La Revista

domingo 17 oct 2021 | Actualizado a 12:41

Lo que el amor ha unido, que no lo separe un móvil

Un informe revela que la mayoría considera que internet ha tenido un efecto mínimo o inexistente en sus relaciones, aunque un 27 % sí admite su influencia.

/ 13 de febrero de 2014 / 20:15

Los enamorados de las tecnologías están de enhorabuena por los avances de los últimos tiempos que en el ámbito de las relaciones sentimentales se traducen en nuevas posibilidades de comunicación íntima, aunque también han creado inéditos focos de tensiones.

Así lo prueba un informe del Centro de Investigaciones Pew recién publicado, que examina el impacto de internet, los teléfonos móviles y las redes sociales en la vida de pareja en Estados Unidos.

Ahora la confianza en el compañero sentimental se demuestra, por ejemplo, al compartir las contraseñas de las cuentas o perfiles virtuales, una práctica que sigue el 67 % de los estadounidenses emparejados, según el estudio, y un 27 % aún va aún más allá y tiene cuentas de correo electrónico conjuntas.

Porque cada San Valentín que pasa se hacen más sofisticadas las formas de expresar los sentimientos y vivir las relaciones.

El informe revela que la mayoría considera que internet ha tenido un efecto mínimo o inexistente en sus relaciones, aunque un 27 % sí admite su influencia.

Este porcentaje casi se ha doblado en la última década (en un trabajo similar de Pew en 2005 lo reconoció un 16 %) y se dispara entre los más jóvenes: un 42 % de los estadounidenses de entre 18 y 29 años reconoce que internet influye en su relación.

El 74 % de los encuestados ve con buenos ojos el impacto de internet en sus relaciones (cuando en 2005 eran el 84 %), mientras que un 20 % cree que les ha perjudicado (hace nueve años era el 13 %).

Aunque reconocen sus ventajas, las parejas estadounidenses cada vez miran con más escepticismo el papel que juega la red en sus relaciones.

Algunas consideran que las herramientas digitales facilitan la comunicación, pero otras se pelean sobre su uso y han tenido malas experiencias provocadas por la tecnología.

«Nos dan multitud de oportunidades, pero han creado también muchos malentendidos. Estamos aún averiguando con qué reglas queremos funcionar», explica a EFE la experta en comunicaciones electrónicas Naomi Baron, directora del Centro de Enseñanza, Investigación y Aprendizaje de la American University de Washington.

Es el caso de ciertos comentarios o fotos subidas a las redes sociales que pueden acabar provocando discusiones en la pareja, según Baron, porque no siempre se tiene conocimiento del contexto.

Según el estudio de Pew, un 4 % de los estadounidenses casados o con una relación estable se ha enfadado por algo que han visto en internet sobre su pareja y un 8 % ha discutido sobre la cantidad de tiempo que pasa conectado.

Baron menciona el uso del móvil cuando se está en pareja como otro de los momentos espinosos, sobre todo tras la aparición de los servicios de mensajería instantánea.

«Nos distraen. Si estoy con mi pareja y mi móvil suena o vibra, mi atención se dirigirá a él, como si no existiera nada más», explica la profesora de la American University.

Los jóvenes son especialmente susceptibles a lo que Baron denomina «inseguridad social», la necesidad de contestar inmediatamente cuando alguien les llama o les escribe un mensaje por el temor a que, si no lo hacen, se recurra a otra persona.

«Siempre tienen que estar disponibles para que les contacten, porque, en caso contrario, quedan fuera del intercambio social», añade Baron.

Uno de cada cuatro estadounidenses casados o con una relación estable reconoce en el estudio de Pew haber visto a su pareja distraída con su teléfono móvil mientras estaban juntos y, entre los jóvenes, el 42 %.

Sin embargo, uno de cada cinco adultos y el 41 % admite haberse sentido más cercano a su pareja gracias a intercambios a través de internet o de mensajes de móvil.

Al final, el uso de las herramientas tecnológicas crea tensiones de pareja y las alivia en proporciones similares: así es el amor en los tiempos de Facebook.

Comparte y opina:

Un día en la cárcel, la enésima estrategia china contra la corrupción

El objetivo es que los servidores públicos "sean conscientes" de los castigos que supone la corrupción.

/ 25 de mayo de 2015 / 16:55

Pasar un día entre rejas se ha convertido en la enésima estrategia de la campaña anticorrupción del Gobierno chino, que obliga a sus funcionarios a visitar las cárceles para advertirles de las potenciales consecuencias de sus actos.

La Comisión Central de Inspección y Disciplina, el brazo anticorrupción del Partido Comunista Chino (PCCh), organiza visitas a prisiones para altos cargos y sus cónyuges en las que pueden encontrar a antiguos colegas condenados por prácticas corruptas.

El objetivo, según anunció el organismo en un comunicado difundido hoy por la prensa oficial china, es que los servidores públicos «sean conscientes» de los castigos que supone la corrupción, «que ejerzan sus poderes correctamente y que sean receptivos a la supervisión del Partido».

Las autoridades anticorrupción chinas han llevado en los últimos meses a empleados de varios ministerios a las cárceles y, en otros casos, han preparado visitas exclusivamente de cónyuges de funcionarios, para que transmitan a sus parejas la importancia de evitar estas prácticas irregulares.

Tras visitar las celdas, la amenaza de la cárcel es percibida con más cercana y, de momento, la experiencia no está dejando indiferentes a los trabajadores del sector público.

«A los funcionarios y sus esposas les impactó mucho, a primera vista, observar lo horrible que es perder la libertad y el prestigio, pero pienso que a los más jóvenes les impresiona más que a los que llevan muchos años», explica a Efe un funcionario chino que prefiere ser identificado sólo por su apellido, Wang.

Sin embargo, otra funcionaria de 25 años que empezó su carrera profesional hace casi dos considera, en declaraciones a Efe, que estas visitas sí funcionan como señal de advertencia, pero que son «como un espectáculo» y que «no hace falta utilizar esa manera radical».

Wang, de hecho, recuerda que todos los empleados públicos tienen que participar obligatoriamente en un programa de formación básica sobre las leyes chinas.

«Creo que este programa es el que desempeña el papel principal en formar a los funcionarios para que se comporten bien», añade Wang.

Con las nuevas visitas a prisión, la lucha contra la corrupción que abandera el presidente chino, Xi Jinping, adquiere una nueva dimensión, porque se extiende a funcionarios sobre los que no se tienen sospechas.

«La corrupción no sólo se debe castigar: prevenirla es aún más importante. No sólo hay que llegar al efecto de no atreverse a ser corrupto, sino también crear una conciencia para no querer serlo», publica hoy el Diario del Pueblo, voz del PCCh, en un editorial en el que pide más «firmeza» para eliminar de raíz esta irregularidad.

Desde el ascenso al poder de Xi, tras el relevo en la cúpula del PCCh y del Gobierno, entre finales de 2012 y principios de 2013, China ha emprendido una infatigable campaña anticorrupción que ha abierto investigaciones sobre un centenar de dirigentes con rango ministerial.

Sólo el año pasado, más de 4.000 altos cargos de la burocracia china fueron procesados por corrupción, mientras que a la espera de juicio se encuentra el exministro de Seguridad Pública Zhou Yongkang, la víctima más ilustre y simbólica de esta campaña.

El afán de limpieza de las prácticas corruptas del Gobierno, en todo caso, no se limita al ámbito político, pues ha llegado hasta el todopoderoso Ejército chino -su ex número dos Xu Caihou, fallecido en marzo, cayó en desgracia tras protagonizar uno de los mayores escándalos de la historia del país- y las empresas estatales.

Las autoridades chinas han complementado estas medidas con constantes llamamientos a la austeridad, la creación de líneas telefónicas para que los ciudadanos denuncien casos de corrupción y, ahora, las visitas de funcionarios a la cárcel, la enésima vía que han encontrado para asegurarse de que cumplen las normas.

Comparte y opina:

Últimas Noticias