Corea de Sur reiteró su voluntad de sancionar a Corea del Norte, acusado de hundir a uno de sus navíos de guerra en marzo pasado, después de haber recibido el apoyo de EEUU, expresado por la secretaria de Estado, Hillary Clinton.
Estados Unidos busca, por medio de una «estrategia diplomática», fomentar presión internacional sobre Corea del Norte, indicaron altos funcionarios estadounidenses.

Hillary Clinton, que acaba de volver de una gira por Asia, «se esfuerza por obtener declaraciones del G8, del G20 y de otras organizaciones internacionales» contra Corea del Norte, dijeron, bajo el anonimato.

RUSIA. De su lado el presidente ruso, Dimitri Medvedev, anunció que enviará a Corea del Sur a un equipo de expertos rusos altamente calificados para estudiar los resultados de la investigación internacional del naufragio de la corbeta surcoreana Cheonan, que dejó 46 muertos, indicó el Kremlin en un comunicado.

«El Presidente ruso, respondiendo a una propuesta de la República de Corea, tomó la decisión de enviar a dicho país un grupo de especialistas rusos altamente calificados para conocer en detalle los resultados de la investigación y las pruebas recolectadas».

Hillary Clinton garantizó el «firme compromiso» de Estados Unidos en la seguridad de Corea del Sur, uno de sus principales aliados en la región, y llamó a Corea del Norte a que cese sus «provocaciones y su política de amenazas».