RDC) y China produjeron el 70% y el 60% de cobalto y tierras raras, respectivamente. Y, su refinación está dominada por China, en su territorio u otros lugares.

“¿Qué pasará si no ponemos atención sobre los minerales? Los precios probablemente aumenten bruscamente, sinónimo de una transición más cara y, por lo tanto, más lenta que lo que se desea”, destaca Birol.

“Las cifras muestran una inminente brecha entre el aumento de las ambiciones climáticas globales y la disponibilidad de minerales claves esenciales para concretar tales ambiciones”, advierte, “llamando” a los gobiernos a “ampliar horizontes”, y no “solamente subvencionar coches eléctricos o paneles de energía solar, sino pensar también en la otra cara de la moneda”.

“Al actuar desde ahora concertados sobre el tema de los minerales, los gobiernos pueden reducir significativamente los riesgos de volatilidad de precios y la interrupción del suministro”, añade.

La AIE brinda recomendaciones: en particular, que los Estados publiquen sus estrategias climáticas a largo plazo y los detalles de sus actividades para animar a los inversores en minerales.

Reforzar la cooperación internacional entre productores y usuarios, así como la normativa medioambiental y social en torno a la extracción, agrega.

También debe promoverse el reciclaje. “Las políticas pueden fomentarlo”, destacó ante periodistas Tae-Yoon Kim, principal autor del informe.

Comparte y opina:

Unilever se suma al ‘Hecho en Bolivia’

OFERTA. Es una aliada ‘imprescindible’ de los hogares bolivianos

Oferta de productos Unilever.

/ 9 de mayo de 2021 / 23:17

Unilever se sumó al relanzamiento del sello “Hecho en Bolivia” con todo su portafolio de productos especializados en limpieza de superficies, cuidado personal y cuidado de la ropa, que se han convertido en artículos de primera necesidad para las familias bolivianas.

“Unilever cuenta con todos los productos que se han convertido en aliados imprescindibles de los hogares para reducir el riesgo de contagio (pandemia COVID-19) por contacto con superficies infectadas y nuestra presencia en la feria fue además para resaltar que todos ellos son hechos orgullosamente en Bolivia”, destacó el gerente general de Unilever en Bolivia, Fernando Ciarroca.

La compañía tiene un rol trascendental en la lucha contra la pandemia desde diversos flancos. Sus productos resguardan a las familias bolivianas, ha protegido las fuentes de empleo que provee en el país y ha realizado importantes donaciones de los artículos necesarios para la limpieza y cuidado de las familias, dijo.

Desde hace más de 25 años, Unilever es fabricante en Bolivia de la mayoría de sus productos, entre los que destacan detergentes como OMO, los limpiadores OLA, los shampoo de la línea Sedal, los sanitizadores LIZ, entre otras marcas prestigiosas. “Llegamos a nuestros consumidores a través de varios canales de distribución, con el fin de cuidar y proteger a las familias bolivianas”, añadió Ciarroca.

La empresa se dedica a la producción, importación, exportación y distribución de productos de consumo masivo.

Comparte y opina:

Promueven cultura digital para mypes

CAPACITACIÓN. Un total de 270 clientes de Banco FIE serán los beneficiados

ACTO. Claudia San Martín, de Banco FIE, en el lanzamiento del curso.

/ 9 de mayo de 2021 / 23:11

EMPRESA

Con el objetivo de impulsar la cultura digital y el uso de herramientas que fortalezcan la gestión de las empresas, se realizó el lanzamiento del “Curso virtual de Experto en Transformación Digital para Emprendimientos”, dirigido a clientes de Banco FIE.

Esta iniciativa llevada adelante en alianza estratégica con la Fundación y la Unidad de Posgrado Unifranz se suma a las acciones que esta entidad ha implementado para apoyar la reactivación económica de las micro, pequeñas y medianas empresas en el ámbito de la digitalización y su acceso al comercio electrónico.

“Nuestros clientes tienen la oportunidad de acceder a un proceso de capacitación con alto nivel académico, que les permitirá incorporar elementos y habilidades digitales para fomentar el desarrollo y crecimiento de sus negocios, apuntando a mejorar su desempeño en un mundo productivo y competitivo, que demanda la necesidad de ser parte de la transformación digital”, afirmó Claudia San Martín, gerenta nacional de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) de Banco FIE.

Comparte y opina:

Últimas Noticias