La Revista

viernes 14 may 2021 | Actualizado a 08:35

Mick Jagger y Will Smith recaudan fondos contra el coronavirus en concierto virtual

Decenas de miles de usuarios siguieron el evento, en el que participaron más de 70 celebridades del país, como el capitán del equipo nacional de críquet, Virat Kohli, junto con artistas de todo el mundo, en el espectáculo "I for India" ("Yo por India"), retransmitido por Facebook.

El actor Will Smith y la leyenda del rock Mick Jagger. Foto: Captura

Por AFP

/ 3 de mayo de 2020 / 19:56

El «rey de Bollywood» de India, Shah Rukh Khan, junto con estrellas internacionales como el actor Will Smith y la leyenda del rock Mick Jagger, ofrecieron un concierto en línea de casi cinco horas este domingo para recaudar fondos para los afectados por la pandemia de coronavirus.

Decenas de miles de usuarios siguieron el evento, en el que participaron más de 70 celebridades del país, como el capitán del equipo nacional de críquet, Virat Kohli, junto con artistas de todo el mundo, en el espectáculo «I for India» («Yo por India»), retransmitido por Facebook.

«Puedo, lo haré y debo ayudar», declaró Khan tras cantar una canción en clave de humor que explicaba que, después de la crisis, «todo estará bien».

Jagger y Smith hablaron sobre las dificultades que atraviesan los trabajadores migrantes del campo, muchos de los cuales perdieron sus trabajos y ahora pasan hambre a causa del confinamiento impuesto desde finales de marzo para atajar la progresión de la epidemia.

«Quizá hayan perdido sus empleos, quizá hayan perdido sus casas. Ellos y sus familias quizá pasen hambre. Así que me gustaría pedirles que donen. Por favor, donen lo que puedan», dijo el cantante de los Rolling Stones, Mick Jagger.

En el acto participaron actores y actrices de Bollywood y corales locales que cantaron o expresaron lo importante que era recaudar dinero para los más necesitados.

Algunos famosos entrevistaron a médicos y expertos sobre el virus y sobre cómo trabajan los profesionales sanitarios para hacer frente a la pandemia.

El concierto estuvo organizado por los directores de Bollywood Karan Johar y Zoya Akhtar y logró recaudar, de momento, 37,5 millones de rupias (unos 499.000 dólares), algo más de la mitad del objetivo marcado, de 60 millones de rupias.

El importe total recabado será igualado por importantes fundaciones como la Fundación Bill & Melinda Gates, dijeron los organizadores el domingo.

Los fondos recogidos se donarán a más de 100 grupos que proporcionan comida y otros servicios esenciales durante la crisis.

Este dinero es necesario para ayudar a «todos aquellos que no tienen trabajo ni domicilio, y que no saben de dónde sacarán su próxima comida», explicaron los organizadores.

El confinamiento impuesto el 25 de marzo, y al menos hasta el 17 de mayo, a los 1.300 millones de indios dejó en riesgo a millones de trabajadores y dio un gran mazazo a la tercera economía de Asia.

Este domingo, el país había registrado más de 40.000 casos de COVID-19 y 1.306 muertes.

Comparte y opina:

Propiedad colectiva acerca obras de arte y coleccionables al gran público

Slugger, apodo de un coleccionista que prefiere el anonimato, ganó 500% sobre sus partes de una caja de cartas de Pokemon que tenían un precio inicial de $us 125.000.

Cuadros de Basquiat.

Por AFP

/ 14 de mayo de 2021 / 08:24

Un Basquiat o un Ferrari al alcance de todos los bolsillos es la promesa de las plataformas de propiedad compartida o fraccionada, cada vez más numerosas y que venden participaciones en objetos raros, incluso por unos pocos dólares.

Convertir un cuadro de $us 6 millones en 284.420 partes de $us 20 dólares: es la operación que realizó la plataforma Masterworks, con The Mosque, de Jean-Michel Basquiat, en la primavera boreal de 2020.

No se trata de colgar el cuadro en casa o tener un Lamborghini en el garaje, ni guardar esas seis botellas de Romanée-Conti en la bodega.

Como propietario de una fracción de uno de estos objetos, equivalente a acciones de una sociedad cotizada en bolsa, cualquier persona puede beneficiarse directamente de un alza del valor de esos bienes, como si fuera un rico coleccionista.

Bien se trate de cuadros o tarjetas de béisbol, «no es una nueva industria», destaca Ezra Levine, director general de Collectable, una plataforma especializada en objetos deportivos de colección.

«No es como las criptomonedas, que se inventaron hace diez años», explica. «Son los mecanismos que tienen las personas para participar (de este mercado) que cambiaron radicalmente», afirma.

Cartas de Pokemon

Slugger, apodo de un coleccionista que prefiere el anonimato, ganó 500% sobre sus partes de una caja de cartas de Pokemon que tenían un precio inicial de $us 125.000.

«Estas plataformas abrieron esa categoría de activos a personas que no tienen los medios para comprar una tarjeta (de colección de Michael) Jordan», resume John Schuck, quien tiene participaciones por unos 20.000 dólares en autos, cuadros y objetos deportivos.

El concepto de propiedad compartida de activos físicos no es nuevo y comenzó en el sector inmobiliario. Desde hace dos décadas se amplió a jets privados o yates, pero con precios de entrada muy altos, inaccesibles para el gran público. Las nuevas plataformas los bajaron radicalmente, a menos de $us 10 por parte, fracción o acción.

Esos precios permiten comprar, por ejemplo, calzado deportivo de colección, que se volvió objeto de culto para la cultura «sneaker», explica Gerome Sapp.

Su plataforma, Rares, pondrá en venta a mediados de junio acciones de un par de Nike Air Yeezy 1 inspirados por el cantante Kanye West, que compró en $us 1,8 millones a fines de abril, un récord.

Comparte y opina:

Vuelve el Titanic, en los confines de China

Como el original, la réplica de Su mide 260 metros de eslora. Fueron necesarios seis años para construirla, el doble que el verdadero Titanic, un centenar de obreros y 23.000 toneladas de acero.

Titanic chino.

Por AFP

/ 14 de mayo de 2021 / 08:01

En los confines del interior de China, una réplica de tamaño real del Titanic empieza a tomar forma en medio de los campos, antes de recibir a turistas en un parque temático dedicado al mítico transatlántico.

En Suining (suroeste), cuatro grúas se elevan en torno a una inmensa bodega seca, junto a un río. Un enjambre de obreros se activa alrededor del casco del gigante navío.

De la obra saldrá una gigantesca réplica del Titanic, el tristemente célebre barco que naufragó hace más de un siglo en el océano Atlántico, causando la muerte a más de 1.500 pasajeros y miembros de la tripulación.

«Es un proyecto muy complicado» afirma a la AFP Su Shaojun, creador de la iniciativa. «Construimos un barco grande como un portaaviones» en tierra, explica Su en su oficina, frente a una réplica del transatlántico.

En Suining, el mar más cercano está a más de 1.000 kilómetros. Pero el empresario está convencido de que los turistas vendrán pese a todo a visitar su «Titanicland», su parque temático dedicado al navío.

El coste del proyecto es de $us 1.450 millones y la inauguración está prevista a fin de año.

El Titanic fue en su época el mayor barco de pasajeros jamás construido.

Este mastodonte, considerado insumergible, sufrió el que es considerado el mayor desastre de la historia marítima.

Como el original, la réplica de Su mide 260 metros de eslora. Fueron necesarios seis años para construirla, el doble que el verdadero Titanic, un centenar de obreros y 23.000 toneladas de acero.

Todo, desde el comedor hasta las cabinas de lujo, pasando por los picaportes de las puertas, está inspirado del original.

Para mayor realismo, una verdadera máquina de vapor dará la impresión a los visitantes de estar realmente en el mar.

DiCaprio en la inauguración

«Expertos e historiadores han corroborado los planes de construcción», afirma Su. El precio de una noche de «crucero» en esta réplica será de $us 310.

Antes de subir «a bordo», los turistas atravesarán el parque en minibus, con fondo sonoro del inevitable My heart will go on de Céline Dion, banda original de la película Titanic con Leonardo DiCaprio y Kate Winslet.

Como en todo el mundo, el filme tuvo un éxito enorme en China, cuando salió en 1997.

Y el transatlántico volvió a ocupar portadas en China tras la salida de un inédito documental que reveló la historia de seis supervivientes chinos del naufragio.

Pese al interés de los chinos por el Titanic, algunos se interrogan sobre la viabilidad de la réplica.

Hace algunos años, una copia de un portaaviones estadounidense que había costado $us 15 millones fue abandonada poco después de su inauguración.

El empresario Su es, sin embargo, optimista y espera recibir entre dos y cinco millones de turistas cada año.

«Para la ceremonia de inauguración nos gustaría invitar a Jack (Leonardo DiCaprio), Rose (Kate Winslet)», los dos principales personajes de la película «y a James Cameron», su director, dice Su.

El Titanic, que zarpó el 10 de abril de 1912 de Southampton (sur del Reino Unido) con destino a Nueva York, naufragó tras chocar contra un iceberg frente a las costas de Canadá.

Los restos del barco, descubiertos en 1985, reposan a 4.000 metros de profundidad.

Comparte y opina:

Ciao bambini: el desplome de la natalidad en Italia

Menos niños hoy en día significa menos adultos en el futuro que trabajen y aporten con sus impuestos al Estado, por lo que el país tendrá dificultades para mantener el nivel de vida de una población envejecida.

Por AFP

/ 14 de mayo de 2021 / 07:51

Cuando Daniela Vicino comenzó a enseñar en Sicilia, en el sur de Italia, hace unos 30 años, tenía alrededor de 30 estudiantes por clase. Una cifra que se ha reducido a casi la mitad en el curso de estos decenios debido a la caída de la tasa de natalidad.

Ahora tiene entre «18 a 20 estudiantes como máximo y en algunos casos entre 15 y 16», contó a la AFP en Caltagirone, una localidad del sureste de Sicilia. «Es muy doloroso», confiesa.

Italia ha registrado durante mucho tiempo una de las tasas de natalidad más bajas de Europa, pero la situación ha empeorado aún más con la pandemia de coronavirus.

El año pasado, la población de Italia se redujo de casi 400.000 unidades, perdió aproximadamente el equivalente de una ciudad grande como Florencia.

Cuenta con un total de 59,3 millones de habitantes, ya que el número de muertos se disparó, los nacimientos se desplomaron y la inmigración se ralentizó.

Menos niños hoy en día significa menos adultos en el futuro, que trabajen y aporten con sus impuestos al Estado, por lo que el país no sólo será menos productivo sino que tendrá dificultades para mantener el nivel de vida de una población envejecida.

Desde hace tiempo ese fenómeno preocupa a las sociedades occidentales y en particular a Italia, una de las economías menos dinámicas entre los países más industrializados.

El primer ministro Mario Draghi prometió encarar el problema y ha programado más jardines infantiles, ayuda a las mujeres que trabajan y acceso fácil a préstamos para adquirir la propia residencia a las parejas jóvenes en el marco del colosal programa de $us 267.000 millones para reactivar la economía con fondos de la Unión Europea.

«Para poner a los jóvenes en condiciones de formar una familia, debemos cumplir tres requisitos: protección social adecuada, un techo y un trabajo estable», explicó ante el Parlamento Draghi, expresidente del Banco Central Europeo (BCE).

El sistema de protección social italiano está centrado actualmente en las personas mayores, y el pago de pensiones y el gasto sanitario absorben la mayor parte del presupuesto, dejando pocos recursos para las generaciones más jóvenes.

Sin oportunidades laborales

Golpeada por la crisis económica, la ciudad de Caltagirone, localizada en lo alto de una colina y famosa por sus coloridas cerámicas y arquitectura barroca, inscrita en el patrimonio de la humanidad por la Unesco, es un ejemplo concreto de la actual crisis demográfica.

El número anual de nacimientos se redujo a la mitad entre 1999 y 2019, pasando de 532 a 265, según el Instituto Nacional de Estadística (Istat), lo que la convierte en una de las diez ciudades italianas donde más se ha desplomado la natalidad.

«Esas cifras no me sorprenden», reaccionó a la AFP el alcalde de Caltagirone, Gino Ioppolo, quien atribuye parte de la caída a factores externos, en particular al cierre en 2019 de un gran campamento de migrantes en Mineo, una localidad vecina, que utilizaba la maternidad local.

El director de una escuela local, el exalcalde Franco Pignataro, calcula que el número de sus alumnos se ha reducido de aproximadamente un tercio en los últimos 15-20 años.

«En los últimos años la situación ha empeorado mucho», observa, tras explicar que los jóvenes se van en masa de Caltagirone porque «no hay oportunidades laborales».

Luca Giarmana, de 27 años, aún vive en Caltagirone, aunque se siente una minoría: de sus treinta compañeros de secundaria, el 90% se ha ido y sólo uno ha tenido un hijo.

«Se debe al declive general de la economía en los últimos 20 años, a las dificultades para encontrar un trabajo y una situación estable, condiciones indispensables para fundar una familia», resume.

Comparte y opina:

Un cuadro de Picasso se vende por $us 103 millones en Nueva York

'Mujer sentada junto a una ventana (Marie-Therese)' fue adquirida hace solo ocho años por su actual propietario en una subasta de Londres por $us 44,8 millones.

Cuadro de Pablo Picasso.

Por AFP

/ 14 de mayo de 2021 / 07:40

La obra de Pablo Picasso Mujer sentada junto a una ventana (Marie-Therese) se vendió el jueves por $us 103,4 millones en la casa de subastas Christie’s de Nueva York, según informó la empresa.

El cuadro, terminado en 1932, se vendió por $us 90 millones, que se elevaron a $us 103,4 millones cuando se añadieron los honorarios y las comisiones, tras 19 minutos de puja, dijo Christie’s.

La venta confirma la vitalidad del mercado del arte, que no ha sufrido realmente los efectos de la pandemia, pero también el estatus especial de Pablo Picasso (1881-1973).

La misma pintura fue adquirida hace solo ocho años por su actual propietario en una subasta de Londres por $us 44,8 millones, menos de la mitad del precio ofrecido el jueves.

Cinco obras del pintor español han traspasado ya el umbral simbólico de los $us 100 millones.

Incluso antes de esta venta, ya estaba solo a la cabeza en este club tan cerrado, con cuatro cuadros, entre ellos Les femmes d’Alger, que ostenta el récord de un Picasso, $us 179,4 millones, en mayo de 2015.

Es la primera vez en dos años que una obra supera los $us 100 millones, ya que una copia de la serie Meules de Claude Monet alcanzó los $us 110,7 millones en Sotheby’s de Nueva York.

El martes, el lienzo In This Case del pintor estadounidense Jean-Michel Basquiat se vendió por $us 93,1 millones en Christie’s durante la primera de las grandes ventas de la primavera boreal, una de las dos reuniones más importantes a nivel mundial.

Comparte y opina:

Campamentos populares: el rebrote abrupto de la pobreza en Chile

La proliferación de carpas en las calles, la instalación de cientos de ollas comunes no se veía desde la dictadura de 1973 a 1990.

Pobreza en Chile.

Por AFP

/ 14 de mayo de 2021 / 07:31

«Llegamos acá y fue otra vida», se queja Elizabeth González, obligada como miles de chilenos a vivir en un campamento o asentamiento informal, una de las caras más visibles del incremento de la pobreza en Chile, que rebrotó tras las protestas sociales y la pandemia.

El poder político del país creía que el drama de la pobreza había logrado controlarse en sus años de bonanza económica, pero si bien las multitudinarias movilizaciones que estallaron a partir del 18 de octubre de 2019 impactaron en la actividad productiva, la pandemia de coronavirus golpeó cuando la economía salía a flote a principios de 2020, y paralizó con restricciones amplias durante meses diversos rubros.

La proliferación de carpas en las calles, la instalación de cientos de ollas comunes, como no se veía desde la dictadura (1973-1990), y el incremento en casi el doble del número de familias que viven en campamentos, retrata la forma en que la pobreza ha resurgido en Chile.

«Me cambió (la vida) un 100%. Nosotros arrendábamos pero después ya no nos dio para arrendar; teníamos orden de desalojo y tuvimos que llegar acá y fue otra vida diferente, me costó mucho acostumbrarme», narra a la AFP Elizabeth González, que hace poco más de un año llegó a vivir al campamento La Cancha, levantado sobre uno de los cerros del municipio de Lo Barnechea, en el este de Santiago.

Como ella, cerca de 100 familias se instalaron en este lugar, un bolsón de pobreza en uno de los barrios más ricos de Santiago, donde construyeron pequeñas viviendas de madera y lata, que no cuentan con servicios básicos y contrastan con las lujosas mansiones emplazadas en la misma comuna.

«No duermo tranquila pensando en que si nos llegan a desalojar quedo en la calle», agrega esta mujer.

Hasta 2019 Chile tenía los mejores indicadores de pobreza en América Latina detrás de Uruguay, pero luego de más de tres décadas de descenso sostenido esta tasa trepó del 8,1% al 12,1% en poco más de un año.

Aumento abrupto

En 2020, la economía chilena cayó 5,8%, su peor registro en 40 años, y más de un millón de personas perdieron el empleo.

En el último año se contabilizaban 167 nuevos campamentos, con un total de 81.643 familias viviendo en 969 asentamientos autoconstruidos, unas cifras que superaron en poco tiempo las 47.050 que residían en los 802 campamentos existentes en 2019, según un catastro de la Fundación Techo.

«Ha sido por lejos el aumento más intempestivo y abrupto de población en campamento que ha habido en los últimos 40 años en Chile», aseveró Sebastián Bowen, director de esta fundación con presencia en 19 países de América Latina y que promueve acciones en asentamientos pobres con sus habitantes y jóvenes voluntarios.

Un 31% de las personas que se fueron a vivir a un asentamiento no podía ya pagar el alquiler. Otro 24% lo hizo por la necesidad de independencia, ya que vivían hacinados o en casas de familiares.

«Lo más difícil ha sido el hambre», dice Ingrid Lara, angustiada por la miseria que experimenta en uno de los campamentos de Santiago.
Ingrid se hizo cargo de la olla común del campamento Nueva Esperanza, en el municipio de La Pintana (sur de Santiago), donde vive con su marido y su hija en una casa que ellos mismos construyeron con madera y lata. Diariamente cocina para las 46 familias que no han podido salir a trabajar durante la pandemia.

La misma situación se vive en el campamento La Chimba, montado sobre un basural de la ciudad de Antofagasta, en el norte del país, considerada la capital mundial de la minería del cobre y hasta donde miles de migrantes, colombianos, peruanos y bolivianos, han arribado en los últimos años en busca del «sueño chileno», apuntalado por la bonanza del precio del metal, del que Chile es el principal productor mundial.

Pero los bajos salarios y el alto costo de vida en esta la ciudad, ajustada a los suculentos sueldos de los mineros, arrastraron a muchos a vivir en los campamentos levantados en los áridos cerros que la rodean.

«Los campamentos viven en tierra de nadie, abandonados y la pobreza se agudiza más cuando nadie sabe que tú existes», dijo el padre jesuita Felipe Berríos, quien vive desde hace seis años en La Chimba.

Comparte y opina:

Últimas Noticias