La Revista

miércoles 20 oct 2021 | Actualizado a 09:01

Circo del Sol se tiñe de nostalgia para llevar a Soda Stereo a otra dimensión

Gustavo Cerati, fallecido en 2014 por un accidente cerebrovascular tras cuatro años en coma, sobrevoló los corazones desde el minuto cero, cuando su voz empezó a sonar en la canción "Séptimo día", que da nombre a la producción.

Fotografía cedida por la productora Por Art Music, de la noche de estreno del espectáculo "SEP7IMO DÍA - No Descansaré", producido por Pop Art Music en compañía del Cirque Du Soleil, basado en las canciones de la banda de rock argentino Soda Stereo.

/ 10 de marzo de 2017 / 16:31

Diez años después de su despedida definitiva, la banda argentina Soda Stereo ha dado un nuevo giro de tuerca. Las acrobacias, contorsiones, columpios y ciclos gigantes del emblemático Circo del Sol elevan desde este jueves sus canciones a un planeta donde la nostalgia, la belleza y la emoción se dan la mano.

No cabía ni un alfiler. Y no es para menos. El estadio Luna Park de Buenos Aires fue testigo en la noche de este jueves del particular reencuentro del público argentino con el trío que durante 15 años, en plena efervescencia de los 80 y 90 del pasado siglo, puso patas arriba el panorama del rock de toda Latinoamérica.

Un total de 35 artistas en escena, acompañados de un vestuario de estética espacial, futurista y multicolor, fueron los encargados de transportar a las miles de personas congregadas en números con diábolos, saltos estratosféricos y cuadros visuales únicos, a un lugar en el que los mayores éxitos de la banda y algunas de sus canciones de culto cobraron otra dimensión.

«SEP7IMO DIA – No descansaré», el nuevo espectáculo de la compañía canadiense, codirigido por Michel Laprise y Chantal Tremblay, llevaba cuatro años fraguándose con la estrecha colaboración de los miembros de la banda Charly Alberti y Zeta Bosio, que como no podía ser de otro modo no faltaron a la cita de este jueves y fueron objeto de todas las miradas y aplausos.

  • Charly Alberti (i), integrante de Soda Stereo y Benito Cerati (d), hijo del fallecido cantante de la banda, Gustavo Cerati. Foto: EFE

Sin embargo, alguien estuvo presente de forma especial en el imponente estadio durante la hora y media de duración del show.

Gustavo Cerati, cantante y guitarrista del grupo, fallecido en 2014 a los 55 años por un accidente cerebrovascular tras cuatro años en coma, sobrevoló los corazones desde el minuto cero, cuando su voz empezó a sonar en la canción «Séptimo día», que da nombre a la producción.

«Es muy emocionante, se sienten bastantes cosas. Lo que tengo seguro es que esto es muy grande, para mí es como un siguiente nivel, como una consagración de una celebración súper meritoria de lo que ha sido Soda, así que es como una especie de orgullo, emoción», dijo a Efe Benito Cerati, hijo del mítico músico.

Objetos que caen, juegos de arena, efectos ópticos y actores metidos en una pecera o en una flor gigante moviéndose por la platea del recinto -donde se ubican varios escenarios entre un público en pie y en continuo movimiento- dan vida a «Persiana americana», «De música ligera», «La ciudad de la furia», «Sobredosis de TV» y las decenas de temas musicales que con nuevos arreglos van sonando a todo volumen y potencia.

Laprise, agradecido por el privilegio de trabajar con «la música y mundo de Soda Stereo», contó que su objetivo era hacer un espectáculo para los millones de fans latinoamericanos del trío.

«Hay mucha excitación, emoción, trabajo muy largo de preparación, edición, estuvimos casi un año en el estudio armando la música y hoy lo podemos compartir y estamos orgullosos. Hemos aprendido mucho», explicó a Efe con una sonrisa de oreja a oreja Zeta Bosio, altamente satisfecho por haber podido trabajar con Circo del Sol.

  • Foto cedida por la productora Por Art Music, de la noche de estreno del espectáculo «SEP7IMO DÍA – No Descansaré». Foto: EFE

La compañía, que nació en 1984 y lleva a sus espaldas 40 producciones, ya había realizado obras basadas en la trayectoria de míticos artistas musicales: los Beatles y Michael Jackson, pero es el homenaje a Soda Stereo con el que se lanza, sin escatimar en detalles, al público latino.

La interpretación por parte de una actriz, con una guitarra y con todo el público cantando al unísono, del tema «Té para tres» -que Cerati compuso cuando le dieron la noticia de que su padre estaba muy enfermo- fue uno de los momentos más emotivos de la noche, en la que además de multitud de rostros populares de Argentina no faltó la octogenaria madre de Gustavo, Lilian Clark.

Pantallas con antiguas imágenes de conciertos, reportajes fotográficos y vídeos musicales de Soda Stereo pusieron la puntilla para los más sensibles, que no se resistieron a romper en un aplauso cada vez que el rostro de Cerati aparecía ‘en escena’.

«Debe de estar orgulloso, porque a él siempre le gustaron los desafíos y las cosas increíbles, y además era fanático del Cirque du Soleil», concluyó Bosio.

El show se escenificará en Buenos Aires hasta el 14 de mayo y luego pasará por Lima, Santiago, Bogotá, México y otras ciudades americanas en las que la banda causó furor con sus conciertos durante sus años de actividad, entre 1982 y 1997, con una breve vuelta en 2007. (10/03/2017)

Comparte y opina:

Cristina Fernández, procesada por primera vez en una causa por corrupción

En una extensa resolución, el juez ordenó el procesamiento de Fernández como "coautora penalmente responsable del delito de asociación ilícita en concurso real con el de administración fraudulenta agravada por haberse cometido en perjuicio de una administración pública".

La expresidenta argentina Cristina Fernández.

/ 27 de diciembre de 2016 / 20:03

La expresidenta argentina Cristina Fernández (2007-2015) fue procesada este martes por presunta asociación ilícita y administración fraudulenta en una causa sobre irregularidades en la concesión de obras públicas en su mandato, lo que supone su primer proceso en una investigación por corrupción.

El magistrado federal Julián Ercolini, en línea con lo expresado por la Fiscalía, consideró que «se encuentra acreditado» que la exmandataria, entre otros miembros de su equipo y el empresario constructor Lázaro Báez, integraron una asociación «destinada a cometer delitos para apoderarse ilegítimamente y de forma deliberada de los fondos asignados a la obra pública vial, en principio, en la provincia de Santa Cruz».

Ercolini, que dictó además contra Fernández un embargo de 10.000 millones de pesos (unos 664 millones de dólares), ordenó también el procesamiento de, entre otros, Báez, del exministro de Planificación Federal entre 2003 y 2015 Julio De Vido y del exsecretario de Obras Públicas en el mismo periodo José López, quien está en prisión preventiva desde que en junio fue sorprendido «in fraganti» cuando trataba de esconder casi 9 millones de dólares en un convento.

El expediente, abierto tras una denuncia formulada en 2008 por, entre otros la diputada oficialista Elisa Carrió -entonces opositora-, estudia un supuesto esquema de «beneficios exclusivos» a favor del grupo Austral, propiedad de Báez -cercano al fallecido expresidente Néstor Kirchner y ahora detenido por otra causa por presunto lavado de dinero-, en detrimento de las arcas del Estado.

«Se empieza a hacer Justicia», expresó este martes Carrió a través de la cuenta oficial de Twitter de Coalición Cívica, su agrupación política.

Gerardo Pollicita e Ignacio Mahiques, fiscales del caso, ya habían apuntado contra los imputados por presuntos delitos de «administración infiel» y de negociaciones incompatibles con la función pública, al ver indicios de que existió un supuesto plan para realizar millonarias obras públicas en la sureña provincia de Santa Cruz (cuna del kirchnerismo) que beneficiaron a Báez.

Aunque la ex jefa de Estado ya suma otro procesamiento por presuntas irregularidades en la venta de futuros de dólar por parte del Banco Central durante su gestión, es la primera vez que es procesada por una causa propiamente relacionada con delitos considerados de corrupción.

«Estamos con mucha tranquilidad, porque era algo esperable. Es una causa del año 2008, han pasado dos periodos constitucionales, nunca la han llamado a (declaración) indagatoria en estos dos periodos y ahora que está el Gobierno de Macri la llaman a indagatoria y la procesan», criticó, en declaraciones a Efe, Gregorio Dalbón, uno de los abogados de la expresidenta.

A su juicio, y en la misma línea de discurso que desde hace meses realiza su representada, todo esto «es típico de una persecución absolutamente política y judicial».

El letrado adelantó que «posiblemente» se presentará una apelación ante la Cámara Federal al considerar que lo expuesto por Ercolini es «de una calidad realmente paupérrima» y supone tomar «livianamente» un procesamiento de una expresidenta, lo que en su opinión puede ser objeto de sanción hacia el magistrado.

En una extensa resolución de casi 800 páginas, el juez ordenó el procesamiento de Fernández como «coautora penalmente responsable del delito de asociación ilícita en concurso real con el de administración fraudulenta agravada por haberse cometido en perjuicio de una administración pública».

Ercolini considera que la ex jefa de Estado «habría perjudicado los intereses confiados al violar su deber de administrar y cuidar fielmente los bienes del Estado que estaban bajo la órbita de su responsabilidad, en función de su calidad de jefa de Gobierno y responsable política de la administración general del país».

Entre los procesados se encuentra también el exadministrador general de la Dirección Nacional de Vialidad de Argentina, Nelson Periotti y el exsubsecretario de Coordinación de Obra Pública Federal Carlos Santiago Kirchner.

A su salida de los tribunales, cuando fue llamada a declarar por esta causa, el pasado octubre, Fernández reiteró, como ha hecho en múltiples ocasiones, que se siente víctima de «una maniobra formidable de persecución política y de hostigamiento mediático» puesta en marcha por el Ejecutivo de Macri, que intenta, en su opinión, «tapar el desastre económico y social que tiene la Argentina». (27/12/2016)

Comparte y opina:

Cristina Fernández, procesada por primera vez en una causa por corrupción

En una extensa resolución, el juez ordenó el procesamiento de Fernández como "coautora penalmente responsable del delito de asociación ilícita en concurso real con el de administración fraudulenta agravada por haberse cometido en perjuicio de una administración pública".

/ 27 de diciembre de 2016 / 20:03

La expresidenta argentina Cristina Fernández (2007-2015) fue procesada este martes por presunta asociación ilícita y administración fraudulenta en una causa sobre irregularidades en la concesión de obras públicas en su mandato, lo que supone su primer proceso en una investigación por corrupción.

El magistrado federal Julián Ercolini, en línea con lo expresado por la Fiscalía, consideró que «se encuentra acreditado» que la exmandataria, entre otros miembros de su equipo y el empresario constructor Lázaro Báez, integraron una asociación «destinada a cometer delitos para apoderarse ilegítimamente y de forma deliberada de los fondos asignados a la obra pública vial, en principio, en la provincia de Santa Cruz».

Ercolini, que dictó además contra Fernández un embargo de 10.000 millones de pesos (unos 664 millones de dólares), ordenó también el procesamiento de, entre otros, Báez, del exministro de Planificación Federal entre 2003 y 2015 Julio De Vido y del exsecretario de Obras Públicas en el mismo periodo José López, quien está en prisión preventiva desde que en junio fue sorprendido «in fraganti» cuando trataba de esconder casi 9 millones de dólares en un convento.

El expediente, abierto tras una denuncia formulada en 2008 por, entre otros la diputada oficialista Elisa Carrió -entonces opositora-, estudia un supuesto esquema de «beneficios exclusivos» a favor del grupo Austral, propiedad de Báez -cercano al fallecido expresidente Néstor Kirchner y ahora detenido por otra causa por presunto lavado de dinero-, en detrimento de las arcas del Estado.

«Se empieza a hacer Justicia», expresó este martes Carrió a través de la cuenta oficial de Twitter de Coalición Cívica, su agrupación política.

Gerardo Pollicita e Ignacio Mahiques, fiscales del caso, ya habían apuntado contra los imputados por presuntos delitos de «administración infiel» y de negociaciones incompatibles con la función pública, al ver indicios de que existió un supuesto plan para realizar millonarias obras públicas en la sureña provincia de Santa Cruz (cuna del kirchnerismo) que beneficiaron a Báez.

Aunque la ex jefa de Estado ya suma otro procesamiento por presuntas irregularidades en la venta de futuros de dólar por parte del Banco Central durante su gestión, es la primera vez que es procesada por una causa propiamente relacionada con delitos considerados de corrupción.

«Estamos con mucha tranquilidad, porque era algo esperable. Es una causa del año 2008, han pasado dos periodos constitucionales, nunca la han llamado a (declaración) indagatoria en estos dos periodos y ahora que está el Gobierno de Macri la llaman a indagatoria y la procesan», criticó, en declaraciones a Efe, Gregorio Dalbón, uno de los abogados de la expresidenta.

A su juicio, y en la misma línea de discurso que desde hace meses realiza su representada, todo esto «es típico de una persecución absolutamente política y judicial».

El letrado adelantó que «posiblemente» se presentará una apelación ante la Cámara Federal al considerar que lo expuesto por Ercolini es «de una calidad realmente paupérrima» y supone tomar «livianamente» un procesamiento de una expresidenta, lo que en su opinión puede ser objeto de sanción hacia el magistrado.

En una extensa resolución de casi 800 páginas, el juez ordenó el procesamiento de Fernández como «coautora penalmente responsable del delito de asociación ilícita en concurso real con el de administración fraudulenta agravada por haberse cometido en perjuicio de una administración pública».

Ercolini considera que la ex jefa de Estado «habría perjudicado los intereses confiados al violar su deber de administrar y cuidar fielmente los bienes del Estado que estaban bajo la órbita de su responsabilidad, en función de su calidad de jefa de Gobierno y responsable política de la administración general del país».

Entre los procesados se encuentra también el exadministrador general de la Dirección Nacional de Vialidad de Argentina, Nelson Periotti y el exsubsecretario de Coordinación de Obra Pública Federal Carlos Santiago Kirchner.

A su salida de los tribunales, cuando fue llamada a declarar por esta causa, el pasado octubre, Fernández reiteró, como ha hecho en múltiples ocasiones, que se siente víctima de «una maniobra formidable de persecución política y de hostigamiento mediático» puesta en marcha por el Ejecutivo de Macri, que intenta, en su opinión, «tapar el desastre económico y social que tiene la Argentina». (27/12/2016)

Comparte y opina:

Últimas Noticias