La Revista

sábado 16 ene 2021 | Actualizado a 17:15

Chris Colfer vendió a Disney un guión sobre una bruja

Chris Colfer, el actor que da vida a Kurt en la serie Glee, acaba de venderle a Disney un guión sobre la historia de una bruja. The Little Leftover Witch es la adaptación que Colfer hizo de un libro que cuenta la historia de una bruja adolescente que se estrella en una casa mientras volaba en su escoba.

Por La Razón

/ 26 de abril de 2011 / 05:00

Chris Colfer, el actor que da vida a Kurt en la serie Glee, acaba de venderle a Disney un guión sobre la historia de una bruja. The Little Leftover Witch es la adaptación que Colfer hizo de un libro que cuenta la historia de una bruja adolescente que se estrella en una casa mientras volaba en su escoba.

Chris Colfer, ganador de un Emmy por su papel en Glee y recién nombrado como una de las 100 personas más influyentes del mundo por la revista Time, también incursiona como guionista. Los derechos del libro de The Little Leftover Witch le pertenecen al esposo de la representante de Colfer, según deadline.com.

Mientras todos los contratos y formalidades se alistan entre Colfer y Disney Channel, el actor ya se prepara para la temporada de giras del club Glee y del mismo modo ya está en la etapa final de grabaciones de la segunda temporada de la serie que lo hizo famoso. 

Anahí, alérgica al pelaje de animales

La actriz y cantante Anahí aceptó el rol protagónico de la telenovela Dos hogares, donde será una veterinaria. El problema es que Anahí es alérgica al pelaje de animales y se pone toda roja cuando está cerca de ellos, según informa El Universal, así que tendrán que cuidarla mucho.

Comparte y opina:

Conflictos distributivos

Esta escaramuza es ilustrativa del tipo de conflictos distributivos que el Gobierno tendrá que resolver a lo largo de este año.

Por La Razón

/ 16 de enero de 2021 / 02:01

La economía sigue sufriendo los efectos de la pandemia y las autoridades gubernamentales se enfrentan a decisiones difíciles y controvertidas. Parecería que las demandas por medidas compensatorias y de protección seguirán siendo importantes en este año, provocando conflictos distributivos no menores.

La controversia sobre el diferimiento de créditos y el establecimiento de un periodo de gracia de seis meses, acompañada de movilizaciones del autotransporte y reclamos de las entidades financieras privadas, está mostrando la complejidad de los problemas que el nuevo Gobierno tendrá que resolver en esta etapa de persistencia de la pandemia.

La dificultad proviene de la obligación de mediar entre requerimientos a priori contradictorios, pero que deben ser armonizados de alguna manera, minimizando los costos que eso implica entre los involucrados y el propio Estado. Por una parte, es evidente que la actividad económica no se está normalizando y que muchos sectores siguen trabajando por debajo de su potencial ya que persisten restricciones coercitivas establecidas por el Estado ligadas a la lucha contra la pandemia que no les permiten alcanzar el nivel de ingresos al que estaban acostumbrados.

Es el caso del sector de restaurantes, turismo y por supuesto transporte. Pese a los esfuerzos, no están logrando recobrar sus pérdidas del año pasado y apenas están ganando una fracción de sus ingresos habituales. Por lo tanto, sus posibilidades de generar recursos para su propia sustentabilidad cotidiana se han debilitado, dejándoles poco margen para además pagar sus compromisos financieros. Por tanto, tienen un problema real, de ahí la fuerte movilización que hemos visto en estos días.

Por otra parte, son también entendibles las preocupaciones de las entidades financieras privadas para las cuales cualquier postergación en el pago de los créditos tiene costos que se tienen que considerar en el balance final. Sin mencionar el temor, también razonable, de que, a este ritmo, se fomenten comportamientos de mora y no pago crediticio en el largo plazo.

Ambos razonamientos son legítimos y tienen sustento en la realidad; de ahí la dificultad para resolver el conflicto, pues implica que ambos sectores entiendan que no pueden mantenerse en una posición inflexible porque eso no es viable. En ese contexto, el Estado tiene el complicado papel de dirimir, encontrando un punto de equilibrio razonable que no será obviamente totalmente satisfactorio para todas las partes, pero que debería disminuir o compensar los costos de unos y moderar los beneficios de los otros.

Más allá de este conflicto específico, esta escaramuza es ilustrativa del tipo de conflictos distributivos que el Gobierno tendrá que resolver a lo largo de este año, asumiendo que la enfermedad seguirá postergando una normalización auténtica de las actividades económicas. La tarea no es fácil.

Comparte y opina:

Eran semilla

Cuatro décadas después de aquella masacre no solo pervive el recuerdo de los ausentes, sino sobre todo el ideario que los motivó a arriesgar su vida: paz, justicia, democracia, igualdad, principios innegociables para quien busca un mejor país y un futuro que incluya a todas y todos.

Por La Razón

/ 15 de enero de 2021 / 00:42

Hoy se cumplen 40 años de la Masacre de la Calle Harrington, trágico episodio de la historia boliviana en el que ocho militantes de izquierda fueron asesinados por orden del entonces dictador Luis García Meza y su ministro del Interior, Luis Arce Gómez. Entonces creyeron que se acallaban sus voces; sin embargo, su memoria sigue viva y no hubo ni hay forma de silenciarla.

La matanza ocurrió en una vivienda de la calle Harrington, en Sopocachi, donde se había reunido la Dirección Clandestina del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) para planificar la huelga general indefinida en respuesta a las medidas tomadas por el gobierno de facto en contra del pueblo de Bolivia. De las nueve personas allí congregadas, solo Gloria Ardaya sobrevivió para narrar lo sucedido.

Eran tiempos de miedo, de toques de queda, de persecución, de paramilitares, de ejecuciones sumarias, de represión, de violaciones a los más básicos derechos humanos. Se había interrumpido un proceso democrático que contaba con un sólido respaldo para desatar impunemente un terrorismo de Estado que conculcó los derechos más elementales de la ciudadanía.

Los testimonios de aquel trágico episodio dan cuenta de la brutalidad con que actuaron los paramilitares enviados para evitar cualquier brote de resistencia, de insurrección contra un gobierno que meses antes se había instalado no para hacer de Bolivia un mejor país, sino para que un puñado de hombres, la mayoría militares, se sirviera de la cosa pública y cometiera toda clase de abusos y sangrientas atrocidades. Al final, el nefasto gobierno de facto fue conocido como “narcodictadura”.

Los asesinados esa tarde eran Artemio Camargo Crespo, dirigente minero; Jorge Baldivieso Menacho, responsable Regional del MIR en Chuquisaca; Gonzalo Barrón Rondón, responsable del Frente Estudiantil Universitario y dirigente de la CUB; Arcil Menacho Loayza, responsable Regional del MIR de Pando; Ricardo Navarro Mogro, dirigente del Frente Universitario; José Reyes Carvajal, responsable Regional del MIR en La Paz; Luis Suárez Guzmán, responsable del Frente Docente-Universitario, y Ramiro Velasco Arce, directivo del Colegio de Economistas. Algunos de ellos fueron torturados antes de ser asesinados.

Cuatro décadas después de aquella masacre no solo pervive el recuerdo de los ausentes, sino sobre todo el ideario que los motivó a arriesgar su vida: paz, justicia, democracia, igualdad, principios innegociables para quien busca un mejor país y un futuro que incluya a todas y todos. Los asesinos creyeron haberlos matado, pero no hicieron más que sembrar la semilla del compromiso.

Recordarlos hoy, además, es necesario pues luego de un trágico 2019, también regado de sangre como las dictaduras de antes, urge evitar que en lo sucesivo volvamos a ver la aberrante imagen de 2020 de personas arrodilladas en las puertas de un cuartel, pidiendo que la democracia sea rota una vez más.

Comparte y opina:

Inercias y mutaciones

Se percibe también un esfuerzo de coordinación del nivel central con gobernaciones y municipios, aunque los recursos son escasos.

Por La Razón

/ 13 de enero de 2021 / 00:11

El temible rebrote del coronavirus, que como tragedia anunciada llegó al país, está mostrando continuidades y cambios en las formas de enfrentarlo. Cierto que hay condiciones estructurales e institucionales (el Estado, el sistema de salud), pero también cuentan la gestión, las decisiones, los comportamientos. Algo hemos aprendido como sociedad, pero al parecer no lo suficiente.

Desde las primeras noticias, a finales de 2019, que se tuvo sobre el brote del llamado COVID-19 hasta que la OMS, en marzo de 2020, hizo la declaratoria de pandemia, los Estados reaccionaron de diferentes maneras. Unos con estrategias de contención, otros apostando más bien a la mitigación. Al final, más temprano que tarde, casi todos tuvieron que asumir medidas de confinamiento con mayor o menor rigidez y obligatoriedad. Así ocurrió en Bolivia el mismo mes de marzo por decisión rápida del gobierno provisorio.

La pandemia y la consecuente emergencia sanitaria declarada en el país mostraron las debilidades estructurales de un sistema público de salud que pronto fue colapsando ante el incremento de contagios y fallecidos. Bajo el mando de Áñez, la gestión tuvo tres características predominantes: a) medidas unilaterales con escasa coordinación y ausencia de diálogo, b) limitada información con vocería contradictoria y poca transparencia, y c) énfasis represivo y punitivo para “hacer cumplir” la cuarentena.

Los casos de COVID-19 en el país, sin datos ciertos sobre el “pico” que se fue moviendo de acuerdo al calendario electoral, mostraron un evidente subregistro, en especial por la muy limitada realización de pruebas. A ello deben añadirse otras dos marcas en la gestión del gobierno provisorio: por un lado, la opción presidencial por el ayuno y la oración para contrarrestar la pandemia; por otro, escandalosos casos de compras con intermediarios y sobreprecio, como el de los respiradores que nunca sirvieron.

¿Qué ha cambiado, qué permanece, con el actual gobierno constitucional de Arce? La segunda ola de contagios, que se desborda velozmente, demuestra sin atenuantes que no hay mejora en el precario sistema de salud: insuficientes hospitales, limitados ítems para el sector, pocas unidades de Terapia Intensiva. Se mantiene todavía una gestión deficiente de la información, empezando por la actualización de los datos de casos. Y está en cuestión la confidencialidad sobre el costo de las vacunas adquiridas.

Hay empero un destacable cambio en el enfoque: prima el factor sanitario en lugar de la apuesta por la religión y la fuerza pública. Por otro lado, se busca conciliar las medidas anti COVID-19 con la gestión de la crisis socioeconómica. Se percibe también un esfuerzo de coordinación del nivel central con gobernaciones y municipios, aunque los recursos son escasos. Y las novedades son el plan de testeo masivo y la compleja gestión de la vacuna. Igual el centro seguirá siendo la apelación al autocuidado.

Comparte y opina:

Un daño a la educación

Hay un déficit que las autoridades de educación deben resolver de la manera más creativa posible.

Por La Razón

/ 11 de enero de 2021 / 03:10

Entre los muchos daños que la pandemia por el COVID-19 ha causado en el país, es probable que el más difícil de cuantificar, pero también el más evidente a mediano plazo, sea a la educación. A la decisión, el año pasado, de suspender el año escolar se suman los problemas que la educación superior, técnica y universitaria ha tenido y tendrá que afrontar éste y los próximos años.

Según la estadística oficial, el 41% de las y los estudiantes de 154 institutos técnicos, tecnológicos y artísticos del país reprobaron o dejaron sus estudios por diferentes causas relacionadas con la pandemia, principalmente el deceso de algún familiar, crisis económica e imposibilidad de superar la distancia física luego de que acabó el confinamiento total a mediados del año pasado.

El Director de Educación Técnica, Tecnológica, Lingüística y Artística, del Ministerio de Educación, reveló que el departamento más afectado con el abandono de estudios técnicos fue Beni, donde seis de cada 10 estudiantes se vieron impedidos de completar sus estudios durante 2020. El segundo departamento más afectado fue Pando, donde el 57% de las personas inscritas en alguna carrera técnica vieron frustrados sus estudios.

Los departamentos con menos afectación (la diferencia entre quienes iniciaron el año lectivo y quienes lo completaron) fueron, en este orden: Oruro, La Paz, Chuquisaca y Tarija, donde en promedio tres de cada 10 personas vieron afectados su estudios durante 2020. La combinación de clases a distancia a través de las actuales plataformas de videoconferencia, con clases semipresenciales cuando fue posible, es señalada como un factor de éxito en algunos institutos consultados por este diario.

Sin embargo, es evidente que ni las mejor preparadas condiciones para el aprendizaje a distancia pueden compensar la experiencia que se obtiene de poner manos a la obra; piénsese por ejemplo en los institutos de formación agropecuaria, donde las y los estudiantes deben hacerse cargo de cultivos y de la crianza de animales, tareas que ni pueden aprenderse con fotografías o video ni pueden prescindir de la intervención humana.

Ni qué decir de la formación técnica que muchas escuelas ofrecen a sus estudiantes de bachillerato en el marco de la ley educativa Avelino Siñani-Elizardo Pérez: con aulas vacías, las físicas y las virtuales, gracias a que hubo promoción automática al curso siguiente, es imposible que los planes de estudio hayan sido siquiera mínimamente desarrollados.

Hay, pues, un déficit que las autoridades de educación deben resolver de la manera más creativa posible; no solo porque el derecho a la educación fue severamente afectado durante la gestión transitoria de gobierno (con los efectos que aquí se lamenta), sino sobre todo porque mañana se hará evidente la escasez de mano de obra calificada, lo cual puede afectar el desarrollo económico y humano del país.

Comparte y opina:

Comparaciones

Claro que el apoyo a Trump no se reduce a un grupo de extremistas, muchos de ellos armados

Por La Razón

/ 9 de enero de 2021 / 22:54

El asalto al Congreso de Estados Unidos por un grupo de vándalos azuzado por el presidente Trump ha generado un intercambio más bien curioso en Bolivia, seguido de analogías forzadas que oscurecen en lugar de esclarecer. Las comparaciones sin análisis ni contexto, planteadas incluso por líderes políticos, son más propias de memes que de un debate público en democracia.

Los hechos de violencia del pasado miércoles en la toma del Capitolio, que produjeron cinco muertos y decenas de heridos, mostraron que el supremacismo blanco y el fanatismo religioso, atizados por un populista de derecha, pueden poner en tensión la democracia estadounidense (que para muchos en Occidente es una suerte de “modelo”). Claro que el apoyo a Trump no se reduce a un grupo de extremistas, muchos de ellos armados: más de 70 millones de personas votaron por él en las recientes elecciones.

A reserva del balance de lo que implica el asalto al Congreso, que lejos de ser un episodio aislado expresa déficits estructurales del régimen democrático estadounidense, el hecho concreto es que un presidente-candidato en funciones: a) desconoce el resultado de una votación —resultado avalado por todas las instancias y autoridades electorales—, b) repite ad nauseam, sin prueba alguna, que hubo “fraude” y le robaron la elección (sic) y c) incita la movilización de sus huestes para revocar los comicios.

¿Qué analogías se hicieron con la crisis político-institucional de 2019 en Bolivia, que derivó en el derrocamiento del expresidente Morales? La primera fue el desconocimiento a la voluntad ciudadana expresada en las urnas, que en nuestro caso alude como hito al referéndum del 21F sobre la reelección. Al igual que Trump y sus seguidores, el oficialismo en el país no respetó el resultado de la consulta, forzando un atajo constitucional para habilitar la repostulación de su binomio presidencial.

La otra analogía tiene que ver con la narrativa del “fraude”. Del mismo modo que Trump y los suyos en Estados Unidos, nuestros políticos-candidatos de oposición, empezando por el dos veces derrotado en las urnas Carlos Mesa, cantaron “fraude monumental” en los comicios 2019 (e insisten en ello sin aportar evidencia). Ni hablar de los grupos extremistas que este año reciclaron ese discurso y, de rodillas, en nombre de Dios y la religión, fueron a tocar las puertas a los cuarteles para un gobierno militar.

Por último, está la acción violenta. La toma del Capitolio fue convocada por Trump con un discurso belicoso, cercano al fascismo, en defensa del patriotismo y contra los débiles (republicanos incluidos). No debemos olvidar que en Bolivia las turbas políticamente movilizadas quemaron cinco tribunales electorales departamentales, varios domicilios de oponentes, unidades policiales, buses. Todo en nombre de la democracia. ¿Algo más? Sí, como Áñez, el señor Trump no asistirá a la posesión del presidente Biden.

Comparte y opina: