La Revista

domingo 28 feb 2021 | Actualizado a 09:27

Un diputado denuncia la destrucción de mural en Casa de la Moneda

Patrimonio. La FCBCB niega que la pared del museo hubiese sido colonial y que tuviese frescos

/ 2 de julio de 2015 / 06:29

El diputado Horacio Poppe, presidente de la Comisión de Política Social de Diputados, denunció que un mural colonial de la Casa de la Moneda fue tumbado en 2010. La Fundación Cultural del Banco Central de Bolivia (FCBCB) emitió un informe que lo niega.

“Tuve reuniones con funcionarios que han sido testigos y certifican que esto ha sucedido e hicieron notar estas irregularidades a la Fundación Cultural del Banco Central de Bolivia”, dijo Poppe, quien además indicó que el muro se hallaba en la planta alta del primer patio del repositorio potosino.

Según el asambleísta, se trasladó al lugar el consejero Óscar Vega, quien habría justificado el hecho.  La Razón se comunicó con Vega para conocer la contraparte, quien indicó que no responderá ante una denuncia “que no tiene ningún fundamento ni sentido”.

La FCBCB envió un informe realizado por Rubén Ruiz, director de la Casa de Moneda, donde señala que: “No se derrumbó ningún muro centenario u original del edificio que contenga pintura mural (…)”. También adjuntó fotos donde se ve una pared blanca en pie. “Estos eran tabiques de ladrillo de siete centímetros de espesor”, es decir, que no pertenecían a la Colonia, explicó Ruiz a La Razón.  

Poppe sostuvo que los funcionarios se quejaron de la destrucción del muro al director del repositorio. “Algunos restauradores quisieron salvar los escombros para reconstruirlo, pero Ruiz a medianoche hizo sacarlos para que esto no trascienda a la prensa”. Poppe entregó fotos donde se ven escombros de un muro con frescos. 

“Es muy fácil determinar si un muro es colonial y lo revelan las pinturas de la época. Recientemente se descubrió que por orden papal se las revocaba de blanco”, dijo el diputado, quien además indicó que al momento del daño se descascaró el yeso y se vio la pintura. “No se hizo la exploración y se tumbó deliberadamente el muro”.

Poppe añadió que trabajadores temen perder su fuente laboral. “El lunes estuve con ellos y viven intimidados”. Complementó que solicitó un informe a la FCBCB y que espera la respuesta.

Comparte y opina:

La Berlinale afronta el desafío virtual en su arranque el lunes

En su 71ª edición, el primer gran festival del año en Europa se redujo de 10 a cinco días, pero tiene previsto celebrar una segunda parte abierta al público en junio, principalmente con pases al aire libre.

Foto: AFP

Por AFP

/ 28 de febrero de 2021 / 09:27

Ni salas de cine ni alfombra roja. La Berlinale arranca el lunes en línea con 15 filmes en liza por el Oso de Oro, incluido el mexicano «Una película de policías», que permitirán tomar el pulso a la industria del cine, duramente golpeada por la pandemia.

Solo el jurado, reunido en un mismo hotel de Berlín, accederá a una sala de proyección, donde tomarán asiento con la distancia debida. No obstante, uno de sus seis miembros, el iraní Mohammad Rasoulof, triunfador en 2020, deberá ver las cintas en Teherán, donde el gobierno mantiene al director disidente bajo arresto domiciliario.

En su 71ª edición, el primer gran festival del año en Europa se redujo de 10 a cinco días, pero tiene previsto celebrar una segunda parte abierta al público en junio, principalmente con pases al aire libre.

Una película de policías, de Alonso Ruizpalacios, es la única cinta de habla hispana en competición. El director mexicano volvió así a ser seleccionado en la máxima categoría de la Berlinale, tres años después de Museo, con la que se llevó el premio al mejor guión.

Esta vez, se trata de una película original de Netflix, que sus productores presentan como un «experimento documental y narrativo» y que denuncia el sistema «disfuncional» de la policía en México. Está protagonizada por Mónica del Carmen y Raúl Briones.

Premio de interpretación «sin género»

Destacan además los largometrajes Petite Maman, de la francesa Céline Sciamma, premiada en Cannes por su exitoso Retrato de una mujer en llamas, así como el nuevo trabajo de la alemana Maria Schrader, detrás de la serie Unorthodox, y el debut como director del actor hispano-alemán Daniel Brühl (Good bye, Lenin).

El rumano Radu Jude, recompensado en 2015 por Aferim, regresa a la competición con Bad Luck Banging or Looney Porn sobre una profesora filmada en una sextape que se extiende en internet.

Todos los filmes en liza para suceder a There is no evil, de Rasoulof, fueron rodados o finalizados durante la pandemia, lo que dio lugar a «películas muy personales», según el director artístico del festival, Carlo Chatrian.

«Todos hablan de la incertidumbre en la que vivimos» y «la sensación de temor es omnipresente», añadió.

Por primera vez, este festival de fuerte carácter social atribuirá un premio de interpretación «sin género», en lugar de las recompensas al mejor actor y actriz, una primicia entre los grandes certámenes internacionales.

Al margen de la carrera por el Oso de Oro, que será anunciado el viernes, se estrenará el documental Tina, de la cadena HBO, sobre la cantante Tina Turner.

Entusiasmarse desde casa

En la sección Panorama, el documental brasileño A Última Floresta, de Luiz Bolognesi, ofrecerá un retrato de los indígenas Yanomami en la Amazonía, mientras que el mexicano Carlos Alfonso Corral presentará Dirty Feathers.

Dos películas argentinas fueron seleccionadas en la sección Forum, Esquí y Qué será del verano.

La Berlinale sigue así el ejemplo de citas como la de Toronto, que se realizó principalmente en línea. La edición 2021 de Sundance (Estados Unidos) combinó ese formato con proyecciones en autocines y pequeñas salas independientes.

Por su parte, el Festival de Cannes, anulado el año pasado, sigue apostando por una edición presencial, pero retrasó las fechas, de mayo a julio. Aun así, el mayor certamen de cine del mundo no excluye un nuevo aplazamiento si no se reúnen las condiciones sanitarias.

Los festivales están «experimentando» con los formatos mientras dura la pandemia, dijo a la AFP Scott Roxborough, director para Europa de la revista The Hollywood Reporter, escéptico con la apuesta virtual.

«El peligro es que ni siquiera los críticos se entusiasmen viendo películas desde casa», anticipa de cara a la Berlinale.

Comparte y opina:

Un solista para un espectador, la receta de una orquesta suiza en la pandemia

Una actuación de 10 minutos, de la que el espectador solo conoce la fecha, la hora y el lugar. La obra y el intérprete se mantienen en secreto hasta el momento mismo.

Foto: AFP

Por AFP

/ 28 de febrero de 2021 / 09:24

Frente al cierre de las salas de conciertos por la pandemia del coronavirus, los músicos de una prestigiosa orquesta suiza han optado por una solución original: un solista para un único espectador, sentado a unos metros de distancia.

Nunca la música de cámara fue tan intimista. La experiencia ofrecida a los melómanos, privados de conciertos por las medidas de confinamiento, no puede ser más entrañable.

La Orquesta de la Suiza Romanda (la parte francófona) da conciertos por toda Ginebra, en floristerías, comercios y hasta antiguos edificios industriales.

Una actuación de 10 minutos, de la que el espectador solo conoce la fecha, la hora y el lugar. La obra y el intérprete se mantienen en secreto hasta el momento mismo.

Fue así como Filipe De Figueiredo acabó en una galería de una isla del Ródano, escuchando a Verena Schweizer interpretar una sonata de Johann Sebastian Bach en su viola.

«Es casi un poco intimidante estar frente al músico, no solo lo escuchas sino que ves de muy cerca lo que hace y por eso es una experiencia muy agradable», afirma De Figueiredo a la AFP después del concierto.

Una experiencia inédita para el espectador, pero también para la música, integrante de la orquesta desde 1998, que ha tenido que adaptar su forma de prepararse.

«Es un momento extraordinario para nosotros porque compartimos un instante muy íntimo con una persona a la que ni siquiera conocemos y es muy intenso, sí muy especial», reconoce.

«Hay gente que se emociona mucho, casi todos, y eso también es gratificante para nosotros porque son reacciones que normalmente no tenemos, el público (suele ser) anónimo».

Emoción a raudales

La Orquesta de la Suiza Romanda fue fundada en 1918 por Ernest Ansermet, quien fue su director hasta 1967. Cuenta con 112 músicos permanentes.

Ha actuado en Berlín, Londres, París, Viena, Moscú, Tokio, Pekín, Bombay, Nueva York, San Francisco y Buenos Aires.

Pero ahora, los músicos invitan al espectador a un viaje musical en solitario.

«Tenemos todo tipo de reacciones, hay gente que (…) se va del concierto sin decir una palabra, llenos de emoción, otros que por el contrario quieren compartir este momento con los músicos y charlan con ellos unos minutos sobre lo que acaban de escuchar, sobre la vida actual de los músicos y las dificultades» de este periodo, explica Steve Roger, director general de la orquesta.

En cuanto al público, «hay tanto suscriptores que se han precipitado en internet para asegurarse de poder asistir, y gente que no acostumbra a ir a conciertos», añade.

El experimento, que además es gratuito, podría prolongarse por un tiempo.

El gobierno federal suizo anunció el miércoles el primer aligeramiento de las nuevas medidas de confinamiento impuestas hace más de un mes para intentar controlar una fuerte ola de contagios.

Si todo va bien y logra controlar las variantes del coronavirus, el gobierno federal ha prometido nuevas medidas de flexibilización para el 22 de marzo. Si es así en esa fecha la orquesta podría volver a actuar frente a un grupo limitado de espectadores.

Verena Schweizer añora los sonidos de una gran audiencia, los aplausos, los susurros, el chirriar de los sillones. Pero descubrió otra aventura actuando en solitario.

En este cara a cara musical, dice, ambas partes deben acomodarse y después «encontrar una calma, un silencio que abra los oídos para que estén listos» para escuchar.

Solo entonces puede comenzar el concierto.

Comparte y opina:

Sacha Baron Cohen, el rey de la provocación, al asalto de los Globos de Oro

Y puede ser una noche de doblete para Baron Cohen, quien también compite en los Globos de Oro como mejor actor de reparto por El juicio de los 7 de Chicago, un drama dirigido por Aaron Sorkin lanzado en Netflix el año pasado.

Fotos: AFP

Por AFP

/ 28 de febrero de 2021 / 09:22

Catorce años después de ganar el Globo de Oro a mejor actor por Borat, Sacha Baron Cohen regresa a la ceremonia con dos nominaciones sin haber perdido sus marcas distintivas: el gusto por la provocación y el interés por denunciar prejuicios.

La continuación de las aventuras del ahora legendario reportero kazajo en mankini, un bikini con tiradores, Borat Subsequent Moviefilm (Borat, siguiente película documental), lanzada en Amazon Prime Video el año pasado, podría otorgarle el premio al mejor actor este domingo.

(FILES) In this file photo a person wearing a mask walks past a bus stop ad on 5th Avenue, October 15, 2020, for the upcoming movie «Borat 2,» featuring actor Sacha Baron Cohen, ahead of its release on October 23. – From a tracksuited rapper to a bumbling Kazakh TV reporter in a green mankini, Sacha Baron Cohen has made his name with outrageous characters who expose real people’s prejudices and hypocrisy. On Sunday, February 28, Baron Cohen’s wild portrayal of the journalist Borat could win him a Golden Globe — but he could also take home a statuette for his work in a more serious role, as US political activist Abbie Hoffman in «The Trial of the Chicago 7». (Photo by TIMOTHY A. CLARY / AFP)

Y puede ser una noche de doblete para Baron Cohen, quien también compite en los Globos de Oro como mejor actor de reparto por El juicio de los 7 de Chicago, un drama dirigido por Aaron Sorkin lanzado en Netflix el año pasado.

La película cuenta la historia real de siete estadounidenses acusados de incitar a una revuelta en 1968 después del fracaso de una protesta por la paz.

Con ambas nominaciones, Hollywood reconoce una carrera que estalló en 2006 con las payasadas de Borat, para la cual Baron Cohen no tuvo reparos en posar en la playa del festival de cine de Cannes con un diminuto traje de baño verde que dejó poco librado a la imaginación.

Vulgar para algunos, brillante para otros, la primera entrega de las andanzas de Borat, un kazajo sexista, antisemita y homofóbico, lo lleva de Kazajistán a Estados Unidos, el «país más grandioso en el mundo» en un choque cultural desopilante.

«Democracia en peligro»

En una entrevista con la revista Rolling Stone, Baron Cohen explicó que la película en realidad se burlaba de «la gente que cree que existe el Kazajstán que estoy describiendo».

Kazajistán, que prohibió la distribución del film, furioso por la imagen atrasada del país que transmite, finalmente aprovechó la popularidad de Borat utilizando su conocida expresión Very nice! (¡Muy bien!) en una campaña de promoción turística.

En la secuela, Baron Cohen vuelve a ponerse en la piel del reportero kazajo de bigote de viaje por Estados Unidos, ahora en tiempos de COVID-19 y elección presidencial.

En un mitin a favor de las armas, se hace pasar por cantante y alienta a la audiencia a cantar una canción que invita a inyectar «la gripe de Wuhan» al expresidente de Estados Unidos Barack Obama. Pero debe huir cuando la multitud descubre quién es en realidad.

«Estábamos rodeados por un montón de gente, una turba enfurecida con armas», contó a la radio pública NPR. «No puedo hacer esto de nuevo (…) en algún momento, tu suerte se acaba».

La película también muestra al abogado de Trump y exalcalde de Nueva York, Rudy Giuliani, aparentemente metiéndose la mano en los pantalones en una habitación de hotel, después de ser entrevistado por la hija de Borat.

Giuliani, ajeno a las cámaras ocultas, insistió en que se estaba acomodando la camisa.

Baron Cohen le dijo a NPR que revivió a Borat en un intento por influir de alguna manera en las elecciones presidenciales de 2020 contra Trump.

«Sentimos que teníamos que hacer algo, sentimos que la democracia estaba en peligro real», dijo.

La cinta también compite por un Globo de Oro en las categorías de mejor comedia y mejor actriz de comedia para Maria Bakalova.

«Farsante»

El personaje de Borat está a miles de kilómetros del entorno social en el que creció este hombre de cabellera negra y figura esbelta.

Criado en una familia judía en Londres por un padre que dirigía tiendas de ropa, se educó en escuelas privadas y luego estudió historia en la prestigiosa Universidad de Cambridge, donde integró el club de teatro Footlights, que lanzó estrellas como Hugh Laurie y miembros de Monty Python.

Fue visto en parodias en el canal británico Paramount Comedy, con su personaje Ali G, un aspirante a rapero de una pequeña ciudad inglesa, que tenía su propio programa, Da Ali G Show, transmitido desde 2000 en el Canal 4 británico.

Entrevistó a políticos y otras personalidades convencido de que eran entrevistas reales, haciéndoles preguntas cada vez más atrevidas.

Allí interpretó a Borat y a Brüno, un alegre y exuberante fashionista austriaco. Ali G tuvo su película en 2002, antes que Borat en 2006 y luego Brüno, en 2009.

El programa convirtió a Baron Cohen en una estrella en el Reino Unido. El príncipe Guillermo incluso reveló que él y su hermano Enrique le enseñaron a su bisabuela, la Reina Madre, a imitar a Ali G chasqueando los dedos y diciendo su clásico Respec, episodios transmitidos en Estados Unidos por HBO.

Entre los entrevistados estaba Trump, quien el año pasado llamó a Baron Cohen «un farsante», y agregó: «No lo encuentro gracioso».

Comparte y opina:

Se acabó la fiesta: el COVID-19 golpea el glamour de los premios de Hollywood

Como todo desde que se declaró la pandemia de COVID-19 en marzo pasado, las glamorosas galas de Los Ángeles también se vieron alteradas por el virus.

Foto: AFP

Por AFP

/ 28 de febrero de 2021 / 09:17

Las semanas previas a la temporada de premios de Hollywood suelen ser un torbellino de fiestas, con lujosos «paquetes de regalos» para las celebridades y una deslumbrante entrega de los Globos de Oro iniciando el ciclo que culmina con los Óscar. No este año.

Como todo desde que se declaró la pandemia de COVID-19 en marzo pasado, las glamorosas galas de Los Ángeles también se vieron alteradas por el virus.

Tradicionalmente, si un estudio tenía una película con perfil de favorita, organizaba muchos eventos para homenajear a los cineastas y a los actores y captar la atención de los jurados.

«No he estado en ningún evento así este año», dijo el editor de la revista Variety, Tim Gray.

Las esperanzas de tener una seguidilla «normal» de sesiones VIP de preguntas y respuestas y veladas de élite pensadas para atraer a los votantes se desvanecieron hace muchas semanas, con un brote invernal de COVID-19 en California.

Los publicistas de la meca del cine, acostumbrados a organizar costosas celebraciones en lugares emblemáticos, desde el Four Seasons hasta el Chateau Marmont, han tenido que improvisar. Sobre todo, han tenido que perfeccionar sus habilidades de Zoom y pasarse a la vida por videoconferencia.

«Continuar con las tradiciones»

En el Sunset Strip, el barrio de restaurantes, boutiques y discotecas en Los Ángeles, están los habituales carteles gigantes promocionando películas «para su consideración», pero los votantes ven los filmes nominados en sus casas mientras los periodistas entrevistan a los actores desde sus computadoras portátiles.

«Todo el mundo ha tenido que adaptarse», dijo el columnista de The Hollywood Reporter Scott Feinberg.

Los Globos de Oro, típicamente presentados como «la fiesta del año» en Hollywood, se llevarán a cabo este domingo principalmente como un evento remoto trasmitido desde Beverly Hills y Nueva York, y se espera que la mayoría de los nominados conozcan su suerte en el sofá de sus salas.

«La vida continúa, lo mejor que podemos», dijo a la AFP Eugene Levy, estrella de Schitt’s Creek, para quien cancelar todo sería «como ondear una bandera blanca».

«Todo el mundo está aprendiendo a arreglárselas (…) Tratamos de continuar con las tradiciones, apuntó Merle Dandridge, actriz de The Flight Attendant.

«Vasos de licor»

En la ceremonia de este domingo, se espera que se anime a los nominados a tener un perfil más relajado que en los Óscar.

«Probablemente se vean algunos vasos de licor por allí, que no se verían si fuera el Zoom de los Óscar», dijo el periodista de The Hollywood Reporter.

La Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood, que anualmente entrega los Globos de Oro, tiene una vieja reputación de limitarse a premiar a las estrellas más fulgurantes.

«Pero sus estrellas no estarán en el salón de baile del Beverly Hilton esta vez», dijo el experto en premios del portal Deadline, Pete Hammond. «Creo que va a ser una atmósfera de fiesta moderada».

Velada en pijama

Entre algunos de los actores, que normalmente en esta época tendrían por delante un maratón agotador de eventos y un número creciente de ceremonias de premios, se palpa incluso la sensación de que están disfrutando este respiro de la alfombra roja.

Amanda Seyfried, favorita como mejor actriz de reparto por Mank, dijo en un foro en internet que planea pasar la noche en su casa con todos los que son importantes en su vida, «incluso mi perro». Y agregó que dejará a su hija de tres años «quedarse despierta todo el rato que quiera».

«Como para mí será la mitad de la noche, probablemente estaré en la cama con un esmoquin de la cintura para arriba y mi pijama abajo», confesó el actor británico Nicholas Hoult, nominado por la serie The Great.

Pero entre los que recién se asoman a la cima de Hollywood, la ausencia de eventos y oportunidades de cobertura podría obstaculizar sus perspectivas profesionales futuras.

«Agridulce»

Previo a los Globos de Oro, la experta en marketing Nathalie Dubois suele ofrecer «paquetes de regalos» en hoteles de cinco estrellas. En un año normal, las celebridades llegan a dejarse mimar con masajes, beber champán y elegir entre una gran variedad de obsequios, desde joyas hasta vacaciones de lujo.

Las empresas que ofrecen los productos esperan que los famosos les den una exposición invaluable a sus marcas.

Este año, la empresa DPA de Dubois organizó un evento donde las celebridades pueden recibir bolsas de regalos y aceptar estadías en hoteles elegantes en la Polinesia… desde las ventanillas de sus autos. «Hablar con esa gente, es agridulce», dijo a la AFP.

A tono con el momento, este año Dubois reservó regalos para los trabajadores de salud.

A pesar de que todo tiene menos brillo este año, famosos como Levy y Dandridge estaban felices por la propuesta de regalos por drive-through.

«¡Es el evento social de la semana!», dijo Dubois.

Comparte y opina:

Cinco cosas a tener en cuenta en los Globos de Oro

Millones de espectadores se espera que sintonicen la ceremonia que galardona este domingo lo mejor del cine y la televisión, pero ¿qué hay que tener en cuenta?

Foto: AFP

Por AFP

/ 27 de febrero de 2021 / 08:37

No habrá alfombra roja ni audiencia repleta de estrellas este domingo en los Globos de Oro, pero mucho sigue en juego en la primera gran entrega de premios de Hollywood del año.

Millones de espectadores se espera que sintonicen la ceremonia que galardona lo mejor del cine y la televisión, pero ¿qué hay que tener en cuenta?

Aquí está nuestra guía rápida del evento, que tendrá lugar en Beverly Hills, California, y en el corazón de Manhattan, Nueva York:

¿Ganará en grande Netflix?

Netflix fue la envidia de Hollywood el año pasado, cuando recibió 34 nominaciones a los Globos de Oro. Tenía ya enfriadas las botellas de champán para celebrar, pero la avalancha de victorias nunca llegó y el líder mundial de los servicios de streaming terminó la noche con apenas dos premios.

¿Será este su año? Con la asombrosa cifra de 42 nominaciones en las categorías de televisión y cine, Netflix parece tener más chances de brindar este domingo. Aunque nunca se sabe.

¿Doblete para Colman y Cohen?

Uno de los raros premios de Netflix el año pasado fue para Olivia Colman, cuya interpretación de la reina Isabel II en The Crown resultó irresistible para los votantes de los Globos de Oro.

Pero no fue del todo sorprendente: Colman nunca ha perdido un Globo de Oro, tras ganar por sus interpretaciones en el filme La favorita en 2019 y en la serie de TV El infiltrado en 2017.

Este año, con dos nominaciones por la última temporada de The Crown y la película El padre, podría incluso superarse, llevándose dos premios a casa la misma noche.

Si es así, puede que no sea la única ganadora doble el domingo. Su colega británico, Sacha Baron Cohen, es un fuerte contendiente para dos papeles de actuación cinematográfica muy diferentes: uno por Borat Subsequent Moviefilm y otro por El juicio de los 7 de Chicago.

¿La octava es la vencida para Hopkins?

El legendario Anthony Hopkins, coprotagonista de Colman en El padre, se vuelve un serio aspirante a ver su trabajo premiado cada vez que aparece en la pantalla grande.

Sin embargo, sorprendentemente, nunca ganó un Globo de Oro cada vez que compitió, a pesar de haber sido nominado en siete ocasiones anteriores que se remontan a 1979, e incluso haber recibido un premio a su trayectoria.

Cuando se llevó un Óscar en 1992 por su aterrador papel en El silencio de los inocentes, los votantes de los Globos de Oro optaron por Nick Nolte en El príncipe de las mareas.

Si la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood decide enmendar su falta, coronará a Hopkins, de 83 años, como el mejor actor de mayor edad en la historia de los Globos de Oro.

«Minari», ¿la nueva «Parásitos»?

En los últimos años, pocas categorías de los Globos de Oro han generado más controversia que la de mejor película en lengua extranjera.

Historias de inmigrantes estadounidenses, como The Farewell (2019), fueron excluidas una y otra vez de las categorías «principales» de premios a la mejor película porque la mitad o más del guión no estaba en inglés.

Los críticos han señalado que esa regla no pareció aplicarse a contendientes anteriores de peso, como el multilingüe Bastardos sin gloria de Quentin Tarantino.

Ahora, Minari, producida en Estados Unidos y hablada mayoritariamente en coreano, generó muchas quejas. «No he visto una película más estadounidense que Minari este año», tuiteó la directora de The Farewell, sobre el aclamado drama familiar de inmigrantes coreanos.

Claro que estar en la categoría de filmes de habla no inglesa en los Globos de Oro no perjudicó el año pasado a Parásitos, de Corea del Sur, que terminó ganando el premio mayor: el Óscar a la mejor película. ¿Repetirá la hazaña Minari?

A dos costas

En medio de la pandemia del coronavirus y con Los Ángeles aún bajo estrictas medidas para evitar contagios, era previsible que los Globos de Oro se entregaran por videconferencia este año, especialmente después del éxito de ese formato en los premios Emmy de septiembre.

Pero los organizadores sorprendieron al anunciar que Tina Fey y Amy Poehler, que regresan como anfitrionas, conducirían una ceremonia «a dos costas» entre Nueva York y Los Ángeles.

La iniciativa permitirá que más invitados de alto perfil entreguen premios en persona, como Michael Douglas y Catherine Zeta-Jones, que lo harán desde la Gran Manzana, incluso si los nominados tienen que quedarse en casa.

Ante la posibilidad de transmitir los Óscar desde múltiples lugares, la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, que anualmente entrega las preciadas estatuillas, estará observando de cerca para ver si Fey y Poehler pueden entablar su relación habitual desde los lados opuestos del país.

Comparte y opina: