La Revista

lunes 20 sep 2021 | Actualizado a 11:24

Kim y Kanye alquilan Disneyland para celebrar el cumpleaños de North

La pareja cerrará el parque temático para que su pequeña disfrute de su segundo cumpleaños el próximo 15 de junio rodeada de amiguitos.

/ 5 de junio de 2015 / 19:04

El último de los excesos que Kim Kardashian y Kanye West han desplegado para su hija North ha sido alquilar el Disneyland de Anaheim (California) con motivo de su segundo cumpleaños, que tendrá lugar el próximo 15 de junio. El parque quedará cerrado al público para así acoger en exclusiva a los familiares y amigos de los Kardashian-West.

Según publica la revista Us Weekly, una persona cercana a la pareja admitió que al ser una niña «muy activa» disfrutará de la jornada correteando libremente por el parque, sin que sus padres estén preocupados por temas de seguridad o paparazzi.

Kim y Kanye tampoco escatimaron en gastos cuando la pequeña cumplió un año. Los orgullosos padres organizaron por entonces una fiesta de temática Coachella (famoso festival de música) a la que llamaron ‘Kidchella’ y que tuvo lugar en la casa de Kourtney Kardashian en Los Ángeles. Allí, los niños pudieron pintarse las caras, hacerse trenzas y tatuajes temporales y montar en atracciones. También alquilaron bancos para picnic, un castillo inflable y una noria.

Con tanto mimo y tanto ser el centro de atención no es de extrañar que los propios padres de la criatura se sorprendan de lo rápido que está creciendo su hija.

«North se pone mis [zapatos] manolos. Le envié un vídeo de ella a Kanye, que dijo: ‘Dile que pare. ¡No puede crecer! ¡No puede ponerse tus tacones!'», contaba recientemente Kim a la revista Glamour.

Comparte y opina:

‘Miles de ojos’ de Maximiliano Barrientos: Fragmentos de un vértigo lector

La poeta y literata Mónica Velásquez escribe una reseña literaria de la nueva novela del autor cruceño Maximiliano Barrientos, publicada por Editorial El Cuervo.

Por Mónica Velásquez Guzmán / Poeta y literata

/ 20 de septiembre de 2021 / 11:20

  1. Ansiedad clasificatoria

Ante lo que nos desconcierta, buscamos desesperados un anclaje, un referente conocido. Así, pensamos, el monstruo lo será menos y nosotros poseeremos algo de él nada menor: su nombre. Ante la nueva obra de Maximiliano Barrientos, los ojos (esta vez lectores) rastrean en la memoria a qué se parece «esto». Entonces, categorías como lo “weird” o “raro”, “lo inusual” (Carmen Alemany), lo “ciborg” (Haraway), entre algunas posibles, nos dan cierto alivio circunstancial. Y es que ninguna categoría estaría errada, pues, advierto: hay cuerpos unidos o prolongados o devorados en-tre las máquinas (automóviles específicamente); hay partes de motores que se desarrollan vegetalmente; hay ritos tribales que auguran que se pueden atravesar umbrales por medio de suicidios-ofrendas; hay mafias que te siguen a donde quiera que vayas; hay familias destrozadas anclando el trauma en su memoria; hay delirio, mucho, onírico, derramándose desde los sueños hasta las páginas. Ninguna, sin embargo, agota o aquieta la propuesta escritural de este extraño libro (felizmente).

Más clásicamente, podría describirse: obra-cuerpo en prosa; tres partes y un epílogo; tres choferes asignados para un suicidio-ofrenda; un árbol que podría ser umbral para otra dimensión. Tres protagonistas; historias cada vez más delirantes. Y usted, ¿qué está leyendo? (haga lo que haga, no dejará de repetir la pregunta. Renuncie a los desenlaces)

2. Asuntos de percepción

Si En el cuerpo una voz (Barrientos, 2017) la voz del otro era audible y enloquecedora, en esta ocasión, las voces se multiplican y continúan tomando, invadiendo y hasta gobernando las mentes de los personajes. Pero, además, algo se desplaza hacia los ojos, unos omnipresentes ojos que nos escudriñan, aunque, tal vez, seamos parte de ellos; orgánicamente, estemos dentro.

3. Angustia simbólica: el auto, el árbol, el pez

Desde el epígrafe de Marinetti y la alusión al futurismo vuelve la fuerza del significante “máquina”, su potencia. En la obra que nos ocupa los pistones son enterrados en el desierto para impedir que el mal eche a andar, o a correr, para ser más precisos. Luego estos pistones del motor original son conectados mediante cables a rostros humanos heridos y energéticamente disueltos o fusionados, éstos devienen un posible portal, o su fracaso.

Cabe recordar que, entre los símbolos del imaginario terrenal, Bachelard se había detenido en mirar al árbol, ese elemento comunicador, intermediario entre la tierra y el cielo; ser anclado en tierra por sus raíces y fluctuante en el aire por sus ramas. Símbolo del conocimiento y portador de las genealogías, en esta escritura se planta para recibir o rechazar ofrendas de suicidas o elegidos que a él se dirigen con el propósito de fusionarse con él o pasar al otro lado, ¿de qué?

Desde el cristianismo, el símbolo del pez también había sido trabajado. Lo ofrendado desde el mar para el hambre espiritual de la humanidad, quizá tenga alguna resonancia. Pero en el mundo desquiciado de la novela, el pez-madre es el primer asesino: “Mi madre no es mi madre, nunca lo fue, es la primera asesina, le digo a mi hermano, es el pez que surcó los cielos antes de que alguien pusiera nombre a las cosas. (…) soy uno de sus miles de ojos, estoy en el vientre del pez, en el vientre de mi madre” (267-8).

4. ¿Fusiones y mutantes?

Cerca de la enorme producción de ciencia ficción o de lo neofantástico, no importan esta vez los nombres, la obra nos plantea una compleja interrelación entre motores, humanos, cuerpos y vegetación… ¿Qué sentido ordena tal universo? Al parecer, la velocidad. “la velocidad va a liberar al sueño, dijo. (…) “mi cuerpo se fundía con el metal del auto. Podía ver los desplazamientos, experimentaba las uniones (…) ¿a dónde regresaste? A la velocidad absoluta, dijo. El último estado de la materia, cuando se purifica” (82). ¿Por qué la velocidad y el sueño son anhelados, qué revelan, qué sugieren en este momento global, extratemporal pero situado en Bolivia? Los mutantes lo saben, los sobrevivientes del fin, los fusionados con la materia, los ¿purificados por ella?: “Murieron al instante, consumidos por el fuego, a él le sucedió algo distinto: quedó adherido al auto, su cuerpo hizo simbiosis con el acero y el cromo, sus venas se fusionaron con los cables del motor. Se convirtió en una anomalía” (181). Destrozar los límites que diferencian lo humano de lo material; lo maquinario de lo natural, lo significativo de lo irrelevante… a eso apunta un universo anclado en la idea de transformación, allí donde acaba, al parecer, lo singular.

5. Las tribus vuelven a creer

Aunque desde el descreimiento, alguien advierta a la tercera protagonista de la obra, que es ignorancia, superstición y mentira lo que subyace al mandato de su tribu para ofrendarse al árbol y, con ello, restituir el cerebro de su padre a su descanso eterno; fecundar la tribu y dotarles de abundancia (viejos deseos humanos), Eli decide cruzar su periplo como tantos otros llamados al heroísmo. Su cuerpo será violentado y su mente acogerá más de una revelación. Sin embargo y como ya pasaba en En el cuerpo una voz, aparece de nuevo una muy precaria tribu, carnal en sus procedimientos, cruel en sus mandatos, delirante en sus procesos… ¿De qué nos habla esta “comunidad”, de un imposible “nosotros” que no logra en unirse más allá de sus urgencias ancestrales?, ¿de la repetición de mitos que, lejos de articular, sacrifican?

6. Los metaleros vuelven a cantarle a Satán

Otra de las dimensiones cuya coexistencia con lo anterior sin duda perturba, y no por efectos espirituales sino por su disonancia con los otros niveles textuales, es la alusión y asistencia a un concierto de black metal en Samaipata (¡!), donde una legendaria banda tocará hasta que, en su pacto con el oscuro, reclute al segundo protagonista, otro enviado que fracasa en su misión de abrir el portal. Los guiños a un culto urbano, al rampante racismo, a la coexistencia de modernidad y ritualidad hacen de este nivel de la obra tal vez el más extraño. ¿Será la invocación al mal solo el prejuicio ante aquellos cuya ropa y sonido perturba la paz de la aldea? ¿Será el ruido solo otro nombre para lo veloz?

7. ¿Se trataría de Santa Cruz?

La ciudad de las comparsas, fraternidades, que devienen mafias corporativas; la ciudad habitada de desenfrenos automovilísticos que presumen en las calles su perfidia y poder, o seducen; la de migrantes collas aquejados por el odio racial; ¿cuál es la Santa Cruz criticada y retratada desde los intersticios de la obra?

8. ¿Asunto de acelerar?

“En la velocidad había algo puro, un sonido. La voz era una respiración convertida en significado” (81). No se trata solamente de una crítica al capitalismo furioso y la técnica desatada; también, debajo del juicio a la modernidad, algo la celebra, le da motor y rugido hasta ¿la muerte? Tal vez no sea electivo el modo ni la rapidez con que uno se ofrende o se disuelva entre otras materias; tal vez la disolución del sujeto en aquello que lo devasta sea una de las metáforas más despiadadas en nuestra literatura actual, para darnos a pensar si lo que aparentemente libera no está también por aniquilar la subjetividad (lado político de la novela que, por ahora, solo anuncio).

9. El lenguaje, siempre girando

Progresivamente, la obra también se acelera y su lenguaje deviene cada vez más delirante, sobrepasa el pacto de lo ficcional y hace sentir la pulsación de la materia, desbordada, acelerada, a punto de romperse en la respiración agitada de la página… Tal vez ya no sea posible enunciar los significados; tal vez ya ningún mandato restablezca ni orden, ni armonía, ni abundancia colectiva. No importa cuántos cuerpos sean ofrendados, la velocidad los digiere en su hambre y el sueño los transforma antes de que los volvamos significado. Sin catastrofismo, pero lúcido respecto del cambio de época, el narrador anuncia: “no va a quedar nada, solo una velocidad sin límites, que borra y se impone como un lenguaje que en vez de nombrar libera de significado a la cosa antes de pulverizarla…” (268). ¿Liberarnos del sentido o aniquilarnos en el vértigo? Miles de ojos es una luz y una opacidad. Ante ella la lectura se triza en pedazos y solo queda en la mesa, junto a los lentes de cerca, la pregunta por cuán rápido podrá armarse un antídoto ante nuestra insignificancia… (cuidado con la trampa del alivio).

Mónica Velásquez Guzmán es poeta, investigadora, crítica literaria y docente universitaria. Ha publicado obras como El viento de los náufragos (2005) e Hija de Medea (2008). En 2007 recibió el Premio Nacional de Poesía Yolanda Bedregal.

Comparte y opina:

Ingenuity capta desde el aire imagen 3D de rocas marcianas

El helicóptero Ingenuity de la NASA proporcionó una vista en 3D de un montículo cubierto de rocas durante su decimotercer vuelo el 4 de septiembre en el Planeta Rojo.

Por Europa Press

/ 20 de septiembre de 2021 / 07:43

El helicóptero Ingenuity de la NASA proporcionó una vista en 3D de un montículo cubierto de rocas durante su decimotercer vuelo el 4 de septiembre en el Planeta Rojo.

El plan para esta misión de reconocimiento en la región «South Seítah» del Cráter Jezero de Marte era capturar imágenes de este objetivo geológico apodado «Faillefeu» (en honor a una abadía medieval en los Alpes franceses) por el equipo de rover Perseverance de la agencia, para obtener las imágenes en color desde una altitud más baja que nunca: 8 metros.

Con unos 10 metros de ancho, el montículo es visible justo al norte del centro de la imagen, con algunas rocas grandes proyectando sombras. En la parte superior de la imagen se extiende una parte de «Artuby», una cresta de más de 900 metros de ancho. En la parte inferior de la imagen, y corriendo verticalmente hacia el medio, se encuentran algunas de las muchas ondas de arena que pueblan el sur de Seítah.

Esta vista en estéreo o 3D (también llamada anaglifo), que se ve mejor con gafas rojo-azules, se creó combinando datos de dos imágenes tomadas a una distancia de 5 metros con la cámara a color a bordo de Ingenuity, informa la NASA.

Comparte y opina:

Hubble muestra la naturaleza dual de la estrella AG Carinae

AG Carinae se clasifica formalmente como Variable Luminosa Azul porque es una estrella brillante caliente (que emite luz azul) que varía en brillo. Estas estrellas son bastante raras porque pocas son tan masivas.

Por Europa Press

/ 20 de septiembre de 2021 / 07:40

Esta comparación de dos imágenes muestra burbujas de polvo hinchadas y una espacie de caparazón de gas en erupción, los actos finales de la vida de una estrella monstruosa.

Estas nuevas vistas muestran la naturaleza dual de la estrella AG Carinae, que fue el objetivo de la imagen del 31 aniversario del Telescopio Espacial Hubble de la NASA / ESA en abril de 2021. Esta nueva perspectiva es el resultado de las observaciones del Hubble de la estrella en 2020 y 2014, junto con otras captadas por la Cámara Planetaria de Campo Amplio 2 del telescopio en 1994.

La primera imagen muestra detalles de las emisiones de hidrógeno y nitrógeno ionizados de la capa en expansión de la nebulosa (que se ve aquí en rojo). En la segunda imagen, el color azul delinea la distribución del polvo que brilla en la luz reflejada de las estrellas. Los astrónomos creen que los poderosos vientos estelares provenientes de la estrella formaron y dieron forma a las burbujas y filamentos de polvo. La nebulosa tiene unos cinco años luz de ancho, similar a la distancia que hay desde la Tierra hasta la estrella más cercana más allá del Sol, Proxima Centauri.

AG Carinae se clasifica formalmente como Variable Luminosa Azul porque es una estrella brillante caliente (que emite luz azul) que varía en brillo. Estas estrellas son bastante raras porque pocas son tan masivas. Las estrellas variables luminosas azules pierden masa continuamente en las etapas finales de la vida. La estrella está librando un tira y afloja entre la gravedad y la presión de la radiación para evitar la autodestrucción, informa la NASA.

A medida que la estrella comienza a quedarse sin combustible, su presión de radiación disminuye y la gravedad comienza a afianzarse. El material estelar sucumbe a la gravedad y cae hacia adentro. Se calienta y se expulsa explosivamente al espacio interestelar circundante. Este proceso continúa hasta que pierde suficiente masa y la estrella alcanza un estado estable.

La espectacular nebulosa que rodea a AG Carinae está formada por material expulsado de la estrella durante varios de sus estallidos pasados. La nebulosa tiene aproximadamente 10.000 años y la velocidad observada del gas es de aproximadamente 69 kilómetros por segundo. Si bien esta nebulosa parece un anillo, de hecho es una capa hueca cuyo centro fue limpiado de gas y polvo por un poderoso viento estelar que viaja aproximadamente a 200 kilómetros por segundo.

El gas (compuesto principalmente de hidrógeno y nitrógeno ionizados) en estas imágenes aparece como un anillo rojo brillante y grueso, que aparece duplicado en algunos lugares, posiblemente como resultado de varios estallidos que chocaron entre sí. El polvo, visto aquí en azul, se formó en grupos, burbujas y filamentos y fue moldeado por el viento estelar.

Los científicos que observaron la estrella y su nebulosa circundante notaron que el anillo no es perfectamente esférico. Parece tener simetría bipolar. Esto podría significar que el mecanismo que produce el estallido puede ser el resultado de un disco en el centro, o la estrella puede tener una compañera (conocida como estrella binaria). Una teoría alternativa y más simple es que, como muchas estrellas masivas, AG Carinae puede girar muy rápido.

Comparte y opina:

‘Call of Duty: Vanguard’ ya tiene hackers en su fase beta

El nuevo sistema antitrampas de Activision no ha sido suficiente, según varios probadores de la beta de Call of Duty: Vanguard, que afirman haberse topado con tramposos en las partidas en línea.

Por Europa Press

/ 20 de septiembre de 2021 / 07:37

El videojuego bélico Call of Duty: Vanguard, la última entrega de la saga anunciada recientemente por Activision Blizzard, ya tiene hackers infiltrados entre los jugadores, a pesar de encontrarse aún en fase beta.

El nuevo sistema antitrampas de Activision no ha sido suficiente, según varios probadores de la beta de Call of Duty: Vanguard, que afirman haberse topado con tramposos en las partidas en línea, como ha informado el portal especializado ScreenRant.

En vídeos publicados en Twitter por usuarios como Tom Henderson y Chros Simmons se muestra cómo ciertos jugadores de las partidas en línea no mueren a pesar de recibir numerosos impactos de balas o explosivos, pero luego son capaces de acabar con los demás de forma muy rápida.

Call of Duty: Vanguard se anunció oficialmente el pasado mes de agosto, cuando su desarrolladora dio a conocer su lanzamiento el 5 de noviembre para las consolas de la generación pasada (PS4 y Xbox One) y de la nueva (PS5 y Xbox Series X y S), así como para PC a través de Battle.net.

Antes de ello, el estudio puso a disposición de los jugadores Call of Duty: Vanguard en fase beta la semana pasada en PC y Xbox, para que fuesen probando el nuevo videojuego ambientado en diferentes frentes de la Segundo Guerra Mundial ubicados en cuatro países (Gran Bretaña, la URSS, Estados Unidos y Australia).

Activision informó de que el nuevo videojuego se lanzaría junto con un nuevo sistema antitrampas más avanzado que el actual, aunque no compartió si se aplicaría en la versión beta del juego.

Comparte y opina:

Esta ilusión óptica te hará tratar de averiguar cuántas latas se están utilizando realmente

Desconéctese de todo con esta ilusión óptica casera.

Por Europa Press

/ 20 de septiembre de 2021 / 07:33

Las ilusiones ópticas están hechas para engañar: mientras los ojos ven una cosa, el cerebro lo interpreta como otra distinta, dando lugar a la confusión. Sin embargo, es eso precisamente lo que las hace atractivas para un ser racional que se cuestiona la realidad y trata de averiguar cómo funciona el truco.

Un ejemplo de ese tipo de ilusiones ópticas se llama The Real Thing («lo real»), creada por un Matt Prichard, de 40 años, de Birmingham (Reino Unido), para un concurso de ilusiones ópticas del que terminó obteniendo el segundo puesto.

El sencillo truco utiliza una lata de refresco y un espejo que muestra el reflejo de la misma.

Al principio del vídeo, Matt expone su truco como algo tan simple como una lata de refresco reflejada en un espejo. Sin embargo, la cosa no es tan sencilla. Es en los siguientes segundos cuando una mano levanta la lata y la empuja hacia «espejo», en un giro de los acontecimientos conocido como «desvío de dirección».

El resultado es bastante asombroso, teniendo en cuenta que para la ilusión óptica Matt utilizó un trozo de cartón normal y corriente, un marco de fotos y un par de latas del mismo refresco.

Comparte y opina:

Últimas Noticias