La Revista

lunes 19 abr 2021 | Actualizado a 05:16

Diez canciones esenciales para los no iniciados en los cuatro fantásticos

Este viernes se cumple el 50 aniversario del lanzamiento del primer gran éxito de The Beatles: "Love Me Do", aunque es posible que algún lector aún no sepa o no le interese el significado y el impacto que tuvieron los cuatros fantásticos en la música popular y en la sociedad de la segunda mitad del siglo XX.

/ 3 de octubre de 2012 / 16:08

Este viernes se cumple el 50 aniversario del lanzamiento del primer gran éxito de The Beatles: «Love Me Do», aunque es posible que algún lector aún no sepa o no le interese el significado y el impacto que tuvieron los cuatros fantásticos en la música popular y en la sociedad de la segunda mitad del siglo XX.

Además, siempre hay alguien que no sabe quiénes fueron The Beatles y vive tranquilamente en 2012.

Sin embargo, si todavía, y pese a la matraca mediática, tiene ganas de saber algo de los cuatro de Liverpool, le proponemos una lista con sus diez canciones más determinantes -no más importantes, no más vendidas- de su corta y fructífera carrera.

Como en todas las listas, el criterio es arbitrario y, como en los gustos y los colores, hay más de 200 canciones para elegir. Esta es la apuesta:

1. «Love Me Do» (1962). Escrita cuando sir Paul McCartney estaba en el colegio, en 1958, la canción tuvo, inicialmente, el estilo del dúo Everly Brothers hasta que John Lennon introdujo la armónica. Se grabó con tres baterías distintos, pero se publicó con Ringo a las baquetas. Fue el primer éxito.

2. «She Loves You» (1963). Fue la canción que disparó la «beatlemanía» en todo el mundo. El estribillo con el «yeah! yeah! yeah!» final invadió el planeta mientras, los «fabfour» movían el flequillo sobre un escenario lleno de un público gritón. En la España del desarrollo, multiplicó la tendencia de lo yeyé -anterior y de origen francés-. Era lo más moderno y no había medida: desde el Drácula yeyé al Real Madrid yeyé de Pirri, Velázquez y Gento, pero sin melenas.

3. «Can’t Buy Me Love» (1964). Canción determinante por su impacto visual en la película «A Hard Day Žs Night», filme dirigido por Richard Lester, que marcó un antes y un después en el cine musical. Nadie que haya visto su metraje, en blanco y negro, puede olvidar la carrera de The Beatles perseguidos por miles de seguidores. «Beatlemanía» en estado puro en el, probablemente, primer vídeo «clip» de la historia.

4. «Yesterday» (1965). Wikipedia recoge más de 2.200 versiones de esta canción. También ha sido una de las más radiadas en el siglo pasado. Es la canción de los récords y fue criticada por Bob Dylan.  Un tercio de los niños nacidos en el hemisferio occidental desde 1965 hasta hoy tendrían que llamarse como la canción.

5. «Norwegian Wood» (This Bird Has Flown) (1966). Pertenece al álbum «Rubber Soul», y se nota cómo los chicos se hacen mayores. Se introduce, de la mano de George Harrison, un sitar por primera vez en un disco pop. Según la biografía sobre Lennon de Philip Norman, fue una de las grandes letras de John, con veintiséis versos cortos y un mensaje oscuro sobre la infidelidad.

6. «Tomorrow Never Knows» (1966). Compuesta también por Lennon, cierra el disco «Revolver» y marca el fin de The Beatles tal y como los habíamos conocido. Según el gran productor George Martin, se trata de «la única canción que nunca podría ser reproducida». Como apunte, la letra fue tomada del Libro Tibetano de la Muerte.

7. «Strawberry Fields Forever» (1967). Según el confidente y amigo Neil Aspinall, Lennon escribió esta canción en una playa de Almería cuando rodaba «Cómo gané la guerra». Para el compositor fue «psicoanálisis con música». Compartió single con «Penny Lane» y se refiere a un sitio real -un orfanato de Liverpool ya cerrado-, donde los turistas se hacen fotos.

8. «A Day In The Life» (1967). Pertenece al octavo álbum de estudio, «Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band» (el disco más importante de la historia del rock, según la revista Rolling Stone) y cuenta con la colaboración de media orquesta sinfónica. Cuarenta músicos, un despertador y tres pianos marcando un acorde final a la vez son algunas de las anécdotas de la grabación que cuenta Martin en su libro «El verano del amor». Tras su publicación, corrió la voz de que Paul había muerto. Era falso, obvio.

9. «Helter Skelter» (1968). Extraída del impactante doble «Álbum Blanco», para los expertos, se trata de la canción que, con «You Really Got Me», de The Kinks, abrió las puertas al «heavy metal» y los sonidos duros. También fue una de las excusas que usaron Charles Manson y su secta «La Familia» para justificar el asesinato de Sharon Tate, mujer de Roman Polanski, en Los Ángeles (EE.UU.). Cuarenta años después, el diabólico Manson sigue en la cárcel.

10. «Here Comes The Sun» (1969). La venganza del silencioso George y aviso de su futuro triunfo en solitario con «My Sweet Lord». Está incluida en el álbum «Abbey Road», el último grabado por la banda, pero publicado antes que «Let It Be». Llega el sol pero supone el final de una década prodigiosa. Una lástima.

Comparte y opina:

Gilberto Gil cumple 75 años «conforme» con su vida

El padre del movimiento "tropicalista" en Brasil reinicia así su actividad musical después de que el año pasado fue hospitalizado varias veces por problemas de insuficiencia renal y cardiacos.

El artista brasileño Gilberto Passos Gil Moreira, más conocido como Gilberto Gil.

/ 26 de junio de 2017 / 20:28

El artista brasileño Gilberto Passos Gil Moreira, más conocido como Gilberto Gil, cumple hoy 75 años, una edad en la que sigue en activo, pese a sus recientes problemas de salud, y con la que se muestra sereno y «conforme».

Así lo señaló, hoy, el mismo, en sus cuentas de redes sociales: «Viendo el panorama general de mi vida, hice todo para ser quien soy, para estar en el lugar en que estoy y sentir la vida para estar en conformidad con ella. Es lo que siempre digo: la conformidad según la edad. Tengo la edad que tengo hoy y una vida acorde con ella».

Nacido en Salvador de Bahía en 1942, el artista es considerado una de las grandes leyendas de la música brasileña, y su magisterio ha impregnado toda la riqueza musical de Brasil.

Como otros artistas septuagenarios -por ejemplo, Paul Mcartney, que cumplió la misma edad recientemente-, Gilberto Gil mantiene su actividad creativa.

De hecho, de agosto a diciembre, tiene en agenda la gira «Trinca de Ases», un tour que recorrerá las principales ciudades de Brasil, donde actuará junto a Gal Costa y Nando Reis, y para la que ha compuesto nuevos temas musicales.

El padre del movimiento «tropicalista» en Brasil reinicia así su actividad musical después de que el año pasado fue hospitalizado varias veces por problemas de insuficiencia renal y cardiacos.

De aquel paso por el hospital quedó una canción, «Inspiración después de tanto hospital», que Gil dedicó a Roberta Saretta, la cardióloga que atiende su problemas de corazón.

Esos achaques de salud no le impidieron, sin embargo, mantener una exitosa gira junto a su amigo Caetano Veloso -otro grande y septuagenario artista- en la que ambos celebraban 50 años de amistad y por la cual, los dos gigantes de la canción recordaron melodías y aventuras que compartieron en el pasado y viven en el presente.

Esa gira, llamada «Dos amigos, un siglo de música», reflejó parte de la historia de los dos artistas y del mismo Brasil. Ambos fueron encarcelados por la dictadura brasileña en febrero de 1969 y ambos tuvieron que exiliarse a Londres en el verano de ese año.

Gilberto Gil dejó en aquel verano su primer gran éxito como cantante: «Aquele abraco», single que pertenece a su tercer álbum y fue la pista de salida para el despegue del artista de Bahía.

Tras aquel éxito llegarían canciones como «Refazenda», «Tota menina bahiana», «Drao», «Se eu quiser falar com Deus» o la versión de «No woman, no cry» (Vicent Ford), titulada «Nao chore mais», que fue su mayor éxito de ventas.

«Después de los 70, la meditación sobre la muerte se vuelve necesaria «, dijo recientemente este artista que nunca ha eludido reflexionar en su canciones sobre el paso del tiempo y el final de la vida.

Así es, por ejemplo, en su canción «Nao Tenho Medo da Morte» donde sus versos son una declaración de serenidad: «No tengo miedo a la muerte, pero sí miedo de morir / la muerte es después de mí, pero quien va a morir soy yo».

Como recordaba hoy en su cuenta de Facebook, el que fuera primer ministro de Cultura del Gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva, se muestra feliz y conforme con un 75 cumpleaños que celebra el regalo «de haber nacido, de haber vivido». (26/06/2017)

Comparte y opina: