viernes 22 oct 2021 | Actualizado a 15:15

‘De kenchas, perdularios y otros malvivientes’, la novela de nuestra cultura chupística

/ 6 de septiembre de 2021 / 13:16

Una reseña de esta novela boliviana, publicada por editorial El Cuervo.

—Advertencia: no lea esta reseña, si no quiere que se le abra la tripa—-  

—¿Le meteremos un cachito?
—Jugaremos alalay nomás, no cacho maldito.
—¡Nos serviremos, pero pues, antes, querido amigo-a lector-a, un singanito!
—¡Salud! ¡Seco!
—Ya, pero, ¡lo que se lee (sobre la novela De kenchas, perdularios y otros malvivientes) se anota!
—¿Nombre del equipo?
—Los Defensores del Cacho.

2 valientes (manos) Decidieron iniciar una jugada por demás peligrosa y arriesgada en la literatura boliviana. Apostar al humor en todas sus facetas.

Una novela que rompe los esquemas narrativos tradicionales, apelando a la tradición más solemne de la bolivianidad: el cacho.

Los hermanos Loayza logran magníficamente, a manos cambiadas, producir un nerdgasmo lingüístico, quizás el lector se encuentre abrumado con el lenguaje rebuscado y barroco, sin embargo la gracia de la prosa subsana los posibles escollos. 

1 tonto Nuestro héroe, el Hinosencio, inicia su viaje migrando del campo a la ciudad cargando dos valiosas posesiones: la Ciencia y su mano virgen.

3 al tren El tren narrativo logra en sus tres partes recuperar y honrar el patrimonio oral e intangible del cacho y conducirnos hacia su más legendario campeonato.

La trama esta llena de sarcasmos e ironías que se entrelazan y empalman con una urdimbre de eventos fortuitos por demás hilarantes. Aquí se vino a reír.

4 a la cuadra para grande es Hasta que revienta, ¿revienta?

Deben pegarle una vez al cubilete para descubrirlo.

5 quinas en las esquinas La prohibición del singani y el juego de dados, son los artífices perfectos para incluir en la narración robos, asesinatos y hasta un tiro con su respectivo volteo en la ciudad.

Las muertes son por demás memorables y en situaciones sin par. El que se duerme y no vomita es quizás el más afortunado.

6 a las negras/chocas ¿Cuáles? Si bien no existen personajes femeninos, solo menciones y apariciones, la sexualidad no pierde protagonismo entre sus machos y bien dotados personajes. Una ninfa y un sátiro, logran desbordar candela gracias al uso y abuso del licor prohibido.

Los orgasmos son también pequeñas muertes dicen. Y sin duda alguna la colección más grande de porno nacional no morirá, al quedar plasmada en esta historia.

Grande(s) Son las escenas dedicadas a la iniciación en el alcohol de nuestro héroe, las etapas de la borrachera adquieren una suerte de ritualidad, hasta con un Jilakata iniciático advirtiendo sobre el kencherio.

Si los personajes no están ebrios, es porque están de chaki. Los Loayza consiguen genialmente que el chaki se convierta en un personaje, mi favorito, descrito de manera casi poética con todo y sus elementos líquidos, muy alejados del decoro.

Que boliviano no ha experimentado el dulce flagelo del singani, la dádiva del chispazo y las desmesuras del chakal. Y sobrevivido para repetir.

Bien servida Ya esta y un poco mareada la que anota, van a disculpar que desde su corazón de sal, agradezca que el Quirito y el conde Vladi, me hayan permitido durante la cuarentena viajar mentalmente a esas noches de cacho maldito en mi bar favorito de Uyuni: “La llamita”. Donde entre paceños, cochalas, potosinos, chapacos, sorateños, tupiceños y hasta algún coreano perdido pudimos hablar fluidamente el lenguaje cachero, al calor del chuflay y las risas. Atención porque esta novela puede teletransportarte a tiempos borrosos pero mejores, están advertidos.

Escacha Debo confesar que siempre me ha resultado el tiro menos afortunado.

Y quizás de manera mañuda acompañada de muchísimo ingenio, los Loayza, logran parir una escalera de varios personajes, que se van mejorando uno a uno en lo pintorescos y memorables. Todos dignos de pertenecer al paseo de la fama del hampa boliviano. Todos tenemos un cuate cachero y borracho, y si no lo tienes es porque eres tú.

Full entretenida, no se me ocurre más, así que: sobre borre.

Póker Palabra en inglés que hemos nacionalizado para nuestro pasatiempo más nacional. Así como un cura de nacionalidad indefinida al borde del arrepentimiento, un gallego contrabandista y un australiano catarro y de gran marsupia; quienes han convertido el juego de poliedros y el fino licor destilado de uva verde moscatel, en uno de sus motivos para quedarse habitando este espacio andino.

¡Paaaaalo! Porqué la escritora de la presente reseña no ha participado en ninguno de los ya famosos campeonatos de cacho organizados por los cuasi mellizos Loayza y Editorial El Cuervo.

Valeria S. Arias Jaldin es paceña de Uyuni. Ñusta y egresada de Turismo de la UMSA. Historiadora a medias. Dueña de Dreammakers Bolivia DMC. Feminista. Astróloga autodidacta y tarotista. Fotógrafa y catadora de atardeceres. Oveja aurinegra. Coautora del libro “Entrada Universitaria Folklorica” ( 2009, IEB) junto al Dr. Fernando Cajias, retornó a las letras gracias a la pandemia. Aspira a ser políglota, mientras aprende quechua de su abuela.

Alec Baldwin dispara accidentalmente a cinematógrafa durante una filmación

El incidente con una pistola de utilería causó la muerte de Halyna Hutchins y dejó herido al director Joel Souza.

El actor Alec Baldwin

Por Adrián Paredes

/ 22 de octubre de 2021 / 14:37

Alec Baldwin, famoso por sus roles en 30 Rock y Glengarry Glen Ross, el 21 de octubre disparó accidentalmente una pistola de utilería mientras filmaba una escena de su nuevo filme Rust. El incidente causó la muerte de la cinematógrafa Halyna Hutchins e hirió al director Joel Souza.

Hutchins, de 42 años, fue transportada en helicóptero a un hospital de Nuevo México, donde estaba siendo filmada la película, pero murió en emergencias. Souza, de 48 años, fue llevado en ambulancia a otro hospital donde recibió tratamiento exitoso por sus heridas.

La policía interrogo a un Baldwin, de 68 años, envuelto en lágrimas que relató cómo su arma de utilería fue la causa del mortal el accidente.

No se levantaron cargos, ni nadie fue arrestado, pero los detectives siguen investigando el incidente, analizando qué tipo de balas tenía la pistola de utilería e interrogando a otros testigos de la escena.

El filme paró producción de manera indefinida y todos los involucrados estarán a completa disposición de la policía.

Hutchins fue descrita como «una estrella en alza» por el Gremio de Cinematógrafos en 2019 y se esperaba que Rust fuera un triunfo más, no el fin de todo para ella.

Baldwin, coproductor del filme en el que también actúan Jensen Ackles y Travis Fimmel, aún no ha dado declaraciones al respecto.

Comparte y opina:

‘Dune’: la asfixia de lo monotonal

Una reseña del filme 'Dune' de Denis Villeneuve, escrita por el periodista y novelista Adrián Nieve.

Por Adrián Paredes

/ 22 de octubre de 2021 / 07:43

Una buena película sabe manejar su tono de tal forma que sus momentos clave sean poderosos. Una muy buena película puede cambiar de tono sin que siquiera lo notemos, sin que dejemos de fluir con la historia. Dune de Denis Villeneuve no logra nada de eso y termina siendo una experiencia tan monotonal que asfixia.

Todo está centrado en Paul Atreides, el personaje de Timothée Chalamet, cuya familia toma control de un planeta desértico rico en especia, un bien de alto valor capitalista para un imperio que comprende varios planetas. Paul deberá enfilarse hacia su destino mientras la compleja política intergaláctica asedia el bienestar de su familia.

Es un gran espectáculo visual y una inventiva construcción de mundos, pero eso solo actúa como un truco de magia que distrae del gran problema: Dune te cuenta toda su historia en un solo tono, uno tan formal que aburre. Y no hay problema con que una película sea solemne, pero si solo es eso, entonces nada de lo que se dice importa. Todo el drama político, la tristeza de lo inevitable y la espiritualidad que caracterizan a la historia de Paul Atreides se pierden.

Ojo. No estoy diciendo que deberían llenarla de chistes o que debería ser más ligera. No solo no es el estilo de Villeneuve (director de excelentes películas como Arrival), sino que ya también convertirían a Dune en otro filme más del montón. Pero sí sería ideal que se encuentre una forma de escapar a ese “tomarse muy en serio” que no se lleva bien con la fantasía que, al fin y al cabo, es la historia escrita por el autor estadounidense Frank Herbert.

La gran prueba de ello es que Josh Brolin y Javier Bardem son de lo mejor del filme, pues en la construcción de sus personajes saben imprimir una violencia tan notoria, que hasta se convierten en respiros a lo monotonal. Jason Momoa lo intenta y casi lo logra. Dave Bautista también lo intenta, pero no lo logra. Y tengo el presentimiento que Oscar Isaac lo habría logrado si hacían de él el protagonista de esta cinta. El resto de los personajes no dejan huella, o solo importan mientras aparecen en pantalla.

Y la música del compositor Hans Zimmer… tan obvia, trillada y ruidosa que se siente como otro par de manos apretándote la garganta para reforzar ese sentimiento de asfixia en los 155 minutos que dura la película.

A eso se suma un final anticlimático, un “continuará” que no usa esa palabra, pero que te deja con la sensación de una película que tenía mucho que decir, pero que al final dijo muy poco. En definitiva, Dune de Denis Villeneuve es una experiencia visual y de mucha imaginación que fascinará a quienes han leído obsesivamente la novela desde que se publicó en 1965. Es un filme que en sí es un logro a nivel de realización, producción y fidelidad en la adaptación de un libro tan complejo como es la novela de Herbert. Pero ni siquiera los lectores acérrimos podrán obviar la monotonalidad de una película a la que le falta alma, chispa, fuego, caos, o como se quiera llamarlo.

Eso sí, falta la segunda parte que no redimirá a esta primera entrega, pero que puede ser una mejor película por si misma.

Adrián Paredes (1989), mejor conocido por su seudónimo Adrián Nieve, es escritor y periodista. Estuvo en el programa de radio La Cabina Azul y en los de televisión Revista Gorila, Cinema Trailer y Maga Cine. Ha publicado la novela «El Camino Amarillo de Drogothy» (2016, Gran Elefante Editorial) y «Hayley» (2018, 3600 Editorial). En 2021, publicará la novela «Morbo» (Parc Editores).

Temas Relacionados

Comparte y opina:

APAC retorna a los escenarios

Cuatro elencos y más de 70 artistas animaran los templos jesuíticos de la Chiquitanía.

Por María José Richter

/ 22 de octubre de 2021 / 07:34

Los templos jesuíticos de la Chiquitania volverán a llenarse de música. Cuatro elencos y más de 70 artistas, a través de la Asociación Pro Arte y Cultura (APAC), se presentarán desde el 29 hasta el 31 de octubre en San Ignacio y Santa Ana.

La Orquesta Municipal de San Ignacio de Velasco, la Orquesta FASSIV, Orquesta Paz y Bien y la Orquesta de Cuerdas Santa Ana serán los protagonistas de estos recitales, organizados por la Fundación Solydes y el Gobierno Autónomo Municipal de San Ignacio de Velasco. Cada presentación durará 50 minutos.

“Para APAC es especialmente emocionante volver a los escenarios, porque nuestro ‘producto’ requiere presencia física. La tecnología y la digitalización es fundamental para abarcar más lugares y personas; sin embargo, en esta industria (la cultural) los eventos en vivo son el núcleo central de nuestro existir y nuestra principal motivación: nos debemos a nuestros artistas, a nuestro público y a nuestros generosos asociados y benefactores”, afirmó Percy Añez, presidente de la asociación cultural.

“La expectativa de APAC es enorme, porque significa encontrarnos nuevamente con lo más valioso e importante de nuestro quehacer diario, que son nuestras orquestas, nuestros pueblos y nuestra gente. Además, se da en un momento muy oportuno: en las vísperas de nuestro Festival Internacional. Estos recitales serán el puntapié inicial oficial de un retorno en grande de nuestra vocación cultural. Agradecemos de sobremanera a la Fundación Solydes por apoyarnos en un momento tan difícil para poder arrancar nuevamente”, añadió Añez.

Se incluirán temas de Ignazio Balbi, Antonio Vivaldi, Pietro Locatelli, Gioacchino Rossini, Johann Sebastian Bach, entre otros
APAC organiza cada año el Festival Internacional de Música Renacentista y Barroca Americana “Misiones de Chiquitos” y el Festival Internacional de Teatro “Santa Cruz de la Sierra”.

Comparte y opina:

Noche en el Cementerio 2021, dedicada a músicos

Los paceños recorrerán el cementerio visitando las tumbas de artistas.

Por María José Richter

/ 22 de octubre de 2021 / 07:32

Melodías de la vida y la muerte”, así se llama esta edición de la “Noche en el Cementerio” que contará con paradas en las que se rendirá homenaje a ocho músicos bolivianos. El evento tendrá lugar el viernes 29 de octubre desde las 18.00 hasta las 23.30.

A través de phuluras (oraciones) se inmiscuirá el público en la primera actividad que busca recordar la labor de los reciris durante la festividad de Todos Santos. Con cantos a los ancestros se inaugura el recorrido en la Vía 43 del Cementerio General de La Paz, cerca de la puerta cinco.

Gilberto Rojas (1916-1983), compositor y director de orquesta, será el protagonista del segundo espacio. En la tumba del artista se realizará una representación teatral que narrarán su biografía.

Continuando el recorrido, Manuel Elías Coronel (1896-1977) y Néstor Portocarrero (1905-1948) serán los compositores protagonistas de la parada en la Vía J. Tango Sur bailará al compás de Tango Illimani.

“Nevando está en La Paz” es el cuarto punto, ubicado en el Paseo de la Recoleta, donde Adrián Patiño (1895-1951) será homenajeado por la Orquesta Criolla Música de Maestros. En el mismo puesto el grupo Aymuray interpretará las canciones de Luisa Molina, cantante recientemente fallecida por COVID-19.

Siguiente parada: el Mausoleo Germán Busch, donde se destacará la obra del compositor potosino Eduardo Caba (1890-1953) a través de interpretaciones de la Banda Municipal que lleva su nombre. Una estación antes del final: la tumba de Carlos Palenque (1944-1997), más conocido como “El Compadre”, charanguista en el grupo Los Caminantes.

Por último, Hiru Hicho rendirá un breve homenaje a Roger Soria (1962-2020), integrante de la agrupación que falleció en julio de 2020 por el coronavirus.

El recorrido, que durará entre 45 minutos y una hora, se realizará en grupos de 100 personas. “Para evitar aglomeraciones, los interesados podrán recabar su entrada gratuita a través de la plataforma Superticket, seleccionando un horario de visita al Cementerio”, dijo el secretario municipal de Culturas, Rodney Miranda.

Comparte y opina:

El Nuna Fest 2021 tendrá lugar en noviembre

El evento musical estará dedicado a Ramiro Núñez.

Por María José Richter

/ 22 de octubre de 2021 / 07:28

Regresa el Nuna Fest y en su versión 2021 los espectáculos rendirán homenaje a Ramiro Núñez, fallecido en octubre de 2020. El evento tendrá lugar del 11 al 14 de noviembre en el Teatro Nuna, ubicado en la calle 21 de Calacoto #8509 (Parada PumaKatari).

La primera versión se celebró en 2015 con artistas nacionales. “En 2016 se sumó David Laimaitre desde Berlín, en 2017 Aca Seca desde Argentina, luego, en 2018, llegó Eruca Sativa también desde Argentina y en 2019, desde Nueva York, Pedrito Martínez. Siempre hemos mezclado danza, música, teatro y comedia. Por la pandemia el año pasado no tuvimos evento y ahora lo retomamos con artistas nacionales”, cuenta Luis Daniel Iturralde, gestor del lugar, en contacto con La Razón.

“Es un festival que celebra la existencia del teatro Nuna, la idea surgió para mostrar la variedad de públicos que reúne este centro cultural”, añade. En esta ocasión, el público podrá disfrutar de danza, música y teatro.

“Empezaremos celebrando la trayectoria de David Mondacca, luego vamos a tener la noche de jazz donde se va a lanzar una nueva propuesta musical llamada Vinilo 54 donde en la que participan Diego Ballón y Vladimir Morales, también lanzaremos un nuevo disco de Gustavo Orihuela Quartet dedicado a Randolph Rios (bajista fallecido por COVID-19). También tendremos una noche indie con bandas de Santa Cruz, de Tupiza, de La Paz y de Tarija”, dice.

El evento concluirá con la participación de Coda, la compañía de Fabricio Ferrufino, y el extracto de su obra Ne me quitte pas. También estará presente Bafobol, el Ballet Folklórico de Bolivia.

Núñez trabajó en el Thelonious, en la Orquesta Sinfónica Nacional de Bolivia (OSNB) como asistente, colaboró con la logística del FestiJazz, y creó el Copacabana Jazz Festival. Su laburo más reciente era el de anfitrión, bar tender y logística en el teatro Nuna.

“Ramirito estuvo muy involucrado con la cultura, a través de todos sus trabajos. Con nosotros tuvo una vocación muy grande de servicio, dedicada a hacer sentir bien a los demás dentro del Nuna”, cuenta Iturralde.

Comparte y opina:

Últimas Noticias