La Revista

martes 30 nov 2021 | Actualizado a 02:01

El Centro de la Cultura Plurinacional rinde homenaje y publica novela de Isaac Sandoval

Abogado, historiador y escritor cruceño. En vida, Isaac Sandoval fue un reconocido intelectual boliviano y en el CCP, dependiente de la FCBCB, lo saben bien.

Por Adrián Paredes

/ 19 de octubre de 2021 / 12:45

Abogado, historiador y escritor cruceño. En vida, Isaac Sandoval fue un reconocido intelectual boliviano y en el Centro de la Cultura Plurinacional en Santa Cruz (CCP), dependiente de la Fundación Cultural del Banco Central de Bolivia (FCBCB), lo saben bien.

Es por ello que este 21 de octubre el CCP presentará la novela La complicidad de la noche, en memoria de Sandoval, a exactamente un año de su fallecimiento y como agradecimiento a «la enorme riqueza bibliográfica que Sandoval donó al CCP, con la voluntad y objetivo de que muchos jóvenes investigadores puedan acceder a esos textos de consulta con total libertad y nutrir sus conocimientos, así como proyectar otras publicaciones», según explica un comunicado de la CCP.

La responsable de la biblioteca, Vivíana Marzluf, contó que la novela fue escrita por Isaac Sandoval en 2018 y que uno de sus deseos fue publicarla, lo que hoy se hace posible gracias al CCP con apoyo de la familia del escritor.

Isaac Sandoval Rodríguez fue un intelectual comprometido con el conocimiento y la formación académica, fue el más destacado abogado laboralista, miembro de la Asociación Iberoamericana de Derecho del Trabajo, asesor de la Central Obrera Boliviana, ministro de Trabajo y Desarrollo Laboral y el primer rector de la Universidad Siglo XX, en la población minera del mismo nombre; su producción bibliográfica versa tanto en temas y especialidades académicas como en una importante obra literaria escrita en los últimos años de su vida.

Es autor de la reconocida obra Nación y Estado en Bolivia, publicada en 1991, como de otros libros y proyectos destinados a favorecer la legislación, sobre todo, en materia laboral en el país. Su aporte está compilado en cinco volúmenes; en el ámbito de la creación literaria, Sandoval Rodríguez, escribió cuento, poesía y novela, obras inspiradas en el oriente boliviano. 

Los Novenarios de doña Porfía Campos (1994), titula su primera novela escrita a lo largo de veinte años, durante su exilio, con la obra ganó la mención especial en el séptimo concurso de novela Erich Guttentag. La Piedra (2002) es su segunda novela y posteriormente el libro de cuentos: Relatos del Exilio, el año 2005 (Publicado dentro de sus Obras Completas, Tomo I)

Con una periodicidad anual ya vendrían luego creaciones como: Los lunares de Salomé en 2011; Los amores veleidosos de Juan de las Lagunas, en 2012; La Reina del Carnaval de Antaño en 2013; Travesuras Irreverentes en 2014; El Panteón de los Herejes en 2016 y finalmente La complicidad de la noche que fue escrita el año 2018, la misma que será presentada al público este jueves 21 de octubre.

De igual forma, y en el marco de este homenaje, se realizará una instalación curatorial en la biblioteca del CCP en la que se podrán apreciar, videos, fotografías, condecoraciones y objetos personales, que la familia los está prestando al CCP para compartir con el público presente en la oportunidad.

Comparte y opina:

Afiches sonoros ¿Cómo suena una pandemia?

El radialista Roberto Condori creó un proyecto audiovisual que reflexiona sobre las otras pandemias que el COVID-19 puso en evidencia

El radialista Roberto Condori

Por Adrián Paredes

/ 29 de noviembre de 2021 / 15:27

Cómo suena el mercado Lanza? ¿Qué sonidos lo diferencian de otros centros de abasto? Esa es la pregunta que se hace alguien que está trabajando un paisaje sonoro mientras graba y recopila una combinación de sonidos que, al escucharlos, buscan hacer pensar en la identidad que tiene este espacio tan conocido de la urbe paceña.

“En el Lanza el ruido es diferente porque es un espacio cerrado, con ecos y acústica diferente a la del, por ejemplo, mercado Rodríguez”, señala Roberto Condori Carita, comunicador social nacido en La Paz, quien después de la pandemia de COVID19 quiso hacer preguntas más complejas a la hora de crear estos paisajes sonoros. Fue así que nació el proyecto Afiches sonoros: un virus, diferentes pandemias. 

“La Garita tiene un sonido a la mañana, otro al mediodía y otro a la noche. Los sonidos de un lugar se van transformando con las actividades”, explica.

Si un paisaje sonoro presenta sonidos característicos de algún lugar, entonces un afiche sonoro es “un proyecto audiovisual que retrata gráfica y sonoramente” alguna idea o concepto. En el caso del proyecto de Condori son varias reflexiones sobre “las otras pandemias” que el coronavirus ha revelado.

Tras la escucha, el comunicador social ha identificado varias, pero para su proyecto retrató ocho: el sensacionalismo, la precariedad laboral, la contaminación ambiental, la violencia machista, el racismo, el miedo, la contaminación acústica y el hambre.

 Para hacer sus afiches no solo se valió de una imagen, sino que la combinó con paisajes sonoros, con efectos de sonido, con testimonios en primera persona y con clips de audio de videos que ayudan a darle una identidad a cada una de estas problemáticas. La meta final de Condori es “sensibilizar a la gente que visite estos afiches de manera virtual”.

“Es artístico y político al mismo tiempo. El proyecto no trata de registrar un sonido y pasarlo. Pero tampoco es una ficción; se trata de una narrativa sonora, de una reconstrucción e intervención de paisajes sonoros a partir de un mensaje y una visión crítica”, aclara Condori.

Escuchar más profundo

Con una grabadora Zoom H6 y el aval del Fondo Concursable Municipal de Promoción al Desarrollo, Salvaguarda y Difusión de las Culturas y las Artes (FocuArt) del año que corre —mismo que no ha sido pagado y no lo será hasta 2022—, Condori recorrió La Paz con un oído entrenado en más de 10 años de trabajo en las radios Deseo y Líder—con varios reconocimientos para Nación Marica, programa que realizaba con Édgar Soliz—, pensando en la mejor manera de representar estas reflexiones. “Hay aparatos más avanzados, pero este me ha servido mucho para este proyecto en el que hay que ser muy preciso y fino con el sonido”.

Para el afiche sobre el sensacionalismo, por ejemplo, pensó en cómo “todas las mañanas nos llegaban los reportes de contagio con cuántos infectados y muertos en todos los canales. Eso también es parte del paisaje sonoro de ese momento. Yo agarré esos sonidos y los he comparado con la narración de un partido de fútbol”.

“Son cortes mediados por el silencio, donde escuchas reportes mientras un equipo mete un gol y como que esto se va convulsionando. Al final viene siendo lo mismo. Los medios de comunicación han jugado un papel importante en la pandemia. Pero las personas no eran personas, eran números. Era una competencia: ¿qué departamento tenía más contagios?”.

O los vendedores ambulantes, cuya “realidad laboral siempre ha sido precaria” y que en la pandemia se vieron obligados a dejar de vender dulces u otros productos para comercializar barbijos, atomizadores y alcohol en gel. La opinión pública calificó este hecho como una “reinvención” cuando nada más cambió lo que vendían, no su situación. “En muchos casos no ha sido reinventarse, sino el miedo al hambre. Los afiches que hice tienen pautas que ayudan a que la gente reflexione para no romantizar el tema de la reinvención cuando en realidad es más que nada un tema de sobrevivencia”.

Pero la señal más grande de que hay más pandemias que el de coronavirus fue el río Choqueyapu, que tras pasar un buen tiempo sin recibir la contaminación de los paceños, tenía las aguas más claras.

Condori hizo este proyecto con un micrófono Zoom H6

Así que ahora el gran reto para sus afiches, estrenados entre el 3 y el 11 de noviembre en Spotify y YouTube —buscarlos como Afiches sonoros: un virus, diferentes pandemias—, es generar ese tipo de reflexiones. Su mayor obstáculo: el hecho de que, en Bolivia, y en el mundo también, la sociedad refuerza más los estímulos visuales que los auditivos.

“No tenemos una cultura de escucha muy avanzada. Pensamos a La Paz en imágenes, pero no pensamos a la ciudad en sonido. Y el paisaje sonoro te traslada a otro momento de reflexión, te hace atento a una escucha más profunda. Los sonidos pueden confundirnos, pueden parecernos simples, pero igual los vas anexando a tu memoria y experiencia”, explica el radialista y cronista que ganó el Premio Periodista Sin Riesgo 2018, entre otros premios, quien se adentra en territorios nuevos para su profesión.

“Nos hemos dado cuenta de muchas cosas, pero también tenemos que darnos cuenta de que somos los causantes de estas pandemias. Entonces es una reflexión que quisiera que la gente pueda cuestionarse”, dice. “Sé que pasará con el tiempo. Espero que sea así”, añade.

Fotos: Roberto Condori

Comparte y opina:

’98 segundos sin sombra’, entre lo surreal y lo bello

Una reseña del más reciente filme de Juan Pablo Richter, realizada por el escritor Adrián Nieve.

Foto: Facebook 98 segundos sin sombra

/ 25 de noviembre de 2021 / 13:51

Pocas veces reconocemos lo rara que es la vida. Pero Genoveva Bravo, la protagonista del filme 98 segundos sin sombra (98sss), lo sabe bien. Y no solo lo reconoce, sino que lo analiza, segundo a segundo, en este efectivo filme dirigido por Juan Pablo Richter.

Encarnada por la actriz Irán Zeitún, Genoveva es una chica de 16 años que trata de sobrevivir a las monjas de su colegio, a sus hostiles compañeras de curso, a sus padres sin esperanza y al narcotráfico en “Culo del Mundo”, su pueblo en el oriente boliviano.

Como personaje, Genoveva —originalmente creada por la escritora Giovanna Riveros para la novela homónima en la que se basa esta película—, es el mayor acierto del filme, pero no él único. 98 segundos sin sombra, además de mucha actitud, tiene varias cosas por decir, entre lo que sucede en el pueblo de Genoveva y todas las ideas que pasan por la cabeza de la adolescente.

Y lo visual. El filme tiene una calidad cinematográfica muy fresca, casi surreal, una que ayuda a ilustrar el mundo interno de Genoveva y que intenta mostrarnos las cosas de una forma no lineal. Más interesante, más sentimental.

Porque la historia de 98sss es intensa, es triste, pero también es tierna de una manera muy peculiar. Esto, obviamente, se nota más en la novela de Riveros, en la que tenemos acceso ilimitado a los pensamientos de Genoveva, mientras que en el filme hay solo un par de recursos que nos permiten acceder a la riqueza de los mismos.

Sin embargo, una comparación entre novela y película sería más que injusta. Richter creó una buena adaptación, nos trajo la esencia de Genoveva, ese maravilloso personaje literario, y la permitió ser ella misma en una película cuyos escollos son muy pequeños.

Porque a lo mejor habría sido mejor si el filme se animaba a romper más de frente la cuarta pared. Quizás así esas ideas tan potentes de la novela de Rivero se sentirían menos forzadas cada que Genoveva las mete en las charlas, al menos al inicio del filme, cuando recién te estás acostumbrando al ambiente de la película.

Pero, repito, son cosas muy pequeñas que no le ganan al simple y llano hecho de que 98sss se anima a ser rara: entre tierna y violenta, entre graciosa y triste, entre relacionable y surreal. Un buen filme que vale cada segundo y centavo de ir al cine.

Adrián Paredes (1989), mejor conocido por su seudónimo Adrián Nieve, es escritor y periodista. Estuvo en el programa de radio La Cabina Azul y en los de televisión Revista Gorila, Cinema Trailer y Maga Cine. Ha publicado la novela «El Camino Amarillo de Drogothy» (2016, Gran Elefante Editorial) y «Hayley» (2018, 3600 Editorial). En 2022, publicará la novela «Morbo» (Parc Editores).

Comparte y opina:

Hoy se inaugura la cuarta versión de la bienal Calle Performance

El evento nacido en Bolivia expande este 2021 sus horizontes a Brasil.

Foto: Facebook Calle Performance

/ 25 de noviembre de 2021 / 13:40

Bolivia, Argentina, Colombia, México y, desde este año, Brasil. Hoy regresa Calle, la bienal de arte y performance, en su cuarta versión, bajo la temática de “Territorio – Memoria ancestral”.

Hasta el 28 de noviembre, la bienal nacida en Bolivia tendrá su sede en São Paulo, con actividades virtuales y presenciales en esta ciudad, así como en otras de los países ya mencionados.

La edición 2021 de Calle se llevará a cabo de manera híbrida, con exhibiciones de video performance en Bolivia, Brasil, Argentina, México y Colombia, así como la realización de performances presenciales tanto en La Paz como en São Paulo.

En la sede de gobierno de Bolivia, las actividades se llevarán a cabo junto a Persona-Casa-Galería —ubicada en la calle Alfredo Ascarrunz #2592 de la zona Sopocachi— y en Corriente Espacio —en la avenida Arce #2820— también.

Creado, curado y gestionado por la artista boliviana Alejandra Del Carpio, esta primera edición brasileña del evento realizado desde 2015 forma parte del proyecto Warmi Sankofa Ayni, un intercambio artístico y cultural entre mujeres latinas, negras e indígenas, ganadoras de residencias del Centro Cultural Vila Itororó, dirigido por la artista Camila Andrade. También se realiza en alianza con la artista Narany Mireya de “Okê! – producciones culturales”.

“Calle nace de la necesidad de que el arte performático salga de la hegemonía de la práctica y tenga llegada a otro tipo de espectadores para cuestionar sistemas, políticas y lenguajes, reuniendo a distintos artistas y no artistas para tomar los espacios públicos con acciones performáticas hiladas con una temática común dónde se transmitan inquietudes, sentires, investigaciones, necesidades, entre otros aspectos”, explicó a La Razón Del Carpio.

La temática de “Territorio – Memoria ancestral” se eligió “pensando en el cuerpo como territorio que guarda información ¿Qué encontramos en ese vínculo con la ancestralidad? ¿Cómo comunicamos esas memorias creando lenguajes poéticos, estéticos, históricos, performativos?”, según Del Carpio.

Tales preguntas, al menos en Bolivia, serán exploradas por artistas como Iván Cáceres, Alejandra Álvarez y Gladys Cruz, entre otros. Sus video también estarán disponibles en el canal de Youtube de Calle Performance, mismo que cada día contará con programación nueva, disponible para el público desde las 19.00.

Para obtener la programación completa en todos los países y mayor información, solo se necesita visitar la página de Facebook de la bienal @CalleBienalDelPerformance o de Instagram @calle.performance.

Comparte y opina:

Okie Cárdenas presenta ‘Esperar en el lago’, un filme 14 años en producción

El filme sobre sobrevivientes de la dictadura de Banzer tuvo ayer su preestreno en La Paz.

Foto: Facebook Esperar en el Lago.

/ 24 de noviembre de 2021 / 10:15

Es 2007 y el director de cine boliviano Okie Cárdenas toma un taxi. No sé imagina que su chofer será don Epifanio Rodríguez, ex reo de la cárcel de Coati, quien junto a otros 71 presos políticos de la dictadura de Hugo Banzer, escapó de la isla de la Luna, un 2 de noviembre de 1972.

Aquel viaje de taxi, junto a un apasionado relato de Rodríguez, pusieron a Cárdenas en un camino de 14 años que lo condujeron al estreno de su próximo filme Esperando en el lago mañana en cines de seis departamentos del país.

Basada en hechos reales, la trama sigue a Marco Antonio, quien vive en un autoexilio, que decide volver a la Isla de la Luna, en el lago Titicaca, a reencontrarse con sus compañeros ex presos políticos, mientras rememora a un viejo amor al que le debe una promesa.

El guion lleva siendo escrito desde 2007, cuando Cárdenas acompañó a don Epifanio Rodríguez a una reunión entre los verdaderos sobrevivientes de este hecho histórico que Cárdenas espera poder ayudar a perpetuar en las memorias de los bolivianos con su filme.

“Los conocí y conocí sus historias, conocí su dolor, el de las secuelas que les dejó la dictadura. Muchos de ellos ya no están con nosotros, así que para mí es muy emotivo sacar esta película”, dijo el director a La Razón.

El guion fue escrito en dos años y luego el filme se estancó en la preproducción, más que nada por la falta de apoyo a la industria del cine en Bolivia. No fue hasta que se volvió una coproducción con Argentina, además de obtener el fondo Ibermedia, que el filme pudo comenzar a ser filmado de enero a febrero de 2019.

Para ello se rodeó de un elenco de lujo. Edwin Moto Morales, Victoria Ric, Elías Serrano, Hugo Francisquini, Raúl Pitín Gómez y la galardonada cantante boliviana Luzmila Carpio.

“Ha sido un proceso maravilloso, porque son personas muy amplias, muy profesionales. Se han ido armando los personajes con ellos con bastante anticipación y pienso que sí hemos logrado plasmar los personajes imaginados en el guion”, dijo Cárdenas.

Con una primera exhibición para artistas, empresarios, diplomáticos y autoridades ayer por la noche, Cárdenas espera que el jueves, cuando se abra al resto del público, el filme congregue a los bolivianos en las salas de cine.

“Es una historia que seguro será memorable en las personas. Yo he querido siempre manejar y recuperar la esencia del cine, que es congregar a la población sin distinciones en torno al cine, como nos muestra la película Cinema Paradiso”, explicó el cineasta.

Pero también por estos momentos que compartión con los ex reos de la cárcel de Coati, especialmente don Epifanio Rodríguez, quien actualmente vive en Cochabamba y ha sido uno de los más grandes impulsores de esta película, misma que recién verá mañana.

“Él está muy contento de que se recupere esa parte de la historia de Bolivia que no muchos conocen, esa tremenda fuga de presos políticos de la isla de la Luna durante la dictadura”, dijo Cárdenas. “La cosa es recuperar la memoria y perpetuarla a las nuevas generaciones”, añadió.

Comparte y opina:

10 mujeres unen su canto en concierto contra la violencia

El menú musical contiene canciones emblemáticas. Se escucharán temas como Gracias a la vida, de Violeta Parra; Mi buen amor, de Mon Laferte; Tanto te amé, de Matilde Casazola, entre otros.

La cantante paceña Daniela Renjel. Foto: Hermanas Renjel.

/ 22 de noviembre de 2021 / 13:35

10 mujeres bolivianas unen su canto este jueves 25 de noviembre, en el concierto De mujer a mujer, que reunirá varios géneros musicales en conmemoración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la mujer.

A las 20.00, en el Teatro Nuna, ubicado en la parada del PumaKatari, al final de la calle 21 de Calacoto, en la zona Sur de la ciudad de La Paz, el público podrá ingresar gratuitamente a este evento para escuchar interpretaciones de canciones de cantautoras latinoamericanas muy reconocidas.

“A través de la música, unimos nuestras voces contra la violencia hacia mujeres y niñas”, señaló Marie Jordán, una de las cantantes que será parte de este concierto y que compartirá escenario con voces como las de Susana Renjel, Carla Casanovas, Cris Fajardo, Vero Pérez, Fulvia Fossati, Grisol Ledezma, Daniela Renjel, Marisol Díaz y Sofía Ayala.

El evento tomará a estas artistas femeninas como lo que son: parte de la sociedad civil, generadoras de acciones mundiales de demanda, y pondrá su canto como una acción para aumentar la conciencia y los esfuerzos para terminar con la violencia hacia la mujer.

“La violencia contra las mujeres se puede prevenir y uno de los caminos para lograr esto es a través de la visibilización de la necesidad de generar igualdad y dar prioridad al liderazgo de las mujeres en la búsqueda de soluciones. El arte es una de las formas más potentes para empoderar a las mujeres”, indica un comunicado sobre este show.

“A partir del reconocimiento del otro se lucha contra la desigualdad y la violencia, por eso con este concierto, desde la diversidad de nuestras voces y de los géneros musicales que transitamos, queremos reconocer, visibilizar y homenajear a la mujer artista latinoamericana” mencionó Susana Renjel, otra de las artistas incluidas en este recital, que cuenta con el apoyo de Naciones Unidas Bolivia y el Fondo Conjunto de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, y que será parte de la campaña #ÚneteBolivia.

El menú musical contiene canciones emblemáticas. Se escucharán temas como Gracias a la vida, de Violeta Parra; Mi buen amor, de Mon Laferte; Tanto te amé, de Matilde Casazola, entre otros.

Cifras. En América Latina y el Caribe se ubican 14 de los 25 países del mundo en donde más se cometen feminicidios, de acuerdo con un informe de la CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe). La violencia contra la mujer sigue siendo un obstáculo para alcanzar igualdad, desarrollo, paz, al igual que el respeto de los derechos humanos de mujeres y niñas. La promesa de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), de no dejar que nadie se quede atrás, no podrá cumplirse sin primero poner fin a este tipo de violencia en el mundo.

En Bolivia, según datos de la Fiscalía, de enero a octubre de este año se registraron 7.073 denuncias relacionadas con delitos sexuales hacia niñas, adolescentes y mujeres (abuso sexual, violación, acoso sexual, estupro, entre otros), es decir, 23 casos por día. Mientras que los casos de feminicidio ya bordean el centenar.

Es por estas estadísticas preocupantes que las participantes y organizadoras de este evento creen que es importante reforzar los esfuerzos en Latinoamérica para promover en diferentes ámbitos, y también a través del arte, la eliminación de la violencia hacia la mujer en toda la región.

Comparte y opina: