domingo 31 may 2020 | Actualizado a 23:21

Abrazo imposible, el llanto de una boliviana en Italia ante una paciente con COVID-19

La cochabambina conduce una ambulancia de la Cruz Roja en Bérgamo.

/ 8 de abril de 2020 / 17:54

Se fue hace 14 años de Bolivia junto con sus dos hijos.

Por Susana Salinas

Hace pocos días, la boliviana Adriana Crespo (47), nacida en Aiquile (Cochabamba), lloró de impotencia apoyada en el volante de la ambulancia que ella conduce como voluntaria de la Cruz Roja en Bérgamo, Italia. Una paciente contagiada con el nuevo coronavirus quería un abrazo imposible.

«Me designaron ir a recoger a una paciente. La señora se sentía mal, pero tan mal que solo quería que le den un abrazo, que le dé fuerzas; pero nosotros, como asistentes sanitarios, no estamos autorizados a tocarlos, debemos guardar distancia (…)», cuenta.

«Ese día sentí un dolor terrible, no podía acercarme para abrazarla y decirle ‘tenga fuerza’. Ella falleció. Fue muy doloroso y en la ambulancia me puse a llorar».

La historia, compartida con EXTRA, desnuda el corazón altruista de esta boliviana, quien se fue hace 14 años de Bolivia a Italia junto con sus dos hijos, para darles un mejor futuro. «Soy madre soltera y debía pensar en ellos», recuerda.

En Italia, Crespo intentó estudiar y trabajar, pero fue difícil «por algunas situaciones de discriminación» que deben superar los inmigrantes. «Mi sueño era trabajar como chofer en Italia, pero no se dio la posibilidad; aún así me preparé y tengo todos los documentos para conducir flotas, trailers, o autos con carga, pero no se dio», dice.

Hace siete años, otra vez la inquietud caló hondo en ella al ver una convocatoria para voluntarios de la Cruz Roja. «Me animé, hice el curso, y la preparación fue exigente, porque la instrucción que nos dan se asemeja a la de una enfermera auxiliar. Ahora soy voluntaria, manejo una ambulancia; nos llaman ‘socorritor’, porque socorremos a las personas».

Su voluntariado lo hace en el centro de Bérgamo. Aunque puede ir por algunas horas a la semana, ella prefiere hacerlo en cualquier tiempo libre que tenga, aunque sea a diario. Como si se tratara de una estación de Bomberos, al llegar debe estar lista ante cualquier alarma y destino en en centro de la ciudad.

«Por ahora me da mucha tristeza lo que pasa, pero cuando empezó la pandemia las ambulancias no dejaban de sonar a cada instante», cuenta Adriana, quien se gana la vida limpiando casas.

«El voluntariado lo hago desde las seis de la tarde y me quedo hasta cumplir todas las emergencias. No podemos dejar a su suerte a los pacientes», indica.

Al ser consultada sobre si no temía un contagio de COVID-19, su respuesta es enfática: «No, no, porque si uno lo hace con cariño y cuidado eso no piensas, no piensas en el contagio, solo piensas en aliviar un poquito el sufrimiento que tienen los enfermos. Digo que quizá al transportarlos de su casa al hospital puedo salvarle la vida, eso está dentro de mí».

Pese a ese sentimiento solidario, la mujer aclara que hay reglas sanitarias de cumplimiento obligatorio en la Cruz Roja, por eso no pudo abrazar a la paciente que la hizo llorar.

«Si las reglas hubieran dependido de mí, tal vez la hubiera abrazado, es doloroso», suspira.

Adriana, por ahora, vive con uno de sus hijos, de 25 años; mientras el otro, de 29, decidió regresar a Bolivia y formar un hogar en Cochabamba. Pese a la distancia, su familia es unida y ella se encarga, a la distancia, de preservar las costumbres y tradiciones  que comparte con sus amigos extranjeros.

Otra de sus aficiones son la fotografía y el baile, siempre que puede participa de un grupo de morenada de compatriotas en Bérgamo.

La situación de la pandemia, por su experiencia diaria en Italia, la lleva a hacer un llamado urgente a los bolivianos: «Amigos, quédense en casa, infórmense; no es mentira, es cierto, es verdad, no queremos que los paisanos pasen por lo que estamos pasando (…). Tomen conciencia, les pido de todo corazón que estén en sus  casas, apoyen la cuarentena, no arriesguen su vida ni la de los demás».

Comparte y opina:

El abandono de mascotas es un problema frecuente en la cuarentena

En tres días, defensores de animales hicieron conocer más de 10 casos de canes y gatos que fueron echados de sus hogares.

/ 4 de mayo de 2020 / 19:45

Los animalistas piden a la población que realicen adopciones.

Por Monica Huancollo

En tres días de la pasada semana, varias organizaciones de defensa animal y personas particulares hicieron conocer, a través de redes sociales que más de 10 mascotas fueron abandonadas.

Por ejemplo, en Ciudadela Ferroviaria, de la ciudad de La Paz, un cachorro fue encontrado por vecinos del lugar. Sandra Pool, integrante de la organización Albergue Periférica, dijo que con este animal son cuatro que fueron dejados a suerte durante esta cuarentena.

Sin embargo, existen otras personas que pidieron ayuda para dar en adopción a sus animales. Esto pasó con un vecino de la zona Río Seco, de El Alto. A través de Facebook solicitó si alguien pude hacerse cargo de sus cuatro gatos, pues él se quedó sin trabajo y tenía dificultades económicas.

Daniela Miranda, de Dame una Patita La Paz, también conoció de casos de abandono que se dan en varias zonas de ambas ciudades, sobre todo en sectores alejados.

Maltrato

Ése no es el único problema; al abandono se suma el maltrato. Miranda contó que están siguiendo el caso de una mujer que tiene varios perros que sufren violencia y no reciben comida.

“Ya se hizo conocer a las autoridades que corresponden. Como organizaciones, las redes sociales nos ayudan para poner en evidencia estos casos. Mientras más viralicemos es mejor, así hay una actuación de los funcionarios”, remarcó.

Denuncia

Yeimy Saravia, jefa de la Unidad de Atención Integral de Animales de la Alcaldía de La Paz, explicó que para hacer denuncias de maltrato es necesario que puedan grabar el hecho y enviar el video a la página en Facebook de la Casa de la Mascota o al número de WhatsApp 60528924.

“A veces nos llegan denuncias falsas, por eso es importante que el caso tenga sustento”, indicó la semana pasada a este medio.

Mientras dure la cuarentena, los activistas esperan que las familias cuiden mejor a sus “peluditos” y no los abandonen, pues eso causaría mayor sobrepoblación canina. Además, que los animales pueden sufrir accidentes.

Comparte y opina:

La Virgen de Urcupiña es paseada por las calles de Quillacollo con oraciones y sirenas

Las autoridades realizaron, antes del recorrido, una misa para pedir salud y protección.

/ 4 de mayo de 2020 / 19:17

Los pobladores la recibieron con pañuelos en sus manos.

Por Isabel Moreno

Los quillacolleños despertaron el domingo muy temprano con el sonido de sirenas y oraciones, y al salir a la calle, para observar qué ocurría, vieron la imagen de la Virgen de Urcupiña.

La actividad comenzó aún más temprano con una misa organizada por el párroco del templo de San Ildefonso, Marcial Sánchez, quien celebró el “encuentro con el Señor” y aprovechó el momento para orar y pedir por las familias afectadas por el coronavirus.

Asimismo, pidió fortaleza para el personal de salud y oficiales de la Policía que “están en primera línea” en la lucha contra el COVID-19.

En la misa participaron el alcalde de Quillacollo, Héctor Montaño Totola, y el comandante Provincial del Valle Bajo, Néstor Villca. Fue una homilía reservada.

“Vamos a leer algunos mensajes que enviaron los hermanos. ‘Virgencita, danos resignación por la pérdida de la paciente y ayuda a la familia Magne en estos momentos difíciles’”, expresó el sacerdote.

Recorrido

Luego de la misa, las puertas del Templo de San Ildefonso, que estaban cerradas por varias semanas, abrieron el domingo para permitir la salida de la imagen sacra de la Virgen de Urcupiña, quien junto a las autoridades, fue paseada por las diferentes calles del municipio de Quillacollo, Valle Bajo de Cochabamba.

La Mamita recorrió varias calles, donde fue recibida por los feligreses que la saludaron con pañuelos desde sus viviendas.

El Comité de Operaciones de Emergencia de Quillacollo (COEQ) determinó cuarentena total en Quillacollo con la habilitación de bancos y mercados móviles como medida preventiva para evitar la proliferación de casos de coronavirus que a la fecha suman 13 en este municipio.

Comparte y opina:

Vuelven las entregas de comida a domicilio bajo medidas de bioseguridad

Los trabajadores deben utilizar barbijos y guantes.

/ 29 de abril de 2020 / 22:47

Los restaurantes y empresas dejaron de trabajar a causa de la cuarentena.

Por Max Tancara

Ante la cuarentena total que implementó el Gobierno, todos los restaurantes y empresas de comida a domicilio se vieron afectados, ya que “perdieron algunos clientes” y los ingresos económicos con los cuales generaban varias fuentes de empleo.

Pero, desde el lunes, se observó que el sistema “delivery” (reparto o entrega en el domicilio del comprador) comenzó a funcionae. Varios restaurantes comenzaron a ofrecer el servicio de comida luego de cumplir con requisitos de bioseguridad impuestos por las autoridades.

La Cámara Gastronómica de la Sede de Gobierno informó la anterior semana que desde el 27 de abril unos 30 restaurantes afiliados a este sector iban a iniciar la atención a sus clientes a través de esta modalidad.

En un recorrido que Extra Digital realizó por El Prado paceño constató que esta actividad se la realiza con relativa normalidad.

Algo importante que se debe destacar es el cumplimiento de las medidas de bioseguridad por parte de los trabajadores, quienes usan barbijos, guantes y algunos, gafas de protección.

Por otro lado, las autoridades del sector también informaron que se autorizó a los restaurantes trabajar a puertas cerradas mediante pedidos a domicilio.

Comparte y opina:

Un grupo de 74 madres de barrio piden víveres para una olla común familiar

Las mujeres del barrio Magisterio Sur, en Santa Cruz, claman por alimentos para sus familias de escasos recursos económicos.

/ 29 de abril de 2020 / 22:35

Hace algunos días, recibieron 30 pollos y víveres, pero se acabaron.

Por Arturo Martínez

El drama se agudiza en varios barrios humildes a casi 50 días de la cuarentena nacional para evitar la expansión del coronavirus. “Tengo ocho hijos, trabajamos el papa y la mama, pero como ahora no hay trabajo, no tenemos ingresos”, dijo una de las mujeres a Extra Digital.

Las madres que viven en dos cuadras de la Calle 8 de dicha barrio compartieron la situación que deben enfrentar ante la falta de dinero y alimentos. Las historias  son diversas, pero tienen un argumento en común: ya no tienen para comer.

Los vecinos comparten los productos que les regala, solo que no duran mucho porque son varias familias. “Hace unos días recibimos 30 pollos y lo dividimos para que alcance para todos, pero los víveres se acabaron y ahora la intención es preparar una olla común para alimentar a un promedio de cinco personas por familia”, añadió Martin Medrano.

El barrio se encuentra en la zona de Los Lotes. Las personas o empresas que deseen aportar pueden escribir o llamar al WhatsApp 69246010.

Comparte y opina:

Chichina, de los vestidos de gala a los barbijos para personas de escasos recursos

La diseñadora de modas cambió su producción obligada por la emergencia sanitaria. Sus tapabocas hasta tienen diseños a la moda.

/ 25 de abril de 2020 / 18:00

Entregó más de 300 mascarillas a las zonas alejadas de Cochabamba.

Por Isabel Moreno

Ante la emergencia sanitaria por la propagación del nuevo coronavirus en el país, “Chichina” Schutt cambió los diseños glamorosos de vestidos de gala y abrigos por la confección de barbijos, reforzados y con diseños.

Chichina, de 70 años, comenzó su emprendimiento hace más de 35 años con la producción de ropa para niños. “Con el tiempo fuimos creciendo. Ahora nuestra firma se llama Schutt & Schutt y ofrece todo tipo de ropa, como vestidos de gala y abrigos, incluso, realizamos desfiles de moda, todo sobre vestimenta femenina. Tengo siete trabajadoras”, contó a Extra Digital.

Debido al COVID-19, la diseñadora, de profesión bioquímica farmacéutica, no dejó su máquina de coser ni su creatividad de lado; al contrario, se puso –como ella dice— manos a la obra para producir barbijos para policías y personas de escasos recursos de Cochabamba.

“Empecé a hacer unos cuantos barbijos para la familia, y mirando la televisión vi que especialmente los policías estaban muy desabastecidos de barbijos. Me tocó el corazón ver que ellos, que están tan expuestos por nosotros, no tenían nada para protegerse”.

Chichina contó que dichos barbijos son “especiales”, ya que están reforzados. “Los hice especiales, tienen doble protección y sobre todo mucho amor para nuestros ‘polis’ y también hice para la gente de la calle que no puede comprar ni siquiera uno para protegerse”.

Hasta el momento son más de 305 barbijos que entregó con el apoyo de sus trabajadoras. “Cada barbijo tiene su tiempo de demora, como cualquier trabajo; hay mucho que cortar y medir, luego les mando a mis operarias para la confección, yo no podría sola con tantos. Todas trabajamos, somos cinco personas; solo así logramos hacerlos en tiempo record porque los necesitan ahora”.

Su aporte no termina ahí, ya que su hija Paola igual aporta en estos momentos complicados. “Hizo la entrega de alimentos, pienso que cualquier colaboración es poca ante tanta necesidad”, comentó.

El sargento Jheyson Zurita Iraizos es quien realiza la entrega de los barbijos a las personas de escasos recursos económicos de las zonas alejadas. “Queremos destacar su aporte. Son unos barbijos muy lindos, con diseños, y la gente se queda muy agradecida”.

Temas Relacionados

Comparte y opina: