La Revista

viernes 18 jun 2021 | Actualizado a 05:54

Una página de Facebook se abre en honor de Luchito

La telenovela Al fondo hay sitio sigue causando revuelo y desde que el personaje de Lucho apareció para desbaratar la relación entre Charito y El Platanazo, encendió la rabia de los televidentes que apostaban por la boda que Lucho arruinó.

Por La Razón

/ 15 de septiembre de 2011 / 05:00

La telenovela Al fondo hay sitio sigue causando revuelo y desde que el personaje de Lucho apareció para desbaratar la relación entre Charito y El Platanazo, encendió la rabia de los televidentes que apostaban por la boda que Lucho arruinó.

Además, el personaje que encarna el actor Bruno Odal lleva una doble vida, lo que molestó a los seguidores de la telenovela. Por eso, un fan creó un sitio en Facebook llamado Te crees más p****jo que Luchito. A las 48 horas ya tenía más de 58 mil fans. Los que siguen la telenovela ponen comentarios y dedican canciones en honor a Lucho.

Según reporta El Comercio de Perú, esta página recibe 30 mil visitas al día. Como creador figura Luchito González, el personaje que se ha ganado el odio de los televidentes debido a que en la telenovela se reveló que regresó con Charito por interés y que, además, le oculta la existencia de otra mujer. Al fondo hay sitio se emite por Unitel a las 14.00.

Hannibal Lecter pasa a la televisión

El estudio francés Gaumont International Televisión producirá la serie de televisión Hannibal, basada en el personaje que se hizo famoso por la actuación de Anthony Hopkins en El silencio de los inocentes. El director de esta producción será Bryan Fuller, informa sensacine.com.

Comparte y opina:

Contrabando de alimentos

La CAO registra una pérdida de $us 400 millones a causa de esta desleal competencia.

Por La Razón

/ 18 de junio de 2021 / 01:24

Días atrás, la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO) ha advertido que el contrabando de alimentos está produciendo un costo multimillonario a sus afiliados, una gran proporción de los grandes, medianos y pequeños productores agropecuarios de Santa Cruz y Beni. El gremio no solo reclama más esfuerzos de la Aduana, sino también propone algunas otras medidas.

Según el presidente de la CAO, a través de un comunicado divulgado el martes último, el sector al que representa en el oriente del país registra una pérdida aproximada de $us 400 millones a causa de la desleal competencia que representa la importación ilegal de alimentos. Agrega que el contrabando “está matando a miles de unidades productivas”, principalmente a los pequeños productores que son el 75% de los asociados a la CAO. No es difícil imaginar que la situación es igual en el occidente del país.

En respuesta a esta crítica situación, los agropecuarios del oriente proponen, entre otras medidas, ampliar las facultades de interdicción contra el contrabando, adecuando la normativa para que el Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag) y la Aduana Nacional puedan ingresar en cualquier momento a los mercados y centros de expendio de productos en las zonas urbanas, pues no solo se trata de evitar la internación de esa mercadería, sino también que sea exitosamente comercializada en el país.

También plantean los agropecuarios que los gobiernos municipales y departamentales realicen controles estrictos y permanentes en lugares de expendio para que no se comercialicen productos de contrabando riesgosos para la salud de la población y que el delito sea tratado como atentado a la salud pública. Finalmente, proponen modificar la cuantía sancionadora de tributos omitidos para calificación del ilícito y establecer como delito de contrabando la mercadería valuada a partir de las 5.000 Unidades de Fomento de Vivienda (UFV), y que todo el proceso sea acompañado por la Oficina de Defensa del Consumidor.

Coincidiendo con el comunicado, el mismo día, el Ministro de Defensa anunció que el Gobierno decidió fortalecer la lucha contra el contrabando de productos agrícolas. Y anunció que se creará el Comando Especial de Lucha Contra el Contrabando Agrícola, subirá los aranceles a la importación de productos agrícolas, reducirá cupos de importación y regulará la internación de estos productos de los productores en zonas de frontera.

Sin embargo, ninguna de esas medidas será suficiente mientras haya en las ciudades gente dispuesta a comprar alimentos de contrabando, lo cual debe evitarse con comunicación y educación, pues la interdicción en los mercados urbanos es poco efectiva, además de estar fuera del alcance de las fuerzas del orden.

En un país que hace años se propuso garantizar su seguridad alimentaria y hasta ser exportador de alimentos, y cuyo Presidente hace poco anunció la decisión de promover la sustitución de importaciones, es inaceptable que el contrabando siga dominando en los mercados.

Comparte y opina:

El factor Mesa

Seguro brindará información relevante al respecto en su declaración como testigo en el proceso penal.

Por La Razón

/ 16 de junio de 2021 / 01:24

La declaración ante la Fiscalía de la expresidenta del régimen provisorio, Jeanine Áñez, así como otras versiones que se van difundiendo, como la de la jerarquía de la Iglesia Católica, permiten reconstruir el tablero de acciones y actores de los hechos de noviembre de 2019. Se está discutiendo el protagonismo del excandidato y hoy jefe de Comunidad Ciudadana, Carlos Diego Mesa.

Denuncias penales, declaraciones de imputados y testigos, memorias, reportes de prensa, entrevistas periodísticas, diversos comunicados, en fin, proveen información y plantean diferentes miradas e interpretaciones sobre la coyuntura crítica que derivó en el derrocamiento del expresidente Evo Morales y la sucesión del 12 de noviembre de 2019, cuya legalidad y constitucionalidad están en cuestión. La evidencia muestra que la gestión de la “transición” fue extrainstitucional, incluidos actores externos.

En los últimos días, la disputa política sobre el tema apunta al papel que tuvo, en diferentes momentos de la crisis, el excandidato presidencial de la alianza Comunidad Ciudadana, Carlos Mesa. Se recuerda al respecto que Mesa, derrotado en las elecciones generales 2019 —a la postre declaradas sin efecto legal—, se apresuró a declarar, la misma noche de la votación, que había segunda vuelta. Al día siguiente, sobre la base de resultados preliminares y no oficiales, proclamó “fraude escandaloso”.

Durante los 21 días de paro y movilizaciones urbanas que siguieron a los comicios, con centro decisorio en los cabildos realizados en el Cristo de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, el actor político Mesa tuvo intervenciones episódicas. Y su discurso fue mutando a tenor de las consignas del entonces dirigente cívico Luis Fernando Camacho. Así, del planteamiento de segunda vuelta electoral, Mesa pasó a la demanda de anulación de las elecciones y, luego, la exigencia de renuncia de Evo Morales.

Más allá de acciones deplorables asociadas a la coyuntura crítica, que se inauguraron con la quema de cinco tribunales electorales departamentales, fueron decisivos los días posteriores a las renuncias del presidente y vicepresidente el 10 de noviembre. Hay diferentes datos e interpretaciones sobre la sucesión presidencial, que correspondía a la titular del Senado, Adriana Salvatierra. Mesa fue tajante al cerrar esa opción: “Nadie que sea militante del MAS puede continuar ese proceso político”.

En tal contexto de “vacío de poder”, se produjeron las opacas reuniones en la Universidad Católica. Allí, algunos operadores políticos, cívicos y eclesiásticos de oposición trazaron y ejecutaron el plan para la autoproclamación de Áñez. Uno de los principales actores en aquel momento, dada su condición de excandidato, fue precisamente Carlos Mesa. Seguramente brindará información relevante al respecto en su declaración como testigo en el proceso penal en curso contra la exsenadora y otros implicados.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Renta petrolera

Urge, pues, que la gestión del negocio hidrocarburífero esté a la altura de las expectativas que las autoridades están creando.

Por La Razón

/ 14 de junio de 2021 / 01:36

Dos nuevos proyectos de exploración han despertado el optimismo de las autoridades del área hidrocarburífera, que ya comienzan a soñar con ganancias de hasta $us 5.000 millones si es que los pozos resultan ser exitosos. Sin embargo, hay quien afirma que hay un exceso de confianza en los futuros pozos, que todavía no han terminado de ser explorados y mucho menos perforados.

Se trata de los pozos Itacaray- X1 y Charagua-X1, el primero en Chuquisaca y el segundo en Santa Cruz, que juntos producirían en el futuro inmediato la multimillonaria renta ya mencionada, amén de estabilizar las reservas hidrocarburíferas del país, fijadas, tras una certificación internacional en 2018, en 8,95 trillones de pies cúbicos (TCF) de reservas probadas, es decir, efectivamente existentes.

El presidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) asegura que el campo que se explora en Charagua producirá una renta de $us 1.500 millones; el de Chuquisaca provoca todavía mayor expectativa, pues el vicepresidente de Administración de Contratos y Fiscalización de la estatal petrolera sostiene que aportará con $us 3.500 millones a las arcas del país.

Sin embargo, tres expertos consultados por LA RAZÓN al respecto coinciden en señalar que hay demasiado “exitismo” en las autoridades, pues las exploraciones aún están en curso y todavía falta perforar los pozos y hacerlos productivos, si es que la exploración resulta exitosa. Un resultado negativo en la exploración podría no solo frustrar la enorme expectativa despertada, sino también afectar la imagen del Gobierno.

Por otra parte, aunque se valora el esfuerzo de exploración y perforación de nuevos pozos, se señala que esta tarea lleva considerable retraso, pues hubo poca inversión en exploración y desarrollo de nuevos campos, actividades que fueron confiadas a empresa socias de YPFB que, según algunos expertos, mostraron poco interés en el desarrollo de nuevos campos dado el contexto normativo del negocio en Bolivia.

Asimismo, los expertos consultados por este diario señalan que además de los esfuerzos que aquí se comentan, urge que la estatal petrolera desarrolle planes de exploración y planes de negocio para el largo plazo, en los que se establezca costos e ingresos de los proyectos, además de capacidad de producción esperada y rentabilidad del negocio; esta información mejoraría la capacidad negociadora de YPFB con compradores internacionales.

Para nadie es desconocido que la renta petrolera es el principal ingreso económico del país, y en la medida en que la industrialización es todavía incipiente (y ha sufrido un retraso de casi un año a causa del gobierno transitorio y sus equivocadas decisiones), la producción de líquidos sigue siendo el corazón del negocio, tanto para la exportación como para el consumo interno, que solo puede incrementar gracias al crecimiento de las redes de gas domiciliario e industrial. Urge, pues, que la gestión del negocio hidrocarburífero esté a la altura de las expectativas que las autoridades están creando.

Comparte y opina:

Tres días decisivos

Se constata que se descartó por anticipado el camino de la sucesión constitucional.

Por La Razón

/ 13 de junio de 2021 / 01:36

La declaración realizada el pasado 7 de junio por la expresidenta del régimen provisorio, Jeanine Áñez, hoy con detención preventiva, aporta información relevante acerca de los tres días decisivos en la coyuntura crítica de noviembre de 2019. Sin duda lo más relevante es que la crisis se gestionó por fuera de la institucionalidad democrática, con participación de la fuerza pública.

Áñez está acusada por varios delitos asociados a su autoproclamación como presidenta el 12 de noviembre de 2019, dos días después de la renuncia del expresidente Evo Morales. Según el proceso tramitado en el Ministerio Público, Áñez y otros imputados están provisionalmente vinculados a seis delitos penales: terrorismo, sedición, conspiración en el grado de complicidad, incumplimiento de deberes, resoluciones contrarias a la Constitución y anticipación y prolongación de funciones. No es poco.

La denuncia, tramitada por la vía ordinaria, se asienta en el relato —rechazado por las oposiciones— según el cual las acciones que derivaron en el derrocamiento de Morales y el posterior régimen transitorio son producto de un “golpe de Estado”. Hay otras cinco denuncias: una desestimada, tres en conocimiento de la Asamblea Legislativa Plurinacional y una en trámite, sobre cuestiones referidas al ejercicio del cargo de presidenta, por lo cual siguen el curso previsto para juicio de responsabilidades.

¿Qué dijo Áñez en su declaración ante el Ministerio Público? En algunos aspectos se trata de información confirmatoria de hechos conocidos, en otros hay revelaciones. Así, se reafirma que la gestión y desenlace de la crisis siguió un espacio y un camino extrainstitucional. Como es de conocimiento público, al amparo de jerarcas de la Iglesia Católica y del exembajador de la Unión Europea en Bolivia, algunos actores políticos de la oposición trazaron y viabilizaron el camino de la “transición”.

Las revelaciones de la exsenadora y expresidenta muestran también que su autoproclamación como presidenta ya fue decidida en la Universidad Católica el día de la renuncia de Morales. Y la llamaron para ofrecerle el cargo. Para el efecto, a su arribo a La Paz el 11 de noviembre, se dispuso de helicópteros de la Fuerza Aérea, espacios en el Colegio Militar, espacios en la Academia de Policías y hasta vehículos diplomáticos. Fue decisiva la reunión de Áñez con el exdirigente cívico Luis Fernando Camacho.

Sin duda la revelación más comprometedora en el caso es la constatación de que se descartó por anticipado el camino de sucesión constitucional, por el cual la presidenta del Senado, Adriana Salvatierra, debió asumir el cargo de presidenta del Estado. En ello la palabra del perdedor de las elecciones, Carlos Mesa, habría sido determinante. Y se procedió a la toma del poder sin leer las renuncias de los exmandatarios, sin quórum, sin mandato legal, en fin, cerca de la Biblia, lejos de la Constitución Política.

Comparte y opina:

Fines de ciclo

Desde hace dos años, las bases de los regímenes neoliberales más sólidos en la región están crujiendo.

Por La Razón

/ 12 de junio de 2021 / 01:06

Los cambios políticos se están acelerando en América Latina. Los dos paradigmas políticos que se impusieron a inicios de siglo se han agotado. Primero se debilitó el neo-desarrollismo de izquierda y ahora se ha desatado la crisis de los neoliberalismos más emblemáticos: Colombia, Perú y Chile. El problema es que las alternativas a ambas orientaciones tampoco han emergido con claridad.

 Indudablemente estamos viviendo tiempos turbulentos en los que hasta lo más sólido parece disolverse. El malestar social con el estado de las cosas ya venía desde hace varios años, presionando a todos los regímenes políticos y desprestigiando a las dirigencias. La pandemia y sus secuelas han solamente exacerbado esas incertidumbres.

Estos procesos de cansancio afectaron primero a varios de los modelos de la izquierda progresista que gobernaron a grandes países latinoamericanos desde inicios del siglo. El Brasil lulista, la Venezuela bolivariana, el kirchnerismo argentino y el correísmo ecuatoriano entraron en crisis y/o fueron alejados del poder. Algún apresurado habló del fin de un ciclo y de una automática predominancia de un neoliberalismo de derecha como nuevo eje ideológico de la región.

Sin embargo, la historia da vueltas inesperadas. Desde hace dos años, las bases de los regímenes neoliberales más sólidos en la región están crujiendo. Su agotamiento se reveló primero con sendos estallidos sociales que cambiaron totalmente la agenda política en principio en Chile y luego en Colombia.

En el primer caso, las calles desencadenaron la pérdida de confianza y la capacidad de gobierno no solo de las élites políticas, sino incluso del poder empresarial, militar y religioso. Entre grandes movilizaciones y resultados en urnas que reflejaron el rechazo al establishment, hoy Chile está a las puertas de una Constituyente que parece que modificará la orientación de las políticas socioeconómicas que prevalecieron en ese país desde el fin de la dictadura.

Mientras tanto, Colombia se ha empantanado en una aguda oleada de protestas sociales, severamente reprimidas, que desestabilizaron a los herederos del uribismo y que auguran una elección futura apasionante y polarizada en la que la izquierda tiene una oportunidad de imponerse. Por si esto no fuera poco, la emergencia de Pedro Castillo en la segunda vuelta presidencial peruana y su estrecha victoria, rudamente cuestionada por las élites limeñas, suena un fin de etapa para los tres principales experimentos de política neoliberal de la región.

Son pues varias cosas las que parecen estar agonizando sin que haya tampoco mucha claridad sobre las nuevas orientaciones, políticas públicas y liderazgos que las reemplazarán. En eso, tanto las izquierdas como las derechas latinoamericanas aparecen más bien absortas ante la velocidad del cambio que preocupadas en buscar respuestas. Son tiempos interesantes pero que se pueden volver peligrosos si no hay liderazgos e ideas que reencaucen esta formidable demanda de transformación.

Comparte y opina: