La Revista

martes 7 jul 2020 | Actualizado a 01:21

La cantante Marianne Faithfull hospitalizada tras contraer el coronavirus

Marianne Faithfull fue uno de los iconos de los años 60. Saboreó la fama con solo 17 años gracias a la canción "As Tears Go By", escrita por Mick Jagger y Keith Richards de los Rolling Stones.

/ 5 de abril de 2020 / 08:32

La cantante y actriz británica Marianne Faithfull ha sido infectada con el virus corona. Foto: AFP - archivo

Por AFP

La cantante británica Marianne Faithfull, un icono de los años 1960, ha sido hospitalizada tras dar positivo por el nuevo coronavirus, informó el sábado su agencia de relaciones públicas.

«El representante de Marianne Faithfull (…) confirmó que ella estaba siendo tratada por el COVID-19 en un hospital de Londres», tuiteó Republic Media, una agencia especializada en la industria musical.

«Su estado es estable y responde bien al tratamiento. Le deseamos que se recupere pronto y completamente», agregó.

La artista estadounidense Penny Arcade, amiga de la cantante británica de 73 años, escribió en su cuenta de Facebook que Marianne Faithfull acudió al hospital el martes porque empezó a tener tos estando confinada.

«Ella superó y sobrevivió a tantas cosas en su vida, incluida la de ser Marianne Faithfull, que si se la lleva un virus sería una tragedia», escribió la estadounidense, cuyo verdadero nombre es Susana Ventura.

Marianne Faithfull fue uno de los iconos de los años 60. Saboreó la fama con solo 17 años gracias a la canción «As Tears Go By», escrita por Mick Jagger y Keith Richards de los Rolling Stones.

Además de ser cantante y compositora, también fue actriz a lo largo de sus cinco décadas de carrera, pero tuvo que lidiar con su adicción a las drogas y con problemas de salud. (05/04/2020)

Comparte y opina:

Bolsonaro se somete a test por sospecha de coronavirus

El Presidente de Brasil anunció a la cadena CNN que los resultados saldrán este martes. Bolsonaro ya se hizo anteriormente tres pruebas para detectar la enfermedad

/ 6 de julio de 2020 / 21:09

El Presidente de Brasil es un escéptico de la enfermedad. Foto: AFP

Por AFP

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, anunció este lunes a la cadena CNN Brasil que se sometió a un test por sospechas de coronavirus y que los resultados saldrán este martes.

Según la cadena televisiva, el mandatario, un escéptico de la pandemia, le contó a uno de sus reporteros que está con algunos síntomas del COVID-19, entre ellos 38º de fiebre, y que se hizo en el Hospital de las Fuerzas Armadas una radiografía de los pulmones. También le dijo que está tomando hidroxicloroquina de manera preventiva.

La AFP contactó con la oficina de prensa del Palacio de Planalto para confirmar, pero no obtuvo respuesta.

En un video grabado por uno de sus seguidores con los que suele hablar a las puertas de su residencia oficial en Brasilia, el mandatario, con una máscara blanca, dijo que acababa de volver del hospital, donde se hizo una «placa de pulmón».

«Está limpio el pulmón, ¿de acuerdo? Voy a hacer un test de COVID en un rato, pero está todo bien», declaró tras advertir que no podía acercarse mucho a sus simpatizantes.

Según los medios brasileños, los resultados del test se divulgarán el martes hacia el mediodía y el mandatario habría cancelado, de manera preventiva, sus compromisos oficiales de esta semana.

En su agenda para este martes, figura una reunión con el ministro de la Secretaría de Gobierno, Luiz Eduardo Ramos, por la tarde.

El presidente, de 65 años, ya se hizo anteriormente tres test para detectar el coronavirus. En mayo, fue obligado por la Corte Suprema a entregar los resultados, que dieron negativo.

Desde el inicio de la pandemia, Bolsonaro ha minimizado la enfermedad y participado en varios eventos públicos sin usar mascarilla, además de criticar las medidas de aislamiento social implementadas en varios estados.

El sábado, Bolsonaro publicó fotos en las redes sociales en las que se lo ve con el rostro descubierto junto a varios ministros y al embajador de Washington en Brasilia, durante un almuerzo de celebración del Día de la Independencia de Estados Unidos.

Y este lunes vetó otros dos artículos de la ley sobre el uso de mascarillas en lugares públicos para enfrentar la pandemia en Brasil, segundo país en número de muertos y de casos confirmados, después de Estados Unidos.

Según el último balance oficial, de este lunes, 1,6 millones de personas fueron contaminadas y 65.487 murieron de COVID-19 en Brasil.

(06/07/2020)

Comparte y opina:

Bolsonaro flexibiliza más la ley sobre uso de mascarillas, ya no es obligatorio usarlas en las cárceles

El Presidente de Brasil ha minimizado la enfermedad del coronavirus; también suprimió que los comercios expongan información sobre el uso correcto del tapabocas

/ 6 de julio de 2020 / 19:56

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, minimiza la pandemia. Foto: AFP

Por AFP

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, vetó otros dos artículos de la ley sobre el uso de mascarillas en lugares públicos para enfrentar la pandemia de coronavirus, que ya no es más obligatorio en las hacinadas prisiones del país.

También suprimió la obligación de que los comercios expongan informaciones sobre el uso correcto de los barbijos, según la nueva versión de la normativa publicada en el Diario Oficial de la Unión (DOU).

Bolsonaro ya había vetado el viernes los artículos de la ley, aprobada por el Congreso, que exigían el uso de mascarillas en comercios, fábricas e iglesias.

Este lunes, la ley redujo aún más su campo de aplicación, al ser suprimido el artículo que preveía el «uso de máscaras de protección individual en establecimientos carcelarios».

Según el gobierno, corresponderá a los estados y municipios adoptar las medidas preventivas relacionadas con las particularidades de cada sector.

El otro veto abrogó un párrafo que imponía a entidades y establecimientos colocar paneles informativos sobre el uso correcto de las máscaras y sobre el número máximo de personas admitidas en cada local.

Varios estados imponen el uso de mascarillas desde hace varias semanas, para combatir la propagación de la covid-19 que ya provocó casi 65.000 muertes en Brasil.

Desde el inicio de la pandemia, Bolsonaro ha minimizado la enfermedad causada por el coronavirus y participado en varios eventos públicos sin usar mascarilla, además de criticar las medidas de aislamiento social implementadas durante más de tres meses en varios estados.

Una jueza brasileña anuló la semana pasada un fallo que imponía al mandatario de ultraderecha el uso de mascarilla en lugares públicos de Brasilia, por considerarlo innecesario dado que ya es obligatorio en el Distrito Federal.

El sábado, Bolsonaro publicó fotos en las redes sociales en las que se lo ve con el rostro descubierto junto a varios ministros y al embajador de Washington en Brasilia, durante un almuerzo de celebración del Día de la Independencia de Estados Unidos.

Bolsonaro no infringió la ley dado que se hallaba en una propiedad privada, pero eso no le evitó las críticas de internautas por no dar un buen ejemplo.

(06/07/2020)

Comparte y opina:

Fallece Ennio Morricone, el Bethoven del spaghetti western

El compositor italiano falleció este lunes a los 91 años. Saltó a la fama por sus creaciones para el maestro Sergio Leone, mezclando música de orquesta y tradición popular.

/ 6 de julio de 2020 / 13:38

El compositor italiano Ennio Morricone falleció este lunes a los 91 años. Foto: AFP

Por AFP

El compositor italiano Ennio Morricone, fallecido este lunes a los 91 años, saltó a la fama por sus creaciones para el maestro del spaghetti western Sergio Leone, mezclando música de orquesta y tradición popular, entre las más de 500 obras que compuso para el cine.

Una de sus composiciones más memorables es sin duda la melodía con armónica que interpreta Charles Bronson en «Érase una vez en el Oeste”, en 1968.

A los seis años, Ennio Morricone, nacido el 10 de noviembre de 1928 en Roma, empieza a componer. A los 10, se apunta a un curso de trompeta en la prestigiosa Academia Nacional de Santa Cecilia, en Roma, donde llama la atención del profesor Goffredo Petrassi.

También estudia composición, orquestación y órgano. Después de formarse en la música clásica, empieza en 1961, a los 33 años, a trabajar en el mundo del cine, con «El federal» de Luciano Salce.

Según él, la música de las películas italianas es mediocre y sensiblera, y quiere renovarla con un estilo más de Hollywood.

La fama llega con «Por un puñado de dólares» (1964) de Sergio Leone. Su exitosa colaboración con el maestro del spaghetti western lo catapulta en el ámbito internacional.

Pero Morricone no se limita al western. Compone bandas sonoras para películas de época, como «Novecento» o «Vatel» y comedias como «La jaula de las locas».

También pone música a filmes comprometidos, como «Sacco y Vanzetti» («Here’s to You», cantado por Joan Baez), «La clase obrera va al paraíso» o «La batalla de Argel».

El secreto de su éxito: «Cuando entras en una película, la música llama a la puerta, tiene que preparar al espectador y salir sin hacer ruido, de puntillas».

Oscarizado tarde

Discreto y hogareño, Morricone salía poco de su casa en el centro de Roma. Su timidez hacía que se sintiera incómodo en los aplausos después de sus conciertos.

Durante toda su carrera, Morricone ha alternado entre «música ligera» y clásica, cine y televisión.

En los anales del séptimo arte quedarán, entre muchas otras, «Érase una vez en América», «El bueno, el malo y el feo», de Sergio Leone, o «Teorema», de Pier Paolo Pasolini.

Muchos de estas obras maestras serán reconocidas por su música. El genio de Morricone se basaba en sus mezclas, impuras, con componentes neoclásicos y de jazz, y también pop-rock.

Compuso además cerca de 80 obras clásicas, de música de cámara y para orquesta. Miembro del Gruppo di Improvvisazione Nuova Consonanza, compuso especialmente para el piano.

«Il maestro», que a veces parecía nervioso detrás de sus gafas, también dirigió grandes orquestas, como la de Milán.

A pesar de esta brillante carrera, Morricone no ganó ningún Óscar hasta 2007, cuando recibió la prestigiosa estatuilla por el conjunto de su carrera. En 2016, se llevó otra por «Los ocho más odiados» (o «Los odiosos ocho» en España) de Quentin Tarantino.

Nominado antes en cinco ocasiones, el compositor había admitido en una ocasión que le habían arrebatado el galardón estadounidense cuando competía con «La misión» (1986) de Roland Joffé, una de sus obras más memorables, con instrumentos precolombinos, corales litúrgicas, oboes y guitarras españolas.

Gran amante de la canción, Morricone se unió a la estrella portuguesa de fado Dulce Pontes para realizar el disco «Focus» (Universal) y a la francesa Mireille Mathieu para el álbum ‘Mireille Mathieu canta Ennio Morricone’ (1974).

(06/07/2020)

Comparte y opina:

El virus, protestas y el duro tono de Trump ensombrecen el fin de semana del 4 de Julio

Fiel al mensaje que ha estado repitiendo durante varios días, Donald Trump ignoró el sábado el nuevo brote de contagio que ha alarmando a las autoridades sanitarias

/ 4 de julio de 2020 / 18:50

Un toma de los próceres de Estados Unidos grabados en el Monte Rushmore. Foto: AFP

Por AFP

Estados Unidos celebra este sábado el Día de la Independencia en medio de un paisaje sombrío marcado por el avance del coronavirus, las protestas contra el racismo y un duro discurso del presidente del país, Donald Trump.

La pandemia de COVID-19 provocó el cierre de playas populares normalmente abarrotadas el fin de semana del 4 de julio en los extremos del país, ya que California y Florida sufren alarmantes oleadas de casos de virus. El alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, emitió una dura advertencia: “Deberías asumir que todos los que te rodean son infecciosos”.

En todo el país, los desfiles han sido cancelados, las bulliciosas barbacoas en los jardines de las casas se redujeron y las reuniones familiares se han pospuesto en medio de la preocupación por los viajes en avión y por la propagación del virus.

Algunos eventos se realizan de forma virtual, mientras estados y ciudades se enfrentan a un nuevo aumento del coronavirus, y aplican una mezcla de amonestaciones y prohibiciones.

Miami Beach, por ejemplo, ha impuesto un toque de queda para el fin de semana y declarado obligatorio el uso de mascarillas en público. Florida reportó el sábado un nuevo récord de contagios, que llegó a 11.458 casos en las últimas 24 horas.

El número de muertes por el coronavirus en Estados Unidos se acerca rápidamente a 130.000, aproximadamente un cuarto del total mundial.

Fuegos artificiales cancelados

Se estima que este año se canceló el 80% de los eventos. Normalmente el momento culminante son los espectáculos de fuegos artificiales, que suelen reunir a miles de personas. Algunos locales están pidiendo a las personas que vean los fuegos artificiales desde sus coches.

En todo caso, la guerra comercial de Estados Unidos con China ha dificultado más de lo habitual la adquisición de pirotecnia.

Mientras que las autoridades de ciudades y estados aplican prohibiciones para evitar la propagación del virus, algunos estadounidenses disfrutan en sus jardines como si la pandemia fuera una cosa del pasado.

En una muestra más de las señales confusas y contradictorias en este año, funcionarios locales de Washington desalentaron a los residentes a congregarse en la Explanada Nacional para contemplar el tradicional espectáculo de fuegos artificiales. Pero Trump, que el viernes realizó un mitin delante de los cuatro presidente tallados en el Monte Rushmore, planea estar en la explanada para dar un “saludo a Estados Unidos” acompañado de música y aviones militares.

Fiel al mensaje que ha estado repitiendo durante varios días, el multimillonario republicano ignoró el sábado el nuevo brote de contagio que ha alarmado a las autoridades sanitarias.

“Hemos sido golpeados por este terrible flagelo de China y ahora estamos a punto de salir de él”, dijo en un mensaje de vídeo al mediodía. “Nuestro país ha vuelto, las cifras de empleo son espectaculares”, insistió.

‘Violento caos’

Aunque en los discursos presidenciales del 4 de julio se suele ensalzar el patriotismo y la unidad nacional, Trump arremetió contra las manifestaciones contra el racismo que se desataron por la muerte del afroestadounidesne George Floyd a manos de la Policía.

A pesar de que la mayoría de las protestas han sido pacíficas, el presidente, que busca la reelección en noviembre y que quiere movilizar a su base política, denunció “un violento caos” en las calles de Estados Unidos y acusó a los manifestantes realizar “una campaña despiadada para borrar nuestra historia, difamar a nuestros héroes, borrar nuestros valores y adoctrinar a nuestros hijos”.

El demócrata Joe Biden, el que probablemente le disputará estas elecciones a Trump, mostró un tono diferente sobre las crudas tensiones raciales del país.

“Nuestra nación fue fundada sobre una idea simple: todos somos creados iguales. Nunca hemos estado a la altura, pero nunca hemos dejado de intentarlo. Este Día de la Independencia, no solo celebremos esas palabras, comprometámonos finalmente a cumplirlas”, dijo Biden en Twitter el sábado.

Las protestas se han convertido en algo normal en muchas ciudades de Estados Unidos desde la muerte de Floyd en mayo en Minneapolis. Más de una veintena de manifestaciones estaban previstas para el sábado en Washington.

Entre ellas se espera una marcha en memoria de George Floyd, que comenzará en el Monumento a Lincoln. El movimiento Black Lives Matter (La vida de los negros importa) tiene previsto una concentración en el Museo Nacional de Historia y Cultura Afroestadounidense.

Funcionarios de salud pública se han preparado para un nuevo pico en los casos de virus después de las celebraciones y protestas de este fin de semana.

Algunos relacionan el último brote con el resultado retrasado de las celebraciones generalizadas durante el feriado del Memorial Day a fines de mayo, y con la reapertura de las economías de algunos estados.

(04/07/2020)

Comparte y opina:

España reconfina a 200.000 personas por coronavirus que apaga fiesta nacional en EEUU

Donald Trump, muy criticado por la gestión de la crisis, solo mencionó brevemente el tema en un discurso el viernes por la noche en el famoso Monte Rushmore, donde se jactó de un país "justo y excepcional".

/ 4 de julio de 2020 / 15:32

Barcelona es una de las ciudades del reconfinamiento. Foto: AFP

Por AFP

España dispuso el sábado el reconfinamiento de 200.000 personas en Cataluña por nuevos brotes de coronavirus, mientras en el resto de Europa se levantan las restricciones y la pandemia sigue causando estragos en Estados Unidos, donde se limitaron las celebraciones de la fiesta nacional.

A lo largo y ancho de Estados Unidos, los festejos del 4 de julio, Día de la Independencia, se han visto ensombrecidos: los habituales desfiles han sido cancelados, se han reducido los festejos con barbacoas y se han aplazado las reuniones familiares.

Estados Unidos reportó 57.683 casos en las últimas 24 horas una cifra muy alta por tercer día consecutivo y sumó más de 2,7 millones de infectados acumulados. En total, han muerto casi 130.000 personas.

El sur y el oeste del país son los más azotados por el virus, y según el Washington Post, al menos 14 estados atraviesan su peor semana desde el inicio de la pandemia.

El presidente Donald Trump, muy criticado por la gestión de la crisis, solo mencionó brevemente el tema en un discurso el viernes por la noche en el famoso Monte Rushmore, donde se jactó de un país «justo y excepcional».

La situación ha obligado a poner freno al desmantelamiento de las restricciones que se estaba llevando a cabo en algunos estados y se han vuelto a cerrar bares y también playas, que en este fin de semana de fiesta nacional estarían abarrotadas.

En Europa, el continente más enlutado por la pandemia con casi 200.000 decesos, algunos países daban marcha atrás en sus etapas hacia una cierta normalidad.

Reconfinamiento

En España, donde hacía dos semanas que se había puesto fin al confinamiento, las autoridades sanitarias ordenaron nuevas restricciones a unos 200.000 habitantes en Lérida, en el nordeste, debido a la multitud de brotes del virus que registra esta región.

«Hemos decidido confinar la zona del Segrià (alrededor de la ciudad de Lérida), sobre la base de datos que confirman un crecimiento muy importante del número de contagios de covid-19», declaró a la prensa el presidente de Cataluña, el independentista Quim Torra.

El reconfinamiento empezó a las 12.00 locales y restringía las entradas y salidas de la zona. También quedaron prohibidas las reuniones de más de 10 personas y se suspendieron las visitas a las residencias de ancianos.

Entre tanto, en Barcelona, la Basílica de la Sagrada Familia, uno de los monumentos más visitados de España, volvió a abrir sus puertas el sábado tras más de tres meses, acogiendo con prioridad al personal sanitario, como forma de homenaje y agradecimiento por su compromiso durante la pandemia.

Estas medidas coinciden con la reapertura de las fronteras españolas a los visitantes de 12 nuevos países, después de que los ciudadanos de la UE y del espacio Schengen, además de los británicos, pudieran entrar a partir del 21 de junio.

España es uno de los países más afectados por la covid-19 con más de 28.300 muertos.

En Reino Unido, este sábado reabrieron pubs, restaurantes y cafés, tras meses de cierre, y los responsables del sector vaticinaban un fin de semana «histórico».

En un pub del norte de Londres, Andrew Slawinski, de 54 años, saborea su primera pinta de cerveza desde hace tres meses. «¡Es como ganar la Premier League!», dice.

En un llamado para reactivar la economía, el ministro de Finanzas, Rishi Sunak, alentó a los británicos a «ir al restaurante para ayudar» a proteger empleos.

La pandemia viral avanzaba también en Rusia, que este sábado superó los 10.000 muertos y los 674.000 casos.

La tasa de mortalidad del país es muy inferior a la de otros países vecinos con grandes números de contagiados, lo que suscita el temor de que las cifras puedan ser más altas.

En todo el mundo, el coronavirus se ha cobrado al menos 526.663 vidas, y ha causado más de 11,1 millones de contagios desde que irrumpió en China a finales del año pasado, según un recuento de la AFP basado en fuentes oficiales.

Mirar las cifras”

Con 2,8 millones de casos, América Latina ya superó a Europa en número de contagios.

Brasil, que registra más de un millar de decesos diarios, es el epicentro regional, con más de 63.000 muertos y 1,5 millones de contagios.

México es el segundo país de la región más afectado y ya roza los 30.000 fallecidos.

Por su parte, Chile vio la luz por primera vez en cuatro meses con un reporte el viernes de «cifras optimistas», que indica una reducción en el número de contagiados y en la cantidad de casos activos. El país suma 288.089 infectados y 6.051 decesos.

Ante esta situación en la que el virus no da tregua, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reiteró el viernes sus advertencias y urgió a los países afectados por la pandemia a «despertar» y luchar contra la enfermedad.

«Ya es hora de que los países miren las cifras. Por favor, no ignoren lo que les dicen los números», alertó el jefe de emergencias sanitarias de la institución, Michael Ryan.

(04/07/2020)

Comparte y opina: