La Revista

viernes 14 may 2021 | Actualizado a 06:44

Cientos de ballenas mueren encalladas en una playa de Nueva Zelanda

Los voluntarios lograron poner en el agua a buena parte de los cetáceos que quedaban con vida y formaron una cadena humana para intentar impedir que vuelvan a encallar.

Imagen facilitada por el Departamento de Conservación de Nueva Zelanda (DOC, en sus siglas en inglés) que muestra docenas de ballenas varadas en una playa de Farewell Spit en la Bahía Dorada de Nueva Zelanda.

/ 10 de febrero de 2017 / 14:40

Más de 400 ballenas encallaron este viernes en una playa de Nueva Zelanda y la mayoría murió a pesar de los esfuerzos por salvar a las sobrevivientes indicó el ministerio de Conservación del medio ambiente.

Andrew Lamason, portavoz del departamento, dijo que que 416 ballenas piloto encallaron por la noche en Farewell Spit en la región de Golden Bay, en la extremidad norte de la Isla Sur, una de las dos principales de Nueva Zelanda.

En los anales de Nueva Zelanda, donde el fenómeno es relativamente frecuente, sólo se registran dos de mayor importancia por la cantidad de ballenas encalladas, en el siglo pasado.

Lamason dijo que un 70% había perecido y que las perspectivas de rescate para intentar devolver con vida a alta mar a las restantes no eran demasiado optimistas.

«Con esta cantidad de ejemplares muertos, hay que asumir que las demás se encuentran en mal estado», explicó el responsable a Radio Nueva Zelanda. «Por esa razón nos preparamos para lo peor».

Hay tantos cadáveres en el agua que los voluntarios tienen dificultades para devolver a los cetáceos al océano, explicó a la AFP un vocero del departamento.

Sin embargo, los voluntarios lograron poner en el agua a buena parte de los cetáceos que quedaban con vida y formaron una cadena humana para intentar impedir que vuelvan a encallar.

«Esperemos que la marea se los lleve mar adentro y que puedan irse», agregó la misma fuente.

Este tipo de ballenas son conocidas por su tendencia a volver hacia la playa aunque que se la eche de nuevo al mar. Los especialistas consideran que podría tratarse de un comportamiento tendiente a reunirse con los demás miembros del grupo.

Fenómenos anteriores más masivos se registraron en 1918, cuando unos mil ejemplares encallaron en las islas Chatham, seguido en importancia por otro de 450 en Auckland en 1985.

Las ballenas piloto, también conocidas como calderones, llegan a medir hasta seis metros de largo y son la especie más común en Nueva Zelanda.

En Farewell Spit, situada a unos 150 kilómetros al oeste de la ciudad turística de Nelson, hubo al menos nueve fenómenos masivos de ballenas encalladas en la última década, siendo esta última la más importante en ese período.   Según el experto, no existe explicación científica clara a ese comportamiento, siendo la causa probable la geografía submarina del lugar.

«Si alguien se propusiese diseñar un lugar para atrapar ballenas, Golden Bay sería probablemente el diseño ideal», comenta. «Frente a Farewell Spit existe una gran cantidad de arena en forma de gancho y las aguas son poco profundas: una vez que las ballenas entraron, es difícil que puedan volver a salir». (10/02/2017)

Comparte y opina:

Ola de críticas en el Pacífico contra la última película de Disney

"El equipo de 'Moana' se tomó mucho cuidado a la hora de respetar las culturas de las islas del Pacífico en las que se inspira la película y lamentamos que el disfraz de Maui haya podido ser ofensivo", dijo el grupo en un comunicado.

Traje para niños de nueva película de Disney "Moana" es tildada de racista. Foto: www.t13.cl

/ 22 de septiembre de 2016 / 14:19

Ni siquiera se ha estrenado pero la nueva película de Disney, «Moana», crea polémica en el Pacífico, donde el mítico estudio de animación es acusado de desprecio y saqueo cultural.

La película de animación dirigida por John Musker y Ron Clements, cuyo título original en inglés es «Moana» y que en otros países se titulará «Vaiana», cuenta la historia de una intrépida adolescente de 16 años.

Hasta ahí todo va bien, salvo porque en su periplo la protagonista está acompañada por Maui, una figura legendaria de la mitología de varias culturas del Pacífico. Su representación y su explotación comercial por Disney han provocado indignación.

En poco tiempo el estudio ha hecho frente a una serie de polémicas, la última por un disfraz de Halloween del «semidios» que tuvo que ser retirado del mercado por críticas de que era una representación racista.

En junio cuando fueron difundidas las primeras imágenes de Maui, éstas ya habían causado molestia en la Polinesia. Su representación como una figura corpulenta fue percibida como cliché en una región, donde la obesidad es un problema de salud pública.

La última gota que colmó el vaso fue la tentativa de Disney de lucrar con una figura mitológica que algunas culturas consideran que es un «ancestro».

El disfraz de cuerpo entero incluye la piel bronceada y tatuada del ser legendario, vestido con un taparrabos de hojas y adornado con un collar que imita los huesos de tiburón.

Ahí el estudio tocó una fibra sensible.

Disney fue demasiado lejos

En la cultura de Polinesia, los tatuajes cuentan una historia personal. Si reproducir estas intimidades es considerado una falta de respeto, hacerlo con fines comerciales ya es un insulto.   Muchos habitantes de las islas del Pacífico critican la búsqueda de beneficios de Disney fue demasiado lejos y que roza la codicia y el mal gusto.

Para Marama Fox, dirigente del Partido Maoista de Nueva Zelanda, el grupo estadounidense busca «hacer dinero gracias a la historia y a las creencias de otros».

«Es lo mismo que imprimir la imagen de uno de nuestros ancestros en una cortina de ducha o en una botella de cerveza», dijo Fairfax Media.

Algunas voces en internet denunciaron que este disfraz de piel bronceada era equivalente a las caricaturas teatrales que hacían los blancos con la cara pintada de los negros en Estados Unidos.   La comisión de Derechos Humanos de Nueva Zelanda se pronunció en el portal de información stuff.co.nz tras las críticas.

«Esperamos que Disney comprenda las opiniones de las comunidades y de los pueblos que caracteriza en la película», indicó la comisión.

En medio de las críticas, hay algunos partidarios de la película. La periodista neozelandesa de origen samoana Madeleine Chapman, es uno de ellos.

«Después de años de ver en los cumpleaños a pequeños ‘Spiderman’ samoanos y a ‘Batman’ bronceados, ¿sería verdaderamente poco creíble ver a niños blancos disfrazados de héroes polinésicos?», escribió en la página thespinoff.co.nz.

Espere

(Video: D TRAILERS)

Este jueves, Disney decidió dar pie atrás.

«El equipo de ‘Moana’ se tomó mucho cuidado a la hora de respetar las culturas de las islas del Pacífico en las que se inspira la película y lamentamos que el disfraz de Maui haya podido ser ofensivo», dijo el grupo en un comunicado.

«Les presentamos nuestras sinceras disculpas y retiramos el disfraz de nuestras tiendas», indicó el estudio.

En el festival de cine de animación de Annecy, en el mes de junio, John Musker y Ron Clements se habían mostrado muy abiertos hacia la cultura del Pacífico.

Para preparar la película e impregnarse de la cultura local, los dos autores y sus equipos efectuaron largos viajes en las islas del Pacífico, donde se reunieron con antropólogos.

«Estos viajes modificaron completamente nuestra percepción de la historia que deseamos contar», contó John Musker. «Queríamos contar lo que pasó allí hace 3.000 años. Los maorís eran muy buenos navegantes que se movían en el mar por instinto. Lograron conectar los océanos». (22/09/2016)

Comparte y opina: