La Revista

Tuesday 16 Aug 2022 | Actualizado a 11:28 AM

El director chileno José Luis Torres Leiva conversará con el público boliviano

Este miércoles, el Cineclubcito proyectará la cinta El viento sabe que vuelvo a casa (2016) y luego se la comentará con el realizador

/ 14 de abril de 2020 / 19:50

El Cineclubcito tendrá invitados especiales cada semana en su nuevo propuesta de proyecciones de cine No nos perdamos. Este miércoles a las 19.30 exhibirán El viento sabe que vuelvo a casa , del director chileno José Luis Torres Leiva, quien será parte de la sesión. La participación no tiene ningún costo y requiere inscripción previa  en el link https://t.co/txbSVbAYKU

En un lugar indeterminado entre la ficción y la realidad, El viento sabe que vuelvo a casa retrata la aventura del cineasta Ignacio Agüero, quien llega a unas islas al sur de su Chile natal en busca de una pareja cuyo amor prohibido los ha convertido en los “Romeo y Julieta” locales, explica Diego Mondaca, parte del equipo del Cineclubcito. 

Ignacio Agüero, el protagonista, —quien además asume los papeles de mediador y entrevistador— es un premiado director de cine que se hizo conocido por ser uno de los directores de la campaña televisiva contra la elección del presidente de facto Augusto Pinochet, en 1988, conocida como No, Chile la alegría ya viene. En esta ocasión cambia de rol y trabaja bajo la guía de su compatriota José Luis Torres Leiva, quien ha filmado diferentes cortometrajes, largometrajes y documentales estrenados y premiados en eventos como el Festival de Cine de Venecia.

No nos perderemos es una iniciativa virtual del Cineclubcito, plataforma que organiza proyecciones de cine latinoamericano en restaurantes y centros culturales en diferentes departamentos de Bolivia. Esta será su segunda sesión.

“Primero decidimos liberar material especialmente elegido por nosotros. Luego vimos que muchas plataformas imitaron el gesto y decidimos replantearnos nuestra respuesta a la cuarentena. Así nació esta actividad, donde también buscamos dar a conocer el trabajo de nuestros cómplices, aquellos lugares que nos han acogido y con los que trabajamos, es por eso que durante las proyecciones cada uno de ellos tendrá un espacio para dar a conocer sus proyectos”, detalla Mondaca.

Entre los aliados estratégicos de este equipo —conformado por Mariana Ríos, Esteban Prudencio, Pablo Serrano, Jordi Casanueva, Diego Mondaca e Isabel Collazos— están Efímera (La Paz), LaLibre – Proyecto Social y Cultural y Muy Waso (Cochabamba), Hostal CasArte Takubamba (Sucre), Casa Creart (Tarija) y Kiosko Galería (Santa Cruz).

Comparte y opina:

Sebastián Yatra regresa a Bolivia luego de tres años

El artista colombiano ofrecerá este martes un concierto en la sede de gobierno, como parte del denominado Dharma Tour.

El artista colombiano, en un concierto que es parte de su reciente gira. Foto: AFP.

/ 16 de agosto de 2022 / 10:54

Este lunes por la tarde, el artista colombiano Sebastian Yatra llegó a Bolivia para ofrecer dos conciertos como parte de la gira internacional Dharma Tour, que es el nombre de su más reciente disco.

El cantante arribó inicialmente a Santa Cruz para luego viajar a La Paz, dónde este martes actuará en el Teatro al Aire Libre. En su paso por el aeropuerto de Viru Viru se lo vio amable y accesible a las fanáticas que lo recibieron.

De acuerdo con los organizadores, las puertas del recinto se abrirán a las 18.00 y se prevé que el artista inicie su presentación a las 21.00. Los Bolitas y Uno 70 son los grupos nacionales que abrirán el show musical.

“Hola Bolivia, La Paz, ¿cómo están? Soy Sebastián Yatra. Los espero este 16 de agosto en el Teatro para el Dharma Tour. Un beso gigante. Ahí nos vemos”, dijo el artista a través de un video.

Yatra regresará a Bolivia luego de tres años. Actuará el lunes en La Paz y el martes en Santa Cruz. Antes de Bolivia, el intérprete de canciones como Tacones rojos, Traicionera, Pareja del año, Devuélveme el corazón, Cómo mirarte, Robarte un beso, entre otras, se presentó en Argentina y posteriormente se dirigirá a Perú.

El concierto es organizado por BG Entertainment y Bizarro, productoras que anunciaron un escenario de más de 20 metros y más de 150 metros de pantallas LED para la ocasión.

Los precios de las entradas son de Bs 820 para el sector Súper VIP, 570 para VIP, 420 para platea y 220 para el sector general.

Sebastián Yatra es un galardonado cantante y compositor de 27 años, que en sus canciones fusiona las letras románticas con el reggaetón moderno.

Comparte y opina:

Por primera vez, una boliviana es nombrada Wikimedista del Año

La paceña Olga Paredes edita Wikipedia desde hace 10 años.

El momento en el que anunciaron a Paredes que ganó el premio.

Por Giannina Machicado

/ 16 de agosto de 2022 / 01:59

Empezó en la edición de contenidos de Wikimedia al ver que la información sobre Bolivia era escasa. Una década después, Olga Paredes recibió el premio a Wikimedista del Año, con el que se convierte en la primera boliviana en conseguir ese logro.

“Te felicitamos por el trabajo desempeñado en torno al conocimiento libre, la reducción de la brecha de género y por tu liderazgo en la comunidad de Wikimedistas de Bolivia”, fue el mensaje que dedicó la Fundación Wikimedia a Paredes. Este año, la premiación durante Wikimanía —el evento mundial de encuentro de wikimedistas— se realizó en línea.

“Estoy muy emocionada. Fue una gran sorpresa para mí, porque la tradición en el movimiento es que te citan para una conversación sobre cualquier tema y luego te sorprenden avisándote que te han nominado. Entonces, es algo que aún estoy procesando”, dijo emocionada a LA RAZÓN la arquitecta e investigadora.

Paredes, de 38 años de edad, integra Wikimedistas de Bolivia, grupo de voluntarios que consiguió el reconocimiento en octubre de 2018 luego de un trabajo que se inició en 2007. Actualmente son 50 los miembros en el país que realizan actividades más estables, además de personas que se unen de manera esporádica.

“Antes aprendí a editar Wikipedia, porque había una situación más desequilibrada que la de ahora, ya que no había contenido sobre Bolivia o que refleje a cabalidad muchas cosas. Entonces, en algún momento vi un artículo sobre el Illimani y esperé a que, al igual que otras montañas que son íconos, hubiera mucha información y no la había. Descubrí que había la opción de editar y seguí mejorando cosas y aprendiendo un montón”, dijo Paredes sobre su comienzo en el mundo Wiki.

“Al poco tiempo me contactaron personas que por entonces estaban promoviendo la edición de Wikimedia en Bolivia y luego me uní al grupo que tiene como principal característica promover la construcción de conocimiento libre desde Bolivia”, agregó la arquitecta que además de dedicarse a la investigación, realiza talleres y actividades de edición para interesados en aprender a editar Wikipedia, Wikidata o Wikimedia Commons o que se preguntan cómo podrían publicar textos u otros trabajos.

“Creo que todos tenemos un espíritu de wikimedista cada vez que queremos compartir algo y éste es el espacio donde uno puede compartir sus conocimientos sobre diferentes pasiones”, resaltó sobre la importancia de ese proyecto virtual.

PROYECTO.

El premio a Wikimedista del año fue establecido en 2011 por el fundador de Wikipedia, Jimmy Wales. Inicialmente el premio era conocido como Wikipedista del año.

La Fundación Wikimedia gestiona Wikipedia y otros proyectos con el propósito de crear experiencias de software para leer, contribuir y compartir contenidos; además de abogar por políticas que permitan que el conocimiento libre prospere.

Actualmente, Wikimedistas de Bolivia trabajan en el proyecto “Leamos Wikipedia en el aula”, que buscará brindar a docentes de secundaria una lectura más crítica y útil sobre esa famosa enciclopedia online para aplicarlos en las unidades educativas.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Títeres Elwaky festeja regresa a La Paz con sus ‘Historias de circo’

El elenco cochabambino llega a la sede de gobierno para realizar dos presentaciones en la Cinemateca Boliviana, como parte de los festejos de 20 años de trayectoria.

Una presentación del elenco cochabambino. Foto: Títeres Elwaky.

/ 15 de agosto de 2022 / 16:54

Historias de circo, una propuesta teatral a cargo de Títeres Elwaky, el colectivo cochabambino que llega a La Paz para presentar esta obra el sábado 20 y domingo 21, en la Cinemateca Boliviana, a las 16.00.

“En Historias de circo, Don Domingo, su cuidador, barre y recuerda anécdotas de viejos amigos artistas que pasaron por la carpa del espacio de entretenimiento y son la equilibrista Susana, el domador Dimitri y el payaso Fenelon con su triste y tonta historia”, adelantó el director del elenco, Grover Laredo.

Esta visita es parte de la celebración de los 20 años de vida de Títeres Elwaky, que inició el emprendimiento de la familia Loredo Cárdenas, de hacer arte la noche del 15 de julio de 2002, bajo la idea de recuperar a los típicos muñecos y este tipo de artes escénicas para la sociedad cochabambina y boliviana.

“Al día siguiente de esa noche histórica, nos vimos construyendo muñecos con papel maché, técnica que habíamos ejercitado en la escuela. A la semana siguiente, comenzamos con ensayos e improvisaciones sobre algunas canciones de Les Luthiers para después realizar nuestra primera presentación pública para alumnos de primaria de una escuela vecina”, cuenta Loredo.

A la fecha el elenco se presentó constantemente en el teatrito del Parque Vial de Cochabamba, espacio referencial para los titiriteros latinoamericanos. Además, realizaron caravanas por el área rural de distintos departamentos del país. El grupo artístico realizó más de 4.000 funciones.

Entre sus actividades más relevantes, estuvieron a cargo de la organización del Festival Internacional de Títeres, realizado en Cochabamba en catorce versiones; también hicieron giras internacionales por Argentina, Perú, Chile, Alemania, y se capacitaron en talleres de Cuba, España y Argentina.

“Títeres Elwaky tuvo la oportunidad de explorar otras posibilidades, es así que Un cachito de Alfaro y Cuéntame que te cuento son las primeras dos series ficcionales de televisión protagonizadas por títeres del elenco”, agregó el artista.

Para mayor información y venta de entradas sobre las funciones del elenco, están disponibles los celulares 76558885 y 72210859.

Comparte y opina:

El cantante R. Kelly, juzgado por nuevo caso de delitos sexuales

Muchas víctimas contaron que habían conocido a su ídolo en un concierto y después alguien había deslizado un pequeño papel con los datos de contacto del artista.

El cantante R. Kelly al llegar a una audiencia en un tribunal de Chicago, en Estados Unidos, para una audiencia por cargos de delitos sexuales. Foto: AFP.

Por AFP

/ 15 de agosto de 2022 / 15:32

La estrella de R&B R. Kelly, condenado a 30 años de cárcel en junio por delitos sexuales, comparece de nuevo esta semana por cargos similares ante un tribunal de su ciudad natal, Chicago, donde el lunes comenzó la selección del jurado.

Robert Sylvester Kelly, de 55 años, fue declarado culpable en Nueva York de haber dirigido durante tres décadas un «sistema» de explotación sexual de jóvenes, algunas de ellas adolescentes, y condenado a finales de junio a pasar tres décadas tras las rejas.

En el tribunal de Chicago se le acusa de obstrucción de la justicia, producción de pornografía infantil y actividad sexual ilegal con una menor de edad.

Él y dos exsocios están acusados de obstruir el juicio por pornografía infantil de 2008, en el que el jurado lo declaró inocente, al amenazar y sobornar a una víctima que finalmente no declaró, pero esta vez se espera que lo haga.

Los otros dos acusados son su exrepresentante Derrel McDavid y un antiguo empleado, Milton June Brown. Se prevé que el juicio dure unas cuatro semanas.

Su abogada, Jennifer Bonjean, pidió que se excluya del jurado a cualquiera que haya visto el documental Surviving R. Kelly, que da voz a varias de sus víctimas, pero el juez Harry Leinenweber negó la petición.

La condena de R. Kelly en Nueva York, la primera en un juicio en el que la mayoría de las partes civiles eran mujeres negras, se consideró un punto de inflexión en el movimiento #MeToo.

Los debates arrojaron luz sobre el «sistema» de R. Kelly para atraer a jovencitas y violarlas, con la complicidad de personas de su entorno.

Muchas víctimas contaron que habían conocido a su ídolo en un concierto y después alguien había deslizado un pequeño papel con los datos de contacto del cantante.

También se le procesa en otros dos estados.

Comparte y opina:

‘Bosco’, el viaje de la uruguaya Alicia Cano a sus raíces en una Italia en extinción

Tras cosechar cerca de una decena de premios internacionales, acaba de superar su decimosegunda semana en cartel en Uruguay, un éxito inimaginable en este país.

La directora del documental uruguayo 'Bosco', Alicia Cano Menoni, posa en una sala de cine en Montevideo. Foto: AFP.

Por AFP

/ 15 de agosto de 2022 / 15:04

Un pueblo de la Toscana está en vías de desaparecer: sus habitantes se van o mueren mientras es tragado por el bosque. Del otro lado del océano, en Uruguay, un anciano le habla de aquel recóndito paraje de sus ancestros a su nieta, que decide hacer un documental.

La nieta es Alicia Cano Menoni y el resultado es Bosco, un filme que teje los relatos nostálgicos de su abuelo con las alegrías y tribulaciones de los últimos residentes de Bosco di Rossano y su naturaleza indomable.

El largometraje, el tercero de la directora uruguaya, se alzó el año pasado como mejor documental en el Festival de Málaga (España) y se proyectó en Cannes.

Tras cosechar cerca de una decena de premios internacionales, acaba de superar su decimosegunda semana en cartel en Uruguay, un éxito inimaginable en este país.

A finales de agosto comenzará a exhibirse también en España e Italia.

El documental habla de «la pertenencia, de lo que queda de un lado y otro del Atlántico después de una centuria, después de una migración que se dio por necesidad y no por deseo», dice a la AFP Cano, de 40 años.

Su tatarabuelo fue uno de los fundadores de Bosco. Su abuelo Orlando nació en la ciudad uruguaya de Salto (norte) en 1917, después de que los Menoni emigraran por la guerra. Él nunca había visto, ni en fotos, la aldea de sus orígenes.

La cineasta, también salteña, creció escuchando aquellas historias de Bosco, pero ella sí decidió ir a conocerlo.

Al llegar se sintió inmediatamente ligada a él. Sus únicos 13 lugareños la recibieron «de brazos abiertos» y le ofrecieron una casa para su estadía. Regresó año tras año.

«Fui la primera en volver después de esa emigración de inicios del siglo XX, me recibieron como la parienta que volvía ‘de l’America'», recuerda.

En cada nueva visita registraba todo con su cámara, aunque sin tener muy claro para qué.

La constatación de que tenía entre las manos un documental le llegó 13 años después de pasar filmando «obsesivamente» aquella aldea de fábula y, en paralelo, el patio de la casa uruguaya de sus abuelos.

Aprender a despedirse

Bosco es una reflexión sobre «el significado del hogar y sobre cómo aprendemos a despedirnos de las cosas y las personas amadas, adónde va aquello que desaparece, en qué se transforma», resume la realizadora, que también ha escrito y dirigido series documentales para la televisión italiana.

El enclave en medio de las montañas tiene 123 casas. Doce están ocupadas por animales, nueve se usan como depósito de alimentos y solo siete siguen habitadas por personas. El resto están vacías, según cuenta el filme en los primeros minutos. También tiene un cementerio con 639 lápidas.

Durante casi una hora y media, el espectador se sumerge en una atmósfera de ensoñación: una mujer que cuenta los pasos al subir una cuesta, otra que habla con vecinos muertos, cabras que invaden una vivienda, hojas que caen, una lagartija que come una cucaracha, un hombre que cierra los ojos y «rememora» paisajes que jamás vio.

La cámara se acerca a los rostros surcados de arrugas de Orlando Marciano Menoni Menoni, el abuelo, y de Rita, la pastora de Bosco, mientras sus voces evocan el paso del tiempo, que la obliga a ella a dejar a sus amadas cabras por cuidar a su marido enfermo y a él lo priva de su querido patio, al verse obligado a mudarse de casa.

«Las personas van envejeciendo y tienen que tomar decisiones vinculadas a las pérdidas, y los personajes aprenden y enseñan a despedirse de las cosas», dice Cano.

Eso hace de Bosco una película «muy universal, donde todas las personas pueden espejarse», añade.

Y lo que su propia obra le enseñara sobre el desapego y la despedida adquiriría un nuevo sentido en 2020 cuando, con 103 años, falleció su abuelo. Por fortuna, antes de marcharse pudo ver buena parte de aquel bosque a través de los ojos de Alicia.

Comparte y opina:

Últimas Noticias