sábado 27 nov 2021 | Actualizado a 01:41

‘Dune’: La asfixia de lo monotonal

/ 22 de octubre de 2021 / 07:43

Una reseña del filme 'Dune' de Denis Villeneuve, escrita por el periodista y novelista Adrián Nieve.

Una buena película sabe manejar su tono de tal forma que sus momentos clave sean poderosos. Una muy buena película puede cambiar de tono sin que siquiera lo notemos, sin que dejemos de fluir con la historia. Dune de Denis Villeneuve no logra nada de eso y termina siendo una experiencia tan monotonal que asfixia.

Todo está centrado en Paul Atreides, el personaje de Timothée Chalamet, cuya familia toma control de un planeta desértico rico en especia, un bien de alto valor capitalista para un imperio que comprende varios planetas. Paul deberá enfilarse hacia su destino mientras la compleja política intergaláctica asedia el bienestar de su familia.

Es un gran espectáculo visual y una inventiva construcción de mundos, pero eso solo actúa como un truco de magia que distrae del gran problema: Dune te cuenta toda su historia en un solo tono, uno tan formal que aburre. Y no hay problema con que una película sea solemne, pero si solo es eso, entonces nada de lo que se dice importa. Todo el drama político, la tristeza de lo inevitable y la espiritualidad que caracterizan a la historia de Paul Atreides se pierden.

Ojo. No estoy diciendo que deberían llenarla de chistes o que debería ser más ligera. No solo no es el estilo de Villeneuve (director de excelentes películas como Arrival), sino que ya también convertirían a Dune en otro filme más del montón. Pero sí sería ideal que se encuentre una forma de escapar a ese “tomarse muy en serio” que no se lleva bien con la fantasía que, al fin y al cabo, es la historia escrita por el autor estadounidense Frank Herbert.

La gran prueba de ello es que Josh Brolin y Javier Bardem son de lo mejor del filme, pues en la construcción de sus personajes saben imprimir una violencia tan notoria, que hasta se convierten en respiros a lo monotonal. Jason Momoa lo intenta y casi lo logra. Dave Bautista también lo intenta, pero no lo logra. Y tengo el presentimiento que Oscar Isaac lo habría logrado si hacían de él el protagonista de esta cinta. El resto de los personajes no dejan huella, o solo importan mientras aparecen en pantalla.

Y la música del compositor Hans Zimmer… tan obvia, trillada y ruidosa que se siente como otro par de manos apretándote la garganta para reforzar ese sentimiento de asfixia en los 155 minutos que dura la película.

A eso se suma un final anticlimático, un “continuará” que no usa esa palabra, pero que te deja con la sensación de una película que tenía mucho que decir, pero que al final dijo muy poco. En definitiva, Dune de Denis Villeneuve es una experiencia visual y de mucha imaginación que fascinará a quienes han leído obsesivamente la novela desde que se publicó en 1965. Es un filme que en sí es un logro a nivel de realización, producción y fidelidad en la adaptación de un libro tan complejo como es la novela de Herbert. Pero ni siquiera los lectores acérrimos podrán obviar la monotonalidad de una película a la que le falta alma, chispa, fuego, caos, o como se quiera llamarlo.

Eso sí, falta la segunda parte que no redimirá a esta primera entrega, pero que puede ser una mejor película por si misma.

Adrián Paredes (1989), mejor conocido por su seudónimo Adrián Nieve, es escritor y periodista. Estuvo en el programa de radio La Cabina Azul y en los de televisión Revista Gorila, Cinema Trailer y Maga Cine. Ha publicado la novela «El Camino Amarillo de Drogothy» (2016, Gran Elefante Editorial) y «Hayley» (2018, 3600 Editorial). En 2021, publicará la novela «Morbo» (Parc Editores).

Temas Relacionados

’98 segundos sin sombra’, entre lo surreal y lo bello

Una reseña del más reciente filme de Juan Pablo Richter, realizada por el escritor Adrián Nieve.

Foto: Facebook 98 segundos sin sombra

/ 25 de noviembre de 2021 / 13:51

Pocas veces reconocemos lo rara que es la vida. Pero Genoveva Bravo, la protagonista del filme 98 segundos sin sombra (98sss), lo sabe bien. Y no solo lo reconoce, sino que lo analiza, segundo a segundo, en este efectivo filme dirigido por Juan Pablo Richter.

Encarnada por la actriz Irán Zeitún, Genoveva es una chica de 16 años que trata de sobrevivir a las monjas de su colegio, a sus hostiles compañeras de curso, a sus padres sin esperanza y al narcotráfico en “Culo del Mundo”, su pueblo en el oriente boliviano.

Como personaje, Genoveva —originalmente creada por la escritora Giovanna Riveros para la novela homónima en la que se basa esta película—, es el mayor acierto del filme, pero no él único. 98 segundos sin sombra, además de mucha actitud, tiene varias cosas por decir, entre lo que sucede en el pueblo de Genoveva y todas las ideas que pasan por la cabeza de la adolescente.

Y lo visual. El filme tiene una calidad cinematográfica muy fresca, casi surreal, una que ayuda a ilustrar el mundo interno de Genoveva y que intenta mostrarnos las cosas de una forma no lineal. Más interesante, más sentimental.

Porque la historia de 98sss es intensa, es triste, pero también es tierna de una manera muy peculiar. Esto, obviamente, se nota más en la novela de Riveros, en la que tenemos acceso ilimitado a los pensamientos de Genoveva, mientras que en el filme hay solo un par de recursos que nos permiten acceder a la riqueza de los mismos.

Sin embargo, una comparación entre novela y película sería más que injusta. Richter creó una buena adaptación, nos trajo la esencia de Genoveva, ese maravilloso personaje literario, y la permitió ser ella misma en una película cuyos escollos son muy pequeños.

Porque a lo mejor habría sido mejor si el filme se animaba a romper más de frente la cuarta pared. Quizás así esas ideas tan potentes de la novela de Rivero se sentirían menos forzadas cada que Genoveva las mete en las charlas, al menos al inicio del filme, cuando recién te estás acostumbrando al ambiente de la película.

Pero, repito, son cosas muy pequeñas que no le ganan al simple y llano hecho de que 98sss se anima a ser rara: entre tierna y violenta, entre graciosa y triste, entre relacionable y surreal. Un buen filme que vale cada segundo y centavo de ir al cine.

Adrián Paredes (1989), mejor conocido por su seudónimo Adrián Nieve, es escritor y periodista. Estuvo en el programa de radio La Cabina Azul y en los de televisión Revista Gorila, Cinema Trailer y Maga Cine. Ha publicado la novela «El Camino Amarillo de Drogothy» (2016, Gran Elefante Editorial) y «Hayley» (2018, 3600 Editorial). En 2022, publicará la novela «Morbo» (Parc Editores).

Comparte y opina:

Hoy se inaugura la cuarta versión de la bienal Calle Performance

El evento nacido en Bolivia expande este 2021 sus horizontes a Brasil.

Foto: Facebook Calle Performance

/ 25 de noviembre de 2021 / 13:40

Bolivia, Argentina, Colombia, México y, desde este año, Brasil. Hoy regresa Calle, la bienal de arte y performance, en su cuarta versión, bajo la temática de “Territorio – Memoria ancestral”.

Hasta el 28 de noviembre, la bienal nacida en Bolivia tendrá su sede en São Paulo, con actividades virtuales y presenciales en esta ciudad, así como en otras de los países ya mencionados.

La edición 2021 de Calle se llevará a cabo de manera híbrida, con exhibiciones de video performance en Bolivia, Brasil, Argentina, México y Colombia, así como la realización de performances presenciales tanto en La Paz como en São Paulo.

En la sede de gobierno de Bolivia, las actividades se llevarán a cabo junto a Persona-Casa-Galería —ubicada en la calle Alfredo Ascarrunz #2592 de la zona Sopocachi— y en Corriente Espacio —en la avenida Arce #2820— también.

Creado, curado y gestionado por la artista boliviana Alejandra Del Carpio, esta primera edición brasileña del evento realizado desde 2015 forma parte del proyecto Warmi Sankofa Ayni, un intercambio artístico y cultural entre mujeres latinas, negras e indígenas, ganadoras de residencias del Centro Cultural Vila Itororó, dirigido por la artista Camila Andrade. También se realiza en alianza con la artista Narany Mireya de “Okê! – producciones culturales”.

“Calle nace de la necesidad de que el arte performático salga de la hegemonía de la práctica y tenga llegada a otro tipo de espectadores para cuestionar sistemas, políticas y lenguajes, reuniendo a distintos artistas y no artistas para tomar los espacios públicos con acciones performáticas hiladas con una temática común dónde se transmitan inquietudes, sentires, investigaciones, necesidades, entre otros aspectos”, explicó a La Razón Del Carpio.

La temática de “Territorio – Memoria ancestral” se eligió “pensando en el cuerpo como territorio que guarda información ¿Qué encontramos en ese vínculo con la ancestralidad? ¿Cómo comunicamos esas memorias creando lenguajes poéticos, estéticos, históricos, performativos?”, según Del Carpio.

Tales preguntas, al menos en Bolivia, serán exploradas por artistas como Iván Cáceres, Alejandra Álvarez y Gladys Cruz, entre otros. Sus video también estarán disponibles en el canal de Youtube de Calle Performance, mismo que cada día contará con programación nueva, disponible para el público desde las 19.00.

Para obtener la programación completa en todos los países y mayor información, solo se necesita visitar la página de Facebook de la bienal @CalleBienalDelPerformance o de Instagram @calle.performance.

Comparte y opina:

Okie Cárdenas presenta ‘Esperar en el lago’, un filme 14 años en producción

El filme sobre sobrevivientes de la dictadura de Banzer tuvo ayer su preestreno en La Paz.

Foto: Facebook Esperar en el Lago.

/ 24 de noviembre de 2021 / 10:15

Es 2007 y el director de cine boliviano Okie Cárdenas toma un taxi. No sé imagina que su chofer será don Epifanio Rodríguez, ex reo de la cárcel de Coati, quien junto a otros 71 presos políticos de la dictadura de Hugo Banzer, escapó de la isla de la Luna, un 2 de noviembre de 1972.

Aquel viaje de taxi, junto a un apasionado relato de Rodríguez, pusieron a Cárdenas en un camino de 14 años que lo condujeron al estreno de su próximo filme Esperando en el lago mañana en cines de seis departamentos del país.

Basada en hechos reales, la trama sigue a Marco Antonio, quien vive en un autoexilio, que decide volver a la Isla de la Luna, en el lago Titicaca, a reencontrarse con sus compañeros ex presos políticos, mientras rememora a un viejo amor al que le debe una promesa.

El guion lleva siendo escrito desde 2007, cuando Cárdenas acompañó a don Epifanio Rodríguez a una reunión entre los verdaderos sobrevivientes de este hecho histórico que Cárdenas espera poder ayudar a perpetuar en las memorias de los bolivianos con su filme.

“Los conocí y conocí sus historias, conocí su dolor, el de las secuelas que les dejó la dictadura. Muchos de ellos ya no están con nosotros, así que para mí es muy emotivo sacar esta película”, dijo el director a La Razón.

El guion fue escrito en dos años y luego el filme se estancó en la preproducción, más que nada por la falta de apoyo a la industria del cine en Bolivia. No fue hasta que se volvió una coproducción con Argentina, además de obtener el fondo Ibermedia, que el filme pudo comenzar a ser filmado de enero a febrero de 2019.

Para ello se rodeó de un elenco de lujo. Edwin Moto Morales, Victoria Ric, Elías Serrano, Hugo Francisquini, Raúl Pitín Gómez y la galardonada cantante boliviana Luzmila Carpio.

“Ha sido un proceso maravilloso, porque son personas muy amplias, muy profesionales. Se han ido armando los personajes con ellos con bastante anticipación y pienso que sí hemos logrado plasmar los personajes imaginados en el guion”, dijo Cárdenas.

Con una primera exhibición para artistas, empresarios, diplomáticos y autoridades ayer por la noche, Cárdenas espera que el jueves, cuando se abra al resto del público, el filme congregue a los bolivianos en las salas de cine.

“Es una historia que seguro será memorable en las personas. Yo he querido siempre manejar y recuperar la esencia del cine, que es congregar a la población sin distinciones en torno al cine, como nos muestra la película Cinema Paradiso”, explicó el cineasta.

Pero también por estos momentos que compartión con los ex reos de la cárcel de Coati, especialmente don Epifanio Rodríguez, quien actualmente vive en Cochabamba y ha sido uno de los más grandes impulsores de esta película, misma que recién verá mañana.

“Él está muy contento de que se recupere esa parte de la historia de Bolivia que no muchos conocen, esa tremenda fuga de presos políticos de la isla de la Luna durante la dictadura”, dijo Cárdenas. “La cosa es recuperar la memoria y perpetuarla a las nuevas generaciones”, añadió.

Comparte y opina:

10 mujeres unen su canto en concierto contra la violencia

El menú musical contiene canciones emblemáticas. Se escucharán temas como Gracias a la vida, de Violeta Parra; Mi buen amor, de Mon Laferte; Tanto te amé, de Matilde Casazola, entre otros.

La cantante paceña Daniela Renjel. Foto: Hermanas Renjel.

/ 22 de noviembre de 2021 / 13:35

10 mujeres bolivianas unen su canto este jueves 25 de noviembre, en el concierto De mujer a mujer, que reunirá varios géneros musicales en conmemoración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la mujer.

A las 20.00, en el Teatro Nuna, ubicado en la parada del PumaKatari, al final de la calle 21 de Calacoto, en la zona Sur de la ciudad de La Paz, el público podrá ingresar gratuitamente a este evento para escuchar interpretaciones de canciones de cantautoras latinoamericanas muy reconocidas.

“A través de la música, unimos nuestras voces contra la violencia hacia mujeres y niñas”, señaló Marie Jordán, una de las cantantes que será parte de este concierto y que compartirá escenario con voces como las de Susana Renjel, Carla Casanovas, Cris Fajardo, Vero Pérez, Fulvia Fossati, Grisol Ledezma, Daniela Renjel, Marisol Díaz y Sofía Ayala.

El evento tomará a estas artistas femeninas como lo que son: parte de la sociedad civil, generadoras de acciones mundiales de demanda, y pondrá su canto como una acción para aumentar la conciencia y los esfuerzos para terminar con la violencia hacia la mujer.

“La violencia contra las mujeres se puede prevenir y uno de los caminos para lograr esto es a través de la visibilización de la necesidad de generar igualdad y dar prioridad al liderazgo de las mujeres en la búsqueda de soluciones. El arte es una de las formas más potentes para empoderar a las mujeres”, indica un comunicado sobre este show.

“A partir del reconocimiento del otro se lucha contra la desigualdad y la violencia, por eso con este concierto, desde la diversidad de nuestras voces y de los géneros musicales que transitamos, queremos reconocer, visibilizar y homenajear a la mujer artista latinoamericana” mencionó Susana Renjel, otra de las artistas incluidas en este recital, que cuenta con el apoyo de Naciones Unidas Bolivia y el Fondo Conjunto de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, y que será parte de la campaña #ÚneteBolivia.

El menú musical contiene canciones emblemáticas. Se escucharán temas como Gracias a la vida, de Violeta Parra; Mi buen amor, de Mon Laferte; Tanto te amé, de Matilde Casazola, entre otros.

Cifras. En América Latina y el Caribe se ubican 14 de los 25 países del mundo en donde más se cometen feminicidios, de acuerdo con un informe de la CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe). La violencia contra la mujer sigue siendo un obstáculo para alcanzar igualdad, desarrollo, paz, al igual que el respeto de los derechos humanos de mujeres y niñas. La promesa de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), de no dejar que nadie se quede atrás, no podrá cumplirse sin primero poner fin a este tipo de violencia en el mundo.

En Bolivia, según datos de la Fiscalía, de enero a octubre de este año se registraron 7.073 denuncias relacionadas con delitos sexuales hacia niñas, adolescentes y mujeres (abuso sexual, violación, acoso sexual, estupro, entre otros), es decir, 23 casos por día. Mientras que los casos de feminicidio ya bordean el centenar.

Es por estas estadísticas preocupantes que las participantes y organizadoras de este evento creen que es importante reforzar los esfuerzos en Latinoamérica para promover en diferentes ámbitos, y también a través del arte, la eliminación de la violencia hacia la mujer en toda la región.

Comparte y opina:

Vero Pérez: ‘mañana puedes no estar, así que haz todo lo que quieras hacer hoy’

La cantautora visitó el programa Piedra, Papel y Tinta del stream de La Razón.

Por Adrián Paredes

/ 19 de noviembre de 2021 / 16:18

La cantautora paceña Vero Pérez visitó nuevamente el programa Piedra, Papel y Tinta, conducido por la directora de La Razón Claudia Benavente, en el clásico viernes musical del programa de stream.

Además de tocar y cantar unas cuantas canciones de su disco solista Cadáver Exquisito, habló de cómo la pandemia, especialmente en la etapa de cuarentena absoluta, cambió su modo de vivir la vida y entender sus actividades como artista.

«Me dediqué a hacer un poco de todo», explicó la cantante que, hoy por hoy, vende mercadería como poleras, tazas, chocolates, café (con Typica) y libretas con los diseños que la artista Alejandra Alarcón hizo para su disco solista.

Esa iniciativa «fue el resultado de no poder tocar en pandemia. Una como artista tiene que encontrar maneras, descubrir varias cosas y darle vuelta siempre a todo», dijo. «Me gustó sentir que podía , aparte de cantar y hacer música, emprender algo diferente», acotó.

No solo eso motivó a Pérez, sino también una tragedia en el seno de su banda de jazz Efecto Mandarina: la muerte del percusionista Eddy Chuquimia, a sus 41 años, debido al COVID-19.

«Cuando perdimos a Eddy fue un lapo, un baldazo de agua fría en la vida, que te dice: ‘Necesitas hacer algo, puede que mañana no estés'», contó. Así que «decidí hacer todo. Esta pandemia te pone en jaque y es como: mañana puedes no estar, así que haz todo lo que quieras hacer hoy, más que nunca».

«Cuando uno pierde un ser querido es muy duro, pero es importante asumir, aceptar y aprender a crecer y crear a partir de una perdida», añadió.

Tanto su disco, como su mercadería, están a la venta «en Zurco, la tienda de vinilos, ubicada en el café Typica de Sopocachi» sobre la avenida 6 de agosto.

CADÁVER EXQUISITO

«He cantado muchos boleros, bossa nova, música que atrajo a otro tipo de público, bastante amplio, de varios segmentos que siguen la música que hago», dijo la artista que, en dos meses durante la pandemia, grabó Cadáver Exquisito basándose en poesía boliviana.

“Son nueve poemas bolivianos de Matilde Casazola, Blanca Wiethüchter, Jaime Saenz, Paola Senseve, Valeria Canelas, Jessica Freudenthal, Julio Barriga, Roberto Echazú, Adela Zamudio y uno mío. He musicalizado estos poemas en diferentes ritmos, es un álbum fusión folk”. describió en una entrevista anterior la integrante de Efecto Mandarina. .

«Este disco logró lo que quería que logre: conectar con al gente de una manera más intima, mas honesta, más poetica», dijo Pérez en Piedra, Papel y Tinta. El disco no solo tiene tres videoclips estrenados, el más reciente dirigido por Juan Pablo Richter, y está disponible en plataformas de stream como Spotify y Youtube.

«Ahora lo mas común es lo digital, pero yo siempre estaré en el medio, porque amo lo que es el diseño y el arte de un disco. Por eso me tomé el trabajo de hacer disco-libro para Cadáver Exquisito», dijo Pérez. «Obviamente es mucho más costoso, entonces haces una cantidad y el resto lo tienen que escuchar en las plataformas digitales».

Este 3 de diciembre, la cantautora estará presentando todo el disco en el Teatro Nuna, ubicado en la calle 21 de Calacoto.

EL FUTURO

Pérez está fluyendo y prefiere no estresarse con planes. «De hecho este (Cadáver Exquisito) no es el disco que tenía que sacar como solista. Tenía otro que estaba preparando en Nueva York y al final no pude hacerlo por la pandemia».

«Espero poder volver al año a terminar ese disco, mientras tanto quiero hacer los videos del Cadáver Exquisito».

¿Y Efecto Mandarina? «En algún momento puede que nos volvamos a juntar, pero por ahora estamos en una pausa».

Así que, por ahora, Pérez sigue centrada en su música. «Ser cantante va más allá de tener una linda voz. Ser cantante es saber que todos estos sonidos pueden provenir de ti y que puedes hacer sonidos de animales, de una batería, de un tren. Entonces saber ser sonoro es importante y por eso me voy acompañando a mi misma con este pedal», dijo antes de cantar una de las muchas canciones que cantó en el programa, disponible en el canal de Youtube de La Razón.

Comparte y opina: