La Revista

miércoles 30 sep 2020 | Actualizado a 17:47

Elaboran una nómina de artistas «en extrema necesidad» para ayudarlos

El Sindicato Boliviano de Artistas en Variedades comunicó a sus afiliados que en coordinación con el Ministerio de Turismo y Culturas se pudo llegar a un acuerdo para colaborar al sector.

/ 3 de abril de 2020 / 21:14

Mural de Walter “Tataque” Quisbert. Foto: La Razón / Archivo

El Sindicato Boliviano de Artistas en Variedades comunicó a sus afiliados que en coordinación con el Ministerio de Turismo y Culturas se pudo llegar a un acuerdo para colaborar al sector.

Debido a la cuarentena determinada por el gobierno nacional tras el brote del COVID -19 y su expansión por el país, es que el sector artístico se declaró en emergencia puesto que fueron suspendidas actividades culturales de recreación y entretenimiento. Como respuesta a esta demanda, el Ministerio de Cultura y Turismo en coordinación con la Unidad de Gestión Social de la Presidencia realiza una lista tentativa de beneficiarios en extrema necesidad para que puedan elegir a beneficiarios de la canasta familiar.

Sin embargo, en el comunicado el Sindicato de Artistas en Variedades (SBVA) aclaró que aquellos que reciban este apoyo deben cumplir con ciertos requisitos: Ser boliviano, mayor de edad y con cédula de identidad vigente; los posibles beneficiarios deberán ser artistas a tiempo completo, por lo que no deben percibir algún bono o sueldo; quienes no estén afiliados a la SBAV podrán ser beneficiados siempre y cuando su director artístico y otro artista reconocido pueda dar aval de su condición económica; y, por último, los posibles beneficiarios pasarán por una depuración interinstitucional de organizaciones artísticas para no duplicar su nombre en otras instancias.

El plazo para la elaboración de la lista se venció a las 19.00 del viernes 3 (la convocatoria salió horas antes).

Hace unos días, la Alcaldía, mediante la Secretaría Municipal de Culturas, emitió un programa para ayudar al sector; posteriormente la Gobernación de Cochabamba también emitió una norma para ayudar a artistas y gestores.

Comparte y opina:

Lluvia de tributos a Quino y a su gran creación, Mafalda

En el popular barrio porteño de San Telmo, algunos se acercaron a curiosear y a dejar flores en el monumento a Mafalda, representada en un banco, en cuyos costados se apoyan otros dos personajes de la serie.

/ 30 de septiembre de 2020 / 16:58

Joaquín Salvador Lavado, el creador de Mafalda. Foto: AFP

Por AFP

La muerte este miércoles del artista gráfico argentino Quino suscitó numerosos homenajes que reflejaron la enorme popularidad del dibujante más conocido del mundo hispanohablante y de su personaje más famoso, Mafalda.

La noticia de la muerte a los 88 años de Joaquín Salvador Lavado Tejón fue dada por su editor, Daniel Divinsky, quien escribió: «Toda la gente buena en el país y en el mundo lo llorará».

En el popular barrio porteño de San Telmo, algunos se acercaron a curiosear y a dejar flores en el monumento a Mafalda, representada en un banco, en cuyos costados se apoyan otros dos personajes de la serie.

«Soy vecino de San Telmo y tuve que salir a hacer unos trámites y pensé venir a saludar a Mafalda, a Susanita y a Manolito porque estamos, varias generaciones, creo, un poco huérfanos hoy y ellos más todavía», explicó a la AFP Damián Lozada, trabajador social y humorista de 55 años.

El humorista gráfico argentino Rep, que fue uno de los amigos íntimos del dibujante, sentenció: «Se fue mi segundo papá. Gracias por todo Quino (1932-2020)».

El historietista publicó un dibujo con el texto «Lo intuíamos. El verdadero Principito era Quino», en una alusión al personaje creado por Antoine de Saint-Exupéry.

Otro colega y amigo, el español José María Pérez, «Peridis», escribió en el diario español El País -donde publica sus viñetas- que Quino fue «un humorista humanista, tímido, cercano, silencioso, afectuoso y que escuchaba mucho».

«De las muchas cosas que puedan decirse de su obra me quedo con una frase de Cortázar: ‘No tiene importancia lo que yo piense de Mafalda, lo importante es lo que Mafalda piense de mí'», narró Peridis, citando al gran escritor argentino Julio Cortázar.

Parte de la historia argentina

El mundo del deporte se unió a los tributos. El Club Atlético Independiente de Avellaneda se despidió de «un ícono de la cultura nacional y simpatizante de los Diablos Rojos de Avellaneda».

El más conocido de los neurocientíficos argentinos, Facundo Manes, dijo «Adiós a una de las mentes (y de los corazones) más brillantes de nuestro país. íGracias por todo, Maestro! #Quino».

Otro popular dibujante e historietista, Ricardo Siri, quien firma como Liniers, le dedicó también la palabra que reinó entre las reacciones: «Gracias maestro».

El gobierno argentino, a través de su jefe de gabinete, Santiago Cafiero, dio las gracias a Quino «por el arte y el compromiso».

«Tu inmensa obra estará siempre presente en la historia argentina y en la memoria colectiva de quienes la disfrutamos», añadió Cafiero.

La española Fundación Princesa de Asturias, que en 2014 distinguió a Quino con su Premio Comunicación y Humanidades, recordó que «alcanzó fama internacional con la creación del universo de Mafalda, una niña que percibe la complejidad del mundo desde la sencillez de los ojos infantiles».

Mafalda, emblema de la juventud comprometida

Quino era hijo de andaluces emigrantes a Argentina y vivió en España, y el presidente del gobierno español, Pedró Sánchez, lo saludó como «un artista que traspasó fronteras».

Fue «un genio de la viñeta que hizo de su trabajo una herramienta para la reivindicación social», añadió Sánchez.

«Nos ha dejado Quino, creador de la inolvidable Mafalda y uno de los dibujantes en español más internacionales. Sus agudas palabras viajaron a ambos lados del Atlántico gracias a sus viñetas y su peculiar sentido del humor», difundió la Real Academia Española (RAE).

Muchas despedidas en las redes sociales estaban acompañadas por reproducciones de tiras de Mafalda, entre ellas una en que la famosa niña rebelde mira con tristeza una pequeña tela para sanar una herida y pregunta: «Y bueno… ¿cómo hace uno para pegarse esto en el alma?».

El Comité Internacional de la Cruz Roja recordó la bondad de la niña de Quino: «Mafalda no lució nuestro emblema pero sí reflejó nuestra preocupación por el mundo y la humanidad en muchas ocasiones. íHasta siempre Quino! Gracias por tu sabiduría».

Para la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura), Mafalda fue «un reflejo de la clase media latinoamericana y de la juventud progresista».

«La paz en el mundo y la humanidad son los temas que más preocupan a esta niña, que justo ayer hizo 56 años, haciendo reír y reflexionar a mayores y pequeños. Gracias Joaquín Salvador Lavado (Quino) por tu lucha incansable por la Libertad de Expresión», añadió en un comunicado la organización con sede en París.

(30/09/2020)

Comparte y opina:

Historietistas bolivianos evocan la gran influencia de Quino

Alejandro Salazar y Joaquín Cuevas resaltan la obra del historietista argentino fallecido este miércoles en Buenos Aires.

/ 30 de septiembre de 2020 / 13:26

Alejandro Salazar, otrora caricaturista de La Razón. Foto: La Razón-archivo

La muerte a los 88 años de Joaquín Salvador Lavado, mejor conocido en el mundo como Quino, el humorista gráfico argentino creador de Mafalda, tomó por sorpresa al mundo entero. Bolivia no es la excepción.

En las redes sociales, las publicaciones sobre este fallecimiento se hicieron tendencia. En especial para la comunidad de dibujantes e historietista del país, quienes utilizaron sus muros de Facebook o sus cuentas de Twitter para rendirle un homenaje al genio argentino.

Alejandro Salazar, más conocido como Al-Azar, dibujante e ilustrador boliviano y hace poco caricaturista de La Razón, en una entrevista con este diario habló de la importancia del historietisa y resaltó que el aporte más importante de Quino fue lograr que el lenguaje de la imagen se difunda en la población.

Puede leer: Quino, el taciturno dibujante que eternizó a Mafalda. https://www.la-razon.com/la-revista/2020/09/30/quino-el-taciturno-dibujante-que-eternizo-a-mafalda/

Por su parte, Joaquín Cuevas, historietista boliviano y propietario de la Viñeteca, también opinó que Quino llegó “muy arriba” gracias a Mafalda, popularizando la historieta en un tiempo en que estas no eran muy accesibles en nuestro país. “Nos hizo dar cuenta que el cómic podía ser algo más que chistes a un solo nivel de lectura”, declaró el artista, quien también publicó un homenaje al autor en sus redes sociales.

El historietista Joaquín Cuevas, en Piedra Papel y Tinta de La Razón.

“Quino no es solo Mafalda”, resalta Cuevas, recordando una anécdota del 2013, cuando en una convención de historietas en Argentina, Cuevas estuvo muy cerca de Quino durante un homenaje a su obra. “Y todo era Mafalda aquí y allá, pero cuando le dieron la palabra, él, irreverente como es, dijo: ‘Yo hice a Mafalda por 10 años. Yo la maté, maté a Mafalda y después hice más cosas’ y el presentador no sabía cómo continuar el homenaje”, rememora Cuevas. 

Al Azar, por otro lado, también resaltó que más que su muerte, habría que valorar lo que ha producido en vida. Cuevas concuerda. Para ambos autores no se trata de la avalancha de publicaciones y ofertas que habrá tras este fallecimiento. De lo que se trata es de la vida y la obra de Quino y cómo fue una influencia para muchos artistas bolivianos y del mundo.

Quino había sufrido hace algunos días un accidente cerebro-vascular del que no pudo recuperarse, lo cual llevó a su fallecimiento. Todavía no hay detalles de su sepelio.

(30/09/2020)

Comparte y opina:

Quino, el taciturno dibujante que eternizó a Mafalda

El historietista argentino Jorge Salvador Lavado falleció en Buenos Aires a la edad de 88 años.

/ 30 de septiembre de 2020 / 12:26

Quino, con la estatua que recuerda a Mafalda en Buenos Aires. Foto: AFP

Por AFP

«Dibujo porque hablo mal», confesó alguna vez. Aquel complejo como orador empujó al argentino Joaquín Lavado, «Quino», a recurrir al dibujo, del que nació su mejor portavoz, Mafalda, la niña irreverente que llevó su palabra a todo el mundo.

Este hijo de andaluces nacido al pie de los Andes en la provincia en Mendoza el 17 de julio de 1932, descubrió en forma precoz que un lápiz puede ser un arma creativa, tan celebrada como temida.

Falleció este miércoles a los 88 años, según informó en Twitter su editor, Daniel Divinsky.

«Se murió Quino. Toda la gente buena en el país y en el mundo, lo llorará», escribió Divinsky, director de Ediciones de la Flor.

Y ya lo están llorando. #Quino es tendencia en Twitter argentina con una avalancha de mensajes de despedida.

«A los tres años dibujé a mi tío. Descubrí que de algo tan simple como un lápiz, podían salir personas, caballos, trenes, montañas… Un lápiz es algo maravilloso», aseguraba Quino.

A los 13 años ingresó al colegio de Bellas Artes en Mendoza, pero pronto se sintió «cansado de dibujar ánforas y yesos» y volcó su genio en la historieta y el humor.

«Hablando se arriesga uno a decir cosas equivocadas sobre el bien y el mal», explicaba para justificar su parquedad con las palabras.

Crítico despiadado de su trabajo, se definía como un pésimo dibujante.

«Dibujaba muy mal… Cometí un gran error», sostuvo alguna vez quien dijo haber aprendido el oficio «sudando tinta».

Con apenas 18 años publicó su primera viñeta en Buenos Aires, pero no fue sino hasta los 30 cuando del trazo de su lápiz nació Mafalda, la niña que odia la sopa, concebida por encargo para una publicidad de electrodomésticos en 1963.

«Es una niña que intenta resolver el dilema de quiénes son los buenos y quiénes los malos en este mundo», según la definía su creador.

La campaña nunca vio la luz y Mafalda ‘durmió’ en una carpeta hasta 1964 cuando se publicó en el semanario Primera Plana de Buenos Aires por impulso de la esposa de Quino, Alicia Colombo, su inseparable compañera por más de medio siglo.

«Mi mujer ha sido la clave para que Mafalda sea conocida», había dicho al dedicarle a Alicia el premio Príncipe de Asturias en 2014.

Aunque nunca renegó de la fama mundial que le trajo Mafalda, Quino siempre la consideró un dibujo más.

Con el mismo desapego un día de 1973, en el apogeo de su celebridad, dejó de dibujarla, simplemente porque consideró que «se repetía».

«Nunca la quise más que a mis otros dibujos», dijo sobre la niña que hizo reír a generaciones.

Humilde y de inefable franqueza Quino se consideraba a sí mismo como un hombre «introvertido y ‘patadura’ para el baile, como todos los humoristas».

Aquejado por problemas de vista y con dificultad para desplazarse, en 2006 dejó de dibujar.

Lo que más lamentaba era que su mala visión le impidiera disfrutar de su otra pasión: el cine.

«La última vez que fui la pasé muy mal», confesó en 2014.

Sus últimos años los pasó repartiendo veranos entre Argentina y España, porque le disgustaba el invierno.

Como Mafalda, Quino fue un declarado amante de la libertad, aunque sufrió la censura desde sus primeros trazos.

«En Argentina debí autocensurarme porque cuando empecé a dibujar en Buenos Aires me dijeron claramente ‘nada de militares, nada de religión, nada de sexo’. Y entonces, yo hablaba de todo eso, pero de otra manera», rememoró alguna vez.

Cuando Mafalda llegó a España, durante la dictadura franquista, «salía con una banda que decía ‘solo para adultos’ y también fue censurada en Bolivia, Chile y Brasil», recordó alguna vez.

Tras el golpe de Estado en 1976 en Argentina, se marchó primero a Italia y luego a España, su segundo hogar.

En el sinfín de distinciones que recibió a lo largo de su vida destaca la Legión de Honor de Francia y el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades, ambos en 2014, en coincidencia con los 50 años de su criatura más famosa.

En esa ocasión el jurado destacó que «los lúcidos mensajes de Quino siguen vigentes por haber combinado con sabiduría la simplicidad del trazo del dibujo con la profundidad de su pensamiento».

Una de las últimas veces que se le vio en público fue en enero de 2015 en un acto en Buenos Aires para repudiar el atentado contra el semanario satírico francés ‘Charlie Hebdo’.

Allí fueron asesinadas 12 personas, entre estas cinco colegas, algunos de los cuales solían compartir con él mesas de café en París.

«Mafalda hubiera tenido una terrible pena por el atentado», dijo Quino, que asistió en silla de ruedas y con un cartel con la leyenda: «Yo soy Charlie».

(30/09/2020)

Comparte y opina:

Mafalda queda huérfana, murió Quino, su creador

Joaquín Salvador Lavado, más conocido como Quino, falleció a los 88 años de edad. El mundo comienza a conmoverse por la infausta pérdida.

/ 30 de septiembre de 2020 / 11:29

Joaquín Salvador Lavado, el creador de Mafalda. Foto: AFP

El dibujante e historietista argentino Quino, célebre artista por la creación de Mafalda, murió este miércoles a los 88 años, informó su editor en su cuenta de Twitter.

«Se murió Quino. Toda la gente buena en el país y en el mundo, lo llorará», escribió Daniel Divinsky.

Noticia en proceso…

Comparte y opina:

Mónica Ojeda presenta ‘Las Voladoras’, su primer libro de cuentos

La autora ecuatoriana presentó en la FIL de Guayaquil su más reciente libro publicado por una editorial española.

/ 30 de septiembre de 2020 / 09:03

La escritora Mónica Ojeda. Foto: zendalibros.com

El viernes, la autora ecuatoriana Mónica Ojeda presentó Las Voladoras, su primer libro de cuentos, publicado por la editorial española Páginas de Espuma. El libro fue presentado en una conferencia virtual, como parte de las actividades de la Feria del Libro de Guayaquil, según el portal El Comercio.

El libro cuenta con relatos, en su mayoría, protagonizados por mujeres en pueblos y ciudades ecuatorianos, con los mitos, simbología y tradición oral de los pueblos andinos jugando un papel clave al ser temáticas que siempre han atraído a la escritora guayaquileña.

Según la escritora María Fernanda Ampuero, quien también participó de la presentación del libro, los cuentos de Mónica Ojeda se valen de la mitología y simbología andina para narrar historias de mujeres violentadas por violaciones, incesto, feminicidio, abuso psicológico, pero también de toda la violencia que una mujer puede infligir a su propio cuerpo.

“Mi objetivo no es asustar, mi objetivo es que pensemos en el miedo”, declaró Ojeda en una entrevista con El Universo. La autora bautizó este libro en honor a una leyenda del pueblo Mira, en Ecuador, donde se decía que había brujas andinas. “Mujeres que se subían al techo, se untaban las axilas con miel y volaban”, dijo la escritora.

El libro estará disponible al público este 7 de octubre.

Comparte y opina: