La Revista

domingo 28 feb 2021 | Actualizado a 02:22

El cine boliviano aún es emprendimiento personal

 Análisis. Público y Estado no apoyan al sector, según cineastas

/ 20 de marzo de 2016 / 04:02

El abandono por parte del Estado y del público, haciendo del cine un emprendimiento individual destaca en el análisis de ocho profesionales del gremio cinematográfico en el país. Se trató sin éxito de hablar con Conacine. En los últimos años han aparecido propuestas cinematográficas muy interesantes de cineastas bolivianos jóvenes.

Son cintas, que, por su carácter experimental, no encuentran su lugar en las salas tradicionales. Si bien en Bolivia estas películas (en su mayoría cortometrajes) han pasado desapercibidas, han logrado premios en importantes festivales de todo el mundo.

A pesar de este buen momento, que a su vez augura un futuro promisorio, hay en el público boliviano una sistemática desconfianza hacia las producciones nacionales. Este prejuicio, que termina vaciando las salas, tiene alguna razón de ser, ya que las películas bolivianas que se ven en los principales cines del país tienden a tener un nivel muy bajo. Hay, pues, una brecha entre cineastas de vanguardia, que experimentan con el cine en cuanto lenguaje y que no acceden a las salas tradicionales, y un cine mediocre, casi amateur que copa los principales cines (y que se vuelve el representante del cine boliviano para el gran público).  La tarea debe consistir en acercar al público boliviano hacia nuestro cine de calidad. Sebastián Morales es crítico cinematográfico

El cine boliviano tiene una crisis de producción, pero no en cantidad, sino en calidad. La crisis no es técnica, sino que se debe a la falta de formación sistemática y a la falta de apoyo del Estado. Aunque podemos hablar de un cine boliviano, éste no es un emprendimiento nacional. Es resultado de emprendimientos personales, muchas veces destinados al fracaso comercial puesto que no hay garantía de retorno, el público es mínimo; incluso el modo de ver cine cambió.

Hay muchos problemas, pero, pese a todo, hay diamantes que surgen y brillan por sí solos, como Miguel Hilari, Juan Carlos Valdivia, Marcos Loayza y otros, pero ellos surgen de forma solitaria, sin ayuda. Mela Márquez dirige la Cinemateca Boliviana

El panorama es muy alentador. Está surgiendo una nueva generación de realizadores con ganas de contar, ya sea en la ficción o en los documentales, que gracias al avance de la tecnología, pueden llegar a estrenar en salas. Pero es una aventura personal. El Estado no da apoyo a las iniciativas y, por eso nuestro cine es más de corte independiente, es guerrillero. Álvaro Olmos es director

El panorama sigue más o menos igual. Solamente contamos con el auspicio del Programa Ibermedia, no hay una política de Estado. Tampoco no hay una tradición narrativa. Además, el público está, de alguna manera, abandonando al cine nacional. Lo bueno es que, pese a los problemas, siempre surgen nuevos talentos que buscan progresar. Marcos Loayza es director

El cine boliviano fue y es resultado de personas, más que de instituciones. Si bien hubo instituciones que jugaron un rol importante en su desarrollo, también funcionaron por esfuerzos individuales antes que colectivos.
Hoy se produce más que nunca, pero no hay ninguna política de Estado real que fomente el cine como arte, como industria. La miopía de las autoridades hace que vean el cine como ven otras manifestaciones: circo y carga financiera.

La falta de políticas reales, la inexistencia de una nueva ley, complejos cinematográficos y públicos interesados en algo que no sea Hollywood hacen que nuestro cine siempre sea algo inconcluso. A pesar de esto, hay un cine boliviano que se piensa, se critica, se hace y se escribe, que es reconocido internacionalmente, pero que no responde a los cánones establecidos de lo que el Estado, el Gobierno, el público y un sector de cineastas y artistas entiende por cine, por cultura, por arte. Marcelo Cordero, de la distribuidora Yaneramai

Años atrás, el estreno de una película boliviana era gran noticia. Ni qué se diga cuando se ganaban premios internacionales. Hoy se hacen más y más producciones y no todas deberían llamarse “películas” o “cine”. Pero están en la pantalla grande, mientras en la esquina del Facebook los cineastas nos quejamos por falta de espacio. Los programadores temen a la crítica si no les dan espacio en la cartelera, le abren las puertas a algunos videos caseros por los cuales se cobra y hablan en nombre del cine boliviano. El público se enoja, se siente estafado y luego ponen en la “misma bolsa” a todo el cine nacional y cuando llegan producciones de mayor calidad no le dan oportunidad: en los últimos años hemos visto ‘inmerecidas’ salas vacías para Yvy Maraey, Norte estrecho, Adan & Eva Newton, Carga sellada y otras. Ninguna recupera su costo y dependen de la remota posibilidad de ventas en el exterior. Han pasado casi 10 años desde  ¿Quién mató a la llamita blanca? que vendió más de 130.000 entradas. Hoy, con suerte, un estreno llega a 15.000, a pesar de que hay muchas más pantallas y público. Es consecuencia de factores como los cambios tecnológicos y hábitos de consumo, pero especialmente la falta de valoración al cine por parte del Estado, reflejado principalmente en seguir postergando la promulgación de la ley ya que no se tiene fondos ni políticas de fomento para que se haga más y mejor cine en Bolivia. El Estado y el propio público desconoce que el cine, además de una actividad artística, es económica y social. Solo los “piratas” sacan beneficio y de manera efímera. Gerardo Guerra Velasco es productor y distribuidor

Al no tener formas de acceder a un fondo público, los cineastas encontraron en la creatividad una respuesta, una característica en toda la historia del cine boliviano. Se hace necesario buscar nuevas formas y modelos de producciones que le permitan materializar proyectos ante un sistema que no comprende que la necesidad de que la transformación social parte por la identidad, que construimos a través de las pantallas y que nos obliga a hacer el cine que podemos y no precisamente el que quisiéramos.

El ámbito está lleno de talentos, aunque de esa gran cantidad de ideas y proyectos pocos llegan al final. Sumado a esto está la ausencia de públicos. Las condiciones son prohibitivas, además de patentes controladas por las transnacionales que dominan los circuitos digitales ($us 600 por exhibición sin importar el monto de recaudación), aspectos que la obsoleta normativa no puede controlar.

Las recaudaciones de las películas presentan cifras críticas que agudizan aún más el panorama. Esta falta de condiciones imposibilita acceder a nuevos mercados. Pese a ello, el ímpetu de las nuevas generaciones ha logrado nuevas presencias en el exterior. Y nuestros realizadores siguen con el mismo espíritu.

Se hace imperante una nueva Ley del Cine. También debemos obligarnos  al compromiso de concebir y plantear ideas cinematográficas de calidad. Y es importante que los autores sepamos enriquecer nuestros proyectos, aprovechando en los mejores términos los espacios de gestión y formación como el Bolivia Lab., Fenavid, Tidoc, Festival Ayni y el Festival Radical, entre  otros. Viviana Saavedra del Castillo, gestora

En casi todos los países del mundo existen instancias estatales creadas para organizar, gestionar y promover la creación audiovisual y el fomento de la industria cinematográfica. En Bolivia está el Consejo Nacional de Cine (Conacine), una institución autárquica,  que puede y debe vivir de los recursos que genera y lo hace, pero solo genera para sus gastos administrativos.

Conacine, que depende de un directorio, cuyo presidente es el Ministro de Culturas, conoce poco o nada del único fondo al que Bolivia accede, no toca pito en los premios Abaroa, y con suerte comparte concursos, festivales y demás en Facebook. No tiene comitiva alguna de representación, no asiste a los festivales internacionales, ni nacionales ni siquiera a las actividades locales. No conoce las escuelas de cine del país, menos los procesos emprendidos para la certificación de la formación artística, se limita a firmar certificados.

El director de Conacine fue nombrado de manera interina hace más de tres años, es servidor público, abogado del Ministerio de Culturas; cumple una doble función. Nunca está en el Conacine: primero debe cumplir con sus obligaciones en el ministerio, y no conoce al sector.

Por eso se planteó en el anteproyecto de Ley del Cine la creación del Instituto de Cine que reemplace al consejo y que, en forma compartida entre Estado y sociedad civil, proponga políticas públicas adecuadas. Tras el congreso de cine y audiovisual boliviano en 2014, hubo como cinco versiones modificadas del proyecto de ley. Con el cambio de ministro hemos vuelto a punto cero. En abril de 2015 hemos sostenido la última reunión con Marko Machicao con la promesa de una nueva reunión que se ha postergado infinidad de veces. No hay voluntad política para aprobar ésta ni ninguna Ley de Cultura. La mentada “evolución cultural” es solo un lindo eslogan. Victoria Guerrero es productora

Comparte y opina:

Cinco cosas a tener en cuenta en los Globos de Oro

Millones de espectadores se espera que sintonicen la ceremonia que galardona este domingo lo mejor del cine y la televisión, pero ¿qué hay que tener en cuenta?

Foto: AFP

Por AFP

/ 27 de febrero de 2021 / 08:37

No habrá alfombra roja ni audiencia repleta de estrellas este domingo en los Globos de Oro, pero mucho sigue en juego en la primera gran entrega de premios de Hollywood del año.

Millones de espectadores se espera que sintonicen la ceremonia que galardona lo mejor del cine y la televisión, pero ¿qué hay que tener en cuenta?

Aquí está nuestra guía rápida del evento, que tendrá lugar en Beverly Hills, California, y en el corazón de Manhattan, Nueva York:

¿Ganará en grande Netflix?

Netflix fue la envidia de Hollywood el año pasado, cuando recibió 34 nominaciones a los Globos de Oro. Tenía ya enfriadas las botellas de champán para celebrar, pero la avalancha de victorias nunca llegó y el líder mundial de los servicios de streaming terminó la noche con apenas dos premios.

¿Será este su año? Con la asombrosa cifra de 42 nominaciones en las categorías de televisión y cine, Netflix parece tener más chances de brindar este domingo. Aunque nunca se sabe.

¿Doblete para Colman y Cohen?

Uno de los raros premios de Netflix el año pasado fue para Olivia Colman, cuya interpretación de la reina Isabel II en The Crown resultó irresistible para los votantes de los Globos de Oro.

Pero no fue del todo sorprendente: Colman nunca ha perdido un Globo de Oro, tras ganar por sus interpretaciones en el filme La favorita en 2019 y en la serie de TV El infiltrado en 2017.

Este año, con dos nominaciones por la última temporada de The Crown y la película El padre, podría incluso superarse, llevándose dos premios a casa la misma noche.

Si es así, puede que no sea la única ganadora doble el domingo. Su colega británico, Sacha Baron Cohen, es un fuerte contendiente para dos papeles de actuación cinematográfica muy diferentes: uno por Borat Subsequent Moviefilm y otro por El juicio de los 7 de Chicago.

¿La octava es la vencida para Hopkins?

El legendario Anthony Hopkins, coprotagonista de Colman en El padre, se vuelve un serio aspirante a ver su trabajo premiado cada vez que aparece en la pantalla grande.

Sin embargo, sorprendentemente, nunca ganó un Globo de Oro cada vez que compitió, a pesar de haber sido nominado en siete ocasiones anteriores que se remontan a 1979, e incluso haber recibido un premio a su trayectoria.

Cuando se llevó un Óscar en 1992 por su aterrador papel en El silencio de los inocentes, los votantes de los Globos de Oro optaron por Nick Nolte en El príncipe de las mareas.

Si la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood decide enmendar su falta, coronará a Hopkins, de 83 años, como el mejor actor de mayor edad en la historia de los Globos de Oro.

«Minari», ¿la nueva «Parásitos»?

En los últimos años, pocas categorías de los Globos de Oro han generado más controversia que la de mejor película en lengua extranjera.

Historias de inmigrantes estadounidenses, como The Farewell (2019), fueron excluidas una y otra vez de las categorías «principales» de premios a la mejor película porque la mitad o más del guión no estaba en inglés.

Los críticos han señalado que esa regla no pareció aplicarse a contendientes anteriores de peso, como el multilingüe Bastardos sin gloria de Quentin Tarantino.

Ahora, Minari, producida en Estados Unidos y hablada mayoritariamente en coreano, generó muchas quejas. «No he visto una película más estadounidense que Minari este año», tuiteó la directora de The Farewell, sobre el aclamado drama familiar de inmigrantes coreanos.

Claro que estar en la categoría de filmes de habla no inglesa en los Globos de Oro no perjudicó el año pasado a Parásitos, de Corea del Sur, que terminó ganando el premio mayor: el Óscar a la mejor película. ¿Repetirá la hazaña Minari?

A dos costas

En medio de la pandemia del coronavirus y con Los Ángeles aún bajo estrictas medidas para evitar contagios, era previsible que los Globos de Oro se entregaran por videconferencia este año, especialmente después del éxito de ese formato en los premios Emmy de septiembre.

Pero los organizadores sorprendieron al anunciar que Tina Fey y Amy Poehler, que regresan como anfitrionas, conducirían una ceremonia «a dos costas» entre Nueva York y Los Ángeles.

La iniciativa permitirá que más invitados de alto perfil entreguen premios en persona, como Michael Douglas y Catherine Zeta-Jones, que lo harán desde la Gran Manzana, incluso si los nominados tienen que quedarse en casa.

Ante la posibilidad de transmitir los Óscar desde múltiples lugares, la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, que anualmente entrega las preciadas estatuillas, estará observando de cerca para ver si Fey y Poehler pueden entablar su relación habitual desde los lados opuestos del país.

Comparte y opina:

Ministra de Culturas denuncia daños al patrimonio cultural de Tiwanaku

Cinco turistas bolivianos dañaron tres monumentos de las ruinas de Tiwanaku.

Por Adrián Paredes

/ 26 de febrero de 2021 / 13:06

En una conferencia de prensa, Sabina Orellana, ministra de Culturas, Descolonización y Despatriarcalización, denunció daños ocurridos el miércoles 24 de febrero en Tiwanaku, patrimonio cultural e histórico de la humanidad, a manos de cinco turistas de nacionalidad boliviana.

El hecho tuvo lugar a horas 10.00. El grupo de turistas fue sorprendido vertiendo aceite sobre tres monumentos de las ruinas de Tiwanaku.

«El daño consiste en que el aceite penetra los monumentos y alteran su estructura, haciendo que se deterioren a mediano y largo plazo», se aclaró en dicha conferencia de prensa.

Según el informe técnico y científico, realizado por Gonzalo Choque, director ejecutivo del Centro de Investigaciones Arqueólogicas y Antropológicas Tiwanaku (CIAAT), el daño fue realizado en los monolitos «Ponce» y «Fraile», además de la Puerta del Sol.

«El aceite depositado sobre material pétreo causa cambios internos en la roca, que por su naturaleza apolar influye en la dirección de la humedad interna del material. Por otro lado, también favorece a la atracción de gases como el dióxido de carbono, este con los minerales de la roca reacciona y forma sales insolubles que se depositan en las cavidades porosas», reportó Choque.

El daño se expresa visualmente con cambios de color en las superficies afectadas del bien patrimonial.

El ministerio de Culturas anunció que se buscará a los culpables y se los penalizará por esta afrenta a Tiwanaku, declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO (La Organización de las Naciones, la Educación, la Ciencia y la Cultura); Monumento Nacional por el Decreto Supremo del 4 de enero de 1950 y prioridad nacional para la protección, conservación y gestión mediante el Decreto Supremo N° 25263, emitido el 30 de diciembre de 1998.

Comparte y opina:

Música y recuerdos junto al cantautor Gerardo Arias en La Razón Radio

El músico de Savia Andina estuvo en el galpón de La Razón compartiendo anécdotas y canciones.

/ 26 de febrero de 2021 / 11:59

En un programa lleno de música y anécdotas estuvo Gerardo Arias, uno de los integrantes clave del afamado grupo Savia Andina, compartiendo un lindo momento con los periodistas Rubén Atahuichi y Jorge Castel, conductores de La Razón Radio.

Con el paisaje de la zona sur paceña en la mirada, desde el galpón de La Razón, el músico y compositor potosino de 71 años compartió historias de su pasado y su presente, relacionadas a su vida y la música, que en cierto modo, para Arias, han estado muy unidas en los 45 años que ha estado en Savia Andina.

La charla, disponible en el canal de Youtube del periódico, comenzó con un rastreo de los orígenes de la canción Kalanchito y los alcances del tema El Minero, que fue adoptado como himno en lugares como Perú, Colombia y Argentina.

«Yo creo que, de algún modo, Savia Andina ha marcado una etapa entro al historia musical de Bolivia. Y aún estamos vigentes, hay caminos salvo que esta pandemia continúe y no de una oportunidad a los artistas de mostrar nuestro trabajo», dijo Arias.

Directo al «corazón del pueblo»

Recordando la época en que los temas eran grabados en vinilo, el compositor lamentó que, en aquella época de oro, quienes más lucraron con el esfuerzo de los músicos fueron las disqueras.

«Se que estos temas han llegado al corazón del pueblo y ese es mi premio y beneficio intangible», declaró Arias al respecto.

La labor de Savia Andina no fue solo la de dejar un legado inmaterial con sus composiciones, sino también recuperar la música del folklore boliviano. Temas como La mentirosita, originalmente compuesto por José «Jacha» Flores, uno de los grandes músicos y danzarines que no deben ser olvidados.

«El intérprete es el que triunfa, el que da la cara, el que recibe los aplausos, pero el creador, normalmente, se queda ahí en segundo plano», aseveró el músico potosino.

Charangos, quenas y zampoñas

La música llevó a Gerardo Arias de su natal Potosí a recorrer el mundo entero. Ya desde el colegio se juntaba con sus amigos y futuros compañeros de Savia Andina, Eduardo Navia y Óscar Castro, para tocar rock n’ roll, soñando al compás de guitarras eléctricas.

Pero fue su tiempo como estudiante universitario en Córdoba (Argentina) que lo unió más con su patria y con la riqueza del folklore que caracteriza a Bolivia.

«Cuando uno está lejos de su tierra, se da cuenta de lo que significa su tierra», dijo Arias, a propósito del momento en que los tres amigos dejan las guitarras eléctricas y las cambian por charangos, quenas y zampoñas.

Aquello fue el inicio de una banda que por su música y talento pudo recorrer el mundo, llegando a lugares lejanos como Australia, Japón y la Unión Soviética, en una época en que los artistas bolivianos solo podían soñar con viajar fuera de sus fronteras gracias a su arte.

«Abandonados a la vida»

Entre todos los recuerdos, Arias también habló del presente y el futuro de la música folklórica en Bolivia. Para el potosino es necesario que aparezca un nuevo ciclo en cuanto a este rico género musical.

Arias dijo que no duda que algo aparecerá, pero lamentó que esto se dificulte por el poco patrocinio que los artistas en general tienen en Bolivia.

«Actualmente el artista no tiene el apoyo necesario para crear una nueva opción de música, un nuevo folclor», lamentó Arias, quien trabajó en los tiempos en que las disqueras pagaban a los músicos para que puedan vivir de su arte. Ahora los artistas son quienes deben auspiciarse a si mismos si quieren seguir produciendo.

«Salvo excepciones, el artista siempre ha sufrido mucho en Bolivia para lograr cosas. Había que pagar un derecho de piso muy grande y no siempre (eras) reconocido. Hasta ahora (eso) ocurre», declaró el cantautor. «Nosotros no vamos a tener una pensión vitalicia, ni nada. Somos abandonados a la vida», añadió.

Savia Andina, sin embargo es uno de esos grupos que logró tener estabilidad económica y que se ha mantenido vigente hasta el día de hoy, con planes para continuar tocando con mucha calidad en conciertos para su público.

Un cierre musical

El programa cerró con una ronda de anécdotas y canciones en la que Gerardo Arias y una guitarra tocaron famosas y significativas canciones de la agrupación folklórica.

Así fue que en el galpón de La Razón, en varios emotivos momentos, tocó El Minero, Porque estás triste, Volviendo al valle, Madre y Mi Socio, revelando los secretos detrás de la creación de estos temas, presentes en la historia musical boliviana.

Comparte y opina:

Rita Segato, la abuela del himno feminista de LasTesis

El evento virtual 'Arranque digital', parte del proyecto 'El siglo de las mujeres', contará con la teórica feminista y el colectivo artístico.

Por Adrián Paredes

/ 26 de febrero de 2021 / 10:37

Entre todas las invitadas al evento Arranque digital hay nombres importantes para el activismo feminista y la lucha contra la violencia en Latinoamérica.

Pero quizás el nombre internacional más conocido de esta prestigiosa lista es el de la teórica feminista Rita Segato.

El lunes 1 de marzo a las 11.15 la argentina tendrá un debate acerca de nuevos modelos antihegemónicos para hombres y mujeres con la poeta, ensayista y crítica literaria boliviana Virginia Ayllón y la alemana Barbara Potthast, directora del Instituto de Historia Ibérica y Latinoamericana y el Centro de Estudios Latinoamericanos en Alemania.

Segato, profesora titular emérita de la Universidad de Brasilia, recibió cinco doctorados Honoris Causa y varios galardones; llevó a cabo una extensa labor en el campo de los Derechos Humanos y publicó varios libros que estudian la violencia contra mujeres.

Sus tesis fueron la inspiración del himno feminista compuesto por el colectivo artístico y feminista chilleno LasTesis, otras invitadas de Arranque digital, el evento que forma parte del proyecto El siglo de las mujeres.

«Orgullosa abuela» de un himno

El colectivo artístico interdisciplinario LasTesis.

Con base en Valparaíso, el colectivo interdisciplinario está compuesto por Daffne Valdés Vargas, Paula Cometa Stange, Lea Cáceres Díaz y Sibila Sotomayor Van Rysseghem y se dedica a difundir teoría feminista a partir de performance que combina artes escénicas, lo sonoro, el diseño gráfico y textil, la historia y las ciencias sociales.

“El Estado opresor es un macho violador”, dice la letra de Un violador en tu camino, este himno e intervención callejera que alcanzó fama mundial y fue replicada en 50 países.

“A mí me encanta, me honra, me da una gran felicidad que un pensamiento que tardó muchos años en colocarse en el papel, en diversos libros, como es mi análisis de la violencia contra las mujeres, llega a un destino masivo, a una circulación tan extensa como tuvo este poema, esta lírica, que realmente refleja algunos puntos centrales que he enfatizado”, dijo Segato a la BBC a propósito de Un violador en tu camino.

En 2019, Segato se declaró “orgullosa abuela” de este himno.

LasTesis presentarán dos videos durante el evento. El 2 de marzo, a las 12.30, presentarán Nos roban todo, menos la rabia y el 3 de marzo, a la misma hora, el video Juntas, abortamos.

Más actividades incluyen una presentación de la documentalista Eliza Capai sobre el creciente papel de la mujer en el cine brasileño; también un debate sobre periodismo de género entre la socióloga boliviana Sonia Montaño, la periodista venezolana Ariadna García y la comunicadora uruguaya Denisse Legrand.

Las inscripciones están disponibles en la página de Facebook del Goethe Institut-La Paz.

Comparte y opina:

Un autobús sin conductor circula por la ciudad española de Málaga

Desarrollado por la compañía española Irizar, se parece a cualquier otro autobús: mide doce metros de largo y puede llevar a 60 pasajeros.

Por AFP

/ 26 de febrero de 2021 / 09:27

Un autobús sin conductor comenzó a circular en las calles de Málaga, en el sur de España, en un proyecto presentado como una primicia en Europa.

Dotado de sensores y cámaras, este autobús 100% eléctrico, entró en servicio el sábado, para hacer una ruta que une el puerto con el centro de la ciudad andaluza. Un circuito de ocho kilómetros que efectúa seis días a la semana.

«El autobús sabe en cada momento dónde está, sabe en cada momento todo lo que tiene alrededor», explicó a la AFP Rafael Durbán Carmona, director de la división sur de la sociedad Avanza, a la cabeza del consorcio público-privado responsable del proyecto.

El vehículo «puede interactuar con las infraestructuras, con los semáforos», estos últimos equipados también con sensores que indican cuando se ponen en rojo, señaló.

Tiene también un dispositivo de inteligencia artificial que le permite mejorar sus «decisiones» en función de los datos que recoge a lo largo del trayecto.

Desarrollado por la compañía española Irizar, se parece a cualquier otro autobús: mide doce metros de largo y puede llevar a 60 pasajeros.

Europa ha visto otros proyectos piloto de vehículos autónomos, como en Francia o en Estonia, pero ninguno que involucre a un autobús urbano de tamaño normal que ocupe las mismas calles que otros automóviles.

La legislación española no autoriza a que circule un vehículo sin conductor, por lo que un chofer ocupa el asiento habitual, pero sin tocar el volante o los pedales. Su tarea consiste en, excepcionalmente y de forma ligera, corregir la trayectoria, como por ejemplo al llegar a una rotonda.

En caso de un problema, el conductor puede tomar el control.

«Se ve bastante normal, incluso parece que lo lleva el chofer (…) Vengo con mi nieto y creo que todo (va) bien, con seguridad, que si no, no me subo», declaró a la AFP una pasajera, Marta.

Este proyecto se beneficia de una financiación del gobierno español y de la colaboración de varias universidades.

Fuera de Europa, Singapur comenzó a finales de enero a probar la explotación comercial de autobuses autónomos, mientras que China hace ensayos con taxis autónomos en varias ciudades.

En Estados Unidos, Waymo (filial de Google) probará en San Francisco sus taxis robot sin conductor, en servicio en Arizona desde 2017.

Una automóvil autónomo Uber estuvo involucrado en un accidente mortal en marzo de 2018 en Estados Unidos.

Los principales obstáculos citados por los expertos para alcanzar la autonomía completa de los vehículos son las reglamentaciones y la aceptación por parte del público en general, dados los riesgos que pueden plantear en términos de seguridad y ciberseguridad.

Comparte y opina:

Últimas Noticias