La Revista

martes 15 jun 2021 | Actualizado a 12:22

El disco de corte autobiográfico de ‘Emily’ Spalding

artista. Esperanza Spalding habla en su CD de su alter ego Emily. Foto: Andres Esperanza

/ 13 de marzo de 2016 / 04:00

Durante la versión 53 de los premios Grammy, Esperanza Spalding se hizo acreedora del premio a Mejor Artista Nuevo entre contendientes de la talla de Drake, Florence + The Machine, Justin Bieber y Mumford & Sons. Este insólito resultado le valió un inmediato salto a la palestra musical mundial. Quienes aún no la habían descubierto se enterarían del sólido trabajo de una multiinstrumentalista que toca desde los cinco años y graba profesionalmente desde 2006.

Catalogar el trabajo de Spalding dentro de un género musical no es suficiente para describir la cantidad de influencias, tanto estilísticas como instrumentales, que su música posee. El eclecticismo de géneros colisionando a lo largo de su trabajo confirma la singularidad de un trabajo musical que encuentra hilo conductor en la afinidad estructural hacia el pop, virtud que resulta en una propuesta amigable al oído.

A diferencia de su anterior trabajo (Radio Music Society, 2012), Emily’s D+Evolution posee pasajes mucho más osados musicalmente. Intrincados arreglos, disonancias y signaturas impares juegan a favor de un sonido minuciosamente controlado y exquisito, producto, en parte, del excepcional personal encargado de ejecutar cada instrumento y claro, de la virtuosa Esperanza en el bajo y vocales.

Líricamente se configura un álbum concepto en tanto a lo largo de 12 canciones se narra la historia de Emily (segundo nombre de Spalding) desde una óptica juvenil y crucialmente definitoria. Experiencias, pensamientos, anhelos y frustraciones caracterizan los humores que las letras, la música y la interpretación transmiten de manera magistral. Para ello echan mano de recursos musicales atípicos. En ese ejercicio convergen el groove jazzero de una línea de bajo con la ferocidad de guitarras roqueras sobre una rítmica compleja. De igual manera una cuasi marcha militar ofrece la alternancia necesaria a un coro soul contrastado por puentes y verso en clave de funk. Algunos poemas leídos sobre un frenético bop, este disco tiene de todo en la correcta medida.

La música de los últimos 10 años viene caracterizada por una superación espontánea de los parámetros que fijó la industria hace más de 50 años. Ya no hablamos de géneros, puesto que las fronteras son cada vez más difusas y ahora son recursos que un músico puede aprovechar. Esperanza y todo su trabajo son una muestra de esta etapa postsiglo XX en la que las ideas se van renovando bebiendo de diferentes vertientes.

Comparte y opina:

‘Halo Infinite’ detalla qué incluirá su multijugador

Entre sus características destacan que será gratuito, multiplataforma, con mucha personalización y un Battle Pass que no expira.

Por Europa Press

/ 15 de junio de 2021 / 11:26

Halo Infinite tendrá un modo multijugador gratuito que pondrá sobre la arena de combate a jugadores de distintas plataformas, quienes podrán personalizar tanto las armaduras como las armas y los vehículos sin tener que recurrir para ello a las cajas de botín, que no estarán presentes en el juego.

Xbox compartió los primeros detalles del modo multijugador de Halo Infinite el domingo durante su conferencia en el E3 2021, en el que ahora el equipo responsable del juego en 343 Industries ha profundizado para explicar tanto la personalización como el sistema de multijugador gratuito.

La compañía asegura que no hay cajas de botín para obtener elementos cosméticos con los que personalizar y mejorar al Spartan, sino que estos podrán encontrarse y ganarse a lo largo de juego. Desde el primer día, los ítems disponibles permitirán «millones de combinaciones» en la armadura y sus partes, y también será posible personalizar el tipo de cuerpo e incluso la voz del soldado, o seleccionar prótesis por primera vez.

El título ha incluido el soporte para el juego cruzado entre plataformas, lo que pondrá en la arena de batalla a jugadores de PC, pero también de consolas, una decisión con la que esperan atraer a una audiencia mayor.

El modo multijugador contará con un Battle Pass que una vez lo adquiera el jugador -cuyo precio se desconoce- no expirará. En próximas temporadas, los jugadores podrán comprar pases antiguos y elegir en cual ponen su progreso. Cada temporada, además, tendrá su propio tema e introducirá nuevos componentes, apariencias y estilos de juego.

El juego recupera el equipamiento e introduce nuevas posibilidades tácticas para el gancho, que permitirá desde moverse por el mapa a coger objetos o combinarlo con otros elementos. Los jugadores podrán elegir el momento en que quieren activar los elementos que recojan.

Los vehículos son también parte importante del juego. En este título, además de sufrir daños visibles, pueden poner en riesgo al soldado ya que tendrán un umbral de daño, después del cual se incendiarán. La desarrolladora ha introducido dos tipos de vehículos: el Razorback, que permite cargar armas en la parte posterior, y los Warthog, que entregarán los Pelicans -junto con cápsulas de armas-.

En conjunto, el modo multijugador de Halo Infinite recoge la experiencia clásica de combate de Halo y la moderniza, para que los jugadores veteranos sientan que se trata de un sistema «fresco», y los nuevos lo vean «emocionante».

Habrá, ademas, una Academia, un lugar donde los jugadores nuevos o los que quieran calentar pueden ponerse al día con los controles y el juego antes de saltar al campo de batalla. Allí encontrarán tutoriales, prácticas con las armas y un modo entrenamiento para explorar el juego.

Comparte y opina:

Las especies extinguidas vuelven a la vida en el museo de historia natural de París

Para preparar este programa de 15 minutos, los investigadores del museo y los equipos de la compañía dedicaron mucho tiempo a reconstruir científicamente la morfología y el comportamiento de estos animales del pasado.

Por AFP

/ 15 de junio de 2021 / 10:46

Desde el tigre de dientes de sable de América, extinguido hace 10.000 años, hasta el elefante-ave de Madagascar, desaparecido durante el último milenio, once especies extintas resurgirán del pasado, en forma de realidad aumentada, en una exposición del Museo de Historia Natural de París.

Estos animales muy diversos tienen en común haber conocido durante su vida al hombre moderno (Homo Sapiens).

Hoy «solo la tecnología nos permite reconstruir lo que se ha perdido», afirma Bruno David, director del museo, donde el miércoles 16 de junio se inaugura la exposición «Revivre» («Revivir»).

En una sala de la llamada Gran Galería de la Evolución, en medio de especímenes disecados, siete dodos se acercan de repente al visitante y lo observan.

El efecto es sorprendente y las criaturas parecen estar al alcance de la mano.

A través de unas gafas de realidad aumentada, una voz cuenta cómo estas aves de Mauricio desaparecieron en el siglo XVII tras la llegada de marineros europeos que las cazaron hasta su extinción.

Otra secuencia muestra la llegada de un puñado de quagga, équidos del sur de África, mezcla de cebra y caballo, que deambulan entre los animales inmóviles en sus jaulas de cristal.

El quagga también fue cazado, por su piel y su carne, antes de extinguirse en 1880.

Más adelante una versión ampliada de un cráneo de animal marino sale de una vitrina donde descansa el original. Poco a poco, el cuerpo de 8 metros de largo de la vaca marina de Steller se reconstituye ante la mirada, como si fuera de carne y hueso.

Esta especie, cercana al manatí, se extinguió rápidamente. Fue descubierta en 1741 en el Pacífico Norte, cazada por su aceite y su carne y desapareció menos de 30 años después.

«El objetivo era abarcar diferentes tipos de familias de animales y variar los tamaños, comportamientos y texturas», explica Rémi Dupouy, un naturalista asociado a Saola, una compañía especializada en realidad aumentada.

Para preparar este programa de 15 minutos, los investigadores del museo y los equipos de la compañía dedicaron mucho tiempo a reconstruir científicamente la morfología y el comportamiento de estos animales del pasado.

Sus historias también arrojan luz sobre las especies amenazadas de hoy en día, «que sufren las presiones antrópicas», dice el museo.

Comparte y opina:

El Taj Mahal abrirá esta semana tras dos meses de cierre por el coronavirus

En abril y mayo el número de infecciones y muertes por coronavirus llevó a imponer confinamientos y otras restricciones para frenar la propagación.

Por AFP

/ 15 de junio de 2021 / 10:45

El Taj Mahal, la mayor atracción turística de India, reabrirá sus puertas el miércoles tras dos meses de cierre por el brote de contagios de covid-19 en el país, anunció el gobierno este lunes 14 de junio.

En abril y mayo el número de infecciones y muertes por coronavirus llevó a imponer confinamientos y otras restricciones para frenar la propagación.

Las infecciones han disminuido en las últimas semanas y las principales ciudades, incluida la capital, Nueva Delhi, así como Bombay, el centro financiero, comenzaron a levantar restricciones de viaje y actividad.

El Taj Mahal, considerada una de las siete maravillas del mundo, fue cerrado en marzo de 2020 cuando India impuso uno de los confinamientos más estrictos del planeta al inicio de la pandemia.

Había reabierto en septiembre a un número limitado de visitantes pero volvió a cerrar a mediados de abril.

Construido en el siglo XVII en el norte de India, en Agra (a unos 180 km al sur de Nueva Delhi), en el estado de Uttar Pradesh, muy afectado por la última ola de contaminaciones y muertes por covid-19, este mausoleo de mármol blanco es el monumento más visitado del país, con siete millones de personas anuales.

Esta joya arquitectónica del arte indoislámico fue construida por el emperador mogol Shah Jahan en memoria de su esposa favorita, Mumtaz Mahal, fallecida en 1631.

Comparte y opina:

Restaurantes con estrellas Michelin de Bangkok reparten platos de lujo en barrios pobres

El reino combate una tercera oleada de coronavirus, un rebrote que las autoridades rastrearon en abril hasta un distrito de vida nocturna frecuentado por gente muy rica y con importantes contactos políticos de Bangkok.

Por AFP

/ 15 de junio de 2021 / 10:43

Rodeada de niños en un barrio pobre de Bangkok, la tailandesa ungida Miss Universo repartió este lunes 14 de junio «kits» de comida preparados por chefs con estrellas Michelin, en el marco de un proyecto para ayudar a algunos de los miembros de las comunidades más afectadas por COVID-19.

El reino combate una tercera oleada de coronavirus, un rebrote que las autoridades rastrearon en abril hasta un distrito de vida nocturna frecuentado por gente muy rica y con importantes contactos políticos de Bangkok.

En este contexto, el gobierno impuso restricciones para disgusto de los propietarios de restaurantes, muy golpeados por un año de cierres intermitentes a causa de la pandemia.

La empresa que organiza viajes de lujo The Silver Voyage Club trabaja para proveer sus comidas exclusivas en algunas de las comunidades más afectadas de Bangkok, señaló su fundador, Jakkapun Rattanapet.

En el marco del proyecto «Food for Fighters», a los chefs de clase mundial se les paga hasta unos $us 3,20 por «ración», que después son donadas a comunidades donde se han detectado altas tasas de contagios por coronavirus.

Este lunes, muchas familias hicieron largas colas esperando poder recibir alguno de los 500 «kits» con comidas preparadas por los mejores chefs de Bangkok, de manos de Miss Universo Tailandia, Amanda Obdam.

«Necesitamos colmar esta brecha (de desigualdad), porque hay muchas personas que aún luchan en tanto el resto tiene una vida de élite», comentó a la AFP, mientras se tomaba selfis con sus fans.

Comparte y opina:

La lucha por la enseñanza del antirracismo en las escuelas de EEUU

Después de su ofensiva contra el aborto y los transexuales, los conservadores se han enfrascado en los últimos meses en un combate contra la 'teoría crítica de la raza'.

Por AFP

/ 15 de junio de 2021 / 10:42

«¿Están preparados para recuperar el control de nuestras escuelas?» grita en una manifestación Patti Menders, activista republicana que denuncia los programas escolares antirracistas que, según ella, enseñan a los niños blancos a verse como «opresores».

«¡Sí!», responde el centenar de manifestantes reunidos el fin de semana en el condado de Loudoun, un acomodado suburbio de Washington sacudido por la última batalla de la «guerra cultural» en Estados Unidos.

Después de su ofensiva contra el aborto y los transexuales, los conservadores se han enfrascado en los últimos meses en un combate contra la «teoría crítica de la raza», que según ellos gana terreno en las escuelas públicas del país.

El término define una escuela de pensamiento que surgió en las facultades de Derecho de Estados Unidos a finales de la década de 1970 y que analiza el racismo como un sistema, con sus leyes y lógicas de poder, en lugar de los prejuicios individuales.

Sus detractores la utilizan como una expresión que simplifica los esfuerzos de los profesores para abordar episodios oscuros de la historia estadounidense, como la esclavitud y la segregación, y para combatir los estereotipos raciales.

Elizabeth Perrin, una madre del condado de Loudoun, cree que a los niños se les enseña desde los 7 años «a analizar todo a través del prisma del color de la piel, no de la personalidad», y «a avergonzarse de ser blancos», «a verse como opresores frente a los oprimidos».

«REVOLUCIÓN»

Su discurso se hace eco del expresidente republicano Donald Trump, que el año pasado puso fin a la formación de los empleados federales en materia de diversidad establecida por su predecesor Barack Obama.

«Están enseñando a la gente que este país es horrible, racista, se está enseñando a odiar el país», había dicho, denunciando «una revolución radical en marcha en el ejército, las escuelas, etc».

Desde entonces, al menos 16 estados republicanos, incluidos los populosos Texas y Florida, aprobaron o están en proceso de aprobar leyes para prohibir que las escuelas públicas enseñen la «teoría crítica de la raza», arriesgando perder su financiación.

Aunque vagas, las leyes «ponen muy nerviosos a los profesores», dice Dorinda Carter Andrews, que dirige el departamento de educación de la Universidad Estatal de Michigan.

«Se preguntan cómo van a poder hablar de la cuestión racial», dice. El tema se «infiltró» naturalmente en las escuelas a raíz de las grandes manifestaciones que siguieron a la muerte del afroamericano George Floyd bajo las rodillas de un policía blanco en mayo de 2020, explica.

Al observar esta oleada antirracista, los responsables de las escuelas han empezado a impartir formación y a pensar en nuevos planes de estudio, y esto hace que algunos padres se sientan «incómodos», dijo la mujer afroamericana.

DEBATE POLÍTICO

«Mis hijos hablan todo el tiempo de racismo», aseguró a la AFP una mujer blanca de unos 40 años y quien no quiso dar su nombre, como la mayoría de los manifestantes. «Es como, ‘oigan, son racistas’. Viene de la escuela, tiene que parar», protestó.

«La supremacía blanca es real», replicó Liz Carroll, una contramanifestante que había escrito esas palabras en un cartel el sábado.

Esta madre blanca dice estar «avergonzada» por la actitud de sus vecinos, que interrumpen cada reunión de las autoridades escolares, hacen peticiones, manifestaciones, conceden entrevistas a medios conservadores y presentan demandas judiciales para promover su causa.

En otros lugares, el clima también es tenso.

La semana pasada, los alumnos de un instituto de Long Island, al norte de Nueva York, fueron abucheados por exigir, entre otras cosas, que los libros del plan de estudios incluyeran más autores de color.

Una profesora de un colegio privado de Nueva Jersey dimitió enfadada, acusando a su centro de «obligar a los alumnos a adoptar un estatus de privilegiados o de víctimas.»

«La mayoría de los críticos de la teoría crítica de la raza nunca la han leído», dijo Jamel Donnor, profesor de ciencias de la educación de Virginia, para quien todo este debate es político. «Los republicanos necesitan esa patata caliente para mantener su base energizada».

Comparte y opina:

Últimas Noticias