La Revista

Wednesday 5 Oct 2022 | Actualizado a 18:52 PM

Los funerales con striptease tienen los días contados en la China rural

Cualquier espectáculo público en el que aparezcan cuerpos desnudos está prohibido en ese país.

/ 24 de abril de 2015 / 16:19

China se ha propuesto poner fin a la celebración de espectáculos de striptease en los funerales, una práctica que en los últimos años se ha vuelto habitual en zonas rurales del país y con la que se buscaba atraer el mayor número posible de asistentes a las exequias.

El Ministerio de Cultura del país asiático emitió una circular en la que advierte que los organizadores de estos espectáculos serán «severamente castigados», después de que en los últimos días se publicaran en los medios varias fotografías y vídeos sobre este tipo de chocantes funerales.

«Estos espectáculos exóticos son buena muestra de las trampas que la vida moderna tiene en China, donde la vanidad y el esnobismo prevalecen sobre la tradición», advirtió el ministerio en la ordenanza publicada por la agencia oficial Xinhua.

La institución asegura que se coordinará con las autoridades policiales para erradicar estos «incivilizados» funerales, ya que, recuerda, cualquier espectáculo público en el que aparezcan cuerpos desnudos está prohibido en el país.

No es la primera vez que el Gobierno chino intenta poner fin a esta costumbre, y ya en 2006 se lanzó una campaña similar a raíz de que la televisión estatal CCTV grabara y emitiera imágenes de varios de estos espectáculos eróticos, aunque al parecer la caza y captura de «strippers» no tuvo el éxito esperado por las autoridades.

Nueve años después sigue siendo habitual que en los funerales de zonas rurales chinas se contrate a artistas de espectáculos eróticos para atraer el mayor número posible de personas en las despedidas de seres queridos, ya que se considera que cuanto mayor es el público -aunque haya desconocidos- más honrados quedan los antepasados.

Los artistas suelen montar una carpa en cuyo interior chicas jóvenes cantan y bailan al son de la «suona» (una típica trompeta china que suele tocarse en los funerales), a veces vestidas de forma sugerente, cuando no en ropa interior o totalmente desnudas.

Una gran foto del fallecido suele presidir estos actos, aunque en algunos casos puede estar presente incluso el ataúd con el finado, ya que algunos piensan que desde la vida de ultratumba aún puede disfrutar del «show».

Según los vídeos que circulan en internet sobre estos funerales -no demasiados, ya que en China la censura de contenidos eróticos y pornográficos es intensa- en estos funerales no faltan las conversaciones con doble sentido entre artistas y público, o pícaros bailes en el regazo de algunos de los asistentes, al más puro estilo de los «strip clubs» occidentales.

Las empresas que celebran este tipo de eventos suelen cobrar unos 2.000 yuanes (alrededor de 320 dólares o 300 euros) y es frecuente que actúen en dos o tres funerales cada mes, dada su creciente popularidad.

La campaña se inicia poco después de que se detuviera al responsable de una de esas compañías por organizar un espectáculo con chicas ligeras de ropa en el funeral de un anciano en Handan, localidad del norte de China próxima a Pekín.

El arrestado, apellidado Li, pasó 15 días en un centro de detención y se le impuso una multa de 70.000 yuanes (unos 11.000 dólares).

En China, donde el régimen comunista mantiene un gran puritanismo en cuestiones sexuales, el componente erótico de estos espectáculos ha intentado ser erradicado en varias ocasiones, pero en la vecina Taiwán, que comparte similares tradiciones funerarias, los entierros y velatorios aún son más atrevidos.

No es raro que en un funeral taiwanés, por ejemplo, una artista de striptease baile desde una carroza en el cortejo fúnebre hacia el cementerio, o más aún, que lo haga en la tumba mientras el féretro es enterrado.

Aunque estas prácticas en China y Taiwán son relativamente modernas, descansan en milenarias tradiciones que consideran que es bueno para el finado, en su tránsito al más allá, que su despedida tenga un cariz alegre y festivo, con grandes banquetes, carrozas, música animada y, últimamente, algo de «picante».

Comparte y opina:

Los chinos reciben el Año del Gallo con fuegos artificiales y danzas

Acróbatas, dragones animados, bailarines chinos y bandas de música, entre otros grupos llegados de todo el mundo, conquistaron las calles del barrio de Tsim Tsa Tsui.

/ 28 de enero de 2017 / 19:22

Millones de chinos, tanto en el país como en las comunidades del extranjero, celebraron hoy con festejos y fuegos artificiales la llegada del Año del Gallo de Fuego, que según los astrólogos traerá cambios «drásticos» y confusión.

 Ciudades y pueblos de toda China, excepto aquellos que lo tienen prohibido debido a la contaminación, se vieron la pasada noche «bombardeados» por petardos y fuegos artificiales en sus calles, encendidos para ahuyentar malos espíritus y asegurarse de que el gallo canta el amanecer de un año próspero para los orientales.

La gente deposita donaciones a cambio de dulces de la buena suerte de un hombre que desgasta una máscara china durante las primeras celebraciones lunares del Año Nuevo en el parque de Lumpini en Bangkok. Foto: AFP

En Pekín, donde los artefactos pirotécnicos sonaron por toda la ciudad hasta altas horas de la madrugada, la milenaria costumbre provocó que el primer día del año 4714 para el calendario chino esté envuelto en smog, esta vez causado más por la pólvora que por los automóviles, ya que las calles están inusualmente vacías de tráfico.

El horóscopo chino señala que este año está bajo la influencia del femenino «yin», es decir, que más que del gallo debería ser de la gallina, y los adivinos auguran que traerá prosperidad y riqueza al presidente chino, Xi Jinping (que es serpiente de agua), y no tanto para su homólogo en EEUU, Donald Trump (perro de fuego).

Un grupo chino de danza del león se presenta frente a una tienda en Chinatown para celebrar el inicio del Año Nuevo Lunar en Yokohama, Japón. Foto: AFP

No parecen muy desencaminados, tras una semana en la que Estados Unidos ha decidido apostar fuerte por el proteccionismo con la salida del Acuerdo Transpacífico, mientras China comienza a ser vista como la gran abanderada del libre comercio, lo que podría beneficiar tanto a su economía como a su imagen exterior.

El presidente Xi, por ahora, destacó del nuevo año que estará marcado por el XVIII Congreso del Partido Comunista, y subrayó que en estos 12 meses «el pueblo chino tiene sueños y un gran espíritu trabajador para realizarlos», en el discurso que el jueves pronunció en el Gran Palacio del Pueblo para dar la bienvenida a las fiestas.

La danza del león se realiza durante las celebraciones para conmemorar el Año Nuevo Lunar Chino, que acoge el Año del Gallo, en el distrito de Liberdade en Sao Paulo, Brasi. Foto: AFP

Ajenos a este panorama político, muchos chinos hoy, tras una noche de grandes banquetes familiares para los que en bastantes casos han tenido que recorrer largas distancias en tren, se despertaron temprano para intentar ser los primeros en hacer ofrendas a los dioses en los templos de todo el país.

En Pekín, el recinto religioso más concurrido esta mañana fue el Templo Lama, donde cientos de personas hacían cola desde las seis de la mañana para pedir riqueza y salud a las deidades budistas que adornan el santuario, de inspiración tibetana.

Los residentes locales celebran el Año Nuevo Lunar de China, que celebra el Año del Gallo, en el distrito de Liberdade en Sao Paulo, Brasil. Foto: AFP 

Cerca de allí, en el Templo de la Tierra, se organizó una ofrenda a imitación de las que los emperadores hicieron allí durante siglos con el comienzo del año: actores disfrazados de soldados de la dinastía Qing escoltaron a otro encarnado en emperador amarillo, que encendió incienso y se arrodilló en un gran altar de plegarias.

El Año Nuevo chino da comienzo a siete días de vacaciones, el llamado Festival de la Primavera, en el que los que viven lejos de su hogar (entre ellos millones de inmigrantes rurales y de estudiantes universitarios) disfrutan de días en familia.

Son los únicos días en los que la mayoría de las tiendas y restaurantes del país, donde los domingos son un día más, estarán cerrados, y las calles de metrópolis como Pekín presentan un aspecto vacío que no se conoce en el resto del año.

Además de los banquetes, en los que el plato principal son los «jiaozi» (raviolis chinos), otro protagonista de la festividad son los «hongbao», sobres rojos con dinero que se entregan a familiares y amigos, incluso a los niños.

Un mujer en vestido chino tradicional toma un selfie delante de una representación china del león durante las primeras celebraciones lunares del Año Nuevo en el parque de Lumpini en Bangkok. Foto: AFP

Este año, con el enorme auge que están teniendo en China los pagos a través del móvil, la moda es enviarse «hongbaos» a través de aplicaciones como Wechat o QQ (equivalentes locales a Whatsapp o Skype).

Las cifras del dinero que mueven estos sobres rojos digitales dan vértigo: desde Wechat se anunció hoy que sólo en la pasada noche los chinos se mandaron con su plataforma de pago 14.200 millones de «hongbaos», mientras que QQ fue utilizado con similares intenciones por 340 millones de usuarios, casi uno de cada cuatro chinos.

Revelers llegan a tocar la cabeza de un dragón de papel durante una danza en el desfile nocturno internacional de Año Nuevo Chino en Hong Kong. Foto: EFE 

Comparte y opina:

La china Lenovo, líder mundial en PCs, presenta su futuro en Tech World

La pantalla proyectada será 20 veces mayor que la del reloj, y con ella los usuarios podrán consultar un mapa, ver fotografías o vídeos, entre otras.

/ 29 de mayo de 2015 / 21:37

Zapatos inteligentes que orientan a su dueño, relojes que proyectan pantallas táctiles o impresoras en 3D que pueden imprimir comida son algunas de las sorpresas que la firma china Lenovo, líder mundial en venta de ordenadores, presenta estos días en su conferencia Tech World.

El evento, que se clausura hoy en el Centro Nacional de Convenciones de China y en el Cubo de Agua de la zona olímpica, es el primero con espíritu global que organiza la compañía en solitario, precisamente 10 años después de que la firma saltara a la fama por comprar la división de ordenadores de IBM.

«Uniremos hardware, software y servicios para transformar la experiencia de los usuarios», señaló el presidente de Lenovo, Yang Yuanqing, en el ecuador de la conferencia, de tres días de duración y en la que también participaron líderes de firmas rivales -aunque a veces asociadas en sus proyectos- como Baidu o Microsoft.

Tech World ha servido para presentar algunos prototipos de futura comercialización de aire futurista, entre los que destaca el reloj inteligente Magic View, con el que Lenovo intentará no parecer un imitador de Apple con una innovación de su propio cuño, una segunda pantalla capaz de proyectarse.

El que Lenovo define como el primer «smartwatch» con dos pantallas tiene un aspecto convencional, con una pantalla redonda táctil, pero en la correa de la muñeca tendrá un proyector para desplegar imágenes en superficies planas como una pared o una mesa que, una vez allí, podrían operar como una tablet.

La pantalla proyectada, informa Lenovo en el comunicado de presentación de sus nuevos productos, será 20 veces mayor que la del reloj, y con ella los usuarios podrán consultar un mapa, ver fotografías o vídeos, entre otras posibilidades.

De modo similar funciona otro de los prototipos presentados en Tech World, el sistema para móviles inteligentes Smart Cast, con el que los celulares podrán proyectar una pantalla interactiva en una superficie plana.

«Los usuarios pueden transformar una pared en un cine en el que ver vídeos, hacer una presentación o disfrutar de juegos como Fruit Ninja», señalaron los organizadores de las conferencias.

Un concepto con el que Lenovo, que el pasado año compró la división de móviles de la estadounidense Motorola, busca ofrecer algo distinto al resto de fabricantes, también en un mercado tan competitivo como el chino, donde a la rivalidad de Samsung o Apple se le unen gigantes locales como Xiaomi o Huawei.

En las conferencias de esta semana Lenovo también ha querido hacer su aportación a la candente idea del «internet de las cosas» -que busca conectar a la red toda clase de utensilios de uso diario- con las Smart Shoes, zapatillas capaces de medir el consumo de calorías o las pulsaciones de su usuario.

Este calzado inteligente, que como los anteriores aún no va a ser comercializado pero ya puede probarse esta semana en Pekín, puede conectarse con un celular y es capaz de orientar al peatón, facilitando mapas o guiando a un determinado destino.

La división de desarrollo de hardware y software de Lenovo, ShenQi, presenta por su parte impresoras en 3D capaces de imprimir alimentos, cargadores de batería ultrafinos y sus estudios para futuros productos en el activo mercado de los drones o el de los robots.

En lo más «terrenal», en el presente, Lenovo también ha usado Tech World para anunciar la salida al mercado de tres ordenadores portátiles (el Z41, el Ideapad 100 y el Z51, dotado con una cámara en 3D) o lanzar para los consumidores chinos el servicio Moto Maker, con el que el usuario puede «crear» su propio móvil.

Lenovo también anunció su nuevo móvil ThinkPad 10, pensado especialmente para profesionales, así como un sistema mejorado para dictar a un ordenador la lengua china (una de las más difíciles de adaptar al software, por la gran cantidad de palabras homónimas en este idioma).

También presentó un aparato con forma de «puck» de hockey, el Lenovo Cast, que conectado a una cámara permite subir directamente fotos o imágenes desde ella a internet, uno de los productos que más ha comentado la prensa especializada.

Por presentar, Lenovo ha presentado en Tech World hasta un nuevo logotipo, como símbolo de su deseo de cambiar de imagen.

Aquella firma casi desconocida que en 2005 se atrevió a comprar parte de IBM, en una de las primeras grandes salidas del capital chino al exterior, quiere ahora mostrar que es la gran dominadora en el sector, y que en China también hay innovaciones que revolucionarán nuestro futuro.

Comparte y opina:

China lanza un plan para detener el grave deterioro ecológico de sus aguas

El plan ha sido recibido con optimismo también por las oportunidades de negocio que seguramente presentará a firmas de limpieza de residuos.

/ 23 de abril de 2015 / 13:43

La contaminación del aire, el llamado smog, se ha convertido en todo un símbolo de Pekín y otras ciudades de China, pero no es menos grave el deterioro medioambiental de las aguas del país asiático, que ha llevado al Gobierno chino a lanzar un ambicioso plan de limpieza de sus ríos.

Aprobado el pasado 16 de abril por el Consejo de Estado (Ejecutivo), el plan de 10 puntos fija por primera vez el objetivo de conseguir que el 70 por ciento de las aguas en la cuenca de siete de sus principales ríos, incluyendo el Yangtsé y el Amarillo, estén en buenas condiciones para su uso antes del año 2020.

También ordena la eliminación total de aguas pestilentes o tóxicas en las ciudades del gigante asiático, el castigo a altos cargos que muestren negligencia en la lucha contra la contaminación del agua y la publicación de «listas negras» en las que periódicamente se informe de las ciudades con peor calidad de agua.

El plan ha sido recibido con optimismo, no sólo por la mejora medioambiental que puede conllevar, sino también por las oportunidades de negocio que seguramente presentará a firmas de limpieza de residuos, tratamiento de aguas y otras empresas relacionadas, tanto chinas como extranjeras.

«Nunca es tarde para empezar con este proceso, en el que el Gobierno chino parece decidido a destinar una gran inversión», destacó en declaraciones a Efe la experta Zhao Feihong, del Instituto de Agua Potable del Ayuntamiento de Pekín.

Zhao recuerda que durante años se ha intentado actuar contra la contaminación industrial de las aguas, pero que se ha olvidado otra importante, la derivada de la gran actividad agrícola de un país donde todavía la mitad de su enorme población es rural.

«En la industria se impusieron criterios para el tratamiento de las aguas, pero no en la agricultura, un sector más extenso, donde el uso de abonos y otras actividades han llegado a convertir el agua en no potable en muchas zonas», subrayó.

El smog de las ciudades chinas, con especial atención a Pekín, ha acaparado los titulares de las noticias sobre el país asiático en los últimos años, cuando la contaminación del agua ha sido en ocasiones un problema aún más preocupante.

Sin embargo, también ha habido en los últimos años situaciones en China que han recordado la gravedad de la contaminación acuática, como ríos teñidos totalmente de rojo o azul debido a vertidos incontrolados, o la aparición en 2013 de cientos de cerdos muertos en ríos de la cuenca del Yangtsé.

La contaminación acuática en superficie, que afecta a la mitad de los ríos nacionales y a un 40 por cien de sus lagos, ha llevado a muchas poblaciones chinas a cavar cada vez más hondo en busca de aguas subterráneas limpias, lo que ha agravado el problema con sequías y escasez de agua, especialmente en el árido norte del país.

En la ciudad de Tianjin, por ejemplo, donde pasa uno de los ríos más contaminados del país, el Hai (incluido en el nuevo plan del Gobierno chino), se calcula que la cantidad de agua por habitante y año ronda los 100 metros cúbicos, cifra comparable a países desérticos como Arabia Saudí.

Además del Yangtsé, el Amarillo y el Hai, el plan nacional limpiará las cuencas de los ríos Perla, Songhua, Huai y Liao, en total siete áreas en las que vive la casi totalidad de la población del gigante asiático.

Uno de los objetivos es conseguir que más del 90 por ciento de las aguas en las ciudades chinas -donde el agua de grifo es raramente usada para consumo directo- sea potable a finales de la década.

Entre las medidas prácticas a tomar para conseguir estos objetivos destaca el cierre de pequeñas fábricas de sectores altamente contaminantes como la producción de fertilizantes, papeleras y refinerías.

El Gobierno chino considera que sólo las factorías de gran tamaño tienen el poder de financiación necesaria para acometer reformas en el tratamiento de residuos que sigan haciendo rentables sus negocios.

El plan se hace público pocos meses después de que comenzara a funcionar el gran trasvase de agua de la cuenca del río Yangtsé (donde se encuentran ciudades como Shanghai o Nankín) a la del Amarillo (en donde están Pekín y Tianjin), dado que la segunda ha sufrido históricamente de sequías y la primera de crecidas.

También llega en un momento en el que las protestas medioambientales van en aumento en China, y han conseguido en ocasiones detener la construcción de nuevas fábricas altamente contaminantes cerca de zonas residenciales.

Comparte y opina:

China y México liman asperezas por el ‘tren bala’ con acuerdos millonarios

Entre los acuerdos destaca el que constituye un fondo binacional de inversión de 2.400 millones de dólares que, en palabras de Peña Nieto, servirá para que "empresas de ambos países inviertan en energía, minería, infraestructuras, manufactura de alta tecnología y turismo".

/ 13 de noviembre de 2014 / 15:24

China y México redujeron hoy las tensiones creadas por la reciente revocación de un acuerdo de alta velocidad ferroviaria con la firma de 14 acuerdos en los sectores energético, alimentario, tecnológico y bancario, en el último día de la visita oficial del presidente Enrique Peña Nieto al gigante asiático.

El mandatario mexicano presidió las rúbricas junto a su homólogo chino, Xi Jinping, tras la reunión que ambos mantuvieron durante alrededor de una hora en el Gran Palacio del Pueblo.

Entre los acuerdos destaca el que constituye un fondo binacional de inversión de 2.400 millones de dólares que, en palabras de Peña Nieto, servirá para que «empresas de ambos países inviertan en energía, minería, infraestructuras, manufactura de alta tecnología y turismo».

Otros importantes acuerdos fueron los firmados por la petrolera mexicana Pemex con tres empresas estatales de China (el Banco de Desarrollo de China, ICBC y la compañía de petróleo CNOOC) para concretar el Fondo de Energía Sinomex.

Ese fondo «tendrá hasta 5.000 millones de dólares para financiar proyectos de Pemex, entre ellos la segunda etapa del gasoducto de Los Ramones, ya en curso», explicó Peña Nieto a los periodistas tras la firma de los acuerdos.

El gasoducto de Los Ramones, desde la frontera con EEUU hasta Guanajuato, aumentará el suministro de gas en el centro de México.

También se rubricaron hoy acuerdos en el sector de las exportaciones alimentarias que oficializan la autorización para vender desde México a China carne de res, zarzamoras y frambuesas, mientras que, en sentido contrario, los cítricos chinos llegarán al mercado mexicano.

Además se hizo oficial, como ya se había adelantado en los meses previos, que el banco chino ICBC, el mayor del mundo por capitalización de mercado, abrirá sucursal en México, lo que según ambos mandatarios será muy positivo para financiar inversiones chinas en el país.

«De esta forma, nuestra cooperación sustantiva ya puede contar con fuerte apoyo financiero», valoró en la comparecencia ante los periodistas el presidente chino, Xi Jinping, quien subrayó que en lo que queda de década las prioridades en los lazos bilaterales han de ser «energía, alta tecnología y construcción de infraestructuras».

Los mandatarios pasaron por alto, sin embargo, una infraestructura que se ha convertido en un espinoso asunto entre los dos países desde la semana pasada, la cancelación por parte del Gobierno de México del acuerdo con el consorcio China Railway Construction Company (CRCC) para el primer «tren bala» mexicano.

Peña Nieto revocó la pasada semana esa licitación, solo unos días después del anuncio inicial, por «las dudas e inquietudes que han surgido» en torno al procedimiento para la concesión del proyecto para ese tren, que unirá Ciudad de México con Querétaro.

Los presidentes chino y mexicano no mencionaron hoy, al menos ante la prensa, este asunto, aunque dos días antes sí lo hizo en su encuentro con Peña Nieto el primer ministro, Li Keqiang, quien trasladó el descontento de China por la inesperada decisión.

Por otra parte, mediante los acuerdos de hoy se estableció que 2015 sea el año del turismo de México en China, así como mejorar los horarios de vuelos entre ambos países para captar un mayor número de pasajeros.

Por último, en materia científica, Peña Nieto adelantó que a través de acuerdos firmados hoy «México será el primer país de América Latina que hará investigación conjunta con China en áreas de biotecnología, ciencia aeroespacial y nanotecnología», entre otros aspectos.

El presidente Xi destacó tras la larga lista de acuerdos que las relaciones de su país con México «han alcanzado un nivel sin precedentes», aunque pidió hacer más esfuerzos para «reforzar la confianza mutua en lo político, hacer un buen diseño institucional y reforzar la cooperación».

Por su parte, Peña Nieto expresó el deseo de que «esta relación histórica, de muchos siglos, encuentre en el siglo XXI un espacio de mayor acercamiento, fraternidad, respeto y, lo más importante, de confianza mutua».

Tras el encuentro bilateral, ambos mandatarios y sus esposas salieron del Gran Palacio del Pueblo para visitar el Museo Nacional de China, en el lado opuesto de la Plaza de Tiananmen, e inaugurar una ambiciosa exposición sobre arte maya con la que Peña Nieto cerró su agenda oficial en el país asiático.

El mandatario mexicano también viajó a China para asistir, los pasados días 10 y 11 de noviembre, a la cumbre de líderes Asia-Pacífico que se celebró en las afueras septentrionales de Pekín, en un hotel de montaña del Lago Yanqi.

Comparte y opina:

China, capitalista y comunista

Santiago Roncagliolo presenta en Pekín  ‘Abril rojo’ en chino mandarín

/ 23 de marzo de 2014 / 04:00

El autor peruano Santiago Roncagliolo se encuentra estos días en Pekín para impartir conferencias y promocionar sus libros. Entre charlas y escapadas a conciertos de rock underground chino, Roncagliolo (Lima, 1975), una de las plumas más destacadas de la literatura joven en castellano, muestra fascinación por la China que ha vislumbrado.

“Me impresiona mucho la relación con el extranjero de este país, que durante un siglo o más ha recelado del exterior y de repente se convierte en el país más poderoso del mundo, cosa que no puede ser sin relacionarse”.

 Japón aflora en la conversación, ya que él viajó a Tokio para ambientar allí su novela, Tan cerca de la vida, y ve que la relación que chinos y japoneses han tenido con Occidente ha sido distinta. “Allí tuve la sensación de que, cuando Japón perdió la guerra, decidió que tenía que ser occidental, y de hecho Tokio lo es más que cualquier ciudad de Occidente: hipertecnológica, futurista, fría, capitalista”, recuerda.

Tras sus conversaciones con escritores, músicos, expatriados afincados en China, Roncagliolo sentencia que el gigante asiático “es un ejemplo de que las ideologías no están en su mejor momento”. “Es el país más capitalista que he visto en mi vida, y está gobernado por un partido comunista”, destaca el escritor, quien en sus conferencias en Pekín ha disertado sobre cómo los grandes escritores latinoamericanos “clásicos” estuvieron muy ligados a ideologías que en los actuales se difuminaron.  “Yo escribo de política, pero soy de una generación de después de la Guerra Fría, no tengo una gran ideología”, destaca el escritor.

“Conversando con intelectuales que no son del Partido Comunista ni defensores del sistema, muchos me ellos me decían que aquí no hay las mismas libertades que en Occidente, pero que hay más de las que ha habido en China en toda su Historia”, subraya.

Roncagliolo saltó a la fama tras ganar el Premio Alfaguara 2006 por su novela Abril rojo, ambientada en el conflicto que vivió Perú en los años del terrorismo maoísta de Sendero Luminoso, y la novela es la primera del escritor traducida al mandarín y lanzada al mercado chino.

En el país asiático, relata el autor, la obra es leída como una novela policiaca, sin que los lectores tengan demasiado en cuenta la supuesta conexión entre ese negro episodio de la historia de Perú y el comunismo chino.

Tras su paso por China, continuará una particular “vuelta al mundo”, como él la define, en su Lima natal, donde participará en la Bienal Mario Vargas Llosa, y ya prepara la salida a las librerías de su próxima novela, La pena máxima, ambientada en el Mundial de Argentina 78 y la Operación Cóndor. “Me fascina la imagen del Mundial y toda la propaganda de un país para ocultar el sótano sangriento de lo que estaba pasando”, dice Roncagliolo, quien considera un buen momento rescatar esas historias, ahora que la máxima competición futbolística vuelve a Sudamérica 36 años después.

Comparte y opina:

Últimas Noticias