Editorial

El último 21F

La disputa llegó a las calles, como el pasado jueves. Y se prolongará hasta octubre.

La Razón (Edición Impresa)

20:30 / 23 de febrero de 2019

Agitando diferentes banderas, incluidas las de partidos políticos, las oposiciones salieron a las calles para exigir el respeto al No mayoritario en el referéndum de hace tres años. La apuesta mayor, entre otras, es la inhabilitación del binomio oficialista. Pero en el horizonte está la agenda electoral. Fue el último 21F, simbólico, previo a los comicios de octubre.

El referéndum constitucional de febrero de 2016 marcó un hito, un antes y un después, en la disputa política entre el oficialismo y el campo opositor. Se trata de la querella en torno a la nueva postulación de Morales/García Linera. El voto cerró esa puerta en la inesperada consulta convocada por el Gobierno, que la volvió a abrir en noviembre de 2017 mediante una sentencia constitucional, reafirmada por el Tribunal Supremo Electoral (TSE) en diciembre de 2018. Es la intensa antesala, prematura, para las elecciones 2019.

A reserva de las interpretaciones jurídico-constitucionales sobre los mandatos vinculantes del referéndum y de la posterior sentencia constitucional, es claro que la reelección ha instalado en el país una fuerte polarización discursiva. Las oposiciones no quieren a Evo en la papeleta electoral. El MAS-IPSP asume plenamente a sus candidatos, en especial después de las primarias. Ambos se desafían a “enterrarse” (sic). La disputa llegó a las calles, como el pasado jueves. Y se prolongará hasta octubre.

Este 21F la movilización opositora se produjo luego de un hecho político y, al menos, tres derrotas. El hecho político, que removió el tablero político-electoral, fueron las primarias del 27 de enero, que habilitaron en las urnas nueve binomios presidenciales (incluido el oficialista). Las derrotas, en tanto, tienen que ver con demandas fallidas de la oposición: Morales/García Linera fueron habilitados por el TSE, no se abrogó la Ley de Organizaciones Políticas y no se suspendieron las primarias.

A diferencia de los dos años anteriores, esta vez no hubo paro cívico ni microbloqueos citadinos en las esquinas. Se convocó a concentraciones en plazas, precedidas de marchas. El núcleo más activo y masivo de la movilización fue Santa Cruz. En el otro extremo, los “compadres por la democracia” en Tarija se adelantaron un día. La principal bandera del último 21F sigue siendo la inhabilitación del binomio gobernante, junto con otras dos exigencias: conformación de un nuevo TSE y unidad opositora.

¿Qué sigue? Es evidente que la disputa discursiva en torno al binomio presidencial del MAS-IPSP se prolongará en los siguientes meses, pero también es indudable que los actores relevantes, empezando por los partidos políticos, están ya concentrados en las elecciones de octubre. El MAS no renunciará a sus candidatos y no parece probable una recomposición del Órgano Electoral. A las oposiciones les queda el desafío de la unidad. Los enterradores de uno y otro lado tendrán que medirse en las urnas.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia