La Revista

martes 17 may 2022 | Actualizado a 16:26

Enrique Iglesias se define como un «lobo» valiente

Para el cantante el "secreto" de su éxito está en "no tener miedo y no parar", el pasar de cantar bachatas con Juan Luis Guerra y Romeo Santos a aventurarse, a crear nuevas opciones con músicos urbanos como Zion y Lennox.

/ 2 de junio de 2017 / 20:45

Enrique Iglesias se considera un «valiente» de la música y, al igual que Pitbull, con quien comienza en Chicago este fin de semana una nueva gira en Estados Unidos, es un «lobo» del entretenimiento.

El cantante de uno de los éxitos del verano, «Súbeme la radio», explicó en una entrevista con Efe que para él es importante evolucionar y atreverse a hacer cosas nuevas y «expandir el núcleo artístico sin egos o inseguridades».

En ese proceso de búsqueda de ritmos, apunta, tanto el músico de origen cubano como él son «dos lobos», los primeros en mezclar el pop con el género urbano, una fusión que se ha convertido en un fenómeno que hoy tiene al mundo bailando al ritmo de la música latina.

Sin embargo, Iglesias evita el término de pionero en esta tendencia, aunque fue su propio padre, Julio Iglesias, quien recientemente destacó su labor en crear una combinación que Luis Fonsi y Daddy Yankee repitieron en «Despacito», que lidera las listas de éxitos en países como EE.UU., Canadá, Alemania y Francia.

«Me considero un valiente que ha luchado mucho por mantenerse. Un valiente que empezó componiendo baladas y que se cruzó al ‘dance'», señala.

Para el cantante madrileño ahí está el «secreto», en «no tener miedo y no parar», el pasar de cantar bachatas con Juan Luis Guerra y Romeo Santos a aventurarse, a crear nuevas opciones con músicos urbanos como Zion y Lennox, su última colaboración.

Ese es su deseo, el reinventarse, el «desarrollar el olfato y seguir buscando esa canción que haga la diferencia en la gente».

En su campaña por lograr éxitos a los ya conseguidos con «El Perdón» o «El Corazón», suma 24 temas en las 100 canciones de la cartelera Billboard desde «Bailamos», en 1999.

Espere…

Además, tiene 27 entradas en las listas más populares de la música latina, incluyendo «Bailando», con Gente de Zona y Descemer Bueno, que pasó 41 semanas entre las canciones más populares de 2014.

Pese a su larga experiencia, siente que «apenas está empezando» y que cada día se siente un «artista diferente», pues los «gustos cambian, salen nuevos ritmos, se hacen nuevas fusiones» y el quiere «experimentarlo todo».

Ese afán de progresar es que le llevó a invitar por tercera vez a Pitbull a hacer una gira conjunta, en la que, dice, van a «tirar la casa por la ventana» tras recorrer parte del mundo juntos en 2012 con la gira «Euphoria» y dos años después en la parte estadounidense de «SEX & LOVE».

«Es un tipazo y tenemos muchas cosas en común», indica Iglesias sobre su compañero de un tour que comienza este sábado en Chicago y que tendrá 35 paradas, entre ellas dos en Los Ángeles y otras tantas en Nueva York, Houston, Toronto y Miami.

En total, espera más de 450.000 espectadores en esta gira, que se presenta como anticipo de su nuevo disco.

La punta de lanza del tour es «Súbeme la radio», que se ha mantenido por semanas en las primeros lugares de Spotify y tiene más de 350 millones de visualizaciones en YouTube, y del cual lanzó una nueva versión con CNCO, grupo juvenil que les acompañará como teloneros.

«Siempre me gusta invitar a colegas en mis giras, así han estado desde Paulina Rubio y Aventura hasta Wisin y Yandel, Prince Royce, Romeo, JBalvin, Jennifer López y ahora le toca a los chicos CNCO», recordó.

Mientras que muchos artistas lamentan el desgaste de las giras que los llevan lejos de casa por meses, a Iglesias le llenan de energía, aunque admite que se tiene que cuidar.

Su rutina previa incluye «estar tranquilo», tomar un té con jengibre y revisar con su equipo que está todo en orden, cuenta. Y después de dos horas de intensidad sobre el escenario lo que quiere es tomarse un «buen ron entre amigos en cada ciudad».

Entre concierto y concierto, explicó, trata de dormir todo lo que puede porque la adrenalina que gasta en cada uno de ellos «equivale a tres días de gimnasio», aunque, como es más una «diversión» que un trabajo, dice que estaría sobre el escenario todos lo días.

Comparte y opina:

Bacilos regresa para ser estandarte del éxito mundial de la música latina

Su primer sencillo, "Por hacerme el bueno", con el que quisieron tantear el terreno, fue presentado en el último Festival de Viña del Mar, en Chile, donde precisamente en 2007 habían cerrado su primera etapa como trío.

/ 1 de noviembre de 2017 / 22:17

El grupo Bacilos retorna después de diez años de ausencia con la fusión de ritmos latinoamericanos que les caracterizó y el objetivo claro de ser estandartes en el actual empuje de la música latina, que, en su opinión, se ha convertido en referencia mundial.

«La música latinoamericana representa ahora el ‘cutting egde’ (de vanguardia). Ahora hasta los más ‘cutting edge’ de la música, que son los negros americanos, están copiando a la música latina. Eso no pasaba desde los años 50», explica en entrevista con Efe el cantautor colombiano Jorge Villamizar, líder vocal de Bacilos.

Villamizar recuerda que cuando la banda se creó a mediados de la década de 1990 «la mayoría de la gente del mundo del pop que no estaban en la salsa y el merengue, que era lo que estaba de moda en esa época, querían ser ingleses», gracias a la influencia y éxito del denominado Britpop encabezado por bandas como Oasis o Blur.

«Bacilos se alimentaba más bien de lo que estaba pasando en América Latina», agregó el músico, que destaca que les ha resultado muy grato ser reconocidos como estandarte de la música latina hecha por hispanos en Estados Unidos.

«Seguimos buscando esa fusión de lo que traemos los latinos que vivimos acá», indicó José Javier Freire. «Nosotros siempre hemos sido fieles a esa misión. Desde el principio».

En ese sentido, en su próximo disco, el quinto como banda y del que no tienen todavía fecha de publicación y título, el grupo radicado en Miami promete seguir haciendo lo que les hizo populares: «La música que somos y que nos cae bien, incluyendo el reguetón, es lo que hace mover al mundo hoy en día».

Ante este clima de relevancia musical de los ritmos latinos, Villamizar, con sus compañeros André Lópes y José Javier (JJ) Freire, decidieron retomar su proyecto de Bacilos, después de una separación de diez años en la que todos tomaron diferentes caminos.

El colombiano mantuvo una carrera dual como solista y compositor de otros artistas, que le llevó a firmar la icónica canción «Yo no sé mañana», popularizada por el cantante nicaragüense Luis Enrique, entre otras.

Lópes se retiró de la música y se dedicó a su empresa familiar en el sur de su Brasil natal, mientras que el puertorriqueño Freire siguió produciendo y explorando su pasión por la percusión y creó una agrupación llamada Zona de Bomba, dedicada a explorar ese género musical puertorriqueño.

A diferencia de otros artistas, a los cuales un retorno musical les encuentra cerca del punto de partida inicial, los integrantes de Bacilos reconocen que el público les ha recibido con un entusiasmo que les emociona y que no solo les ha sorprendido a ellos, sino a sus familias.

«Mis hijos sabían que yo hacía música y que había estado en una banda, pero cuando me vieron con guardaespaldas, en el escenario con tanta gente gritando no lo podían creer», cuenta Lópes.

Su primer sencillo, «Por hacerme el bueno», con el que quisieron tantear el terreno, fue presentado en el último Festival de Viña del Mar, en Chile, donde precisamente en 2007 habían cerrado su primera etapa como trío.

El tema mantiene la fusión de ritmos latinoamericanos que les caracterizó desde sus inicios y les permitió ganar seis Grammys, entre los que se destacan el Grammy de 2003 por su disco «Caraluna».

También recibieron Latin Grammys, dos con sus discos «Caraluna» y «Sin Vergüenza» (2005) y por su tema «Mi primer millón».

Pero todo ha cambiado desde entonces y el propio Lópes reconoce que es «impresionante lo rápido que se mueve todo hoy en día».

«Antes se tardaban semanas y hasta meses en hacer un tema conocido. Hoy es cuestión de días. Hasta horas gracias a las redes sociales», indica.

Los planes revelan un fin de año y un 2018 agitado, como en las mejores épocas de Bacilos. Los próximos meses estarán dedicados a algunas presentaciones, como en los Latin Grammys, que se entregan el 16 de noviembre en Las Vegas, y dos conciertos en América Latina, el 5 de noviembre tocarán en San Salvador y el 7 de diciembre en Panamá.

Luego harán una gira, que según asomaron, está prácticamente organizada y que viene a demostrar el interés sobre esta nueva etapa, en la que trabajan con los representantes de Maluma, Carlos Vives, Fito Páez, Charlie Zaá y Silvestre Dangond, Walter Kolm y José Puig. (01/11/2017)

Comparte y opina:

Últimas Noticias