miércoles 8 dic 2021 | Actualizado a 12:00

La falta de empleo afecta más a mujeres y jóvenes

POLÍTICAS. La generación de nuevas fuentes de empleo requiere normativa e inversión pública y privada.

/ 21 de noviembre de 2021 / 18:58

Indicador. La tasa de desocupación urbana en estos sectores todavía es alta; revertirla requiere políticas laborales.

ECONOMÍA

En los últimos 11 meses, 660.000 personas encontraron un empleo, según el Gobierno. Pese a ese dato positivo, a septiembre, la tasa de desocupación urbana de jóvenes fue 9,8% y de mujeres 7,4%; revertir las cifras requiere políticas a largo plazo.

Según evaluación del presidente Luis Arce, la tasa de desocupación urbana en el país se incrementó de 4,3% registrado en octubre de 2019 a 11,6% a julio de 2020, lo que implica que “aproximadamente 253.000 bolivianos y bolivianas” perdieron su fuente laboral durante ese periodo.

“Antes de octubre se estaba cerrando la brecha de la tasa de desocupación entre hombres y mujeres, pero desde el año 2020 el nivel de desocupación de las mujeres ha ido aumentando más que los hombres. Asimismo, los jóvenes tienen los mayores niveles de desocupación, los cuales fueron agudizados en la gestión 2020”, afirmó el mandatario del país.

No obstante, el Jefe de Estado consideró que a septiembre de este año la situación cambió, es decir, el desempleo bajó 5,4 puntos porcentuales.

“Con la recuperación de la democracia en noviembre de 2020, se adoptaron medidas que permitieron a la población boliviana acceder a un empleo; por tanto, la tasa de desocupación urbana se vio disminuida al orden del 6,2% a septiembre de 2021”, dijo Arce.

En ese contexto, arengó que desde octubre de 2020 a septiembre de 2021, “se estima que 660.000 personas pudieron encontrar un empleo en todo el territorio nacional”.

REBOTE. Pese a ese dato positivo y el optimismo del presidente Arce, las cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE), a septiembre, muestran también que los jóvenes y las mujeres de las áreas urbanas son los grupos poblacionales más afectados por el desempleo. En el primer caso, la desocupación al décimo mes de esta gestión asciende a 9,8% y en el segundo llegó a 7,4%.

Para el analista económico Jaime Dunn, así como hubo un “rebote estadístico” en la reactivación natural de la economía, tras la crisis generada por la pandemia del COVID-19, de igual manera este fenómeno se refleja en las cifras del empleo.

“El incremento del empleo es atribuible a una inercia natural resultado del rebote estadístico de la economía que empieza a normalizarse. En esto ha contribuido mayormente el sector privado, el generador de empleo más importante de Bolivia”, dijo a LA RAZÓN.

De acuerdo a su análisis, la tasa de desocupación en jóvenes “bajó de 14% en diciembre (2020) a 10,3% en julio (2021). En el caso de las mujeres de 16 a 28 años, cayó de 16,2% a 10,7% y en varones, de 13,1% a 9,9%”.

Agregó que los niveles de desocupación en jóvenes y mujeres se deben a la falta de experiencia de los primeros y los costos laborales que lamentablemente significa emplear a una mujer. “Todas las obligaciones laborales, la inflexibilidad laboral y un salario mínimo de los más altos de Latinoamérica, hacen que el sector de jóvenes y mujeres tenga un alto nivel de desempleo formal”.

Al respecto, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) en un estudio presentado el pasado mes bajo el título “Dinámica laboral y políticas de empleo para una recuperación sostenible e inclusiva más allá de la crisis del COVID-19”, afirmó que la crisis provocada por la pandemia tuvo un fuerte impacto “multidimensional” en los jóvenes, que se resume en la interrupción de la educación y la formación para el trabajo formal.

De acuerdo con la información disponible de nueve países de la región, incluido Bolivia, la tasa de participación se redujo, en promedio, 5 puntos porcentuales y la tasa de ocupación, casi 6 puntos porcentuales, con lo cual llegó al 32,7% en 2020. Además, la tasa de desocupación alcanzó un 23% en promedio, cifra que representa aproximadamente a 7 millones de jóvenes, según el documento.

En el caso de las mujeres, la CEPAL indicó que la crisis ha exacerbado muchas de las desigualdades de género preexistentes, no solo debido al aumento de la precariedad, sino también por la necesidad de servicios de cuidado que trajo aparejada. “Las trabajadoras más afectadas han sido aquellas con bajos niveles educativos, con hijos pequeños y en ocupaciones más precarias, asociadas al trabajo informal o a sectores en los que el impacto de la crisis ha sido más fuerte”.

POLÍTICAS. En ese contexto, para el presidente del Colegio Nacional de Economistas de Bolivia (Coneb), Jorge Akamine, el diagnóstico es sencillo: la pandemia afectó de forma drástica al empleo y en el caso del país observó un retraso en la recuperación económica, que se refleja en la desocupación y la informalidad.

Por ello, consideró que el país debe “recuperar” al menos 400.000 empleos perdidos durante la pandemia. “Hay un retraso en la recuperación económica y en la activación del empleo, lo cual se da por una visión sesgada del Gobierno porque está dejando de lado al sector privado en la reactivación económica, un sector que puede apoyar y generar empleo”, justificó el colegiado.

Para la generación de nuevos empleos, en particular para sectores vulnerables como jóvenes y mujeres del país, la administración de Luis Arce debe elaborar “políticas claras de incentivo a nivel público y privado para crear y mejorar la calidad del empleo”, apuntó. Por su parte, el secretario de conflictos de la Central Obrera Boliviana (COB), Lucio Parrado, observó que las medidas del Gobierno buscan reactivar la economía y bajar el desempleo pero que es necesario continuar con el proceso de industrialización para generar empleos productivos.

“Ya se están generando más empleos, están empezando a reactivarse las empresas, el Ministerio de Trabajo está conminando a las empresas para que los trabajadores despedidos vuelvan a sus fuentes laborales. Esperamos que el próximo año vaya creciendo mucho más y que baje el desempleo así como la informalidad”.

DESEMPLEO. La población busca generar ingresos en las calles. Foto. APG

Empresarios reclaman ‘articulación’ públicoprivada

Los empresarios del país piden al Gobierno trabajar de forma “articulada” con el sector privado para la generación y promoción de empleo formal a través de normativa. Además, exigen la generación de condiciones para mejorar el clima de inversiones en el país.

“Hemos sugerido trabajar de forma articulada con el sector público en una normativa, en una ley de promoción del empleo formal, la cual daría el marco general para poder generar las condiciones a las inversiones para que puedan tender a crear mayor empleo formal en el país”, comentó a LA RAZÓN el gerente general de la Cámara Nacional de Comercio (CNC), Gustavo Jáuregui.

También sugirió la elaboración de una “agenda de trabajo” entre el sector público y privado con el objetivo de “generar sostenibilidad y credibilidad en las familias para que pueda haber paz social”.

El ejecutivo de los empresarios indicó que como consecuencia de la pandemia, en Latinoamérica cerca de 26 millones de personas se quedaron sin trabajo en 2020, y que frente a ello los gobiernos han trabajado de forma articulada con el sector privado para recuperar los indicadores negativos.

“Hoy en Bolivia hemos pasado de una tasa de cerca al 12% que se registró en el momento más crítico en 2020, a una tasa al tercer trimestre de esta gestión que alcanza al 6,3%, que sigue siendo una tasa complicada porque, además, estamos hablando de más de 280.000 personas desocupadas que aún no tienen una actividad que les genere ingresos”, dijo Jáuregui.

Por tanto, insistió que es necesario pensar en cómo brindar empleo formal a esas 280.000 personas. “Estamos hablando que se tiene que trabajar para fortalecer el clima de inversiones en el país con garantías para seguir invirtiendo y atraer nuevos capitales, porque eso genera empleo”.

INCENTIVOS. El economista Jaime Dunn coincidió con los empresarios en la importancia de las políticas, pero también en incentivos para la generación de empleo.

Como ejemplo, señaló que debería considerarse que “el salario mínimo sea cero”, lo cual no significa que la gente trabajará gratis, sino que obligaría a los empleadores y empleados a “negociar los salarios libremente, y se formalizaría automáticamente a todos los que hoy en día están trabajando debajo del salario mínimo, además recibirían todas las prestaciones y beneficios laborales de ley”.

INVERSIÓN EXTRANJERA: Una oportunidad para el desarrollo

Empresarios. En el webinar organizado por LARAZÓN, los empresarios proponen una alianza público-privada para la transformación productiva.

MINERÍA. Invertir en este sector tiene un mayor efecto multiplicador en la economía del país.

Por Marcelo Padilla Marco A. Ibáñez

/ 5 de diciembre de 2021 / 20:23

ECONOMÍA

Expertos analizaron la importancia de la inversión extranjera para la transformación productiva y su efecto multiplicador en la economía. Los privados apuntan a una alianza público-privada para el aprovechamiento de las energías renovables.

El webinar denominado “Inversión extranjera: una oportunidad para el desarrollo”, organizado el pasado 30 de noviembre por La Razón, fue el escenario virtual para que el exministro de Economía de Paraguay Alberto Morales y el expresidente de la Corporación Andina de Fomento (CAF) Enrique García, además del presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), Luis Barbery, y el presidente de la Empresa Minera Manquiri y cofundador de Andean Precious Metals (México), Alberto Morales, analicen las ventajas de los capitales privados.

“Nuestro país debe emprender una agenda importante y de conjunción de esfuerzos, estructurando una alianza público-privada necesaria para sumar esfuerzos, capitales, conocimientos y lograr inversiones y generación de empleo necesarios para un efectivo crecimiento económico en beneficio del país”, proyectó Barbery.

Según el privado, un ejemplo de esa posible alianza es lo que recientemente sucedió en el proyecto para la producción de etanol por parte del sector cañero e ingenios sucroalcoholeros, destinado a Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) y la generación de biocombustibles.

Precisó que para una alianza público-privada hay todo un abanico de posibilidades y no necesariamente tiene que ser una sociedad entre el Estado y el sector privado, sino que puede darse “en la delegación de responsabilidades del Estado a los privados”.

ENERGÍA. Los privados apuntan a las energías renovables o alternativas para invertir FOTO. ENDE

“Una alianza público-privada que actualmente está funcionando y que la estamos reencaminando es el proyecto del etanol, donde la alianza, si bien no es una sociedad, el sector privado produce el etanol, hace que el país ahorre divisas, la combustión sea limpia, se generen empleos, se dinamice la economía y el Estado ponga el mercado a través de YPFB en concertación”, dijo Barbery.

Añadió que Bolivia cuenta con una experiencia exitosa en el sector agrícola del oriente, por lo tanto, ello debe ser replicado en varias regiones, de tal manera que el ámbito rural ofrezca oportunidades de crecimiento.

Además, sugirió que la estatal YPFB y la Corporación Minera de Bolivia (Comibol) operen no solo como grandes conglomerados empresariales, sino también puedan acceder a mecanismos de inversión y sociedad en alianza con capitales privados.

El líder de los empresarios también expuso la agenda sectorial de inversión privada que hasta 2030 debería contar, por una parte, con inversión minera sustentable e inclusiva, para lo cual planteó reformas que incentiven la inversión privada en Bolivia.

Esta agenda considera al litio como un recurso vital. “Por ello, nuestra propuesta tiene que ver con la atracción de inversiones en esta materia con base en un acuerdo social con Potosí de distribución de los beneficios”, sostuvo.

Afirmó que Bolivia tiene a las Pymes (pequeñas y medianas empresas) como un principal sector para la atracción de inversión privada “robusta” en el tiempo.

HIDROCARBUROS. Tiene un alto potencial para la inversión de capitales extranjeros. FOTO. AFP

TRANSFORMACIÓN. Para lograr un desarrollo pleno se necesita acompañar con normativas acordes a la atracción de capitales privados con regímenes de estabilidad jurídica y de solución de controversias que eliminen las barreras de orden laboral, tributario, burocracia, asumiendo el desafío de la institucionalidad.

En esa línea, Enrique García expuso el papel de las inversiones extranjeras en las economías de la región. En sintonía con Barbery, el expresidente de la CAF consideró que se debe pasar a una transformación productiva que debe partir de ventajas comparativas tradicionales muy dependientes de materias primas a ventajas competitivas que impliquen transformación con tecnología, innovación junto a la incursión de otros sectores, tomando en cuenta el cambio de la matriz energética.

Esa transformación productiva debe ir a la par de los equilibrios macroeconómicos, es decir, participación fiscal monetaria, competitividad, productividad permanente, que permitan una calidad de crecimiento económico más alta, destacó.

En el análisis expuesto por García, es importante la inversión extranjera para permitir el aprovechamiento de los tiempos de las bonanzas económicas y se refirió concretamente al caso de Bolivia, en la última década.

Recordó que el índice de pobreza en Bolivia, en los años 90, estuvo cerca del 60% y actualmente se ubica en 38%, que sigue siendo alto, por no aprovechar la inversión extranjera en el momento del boom económico.

Para hablar de inversión extranjera hay que tomar en cuenta un indicador que es el del ahorro interno y en América Latina el promedio es de 17, 18% del PIB (Producto Interno Bruto), dijo.

Y agregó que en el caso de Bolivia, el país tuvo un índice de ahorro interno bajo en el tiempo de “las vacas gordas”, del 12%, 13% y hasta 28% en 2012, 2013 y 2014.

Según García, para crecer de manera sostenida a una tasa del 5% o 6% del PIB se tiene que invertir por lo menos al 23% y 25% del PIB y esa brecha debe llegar del exterior de los organismo multilaterales, regionales, bilaterales y los mercados de capitales.

Al respecto, la Comisión Económica para América Latina (Cepal) aseguró que en promedio la inversión extranjera representa el 3,0% y 3,5% del PIB, que es bajo, sostuvo Enrique García.

EFECTOS. Asimismo, el presidente de la Empresa Minera Manquiri en Potosí, Alberto Morales, destacó en el evento los efectos multiplicadores de la inversión en el sector minero.

Si se habla de inversión extranjera en minería —indicó—, es mejor establecer esquemas públicoprivados. “Creemos que puede tener una derrama económica y un incremento impositivo que se refleja en la calidad de vida de las personas y en el PIB global del país a nivel macroeconómico”, dijo.

Justificó su posición señalando que “pretendemos el desarrollo social en nuestros empleados y las comunidades para aumentar su calidad de vida promoviendo una gobernanza colaborativa entre la sociedad-Estado y continuar con el cuidado del medio ambiente”.

DESAFÍO. Santiago Peña, experto en gestión pública y exministro de Economía de Paraguay, indicó que la inversión extranjera registró un rezago con relación a las demás economías de la región, pero que sigue teniendo el desafío de insertarse al resto de las economías vecinas que siempre fueron “hostiles”.

“Creo que Paraguay se enfrentó a este gran desafío de poder insertarse en los mercados internacionales para poder generar no solo oportunidades en el mercado doméstico a través de la trasferencia del conocimiento internacional, sino que poco a poco el país pueda ser un destino para esa esquiva inversión extranjera que evitó el país por décadas”, destacó.

MINERÍA. Es el sector más atractivo para la inversión extranjera.

La minería genera el mayor efecto multiplicador

 La inversión extranjera en el sector minero indujo un efecto multiplicador “muy grande” para beneficio de la comunidad potosina que asciende a alrededor de $us 71,8 millones, reveló Armando Morales, presidente de la Empresa Minera Maquiri, de Potosí.

En el webinar denominado “Inversión extranjera: una oportunidad para el desarrollo”, el empresario afirmó que si la inversión crece se generan empleos significativos que impactan en el incremento en el Producto Interno Bruto (PIB) y en mayores beneficios para la sociedad porque se empieza a generar mayor gasto y consumo. Por lo tanto, se constituye en un contrapeso de la balanza comercial que a veces es negativa, sostuvo.

Explicó que el efecto multiplicador radica en generar una demanda de bienes y servicios que impacta en la creación de empleos directos e indirectos, mayor renta minera, más dinero para las personas, y ese efectivo genera un mayor poder adquisitivo, una mayor capacidad de consumo, mayor compra de bienes, mayor contratación de servicios y se aumenta el pago de impuestos.

Citó como ejemplo que el efecto del consumo marginal adicional implica que de Bs 100 que recibe una persona y esta decide gastar 75, se asume que el restante 25 se va al ahorro, pero ese 75 que se gasta empieza a circular en la economía y da vueltas y el efecto teórico genérico multiplicador es que ese 75% sería de 4 a 1 por cada peso de boliviano invertido.

En el caso de Manquiri, que es una empresa ubicada en las faldas del Cerro Rico, a tan solo 3,5 kilómetros de la ciudad, trabaja con los mineros y contratistas, cooperativistas y comunitarios y toda la gente con la que tiene relaciones comerciales, lo que permite estrechar una gama de bienes y servicios que en 2020 fue una derrama de $us 71,8 millones.

“Cuando se divide esta cantidad total entre la población, que aproximadamente se estima en 264.000 personas en la ciudad de Potosí, por simple matemática, se tiene un impacto positivo por persona o en el PIB per cápita de $us 761”, afirmó Morales.

RENOVABLES. Generarán la energía sustentable para el futuro. FOTO.ABI

Comparte y opina:

Turismo: pérdidas pueden llegar a $us 2 billones en 2021

Crisis. Según la OMT, 46 países permanecen cerrados a los turistas.

REACTIVACIÓN. Las tasas de vacunación desiguales en los países del mundo podrían afectar la recuperación del sector.

Por AFP

/ 5 de diciembre de 2021 / 20:04

MUNDO

El sector turístico mundial puede registrar este año nuevamente pérdidas por $us 2 billones, producto de las restricciones ligadas a la pandemia del COVID-19, anunció la Organización Mundial del Turismo (OMT), que considera la recuperación “lenta” y “frágil”.

Esta estimación se conoce en momentos en que Europa sufre una nueva ola del COVID-19 particularmente virulenta junto a la detección de una nueva variante, bautizada Ómicron, en Sudáfrica, lo que llevó a varios países a suspender vuelos con origen en África austral.

Estos últimos hechos muestran que “la situación es totalmente imprevisible” y que el sector turístico no está a salvo de riesgos susceptibles de provocar “enormes daños” económicos, reconoció en los días pasados a la AFP el secretario general de la OMT, Zurab Pololikashvili.

Según la agencia de Naciones Unidas, las llegadas de turistas internacionales deberían seguir siendo “inferiores en 70% a 75%” este año con respecto a los niveles prepandemia.

El sector turístico, uno de los más golpeados por la emergencia sanitaria, debería volver a registrar este año pérdidas gigantescas, evaluadas en unos $us 2 billones. Una cifra casi idéntica a la de 2020.

“La crisis del sector turístico es histórica, pero el turismo tiene la posibilidad de recuperarse rápidamente”, destacó no obstante Zurab Pololikashvili, mostrándose esperanzado de que “2022 sea mucho mejor año que 2021”.

RESULTADOS. Según el barómetro publicado por el organismo mundial, las llegadas de turistas internacionales efectivamente conocieron un repunte “durante la temporada de verano del hemisferio norte”, dejando entrever una mejoría tras una primera mitad de año “débil”, gracias al “fuerte avance de la vacunación”.

ÓMICRON. La nueva variante del coronavirus puede influir en los viajeros. FOTO AFP

Pero “los resultados siguen siendo desiguales en las diferentes regiones del mundo”, señaló el comunicado de la OMT, que atribuyó esta situación heterogénea “a diferencias en las restricciones de movilidad, las tasas de vacunación y la confianza del viajero”.

Durante el tercer trimestre del año, algunas islas del Caribe y varios destinos de Europa meridional y mediterránea registraron “llegadas similares o superiores a los niveles prepandemia” de 2019, apuntó el organismo con sede en Madrid, España.

Pero otros países prácticamente no recibieron turistas, sobre todo en Asia y la región del Pacífico, donde “muchos destinos permanecían cerrados a viajes no esenciales”.

Según la OMT, 46 países permanecen en la actualidad totalmente cerrados a los turistas, lo que equivale a un destino de cada cinco, y 55 lo están parcialmente.

A la inversa, cuatro países ya levantaron toda restricción: Colombia, Costa Rica, México y República Dominicana.

Esta situación crea confusión y pesa sobre la reactivación de la actividad, a juicio de la OMT, que pidió a los países “protocolos armonizados”, sacando provecho a los avances ligados a la vacunación.

2022. Por las persistentes incertidumbres sobre la evolución de la pandemia, la Organización Mundial del Turismo no ofrece estimaciones sobre el número de turistas que podrían viajar al extranjero en 2022. Pero prevé una recuperación “lenta” y “frágil”.

“Las tasas de vacunación desiguales y las nuevas cepas de COVID- 19”, entre ellas Ómicron, “podrían afectar la recuperación”, advirtió la organización, que teme también los efectos del “reciente aumento de los precios del petróleo” en los viajes.

De cara a estos obstáculos, solo “una respuesta coordinada entre los países” permitirá “restaurar la confianza de los consumidores”, concluyó la OMT, que prevé debatir este tema en su asamblea general en Madrid.

Comparte y opina:

Foro Pyme del BCP se inicia el martes

Cerca de 14.000 Pymes participaron en los últimos 10 años.

Pymes, actores del foro.

/ 5 de diciembre de 2021 / 19:57

EMPRESA

El Foro Pyme de apoyo a la pequeña y mediana empresa, que desde hace una década organiza el Banco de Crédito BCP, se realizará el martes de manera virtual. En el evento se intercambiará experiencias para mejorar los negocios.

El foro es parte del componente de educación financiera del programa de Responsabilidad Social Empresarial que impulsa el BCP desde que comenzó sus operaciones en Bolivia hace más de 27 años.

“Celebramos nuestros primeros 10 años con nuevas oportunidades para los pequeños y medianos empresarios que han seguido este evento siempre con mucho interés. Son centenares de expositores y miles de Pymes los que han formado parte de este programa en ocho ciudades del país, incluida El Alto”, dijo el gerente de Gestión y Desarrollo Humano, Relaciones Institucionales y Responsabilidad Social Empresarial del BCP, Miguel Solís.

En los últimos 10 años, al menos medio millar de empresarios Pyme compartieron los secretos de sus negocios con miles de personas que dan los primeros pasos en el rubro.

“Nada mejor para quien comienza un pequeño negocio que saber cómo le fue en el camino a otro empresario. El Foro Pyme tiene esa característica: aprender de los errores del otro y distinguir también los aciertos que pueden ser utilizados para impulsar los negocios propios”, concluyó Solís.

Al menos 14 mil Pymes participaron en el foro en los últimos 10 años.

Comparte y opina:

BMSC abre una nueva agencia en La Paz

El banco cuenta con más de 114 agencias y más de 450 cajeros.

Ejecutivos del BMSC en Calacoto.

/ 5 de diciembre de 2021 / 19:53

EMPRESA

Con el objetivo de brindar una atención de calidad y satisfacer las necesidades de sus clientes, el Banco Mercantil Santa Cruz (BMSC) inauguró en días pasados una moderna agencia en la zona de Calacoto de La Paz.

“Estamos muy contentos de inaugurar nuestra nueva agencia que, además de prestar nuestros servicios a toda la población, refleja la modernidad, tecnología e innovación que nos caracterizan y que, desde hoy, se verán exteriorizados en los ambientes de atención al público de esta agencia”, dijo Andrea Urquidi, gerente de Marketing de la entidad financiera.

La nueva agencia está ubicada en la Torre 501, avenida Costanera, esquina calle 10 de Calacoto. En ella se puede realizar transacciones, depósitos y pagos de servicios básicos, impuestos y créditos financieros, además de acceder a todos los servicios y productos que ofrece la entidad. Cuenta con área de cajas, asesoramiento financiero y ejecutivos de cuenta y de servicios, así como un cajero automático y parqueo.

La agencia opera de lunes a viernes de 08.00 a 15.00 y sábados de 09.00 a 13.00.

El banco cuenta con más de $us 5.715 millones de activos. Los depósitos superan los $us 4.781 millones. Su cartera de préstamos es de más de $us 3.704 millones, tiene más de 830.000 clientes activos y un patrimonio de más de $us 306 millones, consolidándose como el más grande del país.

Tiene, además, más de 450 cajeros automáticos y 114 agencias a nivel nacional.

Comparte y opina:

Venado: 109 años junto a las familias bolivianas

Tradición. Es una de las empresas más reconocidas por la calidad de sus productos.

COMPROMISO. La industria contribuye a la economía del país desde hace más de un siglo.

Por Marco A. Ibáñez

/ 5 de diciembre de 2021 / 19:46

EMPRESA

Con 109 años en el mercado boliviano, el Grupo Venado ha logrado posicionarse como una de las empresas más reconocidas en el país. En su trayectoria destaca su política de innovación, calidad de trabajo y diversidad de productos 100% nacionales.

Esta industrias fue fundada en 1912, con el firme compromiso de contribuir a la economía del país, comenzando con la fabricación de alcohol. Después de 29 años, pasó a ser una compañía de alimentos con licencia para fabricar los productos Fleishmann y Royal.

En 1979 se registra la marca “Kris”, la cual se convirtió en la marca favorita de las familias bolivianas, gracias a la calidad de elaboración e innovación de sabores que satisfacen los requerimientos de sus clientes.

“Como Grupo Venado, hemos sido creadores de grandes marcas y licencia de distribución de productos que satisfacen las necesidades de distintos públicos: Kris, Kriolla, Real, Frussion, Speranza, Bristar, Shabay y Fleishmann, entre otros”, dijo Julia Rivero, gerente de Marketing del Grupo Venado.

Actualmente, la empresa continúa con el desarrollo de nuevos productos, apostando por el crecimiento y la economía boliviana, ofreciendo dentro de su portafolio productos de distintas categorías, entre los cuales se destacan los alimentos, bebidas y lácteos, cuidado del hogar y personal, lo que ha convertido a la industria en un referente sólido y de calidad en el mercado boliviano.

El Grupo Venado, a lo largo de estos años, se ha destacado constantemente por su apuesta por la innovación de productos que forman parte de la canasta familiar, además de contar con un gran equipo de profesionales bolivianos que están capacitados en entregar un producto de la más alta calidad, trabajando de manera continua en sus centros de investigación y desarrollo (I+D).

PASIÓN. “Nos encontramos en un crecimiento constante, gracias a las manos que trabajan por las familias del país, a las manos que construyen, a las manos que alimentan. Gracias a las manos bolivianas”, señaló la ejecutiva.

La historia del Grupo Venado refleja una continua pasión por la calidad, que empieza con la recepción de la materia prima, elaboración de los productos y entrega a los puntos de venta, llegando así al consumidor final.

Además, cuatro valores marcan la historia de esta industria. El factor de alegría en escenarios laborales le ha permitido abordar de manera más eficaz los logros.

La determinación, porque concentra energía y esfuerzo para alcanzar sus objetivos sin importar la dificultad. La colaboración, expresada en la ayuda que brinda a los demás de acuerdo con su fortaleza, sostiene Rivero.

Finalmente, relievó la responsabilidad. “Nos comprometemos y generamos oportunidades para todos”, expresó.

Comparte y opina: