Monday 19 Feb 2024 | Actualizado a 11:43 AM

El transporte terrestre a Arica es el más caro de la región

Costos. El sector requiere plataformas logísticas y opciones multimodales.

/ 23 de mayo de 2021 / 20:40

ECONOMIA

Anualmente se efectúan 12.000 operaciones de exportación de carga boliviana por Arica, en las cuales participan entre 48.000 y 52.000 camiones. El precio del transporte y distribución llega al 45,5% del coste logístico total, muy superior al de países vecinos.

Estos datos fueron revelados en la Encuesta Nacional de Logística (2019), elaborada por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la cual cuantificó los precios de transporte y distribución, que representan el 45,5% del coste logístico total, concluyendo que son superiores; por ejemplo; a los costos de transporte de Colombia, donde éstos representan solo el 35% del citado costo logístico.

El estudio también observa que los camiones de transporte de carga al puerto chileno, principalmente, están el 50% de su tiempo parados, ya sea por causa de trámites, documentación o a la espera de mercadería.

Además, solo el 23% de los viajes tienen carga de retorno y la utilización de la capacidad de carga de los vehículos alcanza solamente el 60%. De la misma forma, de acuerdo con estándares internacionales, una unidad de transporte (camión) debería recorrer cerca de 11.000 km por mes; sin embargo, en el país más del 80% de los camiones recorre menos de 6.000 km por mes.

Según el presidente de la Cámara Nacional de Exportadores de Bolivia (Caneb), Danilo Velasco, los números citados pueden mejorarse rápidamente con la implementación decidida de Centros de Inspección Simultánea (CIS) o Puertos Secos, que pueden optimizar el sistema logístico comercial, incidiendo en menores tiempos de espera o de demora y una mayor utilización de la capacidad de carga, tanto en viajes de ida como de retorno.

Precisó que la desventaja actual del transporte terrestre hacia Arica —que no solo afecta a la ruta de salida hacia la ciudad portuaria— es que no se cuenta con plataformas logísticas multimodales en el país. De igual manera, en relación con esa ruta de exportación, no se cuenta con diferentes modos de transporte operando en simultáneo.

IMAGEN. LA RAZÓN ARCHIVO

TREN. Bolivia, al no tener una salida soberana a costas marítimas, requiere contar con la mayor cantidad de alternativas posibles para movilizar su carga. Esto no solo mejorará el desempeño logístico sino que incidirá directamente sobre la competitividad de las exportaciones, aseguró a LA RAZÓN el líder de los exportadores al referirse a las pruebas técnicas para la reanudación de operaciones del tren La Paz-Arica.

Agregó que como país, podemos ampliar las exportaciones de minerales, agroindustria, alimentos y bebidas, manufacturas, y una serie de otros productos con valor agregado. Lo que se requiere es contar con la mejor combinación posible de modos de transporte y mejorar las condiciones tramitológicas por la vía de la desburocratización.

“Ambos modos de transporte (terrestre y ferreo) son necesarios y complementarios. La carga de exportación continuará utilizando de manera intensiva camiones debido a que no toda la carga puede trasladarse indistintamente en cualquier medio de transporte”, sostuvo.

De acuerdo con la Caneb, en el sector exportador existe carga que utiliza con mayor frecuencia el transporte aéreo (exportaciones de oro), también hay carga que utiliza principalmente el ferrocarril (minerales y agroindustria), o el modo fluvial (combustibles y agroindustria), entre otros.

“El transporte rodoviario (por camión) es complementario a cada uno de los otros modos, y tiene posibilidades de integrarse de manera estable porque presenta condiciones de flexibilidad que son superiores a otros modos, entre ellas: posibilidades de transportar una gran variedad de cargas, mayores frecuencias de operaciones, mayor disponibilidad de unidades de transporte según capacidades, variabilidad y competitividad de fletes cobrados, y la comodidad que implica realizar traslados completos (de punto a punto)”, complementó Velasco.

La encuesta del BID también evidencia que el costo logístico sobre ventas en Bolivia alcanza 18,1%, es decir, de cada Bs 100 en una venta, un total de Bs 18 se gasta en el proceso logístico.

Un costo que se encuentra por encima de los precios de EEUU (8,7%), Europa (11,9%), América Latina (14,7%), Paraguay (12,9%) y Colombia (13,5%).

Además, el estudio identifica que las empresas más afectadas con ese precio son las de micro y pequeña escala, las cuales soportan costos logísticos del 21%, muy superior a los que enfrentan las compañías de mediana escala (16,5%) y gran escala (15,1%).

Velasco detalló que además de los costos fijos y variables del propio proceso productivo de exportación, incluyendo costos de empaque y embalaje, se deben considerar los costos que implica la tramitación de registros, certificaciones, autorizaciones y licencias necesarias para la exportación que las diferentes agencias de gobierno solicitan, dependiendo del tipo de producto a exportar (ABT, senasag, Senarecom, Dgbap, etc.).

CARGA. El transporte terrestre es importante para el flujo comercial. FOTO. APG

Si se desea optar por una determinada preferencia arancelaria al amparo de un acuerdo comercial o un esquema de preferencias, debe considerarse también el costo por la emisión de certificados de origen que, dependiendo de si el acuerdo comercial estipula que sea posible una autocertificación, supondrá o no costos para el exportador. En caso de que sea requerido que una autoridad nacional emita el certificado de origen, éste se deberá tramitar ante el Senavex, con tarifas que van en función al valor exportado, desde Bs 120 hasta Bs 576, que se encuentran entre las más altas de la región.

Deben considerarse también las comisiones que cobra una Agencia Despachante de Aduanas, en caso de requerirse sus servicios para una exportación.

A todo esto hay que sumarle los costos que supone la logística de exportación que son en general costos de transporte ( fletes interno e internacional), almacenamiento, seguros y otros costos administrativos y de planificación logística.

Los fletes son generalmente variables, en función al tipo de términos comerciales acordado y en función al tipo de carga que se exporta. Por ejemplo, se tienen diferentes costos dependiendo de si se tratara de carga suelta, contenerizada, refrigerada, especial, sostuvo Velasco.

COMERCIO. Conforme a una evaluación del presidente de la Caneb, el flujo de carga de exportación que Bolivia transportó por carretera hacia el puerto de Arica fue en promedio entre 2016 y 2020 de $us 1.383 millones, habiéndose movido también un promedio de 1.134.002 toneladas (t), en el mismo periodo.

Durante la pasada gestión, las exportaciones por carretera hacia Arica fueron de $us 1.218 millones, equivalentes a 1.136.792 t, lo que representó un 24,2% de la carga total de exportación que sale del país sin contar la exportación por ductos, apuntó Velasco.

De igual manera, datos del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), indican que el flujo de carga de exportaciones e importaciones por Arica en 2019 alcanzó las 2,7 millones de toneladas, mientras que el pasado año 2,3 millones. Y entre enero y marzo de la presente gestión sumó 685.814 toneladas.

En cuanto al valor de estas operaciones comerciales, en 2019 sumaron $us 4.634 millones, en 2020 se redujeron a $us 3.421 y al primer trimestre de este año llegaron a $us 1.062 millones.

TREN. Una opción logística que puede mejorar el comercio. FOTO. FERROVIARIA ANDINA

Por día transitan 300 camiones la frontera con Chile

Según evaluación del presidente de la Cámara Boliviana del Transporte Nacional e Internacional, Alfredo Borja, alrededor de 300 camiones, por día, transitan Tambo Quemado, en la frontera con Chile. Más de 7.500 toneladas de carga boliviana se mueve por la zona.

Los principales productos que transporta este sector hacia Bolivia son resinas de polietileno, planchas, bobinas de papel, detergentes, repuestos, lubricantes, entre otros. Y desde el país sale por ese paso fronterizo: oleaginosas y derivados, harina de girasol, sorgo, madera, fideo, cuero y derivados, chatarras, marcos de puertas y ventanas, machimbre.

“El 75%, del comercio internacional boliviano ingresa por ese puerto (Arica)”, dijo el ejecutivo al destacar la importancia del servicio que brindan los transportistas de carga pesada para el flujo de las operaciones comerciales del país con los mercados vecinos.

No obstante, reconoció también que el sector enfrenta serias dificultades como la competencia desleal que existe entre sus miembros por los costos del transporte, a la cual calificó de “canibalismo”, que solo beneficia al importador.

En criterio de Borja, el costo del servicio de transporte de carga terrestre está por debajo de la media de la región.

“Nos estamos moviendo en un sistema de canibalismo, nos estamos autodestruyendo dentro de las empresas (transporte de carga terrestre) a nivel internacional. Se está llegando a precios bajos, se ofrece 25 toneladas la ruta a Arica- La Paz por $us 900, $us 800 y hasta $us 700”, lamentó.

De acuerdo con el líder de los transportistas, los citados precios ofertados no responden a los costos operativos.

“Perfectamente el costo operativo es de $us 1.200 a $us 1.100. Según el tipo de mercadería, el riesgo que éstos asumen, todas las mercancías, deberían ser analizadas en función al riesgo y a otros parámetros como formas de pago”, dijo a LA RAZÓN.

Complementó señalando que “hay una competencia totalmente desleal que beneficia al importador, que es destrucción del sector” para lo cual buscan soluciones en coordinación con autoridades del Gobierno.

CRECIMIENTO. En una última reunión de la dirigencia de la Cámara Boliviana del Transporte Nacional e Internacional, se efectuó un análisis de la situación del sector, estableciéndose que existe un crecimiento “descontrolado” que necesita regulación.

“Reconocemos que hay un crecimiento descontrolado al interior”; frente a ello, “nos tenemos que autorregular”, afirmó.

Otro tema que preocupa al sector es la falta de información sobre la cantidad de empresas que operan, toda vez que a 2019 se contaba con 12.000 transportistas y a la fecha la cifra llegaría a los 15.000.

“Hay un crecimiento vegetativo, pero no hay una estadística a la fecha; analizando la tendencia estamos bordeando los 15 mil transportistas”, apuntó.

Pese a esa situación, Borja destacó el efecto multiplicador del sector de transporte de carga internacional, pues éste genera actividad económica desde ayudantes, cajeros, muelleros, chaperos, mecánicos, que son manos de obra indirecta.

“Nos damos cuenta de que el transporte es un cuarto o quinto poder, porque aglutina a mucha gente; el efecto multiplicador es considerable, nosotros generamos mano de obra a lo largo de la carretera, en provincias, áreas urbanas (…). Damos movimiento económico a esos lugares”, finalizó.  

Comparte y opina:

La ciberseguridad, clave para las finanzas en 2024

Existe una gran vulnerabilidad en las cadenas de suministro de software.

Marcará tendencia este año, junto a la IA y el endurecimiento monetario.

Por Pablo Deheza

/ 18 de febrero de 2024 / 07:05

Informe

El panorama de las finanzas en 2024 se presenta novedoso, desafiante, riesgoso. Sin ninguna duda que la IA jugará un rol central en las grandes transformaciones que están en marcha en el sector, pero esto llega también con un hemisferio oscuro.

Se prevé que la ciberseguridad juegue un rol creciente y cada vez más crítico en el desempeño de la banca y otros actores, entre ellos los bursátiles.

En un mundo cada vez más digitalizado, el panorama de las amenazas cibernéticas se torna cada vez más complejo. Se prevé un incremento en el uso de IA, tanto por parte de actores institucionales como delincuenciales, con una mayor sofisticación en los casos de ransomware. Esto se agrava dada una creciente vulnerabilidad de las cadenas de suministro de software, señala un reciente reporte de la reputada consultora financiera Kroll.

Más aún, la incertidumbre política y la volatilidad del mercado subrayan la importancia de la diligencia y la valoración precisa en este entorno dinámico, señala Kroll en su documento sobre las tendencias en el sector financiero para 2024.

FOTOS: FREEPIK
Foto. FREEPIK

IA.

En un panorama de ciberamenazas en constante evolución, se espera un mayor uso de la IA tanto en ciberataques como en defensa, con un aumento de las embestidas contra las cadenas de suministro de software, además de ataques de ransomware cada vez más sofisticados y precisos. Los actores de amenazas seguirán explotando las vulnerabilidades de día cero y día único, apuntando a los trabajadores remotos y la infraestructura asociada. En 2023 ya se vio lo efectivas y costosas que pueden resultar estas acciones por parte de piratas informáticos. Los peligros para el correo electrónico empresarial seguirán representando una amenaza para todas las organizaciones y la seguridad digital se volverá cada vez más compleja a medida que más organizaciones migren a soluciones basadas en la nube. El cumplimiento normativo y la privacidad de los datos no harán más que crecer en importancia. Con tantas áreas de riesgo, la necesidad de vigilancia y estrategias efectivas de ciberseguridad es mayor que nunca.

En criterio de los analistas de Kroll, lo más probable es que el rápido surgimiento de la IA se acelere en los sectores bancario, financiero y bursátil, con un profundo impacto en cada uno de ellos. La IA será una herramienta crucial en la gestión de riesgos, ya que ayudará a detectar y prevenir cuestiones y problemas, desde delitos cibernéticos hasta irregularidades financieras, al tiempo que plantea su propio conjunto de riesgos. Los reguladores, tanto en Estados Unidos como en Europa, están luchando por mantenerse al día. El acuerdo preliminar de la Unión Europea sobre una regulación integral de la IA y las reglas iniciales propuestas por la Comisión de Valores y Bolsa (SEC, por su sigla en inglés) de Estados Unidos, relacionadas con la IA son solo la punta del iceberg de cambios regulatorios inminentes. Los riesgos de IA no mitigados e incontrolados podrían exponer a los asesores de inversiones y proveedores de servicios financieros a responsabilidades de reputación, aplicación y examen en una amplia gama de preocupaciones regulatorias en torno a la IA. Los gerentes comerciales y los responsables de cumplimiento deben tomar medidas ahora para comprender los riesgos de la IA y cómo mitigar el riesgo de incumplimiento al adoptar herramientas de IA en las operaciones en el lugar de trabajo.

BIENES.

Las valoraciones de las acciones públicas en Estados Unidos y en algunos mercados europeos han alcanzado niveles récord y las ganancias corporativas se mantienen en niveles históricamente elevados. La economía mundial sorprendió positivamente a la mayoría de los pronosticadores durante 2023, gracias en parte a la resiliencia de Estados Unidos y a una rápida caída de los precios de la energía a nivel mundial. Si bien se espera que el crecimiento global general se desacelere en 2024, parece estar surgiendo una doble vía, con ciertos mercados asiáticos encabezando y economías avanzadas avanzando a tropezones.

En medio de este telón de fondo, una economía en contracorriente acecha justo debajo de la superficie en el enorme, pero menos visible, segmento del mercado privado que todavía está muy sobreapalancado alrededor del mundo. Los casos recientes de quiebra de inmobiliarias en China son acompañados por señales de alerta, tanto en Estados Unidos como en algunos países europeos.

Esto presagia más reestructuraciones en el futuro y restablecimientos de valor que podrían crear importantes repercusiones económicas, con el sector inmobiliario comercial, particularmente en Estados Unidos, entre los sectores más vulnerables. Esto fue ya ilustrado por la quiebra de We- Work, por ejemplo.

La turbulencia política del año electoral y los factores de volatilidad del mercado no hacen más que aumentar la incertidumbre, subrayando la importancia de sortear eficazmente la complejidad y el imperativo de contar con información de calidad, particularmente en torno a las gestiones de diligencia debida y valoración.

ENCARECIMIENTO.

Después de que la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos aumentara agresivamente las tasas de interés en 2022 y 2023 para frenar la inflación, los mercados financieros se vieron afectados por el encarecimiento del dinero, lo que incidió sensiblemente en nuevos proyectos y en las economías emergentes. Los analistas de Kroll predicen actualmente recortes de las tasas de interés referenciales en 2024. Si bien es probable que los tipos hayan alcanzado su punto máximo, la Fed actuará con cautela en cuanto al momento y el ritmo para evitar una reducción prematura que podría reavivar la inflación. Los bancos centrales del Reino Unido y de la eurozona están siguiendo el ritmo que marca el banco central norteamericano.

Incluso con algunos recortes de tipos, si los mismos se mantienen elevados durante un período prolongado, es probable que en 2024 se produzca una mayor actividad de reestructuración. Dado que un volumen importante de deuda vence en el corto plazo, más empresas necesitarán volver a optimizar sus estructuras de capital para obtener nueva liquidez y desapalancamiento, lo que generará bastantes dificultades, particularmente en los segmentos del mercado altamente apalancados. Si las reestructuraciones y refinanciaciones no pueden lograrse de manera consensuada, la actividad probablemente se verá facilitada mediante un mayor uso del proceso de quiebra. Incluso a medida que las condiciones generales del mercado mejoren, se espera ver más reestructuraciones de deuda y ventas forzadas.

ciberseguridad

Si bien los mercados aún pueden experimentar una montaña rusa a la espera de que se estabilicen las tasas de interés, la continua fortaleza del gasto de los consumidores y los mercados laborales, junto con una mejora esperada en el crecimiento de las ganancias, llevará a los mercados de valores a probar nuevos máximos. Esta actitud de riesgo significa que es probable que la prima de riesgo de las acciones baje. Incluso si las tasas de interés se mantienen altas durante más tiempo de lo que algunos anticipan, una mayor certeza sobre las perspectivas de las tasas de interés puede traducirse en una prima de riesgo de las acciones más baja. Sin embargo, un escenario de tasas de interés ultrabajas no está en las cartas para 2024. Lo más probable es que el costo general del capital se mantenga alto, señala Kroll en su prospectiva.

También puede leer: Fragmentación y realineamiento del comercio mundial

Ahora bien, si se combinan compradores estratégicos, que sigan bien capitalizados y con importantes saldos de efectivo, más el interés en adquisiciones sinérgicas, el resultado será un mercado de adquisiciones y fusiones de oportunidad muy sólido.

Con las tasas de interés y el costo del capital estando significativamente más altos que inmediatamente después del brote de COVID-19, recientemente, a medida que la incertidumbre sobre las tasas de interés disminuyó, el escenario de un aterrizaje suave de la economía se volvió plausible. Esto ha hecho que la confianza de los inversores haya aumentado.

ESG. Si bien las prácticas empresariales de Medioambiente, Sociedad y Gobernanza (ESG, por su sigla en inglés) se han convertido en el estándar entre las grandes corporaciones, la presión por una mayor divulgación y regulación sigue siendo fuerte. En Estados Unidos, la SEC se muestra reacia a ceder el marco regulatorio por completo a la elaboración de normas de la UE, mientras que, en la UE, la Comisión Europea y la Autoridad Europea de Valores y Mercados (ESMA, por su sigla en inglés) continúan impulsando regulaciones y requisitos centrados en ESG. En América Latina, varios países están buscando regular los mercados de carbono de la región, señala Kroll.

Se espera que los nuevos requisitos del Consejo Internacional de Normas de Valoración y del Consejo Internacional de Normas de Sostenibilidad afecten a las empresas a nivel mundial, lo que agregará complejidad y la necesidad de coordinación con varios requisitos específicos de cada país. Mientras navegan por la controversia política, las empresas y los fondos tendrán que lidiar con consideraciones ESG, desde reglas contra el lavado verde y demandas contradictorias de los inversionistas hasta nuevos requisitos y cumplimiento de informes financieros, a medida que se intensifique su aplicación y aumenten los litigios. Al mismo tiempo, se canalizarán importantes inversiones hacia vehículos de transición energética y financiación verde, creando oportunidades para empresas e inversores bien posicionados para aprovechar los incentivos fiscales y otros incentivos relacionados.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

¿El fin de la Renta o Excedente Comercial de Hidrocarburos?

Por su posible agotamiento, los recursos hidrocarburíferos ya no están para salvarnos de la pluricrisis que empezó en 2022.

/ 18 de febrero de 2024 / 06:59

OPINIÓN

El dato del INE del déficit comercial de $us584,7 millones, equivalente a 1,2% del PIB, en todo 2023 ha impactado pese a que el país viene ya desde septiembre de 2022 hasta la fecha, registrando por 13 meses, de los 16 meses, saldos mensuales negativos comerciales por un acumulado de $us1.080,4 millones.

Sin embargo, en julio de 2022, en mi artículo publicado en LA RAZÓN “¿La recesión mundial a la vuelta de la esquina?”, pronosticaba que: “El impacto en nuestra economía se sentirá más en el segundo semestre de 2022 por lo que deberíamos estar preparados con todo el instrumental de la política económica y los mecanismos disponibles de financiamiento externo o, toquemos madera”. La recomendación en julio de 2022 no sirvió de mucho, ni siquiera tocar madera, puesto que se seguía resaltando el récord histórico de las exportaciones y el superávit comercial de 2022 durante gran parte del año pasado, mientras continuaban los saldos mensuales comerciales negativos casi consecutivos hasta culminar con el famoso déficit de 2023. https://www.larazon.com/voces/2023/07/26/desequilibrio- externo-transitorio/

El problema de los déficits comerciales no es algo nuevo. Recordemos que una de las críticas al modelo neoliberal fue justamente la de los déficits comerciales consecutivos. Por ejemplo, entre 1992-2003, por 11 años la balanza registró un saldo negativo promedio de $us 438 millones, puesto que en ese periodo el Índice de Precios de Commodities (Ipcom), con base 2010 igual a 100, tuvo un promedio de 35,8, lo que quiere decir un tercio del nivel alcanzado en 2010.

Gracias al gas y al boom de los precios de los commodities, cuyo índice subió en promedio a 99,3, es decir tres veces del periodo anterior, Bolivia registró entre 2004-2014 superávits promedio de $us 798,4 millones. El fin del boom de los precios de los commodities, si bien empezó en 2011 en la minería, se acentuó en 2014-2015 con la crisis del petróleo, habiéndose desplomado los precios de commodities de un nivel de 130 alcanzado en 2011 a 63,1 en 2020, equivalente a una caída de cerca del 50% de las cotizaciones, en pleno COVID.

Con la recuperación poscovid, los precios de los commodities subieron del bajo nivel de 63,1 alcanzado en 2020 hasta un máximo de 142 en 2022, registrando la balanza comercial un superávit promedio de $us 1.359 en esos tres años. Sin embargo, la caída del nivel de precios de los commodities empezó en el segundo semestre, después de haber alcanzado un máximo de 158,1 en junio de 2022 para terminar con un nivel de 102,1 en diciembre de 2023, reflejando un desplome de más del 35% en las cotizaciones de materias primas (Gráfico 1). Es decir, el país atraviesa desde el segundo semestre de 2022 por un shock externo severo en la caída de sus precios de exportación de sus productos básicos.

Sin embargo, el problema del déficit comercial no termina aquí, sino que la historia continúa, puesto que otro factor que influyó fue nuestro propio shock interno, producto de una caída consecutiva del volumen de producción de hidrocarburos en 2022 de 9,5% según el índice del INE y de 13,4% hasta noviembre de 2023. En contrapartida, aumentó el volumen de importación de combustibles (gasolina y diésel) desde 2021 con niveles estimados en 2023 en torno 1.803 miles de metros cúbicos en el caso del diésel.

Esta situación se refleja en el saldo comercial de la balanza de combustibles, que mide por un lado el valor de las exportaciones de gas natural y las importaciones de diésel y gasolina. En 2021 todavía teníamos un saldo favorable de la balanza de combustibles de $us 623,3 millones y en 2022 dejamos de ser exportadores netos y pasar a importadores netos con un saldo desfavorable de $us 100,2 millones y en 2023 con un déficit más alto de $us 895 millones, superior a saldo negativo total que fue $us 584,7 millones.

El hecho es que la reversión del saldo comercial de combustibles de favorable a desfavorable es un hecho emblemático dada la situación actual de escasez crítica de reservas internacionales.

También puede leer: No hagan caso a la Reserva Federal de Estados Unidos

En el análisis económico tanto oficial como no oficial se le ha dado más importancia a la Renta de Hidrocarburos, al take government, a los ingresos fiscales obtenidos por la nacionalización del gas. Pero antes de los ingresos fiscales primero están los ingresos de divisas provenientes de las exportaciones de gas, que empezaron a ser relevantes a partir de 2000, cuando representaban el 12,1% de las exportaciones totales, para subir a un 54% en 2013 y después declinar hasta llegar al 19% en 2023. Sin las exportaciones de gas, la balanza comercial del país siempre hubiera sido permanentemente deficitaria de 2000 a 2023.

Una forma de medir la Renta Comercial generada por el sector hidrocarburos es el resultado de la diferencia de exportaciones e importaciones de combustibles desde el año 2000 hasta 2021. Este saldo positivo comercial acumulado fue de $us 42.957,4 millones, casi equivalente al PIB del país en ese año. Así, fue el excedente del sector de hidrocarburos el que alimentó principalmente el stock de las RIN, así como su caída y reversión de este excedente comercial explica la declinación de las RIN (Gráfico 1).

La Renta o Excedente comercial del sector hidrocarburos nos permitió enfrentar la crisis de 2008 y 2009, así como el fin del boom de los commodities que empezó en 2022 y se acentuó en 2014 con el desplome de los precios del petróleo. Sin embargo, el posible agotamiento de sus recursos de hidrocarburos, explicado en la caída de los volúmenes de producción, ya no está para salvarnos de la pluricrisis que empezó sus efectos a manifestarse a mediados de 2022 y que aún continúa a nivel global. Los astros ya no están alineados, ya no hay buena suerte y no hubo buenas políticas de sustitución de exportaciones, por lo que es probable que vuelvan los tiempos del déficit comercial hasta que un producto surja para salvarnos.

Gabriel Loza Tellería Economista, cuentapropista y bolivarista

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Cómo y por qué invertir en el sector inmobiliario

Gustavo Pereyra analiza el aporte de los desarrolladores de las ciudades y las oportunidades que existen.

Las inversiones en viviendas y locales comerciales son seguras y permiten planificar flujos de caja a largo plazo.

Por Pablo Deheza

/ 18 de febrero de 2024 / 06:45

Bienes raíces

Los sectores constructor e inmobiliario generan más de 1,8 millones de empleos directos e indirectos, dinamizan un clúster de proveedores de servicios y productos que atraen nuevas inversiones al país.

Construir, comprar y vender bienes en Bolivia genera empleos, dinamiza los salarios e inversiones y se ha constituido en un sector relevante para el desarrollo del país. De acuerdo con el INE, entre enero y noviembre de 2023 se vendieron más de 3,6 millones de toneladas métricas de cemento en el país; es decir 167.800 toneladas métricas que el periodo similar de 2022.

Así también, hasta 2023, el sector de la construcción, según la Cámara de la Construcción de Santa Cruz (Cadecocruz), generó unos 450.000 empleos directos y 1 millón de trabajos indirectos, mientras que el sector inmobiliario dinamizó, según la Cámara Boliviana de Desarrolladores Inmobiliarios (CBDI), más de 100.000 oficios directos y unos 250.00 indirectos, haciendo un total de 1,8 millones de personas en promedio que han apuntalado este sector.

Esta cifra, representa mucho más que los empleos que generan otros sectores también relevantes para la economía como el de hidrocarburos, el agro e incluso la minería. Así también hasta diciembre de 2022 –última cifra publicada por el INE– el sector de la construcción aportó con un 4% al PIB (Producto Interno Bruto) a precios básicos.

El sector demanda conocimiento, buena planificación y excelente ejecución.
El sector demanda conocimiento, buena planificación y excelente ejecución.

Gustavo Pereyra, arquitecto, director de Cainco, vicepresidente de la CBDI y gerente general de The Landmark Group (TLG) aseguró que el sector se dinamiza con inversiones privadas y públicas y la nueva tendencia se centra en el sector corporativo, específicamente de oficinas. El experto mencionó al menos otros tres aportes de ambos sectores al país.

Primero, señala que detrás de cada obra en construcción en el país hay una decena de negocios que participan del proceso. Por ejemplo, si la obra es financiada, hay un banco o una cooperativa que ha aprobado un crédito; después están los proveedores de fierro, cemento, áridos y cerámicas; en caso de que sea con un contratista, hay un equipo de albañiles especializados en pisos, techos, estructuras y demás; también hay arquitectos, ingenieros, decoradores y otros profesionales que también se benefician de la obra. Se debe sumar a este clúster el servicio de los transportistas, ferreteros, vidrieros, pintores, eléctricos, carpinteros, entre muchos otros que durante varios meses abastecen y proveen de materiales y servicios a diversas obras. Debe contarse también a las empresas inmobiliarias, que participan en la comercialización.

También puede leer: El endurecimiento monetario tiene para largo en 2024

En segundo lugar, el sector inmobiliario se constituye en un importante indicador de la estabilidad financiera de un país. Cuando los precios de las propiedades están en alza, refleja una fuerte demanda en el mercado, lo que puede indicar que hay una economía estable. Sin embargo, si los precios de las propiedades están en descenso, puede ser una señal que la economía tiene ciertas dificultades. Esta realidad, atrae nuevas inversiones y empresas que ven oportunidades para aterrizar y desarrollar nuevos proyectos.

En tercer lugar, los sectores constructor e inmobiliario se constituyen en una fuente de ingreso a largo plazo. Invertir en proyectos de desarrollo inmobiliario es una iniciativa segura y duradera ya que, el propietario puede optar por el alquiler o el anticrético y proyectar ingresos durante varios años hasta que cubra su inversión inicial. Es importante, según Pereyra, que los inversionistas sigan las tendencias y conozcan al consumidor.

“Actualmente las oficias corporativas se han constituido en la principal tendencia en el sector, sobre todo las que tienen condiciones favorables para microempresarios y emprendedores. OFIX, por ejemplo, es un proyecto que está ubicado en el denominado triángulo de Oro de Santa Cruz, frente a un área verde importante y muy cerca de puntos estratégicos en la capital. Así también cuenta con espacios distribuidos equitativamente para generar una gran experiencia entre los visitantes y está siendo edificado con materiales respetuosos del ambiente”, afirma el profesional.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Súper Consumo, el crédito veloz del BNB

Este producto financiero puede ser preaprobado en el día.

El crédito Súper Consumo viene acompañado de sorteos y otros atractivos premios para sus usuarios.

Por Pablo Deheza

/ 18 de febrero de 2024 / 06:38

Novedades

Este producto financiero es de rápida aprobación y le permite al acreedor equipar su hogar, remodelar su casa o incluso realizar su viaje soñado. Al adquirirlo ingresa al sorteo de un año de consumo en el supermercado.

En febrero y después de los carnavales, los planes financieros para este 2024 empiezan a tomar más fuerza. Con el propósito de acompañar la consolidación de los sueños y aspiraciones de las bolivianas y bolivianos, el BNB presenta Súper Consumo, un producto crediticio muy accesible, de fácil aprobación y rápido desembolso. Además, tiene la ventaja que el titular pueda pagar la primera cuota hasta en 90 días.

Amoblar su hogar, ese viaje soñado a la playa o al Viejo Continente, remodelar la casa, son algunas ideas en las que se puede utilizar un crédito de consumo. “La campaña Súper Consumo se activa al principio de cada año para ayudar a nuestros clientes a apalancar sus sueños y materializarlos. Contamos con condiciones muy competitivas y la opción de acceder a un periodo de gracia de hasta 90 días”, explicó Rolando Achá, vicepresidente de Negocios Banca Masiva del BNB.

Así también, todas las personas que accedan a este crédito participarán en el sorteo para ganar un año de consumo en el supermercado. “Sabemos que el presupuesto para el sustento de la familia es importante, por eso queremos apoyarles brindándoles a tres clientes la oportunidad de costear sus gastos para el hogar durante un año”, destacó Achá.

Este crédito puede ser preaprobado en el día y cuenta con gran flexibilidad para acceder al mismo. La solicitud puede ser gestionada en cualquier agencia a nivel nacional, ingresando a nuestra web o de forma directa a través de Video Banca – un canal de atención 100% digital que el BNB pone a disposición del público y a través del cual pueden realizar todo el proceso desde la comodidad de su hogar.

También puede leer: BNB premia a sus usuarios con viajes a Colombia

El Banco Nacional de Bolivia S.A. (BNB) y sus filiales, BNB SAFI S.A., BNB Valores S.A. Agencia de Bolsa, y BNB Leasing S.A. conforman el Grupo BNB. Éste tiene por finalidad ofrecer a sus clientes un servicio financiero integral y especializado a su alcance, consistente en la oferta de productos y servicios financieros destinados a satisfacer las demandas y requerimientos que tengan.

Actualmente, esta institución financiera cuenta con puntos de atención en todo el país, entre 10 sucursales, 52 agencias y 403 cajeros automáticos.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Llega la Exposoya, la gran cita para los productores de granos

Se espera que participen al menos 8.000 productores de oleaginosas de todo el país.

La Exposoya se celebrará en el Centro Experimental de Anapo, en el municipio cruceño de Cuatro Cañadas.

Por Pablo Deheza

/ 18 de febrero de 2024 / 06:22

BREVES

El principal evento anual dedicado a los productores de oleaginosas, la Exposoya, se realizará próximamente en Santa Cruz. En el evento se homenajeará los 20 años de la semilla Munasqa.

Este año, en el marco de los 50 años de existencia de la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), Exposoya toma un impulso importante con una propuesta renovada que busca fortalecer el vínculo entre los expositores de tecnología y los visitantes.

El evento anual pensado en los productores de soya bolivianos se llevará a cabo el 23 y el 24 de febrero en Santa Cruz y reconocerá a Munasqa, variedad de semilla cuya siembra por casi 20 años refleja el compromiso de Anapo con la innovación y el crecimiento sostenible de la producción en armonía con el medioambiente.

“La trigésima edición de este evento tecnológico se desarrollará con la firme convicción de continuar promoviendo el crecimiento de la producción de un alimento que representa para Bolivia la tercera fuente más importante de divisas, después de los minerales e hidrocarburos, y con una visión comprometida con la sostenibilidad”, resaltó el jueves el presidente de Anapo, Fernando Romero, en una conferencia de prensa.

Desde hace 30 años continuos Exposoya se caracteriza por ser el escenario tecnológico donde se da el lanzamiento de nuevas variedades de soya que apuntan a mejorar la productividad.

En esta ocasión, Anapo presentará la Sojapar R49, resultado de su alianza tecnológica con INBIO. Esta variedad se destaca por ser de ciclo precoz, resistente a la Roya, buena ramificación y alto potencial de rendimiento. Por otro lado, la empresa Multiplicadora del Oriente SRL presentará dos variedades nuevas que destacan por su alta productividad, la ICS 6119 RR y la ICS 7019 RR.

También puede leer: El presidente Arce exige disciplina y ética a graduados de la Anapol

En Exposoya 2024 están participando más de 120 empresas e instituciones con sus ofertas tecnológicas en campo y en el área ferial, así como con la demostración de maquinaria y equipos agrícolas con tecnología de avanzada.

Se espera la asistencia de al menos 8.000 productores de las principales zonas productivas de Pailón, Cuatro Cañadas, San Julián, El Puente, Okinawa y el Norte Integrado, así como productores de otros departamentos del país.

Como cada año, los productores podrán conocer lo más nuevo en maquinaria, equipos, insumos, servicios y asesoramiento técnico para optimizar sus procesos productivos. También se realizarán demostraciones prácticas sobre temas de interés para el productor, con nuevas variedades de soya, híbridos de maíz y sorgo, además de nuevos paquetes para el manejo de plagas y enfermedades.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Últimas Noticias