La Revista

viernes 23 jul 2021 | Actualizado a 22:36

Whitesnake tributa a Deep Purple

El material estará integrado por algunas de las canciones que David Coverdale grabó junto a Deep Purple. El cantante reemplazó a Ian Gillan y puso voz en los discos Burn (1974), Stormbringer (1974) y Come Taste the Band (1975).

/ 5 de abril de 2015 / 18:46

A poco más de un mes de que Whitesnake estrene su próximo LP “The Purple Album”, la banda de rock acaba de lanzar Burn, el segundo adelanto del álbum después de Stormbringer, presentado hace pocas semanas.

Whitesnake anunció en febrero la salida de este trabajo. El material estará integrado por algunas de las canciones que David Coverdale grabó junto a Deep Purple. El cantante reemplazó a Ian Gillan y puso voz en los discos Burn (1974), Stormbringer (1974) y Come Taste the Band (1975).

“Es mi forma de agradeciminto a Deep Purple por la oportunidad que me dieron hace 40 años. Con ellos me embarqué en un gran viaje que sigo en la actualidad”, reconoció Coverdale.

El estreno de “The Purple Album” de Whitesnake está previsto para el próximo 19 de mayo y el mismo estará disponible en dos ediciones: una estándar, con 13 cortes, y una de lujo con 2 bonus tracks y un DVD con vídeos musicales e imágenes correspondientes al “behind the scenes”.

Deep Purple es una banda británica de hard rock formada en Hertford, Reino Unido, en 1968, que está considerada como una de las pioneras del hard rock y el heavy metal, aunque durante su carrera también ha incorporado elementos del rock progresivo, rock sinfónico, rock psicodélico, blues rock y de la música clásica y ha vendido más de 120 millones de discos en todo el mundo.

Comparte y opina:

La editorial Sorojchi en Argentina publicará ‘Seúl, Sao Paulo’ del escritor Gabriel Mamani

Sorojchi Editores trabajó también con los libros Casas Muertas de Miguel Otero (Venezuela), Interludio, Interlunio de Ercole Lissardi (Uruguay), Taxidermia de Álvaro Bisama (Chile), entre otros.

El ganador del Premio Nacional de Novela Foto: Gabriel Mamani Magne

Por María José Richter

/ 23 de julio de 2021 / 18:02

Seúl, Sao Paulo —Premio Nacional de Novela 2019— del escritor boliviano Gabriel Mamani será editada por Sorojchi Editores en Argentina. Los lectores del país vecino podrán acceder al libro en tres semanas.

Sorojchi Editores surge de un deseo de expandir la literatura latinoamericana y difundir en las letras de la región en todos los países.

«Yo empecé a viajar a ferias del libro latinoamericanas, estuve en la feria de Bogotá, en la feria de Montevideo, en la feria Independiente en Chile, y la sensación que tengo con respecto al consumo de libros en Argentina es que es algo absolutamente ombliguista: se mira todo el tiempo quién publica, quién no y cómo. Y en estos viajes me di cuenta que en el resto del continente hay una visión mucho más global y más regional de la literatura. Es algo que me parece admirable y, desde mi punto de vista, intento replicar», comenta Yair Magrino, director de la editorial.

«A raíz de estos viajes y esta apertura empecé a pensar que en Argentina nos debemos mucho esto de conocer autores Latinoamericanos. Por eso me contacté con el escritor Ercole Lissardi de Uruguay y Miguel Otero, grandes autres del siglo XXI y que en Argentina no se tiene tanta noción. La idea es buscar autoras mujeres latinoamericanas. A fin de año se estará publicando un libro de una autora ecuatoriana», añade. «Buscamos enriquecer un poco la bibliodiversidad en el mercado literario argentino que es, además de muy ombliguista, mucho a Europa y a Estados Unidos, y no tanto a Latinoamerica».

En ese camino, el primer libro boliviano de Sorojchi Editores es Seúl, Sao Paulo —Premio Nacional de Novela 2019— de Mamani. «Esta edición nace a raíz de un contacto con Magrino. Me dijo que le comentaron muchas cosas sobre mi obra y me hablo del proyecto que me parecio muy interesante por esta idea de expansión: la literatura argentina abriendo espacio a otras latitudes», cuenta el escritor.

«También me gustaron muchos sus ediciones, las portadas son hechas por grabados con artistas. Es un producto muy atractivo. Por otra parte, me llamó la atención el catálogo de escritores», dice.

Para él y para la literatura boliviana este hecho abre paso a la expansión de las letras nacionales.

«Los bolivianos somos poco leídos en el mundo. Siempre es para celebrar que un libro boliviano sea editado en el extranjero. Hay una versión norteamericana, inglesa y argentina para todo y siempre es bueno que haya versiones bolivianas paraa entender el mundo. Me sorprende y me parece injusto que, donde uno vaya, encuentra libros de autores extranjeros y no de acá. Esto es una apertura muy grande».

La edición estará lista en dos a tres semanas.

Comentarios

La contratapa fue escrita por Liliana Colanzi. «Seúl, Sao Paulo comenta de manera lúcida la situación de muchos emigrantesbolivianos que experimentan discriminación tanto en su país de origen como en aquel que los acoge, y cuya identidad está atravesada por la migración. Esta brillante novela no se priva del humor al retratar la alienación de jóvenes que provienen de familias que hablan una mezcla de aymara, español y portugués, que aprenden las violentas, misóginas y racistas jerarquías sociales en el servicio prelimitar, que despiertan al doloroso reconocimiento de su lugar como indígenas, que viven en cholets y que están obsesionados con las bandas de pop coreano».

«Seúl, Sao Paulo ofrece una mirada inteligente y profunda a una Bolivia compuesta por una burguesía indígena forjada a partir de años trabajo precario en países vecinos de ejercer trabajos informales como el contrabando y de reinventarse de las formas más creativas en la ciudad a pesar de los prejuicios que pesan en la sociedad boliviana», añade. «Gabriel Mamani Magne hace maravillas con el lenguaje popular y captura con agudeza las encrucijadas de la Bolivia del siglo XXI», concluye.

Sorojchi Editores trabajó también con los libros Casas Muertas de Miguel Otero (Venezuela), Interludio, Interlunio de Ercole Lissardi (Uruguay), Taxidermia de Álvaro Bisama (Chile), entre otros.

Comparte y opina:

Con la vuelta de los conciertos presenciales, los Kjarkas retoman los escenarios

El grupo de 50 años de trayectoria recibirá al público que cuente con certificado de vacunción, razón por la cual las entradas son limitadas y pueden ser adquiridas en Discolandia de El Prado.

Los Kjarkas en el escenario del Teatro al Aire Libre.

/ 23 de julio de 2021 / 15:00

Este 6 de agosto el país será homenajeado por el grupo Los Kjarkas que, con la apertura de las restricciones, retoman los escenarios. Los músicos animarán, junto a la agrupación argentina Los Nocheros, a las 18.00 el Teatro al Aire Libre.

«Celebremos juntos el medio siglo de amor a la patria», escribió el grupo en la invitación en Facebook.

El grupo de 50 años de trayectoria recibirá al público que cuente con certificado de vacunción, razón por la cual las entradas son limitadas y pueden ser adquiridas en Discolandia de El Prado.

Espectáculos

En los últimos días, los espacios teatrales musicales y los artistas volvieron a recibir a su público. En La Paz, la agrupación Aymuray se presentará esta noche en el Cine Teatro 6 de Agosto con el objetivo de «reconectar con la Tierra», dijo Marisol Díaz en contacto con La Razón. «Ahora que podemos volver a reconectar con el público, lo haremos más seguido. Esa conexión es fundamental».

El artista recientemente fallecido Jaime Junaro fue también homenajeado de la mano de músicos como Willy Claure, Emma Junaro, David Portillo, Mau Montero, Tere Morales y Sobrevigencia el pasado jueves en el Montículo. El evento, que recibió un pequeño número de paceños, también fue transmitido por las redes sociales de la Secretaría Municipal de Culturas (SMC).

Comparte y opina:

La revista Time sitúa al Salar de Uyuni entre los 100 mejores lugares del mundo

En la región, también son parte de esta selección José Ignacio (Uruguay), Mendoza (Argentina), Patagonia (Chile) y Quito (Ecuador).

Vista del Salar de Uyuni desde la Isla del Pescado

Por María José Richter

/ 23 de julio de 2021 / 14:40

La revista Time, en su edición de agosto, posicionó al Salar de Uyuni como uno de los “100 destinos extraordinarios para explorar en 2021” (“World’s Greatest Places 2021”).

“El salar de Uyuni es quizás la maravilla geológica más conocida de Bolivia, gracias a su paisaje deslumbrantemente blanco. De diciembre a abril, el agua de lluvia cubre la superficie cubierta de sal, creando un efecto de espejo con el cielo azul profundo, fundiéndose en el horizonte lejano”, dice la revista sobre el lugar turístico.

“Es parte de la nueva experiencia Travesía Atacama-Uyuni, un viaje 4 × 4 de varios días que lleva a los viajeros desde el desierto más seco del mundo en Chile hasta las salinas más grandes del mundo con estadías en casas de familia locales”, añade.

En la región, también son parte de esta selección José Ignacio (Uruguay), Mendoza (Argentina), Patagonia (Chile) y Quito (Ecuador).

Atenas, El Cairo, Dubái, París, Groenlandia y la Antártida son algunos de los destinos mundiales.

Time se publica semanalmente en Estados Unidos desde 1923. Este mes, en medio de la pandemia, decidieron homenajear al sector turístico, fuertemente golpeado por el COVID-19.

Comparte y opina:

Visita al Gran Palacio de Salzburgo, templo mundial de la música

El mundo de la música clásica está muy globalizado y entre mediados de julio y finales de agosto, más de 5.000 empleados procedentes de 60 países trabajan para este festival internacional que reivindica el primer lugar en el mundo.

Palacio de Salzburgo

Por AFP

/ 23 de julio de 2021 / 14:16

Desde hace seis décadas, bajo el techo dorado del Gran Palacio de Festivales de Salzburgo, los artistas más célebres rivalizan con la esperanza de inscribir su leyenda en este templo de la música.

Con su acústica excepcional y su escenario magistral, todo es desmesura en este palacio inaugurado el 26 de julio de 1960 y que acoge las representaciones del «Salzburger Festspiele».

De Plácido Domingo a Luciano Pavarotti, las voces más bellas han sido aclamadas en esta antiguas caballerizas episcopales con una fachada tricentenaria, convertidas con el tiempo en el «santa sanctorum» del arte lírico.

«Ya fue simplemente un milagro que esta sala viera la luz», sostiene la presidenta del festival, Helga Rabl-Stadler, con ocasión de una visita de la AFP en junio.

Mientras se prepara un muy esperado Don Giovanni de Mozart, con un montaje de Romeo Castellucci a partir del lunes, la presidenta recuerda la historia de este edificio único que forma un conjunto con las dos salas vecinas más pequeñas: la Casa para Mozart y la Escuela de Equitación de la Roca.

«Bajo la dirección del director de orquesta Herbert von Karajan, el arquitecto Clemens Holzmeister llevó a cabo esta obra monumental y en 1956, el Estado desbloqueó 210 millones de shillings para la construcción, una cantidad enorme», recuerda Rabl-Stadler.

Entonces, el festival de música y de teatro, fundado en 1920 como un proyecto de paz tras la I Guerra Mundial, tenía lugar en barrios modestos, adosados al promontorio que domina el casco antiguo.

La pequeña República de Austria, que acababa de librarse de las fuerzas de ocupación que se fueron en 1955, pese a estar arruinada apostó por la cultura e hizo de este «Gran Palacio» («Grosse Festspielhaus») de 2.179 plazas un símbolo de la renovación.

El escenario tiene 100 metros de ancho y fue construido dinamitando 50.000 m3 de piedras. Desde la calle, cinco puertas monumentales de bronce permiten el acceso al público.

La sala y el vestíbulo están recubiertos de marquetería, frescos, mosaicos, esculturas y tapicerías que ofrecen con sus materiales atemporales una atmósfera acogedora.

Intimidad sonora

La singularidad de esta sala es su «acústica verdaderamente maravillosa», según el director de orquesta Franz Welser-Moest, que ha actuado en ella en 74 ocasiones.

«Al entrar en el escenario, se tiene la impresión de un lugar de dimensiones intimidatorias que permite, sin embargo, una intimidad sonora increíble», dice, deseando volver cada año.

«Los sonidos más suaves se propagan de tal forma que el oyente más alejado puede sentir la experiencia muy directamente», asegura.
Helga Rabl-Stadler cuenta que «el director técnico de la Ópera de la Bastilla» de París, se sorprendió de que en los años 1960 se pudiera conseguir una «acústica tan buena».

Nunca es fácil para la nueva generación enfrentarse, como lo hicieron Karl Böhm y Pierre Boulez en su época, a este monumento en el que se perpetúa una tradición.

Esta temporada, el personaje principal de «Jedermann», una obra de teatro de Hugo von Hofmannsthal que se representa tradicionalmente cada año, llevará tacones altos interrogando la identidad de género.

Salzburgo también tiene la responsabilidad de hacer descubrir «el talento que definirá la música del futuro», dice el director artístico Markus Hinterhäuser.

El mundo de la música clásica está muy globalizado y entre mediados de julio y finales de agosto, más de 5.000 empleados procedentes de 60 países trabajan para este festival internacional que reivindica el primer lugar en el mundo.

Pese a la pandemia del coronavirus se han vendido 220.000 entradas, de entre $us 6 y 525. Habrá 168 eventos en 47 días, con un presupuesto de $us 70 millones, de los que el 25% son subvenciones públicas, una inversión ampliamente compensada por los ingresos que genera.

Desde hace meses, se fabrican las máscaras para Don Giovanni, los sombrereros preparan los tocados, las costureras reciben los pedidos. Una verdadera ciudad dentro de la ciudad se activa para dar vida, como dice Hinterhäuser al «sueño organizado».

«Que todas estas personas de continentes diferentes trabajen en pos de un mismo objetivo es una tarea ingente», recuerda Helga Rabl-Stadler, que se retirará este otoño tras un cuarto de siglo de leales servicios.

«En 1920, los fundadores proyectaban construir sobre suelo austriaco un centro artístico mundial que trascendiera las naciones. Quizá lo hemos logrado», concluye.

Comparte y opina:

10 años después de su muerte, la familia de Amy Winehouse ‘reivindica’ su figura

Los padres de la estrella, que falleció por intoxicación etílica el 23 de julio de 2011, colaboraron en la realización de un documental de la BBC.

La artista Amy Winehouse. Foto: www.noticiassin.com

Por AFP

/ 23 de julio de 2021 / 14:06

La cantante Amy Winehouse era conocida por su voz grave, su abultado peinado y sus adicciones. Pero diez años después de su muerte, su familia quiere que se la deje de recordar por su lucha con las drogas y sus relaciones destructivas.

Los padres de la estrella, que falleció por intoxicación etílica el 23 de julio de 2011, colaboraron en la realización de un documental de la BBC.

Difundido el viernes, en el aniversario de su muerte, Reclaiming Amy ofrece, según su padre Mitchell, una «imagen más completa de Amy».

«Intentaron hacerme ir a rehabilitación. Pero dije no, no, no», cantaba Amy.

Esta británica de voz inconfundible siempre puso mucho de sus propias experiencias en sus canciones, impregnadas de influencias de jazz y soul.

Sus problemas de adicción, sin embargo, acabaron repercutiendo en sus actuaciones, cada vez más erráticas debido a su consumo de drogas y alcohol, y atrajeron el interés de los paparazzi, que empezaron a perseguirla con la esperanza de captar una foto suya en su peor momento, lo que hacía las delicias de la prensa sensacionalista británica.

«Creen que conocen a mi hija, las drogas, la adicción, las relaciones destructivas, pero había mucho más», relata la madre de Amy, Janis Winehouse-Collins, en el documental.

«Reclaiming Amy» contiene entrevistas con amigos de toda la vida, incluida una, Catriona Gourley, que revela que tuvo una relación romántica con la cantante.

También pretende desmentir las acusaciones de que su familia se aprovechó de su éxito y no hizo lo suficiente para ayudarle a superar su adicción.

Mató a su propia hija

Ese era el hilo conductor de Amy, un documental británico ganador de un Oscar en 2015, especialmente crítico con el padre de Amy Winehouse y con su exmarido, Blake Fielder-Civil.

«Incluso ahora, lo interpreto como ‘usted fue cómplice de la muerte de su hija, mató a su propia hija», confiesa Mitchell en el nuevo documental.

Pero Catriona Gourley aseguró a la BBC que la realidad era muy diferente.

«Janis y Mitch estuvieron ahí, todo el tiempo», insiste, enumerando «las innumerables veces que [Amy] fue llevada a rehabilitación».

Su amiga también cree que hoy en día, gracias a la concienciación sobre los problemas de salud mental y adicción, Amy Winehouse no habría sido objeto de tanta burla por parte de la prensa sensacionalista.

La revista musical NME calificó este nuevo documental de «conmovedor aunque a la defensiva», calificándolo como un «dulce homenaje a una chica, una amiga y un talento imprevisible».

Sin embargo, el Financial Times se mostró más escéptico y escribió que los padres de Winehouse, y en particular «su padre Mitch, amante de los focos», estaban «en el centro de su carrera».

Dejando de lado su vida personal, Amy Winehouse fue uno de los «iconos que cambiaron la música popular para siempre», afirma NME, considerando que «pocas personas se han hecho tan famosas como Amy Winehouse y su inconfundible peinado».

En una entrevista con la BBC, el cantante británico Pete Doherty, también conocido por sus excesos, considera que «como Billie Holiday oJohn Lennon, Amy era alguien que lo tenía todo».

«Podía actuar con un aplomo espantoso» y a la vez que era una «increíble compositora», dice el excantante de Babyshambles y The Libertines, seguro de que «en 100 años, en 200 años, los niños seguirán enamorándose de ella».

El pianista Jools Holland, que solía salir de gira con Winehouse, recuerda por su parte que ella «era más feliz cuando actuaba».
Y añade: «No creo que hubiera querido ser recordada como una figura trágica».

Comparte y opina: