La Revista

viernes 22 oct 2021 | Actualizado a 19:31

Un periodista argentino pide la aplicación de la eutanasia

Se trata de Mario Alejandro Higonet, un reconocido periodista y profesor de Historia nacido en la localidad de Guatraché, en la provincia de La Pampa, a unos 171 kilómetros de la capital, Santa Rosa. Es hermano de la exsenadora nacional peronista María de los Angeles Higonet.

/ 23 de julio de 2016 / 20:56

El periodista argentino Mario Higonet, que padece de una enfermedad neurológica degenerativa que lo tiene inmovilizado desde hace varios años, pidió a las autoridades de su país —a través de su cuenta de Facebook— que en casos como el suyo se analice la práctica de la eutanasia.

Se trata de Mario Alejandro Higonet, un reconocido periodista y profesor de Historia nacido en la localidad de Guatraché, ubicada al este de la provincia de La Pampa, a unos 171 kilómetros de la capital, Santa Rosa. Es hermano de la exsenadora nacional peronista María de los Angeles Higonet, según un reporte del portal del Clarín.

«Les solicito a las autoridades la práctica de la eutanasia para casos como el mío», escribió Higonet en su cuenta de Facebook ayudado por sus familiares. «Esta enfermedad avanza a diario y te destruye, además es una gran negocio para médicos y droguerías».

Higonet padece de Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), un mal que afecta a las neuronas en el cerebro y a la médula espinal, que controlan el movimiento de los músculos. Este padecimiento también es conocido como dolencia de Lou Gehrig.

Comparte y opina:

Astrónomos presencia la muerte de una estrella mientras sucedía

Los datos del Hubble, combinados con otras observaciones de la estrella condenada desde telescopios terrestres y espaciales, pueden dar a los astrónomos un sistema de alerta temprana para otras estrellas a punto de explotar.

Por Europa Press

/ 22 de octubre de 2021 / 19:31

El Telescopio Espacial Hubble de la NASA ha obtenido una visión completa y sin precedentes de los primeros momentos de la catastrófica desaparición de una estrella.

Los datos del Hubble, combinados con otras observaciones de la estrella condenada desde telescopios terrestres y espaciales, pueden dar a los astrónomos un sistema de alerta temprana para otras estrellas a punto de explotar.

«Solíamos hablar sobre el trabajo de las supernovas como si fuéramos investigadores de la escena del crimen, donde aparecíamos después del hecho y tratábamos de averiguar qué le había pasado a esa estrella», explicó en un comunicado Ryan Foley de la Universidad de California en Santa Cruz, líder del equipo que hizo este descubrimiento. «Esta es una situación diferente, porque realmente sabemos lo que está pasando y realmente vemos la muerte en tiempo real».

La supernova, llamada SN 2020fqv, se encuentra en las galaxias mariposa en interacción, que se encuentran a unos 60 millones de años luz de distancia en la constelación de Virgo. Fue descubierto en abril de 2020 por el Zwicky Transient Facility en el Observatorio Palomar en San Diego, California. Los astrónomos se dieron cuenta de que la supernova estaba siendo observada simultáneamente por el Transiting Exoplanet Survey Satellite (TESS), un satélite de la NASA diseñado principalmente para descubrir exoplanetas, con la capacidad de detectar una variedad de otros fenómenos. Entrenaron rápidamente al Hubble y a un conjunto de telescopios terrestres en él.

Juntos, estos observatorios dieron la primera vista holística de una estrella en la etapa más temprana de destrucción. El Hubble sondeó el material muy cerca de la estrella, llamado material circunestelar, pocas horas después de la explosión. Este material se desprendió de la estrella en el último año de su vida. Estas observaciones permitieron a los astrónomos comprender lo que le estaba sucediendo a la estrella justo antes de morir.

«Rara vez podemos examinar este material circunestelar muy cercano, ya que solo es visible durante un tiempo muy corto y, por lo general, no comenzamos a observar una supernova hasta al menos unos días después de la explosión», explicó Samaporn Tinyanont, primer autor del estudio que se publica en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society. «Para esta supernova, pudimos hacer observaciones ultrarrápidas con el Hubble, lo que proporcionó una cobertura sin precedentes de la región justo al lado de la estrella que explotó».

El equipo analizó las observaciones de Hubble de la estrella que se remontan a la década de 1990. TESS proporcionó una imagen del sistema cada 30 minutos comenzando varios días antes de la explosión, a través de la explosión misma y continuando durante varias semanas. Hubble se utilizó de nuevo a partir de sólo unas horas después de que los astrónomos detectaran por primera vez la explosión. Y al estudiar el material circunestelar con el Hubble, los científicos obtuvieron una comprensión de lo que estaba sucediendo alrededor de la estrella en la década anterior. Al combinar toda esta información, el equipo pudo crear una mirada de varias décadas a los últimos años de la estrella.

«Ahora tenemos toda esta historia sobre lo que le sucedió a la estrella en los años previos a su muerte, hasta el momento de la muerte y luego de eso», dijo Foley. «Esta es realmente la vista más detallada de estrellas como esta en sus últimos momentos y cómo explotan».

LA PIEDRA ROSETTA DE LAS SUPERNOVAS

Tinyanont y Foley llamaron a SN 2020fqv «la Piedra Rosetta de las supernovas». La antigua Piedra de Rosetta, que tiene el mismo texto inscrito en tres escrituras diferentes, ayudó a los expertos a aprender a leer los jeroglíficos egipcios.

En el caso de esta supernova, el equipo científico utilizó tres métodos diferentes para determinar la masa de la estrella en explosión. Estos incluyeron comparar las propiedades y la evolución de la supernova con modelos teóricos; usar información de una imagen de archivo del Hubble de 1997 de la estrella para descartar estrellas de mayor masa; y el uso de observaciones para medir directamente la cantidad de oxígeno en la supernova, que sondea la masa de la estrella. Los resultados son todos consistentes: alrededor de 14 a 15 veces la masa del Sol. Determinar con precisión la masa de la estrella que explota en una supernova es crucial para comprender cómo viven y mueren las estrellas masivas.

«La gente usa mucho el término ‘Piedra Rosetta’. Pero esta es la primera vez que hemos podido verificar la masa con estos tres métodos diferentes para una supernova, y todos son consistentes», dijo Tinyanont. «Ahora podemos avanzar utilizando estos diferentes métodos y combinándolos, porque hay muchas otras supernovas en las que tenemos masas de un método pero no de otro».

En los años previos a la explosión de las estrellas, tienden a volverse más activas. Algunos astrónomos señalan a la supergigante roja Betelgeuse, que recientemente ha estado arrojando cantidades significativas de material, y se preguntan si esta estrella pronto se convertirá en supernova. Si bien Foley duda de que Betelgeuse explote de forma inminente, sí cree que deberíamos tomarnos en serio estos estallidos estelares.

«Esto podría ser un sistema de alerta», dijo Foley. «Entonces, si ves que una estrella comienza a temblar un poco, comienza a actuar, entonces tal vez deberíamos prestar más atención y realmente tratar de entender lo que está sucediendo allí antes de que explote. A medida que encontramos más y más supernovas de este tipo de un excelente conjunto de datos, podremos comprender mejor lo que está sucediendo en los últimos años de la vida de una estrella «.

Comparte y opina:

Fotografían un enorme buho tropical que no se ha visto en 150 años

Científicos británicos han redescubierto en Ghana un búho gigante que ha estado al acecho casi sin ser visto en las selvas tropicales africanas durante 150 años.

/ 22 de octubre de 2021 / 19:28

Científicos británicos han redescubierto en Ghana un búho gigante que ha estado al acecho casi sin ser visto en las selvas tropicales africanas durante 150 años.

El denominado búho real de Shelley, cuya longitud total puede superar los 60 centímetros, fue descrito por primera vez en 1872 a partir de un espécimen obtenido de un cazador local en Ghana por Richard Bowdler Sharpe, curador de la colección de aves del Museo de Historia Natural de Londres y fundador del Club de Ornitólogos Británicos.

No ha habido avistamientos confirmados de Ghana desde la década de 1870, y muy pocos destellos en otros lugares. Las únicas fotografías que existen eran imágenes granuladas tomadas en 1975 de un individuo cautivo tras las rejas en el zoológico de Amberes y una mancha pixelada del Congo en 2005 que no es ciertamente la especie adecuada.

Ha habido informes ocasionales en las últimas décadas de personas que creen haber escuchado o visto brevemente al búho real de Shelley en algunas localidades diferentes de África occidental y central, desde Liberia hasta Angola. La mayoría de estos avistamientos no están confirmados y la especie se ha convertido en un santo grial para los observadores de aves en África y más allá.

Todo esto cambió el 16 de octubre de 2021 cuando el Dr. Joseph Tobias, del Departamento de Ciencias de la Vida (Silwood Park) en el Imperial College de Londres, y su colega doctor Robert Williams, visitaron el bosque de Atewa en Ghana y vieron a un pájaro enorme salir de su refugio de descanso a plena luz del día. «Era tan grande, al principio pensamos que era un águila», dijo Tobias en un comunicado. «Afortunadamente, se posó en una rama baja y cuando levantamos nuestros binoculares nos quedamos boquiabiertos. No hay otro búho en las selvas tropicales de África tan grande».

La pareja solo vio al pájaro posado durante 10-15 segundos, pero en ese tiempo logró tomar fotografías que confirman la identificación debido a sus distintivos ojos negros, pico amarillo y enorme tamaño, que en combinación descartan a todos los demás búhos africanos del bosque.

El hecho de que un depredador de tamaño tan masivo se haya vuelto esencialmente invisible en una gran franja de África alimentó la especulación sobre su paradero actual y las razones de su aparente rareza.

El búho real de Shelley está oficialmente clasificado como vulnerable a la extinción con una población estimada de unos pocos miles de individuos. La noticia de su continua supervivencia en Ghana ofrece nuevas esperanzas para la especie.

Aunque el sitio de Atewa está amenazado por la tala ilegal y la minería de bauxita, las elevaciones más altas aún albergan grandes áreas de bosque siempre verde. Los grupos ambientalistas, como los Amigos de Atewa, están presionando para que el área sea designada como parque nacional.

Comparte y opina:

El juego ‘PUBG: New State’ llegará el 11 de noviembre a tiendas de Apple, Google y Samsung

Krafton y PUBG Studio han compartido la fecha de lanzamiento de PlayerUnknown's Battlegrounds: New State, que estará disponible el 1 de noviembre a nivel global en las tiendas de aplicaciones de Apple, Google y Samsung.

/ 22 de octubre de 2021 / 19:23

Krafton y PUBG Studio han compartido la fecha de lanzamiento de PlayerUnknown’s Battlegrounds: New State, que estará disponible el 1 de noviembre a nivel global en las tiendas de aplicaciones de Apple, Google y Samsung.

PlayerUnknown’s Battlegrounds: New State da un salto en el tiempo hasta el año 2051, e introduce un nuevo mapa interactivo y nuevos campos de batalla llamados TROI, con los que el jugador podrá comprobar la evolución que se ha vivido desde el juego original, ahora inmerso en un mundo más futurista.

El título ha sido diseñado para las nuevas generaciones de teléfono móviles, para ofrecer «gráficos de nueva generación», con la última tecnología en renderizado de iluminación Global, que hará que en la experiencia en el campo de batalla sea «realista e intensa» pero también «estable y fluida», como explicaron ambos estudios a principios de año.

Este viernes, han desvelado el dato que faltaba por conocer: su fecha de lanzamiento. PlayerUnknown’s Battlegrounds: New State estará disponible en App Store, Google Play Store y Galaxy Store el 11 de noviembre, en todo el mundo.

Comparte y opina:

Los Júpiter calientes engloban una amplia población de mundos extraños

Un astrónomo de la Universidad de Arizona ha liderado una "guía de campo" sin precedentes para los Júpiter calientes, combinando modelos teóricos con observaciones del Telescopio Espacial Hubble.

Júpiter el planeta más grande del Sistema Solar.

/ 22 de octubre de 2021 / 19:17

Un astrónomo de la Universidad de Arizona ha liderado una «guía de campo» sin precedentes para los Júpiter calientes, combinando modelos teóricos con observaciones del Telescopio Espacial Hubble.

Si bien los estudios anteriores se centraron principalmente en mundos individuales clasificados como «Júpiter calientes» –gigantes de gas que corren alrededor de sus estrellas anfitrionas en órbitas extremadamente estrechas– debido a su similitud superficial con el gigante gaseoso de nuestro propio sistema solar, el nuevo estudio es el primero en observar una población más amplia de mundos extraños.

Aunque los astrónomos piensan que solo 1 de cada 10 estrellas alberga un exoplaneta de la clase caliente Júpiter, los planetas peculiares constituyen una parte considerable de los exoplanetas descubiertos hasta la fecha, debido al hecho de que son más grandes y brillantes que otros tipos de exoplanetas, como como planetas rocosos, más parecidos a la Tierra o planetas gaseosos más pequeños y fríos.

Con un tamaño que varía desde aproximadamente un tercio del tamaño de Júpiter hasta 10 masas de Júpiter, todos los Júpiter calientes orbitan su estrella anfitriona a un rango extremadamente cercano, generalmente mucho más cerca de lo que Mercurio, el planeta más interno de nuestro sistema solar, está al sol. Un «año» en un típico Júpiter caliente dura horas, o como mucho unos pocos días. A modo de comparación, Mercurio tarda casi tres meses en completar un viaje alrededor del sol.

Debido a sus órbitas cercanas, se cree que la mayoría, si no todos, los Júpiter calientes están encerrados en un abrazo de alta velocidad con sus estrellas anfitrionas, con un lado eternamente expuesto a la radiación de la estrella y el otro envuelto en una oscuridad perpetua. La superficie de un Júpiter caliente típico puede alcanzar temperaturas de 2.700 grados Celsius, y las muestras «más frías» alcanzan los 760 grados, lo suficientemente calientes como para derretir el aluminio.

La investigación, que fue dirigida por Megan Mansfield, becaria Sagan de la NASA en el Observatorio Steward de la Universidad de Arizona, utilizó observaciones realizadas con el Telescopio Espacial Hubble que permitieron al equipo medir directamente los espectros de emisión de Júpiter calientes, a pesar de que Hubble puede captar en imagen cualquiera de estos planetas directamente.

«Estos sistemas, estas estrellas y sus Júpiter calientes, están demasiado lejos para resolver la estrella individual y su planeta», dijo Mansfield en un comunicado. «Todo lo que podemos ver es un punto, la fuente de luz combinada de los dos».

Mansfield y su equipo utilizaron un método conocido como eclipse secundario para extraer información de las observaciones que les permitió mirar profundamente en las atmósferas de los planetas y obtener información sobre su estructura y composición química. La técnica implica observaciones repetidas del mismo sistema, capturando el planeta en varios lugares de su órbita, incluso cuando se sumerge detrás de la estrella.

«Básicamente, medimos la luz combinada que proviene de la estrella y su planeta y comparamos esa medida con lo que vemos cuando el planeta está escondido detrás de su estrella», dijo Mansfield. «Esto nos permite restar la contribución de la estrella y aislar la luz emitida por el planeta, aunque no podamos verla directamente».

Los datos del eclipse proporcionaron a los investigadores información sobre la estructura térmica de las atmósferas de los Júpiter calientes y les permitieron construir perfiles individuales de temperaturas y presiones para cada uno. Luego, el equipo analizó la luz del infrarrojo cercano, que es una banda de longitudes de onda más allá del rango que los humanos pueden ver, proveniente de cada sistema de Júpiter caliente para las llamadas características de absorción. Debido a que cada molécula o átomo tiene su propio perfil de absorción específico, como una huella digital, observar diferentes longitudes de onda permite a los investigadores obtener información sobre la composición química de los Júpiter calientes. Por ejemplo, si hay agua en la atmósfera del planeta, absorberá luz a 1,4 micrones, que cae dentro del rango de longitudes de onda que el Hubble puede ver muy bien.

«En cierto modo, utilizamos moléculas para explorar las atmósferas de estos Júpiter calientes», dijo Mansfield. «Podemos usar el espectro que observamos para obtener información sobre de qué está hecha la atmósfera, y también podemos obtener información sobre cómo se ve la estructura de la atmósfera».

El equipo fue un paso más allá al cuantificar los datos de observación y compararlos con modelos de los procesos físicos que se cree que están funcionando en las atmósferas de Júpiter calientes. Los dos conjuntos coincidieron muy bien, lo que confirma que muchas predicciones sobre la naturaleza de los planetas basadas en trabajos teóricos parecen ser correctas, según Mansfield, quien dijo que los hallazgos son «emocionantes porque no estaban garantizados».

Los resultados sugieren que es probable que todos los Júpiter calientes, no solo los 19 incluidos en el estudio, contengan conjuntos similares de moléculas, como agua y monóxido de carbono, junto con cantidades más pequeñas de otras moléculas. Las diferencias entre planetas individuales deberían ascender principalmente a cantidades relativas variables de estas moléculas. Los hallazgos también revelaron que las características de absorción de agua observadas variaron ligeramente de un Júpiter caliente a otro.

Según los autores, los resultados se pueden utilizar para orientar las expectativas de lo que los astrónomos podrían ver al mirar un Júpiter caliente que no se ha estudiado antes. El lanzamiento del telescopio insignia de noticias de la NASA, el Telescopio Espacial James Webb, programado para el 18 de diciembre, ha emocionado a los cazadores de exoplanetas porque Webb puede ver en un rango mucho más amplio de luz infrarroja y permitirá una visión mucho más detallada de los exoplanetas, incluido los Júpiter calientes.

Comparte y opina:

Twitter extiende la creación de espacios de audio a cualquier usuario de iOS y Android

Los espacios de Twitter han estado hasta ahora disponibles para aquellos usuarios con al menos 600 seguidores, una limitación que ha desaparecido este jueves 21 de octubre.

Por Europa Press

/ 22 de octubre de 2021 / 19:13

Cualquier usuario de iOS y Android pueden desde este jueves crear un espacio en Twitter, las salas que albergan en la red social los eventos de audio, hasta ahora limitados a los usuarios con hasta 600 seguidores.

La compañía tecnológica ha extendido a cualquier usuario la posibilidad de organizar un evento o conversación de audio, un año después de que iniciara las pruebas de este servicio, con el que desde Twitter esperaban recuperar la emoción, los matices y la empatía que a veces se pierde en la comunicación por texto.

Los espacios de Twitter han estado hasta ahora disponibles para aquellos usuarios con al menos 600 seguidores, una limitación que ha desaparecido este jueves 21 de octubre, según ha informado la propia compañía a través de su perfil oficial.

Estas conversaciones de audio permiten la participación de hasta 13 hablantes (incluidos el administrador y hasta dos coadministradores), sin límite de oyentes. Se pueden iniciar desde la aplicación de Twitter para iOS y Android, pero no desde la web, aunque sí unirse y escuchar la evento desde aquí.

Comparte y opina:

Últimas Noticias