La Revista

viernes 15 ene 2021 | Actualizado a 19:13

¿Qué se siente estar por la Luna?

"Había un poco de polvo lunar en el suelo (del módulo). Tenía una textura abrasiva, como de carbón, y con olor a acre y metálico, como de pólvora, como el olor que queda en el aire después de la explosión de un petardo. Neil comparó el olor con el de la ceniza mojada". (Buzz Aldrin)

Neil Armstrong, el primer ser humano que caminó sobre la Luna, murió a la edad de 82 años. Foto: dcbarroco.wordpress.com

/ 11 de julio de 2019 / 23:26

Doce estadounidenses pisaron la Luna entre 1969 y 1972, y la mayor parte ha descrito minuciosamente su experiencia sobre este suelo oscuro, recubierto de polvo fino y permanentemente golpeado por un sol cegador, donde la fuerza de la gravedad es una sexta parte que en la Tierra.

Aquí están sus impresiones, sacadas principalmente de largas entrevistas con historiadores de la NASA entre las décadas de 1990 y 2000.

Justo después de alunizar

"Sientes el momento más tranquilo que un humano puede vivir. No hay ninguna vibración. Ningún ruido. El suelo deja de hablarnos. Nuestro compañero está asombrado. No puede decir nada. De repente nos damos cuenta de que hemos aterrizado en otro mundo, en otra estrella del Universo, y que lo que vemos es visto por primera vez por un ser humano, por los ojos humanos". (Gene Cernan, Apolo 17)

El cielo negro

"Nos tomamos un instante para mirar el cielo negro, un cielo totalmente negro. El sol brilla pero no se refleja en la superficie, no hay difusión, no hay reflejo, un cielo totalmente negro, y vemos otro planeta: la Tierra (…) Uno comienza a imaginar que millones de personas viven en ese planeta y no se dan cuenta de su fragilidad". (Alan Shepard, Apolo 14)

El horizonte

"Me sorprendió la aparente proximidad del horizonte. Me sorprendió la trayectoria del polvo que se levantó con una bota (…) Nunca hubo una nube de polvo allí. Eso sucede si hay una atmósfera, pero cuando no hay ninguna, no hay una nube de polvo. Quedé absolutamente estupefacto cuando detuve el motor del cohete y vi las partículas que previamente fueron expulsadas desde debajo del motor hacia el horizonte. Una vez se apagó el motor, estas partículas fueron más allá del horizonte y desaparecieron instantáneamente, como si el motor hubiera estado apagado hace una semana. Fue increíble". (Neil Armstrong, Apolo 11)

"Hay un problema en la Luna para percibir la profundidad. Nos fijamos en los objetos que nunca habíamos visto antes. Un objeto grande muy lejos parece muy similar a un objeto pequeño más cercano. No hay postes de teléfono, no hay casas, ni árboles, ni autos para estimar la escala, como en la Tierra". (Charlie Duke, Apolo 16)

Caminar ligero

"Parece que no hay dificultad para moverse, como sospechábamos. Incluso puede ser más fácil que en las simulaciones con una sexta parte de la gravedad que hemos realizado en la Tierra. Caminar no es realmente un problema". (Neil Armstrong al centro de control, poco después de descender del módulo lunar)

"Comencé a correr lentamente, sentí que me movía en cámara lenta, con pasos perezosos, los pies a menudo flotaban al mismo tiempo en el aire". (Buzz Aldrin, Apolo 11, en su libro "Magnífica desolación")

"Encontrar el equilibrio no es fácil, sin embargo, observé que cuando hacía saltos grandes tenía tendencia a inclinarme hacia atrás. Una vez casi me caigo y me dije que tenía que parar". (Neil Armstrong, interrogatorio técnico)

Los guantes

"El mayor problema fueron los guantes hechos a medida, que eran como globos (…) Cuando querías agarrar algo, tenías que apretar para superar la presión (…) Apretar contra esta presión era agotador para los músculos de los antebrazos. Imagina que sostienes una pelota de tenis continuamente durante ocho o diez horas". (Harrison Schmitt, Apolo 17)

Suelo duro

"Clavar el asta de la bandera en el suelo lunar fue más difícil de lo esperado… Por primera vez, un golpe de pánico me sacudió. Desde mi infancia había visto a grandes exploradores plantar sus banderas en sus nuevos mundos, ¿sería yo el primero en plantar una bandera que caería?". (Buzz Aldrin, "Magnífica desolación")

Polvo desagradable

"Había un poco de polvo lunar en el suelo (del módulo). Tenía una textura abrasiva, como de carbón, y con olor a acre y metálico, como de pólvora, como el olor que queda en el aire después de la explosión de un petardo. Neil comparó el olor con el de la ceniza mojada". (Buzz Aldrin)

Sentimiento metafísico

"De repente me di cuenta que las moléculas de mi cuerpo, de la nave espacial y de mis compañeros provenían de generaciones antiguas de estrellas. De repente experimenté esto de una manera muy personal, en lugar de una reflexión objetiva del tipo 'Oh sí, las moléculas y los átomos provienen de las estrellas'. No: mis moléculas fueron creadas en estas estrellas, ífue una locura!". (Edgar Mitchell, Apolo 14)

(11/07/2019)

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Clinton, positiva y unificadora antes de la elección

"Tengo mucho trabajo para unificar al país. Realmente quiero ser la presidenta de todos, de las personas que votaron por mí y de las personas que han votado contra mí", dijo a la prensa en el aeropuerto de Westchester, no muy lejos de su casa en Chappaqua, cerca de Nueva York.

/ 7 de noviembre de 2016 / 23:36

Quiere convertirse en la presidenta de todos los estadounidenses, incluso de los que voten en su contra: Hillary Clinton arrancó con tono positivo y esperanzador el último día de campaña, que este lunes la llevará a recorrer 3.300 km en el país.

«Tengo mucho trabajo para unificar al país. Realmente quiero ser la presidenta de todos, de las personas que votaron por mí y de las personas que han votado contra mí», dijo a la prensa en el aeropuerto de Westchester, no muy lejos de su casa en Chappaqua, cerca de Nueva York.

La candidata demócrata era todo sonrisas, de 69 años, vestida de rojo y hablando por teléfono con su nieta de dos años.

Como manda la tradición entre los aspirantes a la Casa Blanca, antes de emprender vuelo Clinton se tomó una foto con los periodistas que la acompañan en el esprint final.

De fondo, el Boeing 737 decorado con una gigantesca «H» y el lema «Stronger Together» (Más fuertes juntos), que en estos últimos meses se ha convertido prácticamente en su segunda casa.

Pero antes de partir, una crítica a su rival republicano Donald Trump: es el responsable de haber «exacerbado» las divisiones en Estados Unidos. «Reunificaremos al país», promete.

Mitin a medianoche

Clinton visita este lunes cuatro ciudades del noreste del país, en un final de carrera muy apretado, tal y como revelan las encuestas.

Primero estará en Pittsburgh, bastión de los demócratas en Pensilvania. Luego en Grand Rapids, Michigan, donde Trump se ha convertido en una auténtica amenaza.

Posteriormente se desplazará a Filadelfia, donde tendrá lugar uno de los mítines más importantes de su campaña junto a Barack y Michelle Obama y su marido Bill.

La larga jornada culminará a medianoche en Raleigh, Carolina del Norte, antes de emprender el regreso a Nueva York.

«Trabajaremos hasta que se haya contado el último voto», insiste en el aeropuerto de Westchester.

Trump, de su lado, ha organizado un frenético recorrido por todo el país para aparecer en cinco eventos, los mismos que llevó a cabo hace cuatro años el candidato republicano Mitt Romney.

Así es la imagen del adiós a esta agotadora e interminable campaña: una candidata experimentada a quien no le gustan las sorpresas y que estudia todos sus desplazamientos y un retador que acelera la maquinaria electoral para terminar esta carrera a toda vela.

Grandes estrellas de la música acompañarán a la demócrata en esta recta final. Bruce Springsteen, por ejemplo, estará en el mitin de este lunes en Pittsburgh, al igual que Jon Bon Jovi.

Lady Gaga también se sumará a Clinton y a Job Bon Jovi en Carolina del Norte. Además de ellos, Beyonce y su esposo, el famoso rapero Jay Z, ya le dieron su apoyo a la exsecretaria de Estado a lo largo de la campaña y prometen estar con ella en esta recta final.

Decoración

En las últimas 72 horas, colaboradores, personal de seguridad y reporteros han ido de punta a punta del país, pasando por todo tipo de climas y paisajes: desde las torres de Filadelfia, los puentes de acero de Pittsburgh, las palmeras de Miami hasta el estadio de fútbol estadounidense de Cleveland.

Como su audiencia no puede compararse a las masas que moviliza Trump, su equipo se encarga de cuidar hasta el último detalle de la decoración de los actos para crear eventos telegénicos.

El republicano sabe improvisar como nadie mítines en centros deportivos con capacidad para 10.000 personas o hangares de aeropuertos. Clinton se mueve mejor en espacios más pequeños, como el mercado de Detroit de metal y cristal, repleto de banderas, que el viernes acogió a 4.000 seguidores.

«Mi madre siempre me decía que la ira no es una propuesta. Enfádate, exprésate, pero luego arremángate y ponte a trabajar», dijo en alusión a su rival.

Su audiencia está entregada, pero la mayoría ha ido a verla por las dudas que despiertan los sondeos.

Fortaleza

Siempre que entra en una cafetería, la candidata demócrata repite lo mismo: «Necesito vuestras oraciones», «Vayan a votar, es necesario».

Después de analizar y criticar durante semanas el pasado y el carácter de su adversario republicano, la exsecretaria de Estado optó por ser positiva en el cierre de la que puede ser la última campaña electoral de su vida, si pierde el martes.

El domingo hizo un paralelismo entre las ideas de los padres fundadores y los mandamientos de Cristo en una iglesia de creyentes negros en Filadelfia.

Luego en Manchester (New Hampshire, noreste) retomó el tono patriótico de su discurso de investidura celebrado en julio.

«Nuestro país afronta un momento decisivo», afirmó. «íDeben votar, no cuenten con el azar, no cuenten con los demás, usen su voz y su voto!», exclamó, erigiéndose en protectora de la Constitución.

«¿Vieron los tres debates?», pregunta a la audiencia. «¿Pasé cuatro horas y media al lado de Donald Trump demostrando una y otra vez que tengo la fortaleza para ser presidenta!». (07/11/2016)

Comparte y opina:

Trump rechaza pedidos de que renuncie a su candidatura por dichos sobre mujeres

El candidato presidencial se disculpó en las primeras horas del sábado, luego de que el diario The Washington Post divulgara el video la víspera, lo que cayó como una bomba en la campaña, generando rechazo en filas republicanas y dando a Clinton munición fresca para el debate.

El candidato republicano Donald Trump. Foto: EFE

/ 8 de octubre de 2016 / 21:40

Donald Trump rechazó tajantemente el sábado los pedidos para que renuncie a su candidatura republicana a la Casa Blanca tras conocerse un video de 2005 en el que menosprecia a las mujeres, al asegurar que «hay cero chance» de que la abandone.

«Nunca, jamás, me doy por vencido», dijo Trump al diario The Wall Street Journal, en respuesta a pedidos desde el propio Partido Republicano para que abandone la campaña.

«El respaldo que estoy logrando es increíble, porque Hillary Clinton es una candidata terriblemente imperfecta», añadió el magnate, a las puertas de enfrentar a su rival demócrata en el segundo debate presidencial este domingo en St. Louis.

Trump se disculpó en las primeras horas del sábado, luego de que el diario The Washington Post divulgara el video la víspera, lo que cayó como una bomba en la campaña, generando rechazo en filas republicanas y dando a Clinton munición fresca para el debate.

«Cualquiera que me conozca sabe que estas palabras no reflejan lo que soy. Lo dije, estuve mal y me disculpo», afirmó en un video divulgado este sábado en su cuenta Twitter.

«Fueron chistes de vestuario, una conversación privada de hace años… me disculpo ante todos aquellos que puedan haberse sentido heridos», se justificó Trump.

Calificando el escándalo como una «distracción electoral», Trump prometió «ser un mejor hombre mañana, y en no decepcionarlos jamás».

Su esposa Melania salió en su rescate el sábado, pidiendo a los estadounidenses que lo perdonen  por sus declaraciones lascivas que, según dijo, no representan verdaderamente a Donald Trump.

«Las palabras que mi marido usó son inaceptables y ofensivas para mí. Esto no representa al hombre que yo conozco», dijo en un comunicado, en el que agregó que espera «que la gente acepte su disculpa, como yo lo he hecho».

«Que dé un paso al costado»

Pero la avalancha de reacciones en filas republicanas no se detuvo. Su propio compañero de fórmula Mike Pence se dijo «ofendido» por los dichos del candidato presidencial.

«No consiento estas declaraciones y no puedo defenderlas», afirmó en un comunicado, agregando que Trump tendrá la oportunidad de «mostrar lo que está en su corazón» durante el debate.

«Estoy enfermo por lo que escuché hoy», expresó el jefe de la bancada republicana en el Congreso, Paul Ryan.

«Las mujeres deben ser defendidas y reverenciadas, no ser tratadas como objetos. Espero que Trump trate esta situación con la seriedad que se merece y trabaje para demostrarle al país que él tiene un mayor respeto por las mujeres que lo que este video sugiere», añadió.

Varios republicanos reclamaron a Trump abandonar la carrera presidencial.

El senador por Utah Mike Lee dijo: «Respetuosamente le pido, con el debido respeto, que dé un paso al costado»; y el senador por Illinois Mark Kirk dijo en Twitter que Trump debería «abandonar» la liza electoral y el Partido Republicano «emplear reglas para un reemplazo de emergencia».

«Donald Trump debe retirarse y Mike Pence convertirse en nuestro candidato de manera inmediata», estimó John Thune, integrante del equipo de dirección de los republicanos en el Senado.

El video

En 2005, Trump era un hombre de negocios y estrella de la televisión que acababa de casarse con su tercera esposa, Melania Knauss.

En el video de marras, Trump le dice a un presentador de televisión durante una conversación grabada -sin su conocimiento- en un automóvil: «cuando eres una estrella, ellas te dejan hacerlo. Uno puede hacer lo que quiera».

En el video, el magnate cuenta al presentador de televisión su primer intento fallido de seducir a una mujer, cuyo nombre no se conoce.

«Lo intenté y no pude, lo reconozco», dijo Trump. «Me fui hacia ella como a una perra, pero no pude llegar a eso. Y estaba casada», afirmó.

La conversación continúa hasta que los dos hombres ven a una actriz que les espera afuera del vehículo, Arianne Zucker.

«Debía comer unos Tic-Tac (mentas) en caso de que comenzara a besarla», dijo Trump. «Me siento atraído automáticamente por las bellas (…) las beso enseguida, como un imán. Yo las abrazo, sin siquiera esperar», expresaba en la grabación.

Ataques

En medio de la polémica, el magnate lanzó un ataque indirecto contra Clinton, al acusar a su esposo, el expresidente Bill Clinton, de maltratar a las mujeres.

«He dicho cosas tontas pero existe una gran diferencia entre las palabras y los actos de otras personas. Bill Clinton realmente maltrató a las mujeres, y Hillary acosó, atacó, humilló e intimidó a sus víctimas», afirmó.

«Hablaremos de ello en los próximos días», advirtió Trump.

La campaña demócrata contrató a un especialista para difundir una compilación de declaraciones antiguas y recientes de Trump sobre las mujeres.

A cuatro semanas de las presidenciales, Trump necesita aumentar su popularidad entre los electores moderados, las minorías y las mujeres.

Pero el panorama luce lúgubre. En los últimos días, el magnate ha sido blanco de duras críticas por haber maltratado a la ex Miss Universo venezolana Alicia Machado, al llamarla «gorda» y «cerdita» años atrás, un asunto que Clinton ventiló en el primer debate presidencial.

Comparte y opina:

Tras las revelaciones de Snowden, comienza la reforma de inteligencia en EEUU

El general Keith Alexander, participarán en esta jornada de una audiencia pública de la comisión de Inteligencia del Senado. Ambos serán interrogados por primera vez sobre las propuestas concretas de reforma del inmenso aparato de vigilancia estadounidense.

/ 26 de septiembre de 2013 / 13:15

El Congreso estadounidense comienza hoy a analizar la reforma de leyes sobre vigilancia electrónica, un proceso desencadenado por las revelaciones de Edward Snowden, y a pesar de las afirmaciones del presidente Barack Obama sobre la legalidad de estos polémicos programas.

El director nacional de inteligencia, James Clapper, y el director de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA), el general Keith Alexander, participarán en esta jornada de una audiencia pública de la comisión de Inteligencia del Senado. Ambos serán interrogados por primera vez sobre las propuestas concretas de reforma del inmenso aparato de vigilancia estadounidense.

Al frente del orden del día: el programa de recolección sistemático de los «metadatos» de todas las llamadas telefónicas en Estados Unidos, revelado en junio por el exinformático de la NSA Edward Snowden.

Los números, horas y duración de todas las llamadas que pasan a través de los operadores estadounidenses (y no el contenido de sus conversaciones) son almacenados en una base de datos de la NSA desde 2006, una gigantesca bolsa de información cuya utilidad defiende la agencia para detectar eventuales amenazas de actos terroristas.

Según el general Alexander, solamente 22 personas pueden acceder a esos datos.

El jefe de la NSA reveló que 54 atentados fueron desbaratados en el mundo gracias a este programa y a otro que permite interceptar el contenido de las comunicaciones en internet de extranjeros desde fuera del territorio, a través de servicios como Facebook o Skype.

Pero esa cifra es puesta en duda por los congresistas. «Jamás nos ha sido probado que la recolección a granel de datos ha proporcionado inteligencia de valor que haya conducido individualmente a desbaratar atentados», dijo el miércoles el senador demócrata Mark Udall, coautor de un proyecto de ley para prohibir la recolección general de metadatos telefónicos y electrónicos.

Él y sus colegas critican la interpretación exorbitante hecha por el FBI y la NSA del artículo 215 de la ley «Patriotic Act» (Acta patriótica), votada en medio de la efervescencia provocada por los atentados del 11 de setiembre de 2001.

Según ellos, la incautación de los relevamientos telefónicos de todos los estadounidenses viola la cuarta enmienda de la Constitución, que protege a todos los estadounidenses contra los registros excesivos.

«Los estadounidenses sin vínculos con el terrorismo o el espionaje no deberían tener el temor de que la NSA registre todas sus informaciones personales», estimaron.

Reforma del tribunal secreto 

Obama dijo desde un primer momento ser favorable al debate. A su pedido, documentos ultrasecretos han sido desclasificados. Según los respectivos campos, ellos revelan la amplitud de las violaciones de la vida privada de los estadounidenses por la NSA, o la calidad de los procedimientos de auditoría interna de la comunidad de inteligencia.

«Esto es un buen punto de partida, pero con toda honestidad, ellos publicaron lo que estaban obligados a publicar bajo presión de la justicia, del Congreso y de la opinión», dijo a la AFP Michelle Richardson, de la asociación de defensa de las libertades (ACLU), que ha presentado una demanda contra la administración.

Richardson advirtió que, por ejemplo, ningún documento importante que describa los programas de espionaje en internet (entre ellos Prism) ha sido desclasificado.

El presidente parece abierto a una reforma del funcionamiento del tribunal secreto encargado de validar regularmente la arquitectura de los programas de vigilancia, el llamado Foreign Intelligence Surveillance Court (FISC), integrado por 11 jueces y cuyas sesiones y decisiones son secretas.

Los senadores quieren crear el puesto de «abogado constitucional», independiente y cuyo papel sería el de aportar contradicciones al gobierno federal ante los jueces.

Los reformadores estiman contar con viento de popa: en julio, 205 demócratas y republicanos de la Cámara de representantes (sobre 435) casi consiguieron hacer adoptar una medida que habría puesto fin al programa de recolección de datos telefónicos, una advertencia tomada muy en serio por la Casa Blanca.

Comparte y opina:

EEUU: Senado da luz verde a endurecimiento de la frontera con México

Los debates podrían durar todavía meses antes de que Obama promulgue una ley, que constituiría un éxito colosal de su segundo mandato: se trataría de la mayor modificación al sistema de inmigración en Estados Unidos desde 1986.

/ 25 de junio de 2013 / 02:20

Doce policías por kilómetro de frontera y miles de millones de dólares en equipamiento: es el remedio imaginado por los legisladores estadounidenses para frenar el flujo de ilegales desde México, en un proyecto que obtuvo la luz verde del Senado este lunes.

La reforma del sistema migratorio de Estados Unidos entra en su etapa final en el pleno de la cámara alta del Congreso, donde la enmienda que refuerza la seguridad recibió la aprobación implícita durante un voto de procedimiento, 67 contra 27, más de los 60 necesarios, y con el apoyo notable de 15 republicanos.

En las próximas horas se espera el voto directo sobre la enmienda mientras que la aprobación del proyecto definitivo tendrá lugar al final de esta semana, aseguró el senador Harry Reid, líder de la mayoría demócrata.

Pero la Cámara de Representantes, que tomará el relevo, está dominada por los adversarios republicanos del presidente Barack Obama, y muchos de ellos se oponen fervientemente a la legalización masiva de indocumentados.

Los debates podrían durar todavía meses antes de que Obama promulgue una ley, que constituiría un éxito colosal de su segundo mandato: se trataría de la mayor modificación al sistema de inmigración en Estados Unidos desde 1986.

El objetivo: aumentar el número de visas de trabajo, entregar papeles a 11 millones de inmigrantes ilegales, en su mayoría latinos, y permitirles solicitar la ciudadanía tras un periodo transitorio de al menos 13 años.

En compensación, los aliados demócratas del presidente en el Senado, aceptaron una excepcional propuesta republicana de fortificar la frontera para evitar millones de nuevos ilegales en el futuro.

Según el acuerdo, los agentes fronterizos pasarían de 18.000 a más de 38.000 a lo largo de los 3.200 kilómetros que separan Estados Unidos de México, equivalente a 12 efectivos por kilómetro. En 2002 habían 10.000.

Los parlamentarios quieren también sustituir 480 kilómetros de barreras antivehículos por altas murallas anti peatones, y construir 80 nuevos kilómetros de valla para un total de 1.120 kilómetros.

Los dos países están separados por otros 2.000 kilómetros de frontera natural en el Río Grande.

El plan detalla igualmente los nuevos equipos que el gobierno, con un presupuesto de 3.200 millones de dólares, deberá adquirir: 4 drones (aviones no tripulados), 40 helicópteros, 30 buques, miles de detectores de movimiento (térmicos, infrarojos o sísmicos), cientos de cámaras fijas y móviles, radares, entre otros, que se sumarán a los artilugios tecnológicos ya existentes.

Comparte y opina:

Últimas Noticias