La Revista

Wednesday 17 Aug 2022 | Actualizado a 18:47 PM

Netflix estrena la serie en español ‘Club de cuervos’

Luis Gerardo Méndez será el protagonista, quien interpretará a Chava Iglesias.

/ 6 de agosto de 2015 / 06:52

Netflix estrena mundialmente mañana la primera temporada de la serie Club de cuervos, la que se empezó a grabar en diciembre de 2014 y terminó su producción en marzo, es la primera realización en español de la plataforma, contará con 13 capítulos que presentarán la historia de un joven heredero, reportó la web el informador.com.mx.

Luis Gerardo Méndez será el protagonista, quien interpretará a Chava Iglesias, el joven heredero que tras la muerte de su padre asume la presidencia del equipo de fútbol Los Cuervos, que reside en Nuevo Toledo, ciudad inventada con elementos del norte de México.

Méndez, quien además de actuar participa como productor asociado, expuso en una conferencia de prensa que se trata de una emisión en la que conviven la comedia y el drama en una historia profunda y con personajes oscuros.

Comparte y opina:

Recaudan 20.000 euros en Noruega para erigir una estatua de la morsa Freya

El animal, bautizado así en honor a la diosa del amor y la belleza de la mitología nórdica, fue visto por primera vez en el fiordo de la capital noruega el 17 de julio, convirtiéndose en una atracción.

En vida, la morsa Freya se tomaba la libertad de subir a lanchas y botes. Foto: AFP.

Por AFP

/ 17 de agosto de 2022 / 17:36

Más de 20.000 dólares fueron recaudados en Noruega para erigir una estatua en honor de una morsa sacrificada por la amenaza que suponía para la seguridad de los humanos.

Freya, una hembra de 600 kilos, fue la sensación del verano en Noruega, donde jugueteaba en el fiordo de Oslo y hacía siestas sobre algunas embarcaciones.

«El sacrificio de Freya envía señales extremadamente negativas de que Noruega, y en particular Oslo, no es capaz de dar cabida a los animales salvajes», afirmó el promotor noruego de la colecta, Erik Holm, en la web Spleis.no.

«Al erigir una estatua del símbolo en que se ha convertido Freya en poco tiempo, nos recordaremos a nosotros mismos (y a las generaciones futuras) que no podemos ni debemos matar o borrar la naturaleza cuando ‘nos estorba'», añade.

Las morsas, una especie protegida que se alimenta sobre todo de invertebrados como moluscos, gambas, cangrejos y pequeños peces, viven normalmente en latitudes más al norte, en el Ártico.

Pero Freya, (bautizada en honor de la diosa del amor y la belleza de la mitología nórdica), fue vista por primera vez en el fiordo de la capital noruega el 17 de julio.

Desde entonces se había convertido en una atracción para los curiosos. Demasiado, para las autoridades noruegas, que habían advertido que sacrificarían al animal si la gente seguía acercándose.

El público no siguió las recomendaciones y la morsa fue sacrificada a tiros el domingo.

«La decisión de sacrificarla se tomó sobre la base de una evaluación global de la amenaza que suponía para la seguridad humana», afirmó el responsable de la Dirección noruega de Pesca, Frank Bakke-Jensen, en un comunicado.

Comparte y opina:

El MUSEF invita a la RAE, que expondrá expresiones de ‘Crianza mutua y Alimentación’

El evento académico-cultural, que se desarrollará del 22 al 26 de agosto en La Paz, contempla más de 100 ponencias, siete submesas y cinco exposiciones magistrales.

La directora del MUSEF, Elvira Espejo, en el estudio de La Razón. Foto: Rubén Atahuichi.

/ 17 de agosto de 2022 / 16:18

Una profunda investigación sobre la alimentación que data de épocas precolombinas, realizada en diferentes lugares del territorio boliviano, será presentada en la 36 Reunión Anual de Etnología (RAE), del 22 al 26 de agosto, en el Museo Nacional de Etnografía y Folklore (MUSEF).

El lunes 22 se inaugurará la actividad, que busca fusionar investigaciones académicas con la práctica de producción de alimentos de las comunidades indígenas. En esa fecha se presentará un catálogo de 500 páginas, elaborado por el espacio cultural, que contiene información de las formas de producción y consumo de alimentos en las regiones originarias bolivianas.

“El contenido de este catálogo es de toda la crianza mutua de la alimentación del Estado, dividido en las partes arqueológica, histórica y etnográfica. Si queremos hacer un buen estudio, hay que acercarse a los lugares; tenemos que saber las lenguas, conocer los territorios”, dijo la directora de museo, Elvira Espejo, en el streaming de Piedra, Papel y Tinta, conducido por la directora de La Razón, Claudia Benavente.

La funcionaria señaló que en el proceso de la investigación se topó con una terminología machista predominante, en la que el hombre es visto como el ser superior y el responsable de la domesticación de animales y plantas. “Hay que autocuestionarse sobre ello, y con la trampa de la traducción no entramos en la estructura de la investigación. Entonces, entramos a la estructura lingüística y, por ejemplo, encuentro términos como wiwaña en aymara, wiway en quechua y ñandereko en guaraní, que significa ‘la crianza mutua’, por lo que se ve una estructura más equilibrada; no hay ese tema del machista domesticador, sino de hacer los cuidados máximos para tener materia prima y productos”, explicó.

La directora del MUSEF hizo referencia a algunos productos específicos y su importancia en la alimentación, que tienen derivados y una forma de producción de alta tecnología con procedimientos creados desde antes de la irrupción española en América.

“En la parte arqueológica, por ejemplo en la región lacustre, que fue excavada por arqueólogos de Norteamérica, un estudio científico encontró fragmentos de ollas de cocina, que contenían semillas de totora; eso implica que antes se consumía estas las semillas de totora de alguna forma y con diversos procedimientos, se desconoce si las convertían en harina, o las tostaban”, contó.

Sobre lo histórico, Espejo habló de la producción de 26 variedades de yuca, existentes en las tierras bajas y que, sorprendentemente, gracias a la crianza mutua, se produce hace cientos de años en el lugar, al igual que el camote.

En relación a la caya, tubérculo andino, sostuvo que es un “cereal” derivado de la oca, que se la congela y se la lleva al agua, donde permanece varios días para que el líquido extraiga todo lo congelado y lo alimente de sus minerales. El proceso de secado es similar al del chuño, por eso toma un color oscuro y puede ser almacenado durante 20 años sin descomponerse o pudrirse.

La intelectual indígena presentando el evento. Foto: Rubén Atahuichi.

“Otro tema importante es el tarwi, que tiene el doble de calcio que la leche de vaca, que en su crianza es más dañina. Entonces, es muy importante reivindicarnos en este tema como país, conocer los derivados del tarwi, porque además de consumirlo como galletas o leche, fertiliza la tierra y no daña la capa de ozono, se recomienda más tarwi y menos leche de vaca”, explicó.

La alimentación, según Espejo, debe tener un equilibrio, en el que se consuma fibra y hierbas, como se hace en el altiplano, con el consumo, por ejemplo, de la papa a diario y en variedades como la tunta o el chuño.

“En el caso del chuño, se usa igual la tecnología de congelar la papa, sobre todo en la época de la helada, en junio y julio. Hay procedimientos distintos; para la tunta se tiene otro procedimiento, el secado es a la luz de la luna y no debe recibir los rayos del sol; en cambio, el chuño si es secado al sol, por eso es más oscuro y tiene otro contenido alimenticio”, dijo.

De la misma forma, habló de las ventajas de la crianza de camélidos en reemplazo de ovejas, y del consumo de quinua, cereal que es comercializado en grandes cantidades en la actualidad, pero que no existe variedad de sus derivados en los centros de abasto y supermercados.

“El pequeño productor hace galletas de quinua, pero en un supermercado no se encuentra estos derivados, mientras que en Europa, sí. Algo que me sorprendió de la planta de la quinua es el uso de la saponina, una sustancia de los tallos que se convierte en jabón o shampoo; las hojas tienen hierro y es como consumir espinaca, en las comunidades hacían ensaladas con esas hojas”, dijo.

Espejo hizo la invitación a esta actividad que se desarrollará la próxima semana. El costo de ingreso es de Bs 40 para profesionales y Bs 15 para estudiantes. La reunión es presencial y otorgará certificados con carga horaria.

Comparte y opina:

Detienen en aeropuerto de Tailandia a un hombre con 17 animales en sus maletas

Hallaron ocho monos, un zorro, un mapache, tres iguanas, dos lagartos y dos pitones blancos dentro de cajas de plástico.

Uno de los ocho monos encontrados en el aeropuerto. Captura: AFP.

Por AFP

/ 17 de agosto de 2022 / 15:50

Un indio fue detenido en el aeropuerto internacional de Bangkok con 17 animales vivos en sus maletas, incluyendo monos, iguanas y pitones, informaron el miércoles agentes tailandeses de protección de la fauna.

«Las autoridades detuvieron a un hombre que intentaba viajar con animales ilegalmente a India», indicó Prasert Sonsatapornkul, del servicio de protección de la fauna y la flora.

Durante un control de valijas por rayos X las autoridades hallaron ocho monos, un zorro, un mapache, tres iguanas, dos lagartos y dos pitones blancos dentro de cajas de plástico, disimulados detrás de comida.

El sospechoso, identificado como Abilash Annaduri, de 21 años, fue acusado de tráfico de especies salvajes.

Las autoridades estimaron el valor en el mercado de los animales, algunos de los cuales no viven en estado salvaje en Tailandia, en unos 2.700 dólares.

Los animales fueron enviados a veterinarios para ser examinados.

Tailandia es un importante eje de tráfico de especies salvajes, generalmente destinados a Vietnam y China, donde son utilizados para la medicina tradicional.

Comparte y opina:

Tribu del Amazonas toma las cámaras en el documental de Nat Geo ‘The Territory’

Son unos 200 cazadores y recolectores que viven en una zona protegida de la selva tropical, rodeada e invadida por colonos, agricultores y madereros agresivos e ilegales.

Quedan menos de 200 miembros de la tribu urue-eu-wau-wau, tradicionalmente cazadores-recolectores que viven en una zona protegida de la selva amazónica brasileña, rodeada e invadida por colonos, agricultores y madereros agresivos e ilegales. Foto: AFP.

Por AFP

/ 17 de agosto de 2022 / 15:27

Cuando el covid-19 llegó al Amazonas brasileño y una tribu indígena cerró el acceso a su territorio, el director Alex Pritz encontró una forma innovadora de terminar su documental: entregó las cámaras a los propios uru-eu-wau-wau.

The Territory, que National Geographic estrenará el viernes, sigue la difícil situación de unos 200 cazadores-recolectores que viven en una zona protegida de la selva tropical, rodeada e invadida por colonos, agricultores y madereros agresivos e ilegales.

Aunque en la película aparecen vestidos con trajes tradicionales y honrando las costumbres ancestrales, los uru-eu-wau-wau y su joven líder Bitate –protagonista del documental– están más que felices de utilizar la tecnología moderna para defenderse.

«Cuando ocurrió lo del covid, Bitate tomó la realmente audaz decisión de decir: ‘Está bien, no hay más periodistas que entren en nuestro territorio, no hay más cineastas, no hay más Alex, no hay más equipo de documentalistas, nadie'», dijo Pritz.

«Tuvimos que tener una conversación con él en plan: ‘Está bien, ¿terminamos con la película? ¿Tenemos todo lo que necesitamos? ¿Hay más? ¿Debemos empezar a editar?'».

«Bitate fue bastante claro: ‘No, no hemos terminado. Todavía nos queda mucho por hacer. No habían terminado antes, ¿por qué deberían hacerlo ahora?».

   «Simplemente envíennos mejores cámaras, envíennos equipo de audio, y nosotros rodaremos y produciremos la última parte de la película».

El resultado fue un «modelo de coproducción» en el que un uru-eu-wau-wau se encargó de la dirección de la película y la comunidad en general de producir, con una parte de los beneficios y voz en las decisiones comerciales sobre la distribución de la película.

Además de permitir que el rodaje continuara durante la pandemia, Pritz cree que la decisión de proporcionar equipo y formación directamente a los uru-eu-wau-wau benefició a la película al añadir una «perspectiva de primera mano» sobre las actividades del grupo, que incluyen patrullar la tierra para detener a los intrusos.

«Yo mismo filmé un montón de misiones de vigilancia. ¡Ninguna de ellas pasó el corte!», dijo Pritz.

«No porque quisiéramos trasladar el rodaje (…) era más crudo, era más urgente».

«Niños digitales»

Incluso antes de que llegara el equipo de Pritz, los uru-eu-wau-wau se habían convertido en expertos en usar el poder de la tecnología moderna y los medios de comunicación para defender su causa, posicionándose en la escena mundial como guardianes de un bosque cuya supervivencia está ligada a cuestiones de cambio climático y biodiversidad.

«Bitate y esta generación más joven dentro de los uru-eu-wau-wau son niños digitales. Nació a finales de los 90. Está en Instagram. Y eso es parte de su forma de relacionarse con el mundo», dice Pritz.

Cuando los drones que capturan imágenes impresionantes y desgarradoras de la gran deforestación aparecen al principio del documental, muchos espectadores asumen que pertenecen a los cineastas, explica Pritz.

Pero, de hecho, las cámaras voladoras fueron compradas y operadas por los propios uru-eu-wau-wau.

«Mientras que hubiese tomado cuatro días atravesar a pie una cadena montañosa de selva espesa y densa (…) con el dron, se llega en 30 minutos y se tienen imágenes etiquetadas con metadatos», narra Pritz.

«La gente no puede discutir eso».

Se trata de un marcado contraste con granjeros y colonos, también personajes centrales del documental.

En el documental se puede ver a un grupo mientras sierra e incendia bosques protegidos, despejando ilegalmente el espacio para construir carreteras hacia el territorio que un día desean establecer y reclamar como propio.

El acceso fue posible porque muchos colonos se ven a sí mismos como pioneros heroicos, hablando en entrevistas con Pritz sobre la apertura de la selva tropical por el bien de su nación.

Es una mezcla embriagadora de la cultura de los vaqueros del «Salvaje Oeste» de las películas estadounidenses y la propaganda nacionalista alimentada por el presidente brasileño, Jair Bolsonaro.

«Los colonos eran estas personas ingenuas que no entendían el contexto histórico de sus acciones, las consecuencias ecológicas, lo que estaban haciendo para el resto del planeta», según Pritz.

Para los colonos, de los cuales muchos carecen de educación o cualquier otra oportunidad económica, «era solo sobre ‘yo y lo mío’, ‘solo esta pequeña parcela’, ‘si tan solo pudiera tener esto'».

«Mientras que Bitate tiene esta perspectiva expansiva. Él está pensando en el cambio climático. Él está pensando en el planeta. Es políticamente inteligente, orientado a la prensa».

Comparte y opina:

Inteligencia artificial para luchar contra el tráfico ilegal de tigres

El proyecto tiene por objetivo desarrollar y probar una tecnología que pueda analizar la cantidad y tipo de rayas de los tigres para poder identificarlos.

Desarrollan IA que lucha contra el tráfico ilegal de tigres. Foto: Pixabay.

Por AFP

/ 17 de agosto de 2022 / 11:45

En una localidad del norte de Escocia, Debbie Banks mira a la pantalla de su ordenador, haciendo clic de forma metódica en una base de datos con fotografías de pieles de tigre.

Hay miles de imágenes, incluyendo alfombras, carcasas y especímenes disecados.

Banks, responsable de la campaña contra el crimen de la Agencia de Investigación Ambiental (EIA), una organización benéfica con sede en Londres, está revisando las imágenes con la esperanza de identificar a los grandes felinos individuales a partir de sus rayas.

Cuando un tigre es identificado, el investigador puede marcar de dónde viene.

«Las rayas de un tigre son tan únicas como las huellas digitales de un humano», explica Banks a la AFP.

«Usamos imágenes para compararlas con otras de tigres cautivos que han podido ser criados para comerciar» con ellos.

Actualmente se trata de una ardua tarea manual, pero el Alan Turing Institute, el instituto nacional de ciencia de datos y de inteligencia artificial (IA) del Reino Unido, está desarrollando una nueva herramienta que previsiblemente hará la vida de Banks y a las autoridades que luchan contra el tráfico ilegal mucho más fácil.

El proyecto en marcha tiene por objetivo desarrollar y probar tecnología de IA que pueda analizar las rayas de los tigres para identificarlos.

«Tenemos una base de datos con imágenes de tigres que han sido ofrecidos para la venta o que han sido capturados», señala Banks.

«Cuando nuestros investigadores reciben nuevas imágenes, tenemos que compararlas con los de la base de datos».

Se espera que la nueva tecnología ayude a determinar de dónde provienen las pieles de tigre y que esto les permita investigar las redes transnacionales involucradas en el tráfico de diferentes tigres.

Una vez que los funcionarios conocen los orígenes de las pieles y productos de tigre confiscados, pueden saber si el animal fue criado en granjas o cazado furtivamente en un área protegida.

Según la AIE, las incautaciones de productos de vida silvestre y la información comercial muestran que la caza furtiva, impulsada por la demanda de los consumidores, sigue siendo una gran amenaza para la supervivencia de la especie.

Las pieles y partes del cuerpo del tigre son buscadas, en parte debido a su uso en la medicina tradicional china.

Se estima que 4.500 tigres permanecen en estado salvaje en toda Asia.

«La población de tigres ha sufrido una disminución masiva en los últimos 120 años, así que queremos hacer todo lo posible para acabar con el tráfico», explica Banks.

La investigadora llama a cualquier persona, ya sean académicos, fotógrafos o simples amantes de los animales- a enviar fotos de rayas de tigres a la AIE para mejorar su base de datos con inteligencia artificial.

«Necesitamos miles de imágenes» para «desarrollar, entrenar y poner a prueba al algoritmo».

Comparte y opina:

Últimas Noticias