La Revista

martes 13 abr 2021 | Actualizado a 03:37

Chefs franceses reclaman un código ético frente a la violencia en la cocina

En un manifiesto los "mejores artesanos de Francia" rechazan "la banalización del acoso a través de pequeñas violencias cotidianas".

/ 18 de noviembre de 2014 / 13:39

Puntapiés, golpes, quemaduras… Ante el acoso que sufren los pinches en los restaurantes, varios chefs franceses reclamaron poner fin a la «ley del silencio» que según ellos encubre actos «indignos de la profesión».

En un manifiesto firmado por Gerard Cagna y otros cuatro miembros del exclusivo club de los «mejores artesanos de Francia», incluyendo el cocinero del palacio presidencial del Elíseo, Guillaume Gómez, los chefs rechazan «la banalización del acoso a través de pequeñas violencias cotidianas», minimizadas a veces «como ritos iniciáticos».

Aunque considera que se trata de casos aislados, el chef Gerard Cagna que en 2005 cedió su restaurante a sus hijos y devolvió las dos estrellas de la guía Michelin, llamó «a todos los grandes chefs franceses a repudiar formalmente la violencia» sumándose al manifiesto.

«Hoy la profesión necesita una verdadera ética en la materia», dijo el chef a la AFP.

En abril pasado, el sitio de información Atabula llamó a «poner al descubierto» estas prácticas al denunciar un incidente ocurrido en el restaurante Pré Catelan (tres estrellas Michelin), donde un aprendiz de cocina había sido «quemado intencionalmente en los brazos» por un miembro del equipo.

El responsable perdió su puesto. «No pudo permanecer en la cocina», confirmó el servicio de prensa del famoso restaurante del Bosque de Boulogne, en el oeste de París.

«Recibí entre 100 y 200 correos electrónicos agradeciéndome por haber denunciado el problema», cuenta Franck Pinay-Rabaroust, jefe de redacción de Atabula.

Los comportamientos violentos, según él, se explican por un medio «muy masculino y muy joven». «Hay una pugna por ascender, los grandes chefs están cada vez más ausentes de sus cocinas y son por lo tanto los adjuntos quienes deben imponer su autoridad y demostrar quién es el más fuerte: hay mucha testosterona en todo esto».   Sin embargo, «existe una verdadera evolución en el buen sentido, y las cocinas abiertas hacen que todo sea más visible». «La violencia física ha disminuido, estamos en una época en que la gente comienza a hablar y en el oficio falta de mano de obra».
 

Vuelan los platos

 «La violencia es más moral que física», comenta Rémi, un cocinero de 24 años, que fue víctima de esa forma de «bullying» durante su aprendizaje.
 «Hacía un mes que trabajaba y tenía que hacer un gazpacho, pero no lo condimenté.   El chef lo probó y me lo derramó encima, delante de todos».

Otra vez, un superior le pedía que tomara un plato sin avisarle que quemaba, o le daba empujones mientras picaba las verduras.
 

«Algunas veces regresé a casa llorando», recuerda. Pero sin todo eso, admite «no hubiese aprendido de la misma manera».   En Gran Bretaña, el mediático chef James Martin contó a la prensa que cuando comenzó a trabajar en Londres, a los 17 años, un chef le había partido dos costillas y la clavícula porque le había salido mal una crema inglesa.
 

«Todos fuimos testigos alguna vez de un plato que vuela en la cocina, rechazado por el chef, o de insultos, pero nunca he visto peleas», afirma a la AFP el chef Thierry Marx, que impuso protocolos en sus restaurantes, incluyendo entrevistas individuales regulares.
 

Los chefs, explica, «son cada vez más jóvenes, y a menudo carecen de formación de dirección empresarial». Y la presión es cada vez más fuerte, vinculada en especial a los comentarios que los clientes publican inmediatamente en internet.

Según Thierry Marx, la violencia física era mucho peor en otras épocas, y hoy se ha convertido en un fenómeno menos frecuente. «¿Acaso no es más violento tener personal ilegal?» se interroga el chef, que preconiza «una limpieza total del disco duro de la profesión».

Comparte y opina:

El ‘look Neymar’, tatuajes y extravagancias capilares

El delantero, que llegó luciendo mechas rubias a su presentación como nuevo jugador del París Saint-Germain, cuenta con su propia línea de ropa -creada en colaboración con Nike-

El brasileño Neymar

/ 5 de agosto de 2017 / 14:14

Al igual que Cristiano Ronaldo o que Paul Pogba, Neymar, el futbolista más caro del mundo, es una referencia para millones de jóvenes en materia de ‘look’.
 El astro brasileño gusta de prodigarse en las redes sociales subiendo instantáneas en las que luce sus múltiples tatuajes y sus extravagantes peinados.

El delantero, que llegó luciendo mechas rubias a su presentación como nuevo jugador del París Saint-Germain, cuenta con su propia línea de ropa -creada en colaboración con Nike- y a sus 25 años sigue los pasos del británico David Beckham, precursor de la moda para toda una generación de futbolistas.

«En la época de Beckham, él era prácticamente el único futbolista ‘metrosexual’ en el campo de fútbol», apunta Rafik Senouci, redactor jefe de Bonne Gueule, publicación digital especializada en moda masculina.

«Pero a día de hoy, futbolistas como Neymar o Griezmann se preocupan de su imagen y buscan innovar con sus respectivos estilos», continúa.

Una innovación que se deja ver, sobre todo, en los peinados. El nuevo ’10’ del PSG, que cuenta con 80 millones de seguidores en Instagram y 30 en Twitter, ha lucido en las últimas temporadas distintos cortes de pelo: tintes rubio platino, cabellos rapados, crestas, mechas y rizos.

Kevin Bakari Marcq, responsable del salón de estética ‘235th Barber Street’, en el distrito 19 de París, espera que cada vez lleguen más clientes pidiendo el peinado de Neymar.

«Los clientes demandan con frecuencia el ‘look’ de los futbolistas, cortes de pelo que ven en la televisión. Crestas, mechas…», indica el estilista, que regenta una peluquería frecuentada sobre todo por jóvenes de «12 a 25 años».

La moda capilar del momento es el «tinte rubio-blanco» con «una degradación progresiva ambos los lados», abunda.

Bakari, que le ha cortado el pelo a varios raperos franceses famosos, como Lacrim y MHD, y a jugadores como Benjamin Mendy y Layvin Kurzawa, espera que Neymar también visite su centro.

No es el único en hacerlo. El peluquero Michael Caiolas, que cuenta entre sus clientes con el también futbolista Paul Pogba, no ha dejado la oportunidad de saludar la llegada a París de la estrella brasileña. «Bem-vindo Neymar», escribió en su cuenta de Instagram este profesional de la belleza.

No obstante, la influencia de «Ney» entre los más jóvenes ya se dejaba nota en Francia antes de su fichaje por el PSG. «Los niños llegaban a la peluquería con fotos de él», añade Latifa Renault, gerente de tres salones ‘123 Ciseaux’, especializados en la peluquería para los más pequeños. (05/08/2017)

Comparte y opina:

Victoria Beckham hará visitas a París, aunque permanecerá en Londres con los niños

David Beckham anunció en una rueda de prensa que Victoria, de 38 años, permanecerá en Londres con sus tres hijos, Brooklyn, Romeo, Cruz, y su hija Harper, de año y medio.

/ 1 de febrero de 2013 / 15:11

La llegada del futbolista David Beckham al Paris Saint-Germain promete frecuentes visitas de su mujer Victoria a la capital de la moda, aunque la ex Spice Girl, ahora famosa estilista, haya decidido quedarse en Londres con los niños durante el fichaje temporal de su marido.

David Beckham anunció en una rueda de prensa que Victoria, de 38 años, permanecerá en Londres con sus tres hijos, Brooklyn, Romeo, Cruz, y su hija Harper, de año y medio. «Allí es donde ahora van los niños al colegio», explicó el futbolista británico que firmó por cinco meses con el PSG.

Por tanto, el clan Beckham irá y vendrá entre las dos capitales.

«Los niños y yo estamos increíblemente orgullosos de David, le apoyamos y estamos súper contentos ante la idea de pasar tiempo en familia en París estas próximas semanas», aseguró Victoria en un comunicado transmitido el jueves por la noche.
La familia Bekham volvió este invierno a Reino Unido después de haber residido durante cinco años y medio en Los Ángeles. Desde hace varias semanas la prensa se pregunta dónde elegirá vivir esta pareja de estrellas, propietaria de un castillo apodado «Beckhingham Palace» (un guiño al palacio de Buckingham de Isabel II), a unos 50 km al norte de la capital.
La que fuera la «Spice pija», que aparece en la portada de la edición de marzo de la versión británica de la revista Elle, recordó que en el pasado siguió a su marido y sugirió que ahora quiere dar prioridad a su floreciente carrera de estilista.
A pesar de su numerosa familia, Victoria no tiene nada de ama de casa. Es una «adicta al trabajo» autoproclamada, «incapaz de delegar», que consiguió reciclarse, introducirse en el mundo de la moda y ganarse el reconocimiento de sus pares.
Los desfiles de su colección en la semana de la moda de Nueva York, donde debutó en el año 2008, son citas muy concurridas. Estrellas como Jennifer Lopez y Eva Longoria lucen sus vestidos. En 2011, fue galardonada por el British Fashion Council, que representa a la industria británica de la moda.
La ahora empresaria pondrá en marcha también su página de venta en internet en la que propone accesorios y artículos de su segunda línea y lanzará una colección de vestidos inspirados en sus modelos más famosos.
Para Victoria Beckham, 2012 fue el año de los reencuentros con sus excompañeras de las Spice Girls. El grupo de los años 1990 se reunió durante la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Londres.
Las excomponentes de este grupo se reencontraron también en diciembre en el estreno del musical «Viva Forever» en Londres, en el que se narra su historia. Fiel a su reputación de snob, Victoria llegó tarde y se mantuvo visiblemente alejada del resto de las exintegrantes de la banda, permaneciendo junto a su familia.

Comparte y opina:

Últimas Noticias