La Revista

jueves 5 ago 2021 | Actualizado a 08:14

Viggo Mortensen es otra clase de superhéroe en ‘Captain Fantastic’

Mortensen brilla en el papel de padre disciplinado y virtuoso, aunque también "arrogante y un poco loco", con quien admite tener algunos planteamientos en común.

Imagen de la película "Captain Fantastic". Foto: www.standard.co.uk

/ 12 de septiembre de 2016 / 16:12

No tiene poderes ni viste mallas. Viggo Mortensen es otra clase de superhéroe en «Captain Fantastic», un padre idealista y rebelde que construye para sus seis hijos un paraíso apartado de la civilización, donde él mismo les proporciona una rigurosa educación intelectual, artística y física.

Dirigida por el también actor Matt Ross, que se llevó el premio al mejor director en la sección Un certain regard del Festival de Cannes, la película surge de sus propias preguntas sobre cómo ser un padre perfecto y es a la vez una reflexión sobre la actual «cultura de la distracción», con el enganche a los móviles y ordenadores.

Mortensen brilla en el papel de padre disciplinado y virtuoso, aunque también «arrogante y un poco loco», con quien admite tener algunos planteamientos en común.

«Yo nunca he hablado con ese tono a mi hijo, pero estoy de acuerdo en que hay que ser honestos con ellos. Es bueno hablar con los niños abiertamente, no debería haber tabúes de sexo, muerte o enfermedades», opinó este lunes el actor en una entrevista con Efe.

En el bosque donde viven, los niños aprenden a cazar animales para comer o escalar las montañas más escarpadas, al tiempo que leen a Chomsky y a Nabokov, hablan siete idiomas o tocan la guitarra y cantan al atardecer. Las cosas se complican cuando un suceso imprevisto les obliga a volver al mundo civilizado.

Espere

«Por un lado puedes pensar que qué bien esta familia, qué rigor y qué nivel», dice Mortensen, «el problema es que el padre en su empeño por protegerlos y darles la mejor educación no se da cuenta de que si no tienen contacto con otros niños de su edad van a ser torpes».

El protagonista de «A History of Violence» o «The Lord of the Rings» confiesa que cuando el guion llegó a sus manos pensó que se trataba de una película de «cómic y aventuras».

«Me sorprendió muy gratamente lo bien descritos que estaban los personajes, y sobre todo las niñas. Es inusual en el cine que las niñas adolescentes no estén siempre pendientes del chico, de una figura masculina. Estas niñas piensan por sí mismas y hacen cosas por sí mismas», subraya.

«El problema que yo veía era encontrar a seis jóvenes actores que pudieran hablar así, con referencias literarias y científicas, y hacer cosas físicamente difíciles de manera creíble», añade, «pero por suerte lo consiguieron».

Matt Ross, conocido por sus papeles en «American Psycho», «The aviator» o en series como «Silicon Valley» y «American Horror Story», asegura que «Captain Fantastic» apela a la necesidad de reconciliarnos con la naturaleza.

«La tecnología nos ha proporcionado avances extraordinarios, pero por otro lado hemos perdido la conexión con el mundo natural. Siempre pienso en la comida, y creo que la gente comería menos carne si tuviera que matar animales», afirma, sin querer caer en una visión romántica porque «la vida era muy brutal hace 500 años».

Según Ross la película invita a reflexionar sobre cómo encontrar el equilibrio y la moderación en la educación de los niños.

«Tengo un hijo de nueve años y le dejo jugar con videojuegos. Algunos son muy imaginativos y creo que están bien. Pero también me aseguro de que lea, haga deporte y salga a pasear al bosque», explica.

Para Mortensen no es un filme «de mensajes», pero él se llevó una reflexión. «Habla de la importancia de escuchar al otro, y en especial a gente con distintos puntos de vista», apunta.

«Me parece relevante en relación con lo que está pasando en Estados Unidos. La gente se grita y no se escucha, hay una separación por ideologías, religiones, regiones o razas y eso -advierte- es algo que la clase política utiliza para conseguir el poder». (12/09/2016)

Comparte y opina:

Kate del Castillo: ‘Me siento maltratada por México, mi país’

Debido a esas investigaciones, el rodaje de todas sus escenas en la serie "Ingobernable" se trasladó a Estados Unidos, y la actriz tampoco pudo asistir a la presentación a la prensa que tuvo lugar en la capital mexicana la semana pasada.

La actriz mexicana Kate del Castillo, durante una rueda de prensa organizada por el grupo ambientalista People for Ethical Treatment of Animals (PETA) en Miami (EE.,UU.).

/ 29 de marzo de 2017 / 20:08

Kate del Castillo, la actriz que sedujo al Chapo Guzmán, produce y protagoniza «Ingobernable», una serie de Netflix presentada este miércoles en Madrid y que saca punta a los paralelismos entre la persecución que ha sufrido en su país y la de su personaje, Emilia Urquiza, nada menos que la primera dama mexicana.

«Me siento maltratada por mi país, es terrible lo que ha sucedido conmigo, un ataque contra una mujer que simplemente quería hacer una película; lo distorsionaron todo de una manera muy fuerte», aseguró a Efe la actriz, que saltó a la fama mundial a raíz de su encuentro con el narcotraficante mexicano y el actor Sean Penn.

Del Castillo reside actualmente en Los Ángeles. La causa judicial en la que era investigada para saber si recibió fondos del Chapo para su marca de tequila o para el rodaje de esa película ya se cerró, pero dice que se ha abierto otra de la que no tiene mucha información.

«No puedo hablar porque la investigación está abierta, pero tampoco sé mucho, porque no te cuentan nada», señaló.

Debido a esas investigaciones, el rodaje de todas sus escenas en la serie «Ingobernable» se trasladó a Estados Unidos, y la actriz tampoco pudo asistir a la presentación a la prensa que tuvo lugar en la capital mexicana la semana pasada.

«Es frustrante no poder ir a trabajar a mi país en una serie en la que México es el personaje principal, haber tenido que cambiar toda la producción, con los actores yendo y viniendo, y también es frustrante y triste no haber podido ir a presentar la serie», lamentó.

  • Kate del Castillo protagoniza la nueva serie de Netflix «Ingobernable.». Foto: Telemundo

En la ficción, Del Castillo interpreta a una primera dama que pierde la fe en su marido, el presidente de México -el actor Erik Hayser-, y que desde el primer episodio es puesta en la diana de las autoridades, que emprenden una caza y captura tras ella, por motivos que se van aclarando a lo largo de la trama.

Aunque los personajes no están inspirados en la actual pareja presidencial mexicana, la actriz considera que la serie aborda cuestiones relacionadas con el poder y la corrupción que tienen que ver con la realidad.

«Tocamos temas reales, como por ejemplo la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, que es algo que nos ha afectado mucho a los mexicanos y seguimos sin respuestas», afirma. «La serie no aclara lo que pasó pero lanzamos preguntas interesantes».

Realidad y ficción se rozan peligrosamente en la trayectoria de Del Castillo, que en la telenovela «La reina del Sur», basada en el libro homónimo del español Arturo Pérez Reverte, interpretó a una líder del narcotráfico, cinco años antes de que trascendiera su encuentro con Guzmán y Penn.

Una cita que el actor norteamericano aireó en un artículo en la revista Rolling Stone y que fue clave para que las autoridades capturaran al Chapo en enero de 2016.

Del Castillo dice que ahora más que nunca quiere sacar adelante su proyecto de hacer una película sobre la vida del delincuente.

«Después de todo lo que pasé sería tonto que no lo hiciera, desde luego que lo haré», apunta, aunque de momento lo tiene aparcado, a la espera de solucionar sus problemas legales.

«Mis abogados están en contacto con los del señor Guzmán, necesitaremos permisos para ir a sentarnos a hablar con él y empezar a escribir la película», avanza. Eso sí, tiene claro que no contará con Sean Penn: «El ya no está en ningún proyecto que tenga que ver conmigo».

Por otro lado Sony Pictures se ha hecho con los derechos de un libro sobre Guzmán para un proyecto cinematográfico que ya se negocia con el director Michael Bay, según ha informado en las últimas horas la edición digital de Variety. (29/03/2017)

Comparte y opina:

James McAvoy se multiplica por nueve en la nueva película de Night Shyamalan

La trama de "Split" arranca cuando Dennis, uno de esos personajes, secuestra a tres chicas y las encierra en un sótano. ellas deberán aprender a comunicarse con cada una de las personalidades de su captor para tratar de escapar.

El actor escocés James McAvoy interpretando a un hombre con diferentes personalidades en la película "Split".

/ 12 de enero de 2017 / 19:31

Conectar lo real con lo sobrenatural es el sello de la casa del director de «The Sixth Sense», M. Night Shyamalan, y vuelve a hacerlo en «Split», un filme que indaga en el trastorno de identidad disociativo y en el que el escocés James McAvoy adopta nueve personalidades.

Conocido especialmente por su Charles Xavier de «X-Men», McAvoy despliega todo su talento en las inquietantes transformaciones que experimenta su personaje, un trabajo que fue a la vez un sueño y una pesadilla, explicó este jueves en una entrevista con Efe.

«Sudé sangre, pero me gustó», confesó durante una visita promocional a la capital española acompañado de Shyamalan y de la joven promesa Anya Taylor-Joy, de 20 años.

«Soy actor y me divierto explorando los personajes; en este caso pensé que el placer se multiplicaría por nueve, pero cuando empecé me di cuenta de que también el trabajo se multiplicaba en la misma proporción», precisó.

La trama de «Split» arranca cuando Dennis, uno de esos personajes, secuestra a tres chicas y las encierra en un sótano. Las tres, lideradas por la extraña Casey (Taylor-Joy), deberán aprender a comunicarse con cada una de las personalidades de su captor para tratar de escapar.

Espere

  • FRAGMENTADO – Nuevo Trailer 2 Subtitulado Español Latino Split 2017. Video: CineMovs Trailers

Shyamalan, autor también del guion, quería explorar la idea de que las experiencias traumáticas, el dolor, pueden hacer mejor a las personas, aunque hay límites.

«El trauma te hace diferente, la cuestión es: ¿puedes usarlo a tu favor o no?», planteó el director de origen indio y pone el ejemplo de los soldados que vuelven de la guerra.

«Leí un libro que habla de que, si cuando vuelven se reintegran y tienen una misión, ese trauma desaparece rápido, pero si les tratan como víctimas se quedan ahí», explicó.

Para abordar el tema de la personalidad múltiple, Shyamalan se entrevistó con especialistas que le explicaron cómo esos pacientes ordenan sus personalidades en su cabeza o cómo las transformaciones pueden tener un impacto físico extraordinario.

«Si te doy una pastilla de azúcar y te digo que te cura, un porcentaje de nosotros se cura. Nuestros pensamientos cambian literalmente nuestro cuerpo», sostuvo el director de «Unbreakable», que trabaja ya en la segunda parte del filme, confirmó.

Sobre el trabajo con McAvoy, dijo que el reto fue para el actor, no para él. «Mi trabajo como director es dar indicaciones sobre el personaje. Yo trataba cada personalidad como si fuera un personaje diferente, con la diferencia de que en lugar de salir un actor y entrar el siguiente, era siempre el mismo».

Anya Taylor-Joy, que debutó en 2015 con el filme de terror «The Witch» y el año pasado dio vida a la inquietante «Morgan» en otra cinta de género de Luke Scott, asegura que esta especialización es «una coincidencia».

«No busco la oscuridad, la oscuridad me ha encontrado», bromeó la actriz, nacida en Argentina, y con sangre tanto argentina como española. «En casa hablamos español, bueno más bien ‘spanglish'», señaló al respecto.

De su personaje destacó la inteligencia, la paciencia. «Tiene una extraordinaria habilidad para entrar en una habitación, analizarlo todo y utilizarlo en el momento oportuno».

Taylor-Joy cambiará ligeramente de registro en su primera película española, «Marrowbone», producida por J.A. Bayona y dirigida por el guionista de «Lo imposible» o «El orfanato», Sergio G. Sánchez, en la que la actriz vivirá «un romance épico».

Desde el punto de vista de la producción, Shyamalan parece haber encontrado su lugar fuera de los grandes presupuestos de Hollywood, tras estrellarse con un par de superproducciones.

En su anterior película, «The Visit», volvió a un presupuesto modesto y la fórmula funcionó, con una recaudación de más de cien millones de dólares(94,8 millones de euros) y todo apunta a que reeditará el éxito con «Split». (12/01/2017)

Comparte y opina:

James McAvoy se multiplica por nueve en la nueva película de Night Shyamalan

La trama de "Split" arranca cuando Dennis, uno de esos personajes, secuestra a tres chicas y las encierra en un sótano. ellas deberán aprender a comunicarse con cada una de las personalidades de su captor para tratar de escapar.

/ 12 de enero de 2017 / 19:31

Conectar lo real con lo sobrenatural es el sello de la casa del director de «The Sixth Sense», M. Night Shyamalan, y vuelve a hacerlo en «Split», un filme que indaga en el trastorno de identidad disociativo y en el que el escocés James McAvoy adopta nueve personalidades.

Conocido especialmente por su Charles Xavier de «X-Men», McAvoy despliega todo su talento en las inquietantes transformaciones que experimenta su personaje, un trabajo que fue a la vez un sueño y una pesadilla, explicó este jueves en una entrevista con Efe.

«Sudé sangre, pero me gustó», confesó durante una visita promocional a la capital española acompañado de Shyamalan y de la joven promesa Anya Taylor-Joy, de 20 años.

«Soy actor y me divierto explorando los personajes; en este caso pensé que el placer se multiplicaría por nueve, pero cuando empecé me di cuenta de que también el trabajo se multiplicaba en la misma proporción», precisó.

La trama de «Split» arranca cuando Dennis, uno de esos personajes, secuestra a tres chicas y las encierra en un sótano. Las tres, lideradas por la extraña Casey (Taylor-Joy), deberán aprender a comunicarse con cada una de las personalidades de su captor para tratar de escapar.

Espere

  • FRAGMENTADO – Nuevo Trailer 2 Subtitulado Español Latino Split 2017. Video: CineMovs Trailers

Shyamalan, autor también del guion, quería explorar la idea de que las experiencias traumáticas, el dolor, pueden hacer mejor a las personas, aunque hay límites.

«El trauma te hace diferente, la cuestión es: ¿puedes usarlo a tu favor o no?», planteó el director de origen indio y pone el ejemplo de los soldados que vuelven de la guerra.

«Leí un libro que habla de que, si cuando vuelven se reintegran y tienen una misión, ese trauma desaparece rápido, pero si les tratan como víctimas se quedan ahí», explicó.

Para abordar el tema de la personalidad múltiple, Shyamalan se entrevistó con especialistas que le explicaron cómo esos pacientes ordenan sus personalidades en su cabeza o cómo las transformaciones pueden tener un impacto físico extraordinario.

«Si te doy una pastilla de azúcar y te digo que te cura, un porcentaje de nosotros se cura. Nuestros pensamientos cambian literalmente nuestro cuerpo», sostuvo el director de «Unbreakable», que trabaja ya en la segunda parte del filme, confirmó.

Sobre el trabajo con McAvoy, dijo que el reto fue para el actor, no para él. «Mi trabajo como director es dar indicaciones sobre el personaje. Yo trataba cada personalidad como si fuera un personaje diferente, con la diferencia de que en lugar de salir un actor y entrar el siguiente, era siempre el mismo».

Anya Taylor-Joy, que debutó en 2015 con el filme de terror «The Witch» y el año pasado dio vida a la inquietante «Morgan» en otra cinta de género de Luke Scott, asegura que esta especialización es «una coincidencia».

«No busco la oscuridad, la oscuridad me ha encontrado», bromeó la actriz, nacida en Argentina, y con sangre tanto argentina como española. «En casa hablamos español, bueno más bien ‘spanglish'», señaló al respecto.

De su personaje destacó la inteligencia, la paciencia. «Tiene una extraordinaria habilidad para entrar en una habitación, analizarlo todo y utilizarlo en el momento oportuno».

Taylor-Joy cambiará ligeramente de registro en su primera película española, «Marrowbone», producida por J.A. Bayona y dirigida por el guionista de «Lo imposible» o «El orfanato», Sergio G. Sánchez, en la que la actriz vivirá «un romance épico».

Desde el punto de vista de la producción, Shyamalan parece haber encontrado su lugar fuera de los grandes presupuestos de Hollywood, tras estrellarse con un par de superproducciones.

En su anterior película, «The Visit», volvió a un presupuesto modesto y la fórmula funcionó, con una recaudación de más de cien millones de dólares(94,8 millones de euros) y todo apunta a que reeditará el éxito con «Split». (12/01/2017)

Comparte y opina:

El Festival de San Sebastián se despide desde el mar con Jacques Cousteau

Salle y su equipo montaron su propia expedición para rodar esta película, que les llevó de Croacia a Sudáfrica y de la Antártida a las Bahamas. Prácticamente todo está rodado con imágenes reales, sin efectos especiales, incluida una tensa escena con tiburones.

El director de cine Jérôme Salle. Foto: cinenode.com

/ 24 de septiembre de 2016 / 20:41

La 64 edición del Festival de Cine de San Sebastián se despidió este sábado desde el mar con «La Odisea», un filme escrito y dirigido por Jérôme Salle sobre la vida del pionero de la exploración y filmación subacuática Jacques Cousteau (1910-1997).

A través de su biografía, y en especial de su relación con su hijo Philippe, Salle relata «la historia del siglo XX y la evolución de la relación entre el hombre y la naturaleza», según explicó este sábado a Efe.

Protagonizada por Lambert Wilson («De dioses y hombres»), con Audrey Tatou («Amelie») en el papel de su primera esposa y la estrella emergente Pierre Niney («Yves Saint Laurent») en el de Phillipe, la película busca reivindicar la figura de Cousteau pero también desmitificarla.

Salle (París, 1971) pertenece a esa generación de niños que crecieron soñando con las aventuras marítimas del comandante del gorro rojo. «Queríamos ir en el barco con él, a mí me inspiraba su sentido de la libertad, la curiosidad y el gusto por la aventura», señala.

Un día, hablando con sus cuatro hijos, Salle se sorprendió al darse cuenta de que ellos no tenían ni idea de quién era Cousteau.

«Ni les sonaba el nombre. En Francia hoy la mayoría de la gente menor de 25 años no lo conoce y los niños menos. Así que empecé a contarles la historia y al ir investigando empecé a descubrir a un hombre más complejo», explica.ç

A bordo del mítico Calypso, Cousteau recorrió el mundo y sus fondos submarinos. El coinventor de la escafandra autónoma produjo decenas de documentales para la televisión y con uno de ellos, «El mundo del silencio», se llevó el Oscar a finales de los 50.

Pero la película muestra también sus aspectos más oscuros.

«Cuando empecé a contar a mi alrededor que iba a hacer una película sobre este hombre pasó algo curioso, porque unos me decían que era un genio, un dios, y otros que era un pedazo de mierda. Yo me sitúo completamente en el medio. Era humano, hizo cosas grandes y sí, también era egoísta y testarudo», resalta el director de «The tourist».

En este sentido Wilson destacó que se trataba de «un hombre débil al que no le gustaba el conflicto» y que si había que decir algo malo, dejaba que fueran otros quienes lo hicieran.

Sorprende descubrir que, para financiar sus primeros viajes, Cousteau aceptó buscar yacimientos en los fondos marinos para el «lobby» del petróleo, una decisión que Salle explica en su contexto.

«Cousteau nació en 1910. La electricidad no llegó a su casa hasta que tuvo cuatro o cinco años. Hay que entender lo que eso supuso para un niño en esa época. Para esa generación la tecnología era maravillosa, era el futuro, y les llevó tiempo entender que también hay que tomar precauciones», dijo.

La película relata justamente esa evolución, de conquistador a salvador, ya que en los últimos años de su vida Cousteau se convirtió en un gran defensor del medio ambiente y es en esa conversión donde la relación con su hijo se vuelve crucial.

Salle y su equipo montaron su propia expedición para rodar esta película, que les llevó de Croacia a Sudáfrica y de la Antártida a las Bahamas. Prácticamente todo está rodado con imágenes reales, sin efectos especiales, incluida una tensa escena con tiburones.

«En realidad no es peligroso», asegura el cineasta. «Hay diez accidentes al año en el mundo, mientas que cientos de miles de personas mueren por picaduras de mosquito».

Tanto para Wilson como para Niney uno de los grandes aprendizajes que les ha aportado este filme ha sido el de bucear, ya que ninguno de los dos tenía experiencia previa.

«Ha sido un gran descubrimiento», señaló Niney. «Es una experiencia relajante» y que «crea un vínculo muy especial entre la gente que lo practica».

«La Odisea» ha puesto el cierre a esta edición del festival en esta ciudad del norte de España, junto con Richard Gere, que presenta hoy su película «Invisibles», sobre la vida de las personas sin hogar. (24/09/2016)

Comparte y opina:

Luke Scott: ‘Mi padre me ha enseñado a divertirme con el cine’

La película deja claro que hay dos características que siempre distinguirán a un humano, que son "la empatía y el sentimiento de identidad".

El director de cine Luke Scott. Foto: collider.com

/ 14 de septiembre de 2016 / 17:01

Tras una dilatada carrera en publicidad y como ayudante de su padre, Ridley Scott, Luke Scott ha dado el paso a dirigir su propia película con «Morgan», un «thriller» sobre inteligencia artificial que plantea «un salto adelante» en la evolución humana.

Scott tenía 13 años cuando su padre rodaba «Blade Runner» (1982), un clásico de la ciencia ficción y de la vida «replicante», pero trata de restar importancia a la coincidencia temática con su ópera prima.

«Obviamente, él ha dejado huella en el cine de ciencia ficción, pero no creo que para mí haya sido una elección consciente relacionada con eso; hice ‘Morgan’ porque me gustaba y me divertía», señaló este miércoles en una entrevista con Efe.

Si algo ha aprendido Scott del director de «Alien» o «Thelma y Louise», que también ha producido el debut de su hijo, es precisamente a divertirse con el cine.

«Técnicamente, me enseñó a hacer ‘storyboards’, a tener cubierto cada fotograma. También a divertirme y a no perder los nervios en un rodaje, pero sobre todo a pasarlo bien», ha asegurado.

Protagonizada por Kate Mara, Anya Taylor-Joy y Paul Giamatti, «Morgan» sigue los pasos de una empleada especializada en resolución de conflictos que es enviada a un laboratorio para investigar un accidente ocurrido con Morgan, un ser producto de la ingeniería genética y dotado de un ADN sintético.

El guion, de Seth W.Owen, formaba parte de la llamada «lista negra» –de los proyectos mejor escritos pero no producidos– de Hollywood de 2014, y algunas de sus ideas venían precisamente de un corto de Luke Scott, «Loom», que giraba en torno a un hombre que ocultaba a un ser artificial en un taller genético.

«Leí el guion y empecé a hacerme preguntas, sobre quien era Morgan, si era un robot o un clon o algo completamente diferente, un ser humano sintético, y empecé a pensar en ella como un paso más en la evolución humana», explica.

Pese a las cosas terribles que suceden en la trama, Scott afirma que la película no pretende advertir sobre los peligros de la investigación en inteligencia artificial, sino todo lo contrario, estimularla.

«Estamos en un estado de evolución en cuanto a la forma de comunicarnos, las redes sociales», subraya. «Morgan representa para mí un paso hacia un cambio físico, plantea la posibilidad de que en unos años, quizá cinco o seis mil, haya este tipo de humanos dando vueltas por ahí, más eficientes y mejores», añade.

«La historia humana está llena de adaptaciones a la naturaleza mediante la tecnología, y siempre podemos encontrar un argumento en contra de todo, pero no hay que temer esos avances», precisa.

La película, en su opinión, deja claro que hay dos características que siempre distinguirán a un humano, que son «la empatía y el sentimiento de identidad».

Como parte de su trabajo de documentación, Scott visitó los laboratorios de microbiología de la Universidad de Queens, donde supo que las investigaciones en este campo son prolíficas y avanzan a velocidad de vértigo, pese a seguir siendo tabú para la población general.

El director destaca que uno de los mayores retos de la producción fue encontrar a la actriz para encarnar a Morgan y que se decidió por Anya Taylor-Joy tras quedarse impresionado por su actuación en la película de Robert Egger «The VVitch: A New-England Folktale».

En cuanto a Kate Mara, que también ha trabajado con Ridley Scott en «Mars», fue la primera opción para interpretar a la empleada de la corporación enviada a investigar el incidente.

«Morgan», que llega este viernes a los cines españoles, se estrenó el día 2 en Estados Unidos y la pasada semana en gran parte de Sudamérica. (14/09/2016)

Espere

Comparte y opina: