La Revista

jueves 15 abr 2021 | Actualizado a 09:58

La ‘Atenas africana’ de Libia, amenazada por las excavadoras

En el corazón de la inmensa ciudad griega, el pequeño museo sobre la llanura fértil expone bustos de divinidades funerarias "aprosope" (sin rostro) y grandes desnudos de mármol.

Por AFP

/ 26 de marzo de 2021 / 08:44

Las espectaculares ruinas de la ciudad antigua de Cirene han sobrevivido a la sangrienta revuelta libia, a los conflictos y al caos, pero hoy están amenazadas por la construcción anárquica y las excavadoras de los habitantes que invaden «la Atenas africana».

Bajo el dulce sol primaveral, un puñado de visitantes aprovecha la vuelta a la calma relativa para descubrir o redescubrir este lugar espléndido, situado en una colina mecida por los vientos del Mediterráneo.

Aquí, no hay fila de espera ni hordas de turistas. Los raros visitantes libios tienen todo el tiempo del mundo para deambular por el santuario de Apolo, el anfiteatro o el templo de Zeus, más grande que el Partenón en la Acrópolis.

En el corazón de la inmensa ciudad griega, el pequeño museo sobre la llanura fértil expone bustos de divinidades funerarias «aprosope» (sin rostro) y grandes desnudos de mármol.

Cada objeto de arte «ofrece una mirada sobre las diferentes civilizaciones que se han sucedido» en la necrópolis, dice orgulloso Ismail Dakhil, responsable en el Departamento de Museos en el este de Libia.

La antigua ciudad helena del litoral oriental libio fue fundada en el siglo VII antes de nuestra era.

«Romanizada, fue una gran capital hasta el terremoto de 365», según Unesco, que la inscribió en 1992 como Patrimonio de la Humanidad.
«Un milenio de historia está inscrito en sus ruinas».

URBANIZACIÓN GIGANTE

Cirene está situada a unos 180 km al este de Bengasi, cuna de la revuelta que llevó a la caída del régimen de Muamar Gadafi en 2011.

El país se sumió en el caos, suscitando una enorme preocupación sobre el futuro de su patrimonio antiguo. En 2016, Unesco incluyó a la ciudad de Cirene y otros cuatro sitios arqueológicos libios del patrimonio mundial en la lista de sitios en peligro.

A la guerra se sumaba la amenaza de los grupos yihadistas implantados en Derna, a unos 60 km de la necrópolis, antes de que fueran expulsados.

Los conflictos armados y los combatientes islamistas finalmente no afectaron a los tesoros del patrimonio antiguo libio. Y si la «Atenas africana» ha visto su parte protegida preservada, no es el caso fuera del perímetro, en la localidad de Shahat, a orillas de Cirene.

Los saqueos en serie que alimentan el tráfico ilícito de obras de arte y la urbanización galopante son los culpables. A golpe de excavadora, construcciones cúbicas sin ningún encanto se erigen en parcelas que «contienen antigüedades, que los habitantes se dividen para revenderlas», alerta Adel Abou Fejra, responsable en el Departamento de Antigüedades de Cirene.

«INDEMNIZACIONES»

Algunos pobladores de esta ciudad de menos de 50.000 habitantes «tomaron por la fuerza terrenos que habían sido expropiados por el Estado, los dividieron en parcelas y los han revendido para construir», explica.

El sitio arqueológico es considerado un «obstáculo» ante las necesidades imperiosas de vivienda, mientras se ignora completamente el plan local de urbanismo, que nunca ha sido actualizado desde 1986.

¿Cuál es el alcance de los daños? «No podemos evaluarlo», dice, los daños se han perpetrado «en la parte del sitio fuera de nuestro control».

Ismail Dakhil tampoco esconde su impotencia: Cirene es víctima de «saqueos», «de actos de vandalismo», de «excavaciones salvajes», que tienen como consecuencia que se «extraigan y se envíen fuera de las fronteras obras de arte». Sin olvidar la urbanización «anárquica que invade» la ciudad antigua.

Pero a muchos habitantes no les preocupa, como a Saad Mahmoud, que defiende su «libertad de explotar su propiedad privada» vecina al sitio.

«Si hay un problema», dice, «que el Estado encuentre soluciones y nos indemnice con los precios altos» del terreno, dice.

Libia posee un arsenal jurídico para proteger su patrimonio antiguo, enmarcar las excavaciones arqueológicas y sancionar a los infractores.

Pero las leyes parecen ser poco disuasivas con «multas insignificantes y penas de cárcel muy cortas», que van de tres meses a un año máximo, dice Dakhil.

Tras una década de caos e inestabilidad, un nuevo gobierno unificado acaba de entrar en funciones para cerrar el capítulo de las divisiones. Un logro político que podría permitir ver la luz al final del túnel.

Comparte y opina:

Macron visita la catedral Notre Dame en el segundo aniversario del incendio

El templo perdió su aguja, su tejado, su reloj y parte de su bóveda.

Vista de la catedral de Notre Dame, dos días después del devastador incendio. Foto: AFP

Por AFP

/ 15 de abril de 2021 / 09:55

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, aplaudió este jueves los esfuerzos realizados en vista a la reconstrucción de la catedral Notre Dame de París, durante una visita al templo en ocasión del segundo aniversario del voraz incendio que casi lo destruye.

«Se ha hecho un inmenso trabajo» en dos años, afirmó Macron, que expresó el «orgullo colectivo» de ver a la «Gran Dama» retomar cuerpo tras el incendio del 15 de abril de 2019.

Tras la tragedia, Macron había fijado como objetivo reconstruir la catedral en cinco años. Un año después confirmó su promesa, pese a la interrupción de las obras durante los primeros meses de la pandemia de coronavirus.

Pero la reconstrucción de Notre Dame no estará finalizada en cinco años, dijo el miércoles Jean-Louis Georgelin, presidente del establecimiento público encargado de su reconstrucción. No obstante, señaló, se podrá realizar una primera misa en 2024.

Aunque el templo perdió su aguja, su tejado, su reloj y parte de su bóveda, la labor de los bomberos hizo posible que el gran edificio medieval no se derrumbara.

La fase de consolidación de Notre-Dame se completará este verano, una condición necesaria para lanzar su reconstrucción. Ya se han cortado miles de robles en Francia, que se están secando, para reconstruir la aguja, su cubierta y el crucero. Y en el interior de la catedral hay un bosque de andamios, redes y lonas donde se afanan carpinteros y técnicos.

Dos años después del siniestro el enigma de su origen sigue sin resolverse. Hay muy poca información disponible sobre el avance de las pesquisas. Sin embargo, según dijo a la AFP una fuente cercana a la investigación, que pidió el anonimato, las investigaciones «in situ» ya están «terminadas».

En junio de 2019, al final de la investigación preliminar, el fiscal de París había indicado que lo más seguro es que se trató de un accidente. «Por ahora, mantenemos las mismas tesis, la de la colilla mal apagada o el cortocircuito», añade esta fuente.

Comparte y opina:

India registra 200.000 nuevos casos de COVID-19 y se enfrenta a la ‘temida’ segunda ola

Mientras algunos países, como Reino Unido, inician la vuelta a la normalidad y amplían la distribución de vacunas, otros en el sur de Asia están viviendo nuevas oleadas de infecciones

Un hombre se baña después de realizar los últimos ritos de un familiar que murió por COVID-19 en Bangalore, India

Por AFP

/ 15 de abril de 2021 / 09:54

La segunda ola de coronavirus en India se aceleró el jueves con un número récord de infecciones, registró 200.000 nuevos casos en las últimas 24 horas, según datos oficiales publicados este jueves, en momentos en que el país de 1.300 millones de habitantes sufre un inmenso impacto

Mientras algunos países, como Reino Unido, inician la vuelta a la normalidad y amplían la distribución de vacunas, otros en el sur de Asia están viviendo nuevas oleadas de infecciones . 

Las autoridades se enfrentan a la escasez de vacunas, la falta de tratamientos y de camas de hospital.  

Después de haber bajado la guardia permitiendo la celebración de fiestas religiosas multitudinarias, mítines políticos y eventos deportivos, India registró este mes dos millones de nuevos contagios, una cifra que parece que seguirá creciendo.

Siddharth Chakrapani, uno de los organizadores del multitudinario festival Kumbh Mela, dijo que los devotos «creen que Maa [la madre] Ganga les salvará de esta pandemia». «Nuestra fe es lo más importante para nosotros», añadió.

Esta semana India superó a Brasil y se ha convertido en el segundo país con más contagios.

A pesar de la desesperación de Nueva Delhi por evitar que se repita el doloroso, sobre todo económicamente, confinamiento de hace un año, algunos estados -como Maharashtra y su capital, Bombay- están aplicando medidas restrictivas para evitar muertes.  

Apuntes

Millones de trabajadores migrantes abandonaron Bombay en escenas que recuerdan el éxodo de las ciudades indias de hace un año, cuando el gobierno paralizó toda la actividad casi de la noche a la mañana.   A medida que aumentan los casos, los hospitales se esfuerzan para hacer frente a la escasez de camas, oxígeno y medicamentos contra el coronavirus, como el remdesivir. 

Al mismo tiempo la publicitada campaña del gobierno para vacunar a los 1.300 millones de ciudadanos no tiene el efecto esperado.  

Hasta ahora solo se han administrado 114 millones de vacunas, y las existencias se están agotando, según las autoridades.  

América Latina (con 845.000 decesos y 26,6 millones de contagiados, sufre una nueva enbestida en Argentina y Uruguay, mientras Brasil, el más afectado, vive una «catástrofe humanitaria» por la caótica gestión de las autoridades, denunció el jueves la oenegé Médicos Sin Fronteras (MSF).

Vacunación en las mezquitas

En el Reino Unido, las multitudes se reunieron en las mezquitas durante el ramadán, no solo para rezar, sino también para recibir una vacuna.

La pandemia ha golpeado especialmente a las minorías étnicas de ese país, que acumula 127.000 decesos, el mayor saldo de Europa.

Y aunque las dudas sobre las vacunas persisten en algunos grupos sociales, Reino Unido sigue adelante con una campaña de inoculación masiva que hasta ahora benefició 32 millones de personas.  

Los líderes locales se muestran moderadamente optimistas a medida que las vacunas comienzan a llegar a estas comunidades.  

«El mensaje está llegando», afirma Hasnayn Abbasi, un médico que dirige el centro de vacunación de la mezquita de East London.  

En Nueva Zelanda, elogiada por su buena gestión de la pandemia, las autoridades comenzaron a probar una aplicación para detectar el coronavirus antes de que el usuario desarrolle cualquier síntoma perceptible.

La aplicación «elarm» se conecta a dispositivos de monitoreo deportivo o relojes inteligentes y utiliza la inteligencia artificial.   Por otro lado el médico libanés Riad Sarkis tiene una sugerencia muy diferente para frenar el virus: perros olfatedores.

Estos canes especialmente entrenados pueden detectar la enfermedad en una persona en pocos segundos, incluso en etapas muy tempranas cuando una prueba de PCR daría un resultado negativo.  

«El día que construyamos una máquina con una nariz electrónica que amplifique los olores 10.000 veces, entonces podremos sustituir a los perros. Por ahora, los necesitamos», afirma Sarkis. 

(15/04/2021)

Comparte y opina:

Los gigantes tecnológicos chinos se comprometen a respetar la competencia

ByteDance, propietaria de TikTok, prometió no imponer condiciones irrazonables en su plataforma.

Compañía ByteDance

Por AFP

/ 15 de abril de 2021 / 09:50

Una veintena de actores digitales chinos, entre ellos los gigantes Tencent, Baidu y ByteDance, se comprometieron a adoptar prácticas más éticas tras la importante multa impuesta a Alibaba por competencia desleal, anunció el jueves el regulador.

Alibaba, una empresa digital clave en China que durante mucho tiempo consideró ejemplo de éxito, fue multada el sábado con $us 2.780 por abuso de posición dominante, una cantidad que representa el 4% de sus ingresos de 2019.

Los reguladores denunciaron al grupo por prácticas comerciales consideradas desleales, como imponer exclusividad a los comerciantes para vender sus productos en sus plataformas, en detrimento de la competencia.

Tras ello las autoridades convocaron el martes a 34 empresas tecnológicas y les dieron un mes para «corregir» cualquier práctica que obstaculice la competencia, bajo pena de «sanciones severas».

El jueves, una veintena de compañías se comprometieron a cumplir la normativa, informó el regulador de mercados (SAMR), que publicó en su web la lista de promesas de varias de ellas.

La red social Weibo, el equivalente chino de Twitter, bloqueado en el país, se comprometió en particular a «mantener una competencia sana en su plataforma» y a no recopilar «nunca» información sobre sus usuarios «más allá del marco» reglamentario.

ByteDance, propietaria de la popular aplicación TikTok (Douyin en China), prometió no imponer «condiciones irrazonables» en su plataforma y no «publicar anuncios ilegales».

Las empresas de internet son especialmente dinámicas en China, donde una legislación relativamente laxa, sobre todo en materia de datos, y la ausencia de competidores extranjeros permitieron la aparición de gigantes locales. Sin embargo, Pekín ha mostrado más firmeza hacia el sector en los últimos meses.

Comparte y opina:

Miembros de la familia real británica no llevarán uniforme en funeral de Felipe

La reina Isabel II decidió que todos asistan vestidos de civil para no enfatizar en la pérdida de títulos.

La reina Isabel II, Meghan y Enrique

Por AFP

/ 15 de abril de 2021 / 09:38

Los miembros de la realeza británica vestirán de civil en el funeral del príncipe Felipe para evitar mostrar qué príncipes tienen derecho a uniforme militar, pensando especialmente en Enrique que abandonó la monarquía hace un año, informaron el jueves medios locales.

El duque de Edimburgo, fallecido el pasado viernes, será enterrado el sábado en el castillo de Windsor, unos 50 km al oeste de Londres, y debido a la pandemia solo podrán asistir al funeral 30 personas, en su mayoría familiares cercanos.

Según el diario The Sun y otros medios, la reina Isabel II decidió que todos asistan vestidos de civil. De lo contrario, el funeral habría enfatizado la pérdida de títulos militares honoríficos de Enrique, nieto de la reina de 36 años y excapitán del ejército británico, tras su estrepitosa salida de la monarquía en 2020.

Enrique, duque de Sussex y sexto en la línea sucesoria, fue despojado de sus títulos militares después de abandonar sus funciones oficiales como miembro de la familia real y mudarse a California con su esposa, la exactriz estadounidense Meghan Markle.

Aunque efectuó dos misiones en Afganistán, sólo se le permite llevar un traje con medallas de servicio. Otro posible conflicto es el del tercer hijo de la monarca, el príncipe Andrés, expiloto de helicópteros de la Marina Real que participó en la guerra de las Malvinas de 1982.

Andrés, de 61 años, fue apartado de la vida pública tras el escándalo provocado por su amistad con el difunto financiero pederasta estadounidense Jeffrey Epstein.

El duque de York debía haber recibido el rango honorífico de almirante por su 60 cumpleaños, pero el nombramiento quedó en suspenso.

Según el diario The Daily Telegraph los miembros de la familia real mantuvieron «intensas discusiones» preocupados por avergonzar a la familia si Enrique y Andrés -los únicos miembros de la realeza que sirvieron en el frente- no llevaban uniforme y otros sí.

Según este periódico conservador la decisión recayó en última instancia en la reina, quien según The Sun «intervino personalmente» para sugerir la norma de vestir de civil.

La decisión permitirá a la familia real presentar un frente unido, al menos en lo que respecta a la indumentaria, mientras que el funeral tendrá un fuerte elemento militar debido al pasado del príncipe Felipe como comandante de marina.

La participación de Enrique en la ceremonia será su primera aparición pública con la realeza desde que él y Meghan, de 39 años, concedieron una explosiva entrevista televisiva en la que acusaron de racismo a algún miembro no identificado de la familia.

Comparte y opina:

Cultivo en arena para contrarrestar la escasez de agua en Túnez

Los ramlis son parcelas arenosas creadas en el siglo XVII por la diáspora andaluza.

Sistemas agrícolas de Túnez

Por AFP

/ 15 de abril de 2021 / 09:34

Las patatas, lechugas y cebollas crecen en parcelas arenosas a orillas del mar en un pueblo de Túnez, donde los agricultores intentan preservar una técnica de riego ancestral que despierta interés a medida que se intensifica la escasez de agua en el norte de África.

«No es una tierra que cultivemos por la rentabilidad, sino por el arte y el placer», clama Ali Garci, un profesor jubilado de 61 años, que explota una hectárea de tierra heredada de su familia, en Ghar el Melh, un pueblo de pescadores situado a unos 60 km de la capital de Túnez.

Los «ramlis», estas parcelas arenosas creadas en el siglo XVII por la diáspora andaluza para paliar la falta de tierras cultivadas y de agua dulce, alimentan a los habitantes de la zona.

Estos cultivos sobre arena, que abarcan unas 200 hectáreas, fueron inscritos el año pasado en el patrimonio agrícola mundial de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), que los considera «únicos en el mundo».

Una forma de incentivar a los aproximadamente 300 agricultores para que cuiden este patrimonio amenazado y por el que pocos jóvenes parecen interesados.

Medio ambiente

Entre mar y acantilados, la costa mediterránea de Ghar el Melh está bordeada por lagunas de agua salada. El agua de lluvia fluye desde las colinas hasta las tierras arenosas que rodean las lagunas, donde permanece atrapada sobre una capa de agua salada.

Las verduras plantadas hunden sus raíces hasta esta fina capa de agua dulce, que sube hacia la arena dos veces al día empujada por las mareas.

«Es como si el mar estuviera amamantando a sus hijos», explica Abdelkarim Gabarou, quien practica el cultivo en la arena desde hace 46 años.
Para preservarlas del viento y la erosión, las parcelas están protegidas por barreras de juncos y miden como mucho cuatro metros de ancho.

Este sistema permite cultivar todo el año sin riego artificial, produciendo hasta 20 toneladas por hectárea y sin recurrir a las reservas naturales.

Las verduras tienen un sabor peculiar y la demanda es bastante alta, pero carecen de una denominación de origen, lamentan los agricultores, que venden sus productos en la zona y en Túnez al mismo precio que los cultivados en la tierra.

«Dependemos totalmente del agua de lluvia, que nos permite vivir. Intentamos preservarla lo más naturalmente posible», explica Ali.

Los agricultores de Ghar el Melh viven con la preocupación constante de preservar este sistema «frágil», amenazado sobre todo por los cambios climáticos que acentúan la irregularidad de las precipitaciones y elevan el nivel del mar.

Para que las raíces de las cebollas, lechugas o remolachas lleguen al agua dulce pero no a la salada, la capa de arena debe tener exactamente 40 cm.

Por eso el aumento del nivel del mar corre el riesgo de alterar este sistema natural, explica Raoudha Gafrej, experta en recursos hídricos y cambio climático.

Comparte y opina:

Últimas Noticias