La Revista

domingo 13 jun 2021 | Actualizado a 20:48

Luzmila Carpio cautiva a Buenos Aires

La artista pidió la libertad de los nueve presos en Chile. La gente parecía que detenía hasta su respiración para oír la canción Pachamama, con la que Carpio empezó el recital.

Argentinos y bolivianos ocuparon todos los asientos del prestigioso teatro Centro Cultural Néstor Kirchner en el concierto de Luzmila Carpio.

/ 22 de mayo de 2017 / 12:53

El Centro Cultural Néstor Kirchner eligió a Luzmila Carpio para abrir su ciclo de conciertos Latinoamérica. En 15 minutos se agotaron las reservas online para obtener las entradas. La cantante boliviana, que rindió tributo a Mercedes Sosa, pidió la liberación de los nueve detenidos en Chile.

Buenos Aires estaba nublado el sábado. Pero mucha gente ya se encontraba, desde las 18.00, en el salón central del Centro Cultural Néstor Kirchner (CCK). Algunos trataban de conseguir entradas y otros buscaban la fila para ingresar.

El público era casi 70% argentino y 30% boliviano. Una vez que se ingresó a la Sala Sinfónica Ballena Azul —única en Latinoamérica por su acústica y tercera en el ámbito mundial— se empezó a escuchar zampoñas y sicuris, interpretados por músicos y por parte de la audiencia, que tocaba y cantaba.

La gente parecía que detenía hasta su respiración para oír la canción Pachamama, con la que Carpio empezó el recital. A medida que pasaba el concierto se podían percibir sollozos de emoción. La artista rindió homenaje a su amiga Mercedes Sosa, fallecida en 2009, mostró el collar de plata que La Negra Sosa le regaló e interpretó un fragmento de Yo vengo a ofrecer mi corazón.

Al terminar la canción Presagio de los pájaros, se hizo el silencio y la cantante se dirigió a la audiencia: “Hermanos que estaban trabajando en la frontera con Chile han sido apresados. Pidamos que el hermano país de Chile obre con el corazón. No es justo que hagan eso, ¿no les parece?”. (22/05/2017)

Espere

Comparte y opina:

Fallece el director Dennis Berry, que estuvo casado con Jean Seberg y Anna Karina

Nacido en Estados Unidos, Dennis Berry vivía en París desde los años 1970. Se casó en 1972 con la actriz estadounidense Jean Seberg, protagonista junto a Jean-Paul Belmondo de la mítica A bout de souffle (Sin aliento) de Jean-Luc Godard en 1960.

Foto: AFP

Por AFP

/ 13 de junio de 2021 / 10:49

El director, guionista y actor estadounidense Dennis Berry, que estuvo casado con dos iconos de la Nouvelle Vague francesa Jean Seberg y Anna Karina, murió el sábado a los 76 años, informó este domingo su agente a la AFP.

«El director Dennis Berry falleció en París el 12 de junio a las 09.45. Rodeado de todo el amor de sus amigos, va a reencontrarse con Anna Karina», fallecida en 2019, dijo su agente Ouarda Benlaala.

Nacido en Estados Unidos, Dennis Berry vivía en París desde los años 1970. Se casó en 1972 con la actriz estadounidense Jean Seberg, protagonista junto a Jean-Paul Belmondo de la mítica A bout de souffle (Sin aliento) de Jean-Luc Godard en 1960.

La pareja ya estaba separada cuando la intérprete murió en París en 1979.

En 1982, Berry se casó con otro ícono de la Nouvelle Vague, la danesa Anna Karina, que trabajó en varias películas de Jean-Luc Godard, entre ellas Pierrot Le Fou (Pierrot el loco).

Dennis Berry, hijo del también director John Berry, interpretó pequeños papeles junto a grandes estrellas, como Alain Delon o Jean-Paul Belmondo, y bajo la dirección de cineastas de renombre, como Jules Dassin, Eric Rohmer, Jacques Rivette, Carlo Lizzani, Jacques Deray o André Téchiné.

Como director, firmó en 1975 El gran delirio, su primer filme, con Jean Seberg e Isabelle Huppert. En 2017, dedicó un documental a su mujer: Anna Karina, recuerda. Su última película, Salvajes, se estrenó en 2019.

Comparte y opina:

‘El hombre que devoraba las palomas’ explora la impunidad en Chile

La obra se basa en un hecho verídico, la muerte de un joven de 17 años, Rodrigo Briones Ortíz, asesinado por una milicia el 12 de octubre de 1992, después del regreso de Chile a la democracia.

Foto: elmostrador.cl

Por AFP

/ 13 de junio de 2021 / 10:43

El director de teatro chileno Cristian Flores Rebolledo indaga en El hombre que devoraba las palomas, presentada en Montpellier, Francia, la violencia y la impunidad en Chile, un país marcado aún por la dictadura (1973-1990) del general Augusto Pinochet.

El hombre que devoraba las palomas, fruto de años de investigación en los barrios de Santiago de Chile, fue estrenada el viernes, en primicia mundial, en el festival Printemps des Comédiens de Montpellier, sur de Francia.

La obra se basa en un hecho verídico, la muerte de un joven de 17 años, Rodrigo Briones Ortíz, asesinado por una milicia el 12 de octubre de 1992, después del regreso de Chile a la democracia.

Es la tercera obra de la trilogía Justicia, utopía y militancia, que incluye Yo maté a Pinochet (2013) y El país sin duelo (2018).

En la obra, Cristian Flores, 38 años, y la compañía Teatro Los Barbudos abordan «el tema de la justicia sobre todo los casos de impunidad que se registraron en plena democracia».

«Para mí tenía que ver con la continuidad de la violencia del Estado sobre la ciudadanía entre el periodo de la dictadura y la democracia», explicó Flores a la AFP.

La obra, resultado de una residencia en el teatro La Vignette de Montpellier, escenifica el encuentro de dos soledades en un improbable y frágil refugio, una torre de agua agrietada en la que Arturo intenta en vano capturar palomas para matar el hambre.

Después de huir de la prisión y la tortura, este hombre destrozado, que presenció la muerte del joven Rodrigo, decide convertirse por venganza en «un asesino de asesinos».

Arturo ve aparecer como en un sueño a Alicia, una mujer sin edad que vive en la negación de la violencia de la sociedad que la rodea.

El énfasis está en la actuación de los actores -los chilenos Carla Casali Escudero y Claudio Riveros Arellano- quienes parecen volcados hacia la lucha contra el silencio y lo no dicho abrumadores.

En ese mundo donde impera lo arbitrario «estamos solos, no tenemos con quien hablar», se lamenta Alicia. El diálogo que entabla con Arturo es, sin embargo, el comienzo de la liberación.

Cristian Flores Rebolledo, que tiene una maestría en teatro y artes escénicas de la Universidad de Chile, nació, construyó y descubrió el teatro en el popular barrio La Victoria de Santiago, conocido por haber sido un semillero de protesta política y social, especialmente bajo la dictadura.

Teatro político y popular

Su planteo artístico apunta a un teatro «popular y político», que combina la investigación, lo documental y la ficción.

«Siempre me gustó el teatro popular o el teatro político o la mezcla de ambas cosas», dijo Flores a la AFP.

Flores, que ya estuvo en el teatro La Vignette en 2017 con la obra Yo maté a Pinochet, en la que exploraba las heridas abiertas de su país, también presenta este año en Montpellier Un país sin duelo.

En esta obra evoca los silencios y heridas de tres generaciones de mujeres de una misma familia frente a la tortura, especialmente la violencia sexual.

Augusto Pinochet murió en Chile en 2006 sin ser juzgado por los crímenes de la dictadura, que dejó más de 3.200 muertos y 38.000 torturados.

«No es la dictadura lo que nosotros exploramos, lo que exploramos es el resultado de la dictadura y el acuerdo con la democracia que tenía que ver con esta transición», dice Flores, que actualmente reside en Berlín.

Lo hace a través de un teatro anclado en la realidad de las clases trabajadoras, en un país marcado por profundas desigualdades sociales.

«Volvemos atrás porque nos interesa dar una nueva mirada o hacer nuevas preguntas sobre ese período en relación con la realidad de hoy», agregó Flores, que se inspira en autores como el ruso Antón Chéjov y el francés Jean-Paul Sartre.

Comparte y opina:

La gran feria de los videojuegos E3 comienza con imágenes de ‘Avatar’

La Electronic Entertainment Expo, que suele transformar el Centro de Convenciones de Los Ángeles en un paraíso virtual para los entusiastas de los videojuegos, fue cancelada en 2020 debido al COVID-19 y este año se celebra únicamente por Internet.

Foto: AFP

Por AFP

/ 13 de junio de 2021 / 10:41

La mayor feria del mundo dedicada a los videojuegos, el E3, comenzó el sábado en línea, debido a la pandemia, desvelando imágenes del próximo juego de Ubisoft, basado en Avatar, la exitosa película de ciencia ficción de James Cameron.

La Electronic Entertainment Expo, que suele transformar el Centro de Convenciones de Los Ángeles en un paraíso virtual para los entusiastas de los videojuegos, fue cancelada en 2020 debido al COVID-19 y este año se celebra únicamente por Internet. 

«Durante la pandemia que nos alejó de muchos de nuestros familiares, amigos y colegas, los videojuegos nos entretuvieron y nos unieron», dijo Stanley Pierre-Louis, director general del grupo organizador de la feria, Entertainment Software Association (ESA).

«Los videojuegos nos han ayudado a aguantar», insistió durante una presentación en el inicio del evento.

El mercado ya se había beneficiado antes de la pandemia con las nuevas ofertas para móviles y la llegada de los servicios en línea, donde los juegos se alojan en servidores en lugar de en una consola o un PC. La pandemia y los confinamientos en numerosos países han hecho dispararse el sector.

En Estados Unidos, las ventas de videojuegos alcanzaron un récord en 2020, con casi $us 57.000 millones, según un informe de la empresa de investigación NPD Group. 

La edición de este año, que se celebra entre el 12 y el 15 de junio, contará con una serie de presentaciones de los principales actores del sector, como Microsoft y Nintendo. 

A través de la cuenta del E3 en las plataformas YouTube y Twitch, así como de su página de Facebook y su cuenta de Twitter, estas empresas desvelarán fechas de lanzamiento, anunciarán proyectos y mostrarán vídeos exclusivos.

La empresa francesa Ubisoft fue la primera gran compañía del sector en presentar un lanzamiento durante la feria, con un video de las primeras imágenes de su videojuego de aventuras basado en la película Avatar.

«Es una muestra del increíble viaje que te espera en uno de los lugares más bellos y a la vez más peligrosos», comentó el director general de Ubisoft, Yves Guillemot.

Avatar: Fronteras de Pandora, desarrollado en asociación con el grupo  Disney,  estará disponible en 2022.  

Comparte y opina:

La cuarta temporada de ‘Élite’ busca ‘romper aún más los prejuicios’

La cuarta temporada se rodó en plena pandemia del coronavirus, lo que implicó que las grabaciones se vivieran de una manera muy distinta.

Serie 'Élite'.

Por Europa Press

/ 11 de junio de 2021 / 15:25

Las puertas del prestigioso liceo de Las Encinas vuelven a abrir. La cuarta temporada de Élite, la exitosa serie creada por Carlos Montero y Darío Madrona, llega a Netflix este 18 de junio lo hará marcada por la presencia de una nueva generación de alumnos que vienen pisando fuerte. «Volvemos con mucha fuerza, potencia y sorpresas», señala Claudia Salas, la cual destaca que estos episodios «romperán, más si cabe, los prejuicios».

«El público tiene muchas preguntas, que se plantea por dónde irá esta cuarta temporada, tras tres tandas en las que pasó de todo y también tras la marcha de personajes muy importantes. Sin embargo, creo que se encontrarán con la esencia de Élite elevada al cuadrado. No ha bajado el nivel, los fans van a querer a los nuevos personajes», señala Georgina Amorós, en una entrevista concedida a Europa Press.

La actriz señala que uno de los aspectos que más destacará en esta temporada será cómo la unión de la amistad prosigue y cómo los personajes femeninos se apoyarán mutuamente. «Va a haber una sororidad muy bonita, en la que no habrá competencia alguna entre las chicas», adelanta la intérprete.

La sinopsis oficial de la cuarta temporada reza: «Empieza un nuevo curso y con él, llega un nuevo director, Benjamín (Diego Martín), uno de los empresarios más poderosos de Europa, dispuesto a reconducir el instituto aplicando mano dura. Benjamín trae con él a sus tres hijos: Ari (Carla Díaz), Mencía (Martina Cariddi) y Patrick (Manu Ríos). Tres adolescentes demasiado acostumbrados a salirse siempre con la suya, caiga quien caiga. A ellos se une otra incorporación, la del príncipe Philippe (Pol Granch), heredero al trono de un principado centroeuropeo».

En esta temporada, además, se buscará una mayor visibilidad de la diversidad sexual entre los alumnos de Las Encinas. «Es muy necesario que se le dé espacio, en una serie juvenil, a una relación entre dos chicas en la que, más allá de una atracción sexual, hay una historia de amor», manifiesta Salas. «Espero que rompa barreras y prejuicios», agrega Martina Cariddi.

«Estoy seguro de ello, puede ayudar a la gente a ver que hay otras maneras de amar y de relacionarse en pareja», añade Manu Ríos. Precisamente los nuevos alumnos son otro de los elementos que revolucionará a Las Encinas en esta temporada.

«Ha sido como mostrar dos mundos, el antiguo con la nueva orden que llega, con un director que impone otro tipo de doctrinas. Al inicio de la serie, surgen esos conflictos entre veteranos y debutantes. Creo que todos los personajes se verán en situaciones inéditas gracias a estos nuevos alumnos y eso es lo que hace que esta cuarta temporada sea interesante», explica Salas.

La cuarta temporada se rodó en plena pandemia del coronavirus, lo que implicó que las grabaciones se vivieran de una manera muy distinta. «Había un protocolo muy estricto, nos hacían pruebas de antígenos todos los días y PCR de manera semanal. Fuera de escena, siempre llevábamos mascarillas, la distancia social estaba en todo momento. Pero, dentro de lo que cabe, lo hemos llevado bastante tiempo y, lo más importante, ha salido todo adelante», detalla Carla Díaz.

«Tengo esperanza de que la situación cambie», añade Itzan Escamilla. «Yo solo puedo aplaudir por el increíble trabajo que ha hecho el equipo covid en el rodaje, por cómo nos han cuidado y cómo nos han permitido filmar esta temporada, nada sencilla, pues hay varias escenas con muchos figurantes y, en ningún momento, se ha perdido fluidez y naturalidad», añade Miguel Bernardeau.

Comparte y opina:

Robin Wright dirige y protagoniza ‘En un lugar salvaje’

El filme, escrito por Jesse Chatham y Erin Digman, llega a los cines este viernes 11 de junio.

Robin Wright

Por Europa Press

/ 11 de junio de 2021 / 15:13

Robin Wright, actriz conocida por sus papeles en títulos como La princesa prometida, Forrest Gump o la serie House of Cards, debuta en la dirección con En un lugar salvaje, cinta que también protagoniza dando vida a Edee, una mujer que escapa de la sociedad después de sufrir una tragedia indescriptible. El actor mexicano Demián Bichir acompaña a Robin como coprotagonista de este drama. El filme, escrito por Jesse Chatham y Erin Digman, llega a los cines este viernes 11 de junio.

«Dirigir este largometraje ha sido una experiencia increíble. Tuvimos a un equipo de gente fantástico que fue un gran apoyo. Sin esas personas, esto nunca hubiera sido posible», afirma la intérprete en una entrevista concedida a Europa Press en la que reconoce que el mayor desafío al que se enfrentó fue el hecho de que solamente tuvieron 29 días para rodar la película, además de sufrir las imprevisibles inclemencias del tiempo.

Para el actor Demián Bichir, trabajar junto a Robin fue todo un honor. «Estaba feliz de ser invitado a esta su primera aventura dirigiendo un largometraje. Tenía muchas ganas de atestiguarlo, yo quería estar ahí sí o sí, como actor o llevándole el café… Fue verdaderamente maravilloso y una de las experiencias más hermosas que he tenido entre actores», cuenta.

El tiempo lo cura todo. Eso es lo que Bichir ha aprendido de Miguel, su personaje en la cinta. «La compasión y la empatía es lo mejor de los seres humanos, y cuando tenemos la oportunidad de brindarla, hay que abrazarla», manifiesta el intérprete mexicano.

Hacer esta película también fue una lección de aprendizaje para Robin Wright, sobre todo a la hora de lidiar con experiencias dolorosas y difíciles en la vida. «He aprendido que debemos recordar que hay esperanza, que hay luz al final del túnel. Necesitamos la bondad y la compasión de alguien más para guiarnos en los momentos difíciles», asegura la protagonista de House of Cards.

En su opinión, el mensaje de la película resonará en el público, especialmente después de un año muy complicado para el mundo entero debido a la pandemia del coronavirus. «Es un mensaje tan bonito… justo ahora, después de haber estado aislados en este último año, lejos de nuestros seres queridos», dice Robin, quien confiesa que tiene muchas ganas de abrazar a la gente de nuevo.

«No estamos conectados como solíamos estarlo. De repente, dejamos de tener contacto físico con otras personas y eso no es natural», puntualiza.

En un lugar salvaje cuenta la impactante historia de una mujer que busca sentido a su existencia enfrentándose a la inmensidad y la hostilidad de la naturaleza en estado puro. Tras una tragedia indescriptible, Edee (Robin Wright) se siente incapaz de conectar con el mundo que conocía y, ante la incertidumbre, decide retirarse al imponente y despiadado paraje de las Montañas Rocosas. A punto de morir y tras ser rescatada por un cazador local (Demián Bichir), Edee deberá encontrar el modo de aprender a vivir de nuevo.

Comparte y opina:

Últimas Noticias